nuevo orden mundial

¿Qué es la batalla de altares según la cosmovisión apostólica?

Por P.A. David Nesher

¿Qué es una batalla cultural?

Disputa que tiene por objetivo por objetivo influir sobre los elementos culturales de una sociedad a través de las instituciones políticas y de los aparatos culturales de esa sociedad.

¿Qué son los elementos culturales?

Las creencias, las costumbres, los símbolos, los mitos, los valores, las historias, las normas, etc. Cosas intangibles, que la mayoría de nosotros pensamos que no sirven para nada, y que nos perdemos de vista en cuanto a su importancia, ya que son en verdad nuestros anteojos con los cuales logramos ver una realidad. Nuestro acceso a la realidad no es incontaminado. Nosotros tenemos anteojos. Éstos son todos los elementos que nombre al principio y que en conjunto los llamamos CULTURA. Justamente cuando yo modifico esos anteojos, lo que obtengo es una modificación de la manera que tengo de ver la realidad el mundo que me rodea (cosmovisión).

Al lograr modificar la forma en que se aprende la realidad, se logra modificar también la forma en que se actúa sobre esa realidad.

Te invito a escuchar esta conferencia:


El don del habla… (Lo que tienen en común la burra de Balaam y las minorías sub-representadas)

Por Adina Gerver.

La extraña historia de Balaam , su burra parlante y las bendiciones que otorgó a Israel se narra en Parashá Balak.

Después de que los israelitas se defendieron con éxito de los atacantes amorreos, el rey moabita Balac le pidió a Balaam que maldijera a los israelitas para debilitarlos. Luego de varias rondas de negociaciones con los representantes de Balac y con Dios, Balaam aceptó el cargo de Balac con la condición de que solo dijera lo que Dios le dijera.

En el camino, la burra de Balaam de repente se desvió del camino, presionó el pie de Balaam contra una pared junto al camino y, finalmente, simplemente se sentó en medio del camino. Después de cada incidente, Balaam golpeaba a su burra, sin ver al ángel de Dios que había bloqueado el camino del animal.

Después de la tercera paliza, Dios “abrió la boca de la burra” y esta le preguntó a Balaam: “¿Qué te he hecho que me has golpeado estas tres veces?” Entonces Dios le reveló el ángel a Balaam, y el ángel reprendió a Balaam, quien admitió su error. Bilaam luego continuó hacia Moab, donde, para disgusto de Balac, bendijo repetidamente a los israelitas en lugar de maldecirlos.

¿Por qué la burra parlante? La historia no habría sido sustancialmente diferente sin él y, al leerlo por primera vez, es difícil ver lo que agrega. Esta burra parlante anómala no escapó a los comentaristas judíos. La Midrash Números Rabá (20:14) explica que Dios “cerró la boca del animal [todos los animales], porque si hablaba, [la gente] no podía sujetarla ni pararse sobre ella. Porque este [burro] era la más estúpida de las criaturas y este [Bilaam] era el más sabio de los sabios, y tan pronto como ella habló, él no pudo pararse frente a ella”.

La subyugación, desde el punto de vista rabínico, es posible simplemente por la incapacidad de hablar. La repentina y sorprendente voz de la burra en esta historia cambia la dinámica del poder, dejando a Balaam impotente frente a su nueva autoridad.

El habla es una expresión profunda de poder, y su negación, un medio paralizante de opresión, en todo el mundo. Muchos gobiernos autoritarios imponen una censura estricta de los medios de comunicación, evitando que la corrupción y los abusos de los derechos humanos se expongan al público.

En Somalia, a los periodistas no se les permite entrevistar a funcionarios del gobierno y están fuertemente censurados. Dos periodistas allí fueron brutalmente golpeados recientemente por milicianos. Incluso la garantía por escrito de un gobierno de protección de la libertad de expresión no es garantía de la libertad de expresión.

En Pakistán, cuya constitución de 1973 garantiza la libertad de expresión y expresión, trece periodistas fueron asesinados y cuarenta más fueron secuestrados o arrestados en 2008, mientras que los medios que no se autocensuraban sufrieron ataques como represalia. Además de silenciar a los medios, los regímenes represivos también silencian las voces de los disidentes de manera flagrante y, a veces, violenta.

Incluso en las democracias, las voces de las minorías étnicas, las minorías sexuales, los pobres y muchas otras poblaciones marginadas están muy poco representadas en muchas sociedades. Este silencio se traduce en una falta de poder que muchas veces conduce a la falta de acceso a los servicios sociales básicos y, en ocasiones, incluso a la violación de los derechos humanos. Muchas ONG trabajan con estas poblaciones para ayudarlas a hacer oír su voz.

CACTUS (“Centro para Trabajar Juntos para el Apoyo Comunitario”), un beneficiario de AJWS, trabaja con comunidades rurales e indígenas en la región Mixteca en Oaxaca, México. En 2006, la comunidad experimentó violentas represiones policiales contra los manifestantes que protestaban por los derechos de los indígenas y el fin de la corrupción gubernamental. La censura y el control de las actividades de las ONG hicieron que la comunidad se sintiera impotente.

En respuesta, CACTUS comenzó a empoderar a la población local para denunciar la injusticia. En uno de sus proyectos, facilita una estación de radio, Radio Rabiosa (“Rabid Radio”), que está dirigida en su totalidad por adolescentes. Los jóvenes utilizan Radio Rabiosa para compartir música y cultura, así como información sobre movimientos de protesta social. Bety Cariño, directora ejecutiva de CACTUS, expresó la importancia de dar voz a estos jóvenes: “Los programas de radio son las voces de la comunidad”, dice. “Nunca nos invitaron a hablar , nunca tuvimos la oportunidad de articular quiénes somos. Esto rompe el silencio ”.

El libro de Proverbios nos enseña que el habla es un don dado gratuitamente por Dios:

Una persona puede ordenar sus pensamientos, pero su habilidad para expresarlos en lenguaje viene del Señor” 
(Proverbios 16:1). 

Trabajemos para que las voces de los pobres y marginados no queden silenciadas, y que el poder de la palabra, don de Dios, se vuelva plenamente accesible como herramienta de bendición y justicia para todos.

Este comentario se proporciona mediante un acuerdo especial con American Jewish World Service. 

«La Escuela es un centro de adoctrinamiento que impide la difusión de la Verdad»

«Si no se sabe lo que se está buscando, si no se tiene idea de lo que es relevante, dispuestos a cuestionarse esta idea, si no se tiene eso, explorar en internet es sólo tomar al azar hechos no verificables que no significan nada.» 

– Noam Chomsky

Entrevista al filósofo y Lingüista Noam Chomsky,  realizada por el teórico critico y lingüista  Donaldo Malcedo y publicada en el libro  «Chomsky on MisEducation» . 


DONALDO MACEDO: Hace algunos años, me sentí intrigado por el caso de David Spritzier, un estudiante de la Escuela Latina de Boston, de tan solo doce años, quien tuvo que afrontar un expediente disciplinario por haberse negado a pronunciar el Juramento de Fidelidad . A Spritzier le parecía «una exhortación hipócrita al patriotismo», puesto que no hay «libertad y justicia para todos». Quería preguntarte por qué crees que un niño de doce años pudo detectar la evidente hipocresía del Juramento y, en cambio, no lo hicieron sus maestros y administradores. Me deja pasmado que los maestros, que —por la misma naturaleza de su trabajo— deberían considerarse a sí mismos intelectuales, sean incapaces de ver lo que le resulta evidente a un niño, o incluso se nieguen a aceptarlo.

NOAM CHOMSKY: No es difícil de entender. Lo que acabas de mencionar demuestra la profundidad del adoctrinamiento tendencioso que se lleva a cabo en nuestras escuelas, e incapacita a las personas instruidas para comprender siquiera las ideas más elementales, al alcance de cualquier niño de doce años.

De acuerdo, pero me sorprende que un maestro —que ha recibido una formación superior— o un director de escuela sacrifiquen el mensaje del Juramento de Fidelidad a la imposición de la obediencia, y exijan a sus estudiantes que lo pronuncien.

A mí no me extraña, en absoluto. De hecho, lo que le sucedió a David Spritzler es lo que se espera de las escuelas, que son centros de adoctrinamiento y obediencia impuesta. Lejos de favorecer el pensamiento independiente, la escuela, a lo largo de la historia, no ha dejado de interpretar un papel institucional dentro de un sistema de control y coerción. Una vez que se te ha educado, se te ha socializado ya de una manera que respalda las estructuras de poder que, a su vez, te recompensan generosamente. Pensemos en Harvard, por ejemplo. En Harvard no aprendes solo matemáticas; aprendes, además, qué se espera de ti por ser un graduado de Harvard, qué conducta has de seguir y qué preguntas no tienes que hacer jamás. Aprendes las gollerías propias de un cóctel, cómo debes vestirle, cómo se imposta el acento de Harvard.

Y también cómo relacionarte con una determinada estructura de clase, y cómo conocer las metas, los objetivos y los intereses de esta clase, la clase dominante.

Así es. En este caso, hay una diferencia abrumadora entre Harvard y el MIT [Instituto de Tecnología de Massachusetts]. Aunque sería razonable definir el MIT como una institución más de derechas, es, en cambio, mucho más abierto que Harvard. En Cambridge tienen un dicho que refleja bien esta diferencia: Harvard forma a la gente que gobierna el mundo; el MIT forma a los que lo hacen funcionar. Como consecuencia, en el MIT hay mucha menos preocupación por el control ideológico y mucho más espacio para el pensamiento independiente. Mi situación aquí es una buena muestra de ello, pues nadie ha puesto obstáculos a mi acción política ni mi activismo. Ahora bien, no pretendo decir con eso que el MIT sea un foco de activismo político. No ha dejado de desarrollar la función institucional que le corresponde: ocultar la mayor parte de la verdad sobre nuestro mundo y nuestra sociedad. De no haber sido así, si se hubiera dedicado a enseñar la verdad, tampoco habría podido sobrevivir demasiado.
Y precisamente porque no enseñan la verdad sobre el mundo, las escuelas estadounidenses no tienen más recurso que el bombardeo propagandístico constante a favor de la democracia. Si la escuela fuera en verdad democrática, no sería necesario machacar a los estudiantes con tópicos sobre la democracia. Simplemente, la acción y la conducta serían democráticas; pero sabemos que no es así. En principio, cuanto más necesario resulte hablar sobre los ideales de la democracia, menos democrático será el sistema.

Esto es bien conocido por los que se dedican a la política y, a veces, ni siquiera se molestan en ocultarlo. La Comisión Trilateral se refería a las escuelas como las «instituciones» responsables del «adoctrinamiento de los jóvenes». Este adoctrinamiento tendencioso es imprescindible, porque las escuelas fueron diseñadas —hablando a grandes rasgos— para apoyar los intereses del sector social dominante, la gente de mayor riqueza y bienestar. Desde muy temprano, en la educación se nos socializa para que comprendamos la necesidad de prestar respaldo a las estructuras del poder, sobre todo a las grandes empresas, a los hombres de negocios. La lección que uno saca de esta educación socializadora es que, como no apoyes los intereses de los más ricos y poderosos, lo tendrás crudo: sencillamente, se te expulsa del sistema o se te marginaliza. Y la escuela cumple con éxito este programa de «adoctrinamiento de los jóvenes» —por decirlo con las mismas palabras de la Trilateral— gracias a que opera dentro de un marco de propaganda cuyo efecto es deformar o suprimir las ideas y la información no deseadas.

¿Cómo es posible que estos intelectuales, que propagan falsedades al servicio de los intereses de los más poderosos, sin atreverse a salir de dentro del marco propagandístico, salgan impunes de su complicidad?

Lo cierto es que no salen impunes de nada. De hecho, están prestando el servicio que se espera de ellos; lo esperan así las instituciones para las que trabajan, y ellos cumplen los requerimientos del sistema doctrinal, ya sea voluntaria o quizá inconscientemente. Es como si contrataras a un carpintero y, una vez realizado el trabajo para el que lo contrataste, te preguntaras cómo ha podido hacerlo. Bueno, ha hecho lo que se esperaba de él; y los intelectuales ofrecen un servicio muy parecido. Se comportan tal como se espera de ellos en la medida en que presentan una descripción de la realidad mínimamente ajustada, pero sobre todo adecuada a los intereses de los que tienen más poder y más riqueza, es decir, de la gente que posee esas instituciones que solemos llamar escuelas y que, en el fondo, vienen a poseer la sociedad entera.

Está claro que, históricamente, los intelectuales han interpretado un papel vergonzoso con su apoyo al sistema doctrinal. Vista esta postura —no demasiado honrosa—, ¿crees que pueden ser tenidos por intelectuales, en el sentido más genuino del término? En varias ocasiones te has referido a algunos profesores de la universidad de Harvard como «comisarios», al estilo soviético. Personalmente, creo que ese término los describe mejor que el de «intelectuales», pues son cómplices de la estructura del poder; además, desarrollan un rol funcionarial, puesto que defienden los supuestos «valores de la civilización», aun cuando estos, en muchos casos, han generado justamente el efecto contrario: miseria, genocidio, esclavitud y explotación en gran escala de la masa de trabajadores.

A lo largo de la historia, efectivamente, esa es una imagen casi exacta de lo que ha sucedido. Si te retrotraes al tiempo de la Biblia, verás que los intelectuales que más tarde fueron denominados «falsos profetas» trabajaban en pro de los intereses de los poderosos. Sabemos que había intelectuales disidentes con una concepción alternativa del mundo: los que después fueron llamados «profetas» (que es una traducción dudosa de un término confuso). Pues bien, estos fueron preteridos, torturados u obligados a exiliarse. Y las cosas no son muy diferentes en nuestros días: la mayoría de las sociedades marginan a los intelectuales disidentes y, en lugares como El Salvador, se los quitan de en medio brutalmente. Eso es lo que les pasó al arzobispo Romero y los seis jesuitas: fueron asesinados por tropas de élite, entrenadas y armadas por nosotros |los Estados Unidos] y costeadas con nuestros impuestos. Un jesuita salvadoreño observó acertadamente en su diario que, en su país, un Václav Havel, por poner un ejemplo (el antiguo prisionero político que terminó siendo presidente de Checoslovaquia) no habría ido a la prisión, sino que lo hubieran destazado y abandonado en la vereda. Pero a Václav Havel, que se convirtió en el ojito derecho de Occidente, no se le puede acusar de cicatero, sino que agradeció cumplidamente este apoyo, dirigiéndose al congreso de los Estados Unidos —muy pocas semanas después del asesinato de los seis jesuitas en El Salvador— sin mostrar ninguna solidaridad con sus compañeros de la disidencia salvadoreña; antes al contrario, elogió y bendijo al congreso como «el defensor de la libertad». El escándalo es tan mayúsculo que sobran los comentarios.

Pero bastará una simple prueba para demostrar su magnitud. Imagina, por ejemplo, lo siguiente: Un comunista estadounidense y de color se presenta en lo que entonces era la Unión Soviética, poco después de que seis destacados intelectuales checos hayan sido asesinados por fuerzas entrenadas y armadas por los rusos. Se dirige a la Duma y la ensalza como «la defensora de la libertad». ¿Qué reacción se hubiera producido en los Estados Unidos, entre los políticos e intelectuales? Sin duda, habría sido rápida y predecible: se le denunciaría por apoyar a un régimen criminal. Los intelectuales estadounidenses deberían preguntarse por qué se sintieron arrobados por la espléndida actuación de Havel, que es equiparable a esta historia imaginaria.

¿Cuántos intelectuales de nuestro país han leído algo —siquiera una página— de lo escrito por los intelectuales centroamericanos asesinados por los varios ejércitos que actúan como delegados nuestros? ¿Cuántos saben de la existencia de Dom Helder Cámara, el obispo brasileño que se distinguió en la defensa de los pobres de Brasil? La mayoría tendrían problemas incluso para dar el nombre de algún disidente de las brutales tiranías latinoamericanas —o de otras zonas— a las que apoyamos, además de entrenar a sus ejércitos; creo que solo eso ya basta para describir el estado de nuestra cultura intelectual. Los hechos que no convienen al sistema doctrinal se despachan con rapidez, como si no existieran; simplemente, se eliminan.

Esta construcción intelectual del «no ver» caracteriza a algunos intelectuales, descritos por Paulo Freire como educadores que afirman adoptar un enfoque científico y «pueden estar intentando esconderse en lo que consideran la neutralidad de los objetivos científicos, sin atender al modo en que se vayan a usar sus descubrimientos, sin molestarse a pensar siquiera para quién o para qué intereses están trabajando» . En el nombre de la objetividad, según Freire, estos intelectuales «parecen analizar la sociedad que estudian como si no participaran en ella. En su celebrada imparcialidad, [parecen] acercarse al mundo como si llevaran guantes y mascarilla, para no contaminarlo ni resultar contaminados» . Personalmente, añadiría que no solo llevan «guantes y mascarilla», sino anteojeras, que les impiden ver lo evidente. 

Creo que no estoy demasiado de acuerdo con esa crítica posmoderna en contra de la objetividad. No debemos desdeñar la objetividad; al contrario, en nuestra persecución de la verdad tenemos que esforzarnos por ser objetivos.

Me parece razonable. Con mi crítica no pretendía rechazar la objetividad. Lo que sí resulta imprescindible es analizar la cobertura de objetividad que utilizan numerosos intelectuales para no incorporar en sus análisis una serie de factores poco convenientes, y que probablemente revela su complicidad con la eliminación de la verdad al servicio de la ideología dominante.
Así es. Hay que condenar sin tapujos la pretensión de objetividad, cuando funciona como un medio de distorsión y. desinformación al servicio del sistema doctrinal. Esa postura es mucho más frecuente en las ciencias sociales, debido a que, en ellas, el mundo exterior impone unas constricciones especialmente débiles sobre los investigadores; la capacidad de comprensión es más reducida, y los problemas que se afrontan son mucho más oscuros y complejos. Como consecuencia, resulta mucho más sencillo ignorar todo lo que no interesa oír. Hay, por tanto, una diferencia muy marcada entre las ciencias naturales y las ciencias sociales. En el primer caso, los hechos se atestiguan en la naturaleza de una forma verificable, lo que dificulta que un investigador pueda ignorar los datos que contradicen sus hipótesis favoritas; es por ello que los errores no suelen perpetuarse. Como en las ciencias naturales pueden repetirse los experimentos, los posibles errores se descubren sin mayores problemas. Además, hay una disciplina interna que rige esa tarea intelectual. Aun así, está claro que ninguna investigación, por seria que sea, nos conducirá forzosamente a la verdad.

Pero volvamos al punto inicial: la escuela impide la difusión de verdades esenciales. Es la responsabilidad intelectual de los maestros —o de cualquier otra persona que se mueva en ese ámbito— intentar decir la verdad. Eso me parece indiscutible. Es un imperativo moral: averiguar la verdad sobre las cuestiones más importantes, y difundirla lo mejor que uno pueda, y siempre al auditorio más adecuado. Porque ponerse a decirle la verdad al poderes malgastar el tiempo, literalmente, y ese intento puede ser, con frecuencia, una forma de cubrirse las espaldas. A mi modo de ver, desde luego, es una pérdida de tiempo irle con la verdad a Henry Kissinger o al director general de AT&T, o a otros que ejercen el poder en instituciones coercitivas: en la mayoría de los casos, ya la conocen, la verdad. Permíteme precisar lo que acabo de decir: cuando los que están en el poder se apartan de sus circunstancias institucionales —si es que lo hacen— y se convierten en seres humanos, en agentes morales, en ese caso podemos dirigirnos a ellos como al resto de las personas. Pero en su función como dirigentes, prácticamente no vale la pena, es una pérdida de tiempo. No es más útil comunicarle la verdad al poder que a los peores tiranos o criminales, que no dejan de ser personas, independientemente de lo terrible de sus actos. Así que decirle la verdad al poder no es ninguna tarea honrosa.

Lo que debemos procurarnos es un auditorio que importe. En el caso de la enseñanza, se trata de los estudiantes; no hay que verlos como un simple auditorio, sino como elemento integrante de una comunidad con preocupaciones compartidas, en la que uno espera poder participar constructivamente. Es-decir, no debemos hablar a, sino hablar con. Eso es ya instintivo en los buenos maestros, y debería serlo en cualquier escritor o intelectual. Los estudiantes no aprenden por una mera trasferencia de conocimientos, que se engulla con el aprendizaje memorístico y después se vomite. El aprendizaje verdadero, en efecto, tiene que ver con descubrir la verdad, no con la imposición de una verdad oficial; esta última opción no conduce al desarrollo de un pensamiento crítico e independiente. La obligación de cualquier maestro es ayudar a sus estudiantes a descubrir la verdad por sí mismos, sin eliminar, por tanto, la información y las ideas que puedan resultar embarazosas para los más ricos y poderosos: los que crean, diseñan e imponen la política escolar.

Consideremos con más detalle qué significa enseñar la verdad y que todo el mundo aprenda a distinguir las verdades de las mentiras. Me parece que no requiere más que sentido común, el mismo sentido común que nos hace adoptar una postura crítica hacia los sistemas propagandísticos de las naciones que consideramos como enemigas. Antes sugerí que los más señeros intelectuales de nuestro país serían incapaces de nombrar ni uno solo de los bien conocidos disidentes de las tiranías controladas por los Estados Unidos, como por ejemplo la de El Salvador. Sin embargo, estos mismos intelectuales sabrían proporcionarte una larga lista de disidentes de la antigua Unión Soviética. Y tampoco les supondría ningún problema el distinguir las mentiras, deformaciones e incongruencias que sirven para evitar que la población de los regímenes enemigos conozca la verdad. Pero esa capacidad crítica que utilizan para desenmascarar las falsedades difundidas en los estados «delincuentes» se esfuma cuando se trata de criticar a nuestro propio gobierno o a las tiranías que apoyamos. En el trascurso de la historia, las clases mejor formadas han respaldado mayoritariamente a los aparatos propagandísticos y, cuando se minimizan o se eliminan las desviaciones de la pureza doctrinal, la máquina de la propaganda suele lograr éxitos apabullantes. Hitler y Stalin lo sabían muy bien y, hasta el día de hoy, tanto las sociedades abiertas como las cerradas han procurado y recompensado la complicidad de la clase instruida.
Esta clase instruida ha sido considerada una «clase especializada», ya que es un grupo reducido de personas que analizan, ejecutan, toman las decisiones y mueven los hilos en el sistema político, económico e ideológico. Esta clase especializada suele representar un porcentaje ínfimo de la población, que tiene que recibir protección frente a la gran masa a la que Walter Lippmann dio el nombre de «rebaño desconcertado». Es una clase que desarrolla las «funciones ejecutivas», lo que significa que realizan la función de examinar, planear y establecer el «interés común» (ahora bien, con esta fórmula se refieren a los intereses de la clase de los hombres de negocios). A la gran mayoría de la población, esto es, al «rebaño desconcertado», le corresponde en nuestra democracia el rol de «espectadores», no el de «participantes en la acción», según el credo democrático liberal que Lippmann supo articular perfectamente. En nuestra democracia, cada cierto tiempo los miembros del «rebaño» tienen la posibilidad de participar en la aprobación de uno u otro líder, mediante un proceso conocido como «elecciones». Una vez han aprobado a este o a aquel miembro de la clase especializada, deben retirarse y convertirse de nuevo en espectadores.

Cuando el «rebaño desconcertado» intenta ampliar su papel como mero espectador, cuando la gente intenta participar en la acción democrática, la clase especializada reacciona en contra de lo que se pasa a denominar una «crisis de la democracia». Esa es la razón de que nuestras élites sientan tanto odio hacia los años sesenta, cuando varios grupos de personas históricamente marginadas empezaron a organizarse y cuestionar la política de la clase de los especialistas, sobre todo la relativa a la guerra de Vietnam, pero también, en el ámbito interior, la política social. 

Una de las posibles maneras de mantener el control sobre el «rebaño desconcertado» es adoptar la concepción de escuela que hemos visto antes, la que propuso la Comisión Trilateral: las escuelas son las instituciones responsables del adoctrinamiento de los jóvenes. Los miembros del «rebaño» tienen que ser rigurosamente adoctrinados en los valores e intereses de tipo privado y estatal-corporativo. Los que asimilen mejor esta educación en los valores de la ideología dominante y demuestren su lealtad al sistema doctrinal podrán, a la postre, entrar a formar parte de la clase especializada. El resto del «rebaño desconcertado», por el contrario, ha de ser mantenido a raya, de forma que no creen problemas, sean simples espectadores del desarrollo de la acción y no reflexionen sobre aquellos aspectos de la realidad que son de veras importantes. La clase instruida considera que es imprescindible para el «rebaño», porque este es demasiado estúpido como para gobernar sus asuntos por sí mismo y lo haría mal, actuaría de acuerdo con sus «concepciones erróneas». Cerca del 70 por 100 de los estadounidenses cree que la guerra de Vietnam no era correcta desde un punto de vista moral, pero, según la clase dominante, es necesario protegerlos de sus «concepciones erróneas», que los han llevado a oponerse a la guerra; tienen que acabar creyendo en la versión oficial, que indica que la guerra fue, sencillamente, un error. 

Con miras a proteger al «rebaño desconcertado» de sí mismo y de sus «concepciones erróneas», las clases especializadas de las sociedades abiertas deben girar la vista sobre todo hacia las técnicas de propaganda, denominadas eufemísticamente «relaciones públicas». En los estados totalitarios, en cambio, controlas al «rebaño» colgando un martillo sobre sus cabezas: al que se mueva de su lugar, le chafas la cabeza. Pero en las sociedades democráticas no se puede confiar en la fuerza bruta para mantener la población a raya, así que, para controlar la opinión pública, hay que optar principalmente por la propaganda. En esta tarea de control de la opinión, la clase instruida resulta indispensable, y la escuela desarrolla una función crucial.

Tus afirmaciones sugieren —y, por mi parte, estoy de acuerdo— que en las sociedades abiertas la censura es un componente esencial de la estructura de soporte de la propaganda, como intento de «controlar la opinión pública». Desde mi ¡yunto de vista, no obstante, la censura de las sociedades abiertas difiere sustancialmente de la que se ejerce en las sociedades totalitarias. Y lo que he observado en los Estados Unidos es que la censura no solo se manifiesta bajo una forma diferente, sino que también depende, en cierta medida, de una especie de autocensura. ¿Qué papel desempeñan la educación y los medios de comunicación en este proceso?

Eso que has denominado «autocensura» empieza, en realidad, a una edad muy temprana, mediante un proceso de socialización que es, a su vez, una forma de adoctrinamiento; el objetivo es promover la obediencia en sustitución del pensamiento independiente. La escuela funciona como un mecanismo más de esta socialización, y su meta es evitar que la gente haga preguntas importantes sobre las cuestiones importantes que les afectan directamente a ellos o bien a los demás. Es decir, en la escuela no se aprenden solo contenidos. Como te decía antes, si quieres convertirte en un profesor de matemáticas, no te limitas a aprender un montón de nociones matemáticas, sino que, además, aprendes cómo has de comportarte, cómo vestirte adecuadamente, qué tipo de preguntas puedes hacer, cómo encajar (en el sentido de amoldarte), etc. A la que seas demasiado independiente, o cuestiones demasiado a menudo el código de tu profesión, lo más probable es que te expulsen del orden de los privilegiados. De modo que uno se da cuenta muy rápido de que, para triunfar, hay que servir a los intereses del sistema doctrinal. Hay que estarse callado e instilar en los alumnos las creencias y los dogmas más útiles para los intereses de los que están de verdad en el poder. La clase de los hombres de negocios y sus intereses privados tienen un representante en las redes del estado corporativo. Y es que la escuela no es el único de tales sistemas de adoctrinamiento; hay otras instituciones que colaboran para reforzar el proceso. Piensa en los programas que nos echan por la televisión, por ejemplo: se nos propone que contemplemos una retahíla de shows que no nos exigen el esfuerzo de pensar, que deberían distraernos; pero su función, en realidad, es impedir que los espectadores comprendan sus verdaderos problemas o identifiquen sus verdaderas causas. Una de las maneras de afrontar una vida poco plena es comprar sin parar; pues bien, estos programas se dedican a explotar las necesidades emocionales de los espectadores y los mantienen desconectados de las necesidades de los demás. A medida que se van desmantelando los espacios públicos, las escuelas y los relativamente pocos espacios públicos que quedan trabajan para convertirnos en buenos consumidores.

El ‘virus woke’

por Juan Manuel de Prada

El magnate Elon Musk, que es un cabroncete con pintas, le ha cogido el gustirrinín a escarnecer a otros magnates y arruinar sus compañías a golpe de tuit. La última diana de sus dardos ha sido Netflix, que está perdiendo suscriptores a chorros y sufriendo descalabros bursátiles de órdago. Para explicar estas calamidades, en Netflix han recurrido a las mismas paparruchas que emplean el doctor Sánchez y sus compiyoguis de Bruselas para justificar sus latrocinios (que si Putin y tal); pero el cabroncete de Musk asegura en un tuit que el hundimiento de Netflix es causado por el ‘virus woke’ que infecta todas sus producciones.

De vez en cuando, para poner rabiosa a la muchedumbre de zoquetes que infesta interné, escribo artículos que golpean donde sé que más les duele (allá donde sus vidas arrasadas encuentran cobijo y consuelo): la pornografía (el soma con el que matan la tristeza de la carne), el evolucionismo (el mito cientifista con el que llenan los hangares vacíos de su alma), las series televisivas encumbradas como obras maestras de la semana, que son el libro de los que no leen. Todas estas series resultan, infaliblemente, bazofia sistémica de la peor calaña, infestadas de estereotipos grotescos y burdos clichés ideológicos, con guiones paparruchescos y digresivos y personajes inconsistentes y esquemáticos. Y todas ellas apestan a nihilismo; todas ellas están risueñamente consagradas a la exaltación frívola del mal.

En todas las series se incluye de las formas más forzadas la consabida menestra étnica, el consabido sopicaldo penevulvar, el consabido engrudo políticamente correcto. Pero, mientras estas bazofias son administradas con cierto disimulo por otras compañías, como quien vomita morigeradamente en una bolsita y luego se limpia con pudor las comisuras de los labios con la puntita del pañuelo, en las series de Netflix el vómito es siempre a chorro libre, con sus arcadas tremebundas, sus tropezones sin masticar y sus salpicaduras asperjadas por doquier. En las series de Netflix hay hombres embarazados, indios comanches que se percuten el recto, príncipes escandinavos negros, monjas de clausura transgénero, cualquier mamarrachada woke tiene salvoconducto para acampar en los cerros de Úbeda. Si las series de las demás compañías suelen estar concebidas por tipos protervos y sibilinos, las series de Netflix parecen concebidas por los villanos de Los juegos del hambre en plena resaca de anisete, y dirigidas a un público íntegramente formado por homínidos dispuestos a recuperar hábitos plantígrados, y hasta a reproducirse por esporas, con tal de combatir el cambio climático o batir el récord de resiliencia inclusiva.

En realidad, los dardos del magnate Musk contra Netflix no son sino un avatar más de la Torre de Babel. Pero es hermoso asistir al derrumbe de una época podrida hasta el tuétano. Si Netflix es el epítome de esa podredumbre, Musk es su catalizador. Dándonos el mismo asco ambos, nuestras simpatías sin embargo están con el segundo.

Publicado en ABC.

Uniendo los Puntos Temporales de la Farmafia (Farmacia + Mafia) y el Experimento Génico

1984Anthony Fauci es nombrado director del NIAID (Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas).

1990 – Aparecen las primeras patentes de coronavirus.

1999Ralph Baric comienza a dirigir la investigación sobre el coronavirus quimérico.

2000Se crea la Fundación Gates.

Junio 2000 – En referencia a la primera elección de la secuencia del genoma humano, el presidente Bill Clinton dijo «hoy estamos aprendiendo el paisaje en el que Dios creó la vida». El proyecto fue fundado por Francis Collins (jefe de Fauci).

2001 – Ya acercándose al final de su mandato, Bill Clinton estableció la Fundación Clinton.

Diciembre 2001 – Las primeras medallas Andrew Carnegie de entregan a los «visionarios de la filantropía moderna»: Ted Turner, George Soros, Bill Gates Sr., Brooke Astor, Irene Diamond, Leonore Annenberg y Laurence Rockefeller. El doctor Anthony Fauci también acude al evento.

Febrero 2003– Primera aparición del SARS en China. El CDC procede a patentar todos los aspectos relacionados con el coronavirus, incluyendo la transmisión del coronavirus a humanos. Está prohibido patentar la naturaleza, lo que significa que el coronavirus fue creado o que las patentes eran ilegales. Debido a que las patentes son consideradas legales, el CDC tiene el poder total sobre quién está autorizado para hacer investigaciones independientes del virus. Nadie más tiene permitido estudiar el virus, ni siquiera desarrollar un test de prueba para eso.

Febrero de 2005Bill Clinton vuela a Beijing en un avión privado de Epstein. A la vuelta, Bill y Hillary establecen la Clinton Global Initiative.

2005 _ El Presidente Bush insta al NIH a prepararse para futuras pandemias.

2008 – Bush premia a Fauci con la Medalla Presidencial a la Libertad.

2009 – Se hacen pruebas de la gripe porcina.

2010 – Gates afirma que si «hacemos un buen trabajo con las vacunas, quizás podemos disminuir la población mundial entre un 10 y un 15%». 2011- Gates se encuentra con Epstein en numerosas ocasiones en privado.

2014 – Barak Obama comienza a inyectar millones de los contribuyentes para fundar el Instituto de Virología de Wuhan a través de Ecohealth Alliance.

Octubre 2014 – El Gobierno Federal declara una moratoria en la investigación del GOF (ganancia de función).

Diciembre 2014Fauci y Obama hacen una visita al Centro de Investigación de Vacunas del NIH.

2015. Wuhan comienza a buscar terapias antivirales para coronavirus emergentes.

Noviembre 2016Trump gana las elecciones (jamás pensaron que ella perdería).

2017 – 2019 – En Harbin se estudian los FCeV y FCoV (felinos) para ver cómo realizar un cambio de tropismo que genere virulencia.

11 de enero 2017Fauci declara que Trump se llevará una sorpresa impactante.

12 de enero 2017 – A la Clinton Global Initiative le llega un AVISO y cerrará poco después. Semanas más tarde se crea la Fundación Biden.

Diciembre 2017Francis Collins acaba con la investigación sobre el GOF.

Diciembre 2017 – La pareja multi millonaria Honey y Barry Sherman aparecen muertos en su hogar ahorcados con sus cinturones. Eran propietarios de Apotex que fabricaba enormes cantidades de hidroxicloroquina. El juez Michael Justice Moldaver del Tribunal Supremo canadiense implica a la ONU y a la OMS en el doble homicidio. (Cabe recordar que Trudeau posee el 40% de la compañía que fabrica las nanopartículas lipídicas para las vacunas que está imponiendo).

2018 – se reúnen los expertos en KeyStone para tratar virus emergentes.

Agosto 2019Karry Mullis, inventor de las PCR muere.

18 de octubre al 27 octubre de 2019 – Los Juegos Olímpicos del ejército se celebran en Wuhan. También el 18 de octubre – El Evento 201 sobre un simulacro de pandemia. Semanas después…COVID-19.

Censuran libros de George Orwell y otros autores en Universidades serviles a la Agenda.

Las Universidades Internacionales financiadas por la élite globalista no quieren que leas la novela de GEORGE ORWELL 1984, pues si lo haces te darás cuenta que están implantando un Estado Totalitario para antes de 2030. Justamente la agenda globalista de esta élite genocida persigue instaurar la DICTADURA GLOBAL DEL GOBIERNO MUNDIAL ÚNICO dirigido por la élite de banqueros del CLUB BILDERBERG desde sus filiales mundialista con apariencia filantrópicas (ONU/OMS).

Un ejemplo de ello es la Universidad de Northampton que emitió un aviso de advertencia a la lectura de la novela «1984» de George Orwell y sostuvo que incluye «material explícito» que algunos estudiantes pueden considerar como «ofensivo y molesto». Este gesto generó una gran polémica entre los críticos, quienes argumentaron que precisamente la novela, considerada una de las más importantes del siglo XX, es una crítica a ese tipo de acciones.

Los estudiantes que cursan la materia «Identidad bajo construcción» fueron prevenidos por el programa de que la materia «aborda temas desafiantes relacionados con la violencia, el género, la sexualidad, la clase, la raza, los abusos, el abuso sexual, las ideas políticas y el lenguaje ofensivo».

En esa advertencia, señalan la obra de Orwell y, además, otros libros que también puede resultar «ofensivos y molestos», como «Final de partida» de Samuel Beckett o la novela gráfica «V de vendetta» de Alan Moore.

La obra de Orwell, publicada en 1949, aborda la esencia del estado totalitario, que persigue el pensamiento individual, manipula la información y reprime a sus ciudadanos e inauguró conceptos como «Gran Hermano», «Policía del pensamiento» y «Neolengua».

La Élite Luciferina: ¿Está preparando la próxima Pandemia?

Desde esa Organización al servicio de los intereses luciferinos de la élite globalista y que se presenta como la guardiana de la salud mundial (OMS), se está preparando una nueva forma de afectar y perjudicar a la humanidad.

Esta línea de pensamientos avalada por un grupo selecto de magnates que lideran la economía del mundo, quieren influir en la población a través de OMS como parte del sistema de salud, es un atentado ala vida humana.

Ellos están planificando y organizando el genocidio de la especie humana, y la medicina inconsciente, dejando su juramento hipocrático, cuando en realidad las hemorragias, fiebres y dolores corporales están relacionadas con las ondas de radiofrecuencias de las telefónicas y también por el efecto del grafeno dentro del cuerpo.

Es lamentable el destino, de quienes creen que está opción, la de OMS, es válida y justa para la humanidad, es totalmente al contrario.

«La narrativa oficial del C0V1D está desmoronándose» (Dr. Peter McCullough)

El Dr. Peter McCullough, un renombrado cardiólogo y científico médico altamente publicado cuya confrontación de las políticas gubernamentales de C0V1D-19 ha atraído más de 40 millones de visitas en el podcast de Joe Rogan, le dijo a WND en una entrevista en video el jueves por la noche la narrativa oficial de la pandemia que ha sido ferozmente custodiado por los medios de comunicación establecidos y los censores de las redes sociales está “completamente desmoronado”.

Esa narrativa, dijo, incluía «declaraciones falsas sobre la propagación asintomática, la confianza en el encierro y las máscaras, que obviamente no funcionaron, la supresión del tratamiento temprano, la promoción masiva de vacunas que fallaron».

Y ahora aquí estamos, casi en completa caída libre”, dijo McCullough, refiriéndose al número récord de casos de COVID-19, ya que los funcionarios reconocen que las vacunas no previenen la infección ni la transmisión.

McCullough señaló que en California, con la supuesta variante omicron, a los trabajadores de la salud que dieron positivo por COVID-19 y tenían síntomas se les dijo que regresaran al trabajo.

Con eso, creo que eso es todo. Creo que ese es el final. La narrativa se ha derrumbado. La gente no quiere estas vacunas”, dijo McCullough.

«Las vacunas deberían retirarse del mercado. Claramente no están resolviendo el problema».

El enfoque, dijo, debería estar en «tratar a los pacientes de alto riesgo que desarrollan síntomas» con algunos de los primeros tratamientos que él y otros médicos de todo el mundo han encontrado efectivos, incluida la ivermectina y un nuevo medicamento al que se le otorgó autorización de uso de emergencia por la FDA, Paxlovid.

McCullough citó un estudio de Dinamarca y datos de la agencia de salud del Reino Unido que muestran que las vacunas tienen cero efectividad contra la supuesta variante omicron.

«Eso no es desinformación», dijo. «Solo estoy citando los datos. Todo esto se puede consultar. Los verificadores de hechos pueden verlo. Sé que nunca tendré problemas con las acusaciones de información errónea, porque solo cito los datos

El presidente estadounidense, Joe Biden, claramente tenía en mente a McCullough cuando el jueves instó a las empresas de redes sociales y los medios de comunicación a «tratar con la información errónea y la desinformación que hay en sus programas».

McCullough señaló que los tribunales de todo el país se han basado en su trabajo, incluida la Corte Suprema de los EE. UU., y ha testificado ante el Senado de los EE. UU. y volverá allí a finales de este mes.

«Creo que Estados Unidos sabe quién les está dando la historia clara

En la entrevista en video de media hora con WND, McCullough también discutió:

  • El castigo de los médicos que contradicen la narrativa oficial de COVID y usan medicamentos clínicamente indicados y aprobados por la FDA fuera de etiqueta, como la ivermectina, para tratar a pacientes con COVID-19, incluido un colega en Maine a quien se le ordenó someterse a un examen psicológico después de que se suspendió su licencia;
  • Su participación en una manifestación en Washington, DC, el 23 de enero, en protesta por los mandatos de vacunación;
  • Los fallos de la Corte Suprema el jueves sobre los mandatos de vacunación;
  • La posibilidad de que omicron pueda significar el fin de la pandemia, sirviendo como un «refuerzo universal»;
  • Datos que muestran que la vacunación ha fracasado, empeorando la pandemia en países con un alto consumo de vacunas;
  • La letalidad de las vacunas de ARNm;
  • Su opinión sobre el programa de pruebas masivas de Biden;
  • Su opinión sobre los nuevos tratamientos aprobados por la FDA y su protocolo simple, económico y de venta libre para el tratamiento de omicron;
  • La falta de voluntad de tantos médicos para «salir del margen» y tratar a los pacientes con COVID-19;
  • La «crisis de competencia» entre los altos funcionarios de salud del gobierno;
  • Dónde encontrar recursos y apoyo para médicos y pacientes, y para empleados que enfrentan mandatos.

Enfatizó que las vacunas aún están en “investigación”.

«Nadie puede ser obligado a hacerlo», dijo sobre la vacunación. «Y no están resultando ser seguras ni efectivas. Entonces, si todos se mantienen firmes y rechazan las vacunas, creo que esa será la forma más rápida de salir de esto


Fuentes:

Clark County Today

Trikooba News

El horrible escándalo de las pruebas PCR irremediablemente defectuosas

Por Ian Mcnulty, de Brownstone Institute:

Investigar la causa de una enfermedad es como investigar la causa de un delito. Así como la detección del ADN de un sospechoso en la escena del crimen no prueba que cometió el crimen, la detección del ADN de un virus en un paciente no prueba que este haya causado la enfermedad.

Considere el caso del virus de Epstein-Barr (EBV), por ejemplo. Puede provocar enfermedades graves como artritis, esclerosis múltiple y cáncer. Un estudio japonés realizado en 2003 encontró que el 43% de los pacientes que padecían el virus de Epstein-Barr activo crónico (CAEBV) murieron entre los 5 meses y los 12 años después de la infección.

Sin embargo, el VEB es uno de los virus más comunes en los seres humanos y se ha detectado en el 95% de la población adulta. La mayoría de los infectados son asintomáticos o muestran síntomas de fiebre glandular, que puede tener síntomas similares a los del ‘Covid prolongado’.

Si una agencia de publicidad intentara crear demanda para un tratamiento de EBV con anuncios de radio y televisión diarios que representaran pruebas positivas de EBV como ‘ Casos de EBV ‘ y muertes dentro de los 28 días como ‘ Muertes por EBV’  , serían procesadas por fraude por representación falsatan rápidamente sus pies tocaban el suelo.

Cómo se detectan los virus

Antes de la invención de la PCR, el estándar de oro para detectar virus era cultivarlos en un cultivo de células vivas y contar las células dañadas utilizando un microscopio.

La desventaja de los cultivos celulares es que necesitan técnicos altamente capacitados y pueden tardar semanas en completarse. La ventaja es que solo cuentan los virus vivos que se multiplican y dañan las células. Los fragmentos de virus muertos que no tienen ninguno de los dos se descuentan automáticamente.

La invención de la PCR en 1983 cambió las reglas del juego. En lugar de esperar a que los virus crezcan de forma natural, la PCR multiplica rápidamente pequeñas cantidades de ADN viral de forma exponencial en una serie de ciclos de calentamiento y enfriamiento que pueden automatizarse y completarse en menos de una hora.

La PCR revolucionó la biología molecular, pero su aplicación más notable fue la toma de huellas dactilares genéticas, donde su capacidad para magnificar incluso los rastros más pequeños de ADN se convirtió en un arma importante en la lucha contra el crimen.

Pero, como una lupa de gran alcance o una lente de zoom, si es lo suficientemente potente como para encontrar una aguja en un pajar, es lo suficientemente potente como para hacer montañas con un grano de arena.

Incluso el inventor de la PCR, Kary Mullis, que ganó el Premio Nobel de Química en 1993, se opuso con vehemencia al uso de la PCR para diagnosticar enfermedades: “La PCR es un proceso que se utiliza para hacer mucho de algo. Te permite tomar una cantidad minúscula de cualquier cosa y hacerlo medible y luego hablar de ello como si fuera importante.«

La PCR ciertamente ha permitido que las autoridades de salud pública y los medios de comunicación de todo el mundo hablen sobre una nueva variante de Coronavirus como si fuera importante, pero ¿Qué tan importante es realmente?

La dosis hace al veneno

Cualquier cosa puede ser mortal en dosis suficientemente altas, incluso oxígeno y agua. Desde la época de Paracelso en el siglo XVI, la ciencia ha sabido que no existen venenos, solo concentraciones venenosas:

Todas las cosas son veneno, y nada existe sin veneno; la dosis sola produce el veneno.» 
( Paracelso, dritte defensio, 1538)

Este principio básico se expresa en el adagio » dosis  s ola facit venenum »  –  la dosis sola produce el veneno – y es la base de todos los Estándares de Salud Pública que especifican las  Dosis Máximas Permisibles  (MPD) para todos los peligros conocidos para la salud, desde productos químicos y radiación. a bacterias, virus e incluso ruido.

Normas de salud pública, ciencia y derecho

Toxicología y Derecho son asignaturas altamente especializadas con un lenguaje propio altamente especializado. Dependiendo de la jurisdicción, las  dosis  máximas permitidas (MPD) también se conocen como  límites de exposición basados ​​en la salud  (HBEL),  niveles máximos de exposición  (MEL) y límites de exposición permisibles  (PEL). Pero, no importa cuán complicado y confuso sea el lenguaje, los principios básicos son simples.

Si la dosis por sí sola produce el veneno, la mayor preocupación es la dosis, no el veneno. Y si los estándares de salud pública en una democracia liberal están regulados por el imperio de la ley, entonces la ley debe ser lo suficientemente simple para que la comprenda un jurado de laicos razonablemente inteligentes.

Aunque el daño causado por cualquier toxina aumenta con la dosis, el nivel de daño depende no solo de la toxina, sino también de la susceptibilidad del individuo y de la forma en que se administra la toxina. Las dosis máximas permitidas  deben lograr un equilibrio entre el beneficio de aumentar la seguridad y el costo de hacerlo. Hay muchos factores políticos, económicos y sociales a considerar además de la tecnología (PEST).

Tomemos el caso del ruido, por ejemplo. El susurro más pequeño puede ser irritante y dañino para algunas personas, mientras que la música más fuerte puede ser nutritiva y saludable para otras. Si la  dosis máxima permitida  se estableciera en un nivel para proteger a los más sensibles de cualquier riesgo de daño, la vida sería imposible para todos los demás.

Las dosis máximas permitidas deben equilibrar los costos y beneficios de restringir la exposición al nivel de  efecto no observable  (NOEL) en un extremo de la escala, y el nivel que mataría al 50% de la población en el otro (LD50).

Las bacterias y los virus son diferentes de otras toxinas, pero el principio es el mismo. Debido a que se multiplican y aumentan su dosis con el tiempo, las dosis máximas permitidas deben basarse en la dosis mínima que probablemente inicie una infección conocida como dosis mínima infeccios (MID).

Tomemos el caso de la listeria monocytogenes, por ejemplo. Es la bacteria la que causa la listeriosis, una enfermedad grave que puede provocar meningitis, sepsis y encefalitis. La tasa de letalidad es de alrededor del 20%, lo que la hace diez veces más mortal que Covid-19.

Sin embargo, la listeria está muy extendida en el medio ambiente y puede detectarse en carnes y verduras crudas, así como en muchos alimentos listos para consumir, como carnes y mariscos cocidos, productos lácteos, sándwiches preparados y ensaladas. 

La dosis mínima en los alimentos que puede causar un brote de listeriosis es de alrededor de 1000 bacterias vivas por gramo. Permitiendo un margen adecuado de seguridad, las normas alimentarias de la UE y los EE. UU.  establecen la dosis máxima permitida de listeria en productos listos para el consumo en el 10% de la dosis infecciosa mínima, o 100 bacterias vivas por gramo.

Si las dosis máximas permitidas se basaran únicamente en la detección de una bacteria o virus en lugar de la dosis, la industria alimentaria dejaría de existir.

Protección de los vulnerables

La regla general para establecer las dosis máximas permitidas solía ser el 10% del MID para bacterias y virus, y el 10% del LD50 para otras toxinas, pero esto ha sido objeto de críticas cada vez mayores en los últimos años: primero con radiación, luego ambiental Humo de tabaco (ETS), luego humo en general,  luego virus .

La idea de que no  existe una dosis segura  de algunas toxinas comenzó a surgir en la década de 1950, cuando la lluvia radiactiva de las pruebas de bombas atómicas y la radiación de los rayos X médicos se relacionaron con el dramático aumento de la posguerra en cánceres y defectos de nacimiento.

Aunque esto fue rechazado por la ciencia en ese momento, no era del todo infundado. Hay muchas razones por las que la radiación puede ser diferente de otros contaminantes. Los productos químicos como el carbono, el oxígeno, el hidrógeno y el nitrógeno son reciclados naturalmente por el medio ambiente, pero no existe un ciclo de radiación. La radiactividad solo desaparece gradualmente con el tiempo, sin importar cuántas veces se recicle. Algunas sustancias radiactivas siguen siendo peligrosas por períodos más largos que la historia humana.

Todas las formas de vida son impulsadas por procesos químicos, ninguna por energía nuclear. El último reactor nuclear natural de la Tierra se quemó hace más de 1.500 millones de años. El más cercano ahora está aislado de la vida en la tierra por 93 millones de millas de vacío. 

A medida que aumentaba la evidencia para demostrar que no había una dosis segura de radiación, las dosis máximas permitidas se redujeron drásticamente, pero aún así se permitieron dosis limitadas. Si las normas de salud pública se basaran únicamente en la detección de radiación y no en la dosis, la industria nuclear dejaría de existir.

La susceptibilidad de cualquier individuo a cualquier riesgo para la salud depende de muchos factores. La mayoría de las personas pueden comer semillas de sésamo y sobrevivir a las picaduras de abejas sin llamar a una ambulancia; para otras, pueden ser fatales. En los EE. UU., Las abejas y las avispas  matan a un promedio  de más de 60 personas cada año, y las alergias alimentarias causan un promedio de 30.000 hospitalizaciones y 150 muertes.

Si los estándares de salud pública se basaran únicamente en la detección de una toxina en lugar de la dosis, todas las abejas serían exterminadas y toda la producción de alimentos se cerraría.

Las alergias alimentarias sientan un precedente legal. Cuando los rastros minúsculos de algo pueden ser dañinos para algunas personas, la ley exige que los productos lleven una advertencia clara para permitir que las personas vulnerables protejan su propia salud. No exige que todos los demás paguen el precio, sin importar el costo, al reducir las dosis máximas permitidas hasta el punto de que no se observe ningún efecto.

Ya se han establecido dosis mínimas infecciosas (MID)   para muchos de los principales virus respiratorios y entéricos, incluidas las cepas de coronavirus. Aunque el SARS-CoV-2 es una nueva variante del coronavirus, el MID ya se ha estimado en alrededor de 100 partículas. Si bien se necesita más trabajo, sin embargo, podría servir como un estándar de trabajo para medir las infecciones por Covid-19.

¿Son científicos los números de PCR?

Como observó el filósofo de la ciencia Karl Popper: «los sucesos únicos no reproducibles no tienen importancia para la ciencia».

Para ser reproducible, los resultados de una prueba deben compararse dentro de un pequeño margen de error con los resultados de otras pruebas. Para que esto sea posible, todos los instrumentos de medición están calibrados con estándares internacionales. Si no lo son, sus medidas pueden parecer significativas, pero no tienen importancia científica.

Las pruebas de PCR aumentan exponencialmente el número de partículas de ADN diana en un hisopo hasta que se vuelven visibles. Al igual que una lente de zoom potente, cuanto mayor es la ampliación necesaria para ver algo, más pequeño es en realidad.

El aumento en la PCR se mide por el número de ciclos necesarios para hacer visible el ADN. Conocido como  umbral de ciclo  (Ct) o número de  ciclo de cuantificación  (Cq), cuanto mayor es el número de ciclos, menor es la cantidad de ADN en la muestra.

Para convertir los números de Cq en dosis, deben calibrarse con los números de Cq de las dosis estándar. Si no lo son, pueden exagerarse fácilmente y parecer más importantes de lo que realmente son.

Tomemos, por ejemplo, un anuncio de un automóvil. Con la luz correcta, el ángulo correcto y el aumento correcto, un modelo a escala puede parecer real. Solo podemos medir el tamaño real de las cosas si tenemos algo con lo que medirlas.

Así como una moneda al lado de un carro de juguete demuestra que no es real, y un zapato al lado de un grano de arena muestra que no es una montaña, el Cq de una dosis estándar al lado del Cq de una muestra muestra cuán grande es realmente la dosis. .

Por lo tanto, es alarmante descubrir que no existen estándares internacionales para las pruebas de PCR y aún más alarmante descubrir que los  resultados pueden variar hasta un millón de veces , no solo de un país a otro, sino de una prueba a otra.

Aunque esto está bien documentado en la literatura científica, parece que los medios de comunicación, las autoridades de salud pública y los reguladores gubernamentales no se han dado cuenta o no les importa:

  • “Cabe señalar que actualmente no existe una medida estándar de carga viral en muestras clínicas ”.
  • «Una evaluación de ocho dianas virales clínicamente relevantes en 23 laboratorios diferentes dio como resultado rangos de Cq de más de 20, lo que indica una diferencia aparentemente de un millón de veces en la carga viral en la misma muestra«.
  • “La  evidente falta de estándares certificados o incluso de controles validados para permitir una correlación entre los datos de RT-qPCR y el significado clínico  requiere atención urgente de las organizaciones de metrología y estándares nacionales , preferiblemente como un esfuerzo coordinado a nivel mundial”.
  • » Ciertamente, la etiqueta «estándar de oro «es desaconsejable , ya que no solo hay numerosos ensayos, protocolos, reactivos, instrumentos y métodos de análisis de resultados diferentes en uso, sino que actualmente no existen estándares de cuantificación certificados, controles de extracción e inhibición de ARN, o procedimientos de presentación de informes estandarizados «.

Incluso el propio CDC admite que los resultados de las pruebas de PCR no son reproducibles:

  • «Debido a que el ácido nucleico diana (el patógeno de interés), la plataforma y el formato difieren, los  valores de Ct de diferentes pruebas de RT-PCR  no se pueden comparar «.

Por esta razón, las pruebas de PCR están autorizadas según las regulaciones de emergencia para la detección del tipo o la «calidad» de un virus, no para la dosis o la «cantidad» del mismo.

  • «A partir del 5 de agosto de 2021, todas las pruebas de diagnóstico por RT-PCR que habían recibido una autorización de uso de emergencia (EUA) de la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) para las pruebas de SARS-CoV-2 eran  pruebas cualitativas.«
  • «El valor de Ct se interpreta como positivo o negativo, pero  no se puede utilizar  para determinar la cantidad de virus presente  en la muestra de un paciente individual».

El hecho de que podamos detectar la ‘huella genética’ de un virus no prueba que sea la causa de una enfermedad:

  • «La detección de ARN viral  puede no indicar  la presencia de virus infecciosos o que el 2019-nCoV es el agente causante de los síntomas clínicos

Entonces, aunque hay pocas dudas de que usar la PCR para identificar la huella genética de un virus Covid-19 es el estándar de oro en la ciencia molecular, tampoco hay duda de que usarlo como el estándar de oro para cuantificar los ‘casos‘ y ‘muertes‘ de Covid-19 ‘es «desaconsejado».

La idea de que la PCR se haya utilizado para hacer una montaña a partir de un grano de arena al hacer que un brote de una enfermedad relativamente ordinaria se haya salido de toda proporción es tan impactante que es literalmente impensable. Pero no sería la primera vez que sucede.

La epidemia que no fue

En la primavera de 2006, el personal del Centro Médico Dartmouth-Hitchcock en New Hampshire comenzó a mostrar síntomas de infección respiratoria con fiebre alta y tos ininterrumpida que los dejó sin aliento y duró semanas.

Utilizando las últimas técnicas de PCR, los laboratorios de Dartmouth-Hitchcock encontraron 142 casos de pertusis o tos ferina, que causa neumonía en adultos vulnerables y puede ser mortal para los bebés.

Los procedimientos médicos fueron cancelados, las camas de hospital fueron puestas fuera de servicio. Casi 1,000 trabajadores de la salud fueron suspendidos, 1,445 fueron tratados con antibióticos y 4,524 fueron vacunados contra la tos ferina.

Ocho meses después, cuando el departamento de salud estatal completó las pruebas de cultivo estándar, no se pudo confirmar ni un solo caso de tos ferina. ¡Parece que Dartmouth-Hitchcock había sufrido un brote de enfermedades respiratorias comunes no más graves que el resfriado común!

El siguiente enero, el  New York Times  publicó la historia bajo el titular «La fe en las pruebas rápidas conduce a una epidemia que no fue«. “Las pseudoepidemias ocurren todo el tiempo”, dijo la Dra. Trish Perl, ex presidenta de la Sociedad de Epidemiólogos de América. «Es un problema; sabemos que es un problema. Supongo que lo que sucedió en Dartmouth se volverá más común «.

«Las pruebas de PCR son rápidas y extremadamente sensibles, pero su misma sensibilidad hace que los falsos positivos sean probables», informó el  New York Times , «y cuando cientos o miles de personas se someten a pruebas, como ocurrió en Dartmouth, los falsos positivos pueden hacer que parezca que hay un epidemia

«Decir que el episodio fue perturbador fue quedarse corto», dijo la Dra. Elizabeth Talbot, epidemióloga adjunta del Departamento de Salud de New Hampshire, «En ese momento tuve la sensación de que esto nos dio una sombra de lo que podría ser como durante una epidemia de gripe pandémica «.

La Dra. Cathy A. Petti, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Utah, dijo que la historia tenía una lección clara. “El gran mensaje es que todos los laboratorios son vulnerables a tener falsos positivos. Ningún resultado de prueba es absoluto y eso es  aún más importante con un resultado de prueba basado en PCR

El pánico de la gripe porcina de 2009

En la primavera de 2009, un niño de 5 años que vivía cerca de una granja intensiva de cerdos en México sufrió una enfermedad desconocida que le provocó fiebre alta, dolor de garganta y dolor en todo el cuerpo. Varias semanas después, un laboratorio en Canadá probó un hisopo nasal del niño y descubrió una variante del virus de la gripe similar al virus de la gripe aviar H1N1 que etiquetaron como H1N1 / 09, que pronto se conocerá como ‘ gripe porcina ‘.

El 28 de abril de 2009, una empresa de biotecnología en Colorado anunció que había desarrollado el  MChip ,  una versión del  FluChip , que permitía que las pruebas de PCR distinguieran el virus de la gripe porcina H1N1 / 09 de otros tipos de gripe.

«Dado que el ensayo FluChip se puede realizar en un solo día», dijo la principal desarrolladora y directora ejecutiva de InDevR, la profesora Kathy Rowlen, «podría emplearse en los laboratorios estatales de salud pública para mejorar en gran medida la vigilancia de la influenza y nuestra capacidad para rastrear el virus

Hasta este momento, la parte superior de la página de inicio de Preparación para una pandemia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llevaba la siguiente declaración:

«Una pandemia de influenza ocurre cuando aparece un nuevo virus de influenza contra el cual la población humana no tiene inmunidad, lo que resulta en varias epidemias simultáneas en todo el mundo con un enorme número de muertes y enfermedades».

Menos de una semana después del anuncio de MChip, la  OMS eliminó la frase  «enorme número de muertes y enfermedades», para exigir solo que «aparezca un nuevo virus de influenza contra el cual la población humana no tiene inmunidad» antes de que un brote de influenza se llame ‘pandemia.’

Tan pronto como los laboratorios comenzaron las pruebas de PCR con MChip, encontraron el virus H1N1 / 09 en todas partes. A principios de junio, casi las tres cuartas partes de todos los casos de influenza dieron positivo a la influenza porcina.

Las noticias principales informaron el aumento de casos a diario, comparándolo con la pandemia de gripe aviar H1N1 en 1918, que mató a más de 50 millones de personas. Lo que no mencionaron es que, aunque tienen nombres similares, la gripe aviar H1N1 es muy diferente y mucho más mortal que la gripe porcina H1N1 / 09.

A pesar de que había habido menos de 500 muertes hasta este punto en comparación con más de 20,000 muertes en una epidemia de gripe severa, las personas acudieron en masa a los centros de salud exigiendo hacerse la prueba, produciendo incluso más ‘casos’ positivos. 

A mediados de mayo, altos representantes de las principales compañías farmacéuticas se reunieron con la directora general de la OMS, Margaret Chan, y el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, para discutir la entrega de vacunas contra la gripe porcina. Ya se han firmado muchos contratos. Alemania tenía un contrato con  GlaxoSmithKline  (GSK) para comprar  50 millones de dosis  a un costo de 500 millones de euros que entró en vigencia automáticamente en el momento en que se declaró una pandemia. El Reino Unido compró 132 millones de dosis, dos por cada persona en el país.

El 11 de junio de 2009, la Directora General de la OMS, Margaret Chan, anunció:

Sobre la base de las evaluaciones de expertos de la evidencia, se han cumplido los criterios científicos para una pandemia de influenza. El mundo está ahora al comienzo de la pandemia de influenza de 2009

El 16 de julio,  The Guardian  informó  que la gripe porcina se estaba extendiendo rápidamente por gran parte del Reino Unido con 55.000 nuevos casos la semana anterior solo en Inglaterra. El director médico del Reino Unido, el profesor Sir Liam Donaldson, advirtió que, en el peor de los casos, el 30% de la población podría infectarse y 65.000 morir.

El 20 de julio, un estudio  publicado en  The Lancet  en coautoría con el asesor del gobierno del Reino Unido y la OMS, Neil Ferguson, recomendó cerrar escuelas e iglesias para frenar la epidemia, limitar el estrés en el NHS y «dar más tiempo para la producción de vacunas».

El mismo día, la directora general de la OMS, Margaret Chan, anunció que «los fabricantes de vacunas podrían producir 4.900 millones de vacunas contra la gripe pandémica por año en el mejor de los casos». Cuatro días después, un portavoz oficial de la administración Obama advirtió que «hasta varios cientos de miles podrían morir si una campaña de vacunas y otras medidas no tienen éxito».

Las advertencias tuvieron el efecto deseado. Esa semana  , las tasas de consultas en el Reino Unido  para enfermedades similares a la influenza (ETI) estaban en su nivel más alto desde la última epidemia de influenza grave en 1999/2000, a pesar de que las tasas de muerte estaban en un mínimo de 15 años.

El 29 de septiembre de 2009, la vacuna Pandemrix de GlaxoSmithKline (GSK) pasó rápidamente por la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos, seguida rápidamente por Celvapan de Baxter la semana siguiente. El 19 de noviembre, la OMS anunció que se habían administrado 65 millones de dosis de vacuna en todo el mundo.

A medida que el año se acercaba a su fin, se hizo cada vez más obvio que la gripe porcina no era todo lo que se pensaba. El invierno anterior (2008/2009), la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) había reportado un  exceso de 36,700 muertes  en Inglaterra y Gales, el más alto desde el último brote de gripe grave de 1999/2000. Aunque el invierno de 2009 había sido el más frío en 30 años, el exceso de muertes fue un  30% menor  que el invierno anterior. Sea lo que sea la gripe porcina, no fue tan mortal como otras variantes de la gripe.

El 26 de enero del año siguiente, Wolfgang Wodarg, un médico alemán y miembro del parlamento, dijo al Consejo Europeo en Estrasburgo que las principales corporaciones farmacéuticas mundiales habían organizado una «campaña de pánico» para vender vacunas, presionando a la OMS para que declarara qué llamó una «falsa pandemia» en «uno de los mayores escándalos de medicina del siglo».

«Millones de personas en todo el mundo fueron vacunadas sin una buena razón», dijo Wodarg, lo que aumentó las ganancias de las compañías farmacéuticas en más de $ 18 mil millones. Las ventas anuales de  Tamiflu por  sí solas habían aumentado un 435 por ciento, hasta los 2.200 millones de euros.

En abril de 2010, era evidente que la mayoría de las vacunas no eran necesarias. El gobierno de Estados Unidos había comprado 229 millones de dosis, de las cuales solo se utilizaron 91 millones de dosis. Del excedente, una parte se almacenó a granel, una parte se envió a países en desarrollo y se destruyeron 71 millones de dosis.

El 12 de marzo de 2010, SPIEGEL International publicó lo que denominó “ Reconstrucción de una histeria masiva ” que terminó con una pregunta:

“Estas organizaciones se han jugado una valiosa confianza. Cuando llegue la próxima pandemia, ¿quién creerá sus evaluaciones? «

Pero no tardó mucho en encontrar una respuesta. En diciembre,   The Independent publicó una historia con el titular » Gripe porcina, el virus asesino que realmente salvó vidas «.

El último informe de la ONS sobre el exceso de muertes en invierno había demostrado que en lugar de las 65.000 muertes adicionales por gripe porcina predichas por el director médico del Reino Unido, el profesor Sir Liam Donaldson, las muertes en el invierno de 2009 fueron en realidad un 30% más bajas que el año anterior.

En lugar de que la baja tasa de mortalidad demostrara que la gripe porcina había sido una pandemia falsa, la confianza en las organizaciones que habían «jugado una valiosa confianza» se recuperó rápidamente al presentar la gripe porcina como algo que «realmente salvó vidas» al eliminar la gripe común.

PCR y derecho

Representar algo como algo que no es es un engaño. Hacerlo con fines de lucro es un fraude. Hacerlo ganándose primero la confianza de las víctimas es un truco de confianza o una estafa. 

En Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, el fraude está cubierto por la  Ley de Fraude de 2006  y se divide en tres clases: «fraude por representación falsa», «fraude por no revelar información» y «fraude por abuso de posición».

Una representación es falsa si la persona que la hace sabe que  puede ser  falsa o engañosa. Si lo hacen por diversión, es un truco o una broma. Si lo hacen para obtener una ganancia o exponer a otros a un riesgo de pérdida, es ‘ fraude por representación falsa’. 

Si alguien tiene el deber de revelar información y no lo hace, podría ser negligencia o simple incompetencia. Si lo hacen para obtener una ganancia o exponer a otros a un riesgo de pérdida, es ‘ fraude al no revelar información ‘.

Si ocupan una posición en la que se espera que no actúen en contra de los intereses de los demás, y lo hacen para obtener una ganancia o exponer a otros a un riesgo de pérdida, es ‘ fraude por abuso de posición’. 

En el caso de Dartmouth Hitchcock, no hay duda de que el uso de la PCR para identificar una infección respiratoria común como la tos ferina fue una » representación falsa » , pero fue un error honesto, cometido con la mejor de las intenciones. Si se pretendía obtener alguna ganancia, era para proteger a otros del riesgo de pérdida, no para exponerlos a él. No hubo falta de divulgación de información y nadie abusó de su posición.

En el caso de la gripe porcina, las cosas no están tan claras. Para 2009, ya había muchas advertencias de Dartmouth Hitchcock y muchos otros incidentes similares de que el uso de PCR para detectar la huella genética de una bacteria o virus  puede ser  engañoso. Peor aún, el potencial de la PCR para magnificar las cosas fuera de toda proporción crea oportunidades para todos aquellos que se beneficiarían al hacer montañas de montículos de arena y pandemias globales a partir de epidemias estacionales relativamente ordinarias.

El periodista, abogado, miembro del parlamento o miembro del público promedio puede ser perdonado por no conocer los peligros de la PCR, pero los expertos en salud pública no tenían excusa.

Se puede argumentar que su trabajo es proteger al público pecando de cauteloso. También se puede argumentar que las enormes cantidades de dinero gastadas por las corporaciones farmacéuticas globales en marketing, relaciones públicas y cabildeo crean enormes conflictos de intereses, aumentando el potencial de supresión de información y abuso de posición en todas las profesiones, desde la política y el periodismo hasta la educación. y salud pública.

La defensa es la divulgación completa de toda la información, particularmente sobre el potencial de la PCR para identificar al culpable equivocado en una infección y sacarlo de toda proporción. El hecho de que esto nunca se haya hecho es sospechoso.

Si hubo enjuiciamientos por fraude, no se publicitó ampliamente, y si surgieron preguntas o lecciones que aprender sobre el papel del PCR en la creación del pánico de la gripe porcina de 2009, se olvidaron rápidamente.

El primer borrador de la historia

El primer intento aproximado de representar las cosas en el mundo exterior es el periodismo. Pero ninguna representación puede ser 100% verdadera. «Representación» es literalmente una re-presentación de algo que simboliza o «representa» otra cosa. Nada puede capturar completamente todos los aspectos de una cosa excepto la cosa en sí. Entonces, juzgar si una representación es verdadera o falsa depende de su punto de vista. Es una cuestión de opinión, abierta al debate en otras palabras.

En una democracia libre y funcional, la primera línea de defensa contra la representación falsa es una prensa libre e independiente. Cuando una organización de noticias puede representar algo como una sola cosa, una organización competidora puede representarlo como algo completamente diferente. Las representaciones en competencia se juzgan en el tribunal de la opinión pública y evolucionan mediante un proceso de supervivencia del más apto.

Si bien esto puede ser cierto en teoría, en la práctica no lo es. La publicidad demuestra que las personas eligen las representaciones más atractivas, no las más verdaderas. Las organizaciones de noticias son financiadas por financieros que anteponen sus propios intereses, no los del público. Ya sea que la intención sea defraudar deliberadamente al público o simplemente vender periódicos creando controversia, el potencial de falsas representaciones es enorme.

Juicio por los medios

A pesar de la propia admisión de los CDC de que las pruebas de PCR » pueden no indicar la presencia de virus infecciosos «, su uso para hacer exactamente eso en el caso de Covid fue aceptado sin lugar a dudas. Peor aún, las medidas tomadas para poner en tela de juicio el PCR se han vuelto progresivamente más draconianas y tacañas desde el principio.

El molde se estableció con el anuncio de la primera muerte en el Reino Unido el sábado 29 de febrero de 2020. Todos los periódicos en Gran Bretaña publicaron la misma  historia en primera plana:

“Las leyes de EMERGENCIA para combatir el coronavirus se están implementando rápidamente después de que el brote cobró su primera vida en Gran Bretaña ayer”, gritó  The  Daily Mail

La primera víctima británica contrajo el virus en el crucero Diamond Princess en Japón, no en Gran Bretaña, pero no importó. Con menos de 20 casos en el Reino Unido y una muerte «británica» en Japón, los medios de comunicación ya habían decidido que justificaba apresurarse en promulgar leyes de emergencia. ¿Cómo sabían lo peligroso que era? ¿Cómo pudieron predecir el futuro? ¿Habían olvidado las lecciones del pánico de la gripe porcina de 2009?

Después de casi 2 semanas de propaganda en los periódicos, la televisión y la radio, el primer ministro Boris Johnson lo hizo oficial en la conferencia de prensa de Downing Street el  jueves 12 de marzo de 2020  cuando dijo:

“Todos tenemos que ser claros. Esta es la peor crisis de salud pública en una generación . Algunas personas lo comparan con la gripe estacional, lamentablemente eso no es correcto. Debido a la falta de inmunidad, esta enfermedad es más peligrosa y se va a propagar más ”.

Ninguna de esas declaraciones resistió el escrutinio, pero ninguno de los periodistas seleccionados en la sala tenía el conocimiento adecuado para hacer las preguntas correctas.

Después de 20 minutos de cegar a la prensa y al público con la ciencia, Johnson abrió la palabra a preguntas. La primera pregunta, de Laura Kuenssberg de la BBC, marcó el molde al aceptar la declaración del Primer Ministro sin cuestionar: 

«Esta  es , como usted dice, la peor crisis de salud pública en una generación».

Cualquier periodista que recordara el pánico de la gripe porcina de 2009, podría haber preguntado cómo supo el primer ministro  , después de solo 10 muertes, que  era  la peor crisis de salud pública en una generación. No dijo que  pudiera  serlo o que  pudiera  serlo, pero definitivamente ‘lo es’.

¿Tenía una bola de cristal? ¿O estaba siguiendo el mismo modelo del Imperial College que había predicho 136.000 muertes por la enfermedad de las vacas locas en 2002, 200 millones de muertes por gripe aviar en 2005 y 65.000 muertes por gripe porcina en 2009, todo lo cual resultó completamente incorrecto?

Como corresponsal político en jefe de la BBC, no se esperaría que Kuenssberg supiera más sobre ciencia, medicina o PCR que cualquier otro miembro del público en general. Entonces, ¿por qué la BBC envió a su corresponsal político principal a una conferencia de prensa sobre salud pública y no a su corresponsal principal de ciencia o salud? ¿Y por qué el primer ministro la eligió para hacer la primera pregunta?

Pero la BBC no estaba sola. Otros seis corresponsales de los principales medios de comunicación hicieron preguntas ese día; todos eran corresponsales políticos principales, ninguno era corresponsal de ciencia o salud. Por lo tanto, ninguno de los periodistas a los que se les permitió hacer preguntas tenía los conocimientos necesarios para someter al primer ministro y a sus oficiales científicos y médicos en jefe a ningún grado de escrutinio real. 

Con el aumento en el número de ‘casos’ y ‘muertes’ de coronavirus reportados a diario y la advertencia solemne del Primer Ministro de que “ muchas más familias van a perder a sus seres queridos antes de tiempo ” llenando los titulares a la mañana siguiente, cuestionando lo que realmente significaban los números se hizo cada vez más imposible.

Si la prensa y el público habían olvidado el pánico de la gripe porcina de 2009, y aquellos que ayudaron a calmarlo habían bajado la guardia, aquellos cuya intención era obtener ganancias habían aprendido la lección.

Si se somete la Crisis de la Corona de 2020 a un escrutinio minucioso, comienza a parecerse más a una campaña publicitaria cuidadosamente orquestada para los fabricantes de vacunas que a una pandemia genuina. Pero ese escrutinio se ha hecho imposible por todo tipo de razones.

‘ Siga el dinero ‘ fue una vez el epítome del periodismo de investigación, popularizado en la película del escándalo de Watergate,  ‘Todos los hombres del presidente’,  que siguió al dinero hasta la cima. Ahora, seguir el dinero se llama ‘teoría de la conspiración’ y es un delito despedido en el periodismo, si no en otras profesiones.

La idea de que puede haber conspiraciones reales para hacer representaciones falsas con la intención de obtener una ganancia o exponer a otros a un riesgo de pérdida ahora se ha llevado tan lejos que es literalmente impensable. 

Si PCR ha sido juzgado por los medios de comunicación en el tribunal de la opinión pública, el caso para la acusación fue demonizado y desestimado desde el principio y prohibido por la legislación de emergencia poco después.

La última mejor esperanza

La última línea de defensa contra la representación falsa tanto en la ciencia como en los medios es la ley. No es una coincidencia que la ciencia y el derecho utilicen métodos y un lenguaje similares. Las bases del Método Científico fueron sentadas por el Jefe del Poder Judicial, el Lord Canciller de Inglaterra Sir Francis Bacon, en el Novum Organum,  publicado hace exactamente 400 años el año pasado.

Ambos se basan en ‘leyes’, ambos se basan en pruebas físicas sólidas o ‘hechos, ambos explican los hechos en términos de ‘ teorías ‘ , prueban hechos y teorías en conflicto en ‘ juicios ‘ y ambos llegan a veredictos a través de jurados de  pares . En ciencia, los pares son seleccionados por los consejos editoriales de las publicaciones científicas. En derecho, son seleccionados por jueces.

Tanto en el derecho como en la ciencia, los juicios giran en torno a pruebas » empíricas » o » hechos «, pruebas físicas sólidas que pueden verificarse mediante el  acto  de experimentar con nuestros cinco sentidos de la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto.

Pero los hechos por sí mismos no son suficientes. Solo » tienen sentido » cuando se seleccionan y organizan en algún tipo de teoría, narrativa o historia a través de la cual se pueden interpretar y explicar.

Pero hay más de una forma de despellejar a un gato, más de una forma de interpretar los hechos y más de un lado de cada historia. Para llegar a un veredicto sobre cuál es la verdad, las teorías deben sopesarse racionalmente entre sí para juzgar las proporciones de cuán cerca se ajusta cada interpretación a los hechos.

Juicio por ley

La capacidad de la PCR para detectar la huella genética de un virus está probada más allá de toda duda razonable, pero su capacidad para dar una representación fiel de la causa, la gravedad o la prevalencia de una enfermedad no lo ha hecho. Decir que el jurado aún está deliberando sería quedarse corto. El jurado aún no se ha convocado y el caso aún no se ha escuchado.

Probar partículas de coronavirus en un hisopo no es diferente a probar manzanas en una bolsa. Una bolsa de bolas de billar enjuagadas con jugo de manzana daría positivo al ADN de la manzana. Encontrar ADN de manzana en una bolsa no prueba que contenga manzanas reales. Si la dosis produce el veneno, entonces es la cantidad que necesitamos analizar, no solo su huella genética.

Los tenderos prueban la cantidad de manzanas en bolsas pesándolas en básculas  calibradas  con pesos estándar. Si las básculas están debidamente calibradas, la bolsa debe pesar lo mismo en cualquier otro juego de básculas. Si no es así, los oficiales de estándares comerciales locales prueban la balanza del tendero con pesos y medidas estándar.

Si la balanza no pasa la prueba, se le puede prohibir al comerciante comerciar. Si resulta que el tendero dejó deliberadamente la balanza sin calibrar para obtener una ganancia, puede ser procesado por ‘representación falsa’ según la sección 2 de la Ley de Fraude de 2006.

Probar la cantidad de ADN viral en un hisopo, no la cantidad de virus vivos, es como contar bolas de billar enjuagadas con jugo de manzana como manzanas reales. Peor aún, en ausencia de estándares para calibrar las pruebas de PCR con los resultados, las pruebas pueden mostrar una “diferencia de un millón de veces en la carga viral en la misma muestra. «

Si las balanzas de un tendero mostraran  una diferencia de un millón de veces  en la carga de manzanas en la misma bolsa, se cerrarían en un instante. Si se puede demostrar que el tendero  sabía que  el peso que se muestra en la báscula  puede  haber sido falso o engañoso, y lo hizo para obtener una ganancia o exponer a los clientes a una pérdida, sería un caso abierto y cerrado, hecho y hecho. desempolvado en minutos.

Si la ley se aplica a la medición de la cantidad de manzanas en bolsas, ¿por qué no a la medición del coronavirus en hisopos clínicos?

Según la propia admisión de los CDC, en sus instrucciones de uso de las pruebas de PCR:

La detección de ARN viral  puede no indicar la presencia de virus infecciosos o que el 2019-nCoV es el agente causante de los síntomas clínicos.

Solo a partir de esa declaración, queda claro que las pruebas de PCR  pueden  dar una representación falsa que es falsa o engañosa. Si aquellos que usan pruebas de PCR para representar el número de casos y muertes de Covid saben que  puede  ser engañoso y lo hacen para ‘ obtener una ganancia ‘ , ya sea monetaria o simplemente para avanzar en sus propias carreras, es ‘fraude por representación falsa’. 

Si tienen el deber de revelar información y no lo hacen, es ‘ fraude al no revelar información ‘. Y si ocupan puestos en los que se espera que no actúen en contra de los intereses del público, pero que lo hagan de todos modos, es ‘ fraude por abuso de cargo’. 

Si la ley no procesa a las autoridades por fraude, ¿de qué otra manera se les puede disuadir de hacerlo?

Como dijo la Dra. Trish Perl después del incidente de Dartmouth Hitchcock, “Las pseudoepidemias ocurren todo el tiempo. Es un problema; sabemos que es un problema. Supongo que lo que sucedió en Dartmouth se volverá más común.

El potencial de la PCR para causar problemas solo empeorará hasta que su validez para diagnosticar la causa y medir la prevalencia de una enfermedad se pruebe por ley. 

La última palabra sobre la PCR pertenece a su inventor,  Kary Mullis: “La medición de esto no es exacta en absoluto. No es tan bueno como nuestra medición para cosas como manzanas.«


Fuentes:

Brownstone Institute

Trikooba News

Dr. Robert Malone: «La gente se encuentra en medio de una «psicosis de masas»»

El Dr. Robert Malone concedió una entrevista recientemente al popular locutor de podcast estadounidense Joe Rogan, días después de que Malone fuera suspendido de Twitter, durante la cual sugirió que Estados Unidos se encuentra actualmente en medio de una «masa de psicosis».

«Nuestro gobierno está fuera de control sobre esto», dijo Malone sobre los mandatos de vacunas. “Y están sin ley. Hacen caso omiso de la bioética por completo. Hacen caso omiso por completo de la regla común federal. Han roto todas las reglas que yo conozco, en las que he sido entrenado durante años, años y años».

El Dr. Malone, experto en vacunas, co-inventor de la tecnología de ARNm usada en las vacunas de Pfizer y Moderna recibió capacitación en la Universidad de California en Davis, en la Universidad de California en San Diego y en el prestigioso Instituto Salk, fue prohibido por Twitter la semana pasada. Malone le dijo a The Epooch Times la semana pasada que Twitter no ofreció ninguna explicación de por qué su cuenta, que había acumulado unos 500.000 seguidores, fue suspendida.

Un portavoz de Twitter le dijo al medio izquierdista Daily Dot que la cuenta de Malone «fue suspendida permanentemente por repetidas violaciones de nuestra política de desinformación sobre el COVID-19 … según el sistema de huelga descrito aquí, suspenderemos permanentemente las cuentas por repetidas violaciones de esta política». 

«Estos mandatos … son explícitamente ilegales» y «son explícitamente incompatibles con el Código de Nuremberg», dijo Malone durante su entrevista con Rogan, refiriéndose al conjunto de principios de ética de la investigación contra la experimentación humana. 

También “son explícitamente inconsistentes con el informe Belmont”, agregó Malone, refiriéndose al informe de 1978 publicado en el Registro Federal sobre principios y pautas éticas para la investigación con seres humanos.

«Son completamente ilegales», agregó Malone, «y no les importa».

Hacia el final de su entrevista, Malone sugirió que la gente está en medio de lo que él llamó “psicosis de masas”, trazando paralelos con la mentalidad que se desarrolló entre la población alemana en las décadas de 1920 y 1930.

En esos años, los alemanes «tenían una población muy inteligente y muy educada, y se volvieron locos», dijo Malone.

Cuando tienes una sociedad que se ha disociado entre sí y tiene una ansiedad flotante en el sentido de que las cosas no tienen sentido, no podemos entenderlo”, continuó. “Y luego su atención es enfocada por un líder o una serie de eventos en un pequeño punto como la hipnosis. Literalmente quedan hipnotizados y pueden ser llevados a cualquier parte».

Seguirán a esa persona. No importa si les mienten o lo que sea».

Hace varios años, dijo, la gente «se quejaba, el mundo no tiene sentido» y que ya no estábamos «conectados socialmente, excepto a través de las redes sociales».

Entonces sucedió esto”, dijo Malone, refiriéndose a la pandemia de COVID-19. “Así es como ocurre la psicosis de formación de masas y eso es lo que ha sucedido aquí”.


Tomado y traducido de: The Epoc Times

Ray Dalio vaticina un nuevo desastre económico y da algunas pistas de cómo mantenerse a flote

Por Thomas Peter / Reuters

El inversor da pistas para no perderlo todo. Dalio observa un mayor conflicto entre China y Estados Unidos. También habla de cómo mantenerse a flote.


El estadounidense Ray Dalio, multimillonario fundador del fondo de cobertura Bridgewater Associates, advirtió que una nueva catástrofe económica se perfila en el horizonte y formuló algunos consejos acerca de cómo asegurarse cierta estabilidad financiera si su predicción se hace realidad.

«Creo que corremos el riesgo de una guerra con China. En gran parte, debido a malentendidos«, afirmó el inversor en una sesión de preguntas y respuestas que se transmitió el 3 de diciembre en la cuenta de Instagram de CNBC Make It.

Las opiniones del empresario fueron requeridas con motivo de la salida de un nuevo libro suyo, titulado ‘Principios para afrontar el cambiante orden mundial’, en el que sostiene, entre otras cosas, que los intentos de EE.UU. de imponer sus valores a China pueden terminar en un tiro por la culata, detalla el medio.

Esa idea la reiteró luego Dalio en su cuenta en LinkedIn. «Espero que se preste una atención reflexiva a esta cuestión, que aumente el entendimiento mutuo y disminuyan las inclinaciones a la lucha«, subrayó.

Al hablar con CNBC Make It, Dalio admitió que puede equivocarse en sus predicciones, pero insistió en que la irrupción de futuras crisis económicas es inevitable y que para confirmarlo basta ver los patrones históricos.

Recetas para hacer frente a futuras recesiones

Según el multimillonario, una de las claves para tratar acertadamente los acontecimientos en el futuro es estar ojo avizor. «Si te ocupas, no tienes que preocuparte. Y si no te ocupas, tienes que preocuparte«, recalcó durante la entrevista del pasado viernes.

Cada quien, dijo, debería evaluar sus propios riesgos financieros para afrontar con éxito las eventuales crisis. Antes, en su libro, apuntó al lugar físico de trabajo y domicilio como uno de los peligros a tener en cuenta.

La obra contiene un ‘índice de salud’ que clasifica a una docena de países en función de 18 factores, como la carga de la deuda o la producción económica. Con ello se le propone al lector analizar riesgos y determinar a dónde quisiera mudarse e invertir.

Por otra parte, el empresario aconseja evaluar  los riesgos financieros en relación con la tasa de inflación y apostar por un portafolio diversificado en tiempos de desestabilización. En el actual contexto inflacionario de EE.UU., recomienda máxima diversificación, incluyendo activos físicos como el oro o criptomonedas.

En cuanto a eso último, Dalio admitió en mayo que mantiene «una pequeña cantidad» de bitcoines con el fin de diversificar su capital, pese a su escepticismo hacia el mundo de las criptodivisas en general. «Insto a aquellos a los que les gusta el bitcóin -o a los que les gusta el oro- a que no tomen una decisión de todo o nada», dijo el inversor durante el directo con CNBC.


Fuente: Actualidad RT

El FMI e Israel simulan un ciberataque al sistema financiero mundial junto con 10 países

Con el evidente incremento de ciberataques a nivel global, la banca busca un mejor resguardo. Como parte del refuerzo de estrategias seguras para la protección de entidades financieras contra incursiones delictivas en la red, Israel lideró una simulación de ataque contra el sistema financiero que convocó a diez países y que busca aumentar la cooperación entre instituciones de este sector.

Según informa Reuters, Israel dirigió el jueves un simulacro con 10 países de un gran ciberataque al sistema financiero mundial en un intento de aumentar la cooperación que podría ayudar a minimizar cualquier daño potencial a los mercados financieros y los bancos.

El “juego de guerra” simulado, como lo denominó el Ministerio de Finanzas de Israel y planificado a lo largo del año pasado, se desarrolló durante 10 días, con datos sensibles que aparecieron en la Dark Web. La simulación también utilizó noticias falsas que en el escenario provocaron el caos en los mercados mundiales y una corrida bancaria.

El ciberataque se mantuvo activo durante diez días, impactando en mercados de bonos y divisas, liquidez, integridad de datos y transacciones entre importadores y exportadores. Este ensayo, bautizado como “Fuerza Colectiva”, reunió a funcionarios del Tesoro de Israel, Estados Unidos, Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Austria, Suiza, Alemania, Italia, Países Bajos y Tailandia, así como representantes del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y Banco de Pagos Internacionales.

La simulación -probablemente causada por lo que los funcionarios llamaron jugadores “sofisticados”- presentó varios tipos de ataques que impactaron en los mercados globales de divisas y bonos, la liquidez, la integridad de los datos y las transacciones entre importadores y exportadores.

Estos acontecimientos están creando estragos en los mercados financieros”, dijo un narrador de una película mostrada a los participantes como parte de la simulación y vista por Reuters.

Funcionarios del gobierno israelí dijeron que este tipo de amenazas son posibles tras los numerosos ciberataques de alto perfil a grandes empresas, y que la única manera de contener cualquier daño es mediante la cooperación global, ya que la ciberseguridad actual no siempre es lo suficientemente fuerte.

Los atacantes van 10 pasos por delante de los defensores”, declaró a Reuters Micha Weis, responsable de ciberseguridad financiera del Ministerio de Finanzas de Israel.

El simulacro cibernético estaba previsto inicialmente para la Exposición Universal de Dubái 2020, pero cuando esta fue retrasada debido a la pandemia, se buscó una nueva sede en Jerusalén.


Fuentes:

31 razones por las que no me pongo la vacuna

por el Rav Chananya Weissman

  1. No es una vacuna. Una vacuna, por definición, proporciona inmunidad a una enfermedad. Esto no proporciona inmunidad contra nada. En el mejor de los casos, simplemente reduce la posibilidad de contraer un caso grave de virus si uno lo contrae. Por tanto, es un tratamiento médico, no una vacuna. No quiero recibir tratamiento médico por una enfermedad que no tengo.
  2. Las compañías farmacéuticas, los políticos, el establishment médico y los medios de comunicación se han unido para referirse universalmente a esto como una vacuna cuando no lo es, con la intención de manipular a las personas para que se sientan más seguras al someterse a un tratamiento médico. Debido a que están siendo engañosos, no confío en ellos y no quiero tener nada que ver con su tratamiento médico.
  3. Los supuestos beneficios de este tratamiento médico son mínimos y en ningún caso durarían mucho. El establishment reconoce esto y ya está hablando de inyecciones adicionales y un número cada vez mayor de nuevas “vacunas” que se requerirían de forma regular. Me niego a convertirme en un paciente crónico que recibe inyecciones de nuevos productos farmacéuticos de forma regular simplemente para reducir mis posibilidades de contraer un caso grave de un virus que estas inyecciones ni siquiera previenen.
  4. Puedo reducir mis posibilidades de contraer un caso grave de virus fortaleciendo mi sistema inmunológico de forma natural. En caso de que contraiga un virus, existen vitaminas y medicamentos bien establecidos que han tenido resultados maravillosos en la protección contra la enfermedad, sin los riesgos e incógnitas de este tratamiento médico.
  5. El establishment insiste en que este tratamiento médico es seguro. No pueden saber esto porque los efectos a largo plazo son completamente desconocidos y no se conocerán durante muchos años. Pueden especular que es seguro, pero es falso que hagan una afirmación que no es posible que se conozca. Debido a que no son sinceros, no confío en ellos y no quiero ser parte de su tratamiento.
  6. Las compañías farmacéuticas no tienen ninguna responsabilidad si algo sale mal y no pueden ser demandadas. Lo mismo para los políticos que están impulsando este tratamiento. No me inyectaré un recurso médico nuevo y experimental cuando las personas detrás de él no asuman responsabilidad alguna si algo sale mal. No arriesgaré mi salud y mi vida mientras ellos se nieguen a arriesgar nada.
  7. El Primer Ministro de Israel ha admitido abiertamente que el pueblo israelí es el laboratorio mundial para este tratamiento experimental. No me interesa ser conejillo de indias o donar mi cuerpo a la ciencia.
  8. Israel acordó compartir los datos médicos de sus ciudadanos con una compañía farmacéutica extranjera como parte fundamental de su acuerdo para recibir este tratamiento. Nunca di mi consentimiento para que mis datos médicos personales se compartieran con ninguna de esas entidades, ni siquiera me pidieron mi opinión. No contribuiré a esta sórdida empresa.
  9. Los ejecutivos y miembros de la junta de Pfizer tienen constancia de que no han recibido su propio tratamiento, a pesar de toda la fanfarria y las garantías. Afirman que considerarían injusto “brincarse la línea”. Esta es una excusa absurda, y se necesita una cantidad increíble de descaro para siquiera decir tal cosa. Tal “línea” es un producto de su propia imaginación; si acapararan un par de inyecciones para ellos mismos, nadie lloraría mal. Además, los multimillonarios con aviones privados e islas privadas no son conocidos por esperar en la fila hasta que cientos de millones de campesinos de todo el mundo van primero a recibir todo lo que estos multimillonarios quieren para sí mismos.
  10. Los medios del establishment han aceptado esta absurda excusa sin cuestionar ni preocuparse. Además, elogian a los ejecutivos de Pfizer por su supuesto autosacrificio al no tomar su propio tratamiento experimental hasta que nosotros vayamos primero. Como nos consideran tan tontos, no confío en ellos y no quiero su nuevo tratamiento. Pueden tener mi lugar en la fila. Iré al final de la fila.
  11. Tres hechos que deben juntarse:
  • Bill Gates está promocionando estas vacunas como esenciales para la supervivencia de la raza humana.
  • Bill Gates cree que el mundo tiene demasiada gente y necesita ser “despoblado”.
  • Bill Gates, quizás el hombre más rico del mundo, tampoco se ha inyectado. No tiene ninguna prisa.
  1. El establishment ha sido completamente unilateral al celebrar este tratamiento. Los políticos y los medios de comunicación están instando a la gente a que lo tome como un deber moral y cívico. Los beneficios del tratamiento se exageran enormemente, se ignoran los riesgos y se descartan las incógnitas. Debido a que están siendo engañosos y manipuladores, no apostaré mi bienestar personal a su integridad.
  2. Hay una intensa campaña de propaganda para que la gente tome este tratamiento. Los políticos y las celebridades se están tomando selfies de sí mismos siendo inyectados (tal vez en algunos casos pretendiendo ser inyectados), los medios de comunicación promocionan esto como la cosa más genial, más inteligente, más feliz y divertida de hacer. Es la campaña de marketing más extendida de la historia. Esto no es en absoluto apropiado para ningún tratamiento médico, y mucho menos para uno nuevo, y eso me hace mantenerme apartado.
  3. Las masas los siguen, publicando fotos de ellos mismos siendo inyectados con una droga, alimentando la presión de los compañeros para que hagan lo mismo. Hay algo muy alarmante y enfermizo en esto, y no quiero formar parte de ello. Nunca me drogué solo porque “todo el mundo lo hace” y eso es genial. Ciertamente no voy a empezar ahora.
  4. Quienes expresan su preocupación por este tratamiento médico están siendo intimidados, calumniados, burlados, censurados, marginados, amenazados y despedidos de sus trabajos. Esto incluye a los profesionales médicos que tienen preocupaciones basadas en la ciencia sobre el medicamento y los cuidadores que han sido testigos de que las personas bajo su cargo sufren reacciones horribles y mueren poco después de ser inyectadas. Cuando el establishment está purgando a buenas personas que arriesgan todo simplemente para plantear preocupaciones sobre un nuevo tratamiento médico, incluso si no se oponen rotundamente a él, confiaré en estas personas valientes sobre el establishment en todo momento. No puedo pensar en un solo caso similar en la historia en el que la verdad y la moral resultaron estar del lado del establishment.
  5. Este es el mayor experimento médico en la historia de la raza humana.
  6. A propósito, no está siendo presentado como el mayor experimento médico en la historia de la raza humana, y el hecho de que sea un experimento médico en absoluto está siendo severamente minimizado.
  7. Si estuvieran al frente de las masas, muy pocos estarían de acuerdo en participar en tal experimento. Manipular a las masas para que participen en un experimento médico con falsos pretextos viola los fundamentos de la ética médica y la ley democrática. No permitiré que personas poco éticas que se involucren en tal conducta me inyecten nada.
  8. El establishment médico no informa a la gente sobre nada de esto. Se han convertido en agentes de marketing de un fármaco experimental, al servicio de grandes empresas y políticos que han hecho tratos con ellos. Este es un conflicto directo con su mandato de preocuparse exclusivamente por el bienestar de las personas bajo su cuidado. Dado que el sistema médico se ha corrompido y se ha convertido en nada más que una herramienta corporativa y política, no confío en la droga experimental que tanto quieren inyectarme.
  9. Estamos siendo presionados de diversas formas para que nos inyecten, lo que viola la ética médica y los fundamentos de la sociedad democrática. La mejor manera de conseguir que no haga algo es presionarme para que lo haga.
  10. El gobierno ha sellado su protocolo relacionado con el virus y sus tratamientos durante TREINTA AÑOS. Esta es información que el público tiene derecho a conocer y el gobierno tiene la responsabilidad de compartir. ¿Qué están encubriendo? ¿De verdad esperan que crea que todo es kosher en todo esto y que se preocupan ante todo por mi salud? La última vez que hicieron esto fue con los Niños del Yemen. Si no está familiarizado con él, búsquelo, (click aquí). Ahora están haciendo lo mismo. No me engañaron la primera vez, y definitivamente no me engañan ahora.
  11. ¿El gobierno puede compartir nuestros datos médicos personales con corporaciones extranjeras, pero no compartirán su propio protocolo al respecto con nosotros? Estoy fuera.
  12. El establishment ha reclutado a médicos, rabinos, los medios de comunicación y las masas para arengar a las personas que no quieren que les inyecten una nueva droga. Nos están llamando con los peores nombres. Se nos dice que creemos en conspiraciones locas, que estamos en contra de la ciencia, que somos egoístas, que somos asesinos, que no nos importan los ancianos, que es culpa nuestra que el gobierno siga imponiendo restricciones draconianas a el público. Todo es porque no queremos que nos inyecten un tratamiento experimental, sin hacer preguntas. Incluso se nos dice que tenemos la obligación religiosa de hacer esto, y que somos pecadores graves si no lo hacemos. Dicen que si no aceptamos que nos inyecten, deberíamos vernos obligados a permanecer dentro de nuestras casas para siempre y ser excluidos de la vida pública.

Esto es horrible, repugnante, una perversión del sentido común, la moralidad y la Torá. Me hace retroceder, y solo consolida aún más mi desconfianza hacia estas personas y mi oposición a tomar su medicamento experimental. ¿Cómo se atreven?

  1. Conozco a muchas personas que se inyectaron, pero ninguna de ellas estudió la ciencia en profundidad, sopesó cuidadosamente los beneficios potenciales contra los riesgos, comparó esta opción con otras alternativas, estaba verdaderamente informada y decidió que este tratamiento médico era la mejor opción para ellos. Al contrario, se inyectaron por el bombo, la propaganda, la presión, el miedo, la confianza ciega en lo que supuestamente creían “la mayoría de los expertos” (asumiendo que TODOS lo estudiaron todo en profundidad y fueron completamente objetivos, lo cual es muy dudoso ), confianza ciega en lo que ciertos rabinos influyentes les instaban a hacer (lo mismo que lo anterior), o miedo histérico de que la única opción fuera inyectarse o enfermarse gravemente por el virus. Cuando veo histeria masiva y comportamiento de culto en torno a un tratamiento médico, sospecharé mucho y lo evitaré.
  2. Las compañías farmacéuticas tienen una larga y gloriosa historia de causar masacres masivas con drogas maravillosas que lanzan a poblaciones desprevenidas, incluso después de que ya se habían conocido problemas graves. En lugar de presionar el botón de pausa y detener la comercialización de estos medicamentos hasta que estos problemas pudieran investigarse adecuadamente, las compañías farmacéuticas hicieron todo lo posible para suprimir la información y seguir promocionando sus productos. Cuando las empresas y las personas hayan demostrado una falta de preocupación por la vida humana tan grave, no confiaré en ellos cuando promocionen una nueva droga maravillosa.
  3. De hecho, las historias de terror ya están llegando a una velocidad vertiginosa, pero los políticos no están en lo más mínimo preocupados, el establecimiento médico los está descartando como no relacionados o insignificantes, los medios de comunicación lo están ignorando, las compañías farmacéuticas están avanzando en a toda velocidad, y quienes levantan una bandera roja continúan siendo intimidados, censurados y castigados. Claramente, mi vida y mi bienestar no son su principal preocupación. No seré su próximo conejillo de indias en su laboratorio. No me arriesgaré a ser la próxima “coincidencia”.
  4. Aunque muchas personas han muerto poco después de recibir la inyección, incluidos jóvenes perfectamente sanos, no podemos dar a entender que la inyección tuvo algo que ver con eso. De alguna manera, esto es anti-ciencia y causará la muerte de más personas. Creo que negar cualquier posible vínculo, abusar de las personas que especulan que podría haber un vínculo y no demostrar la más mínima curiosidad por siquiera explorar si podría haber un vínculo es lo que es anti-ciencia y muy bien podría causar la muerte de más personas. Estas mismas personas creen que también estoy obligado a inyectarme. No, maldita sea, gracias.
  5. Me repugna el culto religioso, parecido a un culto, de un producto farmacéutico, y no participaré en este ritual.
  6. Mi proveedor de “atención médica” me sigue insistiendo para que me inyecte, pero no me ha proporcionado información sobre este tratamiento ni sobre las posibles alternativas. Todo lo que sé lo aprendí de otros fuera del establishment. El consentimiento informado se ha convertido en consentimiento conformado. Renuncio.
  7. Veo todas las mentiras, corrupción, propaganda, manipulación, censura, bullying, violación de la ética médica, falta de integridad en el proceso científico, supresión de reacciones adversas inconvenientes, desestimación de preocupaciones legítimas, histeria, comportamiento de culto, ignorancia, mentalidad cerrada, miedo, tiranía médica y política, ocultación de protocolos, falta de verdadera preocupación por los la vida, la falta de respeto por los derechos humanos y las libertades básicas, la perversión de la Torá y el sentido común, demonización de la gente buena, el mayor experimento médico de todos los tiempos realizado por gente codiciosa, indigna de confianza e impía Lo arriesgo todo … Veo todo esto y he decidido que todos pueden tener mi lugar en la fila. Pondré mi confianza en Dios. Usaré la mente con la que Él me bendijo y confiaré en mis instintos naturales.

Lo que lleva a la razón final que resume por qué no me “vacunaré”.

31 . Todo esto apesta.

La Portada de «The Economist», la «Crisis de los Contenedores» y el Nuevo Orden Mundial

Por P.A. David Nesher

La revista The Economist, es una de las predilectas del poder financiero. La misma es propiedad de las históricas familias Rothschild y Agnelli, quienes acostumbran a anunciar sus malévolas agendas a través de una sutil forma de previsiones que aparecen en sus inquietantes tapas avisando así eventos de índole política, social, científica y económica.

Así, y por medido de dichas crípticas tapas, cargadas de simbolismos (dignos de interpretaciones cabalísticas masónicas), The Economist muestra también, en forma de oráculos luciferinos, algunos de los anhelos y proyectos del propio poder financiero elitista que representa.

En su última edición, la revista muestra al Nuevo Orden Mundial representado por el juego de Jenga, donde un conjunto de ‘33’ contenedores (comercio internacional) se tambalea peligrosamente y la mano que mueve las piezas hace la señal del 666.

El mensaje se hace evidente para aquellas almas proféticas que comprendemos los diseños anti-Dios que la masonería-illuminati traza a la hora de pretender dominar los designios de las masas. Justamente ellos como masones constructores aplican el ciclo continuo de construir y derribar. Así, y bajo el lema «Ordo ab Chaos» («orden hacia el caos«) ahora pretenden destruir el viejo sistema comercial (33 un sistema que ellos reclaman ser de su autoría) de compra y venta en base al dinero físico y sustituirlo por el sistema electrónico digital 666 QR.

Ellos lograron, con la excusa sanitaria del «Cobicho» o «virus chino», el bloqueo a la libre circulación de personas, tanto como la parálisis al transporte y el comercio de mercancías. Así consiguieron que estas vías se relajaran (y aún continúen relajándose) en todo el mundo. Ahora, y por medio de su oscura «revista profética», sugieren que el desbalance de contenedores provocado por las cuarentenas en todo el mundo seguirá sin cambios hasta fines del primer semestre del 2022. La consecuencia directa visible será la persistencia de la escasez de bienes intermedios y finales en buena parte del mundo, y una fuente significativa de presiones inflacionarias con las que deberán lidiar varios bancos centrales.

En el artículo «Un sistema deshilachado«, esta élite luciferina revela irónicamente como en la geopolítica del comercio mundial, el poder de sus voluntades ególatras triunfa cada vez más sobre las reglas. En el mismo se puede apreciar como una serpiente (¿símbolo de quién?) se ha enrollado con tres vueltas alrededor (¡de nuevo el 666!) de un contenedor, mientras le clava sus venenosos colmillos.

El mensaje es claro y contundente, y está relacionado al hecho de que el transporte de contenedores rara vez en la historia ha sido tan dramático como en el año 2021. El costo promedio de envío de un contenedor grande estándar (a Unidad equivalente a 40 pies, o feu ) ha superado los $ 10,000, unas cuatro veces más que hace un año (ver gráfico). El precio al contado para enviar una caja de este tipo de Shanghái a Nueva York, que en 2019 habría sido de alrededor de $ 2,500, ahora está más cerca de $ 15,000. Asegurar una reserva tardía en la ruta más transitada, desde China hasta la costa oeste de Estados Unidos, podría costar 20.000 dólares.

Inicialmente, las duras restricciones en China y Europa paralizaron embarques desde el resto del mundo y unos 500.000 buques quedaron sin zarpar por varias semanas en puertos estadounidenses. Los buques de China y otros países de Asia partieron y llegaron a Estados Unidos, pero no pudieron descargar por varios meses, tanto por las restricciones para bajar a tierra, como por las restricciones locales que redujeron al mínimo el personal para carga y descarga y también en las aduanas.

Los puertos se congestionaron de buques que no pudieron descargar rápidamente sus contenedores ni cargar otros para transportar a sus puertos de origen y otros. Consecuencias inevitables: caída de la cantidad de buques disponibles y de contenedores vacíos para cargar bienes a ser remitidos a otros países. En los puertos de América del Norte, aproximadamente 4 de cada 10 contenedores fueron devueltos a China. El resto siguió en los puertos de llegada.

Las autoridades de algunos de los puertos más activos de EE.UU. prevén que la congestión que los afecta se prolongue hasta el próximo año, ya que la avalancha de productos de fabricantes y minoristas que buscan reponer sus stocks se prolonga más allá de las habituales pausas estacionales del transporte marítimo, reporta Wall Street Journal.

Antes de continuar leyendo, por favor, considera este video:

Los puertos ya están saturados por el número récord de contenedores que arriban a las costas de EE.UU. durante la temporada alta de transporte marítimo de este año, y el número de buques que esperan un sitio de atraque en los puertos del sur de California está creciendo a medida que la congestión se extiende a los centros de almacenamiento y a las redes de distribución en todo el país.

Te invito a leer lo siguiente:

Si has aprendido a discernir el cumplimiento de lo profético, te darás cuenta que la crisis de los contenedores no es un juego, más bien es un problema real que está afectando a todo el mundo y si nunca habías escuchado de ella presta atención porque está afectando tu bolsillo. No es para menos, sobre todo si tenemos en cuenta que el 90% de todo el tráfico de carga que se mueve a nivel mundial lo hace por vía marítima, y que los contenedores son la principal forma en la que viaja esa carga.

Sin duda alguna, las profecías se están cumpliendo. El apóstol Juan tuvo la siguiente visión:

Miré, ¡y apareció un caballo amarillento! El jinete se llamaba Muerte, y el Infierno lo seguía de cerca. Y se les otorgó poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar por medio de la espada, el hambre, las epidemias y las fieras de la Tierra.
(Revelación 6:8).

Yo lo único que puedo decirte es: ¡Sólo en Yeshúa está la Salvación!

«Algunas de las primeras secuencias del coronavirus en China fueron borradas», afirma un Científico

Una pesquisa en solitario de un prestigioso científico estadounidense ha provocado un pequeño terremoto en la investigación del origen de la pandemia. El bioquímico Jesse Bloom —del Centro de Investigación Fred Hutchinson, en Seattle— se percató de que algunas secuencias genómicas de los primeros casos de covid en la ciudad china de Wuhan habían desaparecido de una base de datos internacional. En un trabajo detectivesco, deduciendo el nombre de los archivos, Bloom logró recuperar la información borrada, gracias a que también se había subido a la plataforma Google Cloud, un espacio virtual de almacenamiento. “Parece probable que las secuencias se eliminaran para ocultar su existencia”, afirma el investigador en un borrador de sus conclusiones publicado este martes.

Bloom sostiene que las 13 secuencias parciales que ha conseguido reconstruir presentan mutaciones que sugieren que el virus ya circulaba en Wuhan antes del brote de diciembre de 2019 en el mercado de Huanan. Su investigación, controvertida y pendiente de revisión por otros científicos, destaca tres mutaciones presentes en los coronavirus del mercado, pero ausentes en las secuencias rescatadas ahora y en los virus de murciélago emparentados con el SARS-CoV-2. Algunos especialistas creen que esta nueva información es clave. El genetista Rasmus Nielsen, de la Universidad de California en Berkeley (EE UU), ha afirmado en sus redes sociales que “estos son los datos más importantes sobre el origen de la covid en más de un año”.

Otros expertos, como el genetista Fernando González Candelas, son mucho más escépticos. “Hace mucho ruido con poca paja real, todo para concluir que la pandemia no empezó en el mercado de Wuhan, lo que ya se sabía, y que el virus circulaba antes de lo que se ha dicho, como ocurre siempre en una nueva epidemia”, opina González Candelas, catedrático de la Universidad de Valencia. “Lo de borrar secuencias de una base de datos no es lo habitual, pero habrá que ver por qué se ha hecho. Puestos a especular, es una buena arma para cualquier teoría conspirativa”, añade.

Los archivos fueron suprimidos de la base de datos SRA, perteneciente a los Institutos Nacionales de la Salud de EE UU. El organismo, una agencia gubernamental, ha explicado este miércoles en un comunicado que borró las secuencias en junio de 2020 a petición de un investigador chino que tenía los derechos sobre ellas. El científico indicó que la información se había actualizado, que la quería enviar a otra base de datos y que deseaba eliminar la primera versión para evitar confusiones.

Jesse Bloom

Las indagaciones de Bloom apuntan a que las muestras de aquellos pacientes de covid fueron recogidas por el farmacéutico chino Aisi Fu en el Hospital Renmin de la Universidad de Wuhan. Aisi Fu y sus colegas no escondieron entonces el material, todo lo contrario. Usaron la información para desarrollar un test de detección del coronavirus y publicaron un borrador de sus resultados el 6 de marzo de 2020. Y hace justo un año publicaron sus conclusiones definitivas en la revista especializada Small, un estudio con información parcial de las secuencias que, con un formato inusual y en una revista minoritaria, pasó desapercibido. Tanto Bloom como la revista Science han intentado obtener la versión de los investigadores chinos, sin éxito. El bioquímico estadounidense no ha encontrado las secuencias borradas en ninguna otra base de datos.

Jesse Bloom pertenece al grupo de 18 científicos de primera fila que pidió el 13 de mayo “una auténtica investigación” sobre el origen de la pandemia. A juicio de estos expertos, “siguen siendo posibles tanto la teoría de un escape accidental de un laboratorio como la de un salto natural desde los animales”. El Instituto de Virología de Wuhan, en cuyos laboratorios se trabajaba con coronavirus antes de la pandemia, está a 14 kilómetros del mercado de Huanan.

Los 18 científicos, en una carta publicada en la revista Science, fueron muy críticos con el informe de la misión conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y China, cuyos autores aseguraron en marzo de 2021 que la hipótesis de una fuga de un laboratorio era “extremadamente improbable”, mientras que el salto natural desde un animal era “probable o muy probable”.

El propio informe de la OMS detalla 168 casos de covid en Wuhan en diciembre de 2019, 47 de ellos asociados al mercado de Huanan. Otros enfermos, 38, habían estado en otros establecimientos similares, pero no habían visitado el de Huanan. El virólogo Robert Garry, experto en virus emergentes de la Universidad Tulane (EE UU), ha detectado dos linajes distintos de coronavirus en esos primeros casos vinculados con mercados de fauna salvaje. Su hipótesis es que un progenitor del virus en los murciélagos saltó a otra especie, algunos animales infectados fueron capturados y los ejemplares afectados —ya con diferentes variantes del virus por mutaciones en granjas abarrotadas— acabaron siendo vendidos en diferentes mercados de Wuhan. Este proceso pudo requerir décadas.

Un equipo de científicos chinos reveló hace dos semanas que en la mayoría de mercados de Wuhan se vendían animales salvajes vivos de forma ilegal antes de la pandemia. Una de las especies a la venta era el perro mapache, un carnívoro del tamaño de un zorro que se cría por millones en las granjas peleteras de China. El coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (SARS) —que apareció en China en 2002 y provocó la muerte de casi 800 personas— se detectó en un mercado de animales de Guangdong en la civeta de las palmeras enmascarada, un pequeño mamífero, y también en perros mapache. El propio Jesse Bloom ha reconocido en la revista Science que su investigación detectivesca “no refuerza ni la hipótesis del origen en un laboratorio ni la de una zoonosis [un salto natural desde los animales]”.

Fuente:

El País

El Parlamento de Europa ha declarado que el aborto un derecho universal

El Parlamento Europeo ha dado el visto bueno al informe para instar a los países miembros a eliminar cualquier obstáculo en el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y considerarlo como un «derecho humano». El denominado ‘Proyecto Matic‘ sobre «la situación de la salud y los derechos sexuales y reproductivos en la UE,  en el marco de la salud de la mujer» pretende además que esta práctica sea garantizada por la sanidad pública de los países miembros, aunque ello suponga menoscabar el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.

En el debate, la europarlamentaria balear del PP, Rosa Estaràs, expresó el rechazo de su formación a que el Parlamento Europeo pueda considerar el aborto como un derecho humano, como recoge la actual versión de un informe sobre salud reproductiva de las mujeres en la Unión que votará esta semana la Eurocámara.

«El aborto no es un derecho humano, puede ser un derecho jurídico recogido en algunos Códigos pero no es un derecho humano. Sólo son derechos humanos los que están en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, como la objeción de conciencia», ha declarado Estarás durante el debate previo al voto de ese documento.

Según la eurodiputada, el planteamiento del informe «no empodera a la mujer ni refuerza la democracia en Europa». Estaràs ha criticado que los grupos de izquierda de la Eurocámara pretendan «repartir cartas de derechos, ser adictos a tener razón, imponer y vencer en lugar de convencer y pactar, o ideologizar los derechos humanos». Estaràs también ha expresado el rechazo del PP al artículo que recoge la denegación del aborto como una violación de los derechos humanos y una forma de violencia contra las mujeres.

Igualmente ha criticado que el artículo 37 de este informe intente establecer que la objeción de conciencia de los médicos supone una violación de los derechos de las mujeres y una denegación de la atención médica.

«Jamás deberíamos haber llegado hasta aquí», ha protestado la eurodiputada popular, que ha subrayado que el texto actual del informe «no tiene ninguna lógica jurídica y supone un mazazo» a la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Fuente:

abc sociedad

Un Ex masón responde: ¿La Masonería promueve leyes de aborto, matrimonio gay y eutanasia?

Un ex alto funcionario del gobierno de Francia que perteneció a la masonería durante 24 años y llegó a ocupar un alto rango, decidió revelar no solo las raíces espirituales e ideológicas anticristianas de la masonería, sino su impacto en la vida política a través de la promoción de leyes en favor del aborto, eutanasia o el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.

El National Catholic Register entrevistó en 2020 al arquitecto Serge Abad Gallardo, de 66 años, que durante su juventud se unió a la masonería con la convicción de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, 24 años después, regresó a la Iglesia Católica convencido de que había estado sirviendo a la causa equivocada y, sobre todo, al maestro equivocado.

Abad ha sido un “venerable maestro” y miembro de los altos rangos de la orden masónica global Le Droit Humain, que dejó en 2012 después de experimentar una conversión repentina en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

Desde entonces, ha dedicado su tiempo a compartir su larga experiencia en la masonería, informando en toda Francia sobre los mecanismos y peligros potenciales de dicha institución.

Cuando se le preguntó si los masones realmente se encuentran en el origen de leyes sociales como las de aborto, eutanasia o “matrimonio” entre personas del mismo sexo, lo admitió.

No es absolutamente ninguna teoría de conspiración decir que la masonería tiene un fuerte poder político sobre la sociedad. Hay pruebas sólidas. En Francia, por ejemplo, la ley que permite la píldora anticonceptiva (1967) fue iniciada por Lucien Neuwirth, que era masón. Además, la ley francesa sobre el aborto (1975) fue promovida por Simone Veil. No sé si ella misma era masón, pero al menos abiertamente estaba muy cerca de los ideales masónicos ya que recibió vibrantes tributos de las más grandes logias masónicas francesas a su muerte en 2017”, relató Abad.

Además, Abad dijo que “el primer político que intentó introducir la legalización de la eutanasia en Francia fue el masón y senador francés Henri Caillavet en 1978”.

“Del mismo modo, la ley del “matrimonio” entre personas del mismo sexo (2013) fue promovida por la política francesa Christiane Taubira, a quien conocí en Guyana, donde trabajé durante algunos años, y que es francmasona”, agregó.

Abad afirma que en su último libro publicado en 2019, “Secret maçonnique ou verité catholique” (Secreto masónico o verdad católica), da cifras de la cantidad de masones que integran el Senado y la Asamblea Nacional de Francia.

Los masones representan alrededor del 0.03% de la población francesa y, sin embargo, el 35% de los diputados y senadores de Francia son masones. Es 120 veces más probable que un masón se convierta en diputado o senador que alguien que no lo es”, explicó.

También contó sobre la existencia de la llamada “Fraternelle parlementaire”, una organización informal que reúne a funcionarios electos en los niveles políticos más altos. “Son de todas las ramas masónicas, incluidas algunas que no son necesariamente aliadas. La Fraternelle está presidida sucesivamente por personas de izquierda y derecha. No es casualidad que los ciudadanos franceses ya no sepan a quién votar”, comentó Abad.

Luego, recordó que el expresidente de esta asociación, Bernard Saugey, senador de los republicanos –partido político de centroderecha y al que calificó de “francmasón”–, dijo una vez: “Si desempeño bien mi papel, los parlamentarios de izquierda y derecha votarán juntos sobre problemas sociales”.

Abad, comentó al respecto: “Y ahora tenemos una nueva prueba de eso, con la ley sobre reproducción médicamente asistida (recientemente aprobada por el Senado, aunque predominantemente conservadora)”.

Una solución a esta grave amenaza para la democracia sería abolir el secreto y obligar a los políticos a decir públicamente que son masones. Al menos los ciudadanos sabrían claramente a quién votan”, aconseja el exmasón.

En otro momento de la entrevista, cuando se le preguntó por qué el cristianismo es incompatible con la masonería, Abad respondió que no se puede pensar “en un Dios que se hizo carne” y “murió en la cruz para salvarnos”, y por otro lado “considerar, como creen los masones, que Dios es algo abstracto, una fuerza indefinida llamada El Gran Arquitecto del Universo, que es similar a una fuerza cósmica, a una especie de naturalismo”.

Esas dos cosas son doctrinalmente demasiado diferentes para ser compatibles. Algunos masones creen en el Dios cristiano y piensan que es compatible con su actividad masónica, pero es un error teológico profundo”, señaló.

También indicó que existe una segunda incompatibilidad fundamental: “No se puede buscar la verdad a través del esoterismo, recurriendo a rituales y procesos ‘mágicos’, a algunos elementos cósmicos que no son necesariamente divinos, y al mismo tiempo recurriendo al poder de Dios para caminar hacia la Verdad”.

Estos son dos caminos muy incompatibles y opuestos. Tal conflicto es cierto para la masonería mundial, incluida la que se encuentra en América o Europa”, acotó.

Más adelante, comentó la relación que existe entre el demonio y las organizaciones masónicas.

Un día, cuando era oficial en la logia de Le Droit Humain, escuché un ritual de primer grado que nunca antes había escuchado y que rinde homenaje a Lucifer. También es parte del rito escocés antiguo y aceptado. Escuché al venerable maestro decir: ‘Debemos agradecer a Lucifer por traer luz a los hombres’, etc. Me sorprendió bastante”, contó.

Abad explica que aquel ritual, y la masonería en general, “consideran que las religiones, y el catolicismo en particular, ocultan la verdad a los creyentes y se la guardan para sí mismos, mientras que la masonería proporciona claves a los seres humanos para que puedan liberarse por completo”.

Además, en mis dos últimos libros, cité extractos de un documento que es accesible solo para miembros de alto grado, por lo que las llamadas ‘logias azules’ [que reúnen a los nuevos miembros] no tienen acceso a él. Está tomado de Paroles Plurielles, una publicación emitida por mi orden masónica, en la que se compilan los mejores textos escritos sobre temas sociales o rituales masónicos y que se exhiben en las logias. En este documento de tres o cuatro páginas, hay un texto que alaba la transgresión, y el que lo permitió: Lucifer. Vale la pena señalar que los masones generalmente mencionan a Lucifer en lugar de Satanás”, añadió el exmasón.

Además de su libro más reciente, publicado en 2019, Abad ha ayudado a difundir su mensaje sobre la masonería con otros dos libros, entre los que se incluyen Je servais Lucifer sans le savoir (Estaba sirviendo a Lucifer sin saberlo, del 2016) y La Franc-maçonnerie démasquée (Exponiendo la masonería, de 2017).

Su último trabajo, Secret maçonnique ou verité catholique, aborda el secreto en la masonería, especialmente sus consecuencias en las sociedades y la democracia.

Fuente:

aciprensa

Biólogo aconseja acabar con la Religión y sus Adeptos por el Bien de la Humanidad

Según el biólogo estadounidense Edward Osborne Wilson, la Tierra está sufriendo «una muerte a través de mil heridas» a causa de la religión y que ésta debería desaparecer en beneficio del progreso humano.

A Wilson se le conoce como el «padre de la sociobiología», obteniendo un premio Pulitzer por su trabajo. Justamente en una entrevista a Edward O. Wilson por Penny Sarchet a causa de la publicación de su nuevo libro “El significado de la existencia humana”, este biólogo abordó un asunto de enorme trascendencia.

Wilson opina en su libro que la gente aún no se ha dado cuenta de que la «estructura tribal» ha destruido el planeta a través de “mil heridas”.

En esta entrevista Wilson explicó que su libro examina el futuro de los humanos y la Tierra.

El biólogo dijo:

Todas las ideologías y las religiones tienen sus propias respuestas a las grandes preguntas, pero, por lo general, están vinculadas como dogma a algún tipo de tribu”.
Las religiones, en particular, presentan elementos sobrenaturales que otras tribus -otras religiones- no pueden aceptar. Y cada tribu, no importa cuán generosa, benigna, amorosa y caritativa, menosprecia a todas las otras tribus”.

Edward Osborne Wilson

Wilson, quien fue criado como bautista en Alabama, dijo que se «alejó» del cristianismo. No obstante, no se refiere a sí mismo como ateo.

Lo que nos arrastra es la fe religiosa. Lo que nos está haciendo hundirnos es la fe religiosa. La búsqueda trascendente ha sido secuestrada por las religiones tribales”.

Así que yo diría que, en aras del progreso humano, lo mejor que podríamos hacer sería disminuir, hasta el punto de eliminar, las creencias religiosas”, sugirió.

Wilson argumenta que el humano tiende a buscar respuestas en la religión, sin embargo, son guiados por caminos erróneos.

A pesar de los calificativos que ha recibido debido a sus controversiales afirmaciones, Wilson dice que no es ateo. “Soy un científico”.

Aunque para muchos creyentes, lo único que consideran de este premio Pulitzer, es que se trata de una herejía.

¿Qué opina usted? Deje su comentario a continuación.

¿Dicen que la Marihuana no hace nada?… Miren a mi Hijo

Autora: Patricia Navas

Lmarihuana ha destruido el cerebro de nuestro hijo y de otros muchos. Empezaron a fumar porros a una edad de 12-14 años, en épocas en que se producen grandes cambios en el organismo y en la mente, y deterioraron las neuronas afectando de forma muy negativa a estos chicos. No somos solo los padres los que lo decimos, sino también los médicos que alertan de graves daños”.

Son las palabras que Montserrat Boix, madre de un hijo con graves trastornos mentales, declaraba a la Plataforma por la Familia Catalunya-ONU un día de especial preocupación en que su hijo llevaba 10 días fugado del centro psiquiátrico en que se encontraba.

Boix considera que las instituciones no están actuando de manera correcta ante las graves situaciones de familias con personas con trastornos mentales y afirma que nunca la policía ha localizado a su hijo en las ocasiones en que se ha fugado.

Una imagen falsa

Cree que “estos problemas no están trascendiendo lo suficiente. Parece que tienen más poder en la sociedad y en los medios de comunicación los que proponen el consumo libre de la marihuana».

«No se habla de los efectos secundarios, y estos son gravísimos. Son, además, un paso hacia las drogas duras”, lamenta.

Para Boix, “si la legalización de la marihuana, del cannabis, significa que se pueda vender en farmacias con receta médica para algún tratamiento, vale, pero si se trata de permitir la venta en la calle, o en cualquier tienda sin más y sin ningún control, lo rechazamos de manera absoluta”.

La madre, angustiada por la situación de su hijo, explicó que no puede entender que “la policía tenga las manos atadas y no haga nada cuando ve que unos chicos están fumando cannabis, lo que se da en muchos lugares, en cualquier esquina».

«El policía de barrio debería poder intervenir, echarles la bronca, multar, avisar a los padres, de la misma forma que si se bebe alcohol en la calle -sugiere-. Son incomprensibles estas leyes tan permisivas”.

Convivencia muy difícil

Boix expresa su angustia por la situación actual de su hijo, de 27 años, con el que la convivencia resulta muy difícil.

Es agresivo, no respeta los horarios de la casa, no toma la medicación para tratar el trastorno que padece, consume droga y a menudo huye de casa.

«No podemos hacer nada más que esperar a que nuestro hijo vuelva a delinquir para que lo encierren en una prisión y allí vuelva a estar bien tratado. O que lo maten en una riña. Estas personas o acaban en la cárcel o en el cementerio. No hay nada para los enfermos mentales severos, agresivos y que consumen drogas”, dice, asegurando que son muchas las familias en situación similar a la suya.

Denuncia que los políticos se están interesando muy poco por la situación de las familias que tienen alguno de sus miembros con severos problemas de salud mental.

Boix manifiesta que los padres de personas que están en aquella situación deberían poder mantener la patria potestad, que han perdido cuando los hijos enfermos mentales alcanzan la mayoría de edad.

Soluciones

La solución que propone es la creación por parte de las instituciones públicas de centros de salud mental en zonas rurales, de forma que puedan realizar trabajos en el campo, cuidar animales, etcétera pero que no puedan salir de allí.

De hecho, ella misma, junto con su marido, ha creado la productora de yougures Delícies del Berguedà en el intento de que trabajen en ella personas con problemas de salud mental.

Boix recuerda que en España en los años 70 desaparecieron los manicomios para personas con trastornos mentales, pero no se les ha sustituido por otras instituciones adecuadas para su tratamiento, que a la vez protejan al resto de la sociedad.

Y concluye:

«Los padres estamos desesperados y nos sentimos impotentes ante esta situación”.

Fuente: Aleteia

Elecciones EE.UU.: ¡Bernie Sanders la Pegó Palabra por Palabra!… ¿Una Predicción?

Por P.A. David Nesher

Me encontré con esta entrevista de Jimmy Fallon al senador demócrata Bernie Sanders, emitida el 24 de octubre próximo pasado. En la misma el senador Sanders «vaticinaba» un posible escenario para las elecciones presidenciales estadounidenses. ¡Lo sorprendente es que anunció el escenario que estamos viviendo hoy tras la jornada electoral del martes!

Sanders ha acertado incluso los tres Estados en duda y que dependerán del voto por correo: Pensilvania, Michigan y Wisconsin. El vídeo, compartido desde varias cuentas ya suma 2,5 millones de reproducciones en apenas tres horas. 

Aquí te lo comparto:

En dicha entrevista del programa The Tonight Show (NBC), Fallon pregunta a Sanders por una posibilidad de la que ya se hablaba entonces: que no se supiera quién era presidente hasta pasados unos días. Sanders le contestaba diciendo que era algo que le preocupaba y que habrá “que contar cada voto”.

El senador ya explicaba aquí que «Estados como Pensilvania, Michigan, Wisconsin» recibirían «una gran cantidad de votos por correo electrónico” que tardarían días en contarse. Sanders advertía de que los demócratas tienden a votar más por correo y los republicanos a votar más en persona.

Bernie Sanders expresó:

Puede ocurrir que a las diez de la noche de la jornada electoral Trump vaya ganando en Michigan, vaya ganando en Pensilvania, vaya ganando en Wisconsin, y salga en televisión diciendo ‘gracias, americanos, por reelegirme. Ya terminó todo, pasad un buen día”. Pero, tras contar el voto por correo, podría confirmarse al cabo de unos días que Biden habría ganado esos Estados. “Y en ese momento Trump diría: ‘¿Lo veis? Os dije que habría fraude. Os dije que el voto por correo era fraudulento. Y no vamos a dejar el cargo’. Esto es algo que a mí y a muchos nos preocupa”.

El escenario que Sanders temía es similar al que hemos visto en esta jornada electoral: el recuento, aún en marcha durante la mañana del miércoles, va dando como ganador a Trump en Pensilvania, Wisconsin y Michigan. Pero el resultado puede cambiar en los próximos días, cuando se sume el voto por correo. Biden ha pedido que se cuenten todos los votos, pero Trump ya se ha presentado como ganador, ha exigido que pare el recuento y ha anunciado que llevará el escrutinio a los tribunales. Incluso ha tuiteado que le estaban intentando robar las elecciones, un mensaje que Twitter ha etiquetado como “potencialmente engañoso”.

En estos tres Estados el voto no se empieza a contar hasta la noche electoral, como explica Sanders. En el caso de Pensilvania y parte de Michigan, los resultados podrían conocerse en días, tal y como recogía EL PAÍS, ya que en ambos falta más de un tercio del total de votos por contar, probablemente más del lado demócrata. Se esperaba que los resultados definitivos de Wisconsin se conocieran durante la mañana siguiente a las elecciones, pero el recuento podría alargarse más de lo previsto.

Trump lleva meses lanzando acusaciones de fraude electoral en el voto por correo, sin ninguna prueba y anticipando su estrategia tras la jornada electoral. Además, Pensilvania ya fue objeto de una reciente disputa judicial sobre el voto por correo. La Corte Suprema permitió hace unos días el recuento de sufragios recibidos “hasta tres días después” de las elecciones del 3 de noviembre, siempre que estén sellados ese día. El gobernador de este Estado, el demócrata Tom Wolf, ha avisado en Twitter de que se contarán todas las papeletas. En 2016 las elecciones en Pensilvania se decidieron a favor de Trump por solo 80.000 votos. El voto por correo en este Estado se estima en unos tres millones. En todo el país, cerca de los 100 millones.


Fuente: Verne