Documentos de Interés

¿Cuánto Tiempo le dedicamos a la Luz Interior?

Por Mario Sabán.

Estamos deslumbrados por la modernidad y la velocidad de la época. Estamos corriendo de un lado para otro, respondiendo correos electrónicos, respondiendo mensajes, asistiendo a reuniones… Vamos ocupando todo nuestro tiempo con la luz exterior. Nos vamos alejando de Kéter (LUZ INTERIOR), pero tampoco vivimos en Maljut (MATERIA).

Vamos pasando de una dimensión a otra sin disfrutar de ninguna. Lo que prima es la velocidad y, cuanto más se acelera el exilio de uno mismo, el ¿quién soy? se multiplica.

Entonces, la respuesta es apretar el acelerador e ir a mayor velocidad. Así que no solamente nos alejamos de la luz interior, sino que no logramos ni percibir la luz exterior.

La espiritualidad es la única herramienta que tenemos para poner freno a esta velocidad sin sentido y para lograr así cierto nivel de profundidad dentro de esta realidad. Por eso debemos vivir de un modo más austero en Maljut(LA MATERIA), probablemente defendiendo nuestra interioridad.

Tenemos que realizar el esfuerzo de apagar el ordenador, el móvil y todos los aparatos electrónicos a nuestro alrededor, y buscar nuestro paraíso privado, porque «quien no medita una hora al día con sí mismo—dice Najman de Bratslav— es como si no hubiera vivido».

Solo se vive cuando equilibramos la luz exterior con la luz interior.

Ser espiritual y vivir solo en la luz exterior es no haber comprendido el funcionamiento de la realidad. Y ser espiritual y vivir solo en la luz interior implica lo mismo.

Mario Sabán.

Los Buenos Hábitos Ayudan a Combatir el Estrés

Autor: Jose Manuel Garrido

Una nueva investigación de la Universidad del Sur de California sugiere que cuando el estrés y el cansancio aturden los sentidos llegando a provocar un comportamiento desordenado y falto de control, las personas recurren a hábitos ya establecidos, algunos de los cuales pueden ser saludables.

El hallazgo es importante porque a menudo la teoría sostiene que el estrés y la fatiga afectan negativamente a nuestra capacidad de auto-regulación, lo que lleva a comer en exceso, comprar compulsivamente, fumar más de lo habitual, etc.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que el desarrollo de hábitos positivos puede anular esta pérdida momentánea de la fuerza de voluntad y el autocontrol.

Se han utilizado cinco experimentos para dar un nuevo giro a la idea ya establecida de que tenemos recursos limitados para la autorregulación, lo que significa que es más difícil tomar el control de nuestras acciones cuando ya estamos estresados ​​o cansados.

En lugar de dejarnos llevar por los malos hábitos cuando nos encontramos en situación de estrés, los investigadores descubrieron que es igual de probable que recurramos por defecto a los hábitos positivos, como tomar un desayuno saludable o ir al gimnasio.

Según sus autores, los resultados del estudio muestran que la falta de control no significa automáticamente la indulgencia o el hedonismo, sino que es la rutina subyacente lo que realmente importa.

Así pues, los comportamientos automáticos que hacen posible que podamos funcionar todos los días, es decir los hábitos, persisten incluso cuando estamos cansados ​​o estresados y no tenemos la energía suficiente para ejercer auto-control. Los expertos tienen claro que estos hábitos aprendidos juegan un papel importante en nuestra salud.

Estas conductas automáticas  no requieren mucha fuerza de voluntad ni esfuerzo. Lo que sabemos sobre la formación de los hábitos es que normalmente tenemos la tendencia a realizar el comportamiento que nos resulta más fácil, por lo que las personas los repiten con frecuencia y se convierten así en parte de su rutina diaria.

Por lo tanto, la cuestión central debe ser cómo se pueden formar hábitos saludables y productivos, que en momentos de cansancio o estrés nos permitan poner el piloto automático y dejarnos llevar sin resistencia.

Fuente: University of Southern California

¿Cómo Vencer mis Miedos y tener Verdadera Confianza en Dios?

Autora: Andrea Pérez*

En general, nuestros miedos provienen de la experiencia de la soledad existencial.

Al sentirnos solitarios, nos sentimos también inseguros, desprotegidos; y de la inseguridad nace el miedo. Ahora tenemos que retroceder paso a paso venciendo los obstáculos.

¿Cómo vencer el miedo? Venciendo la inseguridad. ¿Cómo vencer la inseguridad? Venciendo la soledad. Y hay una sola manera de vencer la soledad: poblándola de PRESENCIA (así, con mayúscula), y esta Presencia “es” Aquél que está presente en todo tiempo y en todo lugar.

Cuando el creyente, víctima del miedo, y hasta del pánico, toma conciencia de que el Poderoso es también el Amoroso, y Él está conmigo de día y de noche a donde quiera que yo vaya; y pase lo que pase, todo acabará bien porque si mi Dios es omnipotente y está conmigo, también yo soy omnipotente; ¿miedo a qué?; ¿la aflicción, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? En todo vencemos fácilmente por Aquél que nos ha amado (Rm 8, 35-37)

Para derrotar al supremo enemigo del corazón del hombre que es el miedo, no hay en las ciencias humanas otra arma invencible sino la fe viva.

Dios, que es Puro Amor, gratuito y eterno, habita en mi interior como una presencia poderosa, amorosa y materna, y me cuida, y me protege. Y, dentro de mí y reina la paz eterna. Vendrá el mañana con sus problemas, pero también con sus soluciones.

Ya lo dice la Biblia. “el amor perfecto echa afuera el miedo” (1Jn 4, 18), y nace en el lugar último en donde se da la intimidad entre el alma y Dios, nace la paz. Cuanto más entrañable la intimidad, mayor la seguridad. Y a tanta seguridad, tanta libertad. Y a tanta libertad, tanta paz. Y la paz de Dios, que habita en la última estancia del alma, es la suprema victoria sobre el miedo.

Todo esto presupone una viva fe en Alguien que vive para siempre, y nos mira, y nos cuida, y nos ama. Y Él es, para nosotros, la seguridad, y la fortaleza, y la esperanza y la dulcedumbre. No solo tiene Él la solución para todos nuestros problemas sino que, en Él, todo está solucionado. O mejor, Él es la Solución para todo.

Este proceso de liberación se consuma por el camino del trato personal, de dentro a dentro, en el misterio de la comunicación personal, en la relación íntima Yo-Tú. Dios mismo es el interlocutor para comunicarle nuestros problemas personales, pedirle en nuestras necesidades, recibir fuerzas de su amor y pedir respuestas a nuestros interrogantes.

Este creyente que camina en la presencia de Dios puede publicar a los cuatro vientos esta gran verdad: “No sé lo que el futuro me reserva: pero sé quién controla mi futuro”.

Esta convicción le infundirá seguridad y tranquilidad contra todos y cualesquiera miedos. Esto capacitará a la persona para crecer y adaptarse a los cambios y peligros, conservando la confianza en el poder y amor de Dios.


*Andrea Pérez, es una autora venezolana viviendo en Ecuador. De profesión ingeniera, y de corazón misionera. Trabajando día a día en su crecimiento espiritual y buscando la coherencia, tomando como guía la frase de San Pablo: Cambia tu manera de pensar y cambiará tu manera de vivir (Ro 12:2)

Una Tierra Prometida para Cumplir un Objetivo

Por
Chaim Kramer

La idea de la Tierra Prometida es inconcebible sin la existencia del Pueblo Elegido, que son los legítimos recipientes de esa Tierra. Más aún, hay un propósito para la existencia del Pueblo Elegido; ellos tienen un objetivo especial que cumplir. Dios eligió al pueblo de Israel como el vehículo para revelar la Divinidad en este mundo. Al aceptar esta premisa, podemos comprender el propósito de la Tierra Prometida como el lugar donde el pueblo judío puede concentrar sus energías hacia el objetivo de revelar la Divinidad (ver Parte Uno y Dos). Sin embargo, si los judíos están diseminados por todo el mundo y se mantienen en el exilio, ¿cómo pueden cumplir con este propósito? ¿Cómo puede tener lugar la manifestación de Dios, si todas sus energías deben estar concentradas en la supervivencia? Pero el exilio también es necesario (ver capítulo 22). ¿Cómo pueden reconciliarse la Tierra y el exilio?

Luego de que Adán comiera del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, fue expulsado del Jardín del Edén. Para que Adán no pudiese retornar, Dios colocó la “espada rotatoria” en la entrada del jardín (Génesis 3:24). El Rabí Natán comenta que desde el pecado de Adán, todo se ha vuelto propenso al error. La “espada rotatoria” representa las Cámaras de los Intercambios, donde todo puede mostrarse de manera diferente de lo que es en realidad. De acuerdo con el profeta Isaías, “¡Ay de aquéllos que llaman al mal bien y al bien mal; que cambian la oscuridad en luz y la luz en oscuridad; que transforman lo amargo en dulce y lo dulce en amargo!” (Isaías 5:20). Tal es el comportamiento del mundo. La verdad se ha oscurecido debido a que la percepción personal de la verdad está teñida por la propia comprensión más que por la búsqueda de la verdad absoluta (Likutey Halajot, Birkat HaShajar 3:1-3).

El Rebe Najmán apunta a esto en el cuento de “Los Niños Cambiados”. Una reina y una sierva dieron a luz en el mismo momento. La partera intercambió los niños, dándole a la reina el hijo de la sierva, para que sea criado como príncipe, y entregándole a la sierva el verdadero príncipe. Al crecer, la verdadera naturaleza de los niños se volvió evidente. El hijo de la sierva tenía malos modales y se comportaba como un siervo, aunque estaba forzado a comportarse como un príncipe. En contraste, el verdadero príncipe, aunque naturalmente inclinado a comportarse de manera real, fue criado como un siervo.

Pese al rumor de que los niños habían sido intercambiados, ello no podía ser probado. De modo que la verdad siguió oculta y el hijo de la sierva se convirtió en rey. El verdadero príncipe, forzado al exilio, se sintió maltratado y se preguntaba, Si soy un siervo, ¿por qué fui expulsado? Y si soy realmente el príncipe, ¡no debería haber sido exilado!. De modo que el verdadero príncipe comenzó a comportarse mal, actuando de una manera que ni siquiera era la correcta para un siervo. Solía visitar burdeles y se dedicaba a la bebida y a otras prácticas inmorales. Eventualmente recordó sus orígenes y comprendió, Si realmente soy un príncipe, ¡no es correcto que me comporte así!. En su momento, el príncipe buscó una nueva vida y finalmente encontró un reino adecuado a su gobierno (Los Cuentos del Rabí Najmán, “Los Niños Cambiados”, cuento #11).

Según el Rabí Natán, la idea detrás del cuento de los niños cambiados es la de Las Cámaras de los Intercambios, donde el bien y el mal están intercambiados. Nuestro padre Abraham, quien reveló por primera vez la Divinidad, fue considerado un ateo por Nimrod y sus súbditos, cuyos dioses él había rechazado. De hecho, Nimrod el idólatra arrojó a Abraham a un horno ardiente, ¡como castigo por el agnosticismo! Abraham tuvo dos hijos, Itzjak e Ishmael. Itzjak fue el heredero de Abraham (ver capítulos 2 y 3), mientras que Ishmael trató de matar a su hermano, para cambiar al verdadero príncipe por el hijo de la sierva. Durante la siguiente generación, Esaú trató de matar a su hermano Iaacov, el verdadero príncipe y legítimo heredero. En un período posterior, el faraón esclavizó a los israelitas. Muchas guerras se libraron por la conquista de la Tierra Santa a lo largo del período de los Reyes de Israel y de Iehudá. Y los persas, griegos y romanos ocuparon la Tierra durante el período del Segundo Templo. La guerra en contra de los judíos aún continúa hoy en día.

Los patriarcas fueron los primeros en revelar la Divinidad. Su mérito permitió que sus descendientes fueran designados como el Pueblo Elegido para recibir la Torá en el Sinaí y para transformarse en el canal a través del cual la Divinidad se revelen a la humanidad. Así, cuando Israel sirve a Dios, las klipot (fuerzas del mal) que ocultan a Dios son anuladas. Pero cuando el pueblo se aleja de Dios, las fuerzas opuestas se vuelven dominantes. Israel es enviado al exilio y el ciclo se repite: el pueblo judío se aleja más de Dios y pierde el orgullo y la alegría de ser un Pueblo Elegido, lo cual entonces es visto como una carga, “elegidos” para la degradación y la humillación por parte de sus vecinos no judíos. Los poderes del mal y las klipot reinan libremente, llevando al exilio, debido a los pecados del pueblo que fortalecen las Cámaras de los Intercambios, haciendo que los judíos se alejen aún más de Dios y se hundan más profundamente en el exilio (ver capítulo 26). Los gobiernos que reinan sobre los judíos obtienen su poder de los judíos mismos.

Itzjak y Iaacov se mantuvieron puros y fueron por lo tanto capaces de superar a los que intentaban destruirlos. Pese a los intentos de Ishmael y de Esaú, los israelitas florecieron y comenzaron a influenciar a otros a tener fe en Dios (fortaleciendo el Maljut de Dios). Pero las generaciones subsecuentes sucumbieron a las influencias de las Cámaras de los Intercambios. El verdadero príncipe vaciló y cayó y el hijo de la sierva ascendió a la eminencia.

Aquí yace el concepto del exilio, las batallas por la Tierra Santa y la revelación de la Divinidad. La expulsión de Adán del Jardín del Edén es un paralelo al exilio del pueblo judío. Se supone que los judíos, como Pueblo Elegido, deben revelar la Divinidad. De haberlo hecho, “Roma” y “Constantinopla” (Esaú e Ishmael) se habrían beneficiado de la manifestación de Dios y eventualmente habrían reconocido a Dios. Sin embargo, el ocultamiento de la Divinidad debido al pecado, especialmente al odio infundado, a la disputa y a las luchas internas (capítulo 16), llevó a Roma y a Constantinopla hacia la eminencia como fuerzas de las klipot. Como tal, fueron capaces de oscurecer la verdad y de afirmar su reclamo como príncipe heredero del Reinado de Dios y de Su Tierra Santa.

Las Cámaras de los Intercambios pueden tener mucho éxito ocultando la verdad. El poder de Roma y de Constantinopla convenció al mundo de lo inevitable y quizás de lo invencible de su gobierno. Aun así, pese al gran poder alcanzado por cada imperio, los judíos han sobrevivido a sus opresores, cada uno de los cuales ha sido relegado al desván de la historia. El pueblo judío, el verdadero príncipe, el Pueblo Elegido, sobrevivió.

El Rabí Natán explica la supervivencia judía como la continua existencia de la verdad. Las Cámaras parecen intercambiar el bien por el mal. Pero el bien se mantiene bueno y el mal es siempre malo. Un hombre recto es recto, sin importar las apariencias, y un malvado es malvado, pese a sus intentos de parecer recto. Las Cámaras de los Intercambios intentan alterar la verdad. Para oponerse a estas influencias negativas y reconocer la realidad, debemos buscar la verdad pura y no adulterada, tal como está ejemplificada en la historia de Jánuca, en que, pese a la duradera influencia Helenística, quedó un pequeño recipiente de aceite puro (ver capítulo 16). Ese aceite puro representa la Divinidad y la verdad, que son accesibles para todos aquellos que buscan a Dios (Likutey Halajot, Birkat HaShajar 3:39).

_______________

Extraído de la obra “Esta Tierra es Mía” (filosofía Jasídica) escrita por Chaim Kramer – Breslov Research Institute.

Sorprendente Discurso del Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu

 

“Sólo hace 70 años los judíos fueron llevados al matadero como ovejas.

Hace 60 años no teníamos país ni ejército.

Apenas unas horas después de su creación, siete países árabes declararon la guerra a nuestro pequeño Estado judío.

Éramos sólo 650 judíos contra el resto del mundo árabe, sin ningún Ejército de Defensa de Israel (FDI).

Ninguna fuerza aérea poderosa, sólo personas valientes.

Líbano, Siria, Irak, Jordania, Egipto, Libia, Arabia Saudita, todos nos atacaron al mismo tiempo.

El país que las Naciones Unidas nos dio fue 65% desierto. El país estaba en la nada!

Hace 35 años hemos luchado contra los tres ejércitos más poderosos en el Oriente Medio, y nosotros los barrimos, sí… en seis días.

Hemos luchado en contra de diversas coaliciones de países árabes, que tenían ejércitos modernos y muchas armas soviéticas, y siempre los hemos derrotado!

Hoy tenemos:
*Un país
*Un ejército
*Una potente fuerza aérea
*Un Estado cuya economía exporta millones de dólares
*Intel – Microsoft – IBM desarrolla productos para todo el mundo.
*Nuestros médicos reciben premios por investigación médica.
*Tenemos numerosos premios Nobel en todas las áreas.

Hemos hecho florecer el desierto, vendemos naranjas, flores y vegetales a todo el mundo.

¡Israel ha enviado sus propios satélites al espacio! ¡Tres satélites al mismo tiempo!

Nos sentimos bienaventurados por  estar en el mismo rango que los Estados Unidos, que tiene 250 millones de habitantes; Rusia, que tiene 200 millones de habitantes; China que tiene 1.300 millones de habitantes; Europa (Francia, Gran Bretaña, Alemania), con 350 millones de habitantes. Esos son los únicos países en el mundo que envían objetos al espacio. Israel es ahora parte de la familia de las potencias nucleares, con Estados Unidos, Rusia, China, India, Francia y Gran Bretaña.

Nunca lo hemos admitido oficialmente, (pero todo el mundo lo sabe): ¡sólo hace 60 años, nos llevaron, avergonzados y desesperados al sacrificio!

Tenemos recientes las ruinas humeantes de Europa y ganamos nuestras guerras aquí con menos que nada. Hemos construido nuestro pequeño “Imperio” de la nada.

¿Quién es Hamas para querer asustarnos, para amedrentarnos? ¡Ustedes nos hacen reír!

La Pascua se celebró; no olvidemos de qué se trata. 

Hemos sobrevivido al Faraón.
Sobrevivimos a los griegos.
Hemos sobrevivido a los romanos.
Hemos sobrevivido a la inquisición de España y a los pogroms en Rusia.
Hemos sobrevivido a Hitler.
Hemos sobrevivido a los alemanes.
Hemos sobrevivido al Holocausto.
Hemos sobrevivido a los ejércitos de siete países árabes.
Hemos sobrevivido a Saddam.
Seguiremos sobreviviendo también a los enemigos de hoy.

¡Piense en cualquier otro momento de la historia humana! ¡Pensar en ello, para nosotros, el pueblo judío, la situación nunca ha sido mejor! ¡Vamos a afrontar el mundo!

Recordemos: ¡todas las naciones o culturas que alguna vez trataron de destruirnos, hoy ya no existen y todavía vivimos!

¿Egipto?
¿Los griegos? ¿Alejandro de Macedonia?
¿Los romanos? ¿Alguien habla latín en estos días? 

¿Y el Tercer Reich?

Y mírennos:
La Nación de la Biblia, los esclavos de Egipto, todavía estamos aquí.

¡Y hablamos el mismo idioma! ¡Antes y ahora! ¡Los árabes no lo saben todavía, pero aprenderán que hay un Dios! ….¡mientras mantengamos nuestra identidad, estaremos por siempre!

Así que les pedimos perdón por no preocuparnos.
Por no llorar.
Por no tener miedo.
Las cosas están bien aquí.
Podrían ser ciertamente mejor.

Sin embargo: no crean en los medios de comunicación, ya que no dicen que las fiestas siguen teniendo lugar, la gente sigue viviendo, la gente sigue saliendo, la gente sale para ver a sus amigos.

Sí, nuestra moral es baja. ¿Por qué? Sólo porque lloramos a nuestros muertos, mientras que otros se regocijan en la sangre derramada. Es por eso que vamos a ganar al final.

Él nunca duerme o nunca dormirá… el guardián de Israel…YHVH, Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.”

 

El Seder de Pesaj que realizó Yeshúa

Por el Dr. Yosef Koelner *

 

(Traducido por Madelina C. Friedman)

Uno de los eventos más emocionantes en la vida de Yeshúa fue la última comida que compartió con sus talmidim (discípulos) antes de convertirse en el sacrificio de Pesaj. Es irónico que a pesar de que esta comida es llamada Seder – que literalmente significa “orden” – el orden exacto de los acontecimientos de esa noche no está definitivamente expuesto en la Escritura.

Cada uno de los cuatro Evangelios, sólo presentan una vista parcial del Seder. Basado en los datos que aparecen en Matitiyahu (Mateo), Marcos, Lucas, y Yochanan (Juan), así como estudios judíos actuales (1), he reconstruido el orden del Seder de Yeshúa durante Pesaj.

Por favor, recuerde que a pesar de que El Seder de Yeshúa comparte similitudes con el Seder de Pesaj que observamos hoy en día. Existen algunas diferencias con el orden, el ámbito y la secuencia de un Seder del Primer siglo. Especialmente, un Seder que se realizó antes de la destrucción del Templo en el año 70.

La mesa en la que Yeshúa y sus talmidim (discípulos) “se reclinaron para comer” se conocía como Triclinio, la misma era una mesa baja de tres lados, el cuarto lado de la mesa quedaba abierto, presumiblemente para permitir el servicio a la mesa.

Los hebreos nos reclinamos en gran parte del Seder, de acuerdo a una tradición que se menciona en la Mishná. La explicación común es que reclinarse es una señal de libertad en los días antiguos.

Los asientos tenían un orden específico. Opuesto o enfrente al Triclinio desde el lado abierto  (y luego mirando al lado izquierdo de la tabla) – Yochanan (Juan) habría estado “reclinado” en el primer asiento seguido de Yeshúa quien estaba “reclinado” en el segundo asiento. En el tercer asiento y a la izquierda de Yeshúa se sentó Y’hudáh de K’riot (Judas Iscariote). El asiento del Y’hudáh  (es decir, el tercer asiento) se conoce como la Silla de HONOR (Juan 13:23).

Detalles del Seder.

Yeshúa comenzó el Seder con Kiddush: La santificación de la comida, con la bendición sobre la primera copa de vino (Lucas 22: 17-18).

Después de que todos se lavaron las manos (algo implícito), Yeshúa añade al Seder el lavamiento de los pies de sus talmidim (Juan 13: 1-17).

Yeshúa continuó con Korej: Es decir, sumergió la matzáh en el maror y se la dio a Yehudah (Judas). Es posible que el acto de inmersión incluya la realización de un sándwich de matzáh con maror y jaroset (2.) (Juan 13:26).

Yeshúa entonces precedió a explicar el significado de Pesaj, refiriéndose a su muerte y resurrección. Su explicación es el equivalente al Maguid que es la narración de la historia de Pesaj. Algunos de los temas que se incluyó son:

  • Amarnos los unos a los otros“;
  • Yo Soy el Camino“,
  • el “envío del Consolador“; y
  • el más revolucionario: “Yo soy la Vid Verdadera” (Juan 13:34; 14:6; 14:15-21; 15:1).

Sepultado en el texto, está el concepto de las “Cuatro Preguntas”. Los estudiosos afirman que sólo había tres preguntas en ese momento. Yeshúa está explicando a sus talmidim (discípulos) “Mah nishtanah halaylah hazeh mikol halaylot?” que traducido es: “¿Por qué esta noche es diferente de todas las otras noches?”

Juan registra un amplio intercambio de preguntas y respuestas entre Yeshúa y sus talmidim. En Juan cap. 13, vers. 33, Yeshúa llama a sus talmidim “hijitos” o “mis hijos”, que creo que es una referencia implícita a las tres preguntas (13: 31- 17:33).

Ahora se comen la comida de Pesaj que se conoce como Shulján Orej.

Al final de la comida, Yeshúa rompió el Matzá y dio un pedazo a cada uno de sus talmidim. Esta sección del Seder se conoce como Tzafún (Lucas 22:19).

Yeshúa bendijo la tercera copa de vino y vinculo el significado de la tercera copa al Brit Jadashá (Lucas 22:20). Hoy en día, la tercera copa de vino se incluye en la sección de la Seder conocido como Barej que también incluye una oración de “Acción de Gracias” para la comida.

Yeshúa y sus talmidim concluyeron su Seder cantando el Hallel – Tehilim o Salmos 113-118 –. (Mattityahu 26:30)

Espero que este breve artículo haya aclarado el Orden, así como el ámbito y la secuencia del Seder de Yeshúa durante la cena de Pesaj.

לשנה הבאה בירושלים

LShanah Habah-ah Bee-Yerushalayim! 
(¡El próximo año en Jerusalén!)


Notas:

  1. El mejor libro sobre el tema: “The Historical and Biblical Background of the Jewish Holy Days” por Abraham P. Bloch
    2. Charoset, haroset, o charoses (hebreo: חֲרֽוֹסֶת [haroset]) es una pasta dulce, de color oscuro hecho de frutas y nueces que es comido durtante el Seder de Pascua. Su color y textura son para recordar el mortero (o barro usado para hacer ladrillos de adobe), que los israelitas usaron cuando eran esclavos en el antiguo Egipto como se ha mencionado en el tratado Pesahim (página 116a) del Talmud. La palabra “Charoset/jaroset” viene de la palabra hebrea Cheres/jéres – חרס – “arcilla”.

Acerca del Autor:

* Yosef Koelner nació en Chicago y se crió en un hogar judío que sus padres caracterizaron como “ortodoxo”. Al nacer recibió dos nombres, uno en inglés, Harvey, y otro en hebreo, Yosef, que le fue dado en recuerdo del difunto hermano de su madre, Jaim Yosef. La educación del rabino Yosef incluye, entre otros, un BA en Estudios Españoles y Latinoamericanos de la Universidad Estatal de Illinois y una Maestría en Estudios Judíos de Gratz College, así como un Doctorado en Ministerio Práctico del Wagner Leadership Institute. 
También se graduó de Ulpan Alef (estudios de lengua hebrea) Katsrin, Israel. Los estudios adicionales incluyen la Universidad de Illinois, Champaign-Urbana y una Yeshivah Ortodoxa en Tzfat Yisrael. Su ministerio abarca cuatro décadas y actualmente es el rabino de Kehilat Bet Avinu. Él puede ser contactado en ravko@ix.netcom. com Yosef Koelner nació en Chicago y se crió en un hogar judío que sus padres caracterizaron como “ortodoxo”. Al nacer recibió dos nombres, uno en inglés, Harvey, y otro en hebreo, Yosef, que le fue dado en recuerdo del difunto hermano de su madre, Jaim Yosef. 
La educación del rabino Yosef incluye, entre otros, un BA en Estudios Españoles y Latinoamericanos de la Universidad Estatal de Illinois y una Maestría en Estudios Judíos de Gratz College, así como un Doctorado en Ministerio Práctico del Wagner Leadership Institute. También se graduó de Ulpan Alef (estudios de lengua hebrea) Katsrin, Israel. Los estudios adicionales incluyen la Universidad de Illinois, Champaign-Urbana y una Yeshivah Ortodoxa en Tzfat Yisrael. Su ministerio abarca cuatro décadas y actualmente es el rabino de Kehilat Bet Avinu.


Recomiendo leer el siguiente estudio:

¿Cómo se Materializa un Sueño? 

 

Antes de saberlo, hay que entender la pregunta. Aparentemente, si el sueño simboliza algo que está por sucederle a una persona, no habría necesidad de provocar la materialización del mismo.

El sueño viene a anunciar algo que está por ocurrir en el mundo. A veces algo está en los cielos y necesita ser traído a la tierra, como un tesoro que está guardado y encerrado y se necesita una llave que lo abra. Como una bendición que se recibe de un amigo o, lo contrario, la maldición (Dios no lo quiera), es como si abriera un paquete cerrado que está en los cielos y este recae sobre el que recibió la bendición o la maldición.

¿Cómo materializamos un sueño? Esta expresión proviene de la palabra materia. Un sueño es algo espiritual; por eso la pregunta es: ¿cómo convertimos algo espiritual en una realidad material? ¿Cuál es llave que abre ese tesoro?

Nuestros sabios nos enseñaron que esta llave está compuesta de tres partes y para ello necesitaremos tres cosas: boca, cerebro y corazón.

Es decir, primero, un intérprete que exprese con su palabra una explicación a los sueños. Segundo, una explicación lógica y cierta y no cualquier otra cosa. Y tercero, que el soñador acepte, en su corazón, la interpretación recibida y la comparta.

 

Una boca que interprete:

 

El Tratado de Berajot, del Talmud Babilónico, dice que Yosef primero soñó y después le dijo a sus hermanos: “Escuchen, por favor, el sueño”. Una vez que se los contó, ellos le dijeron: “¿A qué te refieres, acaso tú gobernarás y reinarás sobre nosotros?” Después, con el segundo sueño, también fue a contárselo a sus hermanos, pero ellos se callaron y fueron a contárselo al padre.

Ahora surgen las preguntas:

  • ¿Por qué Yosef rogó a los hermanos que escuchasen el sueño?
  • ¿Para qué se los dijo, sabiendo de antemano que ellos lo iban a envidiar?
  • ¿Por qué en el segundo sueño no respondieron nada?

Hay una sola respuesta para todo esto y es: para que se materialicen los sueños requieren de un intérprete.

Por eso, Yosef les dijo a sus hermanos que por favor lo escuchasen, porque si no, el sueño no podría materializarse. Los hermanos desconocían este concepto e inocentemente le dijeron que este sueño se refería a que Yosef reinaría sobre ellos (incluso se lo dijeron en un tono irónico) Una vez que le dijeron eso, Yosef los provocó diciendo que cayeron en la trampa al haberle dicho que él reinaría sobre ellos, aunque también lo expresaron en un tono irónico. Por lo tanto, la segunda vez no quisieron responderle nada, ya que habían aprendido la lección. Yosef tuvo que recurrir a su padre y éste también le dijo irónicamente: ¿Acaso nos prosternaremos ante ti? Esto fue lo más importante para Yosef, cuando le dijo Yaacov que su sueño anunciaba su reinado. Ya no importaba el por qué, ni el cómo, ni el cuándo. Lo importante era que sería rey.

Esto nos confirma que la palabra tiene un poder muy grande. Una persona que bendice a otra en ese instante le abre tesoros inmensos guardados en los cielos. Así también, un hombre que maldice (Dios no lo quiera) a otra persona, hace descender sobre el otro los dos decretos que habían sido misericordiosamente guardados por Dios, y con su maldición los baja todos a la tierra. En Proverbios (18:21) leemos: “La vida y la muerte están en manos de la lengua”. Y en la Toráh está escrito: “El ave de los cielos lleva la voz”. Al respecto, el Zohar explica que hay un ángel que se encarga de llevar las palabras que las personas sacan de su boca como bendiciones y maldiciones ante el Eterno para que se cumplan.

Así también ocurre con la interpretación de los sueños: si la persona interpreta para bien, entonces le estará abriendo el candado para que bajen todas las cosas buenas del cielo sobre esa persona, ya que a través de su interpretación puede ser bendecido. Pero si el sueño es mal interpretado, lo estará maldiciendo y empiezan a bajar acontecimientos desagradables sobre esa persona, Dios nos guarde.

Es importante relatar nuestros sueños para que se materialicen, pero debemos hacerlo solamente a alguien que nos quiera de verdad, alguien que vea el sueño positivamente, alguien que se fije siempre en la mitad del vaso que está lleno, alguien sabio.

La fuerza de la palabra en la interpretación de sueños, es muy grande. Por eso es que no se puede contar un sueño en público o delante de cualquier persona, porque si uno de ellos dice que ese sueño presenta algo malo, muchos sufrimientos podrán recibir (Dios nos guarde). Por eso hay que tener mucha precaución a quién se le cuenta un sueño, y si no tiene a quién decírselo, entonces que él mismo se lo interprete, en voz alta, escuchándose. Siempre decimos que hay que abrir la boca para cosas buenas, pero a veces ocurre con una mamá que le dice a su hijo: “Te vas a caer, no lo hagas, te vas a caer”. Y de repente el hijo se cae y ella encima le grita más fuerte: “Viste, te lo dije”. A veces una mujer le dice a su esposo: “Baja la velocidad que vamos a chocar, baja la velocidad que te va a agarrar un policía”. Y de repente BUM… “Te lo dije”.

A veces no nos damos cuenta de que las cosas pasan como consecuencia de lo que sacamos de nuestra boca, y no es que no debemos precaver a nuestros amigos o familiares, sino que debemos precaverlos así: “Cuidado, que NO te caigas”, “Bájate para que NO te golpees”, “Baja la velocidad para que NO ocurra un accidente”… Siempre introduciendo el “NO” en la frase.

La fuerza de la boca es muy fuerte, todo el tiempo. Así también con los sueños, la boca tiene mucha fuerza, bien para materializarlo, para anularlo, para debilitarlo o para fortificarlo. Por eso, siempre debemos buscar una boca buena que nos interprete el sueño, alguien que siempre saque perlas de su boca.

La fuerza del cerebro

Después de la boca viene el cerebro. Es decir, la sabiduría de la interpretación, la conexión de lo soñado con la realidad. Por más que tengamos una boca que hable bien, si la interpretación no guarda relación alguna con la realidad, entonces lógicamente eso no se materializará. Porque cada sueño contiene una información acerca de un tema en específico, y la boca es la única que puede manipular esta información y convertirla en algo productivo. Pero si el sueño habla de hierros y alguien dice que son plásticos, entonces obviamente no funcionará. Por ejemplo, si alguien le dice a su amigo que soñó con un piso que era de color blanco y negro, y éste le responde que eso significa que ganará la lotería, ¿qué relación guarda una cosa con la otra? ¿Qué sabiduría hay en esto? Tiene que ser una sabiduría como la que vimos en los sueños del Tanaj, cuyas interpretaciones guardaban una información valiosa, oculta y profunda. Cómo relacionaban el sueño, con la vida de quien soñaba. Para eso hace falta poner a funcionar el cerebro.

Por ejemplo, Yosef escuchó en el sueño del ministro de los coperos acerca de tres ramas de uvas y en el sueño del ministro de los panaderos, escuchó acerca de tres cestas. Decide Yosef que esto representa tres días. ¿Quién le dijo esto a Yosef, quizás no se podría referir a tres semanas, tres meses, tres años o tres horas? Aquí Yosef supo poner su cerebro a funcionar porque él sabía que en tres días sería el cumpleaños del Faraón, el día en el que el rey demuestra sus poderes, su grandeza. Algunos presos son llevados a la muerte (como muestra de su fuerza) y otros son absueltos (como muestra de su grandeza). Por eso, Yosef lógicamente supuso que tres ramas y tres cestas se refieren a tres días.

Debemos saber que interpretar un sueño no es solamente decir cosas buenas, sino que también hay que poner el cerebro a funcionar. Antes de interpretar cualquier sueño debemos conocer una serie de reglas que nos permitirán explicarlos con sabiduría. Entre los sabios que dieron estas reglas encontramos a Rabí Shlomó Ben Jofní Gaón, yerno de Rab Jay Gaón; así como Rabí Abraham Ibn Ezra, y otros más. Las reglas son:

a) Hay que investigar que el sueño no sea una imaginación, preguntando si no pensó al respecto durante el día anterior, o si habló del tema con que soñó con alguien el día anterior; si el sueño era claro y no turbio; si fue durante la noche o casi amaneciendo.

b) Una vez descartado el hecho de que el sueño haya sido sólo una imaginación, procedemos a investigar si la persona es soltera, casada, divorciada, viuda, si tiene hijos, etc. Hay cosas que para alguien soltero representa boda, pero para alguien casado representa riqueza e hijos.

c) Averiguamos qué hizo la persona el día anterior, porque si hizo alguna transgresión es porque Dios le quiere reprochar sus actos a través del sueño o si hizo alguna buena acción, significa que Hashem quiere felicitarlo y motivarlo a que siga adelante.

d) Si la persona tiene algún pensamiento que lo está mortificando, por el que está rezando constantemente, y puede ser que Hashem le está diciendo en el sueño que su rezo fue escuchado o rechazado.

f) Si el sueño es acerca de algún fallecido, hay que averiguar cuál era el grado de parentesco entre el que soñó y el fallecido, cuán unidos estaban mientras el fallecido estaba vivo; si durante el día él hizo alguna Mitzvá específica para elevar el alma del fallecido; si el fallecido se veía bien vestido o mal vestido; qué le dijo el fallecido; qué quería, etc. Todo esto ayuda al intérprete a conocer más datos que le proporcionan mayor sabiduría para poder dar una respuesta inteligente y no una respuesta agradable que no tiene relación alguna con lo soñado.

Todo intérprete debe aprender las diferentes insinuaciones que hay en los sueños: qué representa un gato, una mesa, un pedazo de pan. Todo esto lo debe de aprender de nuestra Toráh y no de libros ajenos a ella, sino de las palabras de nuestros sabios, quienes nos dieron la traducción de cada cosa en un sueño (de ahí es donde los gentiles lo copiaron). También debemos saber que hay sueños cuyo mensaje es tal cual como se vio y, a veces, es lo contrario de lo visto. Por ejemplo, la muerte en el sueño representa una vida larga.

Para concluir, todo intérprete debe saber que su sabiduría es muy importante para la interpretación de un sueño, sin olvidarse de lo que rezamos todos los días: “Tú le das al hombre conocimiento, le enseñas a la humanidad inteligencia, otórganos sabiduría, entendimiento y conocimientos. Bendito Tú, Hashem, que otorgas el conocimiento”. Es importante que el intérprete, antes de empezar debe decir: Con el favor de Dios, te resolveré tu sueño. Así lo hizo Yosef mientras estuvo parado ante el Faraón. El rey de Egipto le dijo al preso, al joven, al sospechoso de violación: “Escuché de ti, que eres sabio e interpretas sueños.” Y Yosef, en vez de aceptar los cumplidos, le interrumpió diciendo: “Disculpe, pero eso no soy yo, eso me lo dio Hashem. Él es quien da las soluciones”. Así lo dijo varias veces antes de interpretar el sueño al Faraón. Si quien interpreta hace todo esto, todo el tiempo, no hay duda de que su interpretación será la correcta.

La fuerza del corazón

Después de haber conseguido una buena boca y un buen cerebro, llega la tercera condición. Ésta sólo depende del que sueña y de su corazón. Es decir, que acepte la interpretación dada, que lo valore y se dé cuenta de que es una interpretación correcta. ¿Por qué? Toda persona que recibe un mensaje de los cielos, en el momento en que lo recibe lo entiende, pero cuando se despierta se le olvida, se queda sólo con algunas señales que a veces también se olvidan. Por eso, olvidamos casi el 99% de lo que soñamos, pero cuando se escucha una interpretación correcta de lo poco que nos acordamos, ésta se asienta en el corazón y nos tranquiliza al darnos cuenta de que eso era exactamente lo que dijeron en el sueño. Pero si se escucha una interpretación que no convence en lo absoluto, este sueño jamás se materializará.

Entonces vemos que una boca, un cerebro y un corazón, dan una, solución verdadera a los sueños.

 

Fuente:

Extractos del libro: “Interpretación de Sueños.” – Autor: Rab Anidjar.

¿Por qué Noé Maldijo a Canaán, si quien lo vio Desnudo fue su hijo Cam?

Autor: Ariel Álvarez Valdés (*)

Una de las escenas más extrañas de la Torah es la que cuenta que un día Noé se quedó dormido a causa de una borrachera, y su hijo Cam entró a la habitación y vio su desnudez. Por ello Cam recibió una tremenda maldición.

El incidente tuvo lugar después del diluvio universal, cuando Noé y su familia bajaron del arca y se establecieron en tierra firme. El Génesis lo relata así:

Los hijos de Noé que salieron del arca eran Sem, Cam (padre de Canaán), y Jafet. Noé era agricultor y había plantado una viña. Cierto día, en que había bebido vino, se embriagó y quedó tirado y desnudo en medio de su tienda. Cam (padre de Canaán) vio la desnudez de su padre, y avisó a sus dos hermanos que estaban afuera. Entonces Sem y Jafet entraron a la tienda mirando para otro lado, y con un manto cubrieron a su padre, pero no vieron su desnudez. Cuando Noé despertó de su borrachera y se enteró lo que su hijo menor había hecho, dijo: ‘Maldito sea Canaán. Será el sirviente de sus dos hermanos’. Luego añadió: ‘Bendito sea Yahvé, el Dios de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo. Que Dios permita a Jafet extenderse, que habite en los campamentos de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo”
(9: 18-27).

¿Qué pecado puede ser?

¿Cuál fue el pecado de Cam? ¿Era tan grave haber visto a su padre desnudo? ¿Por qué la Torah conservó el recuerdo de este hecho? Tales preguntas nos hacen sospechar que detrás del relato se esconde algo que no se capta a simple vista. ¿Qué es?

Ya al comienzo hay un detalle curioso. Noaj (Noé) aparece como agricultor, plantando una viña. Y se nos ocurre preguntar: ¿de dónde sacó la cepa de la vid, si el diluvio había exterminado toda forma de vida?

El relato no lo dice, ni le importa la incoherencia. Sólo busca con esta escena dejarnos un mensaje, y es el siguiente: la tierra había quedado maldita por el pecado de Adán y Eva (Gn 3: 17-19). Era un inmenso desierto y sólo producía abrojos y espinas. Pero ahora las aguas del diluvio habían saneado otra vez el mundo y lo habían purificado. Esto se comprende por las palabras que Dios le dijo a Noé al terminar la catástrofe: “De ahora en adelante, y mientras exista la tierra, siempre habrá siembra y cosecha, hará frío y calor, habrá invierno y verano, existirá el día y la noche” (Gn 8; 21-22). Es decir, el mundo se había normalizado.

El diluvio sanador.

Por eso el autor del Génesis muestra a Noé cultivando una vid (la más preciosa y noble de todas las plantas de la Torah), sin importarle si esto era posible o no después del diluvio. Porque quiere indicarnos que la maldición había sido levantada. Que Dios le había devuelto a la tierra la fecundidad, al punto tal de producir nada menos que viñedos. Que, en el fondo, los enojos de Dios duran poco.

Noé, pues, aparece haciendo lo contrario de Adán. Adán con su pecado había traído el sufrimiento y la esterilidad a la tierra. Noé, por su bondad, había traído el alivio y el consuelo al mundo. Con razón cuando nació, su padre lo llamó así. Porque “Noé” en hebreo significa “consolar”.

La enseñanza del autor es clara: cuando alguien bueno como Noé aparece sobre la tierra, la tierra vuelve a ser buena.

Una maldición para el nieto.

A continuación el autor pasa a relatar el hecho central. Un día Noé se embriagó con el vino que producía su viña, y se durmió desnudo en su tienda. En ese momento entró su hijo Cam, que aparece presentado como el “padre de Canaán”. ¿Por qué el relato insiste en que es el padre de Canaán (dos veces lo dice, en los versículos 18 y 22), cuando Cam todavía ni siquiera tiene hijos?

Entonces, sigue la narración, Cam vio la desnudez de su padre y avisó a sus dos hermanos que estaban afuera, los cuales no vieron la desnudez de su padre. ¿Qué pecado hay aquí? ¿Qué falta de respeto es ver a un padre desnudo?

Y cuando Noé se despierta y advierte lo que ha pasado, reacciona de una manera doblemente inesperada. Primero, lanza una dura maldición tremendamente exagerada para lo que Cam ha hecho. Y segundo, no maldice a Cam, responsable del hecho, sino al hijo de éste, esto es, a Canaán. ¿Por qué Noé maldice a su futuro nieto y no al hijo que cometió el pecado? A esta altura del relato ya no entendemos nada.

Prohibido entre parientes.

Pero si analizamos la historia con cuidado, notaremos algo que nos puede ayudar: el texto original no dice que Cam vio a su padre desnudo, sino que “vio la desnudez de su padre”, que no es lo mismo. Y repite tres veces esta expresión. ¿Qué significa “ver la desnudez”, en la Torah?

El libro del Levítico trae unas 30 veces esta frase, y la emplea para referirse a las relaciones sexuales con una persona. Por ejemplo, dice: “No descubrirás la desnudez de la mujer de tu padre” (es decir, no tendrás relaciones con la mujer de tu padre) (18,8). “No descubrirás la desnudez de tu hermana” (es decir, no tendrás relaciones con tu hermana) (18,9). “No descubrirás la desnudez de tu nieta” (es decir, no tendrás relaciones con tu nieta) (18,10). “No descubrirás la desnudez de tu tía” (es decir, no tendrás relaciones con tu tía) (18,12). “No descubrirás la desnudez de tu nuera” (es decir, no tendrás relaciones con tu nuera) (18,15).

Por lo tanto, que Cam haya visto “la desnudez de su padre”, alude a una relación sexual de Cam. Pero ¿con quién? ¿Con su padre Noé? A primera vista no es eso lo que sugiere el texto; no hay aquí ninguna referencia a un acto homosexual. Además, que dos veces se diga que “Cam es el padre de Canaán” más bien nos aleja de un posible acto homosexual.

El lenguaje de la Torah y todas las Sagradas Escrituras.

¿Con quién, entonces, tuvo relaciones sexuales Cam? Aquí el Levítico nos ayuda otra vez. Cuando “la desnudez” que se prohíbe ver a un hombre no es la de una mujer, sino la de otro hombre, no se está prohibiendo la relación homosexual con “ese” hombre (las relaciones sexuales entre hombres se sobreentendían prohibidas), sino con la esposa de ese hombre.

Para decirlo con otras palabras: en la Torah, la desnudez de un hombre es “su esposa”. Por ejemplo, la desnudez del padre es “la esposa” del padre. La desnudez del hermano es “la esposa” del hermano.

Eso lo expresa claramente también el Levítico: “No descubrirás la desnudez del hermano de tu padre, es decir, la de su esposa”. (18,14). O: “Si un hombre se acuesta con la mujer de su padre, ha descubierto la desnudez de su padre” (20,11). O también: “Un hombre ha descubierto la desnudez de su hermano, si se casa con la mujer de él” (20,21).

En todos los casos, “la desnudez” de un hombre es su esposa. Por lo tanto, y volviendo a nuestra historia, que Cam haya visto la desnudez de su padre Noé significa, en lenguaje bíblico, que se acostó con la esposa de Noé. En definitiva, con su propia madre.

Nacido con vergüenza.

De este modo se aclaran todos los interrogantes; a) se entiende por qué Noé al enterarse lanzó una maldición: porque su hijo, aprovechando su borrachera, cometió un incesto, uno de los pecados más aberrantes que existe en las Sagradas Escrituras; b) se entiende por qué Noé no maldice a su hijo Cam sino a su nieto Canaán: porque nacerá como producto del incesto; c) se entiende por qué se insiste que Cam es el padre de Canaán: porque el relato no pretende centrar la atención en Cam el pecador, sino en su futuro hijo Canaán, que será maldito desde sus orígenes por haber nacido como fruto de un pecado.

Después de que Cam “vio la desnudez de su padre”, dice el Génesis que “avisó a sus dos hermanos que estaban afuera”. Este “aviso” era, evidentemente, una invitación para que ellos hicieran lo mismo. Pero el libro aclara que ellos “no vieron la desnudez de su padre”, sino que entraron a la tienda de espaldas y lo cubrieron. Con esto se muestra la negativa de Sem y Jafet a caer en el incesto, y explica la posterior bendición que su padre les dio a ellos.

¿Recuerdos de alcoba?

Nos falta resolver una última cuestión. ¿Por qué el recuerdo de un pecado tan doméstico y privado, como fue el incesto de Cam y su madre, fue conservado en las Sagradas Escrituras? ¿Sólo para decirnos que está mal el incesto?

No, porque si atendemos a las palabras finales del relato, o sea, a las maldiciones y bendiciones que lanza Noé al despertar (versículo 25-27), veremos que éste no es un simple acontecimiento familiar, sino que está cargado de intenciones políticas.

En efecto, los personajes principales de la historia son los tres hijos de Noé, es decir, Sem, Cam (con su futuro hijo Canaán) y Jafet. Y para la mentalidad popular hebrea, estos tres hermanos simbolizaban a tres pueblos. Sem representaba a los “semitas”, y por lo tanto a ellos mismos. Canaán, a los cananeos, sus tradicionales enemigos. Y Jafet, a los filisteos, pueblo que compartió con los israelitas la Tierra Prometida durante varios siglos.

Ahora bien, cuando Israel se apoderó de la Tierra Prometida (que entonces se llamaba Canaán), pudo derrotar a sus principales habitantes (los cananeos) y esclavizarlos (Jos 24: 11-13). Pero en Canaán hubo también un pueblo al que jamás logró dominar ni someter: los filisteos. Éstos habían llegado a la Tierra Prometida casi al mismo tiempo que los israelitas, sólo que por otro lado: éstos entraron por el este, mientras que los filisteos lo hicieron por el oeste, y se instalaron en la costa del país, de la cual nunca pudieron ser expulsados.

El pueblo misterioso.

Israel veía cómo, siglo tras siglo, fallaba en su intento de dominar a los filisteos. Éstos se mantenían libres y fuertes, e incluso llegaron también a someter a los cananeos vecinos. Y una duda comenzó a atormentar a los israelitas: ¿acaso Dios no les había dado la Tierra Prometida a ellos? ¿No les había asegurado que someterían a todos los pueblos que la habitaban (Ex 23: 23)? ¿Qué pasó con los filisteos? ¿No tuvo Yahvéh el poder suficiente para cumplir su promesa hasta el final? Esta cuestión los perturbaba enormemente.

Hasta que, reflexionando, e inspirados por Dios, encontraron la respuesta. Los filisteos se quedaron en el país, no porque Dios no pudiera expulsarlos, sino porque ésa fue su voluntad desde el principio. Dios había dispuesto que los filisteos también se apoderaran de una parte de la Tierra Prometida, así como los israelitas se adueñaron del resto. Únicamente a los cananeos había que esclavizar y someter, por los pecados aberrantes que cometían.

Por eso imaginaron este relato, con finalidad didáctica, en el que Noé ya al principio del mundo aparece profetizando lo que en realidad ellos descubrieron más tarde en la historia: “que Canaán (es decir, los cananeos) sea maldito, y sea el sirviente de sus dos hermanos. Que Sem (es decir, los israelitas) sea bendito y que Canaán sea esclavo suyo. Que Jafet (es decir, los filisteos) se extienda y habite en medio de los campamentos de Sem, y que Canaán sea esclavo suyo”. (versículo 25-27).

Por lo tanto, ésta narración no tiene connotaciones sexuales sino políticas, y fue compuesta para explicar una situación que se había dado en la historia de Israel: la esclavitud de los cananeos y la supervivencia de los filisteos.

Dos hijas en malos pasos.

Que esta interpretación es correcta se ve por otro episodio del Génesis: el origen de los moabitas y amonitas (19, 30-38). Éstos eran dos pueblos vecinos de Israel, que habitaban al oriente del río Jordán, y sumamente odiados por los israelitas. Tal odio se debía a que, en varias oportunidades a lo largo de la historia, habían cruzado la frontera para invadir, saquear y cometer toda clase de vejaciones contra las poblaciones hebreas. Incluso cuando Nabucodonosor destruyó la ciudad sagrada de Jerusalén, ellos colaboraron con la destrucción, cosa que jamás perdonaron los judíos (2 Re 24,2).

Tanto era el odio que sentían por estos dos pueblos, que la Ley judía prohibía terminantemente admitir a alguno de ellos en el pueblo elegido hasta la décima generación. Es decir, no sólo a los amonitas o moabitas, sino a todo aquél que tuviera a uno de ellos entre sus antepasados, aunque fuera remotísimo (Dt 23,4).

¿Y cómo cuenta la tradición judía el origen de ambos pueblos? Dice que cierto día las dos hijas de Lot (el sobrino de Abraham), tuvieron un diálogo muy angustioso. No quedaban hombres con quiénes casarse, ya que recientemente había bajado fuego del cielo sobre Sodoma y Gomorra, y había destruido también las ciudades de los alrededores. ¿Morirían ellas solteras y sin hijos?

Otro padre emborrachado.

No podían remediar su soltería. Pero sí, al menos, la falta de hijos. Esa noche, la mayor emborrachó a su padre y luego se acostó con él. Al día siguiente la menor hizo lo mismo. De esta manera, ambas quedaron embarazadas ¡de su propio padre! El hijo de la mayor se llamó Moab, y de él descendieron todos los moabitas. El hijo de la menor se llamó Ben Ammí, y de él descendieron todos los amonitas.

Así, mediante estos relatos degradantes y vergonzosos, nacidos de la chispa politiquera y no de la historia, los israelitas se vengaron de sus aborrecidos enemigos, por todos los males que les habían infligido.

Como vemos, esta narración tiene una coincidencia asombrosa con la de Noé: el padre borracho, la relación incestuosa, el hijo concebido por ella, un pueblo enemigo que desciende de él. Las dos narraciones, pues, fueron compuestas con el mismo fin: explicar y justificar la situación política que había entre Israel y estos pueblos.

La esclavitud tan temida.

Había tres hermanos: Sem, Cam y Jafet. Nacidos en la misma familia, del mismo padre y la misma madre. Felices. Llenos de proyectos magníficos. Llamados por Dios para algo grande y glorioso. Pero uno terminó esclavo, y los otros dos libres. Uno quedó sometido, y los otros se volvieron sus amos. A uno la vida se le volvió un infierno, y a los otros una plenitud. Y todo por culpa del pecado.

Esta es la primera vez que la Torah habla de la esclavitud, la institución más espantosa que haya inventado el ser humano. Donde uno prueba la muerte en vida. Donde uno no puede decidir por sí mismo, ni hacer lo que le gusta, ni ir a donde quiere, ni tener amigos, ni ser feliz. Sólo tiene un amo que lo manda; alguien que desde arriba le ordena lo que él no quiere hacer, que lo priva de sus sueños, le amputa sus ilusiones y lo degrada.

Y aunque hoy entre nosotros no existe ya esa institución, sin embargo en la vida diaria, con cada pecado nuestro, nos volvemos esclavos, menos libres, menos dueños de nosotros mismos, más dependientes. De lo que hicimos, lo que dijimos, del mal que generamos, del vicio en el que nos empecinamos. Hasta que ya no podemos levantar la cabeza, ni mirar al mundo de frente, ni ir a donde queremos. Debemos hacer lo que nos pida el nuevo amo que hemos adquirido: el pecado.

Jesús lo dice con toda crudeza, sin historias de por medio: “El que peca, se vuelve esclavo” (Jn 8: 34). Y hay que creerle.

Por eso, librarse del pecado es sacarse de encima un pesado yugo que no nos deja gozar de la libertad de los hijos de Dios. Jesús vino para devolvernos esa libertad. Para que todos los hombres vuelvan a ser como aquellos tres hermanos, antes de que Cam pecara.


(*) Ariel Álvarez Valdés es licenciado en Teología Bíblica por la Facultad Bíblica Franciscana de Jerusalén (Israel), y doctor en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Salamanca (España).


Bitácora Relacionada:
Nota:

Seguramente varios de ustedes vienen considerando hacer contribuciones a este ministerio de enseñanza que el Eterno me ha encomendado. Para aquellas personas que deseen hacer donaciones para la expansión de nuestra pag web y para la ejecución de nuevos proyectos de ayuda social, aquí les dejo el link que les permitirá hacerlo.

¡Desde ya muchas gracias y que el Eterno recompense esta consciencia de Terumáh!

Testimonios no cristianos de la existencia de Jesús de Nazareth

¿Padeció bajo el poder de Poncio Pilato? De la existencia de Jesús de Nazareth no duda ningún historiador serio. Para el historiador especializado en culturas antiguas Michael Grant, ya fallecido, hay más evidencia de que existió Jesús que la que tenemos de famosos personajes históricos paganos. También James H. Charlesworth escribió: «Jesús sí existió y sabemos más de él que de cualquier palestino judío antes del 70 d.C.». E. P. Sanders en «La figura histórica de Jesús» afirma: «Sabemos mucho sobre Jesús, bastante más que sobre Juan el Bautista, Teudas, Judas el Galileo y otra de las figuras cuyos nombre tenemos de aproximadamente la misma fecha y el mismo lugar». y F.F. Bruce, autor de «¿Son fidedignos los documentos del Nuevo Testamento?», sostiene que «para un historiador imparcial, la historicidad de Cristo es tan axiomática como la historicidad de Julio César».

«La muerte en cruz es el hecho histórico mejor atestiguado de la biografía de Jesús», señala a ABC Santiago Guijarro, catedrático de Nuevo Testamento de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Jesús no fue considerado como significativo por los historiadores de su tiempo. Si aparece en la literatura pagana y judía de la época fue por el empuje de los cristianos que le siguieron. «Ninguno de los historiadores no cristianos se propuso escribir una historia de los comienzos del cristianismo, y por esta razón sólo mencionan los acontecimientos que tenían alguna relevancia para la historia que estaban contando. Sin embargo, el valor de estos datos puntuales es muy grande», explica Guijarro en «El relato pre-marcano de la Pasión y la historia del cristianismo».

El historiador norteamericano John P. Meier relata en «Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico» cómo «cuando en conversaciones con gente de la prensa y el libro (…) ésta fue casi invariablemente la primera pregunta: Pero ¿puede usted probar que existió? Si me es posible reformular una interrogación tan amplia en una más concreta como «¿Hay pruebas extrabíblicas en el siglo I d.C. de la existencia de Jesús? Entonces creo que, gracias a Josefa (Flavio Josefo), la respuesta es sí».

Flavio Josefo (93 d.C.)

El historiador judío romanizado (37 a 110 d.C.) recoge en el texto conocido como «Testimonium flavianum» de su libro «Antigüedades judías (91-94)» una referencia a Jesús que si bien se cree que fue retocada con las frases abajo entre paréntesis, se considera auténtico: «En aquel tiempo apareció Jesús, un hombre sabio, (si es lícito llamarlo hombre); porque fue autor de hechos asombrosos, maestro de gente que recibe con gusto la verdad. Y atrajo a muchos judíos y a muchos de origen griego. (Él era el Mesías) Y cuando Pilato, a causa de una acusación hecha por los principales de entre nosotros lo condenó a la cruz, los que antes le habían amado, no dejaron de hacerlo. (Porque él se les apareció al tercer día de nuevo vivo: los profestas habían anunciado éste y mil otros hechos maravillosos acerca de él) Y hasta este mismo día la tribu de los cristianos, llamados así a causa de él, no ha desaparecido».

En Ant. 20.9.1. también hace referencia a «Jesús, que es llamado Mesías» al dar cuenta de la condena a Santiago a ser apedreado.

Tácito (116 d.C.)

El historiador romano (56 a 118 d.C) menciona a «Cristo» en sus «Anales» escritos hacia el año 116 d.C. al hablar sobre Nerón y el incendio de Roma en el año 64. Informa de la sospecha que existía de que el propio emperador había ordenado el fuego y recoge cómo «para acallar el rumor, Nerón creó chivos expiatorios y sometió a las torturas más refinadas a aquellos a los que el vulgo llamaba “crestianos”, [un grupo] odiado por sus abominables crímenes. Su nombre proviene de Cristo, quien bajo el reinado de Tiberio, fue ejecutado por el procurador Poncio Pilato. Sofocada momentáneamente, la nociva superstición se extendió de nuevo, no sólo en Judea, la tierra que originó este mal, sino también en la ciudad de Roma, donde convergen y se cultivan fervientemente prácticas horrendas y vergonzosas de todas clases y de todas partes del mundo».

Los historiadores consideran a Flavio Josefo y Tácito como los testimonios primitivos independientes relativos al mismo Jesús más consistentes, aunque también hay otras fuentes que recogen datos sobre los primeros cristianos:

Plinio, el joven (112 d.C.)

Procónsul en Bitinia del 111 al 113 y sobrino de Plinio el Viejo. Se conservan 10 libros de cartas que escribió. En la carta 96 del libro 10 escribe al emperador Trajano para preguntarle qué debía hacer con los cristianos, a los que condenaba si eran denunciados. En ella cita tres veces a Cristo y señala que los cristianos decían que toda su culpa consistía en reunirse un día antes del alba y cantar un himno a Cristo «como a un dios»: «Decidí dejar marcharse a los que negasen haber sido cristianos, cuando repitieron conmigo una fórmula invocando a los dioses e hicieron la ofrenda de vino e incienso a tu imagen, que a este efecto y por orden mía había sido traída al tribunal junto con las imágenes de los dioses, y cuando renegaron de Cristo (Christo male dicere). Otras gentes cuyos nombres me fueron comunicados por delatores dijeron primero que eran cristianos y luego lo negaron. Dijeron que habían dejado de ser cristianos dos o tres años antes, y algunos más de veinte. Todos ellos adoraron tu imagen y las imágenes de los dioses lo mismo que los otros y renegaron de Cristo. Mantenían que la sustancia de su culpa consistía sólo en lo siguiente: haberse reunido regularmente antes de la aurora en un día determinado y haber cantado antifonalmente un himno a Cristo como a un dios. Carmenque Christo quasi deo dicere secum invicem. Hacían voto también no de crímenes, sino de guardarse del robo, la violencia y el adulterio, de no romper ninguna promesa, y de no retener un depósito cuando se lo reclamen».

Trajano contestó a Plinio diciéndole que no buscara a los cristianos, pero que, cuando se les acusara, debían ser castigados a menos que se retractaran.

Suetonio (120 d.C.)

El historiador romano (70-140 d.C.) hace una referencia en su libro «Sobre la vida de los Césares» donde narra las vidas de los doce primeros emperadores romanos. En el libro V se refiere a un tal «Chrestus» al mencionar la expulsión de los judíos de Roma ordenada por el emperador Claudio: «Expulsó de Roma a los judíos que andaban siempre organizando tumultos por instigación de un tal Chrestus».

La mayoría de los historiadores coinciden en que Chrestus es Cristo porque era frecuente que los paganos confundieran Christus y Chrestus y no existe ningún testimonio sobre ningún Chrestus agitador desconocido.

En los Hechos de los Apóstoles se recoge este acontecimiento: «[Áquila y Priscila] acababan de llegar [a Corinto] desde Italia por haber decretado Claudio que todos los judíos saliesen de Roma».

Luciano (165 d.C.)

El escritor griego Luciano de Samosata satiriza a los cristianos en su obra «La muerte de Peregrino»: «Consideraron a Peregrino un dios, un legislador y le escogieron como patrón…, sólo inferior al hombre de Palestina que fue crucificado por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres (…) Su primer legislador les convenció de que eran inmortales y que serían todos hermanos si negaban los dioses griegos y daban culto a aquel sofista crucificado, viviendo según sus leyes».

Mara Bar Sarapión (Finales del siglo I)

Existe una carta de Mara Ben Sarapión en sirio a su hijo en la que se refiere así a Jesús, aunque no lo menciona por su nombre: «¿Qué provecho obtuvieron los atenienses al dar muerte a Sócrates, delito que hubieron de pagar con carestías y pestes? ¿O los habitantes de Samos al quemar a Pitágoras, si su país quedó pronto anegado en arena? ¿O los hebreos al ejecutar a su sabio rey, si al poco se vieron despojados de su reino? Un dios de justicia vengó a aquellos tres sabios. Los atenienses murieron de hambre; a los de Samos se los tragó el mar; los hebreos fueron muertos o expulsados de su tierra para vivir dispersos por doquier. Sócrates no murió gracias a Platón; tampoco Pitágoras a causa de la estatua de Era; ni el rey sabio gracias a las nuevas leyes por él promulgadas».

Celso (175 d.C.)

En «Doctrina verdadera» ataca a los cristianos. Aunque no se conserva su libro, sí muchas de sus citas por la refutación que escribió Orígenes unos 70 años después.

«Colgado» en el Talmud

 

El gran erudito judío Joseph Klausner ya escribió a principios del s.XX que las poquísimas referencias del Talmud a Jesús son de escaso valor histórico. En el tratado Sanhedrin 43a se menciona a «Yeshúa»: «Antes pregonó un heraldo. Por tanto, sólo (inmediatamente) antes, pero no más tiempo atrás. En efecto contra esto se enseña: ´En la víspera de la pascua se colgó a Jesús´. Cuarenta días antes había pregonado el heraldo: ´Será apedreado, porque ha practicado la hechicería y ha seducido a Israel, haciéndole apostatar. El que tenga que decir algo en su defensa, venga y dígalo´. Pero como no se alegó nada en su defensa, se le colgó en la víspera de la fiesta de la pascua».
«Muy probablemente el texto talmúdico se limita a reaccionar contra la tradición evangélica», considera John P. Meier en «Un judío marginal. Nueva visión del Jesús histórico»

Fuente: ABC Sociedad

El Origen diabólico de Palestina… Rompiendo con todo Mito Mediático Reptiliano

Por David Nesher

Investigando acerca del tema palestino, me encontré con la postura teórica del  islamólogo árabe estadounidense, Francis Nadizi (a partir de ahora FN), quien en un artículo sobre el tema, titulado, “El mito de Palestina“, niega, con argumentos sólidos, el derecho de una patria por parte de los palestinos, y tampoco está de acuerdo con la decisión de los musulmanes de controlar varios lugares de esa región que consideran santos.

El primer planteamiento que hace FN es: ¿por qué antes de la Guerra de los Seis Días, en 1967, no se manifestó en serio ningún movimiento a favor de la independencia de los palestinos? Antes de 1967 los israelís no habían ocupado aún Cisjordania y la Ciudad Vieja de Jerusalén. Lo cierto es que esos territorios habían sido ocupados por el rey Hussein de Jordania en 1948 cuando se creó el Estado de Israel. FN se cuestiona, en el tiempo transcurrido desde entonces ¿quién le ha pedido al soberano Hachemita que devuelva a los palestinos los territorios? ¿A caso la ONU ha aprobado una sola resolución sobre el tema? La respuesta es no. En este contexto, de la noche a la mañana millones de palestinos descubrieron en 1967 su identidad, después de que Israel ganó la guerra.

De acuerdo a FN, el nombre Palestina fue utilizado por primera vez en el años 135 d.C. por el emperador romano que destruyó el templo de los judíos en Jerusalén y que los expulsó de su patria desde hace un millar de años. Asimismo, quiso borrar todo rastro de la civilización judía denominando su hogar con un término acuñado por los filisteos, que siglos antes habían vencido a los hebreros. Con ello, menciona FN, los romanos buscaban agravar a sus enemigos, así es que Palestina, “considerada como entidad autónoma, nunca ha tenido existencia histórica”.

FN señala que la región ha caído sucesivamente bajo el dominio de los romanos, cruzados cristianos, musulmanes (que nunca hicieron de Jerusalén su capital), otomanos y, durante un breve periodo, británicos poco después de la Primera Guerra Mundial. Por lo demás, no existe una lengua palestina, ni una cultura específicamente palestina. Tampoco ha existido una Palestina gobernada por palestinos. En realidad los palestinos son árabes inseparables de los jordanos (Jordania fue creada en 1922 por los británicos).

FN pregunta: ¿y los santuarios musulmanes en Jerusalén? De acuerdo a los musulmanes, la mezquita al- Aqsa y el Templo de la Roca en esa ciudad, después de la Meca y Medina, ocupan el tercer lugar sagrado de peregrinación para el islam. Para FN eso “es falso; en realidad Jerusalén no aparece mencionado en el Corán, mientras que la Meca es citada más de un centenar de veces; por el contrario, Jerusalén aparece 699 veces en la Torah ( el libro sagrado de los judíos). Igualmente, no existe ninguna prueba histórica de que el profeta Mahoma haya estado en Jerusalén”. FN afirma que hoy día los musulmanes suelen remitir a un pasaje impreciso del Corán, la sura 17, que lleva por título El Viaje Nocturno, donde se evoca la vez que en sueños Mahoma fue llevado del templo sacro más lejano “que hemos consagrado a nuestro culto”; en este ámbito, en el siglo VII, los musulmanes identificaron los dos templos como la Meca y Jerusalén, que se ha convertido en un tenue vínculo entre el islam y Jerusalén, “en otras palabras, un vínculo fundamentado en sueños, imaginación, interpretaciones y mitos; por el contrario, en el pueblo judío su arraigo en Jerusalén se remonta a los tiempos del patriarca Abraham”.

Para FN las reivindicaciones de los actuales palestinos y rechazar el legítimo derecho que cinco mil años de historia otorgan a los judíos, cimentado en pruebas históricas y arqueológicas irrefutables, sólo conduce a agravar la mala reputación de la diplomacia palestina.

La decisión de los palestinos de crear una patria propia y la de los musulmanes de controlar los lugares que consideran santos en Jerusalén, no justifica la violencia generada por el terrorismo de Hamas y de otros grupos yihadistas contra los israelíes y los judíos en el mundo. Es evidente que en el entorno actual, y no por razones históricas injustificadas, los palestinos que viven en el territorio de Cisjordania, parte de Jerusalén y la Franja de Gaza, tienen derecho a un Estado autónomo; la negociación es el camino para este propósito y para alcanzar una paz duradera. Sin embargo, muchos palestinos y árabes se niegan a reconocer el derecho de existencia de un Estado Judío.

*Nota*

Los musulmanes basan en el Corán sus pretensiones sobre Jerusalén, pero resulta que Jerusalén no aparece mencionada en el Corán ni una sola vez. La sura 17 contiene una vaga alusión a “la mezquita más lejana”: “Infinito en Su gloria es Aquel que transportó a Su siervo en la noche de la Casa Inviolable de Adoración a la Casa Lejana de Adoración”. ¿Acaso hay alguna prueba sólida de que se trata de Jerusalén? La respuesta es: ¡No!

En tiempos de Mahoma, muerto en 632 de la era cristiana, Jerusalén era una ciudad cristiana del reino bizantino. No fue conquistada por el califa Omar hasta seis años después. Durante ese periodo, la ciudad sólo albergaba iglesias, y en el Monte del Templo se levantaba la iglesia bizantina de Santa María. Hacia el año 711, es decir 80 años después de la muerte de Mahoma, la iglesia fue transformada en mezquita y bautizada Al-Aqsa para así sustanciar la incomprensible sura 17 del Corán. Cuando redactó el Corán, por tanto, Mahoma no podía referirse a esta mezquita, fundada tres generaciones después de su muerte. Por lo demás, Mahoma no manifestó nunca especial simpatía por Jerusalén. En una oportunidad, autorizó a sus seguidores a rezar en dirección a Jerusalén durante unos meses, con la idea de convencer a los judíos de convertirse al Islam. Al ver que fracasaba su iniciativa, el 12 de febrero de 624 impuso la prohibición de rezar en dirección a Jerusalén.

Jerusalén nunca fue para los musulmanes un lugar sagrado.

FuenteAnajnu

A continuación los invito a ver un video que refuta algunos mitos concerniendo el origen del nombre ‘Palestina’ y de los ‘árabes palestinos’. El mismo documenta que los ‘árabes palestinos’ de hecho vinieron casi todos de otros lados, y migraron a lo que hoy es Israel al mismo tiempo que los judíos sionistas, muchos de ellos debido al enorme crecimiento económico que los judíos sionistas produjeron en lo que entonces era el Mandato Británico de Palestina. Contrario a lo que comúnmente se afirma, los judíos sionistas no se robaron la “mejor” tierra de los terratenientes árabes sino que compraron desierto y pantano abandonado de dueños ausentes que ansiaban vender esa tierra. Como muestra el documental, eso lo explicó el mismo Hajj Amín al Husseini, fundador del movimiento palestino, cuando hubo de comparecer frente a un comité de investigación británico luego de organizar su cuarta oleada terrorista en contra de los judíos del Mandato (misma que duró de 1936 a 1939). En su testimonio, Husseini confesó que los judíos sionistas no le habían robado tierra a nadie sino que la habían comprado. De hecho, Husseini y su familia se encargaban de consolidar tierras para venderlas, y se habían vuelto inmensamente ricos con ese comercio.

Cuidado con los falsos profetas de vestiduras blancas

Por Mike Gendron

Mientras observábamos la cobertura ininterrumpida de la visita del Papa a Estados Unidos el mes pasado, muchas de las escenas parecían ser apocalípticas. Vimos multitudes de personas que acuden a obtener una visión de un hombre mortal que era desconocido hace apenas tres años. La emoción nacional por este falso profeta era abrumadora cuando la gente crédula colgaba de sus palabras. Fue desgarrador ver tal adoración dada a un impostor que mantiene al pueblo cautivo en su sistema religioso falso. Se ignoraron las advertencias de la verdadera cabeza de la iglesia. El Señor Jesús dijo: “Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mat 07:15). Jesús dijo: “Yo he venido en nombre de mi Padre y no me recibís; si otro viene en su propio nombre, a ése recibiréis.” (Juan 5:43). Es evidente que el Papa no viene en el nombre del Padre, pero él usa con arrogancia el título reservado para el primer y único “Santo Padre” (Juan 17:11). Trágicamente, la mayoría de los católicos no conocen la Palabra de Dios, y su ignorancia los hace presa fácil de la peor clase de engaño.
Francisco no mencionó a Jesucristo una sola vez en toda su discurso ante el Congreso, y el dice ser el Vicario de Cristo y la Cabeza de la Iglesia de Cristo. Sabiendo que el Señor Jesús es el fundamento mismo de la fe cristiana, la omisión del Papa dice mucho de su agenda mundana. En un mensaje al día siguiente en la catedral de San Patricio, el Papa mencionó a Jesús, pero de una manera aparentemente engañosa. Él dijo: “Tenemos que recordar que somos seguidores de Jesús … y su vida, humanamente hablando, terminó en un fracaso, el fracaso de la cruz.”

¿Dónde está la indignación entre los católicos romanos? ¿Cuándo van a despertar de su estupor y huir de este blasfemo? La vida de Cristo fue otra cosa menos un fracaso en la cruz. Su muerte, que satisfizo la justicia divina por los pecados de Su pueblo, estaba de acuerdo con el plan predeterminado de Dios (Hechos 2:23). Cuando el Salvador sin pecado llevó a cabo todo lo necesario para salvar a Su pueblo, lanzó un grito de victoria, “¡Consumado es!” (Juan 19:30). El buen pastor puso su vida por las ovejas (Juan 10:11). Nadie tomó la vida del Señor; Él la puso por Su propia voluntad (Juan 10: 18). ¡Cómo se atreve el Papa a decir que la vida de Jesús terminó en un fracaso! El papa, y el resto de los falsos profetas, son descritos por Jesús como ladrones que vienen a robar, matar y destruir las ovejas (Juan 10:10). El Papa conoce la diferencia entre el éxito y el fracaso. Nadie ha tenido más éxito en dirigir a la gente hacia el camino ancho de la destrucción con su evangelio pervertido.

Por la autoridad de la Palabra de Dios, sabemos que el Papa está bajo la condenación divina por predicar un evangelio contrario al Evangelio de Dios. El apóstol Pablo nos advirtió: “Hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo os anunciara un evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. “(. Gálatas 1: 6-9). La salvación es por gracia, mediante la fe en Cristo solamente, según la sola Escritura, para la gloria de Dios. El evangelio distorsionado del Papa engaña a la gente en creer que la salvación es por el bautismo, los sacramentos, las buenas obras, guardar la ley, y la Misa. Pablo nos advirtió:.. “Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” (2 Cor.11:13-15)..

Sabemos que el “padre de la mentira” hace su obra engañosa a través de los líderes religiosos, y el Papa es el falso maestro más influyente en el mundo de hoy. Sigue cerrando el reino de los cielos delante de la gente y no les permitirá entrar a causa de su falso y fatal evangelio ( Mat 23:15). Él debe ser expuesto como un peón del diablo. Algunos pueden pensar que soy falto de amor y duro por decir esto, pero la verdad debe ser dicha por el bien de los que están siendo engañados. El Señor Jesús pronunció muchos “ayes” sobre los falsos maestros que llevan a las personas al infierno (. Mat 23).. Fue trágico ver una falta de discernimiento cuando multitudes alabaron y adoraron al falso profeta más influyente en el mundo.

La cabeza falsificada de la iglesia también mostró su verdadera cara cuando él no se refirió ni una sola vez a la Escritura de la Palabra de Dios durante su discurso de una hora de duración ante el Congreso. En lugar de ello, animó a la gente a seguir la “regla de oro”. Al día siguiente, en su mensaje a los obispos de la Iglesia Católica, dijo el Papa, “Nuestra misión como obispos es, ante todo, solidificar la unidad”. En otras palabras, el objetivo primordial de los obispos no es anunciar el Evangelio, sino para unir a todas las personas bajo el poder y la influencia del papado. Los verdaderos cristianos deben luchar contra el programa ecuménico de Roma y callar la ignorancia de los necios (1 Ped. 2:15).

Tengo una gran compasión por las almas católicas preciosas que están donde estuve durante muchos años de mi vida – creyendo que estaba en la única iglesia verdadera, pero destinado a los fuegos eternos del infierno. La naturaleza del engaño es tal que la gente no sabe que son engañados hasta que se enfrentan a la verdad. Es mi oración que los católicos romanos comiencen a permanecer en la Palabra de Dios. Sólo entonces podrán llegar a conocer la verdad que los hará libres del engaño religioso (Juan 8: 31-32). Contamos con un excelente tratado sobre el Evangelio muestra cómo su religión anula, se opone y rechaza el Evangelio

Inocencia a la Carta: Redes Pedófilas de Élite… (Un Documental Imperdible)

Las redes pedófilas de élite se expanden velozmente por todo el mundo. En este video se presentan los casos más conocidos del Reino Unido, Francia, EE.UU., Holanda y Belgica, y se explica como operan dichas redes contando con el silencio y la complicidad de las autoridades.

La mayor investigación sobre pedofilia en los partidos políticos, los servicios secretos e instituciones religiosas en Gran Bretaña fue lanzada por la ministra del Interior británica Theresa May. La medida se adoptó después del descubrimiento de una red de legisladores pedófilos en el parlamento británico, que utilizaban instituciones estatales que recogían niños en dificultades para sus abusos y perversidades.

Así mismo, el caso de Jimmy Savile, estremeció a Inglaterra, luego de que se conociese de que el presentador de “Top of the Pops” fuera un pedófilo enfermo y masón, quien era la conexión del showbusiness para reclutar jovencitas para los políticos.

¡Por favor, les solicito que vean este documental con mucho discernimiento, y posteriormente compartan esta bitácora a través de sus redes sociales!

TODA LA VERDAD SOBRE ALÁ EL DIOS DE LOS MUSULMANES

Autor: Raad Salam Naaman
Cristiano caldeo de origen iraquí

 

El ministerio de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno español y la Comisión Islámica de España han acordado, según consta en el BOE del 11 de diciembre, los contenidos de la Enseñanza Religiosa Islámica que se enseñarán en las escuelas públicas españolas en Primaria a aquellos alumnos que lo soliciten. Los objetivos de la asignatura son: “Conocer y arraigar la fe en Allah, creador del Universo, de todos los seres vivos y Único Dios adorado”;
Primero debemos saber el significado de la palabra Allah. Digo la palabra porque no es un nombre propio, es una palabra árabe compuesta, “al-ilah”, “al” es el artículo “el”, “ilah” (sustantivo), palabra árabe que significa “dios”. Si combinamos las dos palabras juntas tenemos la palabra “Allah”, literalmente “el dios”. En la época de Muhammad, en el siglo VII, ningún cristiano o judío
conocía a Dios con el nombre de Allah. Para ellos usar el nombre Allah como sustituto del nombre de Dios era como sustituir el nombre de Dios con un nombre de un dios pagano. ¿Por qué? Porque sabían muy bien de donde venía Allah, del panteón de dioses paganos. Para ellos era como si en el día de hoy nosotros dijéramos, bendito sea Zeus, o Júpiter, o Krishna. El hecho de que Muhammad nunca tuviera que explicar en el Corán quien es Allah, demuestra claramente que los oyentes o los seguidores de Muhammad ya conocían Allah mucho tiempo antes de que Muhammad hubiera nacido. El nombre Allah no fue inventado o revelado por Muhammad en el Corán por primera vez en la historia. En la península arábica, en la época pre-islámica o Arabia antes del nacimiento del Islam la gente profesaba un tipo de religión politeísta supersticiosa, poco evolucionada. Adoraban las imágenes; se decía que tenían 360 imágenes para el año, una imagen al día. Como por ejemplo, Al Manat diosa de la felicidad, Al `Uzza estrella, el sol, los astros, el destino, espíritus, ángeles, entidades relacionadas con la muerte, etc. Por encima de todos ellas estaba Al- lat el dios de la Luna y del cielo o Allah. Todas estas imágenes las tenían guardadas en el templo de la Meca (Ka`aba), un edificio rectangular de piedra, diez por doce y por quince metros de altura. En este templo pagano se guardaban todos los ídolos de las diferentes familias o tribus. Según la tradición musulmana, el primer hombre Adán, construyo el Ka’aba, Ibrahim y su hijo Ismael le reconstruirán. Muhammad cuando conquistó la Meca en el año 630, encontró en la Ka’aba 360 ídolos. Además, la gente de aquel tiempo, creía en “genios” (jinns), en embrujamientos, en maldiciones y en piedras mágicas. Muhammad se crío, creció e integró en este ambiente.
El Animismo era prevalente en esa época. Reinaba la creencia de la existencia de espíritus que viven dentro de las rocas, árboles, ríos, cuevas y otras cosas. Como demostración de ello lo podemos encontrar en el Corán (Sura 55:1-7) “El Compasivo ha enseñado el Corán. Ha creado al hombre, le ha enseñado a explicación. El sol y la luna, para cómputo. Las hierbas y los árboles se prosternan. Ha elevado el cielo. Ha establecido la balanza”. (Sura 72:1-5) “Di: Se me ha revelado que un grupo de genios estaba escuchando y decía: Hemos oído una Recitación maravillosa, que conduce a la vía recta. Hemos creído en ella y no asociaremos nadie a nuestro Señor. Y: Nuestro Señor -¡exaltada sea Su grandeza!- no ha tomado compañera ni hijo. Y: Nuestro loco decía contra Alá una solemne mentira. Y: Nosotros creíamos que ni los humanos ni los genios iban a proferir mentira contra Alá”. (Sura 113:1-5) “Di: Me refugio en el Señor del alba del mal que hacen sus criaturas, del mal de la oscuridad cuando se extiende, del mal de las que soplan en los nudos, del mal envidioso cuando envidia” y (Sura 114:1-6) “Di: Me refugio en el Señor de los hombres, el Rey de los hombres, el Dios de los hombres, del mal de la insinuación, del que se escabulle, que insinúa en el ánimo de los hombres, sea genio, sea hombre”.
Algunas de esas rocas o piedras eran veneradas y eran usadas como centro de adoración de diferentes dioses para diferentes tribus. Quraysh es la tribu de la familia de Muhammad tenía su propia piedra “la piedra negra que estaba guardada en al Ka’aba”. Allí, la tribu de Muhammad adoraba alrededor del Ka’aba la piedra negra, al dios de la luna, cuyo nombre era Allah. Los ritos paganos de postrarse en dirección a la Meca, el peregrinaje anual hacia la Ka’aba, correr siete veces alrededor del templo, besar las paredes y la piedra negra, y luego correr hacia el río cercano para arrojarle piedras al diablo, son cosas que ya se practicaban y que gracias a Muhammad fueron incorporadas en el Islam hasta el día de hoy.
Del dios de la luna los musulmanes heredaron el calendario lunar. Sus ritos religiosos eran organizados en torno a este calendario. Uno de estos ritos era el de ayunar de luna llena a luna llena, lo que se conoce como Ramadán, esto fue adoptado por Muhammad. Comparando esas creencias paganas con los rituales del Islam hoy día, sólo hay una diferencia, que Muhammad declaró que el dios pagano de la luna, de nombre Allah, era el único y el verdadero Dios. Muhammad decretó que sólo había un dios, Allah, y prohibió la adoración de todos los demás ídolos de la Meca. El Islam, en realidad, es una forma de paganismo monoteísta. Lo que Muhammad hizo fue tomar al ídolo principal de la Ka’aba, el dios principal del templo de los dioses de Arabia, y lo convirtió en el único dios, pero conservó al mismo tiempo las prácticas paganas de aquella época.
Investigando profundamente la época de Muhammad, la respuesta es sencilla: los contemporáneos de Muhammad ya conocían todas estas cosas. El nombre de la deidad pagana “Allah” ya era conocido antes del Islam. De hecho, el nombre del padre de Muhammad era “Abd-Allah” (siervo de Allah). Era un nombre muy común en aquel tiempo, además muestra la devoción que tenía la familia pagana de Muhammad con el dios de la luna. Era costumbre nombrar a los hijos con nombre adjunto al nombre de Allah y hasta hoy día en los países “árabes islámicos”.
Pero ¿Allah es el mismo Dios de los cristianos? No.
Yo sé que esto puede ser una sorpresa para muchos cristianos que pensaban erróneamente que Allah era simplemente otro nombre para el Dios de la Biblia. Esto se debe a que Muhammad, inteligentemente, dijo que Allah era el Dios de los judíos y de los cristianos. Claro que como las creencias de Muhammad se contradecían con la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento), tuvo que decir que los judíos y los cristianos falsearon las Escrituras, y por lo tanto Allah los rechazó y los maldijo, y envió a Muhammad para sustituir la Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) con el Corán y el judaísmo y el cristianismo con el Islam.
Los cristianos cuando mencionamos el nombre de Dios o la persona de Dios, siempre lo hacemos junto con el Padre, porque nadie rechaza la idea de que Dios es un Padre. Veamos lo que dicen los musulmanes o el Corán (Sura 5:17) “No creen, en realidad, quienes dicen: Alá es el Ungido, hijo de María. Di: ¿Quién podría impedir a Alá que, si Él quisiera, hiciera morir al Ungido, hijo de María, a su madre y a todos los de la tierra? De Alá es el dominio de los cielos, de la tierra y de lo que entre ellos está. Crea lo que Él quiere. Alá es omnipotente”.
(Sura 4:171) “¡Gente de la Escritura! ¡No exageréis en vuestra religión! ¡No digáis de Alá sino la verdad: que el Ungido, Jesús, hijo de María, es solamente el enviado de Alá y Su Palabra, que Él ha comunicado a María, y un espíritu que procede de Él! ¡Creed, pues, en Alá y en Sus enviados! ¡No digáis ‘Tres’!
¡Basta ya, será mejor para vosotros! Alá es sólo un Dios Uno. ¡Gloria a Él! Tener un hijo… Suyo es lo que está en los cielos y en la tierra… ¡Alá basta
como protector!”.
(Sura 17:111) “di: ¡Alabado sea Alá, Que no ha adoptado un hijo, ni tiene asociado en el dominio, ni amigo frente a la humillación! ¡Y ensalza Su grandeza!”

El apóstol Juan explicó bien claro que es imposible adorar al Padre y negar al Hijo al mismo tiempo. (1 Juan 2:23) “Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”. De acuerdo con el apóstol Juan, el Dios adorado por los musulmanes NO es el Padre. El Islam niega que Jesús es el Hijo de Dios y que Dios es un Padre, por lo tanto
niega al “Padre y al Hijo”. De modo que el Islam es una religión anti-Cristo. No puede ser una religión bíblica y una religión anti-Cristo al mismo tiempo. Los atributos de Allah son radicalmente diferentes del Dios de la Biblia. Por ejemplo: Allah no se encarnó, no tomó un cuerpo de carne y hueso para lograr la salvación del hombre. Solo porque alguien crea en un solo dios, eso no implica que cree en el verdadero Dios. Muhammad proclamó que Allah es el verdadero Dios.

El hecho evidente es que los musulmanes han perseguido incansablemente a los cristianos como “infieles”. Los musulmanes en realidad saben que Allah NO es el mismo Dios que los cristianos adoramos. De lo contrario nunca nos mirarían como infieles. Los musulmanes saben esto y por eso nos persiguen. Algunos musulmanes dicen, que Allah es el mismo Dios de los cristianos, y lo hacen de una forma evangélica engañosa para convencer y convertir el cristiano ignorante o simplemente a la persona que no conoce el Islam. Y esto lo hacen sabiendo que están engañando. Porque su dios o Allah permite el engaño o la mentira.
¿Qué dios es este Allah que permite el engaño, la mentira? El Corán lo describe como el dios de la intriga, le llama el mejor de los intrigares (Sura 8:30) “Y cuando los infieles intrigaban contra ti para capturarte, matarte o expulsarte. Intrigaban ellos e intrigaba Alá, pero Alá es el Mejor de los que intrigan”. (Sura 13:42) “Sus antecesores intrigaron, pero el éxito de toda intriga depende de Alá. Sabe lo que cada uno merece y los infieles verán para quién es la Morada Postrera”.
¿Qué dios es este Allah que ordena a sus seguidores ser enemigos de las otras religiones? Combatir contra ellos hasta la conversión y si no lo hacen se les condena a la esclavitud o a la muerte. Allah ordina a Muhammad y sus seguidores en (Sura 8:60) “¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce! Cualquier cosa que gastéis por la causa de Alá os será devuelta, sin que seáis tratados injustamente”. En la Sunna (Ley islámica), Sahih Al Bujari, Bab Al- Iman, Hadiz o dicho N. 25, habla del Yihad: “Muhammad dijo: Allah me ordenó luchar contra todos aquellos que no manifiesten la declaración de la Fe musulmana, No hay más dioses que Allah, y Muhammad su mensajero, deben rezar, dar limosna y ayunar en el mes de Ramadán. Si hacen todo eso serán salvados, si no lo hacen, tienen la muerte segura”.
De una forma diferente Jesús nunca ha recurrido a la violencia ni siquiera en lo que comúnmente entendemos como legítima defensa. Jesús no era un suicida pero, cuando le obligaron a tener que elegir entre morir o matar, optó por morir. Y no sólo eso: Jesús nunca iba armado, tampoco sus discípulos. Cuando intentaron Sus discípulos a recurrir a las armas Jesús se las quitó de las manos (Lucas 22:47- 53) “Mientras él todavía hablaba, ¡mira!, una muchedumbre, y el que se llamaba Judas, uno de los doce, iba delante de ellos; y se acercó a Jesús para besarlo. Pero Jesús le dijo: Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del hombre? Cuando los que estaban en derredor de él vieron lo que iba a acontecer, dijeron: Señor ¿herimos con la espada? Uno de ellos sí hirió al esclavo del sumo sacerdote y le quitó la oreja derecha. Pero, respondiendo, Jesús dijo: Hasta esto dejen que llegue. Y tocó la oreja y lo sanó. Entonces Jesús dijo a los sacerdotes principales y a los capitanes del templo y a los ancianos que habían venido allí por él: ¿Salieron con espadas y garrotes como contra un salteador? Mientras estaba con ustedes día tras día en el templo no extendieron las manos contra mí. Pero esta es su hora y la autoridad de la oscuridad”. Jesús murió por todos nosotros, por toda la humanidad, incluso los musulmanes. Después de su resurrección Jesús envió a los suyos por el mundo sin armas ni ejércitos, aún sabiendo que iban a sufrir mucho por presentarse en debilidad (de hecho el martirio es una moneda corriente en la vida de los cristianos).

Podríamos seguir indefinidamente citando palabras y hechos en los que Jesús muestra en qué consiste ese Reino de los Cielos del que habla pero, para simplificar, resumámoslo en unas palabras que no por conocidas deja de ser
urgente oírlas cada día: (Lucas 6:27-38) “Pero os digo a los que me escucháis: amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian, bendecid a los que os maldicen, orad por los que os difaman. A quien te golpee en una mejilla preséntale también la otra; a quien te quite el manto no le niegues la túnica. A quien te pida, da, y a quien te quite lo tuyo no se lo reclames. Y lo que queráis que los demás os hagan a vosotros, hacédselo vosotros igualmente. Porque si amáis sólo a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores aman a los que les aman. Y si hacéis el bien a los que os lo hacen a vosotros, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores hacen otro tanto. Y si prestáis a aquellos de los que esperáis recibir a cambio, ¿qué mérito tenéis? También los pecadores prestan a los pecadores para recibir otro tanto. Vosotros: amad a vuestros enemigos, haced el bien y prestad sin esperar nada a cambio: vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno también con los ingratos y los perversos”.

Jesús vive así y pide a los suyos hacer lo mismo.

Los islamistas no creen en el progreso, solo creen en el mensaje de Allah, para ellos es perfecto y no hay nada que lo pueda complementar. Por tanto proponen la vuelta al comienzo, a los orígenes del Islam del siglo VII que se expande por todo el mundo. El islamismo tiene además unas técnicas de predicaciones muy ensayadas y muy convincentes. Volver al pasado, unificar las cuatro escuelas jurídicas en una sola; crear una sola comunidad de fieles en todo el Planeta, uniendo por encima de los estados a los mil doscientos millones de musulmanes de todo el Planeta; una Umma sin fisuras.

Esta es la verdad sobre Allah el dios de los musulmanes, y eso lo que hay que conocer.

Fuente: periodistadigital.com

El “Día del Señor”: ¿Es el Domingo o el Sábado?

“Recuerda el Shabat para santificarlo. Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día es un día de reposo para YHVH tu Elohim: no hagas ningún trabajo –tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu bestia, ni el extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo YHVH el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día; por eso bendijo YHVH el día del Shabat y lo declaró sagrado.”

Éxodo 20:8-11

Estoy absolutamente convencido que  Éxodo 20 es uno de los pasajes más conocidos en la historia teológica de la fe (junto al Salmo 23 y Juan 3:16, entre otros). Especialmente hoy resulta muy leído entre las comunidades de creyentes en el Mesías. La mayoría de los creyentes concuerdan en que los Diez Mandamientos son el fundamento más importante para llevar una vida piadosa e íntegra ante el Eterno Creador. Pero a pesar de esta certeza difundida por el propio Espíritu de Dios en la mente y corazón de cada hijo, la problemática siempre es la misma: de los diez solo se observan unos pocos. Por ejemplo, ¿por qué muchos sólo observan nueve, y obvian la ordenanza de guardar el día de reposo (shabat), cambiándolo por el domingo?
A través de toda la Escritura, vemos que el día señalado por Yahvéh para tener reposo e intimar con Él por medio del estudio de las Escrituras es el Shabat, el cual corresponde al sábado (séptimo día) en nuestro calendario semanal. ¿Por qué? Veamos las respuestas que nos da la misma Escritura (Biblia):
“Para el séptimo día había concluido Elohim la obra que estaba haciendo, y cesó en el séptimo día de toda la obra que había hecho. Entonces Elohim bendijo al séptimo día y lo declaró sagrado, porque en él cesó Elohim de toda obra de creación que había hecho.”
Génesis 2:2-3
El relato nos muestra con claridad que Yahvéh, desde la creación misma, bendijo y apartó el día séptimo, como su tiempo simbólico de la eternidad en comunión con lo creado. Todos estamos seguros que el Creador no necesita reposar; Él es Elohim Omnipotente y no necesita descanso. Él no se cansa, ni desmaya (Isaías 40:28). Entonces, si el mismo Creador, siendo el Todopoderoso,reposó en el séptimo día, ¿cuánto más nosotros?  Más bien el escogió reposar para darnos un mensaje.

“Seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es día de reposo; en él no se
hallará.”
Éxodo 16:26 (RV1960)
En este versículo vemos que Yahvéh ordena al pueblo de Israel a guardar el día de reposo cuando les suple el maná (vea el capítulo 16 completo para obtener todos los detalles). Incluso, les dice que recojan doble porción durante el día sexto, pues durante el día de reposo o Shabat no habría provisión. Nuevamente, ¡hasta el mismo Creador escogió reposar el séptimo día! No porque tuviera necesidad de hacerlo, sino porque quería enviar un mensaje al pueblo de Israel por medio de su ejemplo.
“Háblale al pueblo israelita y dile: Estos son mis tiempos señalados, los tiempos señalados de YHVH, que deberán proclamar como ocasiones sagradas. Seis días se puede trabajar, pero el séptimo día será un Shabat de completo reposo, una ocasión sagrada. No deben hacer ningún trabajo; será un reposo de YHVH en
todos sus establecimientos.”
 (Levítico 23:2-3)
El capítulo completo de Vayiqrá/Levítico 23 nos habla acerca de las fiestas o convocaciones que Yahvéh ordenó a su pueblo celebrar. Mucha gente ha creído aquello que la teología gnóstica-masónica alega: que estas convocaciones son solamente de y para los “judíos” y que no nos competen a los occidentales cristianos. Sin embargo, la Escritura no dice que son las “fiestas de los judíos”; ella es bien clara en afirmar que son las fiestas de Yahvéh. Si decimos que somos su pueblo, debemos perseguir sus intereses, los cuales están plasmados claramente en la Escritura. Aquí percibimos que a Yahvéh si le interesa que su pueblo guarde el Shabat, tal y como Él lo estableció en Su Instrucción (Torah). De hecho, ¡es la primera convocación festiva establecida por su perfecta voluntad, según en este capítulo y el resto de las Escrituras!
“Si te abstienes de pisotear el Shabat, de encargarte de tus negocios en mi día santo; si llamas al Shabat ‘delicia’, al día consagrado a YHWH “honorable”; y si lo honras y no sigues tus propios caminos ni te ocupas de tus negocios, ni buscas tu propia conveniencia, entonces podrás buscar el favor de YHVH. Yo te haré cabalgar sobre las alturas de la tierra, y te haré disfrutar la heredad de tu padre Yaakov –porque la boca de YHVH ha hablado.”

(Isaías 58:13-14)
¡Qué hermosa promesa para aquellos que guardan el Shabat según su Palabra! El mismo Creador nos exhorta a llamar al Shabat delicia. No hay duda alguna, que dentro de ese período de horas que conforman el séptimo día se esconde un poder espiritual de origen divino que permite al alma humana vibrar en las bendiciones de los lugares celestiales (Efesios 1:3)
 Entiendo que la idea de guardar el día de reposo resulta al principio algo tedioso para muchos de aquellos que lo intentan. De hecho, tengo que confesar que, cuando comencé a guardar este maravilloso día Shabat, me resultaba difícil, pues no estaba acostumbrado. Sin embargo, a medida que me fui sumergiendo en Su Palabra y obedeciendo sus instrucciones, empecé cada semana a anhelar la llegada del Shabat. Ahora, tanto yo como mi familia, esperamos con ansias la llegada de ese hermoso día; esto es verdaderamente una delicia.
“Bienaventurado el hombre que hace esto, y el hijo de hombre que lo abraza; que guarda el día de reposo para no profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal.”
(Isaías 56:2)
Una vez más, vemos en este verso (y el resto del capítulo 56, el cual habla también sobre los extranjeros) que el Creador promete bendición para aquellos que guardan el Shabat, no importando su procedencia. Podemos ver claramente aquí que ésto no es sólo para los “judíos”, sino para todo aquel ser humano de las naciones, que acepte su pacto, obedeciendo así su Palabra.
“El pueblo israelita guardará el Shabat, observando el Shabat a través de los siglos como una alianza perpetua: será una señal perpetua entre el pueblo de Yisrael y yo. Porque en seis días hizo YHVH el cielo y la tierra, y en el séptimo día cesó de trabajar y reposó.” 
(Éxodo 31:16-17)
En estos versos encontramos dos datos muy importantes:
  • El primero, es que el Shabat es un día
    festivo que debe celebrarse de generación en generación, por pacto perpetuo. Entendemos que algo perpetuo es algo perdurable, que se mantiene a través del tiempo, no importando lo que suceda, lo cual confirma que esta ordenanza aún está vigente en nuestros días, y continuará así por el resto de las generaciones (Isaías 66:23).
  • El segundo dato importante es que el Shabat es una señal que distingue al Pueblo del Eterno Dios, de todos los demás. En otras palabras, aquellos que son pueblo de Yahvéh deben guardar el Shabat como señal al mundo de que, efectivamente, son Su Pueblo.
Ahora bien, después de considerar estos lineamientos bíblicos acerca del sábado, lo invito a ir a las pautas escriturales que nos hablan del domingo… Bueno,… me temo que el viaje escritural durará poco, …mejor dicho nada, pues en ninguna porción de la Escritura nos encontramos con la idea de que el domingo haya pasado, por orden divina, a sustituir al sábado (Shabat) como día del Señor.
Entonces, ¿qué hacemos? ¿Cómo es que este día está hoy considerado por la masa de la cristiandad como el día de adoración que los apóstoles y las primeras comunidades guardaban?¿Será que la fundamentación de esto que no encontramos en la Escritura pueda esconderse en algún hecho histórico? ¿Cómo se llevó a cabo el cambio, sustituyendo el domingo por el sábado como el día de culto? Considerando que el Shabat es un estatuto perpetuo, ¿por qué muchos no lo guardan hoy día? Todo esto es, posiblemente, una de las más inquietantes preguntas religiosas entre la forma de pensar cristiana de hoy. Multitudes incontables, conformadas por hombres pensantes, se han preguntado cuándo, cómo y por qué el cambio se produjo.
He escuchado varias razones por las cuales algunos sectores han escogido no guardar el Shabat, de las cuales la más común es que “Jesús (como erróneamente le llaman) abolió el Shabat y estableció el domingo como el nuevo día para congregarse. Sin embargo, esto es totalmente incorrecto, como veremos a continuación.
Muchos insisten en asegurar que el Shabat fue abolido por Yeshúa ya que él dijo que era “señor del sábado” (Marcos 2:28) y que, al resucitar domingo, él estableció ese día para recordarlo y celebrarlo. Sin embargo, ésto está muy lejos de la Verdad.
En primer lugar, Yeshúa NO resucitó domingo, sino durante la tarde del Shabat, antes de ponerse el sol. Por otro lado, cuando Yeshúa dijo que era dueño o “señor” del sábado, bajo ningún motivo estaba aboliendo el Shabat como día de reposo. Si leemos el contexto de este pasaje, esta frase fue una respuesta a los fariseos que criticaron a los discípulos por recoger espigas durante el Shabat, pues tenían hambre. Yeshúa se oponía a la manera estricta e inhumana que tenían los fariseos y otros líderes religiosos de interpretar y aplicar la Torah referente al sábado, y éste es un vivo ejemplo de ello. En otras palabras, Yeshúa recriminó a los fariseos por poner sus dogmas de hombres por encima de la necesidad humana, y demostró la forma correcta de seguir las instrucciones dadas por Yahvéh. De hecho, ¡que mejor día para atender la necesidad humana y traer reposo a los oprimidos que el mismo día de reposo! En adición a ésto, más que abolir la observancia del Shabat con esta frase, Yeshúa estaba anunciando al mundo que ni aun la muerte lo iba a retener durante el Shabat. Por otro lado, si Yeshúa hubiese tenido en mente abolir el Shabat, ¿por qué él mismo lo observó?
Claramente lo dice la Escritura:
“Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.”
 (Lucas 4:16)
Era costumbre de Yeshúa, desde su niñez, y como todo judío practicante de Israel, reposar el séptimo día y acudir a la sinagoga, ya sea para escuchar la exposición de las Escrituras, o para él mismo enseñar.
Luego de la muerte de Yeshúa, sus discípulos siguieron observando el Shabat:
“Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.”  (Hechos 13:14)
“Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos, los gentiles les
rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas.” 
(Hechos 13:42)
“Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo
predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.” 
(Hechos 15:22)
Incluso, el mismo Pablo guardó el Shabat durante toda su vida y ministerio:
“Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido.” 
(Hechos 16:13)
“Y de acuerdo con su costumbre, Pablo entró a reunirse con ellos, y por tres Shabatot (sábados) discutió con ellos basándose en las Escrituras, explicando y demostrando que era necesario
que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos. Él decía: ‘Este Yeshúa, a quien yo les anuncio, es el Mesías’.”
(Hechos 17:2-3)
Entonces, y regresando a la cuestiones del domingo, si los discípulos y Pablo aun guardaban el Shabat durante el primer siglo, luego de la muerte de Yeshúa, ¿en qué momento se dejó de observar?
Un estudio cuidadoso de las fuentes históricas existentes en los siglos primero al quinto revela el hecho sorprendente de que la transferencia de la santidad del verdadero sábado bíblico al domingo fue un proceso largo y gradual.
 
El Dr. Kenneth Strand, profesor de Historia de la Iglesia, en la Universidad de Andrews, en Berrien Springs, Míchigan, categóricamente afirma, “Hasta el segundo siglo no hay evidencia concreta de una celebración cristiana semanal del domingo, en ninguna parte. Las Primeras referencias específicas durante ese siglo, vienen de zonas de Alejandría y Roma que ya habían rechazado la observancia del séptimo día sábado desde muy temprano.” (The Sabbat in Scriptures and History, pág. 330, Review and Herald Publishing Association, 1982).
La contestación la encontramos en las reformas de Constantino I. Aunque una discusión acerca de quién fue Constantino I y su influencia sobre la iglesia moderna está fuera del alcance de este escrito, sí les puedo asegurar que fue uno de los más grandes antisemitas de todos los tiempos, y sus imposiciones y reformas han afectado negativamente la realidad de las Escrituras hasta hoy.
 A continuación citaré un artículo de Wikipedia en español sobre el emperador Constantino I:
“Las leyes de Constantino mejoraron en muchas facetas las de sus predecesores, aunque también son un reflejo de una época más violenta. Algunos ejemplos de estas leyes son… el domingo fue declarado día de descanso [énfasis añadido], en el cual los mercados permanecerían cerrados, así como las oficinas públicas (excepto para el propósito de la liberación de esclavos). No había restricciones para el trabajo en las granjas”.
De modo que no fue Yeshúa, ni los discípulos, ni Pablo, quienes abolieron la observancia del Shabat, sino Constantino I, quien fundó las bases de la religión llamada cristianismo.
Sin embargo, como ya hemos visto a través de las Escrituras, este diseño de celebración no fue lo que Yahvéh estableció en su Palabra. La observancia del domingo como “día del señor” está fundamentada en la adoración al sol, en especial el mitraísmo (adoración a la deidad Mitra) romano, lo cual nuestro Creador condena. Ni siquiera me atrevería a llamar al domingo “día de reposo”, pues la verdad es que nadie reposa como tal ese día; la mayoría de la gente asiste a la iglesia y luego siguen su día de trabajo realizando diligencias como cualquier otro día.
Para concluir, cabe mencionar que el Shabat será celebrado en el reino venidero:
“Porque como el cielo nuevo y la tierra nueva que voy a hacer perdurarán por mi voluntad –declara YHVH– así perdurará la simiente y el nombre de ustedes. Y novilunio tras novilunio, y Shabat tras Shabat, vendrá toda carne a adorarme –dijo YHVH.”
Isaías 66:22-23 (VIN)
Si finalmente el Shabat será observado en el reino venidero, ¿qué sentido lógico hace que Yahvéh haya establecido el Shabat como estatuto perpetuo en la antigüedad, para luego abolirlo a través de Yeshúa, para finalmente volverlo a restaurar? No hace sentido; más bien da una imagen errónea de un ser Supremo que no tiene firmeza en su propia palabra, o está indeciso, o no planifica su obra. ¡No, de ninguna manera! ¡Ése no es Yahvéh, el Poderoso y Fiel! Su Palabra permanece para siempre, y nunca cambia. Lo que Él dijo ayer, sigue estando
vigente hoy, y permanecerá así por siempre.
“Él no es un hombre para ser caprichoso, ni un mortal para cambiar de opinión. ¿Hablará él para no actuar, prometerá para no cumplir?” 
(Números 23:19)
De modo que, si somos Su Pueblo, debemos guardar sus mandamientos procurando ser fieles a todo lo que originalmente Él ha revelado. Ellos son una delicia para nuestra vida, y nos traen bendición y vida eterna.
“…si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.”  
(Mateo 19:17)

200 PALABRAS POR QUÉ NO SOY CATÓLICO ROMANO.


Por NATHAN BUSENIT

Si alguien me preguntara por qué yo no soy católico,
éste sería mi respuesta en 200 palabras o menos:
Creo que la Iglesia Católica Romana ha errado
gravemente en tres áreas fundamentales: en su acercamiento a Dios, la Biblia, y
la Salvación.
1) En su acercamiento a Dios, el catolicismo romano
aprueba la veneración de (es decir, postrándose ante) las imágenes y reliquias,
anima a orar a los santos, y promueve a María a un estado semi-divino. Todos
ellos constituyen diferentes formas de idolatría, que la Escritura condena (cf.
Ex 20:4-5; Lev 26:1, Hechos 10:25-26; Apocalipsis 22:8-9).
2) En su acercamiento a la Biblia, el catolicismo
romano eleva la tradición de la iglesia a un lugar de autoridad igual a (y en
la práctica mayor que) la Escritura. El Señor Jesús condenó el judaísmo del
primer siglo como apóstata porque igualmente elevó las tradiciones de los
hombres por encima de la Palabra de Dios (Marcos 7:6-8).
3) En su enfoque de la salvación, el catolicismo
romano añade varias obras sacramentales al evangelio de la gracia. De manera
similar, el apóstol Pablo condenó los judaizantes porque añaden obras de
justicia propia al Evangelio (cf. Hechos 15:1-11; Rom 11:6 ; Gal 1:6-9 ).
Estas cuestiones fundamentales, además de una serie
de otros problemas doctrinales (por ejemplo, el purgatorio, el papado, el
celibato sacerdotal, las indulgencias, los apócrifos, etc.) me llevan a
rechazar el catolicismo romano.

Los Seis Síntomas de una Iglesia Disfuncional o Enferma

Por Thom S. Rainer *

En primer lugar, la definición de una iglesia disfuncional o enferma, dice, se refiere a una congregación que ya no lleva a cabo los propósitos bíblicos fundamentales y esenciales. En otras palabras, la iglesia no funciona correctamente; por lo que se le puede aplicar el término de disfuncional.
Explica que “por desgracia” no tuvo que buscar mucho para encontrar más de 20 ejemplos actuales de iglesias claramente disfuncionales. “En mi búsqueda, encontré seis temas recurrentes en todas ellas”.
En concreto, en cada una de esas veinte congregaciones, en la iglesia se manifestaban claramente como mínimo tres de estos seis síntomas.
Reider reconoce que este artículo se queda “cojo” al referirse sólo al estado negativo de muchas congregaciones, pero adelanta que también está preparando otro con las respuestas que obtuvo de un análisis en busca de posibles soluciones. En cuanto se publique, lo difundiremos.
Y ahora, los seis síntomas de una iglesia disfuncional
1. ERRORES TEOLÓGICOS GRAVES OMNIPRESENTES EN LA IGLESIA. 
No se refiere, explica, a diferencias sobre cuestiones de los tiempos de la escatología. “Estos errores a los que me refiero eran la negación de las verdades esenciales de la fe cristiana. En algunos casos, el liderazgo ya no predica la exclusividad de la salvación por medio de Cristo”.
2. LA IGLESIA ES CONOCIDA COMO “DEVORADORA DE PASTORES.” 
La congregación a menudo termina con la labor pastoral de una manera abrupta y de forma habitual. Quizás no siempre son formalmente expulsados, o cesados en su cargo, pero sí claramente presionados para que se vayan.
Por este motivo, se trata de un tipo de iglesias en las que el tiempo de labor pastoral de una misma persona es siempre corto como norma.
3. LA CONGREGACIÓN VIVE UN CONFLICTO GRAVE. 
Cualquier grupo social finalmente siempre va a tener que afrontar algún tipo de conflicto a diferentes niveles: las familias, los compañeros de trabajo, los grupos de estudiantes, y las iglesias. Por lo tanto esto en sí mismo no es ningún síntoma negativo.
Pero las iglesias disfuncionales tienen conflictos a un mayor nivel, que a menudo se refleja en frecuentes explosiones emocionales entre miembros y líderes.
4. CASI NADIE EN LA ZONA SABE QUE EXISTE ESA IGLESIA.
Dice Rainer que uno de los sencillos pasos que ha hecho en su estudio es visitar las empresas que se encuentran dentro de un radio de un kilómetro alrededor de la iglesia. En esa visita, simplemente les pregunta cómo llegar a esa iglesia concreta. “Si nadie ha oído hablar de la iglesia en ese círculo próximo, sé que algo está mal”, afirma.
5. LA IGLESIA DISMINUYE, MIENTRAS LA COMUNIDAD CRECE.
Un simple ejemplo es la mejor forma de explicar esto. Supongamos que una iglesia ha disminuido en cuanto a la asistencia al culto en un 3% en los últimos dos años. Ahora, supongamos también que la comunidad en la que se encuentra esa iglesia ha crecido un 4% en los últimos dos años.
El contraste entre las dos tasas de crecimiento es llamativa y un claro síntoma de una iglesia disfuncional”, dice Raider.
6. LA IGLESIA ES “PROPIEDAD FAMILIAR Y DE GESTIÓN FAMILIAR”
Una familia en particular, incluso aunque se trate de una familia muy extensa, es la que realmente toma todas las decisiones importantes en la iglesia. Nada se hace sin su visto bueno, y generalmente esto incluye el del patriarca o la matriarca de la familia.
Si esto ocurre, en definitiva, “la iglesia existe en gran medida para satisfacer las necesidades de una familia”.

 

* Thom S. Rainer, es un colaborador habitual del Christian Post, ha publicado un análisis para conocer si una iglesia se puede considerar realmente enferma.

 

 

Fuentes: The Christian Post

La historia negra que se esconde en la memoria del rey Juan Carlos I de España

Lo que sucedió aquel 29 de marzo de 1956 sacudiría a Juan Carlos por el resto de su vida. En ese entonces, tenía 18 años. Estaba con su familia, los condes de Barcelona Juan y María de Borbón, en Estoril, la localidad portuguesa donde la familia real vivió durante la dictadura de Francisco Franco. Juan Carlos estaba con su hermano menor, Alfonso. Jugaban a gatillar una pistola aparentemente descargada, pero en su interior quedaba una bala. El tiro fue directo hacia el rostro de Alfonso, de 15 años, quien murió en el acto. “Aquel día se me paró la vida”, relató la madre. El episodio es conocido como “la leyenda negra de la monarquía”.
El comunicado oficial de la monarquía dio otra explicación. “Mientras su Alteza el Infante Alfonso limpiaba un revólver aquella noche con su hermano, se disparó un tiro que le alcanzó la frente y lo mató en pocos minutos. El accidente se produjo a las 20:30, después de que el Infante volviera del servicio religioso del Jueves Santo, en el transcurso del cual había recibido la santa comunión”, decía.
Los intentos de los reyes de esconder el homicidio accidental de su hijo en manos de su hermano mayor para protegerlo de la opinión pública y evitar problemas en la sucesión monárquica fueron vanos. Poco después, se daría a conocer la verdad. “Apretó el gatillo sin saber que el arma estaba cargada”, fue una frase repetida una y otra vez por los allegados de la familia real. Se cuenta que la culpa persiguió a Juan Carlos, aunque siempre evitó romper el silencio sobre ese día fatal. Su madre fue quien más sufrió, quien les había dado la pistola para que se entretuvieran un rato durante ese día de lluvia.
“Don Alfonso recibió sepultura en el cementerio de Cascais, al mediodía del sábado 31 de marzo de 1956. Don Juan Carlos asistió a la ceremonia vestido con el uniforme de oficial cadete de Zaragoza. Incapaz de soportar la presencia de su hijo mayor, Don Juan le ordenó que volviera a la Academia Militar. El general Martínez Campos y el comandante Emilio García Conde se habían presentado allí con un avión militar español en el que el Príncipe fue devuelto a Zaragoza”, recoge el historiador inglés Paul Preston, autor de diversas obras de historia contemporánea de España y miembro de la Academia Británica de Historia.

Consideren este documental: 

Nelson Mandela: Palabras de un orador de la Paz

«MEMORABLE VICTORIA HUMANA»

Discurso pronunciado por Nelson Mandela en la ceremonia de entrega del Premio Nobel el 10 de Diciembre de 1993.

(…) Represento en este momento a los millones de personas que se han atrevido a rebelarse contra una sistema social cuya propia esencia emana de la guerra, de la violencia, del racismo, de la opresión, de la represión y del empobrecimiento del conjunto de una población.
 
Represento asimismo a los millones de personas en el mundo pertenecientes al movimiento antiapartheid, a los gobiernos y las organizaciones que se han unido a nosotros, no para combatir a Sudáfrica como país, sino para oponerse a un sistema inhumano y poner pronto fin al crimen contra la humanidad perpetrado por el apartheid. 
 
(…) Esos innumerables seres humanos, sean o no sudafricanos, han tenido la nobleza de cerrar el paso a la tiranía y a la injusticia sin tratar con ello de obtener el menor interés personal. El daño inflijido a una persona es también el nuestro, y por tanto obraron en aras de la defensa de la justicia y del simple decoro.
 
Gracias a su valor y a su tenacidad durante largos años, podemos augurar ya el día en que la humanidad entera se congregará para celebrar una de las más memorables victorias humanas de nuestro siglo.
 
Cuando llegue ese día, todos juntos nos congratularemos de nuestra victoria común contra el racismo, el apartheid y el dominio de la minoría blanca.
 
(…) El valor de la recompensa que todos compartiremos será y deberá ser calibrado en función de la venturosa paz que triunfará, pues la humanidad, que une a negros y blancos en una única y misma raza, exige que cada uno de nosotros pueda vivir en lo sucesivo como una criatura del paraíso.
 
Así habremos creado una sociedad en la que naceremos todos iguales, con idénticos derechos a la vida, a la libertad, a la prosdperidad, a la dignidad humana y a un gobierno justo.
 
Esta sociedad no deberá tolerar jamas que vuelva a haber prisioneros de conciencia ni que se violen de nuevo los derechos humanos de ninguna persona.
 
Asimismo, nunca deberá volver a suceder que las vías que conducen a un cambio pacífico sean de nuevo obstruídas por usurpadores que tratan de privar al pueblo de todo poder en aras de sus propios fines innobles.

San Valentín Flechando a la Tradición Religiosa con el Neoliberalismo Actual

Autor: P.A. David Nesher
Llegamos ya al 14 de febrero. El día de San Valentín, como la Babilonia actual lo llama. El día de los enamorados, y de la amistad en muchos países del mundo. Pero, y más allá de todo expectativa que esta fecha genera, la pregunta que hoy me surgió fue: ¿qué sabemos de éste singular santo? Y descubrí que casi nada. Digo casi nada, porque hasta ahora entiendo que manejamos los datos que el mismo sistema de medios que usa la gran P… nos ha informado y programado.
Para contestar esta pregunta, recurrí en primer lugar a la Enciclopedia Católica. Según ella, el santo cuya festividad cayó en la fecha conocida hoy como Día de San Valentín fue posiblemente uno de los tres mártires que fueron ejecutados en el año 270 d.c durante el reinado del Emperador Claudio II. Cuando digo “fue posiblemente”, lo hago porque en verdad descubrí que la realidad de este “mártir” es incierta. Es más, no se está seguro quién era, qué hacía, como así tampoco se sabe de dónde provenía y dónde vivió. Por eso, se habla de tres “Valentines”. Según la misma Enciclopedia Católica, este Valentín, bien pudo haber sido:
  • Un médico romano que se hizo sacerdote y que casaba a los soldados, a pesar de que ello estaba prohibido y que fue decapitado. Muy venerado en Francia
  • Un obispo de la ciudad de Interamna (hoy Terni, Italia), donde supuestamente se encuentran los restos del cuerpo conservados en la homónima basílica, y donde el 14 de febrero es la fiesta patronal.
  • Un mártir de la provincia romana de África, durante la conquista de África.

Los mismos autores de la Enciclopedia Católica afirman que los datos que han llegado hasta nosotros sobre estos tres supuestos mártires “carecen de valor histórico” por ser escasos, insuficientemente fundamentados y de fecha muy posterior al tiempo en que se presume que hayan vivido. Por todo esto, es interesante aportar que la Iglesia Católica dejó de celebrar este aniversario de martiriología a partir del año 1969, justamente por dudar de su identidad e incluso de su existencia.

Como lograrán ver, todo esto es muy confuso, tal y como ocurre en todo el sistema de cosas que gobierna a la humanidad. Yo le diría que esto es más del mismo cuento de siempre: el poder de la tradición y sus “inocentes” costumbres. Nos encontramos ante un “santo” que vivió según lo que la tradición babilónica dice por “allí”, aunque la historia no pueda corroborar su existencia con aporte alguno por aquí.
Pues bien, si de tradición se trata, sabemos que Jesús, ministrando en la Tierra, confrontó a los hipócritas líderes religiosos judíos que criticaron a sus discípulos por no adherir a uno de los extraños requisitos que ellos habían agregado a la Palabra de Dios, dijo: “así invalidáis la palabra de Dios mediante vuestra tradición” (Mateo 15:1-9; Marcos 7:1-13).
Esa palabra tradición, es traducida del griego paradosis, y aparece 13 veces en el texto griego del Nuevo Pacto. Simplemente significa “transmitir de uno a otro.” El contexto de los pasajes citados determina un dilema: si lo que fue transmitido fue la Verdad de Dios o proviene de las ideas de los hombres que se oponen a la Verdad.
Vemos que, tal como dijo Jesús, lo que se origina en las mentes de los hombres y contradice la verdad, “invalida” la Palabra de Dios. Eso significa que creer en el error no genera los beneficios de creer la verdad, y hasta podría incluso traer consecuencias. Podemos deducir lo mismo de los versículos 31 y 32 de Juan capítulo 8:
Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis
discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres
”.

¿Qué es lo contrario a eso? ¿Acaso no será que creer el error lo ata a usted en cierto grado? Sí, y es así como la “tradición” invalida la verdad. La verdad es lo que funciona en la vida, no las tradiciones.
Continuando con la vida del supuesto santo del amor, descubrí, al investigarlo, que toda ”anécdota” de su vida que se cuenta actualmente, ha sido probablemente inventada durante la Edad Media en Francia e Inglaterra cuando el día festivo de 14 de febrero (celebrado antes que el cristianismo llegara a estos lares) empezó a ser asociado con el amor, a raíz de la historia de San Valentín.
Una de esas leyendas aseguraba que este varón había sido ejecutado un 14 de febrero al no querer renunciar al cristianismo. Otro mito agregó la
idea de que su ejecución se debió al hecho de haber casado a parejas en secreto después de que el matrimonio fuese prohibido por el emperador Claudio II especialmente a sus soldados que buscaban el pretexto del casamiento como salvoconducto para no ir a la guerra.
Otra leyenda dice que es patrono de los enamorados porque su martirio coincidió con el momento del año en que los pájaros empiezan a emparejarse para aparearse.
Algunas fuentes dicen que el Valentín relacionado con el amor es el Valentín de Roma. Otros discuten aduciendo que es san Valentín de Terni. Algunos eruditos, para evitar disensiones que pudieran despertar conciencias concluyeron después que ambos serían la misma persona.
A lo largo de los siglos, estos tres Valentines se fueron unificando en la memoria popular dando lugar a un personaje, una historia y una tradición que no cesaron de enriquecerse a lo largo de los siglos, hasta constituirse en una leyenda sobre alguien que, tal como se lo recuerda hoy, jamás existió.
De todo esto deducimos que el día de San Valentín es típicamente occidental. Y especialmente debemos remontarlo a la Europa germánica y el actual Reino Unido. Desde aquí navegaría en los barcos de inmigrantes a los Estados Unidos. Luego, y como es de imaginarse, esta fiesta pagana se someterá en esta nación al dios Mammón (Baal Zifón o Belcebú), se vestirá de sus ropajes de “ingenuidad e inocencia” y se coronará de principios comerciales para así llegar a gran parte del mundo.
Para cerrar este tema, necesito volver a recordarles algo ya dicho, las tradiciones humanas son reglas que los humanos establecen y le dan la misma autoridad que a la palabra de Dios. Y si todo este tema comenzó en mi interior por una pregunta, quisiera cerrarlo haciéndole a usted, querido lector, otra: ¿qué es lo que agrada a Dios entonces? Al Señor le agrada solamente el corazón humilde y quebrantado que practica Su justicia. Por
lo tanto, entendemos que agradar a Dios no tiene nada que ver con el cumplimiento externo de costumbres humanas.

El reino de Dios no es cumplir reglas. Tampoco es celebrar costumbres sanas e ingenuas en el nombre de alguna virtud teologal y/o humana. El
Reino de Dios es sencillamente confiar en Él y vivir conforme a los códigos de Su Palabra.

(Nota: Para ampliar la cosmovisión respecto a esta celebración de origen pagano, recomiendo leer el siguiente estudio: 14 de febrero: Día del amor o tiempo de Baal-Molock)

También pueden consultar las siguientes bitácoras relacionadas con este tema:

San Valentín: los enamorados y la máscara de la lujuria

El amor: ¿Una química que se agota o una alianza que dura para siempre?

Ley de aborto no punible…¿La única opción?

Por Franco D’Amelio

Desde el aparato político y mediático se ha instaurado la idea en la mente del común de la sociedad que no existen alternativas viables de ningún tipo a la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo desde distintos actores sociales han surgido propuestas legales coherentes y completas que defienden no sólo los derechos del niño por nacer sino también promueven la ayuda a mujeres cuya integridad haya sido vulnerada en una violación.

Después de la Segunda Guerra Mundial la ONU proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos; partiendo de esa base en 1989 se realiza la primera convención por los derechos del niño, y en ella se declara –sin mediación religiosa alguna- el derecho del niño como ser pleno de derechos desde su concepción. Así también la Argentina se encuentra adherida al Pacto San José de Costa Rica que establece los derechos del niño desde la concepción; ambos casos por tratarse de acuerdos internacionales, tienen el mismo peso que una ley nacional en nuestro país. Estas son dos de los tantos argumentos  que encuentra  el Colegio de Abogados de Tucumán  para oponerse al  protocolo de aborto no punible que se promueve desde el gobierno nacional para actuar sobre las mujeres que se encuentren embarazadas como fruto de un acto sexual contra su voluntad, el cual vulnera los anteriores derechos.

Dicho protocolo permite que ante un caso de violación la mujer realice una declaración jurada en la cual declare haber sido abusada sexualmente para que se le practique un aborto en cualquier hospital del país. No obstante si la solicitante no realiza una denuncia al violador este quedará libre sin una investigación previa ya que desde el fallo de la Corte Suprema de Justicia “se aconseja no judicializar la cuestión” según lo expresó el citado Colegio de Abogados de la provincia norteña.

Esta medida no contempla el hecho de que según estadísticas de entes gubernamentales el 80% de las violaciones ocurren en el ámbito familiar por lo que de aprobarse en todo el país dicho protocolo, se promovería el abuso sexual sistemático de aquellas mujeres que conviven con el violador en su hogar al mismo tiempo que este quedaría impune. Así lo han evaluado los especialistas de Frente Joven, una coalición civil presente en distintas provincias, que ha presentado dos alternativas legales al protocolo promovido desde el gobierno nacional.

En la provincia de Mendoza presentaron en la Legislatura provincial las propuestas de la Ley de Protección Integral de embarazadas y del niño por nacer y la ley 62.903 prevención, asistencia y  compensación de las mujeres víctimas de violación seguida de embarazo según lo informó Bárbara Bajda, vocera de la institución. Ambas buscan darle un tratamiento más abarcativo al tema y recalcan la necesidad de proteger integralmente tanto los derechos de la mujer como del niño en su vientre sin necesidad de oponerlos.

Durante el fin de semana pasado se realizaron en toda la provincia cuyana movilizaciones a favor de la aprobación de estas leyes y en contra del protocolo no punible organizadas por la sede mendocina de Frente Joven. En las mismas participaron distintos actores sociales del rubro de la salud, jurídico y de distintas ong’s que incluían a representantes de los padres en pos de la adopción.

Para finalizar esa seguidilla de movilizaciones  a nivel provincial (pacíficas todas),  el día lunes  22 se organizó una mo-vida –como la denominaron los referentes de la coalición- frente a la Legislatura mendocina que convocó a más de quinientas personas. Se contó con la presencia de distintas organizaciones civiles como Red de Familias Solidarias entre otras y de distintos profesionales de la salud. Entre ellos se destacan como oradores el Dr. Fernando Saraví quien transmitió su experiencia profesional en el tema. También expuso en el acto el Dr. Abel Albino  presidente de la Fundación CONIN, una ong reconocida internacionalmente por su lucha contra la desnutrición infantil,  quien junto a Saravi y los médicos del público renovaron ante todos los presentes su juramento hipocrático garantizando defender la vida humana desde su profesión.

La semana próxima se efectuará la discusión de ambos proyectos de ley en la Legislatura de Mendoza según informaron fuentes cercanas al caso. De aprobarse estas leyes constituirían un antecedente para que se aplique en el resto del país y de esa manera comenzar a resolver una temática tan profunda como presente en nuestra realidad nacional.

Bitácoras Relacionadas:

 

La Vida: Valor y Derecho Supremo

 

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación

 

La Industria del Aborto: Descubren en Corea del Sur Cápsulas hechas con Carne de Fetos

 

Los Artículos de San José: “el Aborto NO es ningún Derecho”

 

La Historia de Gianna Jessen: Una Sobreviviente al Peor de los Genocidios… el Aborto