Satanismo

La Guerra contra los Bajos Instintos (Yetzer HaRá)

Por P.A. David Nesher

“Y dijo a ellos Moshé:
¿Acaso dejaron con vida a todas las mujeres? Si ellas fueron una trampa en el consejo de Bilam…,  fueron infieles a Yahvéh en el asunto de Peor, por lo que hubo plaga entre la congregación de Yahvéh.”

(Números/Bamidbar 31:15-16)

Una de las porciones (parashot) que leemos esta semana, Matot, nos relata acerca de la batalla que los israelitas enfrentaron a los medianitas y de su posterior victoria.

Allí la Torah nos cuenta como Moshé reprendió a los soldados debido a que habían traído al campamento mujeres midianitas que fueron tomadas como botín.

El texto deja bien claro que antes de la batalla Moshé les había ordenado acabar con toda la población y ellos, cegados por el deseo, dejaron con vida a aquellas mujeres, cuya seducción había provocado el pecado que atrajo la plaga que costó miles de vidas. Los soldados argumentaron delante de Moshé que no tuvieron la fuerza para resistirse a la tentación.

Ahora bien, en unas líneas más adelante leemos en nuestra parashá, leemos:

“Y dijo Elazar el sacerdote a los hombres del ejército que vinieron a la guerra:

Toda cosa (utensilio) que sea pasada por fuego (para cocinar), será pasada por fuego y se purificará…”.

(Bamidbar 31:21-239)

Si lo volvemos a leer, nos encontramos con algo extraño en el texto:

¿por qué dice que “venían a la guerra”, cuando en realidad regresaban de la batalla con Midián?

La respuesta es un codificación para nosotros que conviene mucho considerar. Como bien sabemos, la Torah no es sólo un libro histórico, sino que es un texto encriptado cuyos códigos describen el proceso del alma humana aquí y ahora. Es decir, que existe un nivel de interpretación de la Torah, que nos permite entender los eventos es nivel interno.

Las naciones hostiles a quienes el pueblo de Israel encontró en las páginas de la Instrucción (Torah) representan a esas fuerzas negativas que han ido haciendo nido dentro del ser humano mismo.

Justamente el nombre Madián (hebreo Midián), se relaciona con la palabra hebrea madon que significa “lucha, contienda, rencilla” cotidiana. A la vez, Midián guarda relación con la palabra “Din” que significa juicio, tratando siempre de separar y discriminar. Por ende, las constantes batallas del pueblo de Israel representan las continuas luchas del redimido en el Mesías contra cualidades negativas de su ego que “alimentan” y “energizan” a las fuerzas de HaSatán (el Adversario), que busca activar los juicios de maldición contra el creyente (Efesios 6:10-18).

Frente a la guerra que un escogido libra diariamente contra su instinto maligno denominado en hebreo yetzer hará (tendencia al mal), la guerra física resulta insignificante. El yetzer hará es un enemigo despiadado, ya que no cesa de atacar a la esencia de la persona humana, ni siquiera en su último respiro de vida. Con esto aprendemos que un redimido, sea varón o mujer, está obligado a tomar precauciones para aislarse de malas incitaciones, ya que se lo considera responsable de sus acciones.

Los soldados que habían luchado contra los midianitas, venían con una victoria física sobre sus hombros, pero ahora se enfrentaban a la soberbia y el deseo lascivo, representados en las mujeres midianitas cautivas. Esta es la batalla más difícil; esto es lo que quiere enseñarnos la Torah cuando dice que vinieron a la guerra.

Debes estar siempre alerta; el adversario (HaSatán) te acecha y busca sorprenderte en todo momento.

Ahora bien, seguramente te estarás preguntando: ¿Dónde se encuentra el instinto maligno? Y la respuesta es simple y reveladora: en los lugares en que piensas que no se encuentra.

Por eso, debemos ser sobrios y velar en oración (1Pedro 5:8), a fin de tener siempre presente en nuestras conciencias que el enfrentamiento con el yetzer hará es incesante. En realidad es una conflagración que nunca termina.

Esta estrategia profética la aprendemos de lo que está escrito en el rollo de Devarim:

“Cuando salgas a la guerra sobre tu enemigo, y te lo entregará Yahvéh en tu mano.”

(Deuteronomio 20:1)

Si sabes que todos los días sales a la guerra contra tu enemigo íntimo (el yétzer hará), entonces, Yahvéh te lo entregará en tu mano y podrás vencerlo. Pero si crees que ya lo venciste, y te asientas en la zonas de confort que ofrece el sistema, perderás siempre la batalla.

Por ese motivo, inmediatamente después de que regresaron los soldados de la guerra, les fue encomendado el mitzvá (mandamiento) de la purificación de los utensilios de cocina, también lleno de códigos lumínicos para nosotros.

El precepto ordenaba que toda cosa que fuera pasada por fuego. Resulta interesante la revelación que surge de este mandamiento: un utensilio que pudo haber sido utilizado por un idólatra practicante de hechicería, hay que pasarlo por fuego, para que lo que esté allí impregnado sea destruido con la acción del fuego.

Pero, buscando la praxis ontológica de esto, notamos que esta codificación es una perfecta representación de lo que sucede con el ser humano en su lucha cotidiana. Cuando el alma humana cae en manos del yetzer hará, que es producto de la pasión egoísta, simbolizada en el fuego, debe ser vencido con el fuego de la Torah. No existe otra forma de escapar de él. Por eso, los sabios intérpretes que escribieron el Talmud al explicar el origen de este instinto tan bajo dicen: He creado el yétzer hará (instinto maligno) y también he creado su antídoto, que es la Torah. Si ustedes estudian Torah, no caerán en su trampa (Kidushín 30b).

También en esta obra de sabiduría hebrea existe un consejo más:

Si te encuentras con ese villano (el yétzer hará), llévalo al Bet HaMidrash (Templo Santo). Si es una roca, se desmoronará; si es de hierro, se hará pedazos. Porque la Torah es la luz que ilumina al hombre por el camino que debe ir. No es lo mismo caminar por un sendero oscuro y lleno de trampas que recorrer la misma senda bien iluminada. Aunque estudiemos Torah, debemos ser cautos y saber utilizar su fuego, pues cuando es mal empleado, daña y perjudica. Cuanto más elevado sea el nivel que alcance una persona, mayor será la lucha que tendrá que librar contra su fuerte impulso al mal.” (Suka 52)

Al reflexionar sumergiéndonos en estas profundidades de la Sabiduría divina notamos el compromiso que debemos asumir a diario de buscar en los libros de las Sagradas Escrituras, aquellas estrategias adecuadas para protegernos del yétzer hará que nos asecha constantemente. Además, y sellando esa búsqueda, debemos elevar tefilot (oraciones de alianza) al Todopoderoso pidiéndole que nos fortalezca con Su Unción para salir sanos y salvos de la batalla contra nuestro más grande enemigo.

Entonces, la próxima vez que el yétzer hará venga a provocarte, no lo escuches. Pues una vez que caigas en sus lazos, y HaSatán con sus ángeles te vean pecar,  volarán para acusarte de todo lo que te atreviste a realizar, y así lograr que el rigor divino suelte sus juicios de maldición en tu vida y entorno.

Aceptemos que las dificultades que conseguimos nos dan la oportunidad de mostrar nuestras verdaderas capacidades, revelar nuestra fuerza, valentía y la magnificencia de quien realmente somos en la redención conseguida por nuestro Dueño Yeshúa, HaMashiaj.

¡Gracias por siempre estar junto a mí aprendiendo Torah!

Shalom!

Serpiente y Escorpiones: Las Armas Principales del Adversario (HaSatán)

Las trampas principales que nuestro adversario nos tiende a diario para vernos caídos y detener nuestra jornada espiritual son:

  1. La tentación, para desviar al hombre del buen camino
  2. La acusación, para traer división en la familia, en la iglesia.
  3. Dudas, para desconfiar y separarnos del temor a Yahvéh.

Nuestro amado Maestro y Mesías Yeshúa clasificó estas trampas en dos categorías de armas con el objetivo de que sus discípulos establecieran claras estrategias para vencer sobre los poderes del mal. Entonces para no sucumbir y poder pisarlos y apartarlos de nuestra vida tenemos que identificar que dichas armas son llamadas por Yeshúa: serpientes y escorpiones.

 

  CLASIFICACION ATAQUE TEXTO
Serpientes:

Veneno por su boca.

Mentira Ataca la Revelación de la Torah Números 21:5 – 6

Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Yahvéh envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.”

Falsas doctrinas
Apostasía
Escorpión:

Ataca inicialmente a los ojos, pero su veneno viene atrás, los deseos de la carne

 

Romanos

13:13 – 14

Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.”

Lujuria Proverbios 6:27 – 29

¿Tomará el hombre fuego en su seno sin que sus vestidos ardan?

¿Andará el hombre sobre brasas sin que sus pies se quemen?

Así es el que se llega a la mujer de su prójimo;

No quedará impune ninguno que la tocare.”

La envidia y los celos. Ataca al Nuevo Hombre 1 Corintios 3:3

porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?

 

Santiago  3:14 – 16

“Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;

porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.

Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.”

La avaricia Ataca la santidad y  lleva a la idolatría Isaías 55:2

¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia?”

Las murmuraciones

 

El orgullo motiva la murmuración y la crítica.

Ataca la obediencia y  lleva a la rebeldía Ezequiel 2:6

“Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde.”

Las Tradiciones

Principios sin contexto bíblico.

La Palabra del Evangelio Colosenses 2:8

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.”

Codicia Piedad y contentamiento 1 Timoteo 6:9

“Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;”

 

Si nuestra jornada espiritual se caracteriza por el andar en lectura y meditación de la Torah (Instrucción) divina y en la santidad podemos identificar las serpientes y escorpiones (tentaciones, dudas y acusaciones) y pisarlos, exterminándolos antes que aniden en nuestro corazón.

Sacerdotes y Serpientes Mágicas… Los “Milagros” Reptilianos de Egipto

Por P.A. David Nesher

Éxodo capítulo 7

Muchas veces, mientras estudiamos las Sagradas Escrituras, notamos que ellas, relatan acontecimientos muy particulares, que contienen una enseñanza muy importante, sin detenerse a explicar cómo sucedieron, y el por qué de sus razones. Un ejemplo de esto ocurre cuando, al estudiar el libro de Shemot (Éxodo), llegamos al séptimo capítulo.  

Este texto relata que cuando Moshé y Aharón se disponían a ir del Faraón, el Eterno le dijo a Moshé que si el Faraón les solicitara “muestra una maravilla” deberá indicarle a Aharón tirar su bastón frente al Faraón, y el cayado se convertirá en una serpiente.

Aharón hizo exactamente eso. Pero el pasaje también relata revela que los magos y hechiceros egipcios imitaron la transformación que Aarón realizó con su vara que quedó convertida en una serpiente. Vemos que ellos (los magos) instados por el pedido del faraón, “mediante sus artes secretas” lograron emular lo que Moshé y Aharón hicieron (v. 11). Esto podría significar que emplearon poderes sobrenaturales y que verdaderamente transformarán varas en serpientes. No obstante, las Escrituras Sagradas no declara explícitamente si agentes sobrenaturales, ya sea divinos (Números 22: 21 ss.) o demoníacos (Deuteronomio 18: 10-11; Job 2:7), estuvieron involucrados.

Todo este episodio de lanzar los bastones y transformarlos en serpientes requiere una explicación, que demandará de cada uno de ustedes reflexión y meditación.

¿Qué es un Mago en la cosmovisión egipcia?… ¿Quién podía llegar a este rango?

Para entender este pasaje, primeramente, debemos saber que la magia estuvo presente en el Antiguo Egipto desde sus comienzos como civilización.

En realidad era un fenómeno muy extendido entre toda la sociedad, desde el faraón a las clases más humildes. Todos trataban de actuar y de protegerse contra las adversidades normales de la vida cotidiana. Las enfermedades, las actuaciones de los enemigos, o los ataques de los animales dañinos, eran las preocupaciones más exigentes y perentorias a las que el hombre egipcio debía hacer frente. Finalmente, la superación de la muerte y la posibilidad de regresar al mundo de los vivos desde el denominado “Más allá” o “Mundo de los Muertos“, eran otras de sus mayores obsesiones.

Por todas estas causas, y a fin de estar protegidos (para conseguir sus fines), los egipcios utilizaron la magia. Pero esta magia era algo derivado del mundo esotérico que había tenido su nacimiento en el propio origen de lo religioso, de su relación con las fuerza del Sitrá ArjRá (“Otro Lado”) a quienes los egipcios invocaban como dioses.

La cercana relación entre la religión y la vida cotidiana hacía que en muchos oficios, que aparentemente tenían un desarrollo ordinario, sus cargos estuvieran desempeñados por sacerdotes. Así no era de extrañar que un simple escultor fuera sacerdote del dios Ptah (uno de los dioses creadores más importantes de todo Egipto) y un juez lo fuera de la diosa Maat (la diosa de la verdad y del orden cósmico).

Con la explicación hasta aquí dada, debo decir que el término mago’, puede que no sea el más idóneo para identificar a los conocedores de la antigua sabiduría que desempeñaron en Egipto un papel tan trascendente en el desarrollo de su proceso civilizador.

En realidad deberíamos hablar de los ‘sacerdotes lectores’ del antiguo Egipto, o como se los denominaba: los “servidores de la divinidad” (jem necher). Pero hemos de partir de la proximidad en el lenguaje, ya que las palabras y su forma de ser expresadas son esenciales para dar vida a lo que se quiere exponer.

Entre nosotros, poca gente ha oído hablar de los segundos y los terceros, pero, sin embargo, casi todos hemos quedado alguna vez atrapados en el misterio de los primeros, los magos de Egipto.

Según los griegos la palabra ‘mago’ procedía de Persia ( donde se decía magoi), y se utilizaba para referirse vagamente a los sacerdotes astrólogos, sabios e intérpretes de los sueños. Pero tanto a los griegos, como a los romanos, el mundo egipcio con sus monumentales templos y sus escritos llenos de embrujo y misterio, siempre les pareció íntimamente vinculado con la alta magia y, por tanto, los magos egipcios fueron para ellos los más importantes y prestigiosos de todo el mundo de la antigüedad. Pero, en realidad, parece que el mundo grecorromano tampoco estuvo demasiado bien informado sobre la auténtica naturaleza de lo que simplemente definían como una casta sacerdotal integrada por la clase de personajes a los que nos hemos referido antes. En consecuencia, la palabra ‘magia’ para el mundo clásico venía a significar algo parecido a ‘la religión de los magos’ (sacerdotes astrales).

En el caso escritural que estamos considerando aquí, tanto como en toda la TaNaK (mal llamado Antiguo Testamento), se transmite la idea de que la magia era el arte de obrar cosas maravillosas, desproporcionadas por su grandeza a los medios empleados, bajo la guía de dimensiones infrahumanas. Por ello es que tales prácticas estaban absolutamente prohibidas a los israelitas, bajo pena de muerte. Ellos conocieron de su existencia a través de sus contactos históricos con el pueblo egipcio y con otros de las regiones del Eúfrates y el Tigris, tales como los babilonios o los persas.

En los textos bíblicos la palabra ‘mago’ siempre se utiliza vinculada habitualmente a los términos ‘encantador’, ‘adivinador’, ‘hechicero’, ‘sabio’…..en suma, a una serie de conceptos que, de algún modo, trataban de sintetizar las cualidades que configuraban, según la experiencia del pueblo hebreo, la personalidad del ‘mago egipcio’.

El mago egipcio….personaje de alto conocimiento, era el sabio celestial entre los hombres, que poseía respuesta para todo lo que los simples mortales no lograran explicar. Por ello, el mago egipcio era el que conocía el arte de la interpretación de los sueños. Así se acreditó José, ante el faraón, quien, para desentrañar el significado de su sueño de las siete espigas y las siete vacas, ‘hizo llamar a todos los adivinos y a todos los sabios de Egipto…’(Génesis 41, 8.).

 ¿Qué era un mago?… ¿quién podía convertirse en uno?

Está claro que al hablar de los magos egipcios lo estamos haciendo de algo muy distinto a lo que hoy concebimos como tal. No se trataba de un ilusionista, no pretendía sorprender con sus conocimientos a otros individuos. Realmente era una especie de funcionario estatal cuya labor se exponía siempre en función de la religión. Para la mentalidad egipcia, la magia – denominada la heka, no poseía componente de tipo sobrenatural. Ella estaba unida a su vida diaria, como lo estaba la religión, y por este motivo los magos no eran divinizados. Se trataba de una labor estatal más.

En realidad los magos eran una figura semejante a la de los sacerdotes egipcios, pero que pertenecían al clero de los monasterios consagrados al dios Heka, nombre utilizado tanto para hablar de la magia en sí como de la divinidad específica referente a esta facultad.

Es evidente que no todos los individuos podían alcanzar los conocimientos que tenía un mago ni la capacidad para poder practicar la magia. De ahí que existieran una especie de escuela en la que aprendían aquellos que en un futuro podrían desarrollarla. Eran conocidas como “Casas de la Vida”(“per anj”) .

Estas academias estaban unidas a los templos y aquellos formados en ellas eran seleccionados según diversos criterios, y desde el momento del nacimiento e incluso con anterioridad al mismo. Dichos criterios podían variar desde sueños inspiradores de quienes estaban encargados de hacer la selección, hasta simples motivos de ascendencia familiar.

El ingreso en estas escuelas de esoterismo se hacía a muy pequeña edad. Toda familia que pudiera pagar la educación de su hijo, fuera de la condición social que fuera, era admitido en el templo bajo una recia disciplina. A partir de este momento comenzaba una larga carrera en donde el niño emprendía el estudio de las “medu necher” (es decur “las palabras divinas”) del dios con cabeza de ibis Thot (forma egipcia de llamar a Cus, el padre de Nimrod). Este espíritu demoníaco formaba al iniciado en el poder de mediunidad que poseía la lengua egipcia La enseñanza del egipcio se centraba principalmente en el aprendizaje del hierático, jeroglífico cursivo de trazos ligeros mucho más cómodo y rápido de escribir, con el que se podía hacer conjuros.

Así, rodeados de un halo de magia y poder, la clase sacerdotal vivía recluida en el templo, en donde, siguiendo un extraño ciclo de autorreciclaje, formaban continuamente nuevos iniciados que al cabo de los años les pudieran sustituir.

En estas escuelas de magia, la diosa egipcia Sekhmet era adorada por  medio de rituales mágicos. Así se esperaba que ella ayudase a los magos a renacer entre los muertos, y les concediese los atributos de su poder para ser dignos Hekau (magos), ya que la curación mágica era una especialidad de éstos sacerdotes que servían a dicha deidad.

Entonces, el ya iniciado el los misterios de la religión egipcia, podía acabar desempeñando multitud de oficios. Dependiendo de la habilidad de cada uno y, cómo no, de las intrigas de las que fuera capaz, un iniciado podía quedarse estancado en ser un simple sacerdote de bajo rango o aspirar a ser un profeta importante del dios.

En este mundo antiguo los magos también tenían niveles como los que recibían el nombre de encantadores de escorpiones o aquellos que utilizaban la magia para eliminar a los reptiles e insectos venenosos en una determinada área, ofreciendo sus dotes mágicas para la protección. Interesante para nosotros es conocer que a las matronas y las enfermeras también se las consideraba como magas, por haber desarrollado la capacidad de predecir la llegada de un bebe, así como también eran consultadas para que a través de sus artes, pudieran evaluar si un fantasma o la deidad estaba causando un problema personal al recién nacido.

En pocas palabras los jem necher (“servidores de la divinidad”), hacían de puerta entre las fuerzas incontroladas de la naturaleza y los hombres.

El mago egipcio, que también obraba el poder de transmutar, de cambiar las cosas aparentemente inanimadas en seres vivos y terribles: ‘…hizo llamar también el faraón a sus sabios y encantadores. Y los magos de Egipto realizaron también por sus sortilegios el mismo prodigio. Y echaron cada uno su báculo, que se convirtieron en serpientes….’ (Éxodo 7, 11-12).

El mago egipcio, era aquel que había sido iniciado en las fórmulas secretas utilizadas para combatir el daño producido contra alguien:

‘…..Yahvé dijo a Moisés:

Dí a Aarón: toma el cayado y tiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus canales, sobre sus estanques y sobre todos sus depósitos de aguas, todas se convertirán en sangre……pero los magos de Egipto hicieron otro tanto con sus encantamientos, y el corazón del faraón se endureció……’

(Éxodo, 7, 19-22)

Estas eran las nociones que el mundo bíblico transmitió respecto de este grupo de sacerdotes que hicieron del estudio del mundo creado y del conocimiento de las energías sutiles que lo rodean, el objeto de su investigación y práctica diarias.

Debo decir aquí que, en nuestros días, la mayoría de los estudiosos biblistas, usando la lógica de la crítica bíblica, creen que los egipcios usaron simplemente trucos para respaldar su fama. En esta ocasión, ellos afirman que estamos ante un acto de prestidigitación.

El fundamento de esta hipótesis, parte del hecho de que a lo largo y a lo ancho del mundo antiguo, los sacerdotes paganos regularmente engañaban a personas ingenuas (por ejemplo un sacerdote podía esconderse en un ídolo grande y hueco y hablar por el dios). De este modo, los egipcios pudieron haber usado la prestidigitación, de modo similar a los magos de escenario moderno que realizan trucos con animales, asombrando a los niños de hoy. La evidencia también revela que los egipcios regularmente practicaban un método de encantamiento de serpientes que les permitía poner a estos animales en un tipo de catalepsia, Por lo cual permanecían tan rígidas como un palo hasta que despertaban. Este truco todavía se practica en Egipto actualmente.

 ¿Cuál era el Propósito Divino de esta Señal?

“… más la vara (bastón) de Aarón devoró las varas (serpientes) de ellos,…”
(Éxodo 7:12)

Debemos saber que la monarquía egipcia tenía como símbolos principales el bastón o (vara mágica) y la serpiente. En los relieves y dibujos antiguos del Faraón se los suele ver con el bastón en su mano y con su gorro adornado con una cobra, animal que expresaba todos los misterios de las divinidades egipcias, especialmente los del Mundo de los los Muertos con quien el Faraón supuestamente se conectaba diariamente. Por esto, es útil reconocer que el propósito de este texto bíblico no era desenmascarar a los magos egipcios, sino mostrar que el poder del Dios de Israel era más grande que cualquier poder que Egipto poseyera.

Debemos entender que la descripción de la Torah hace de los hechos, se logra ver que las maravillas y plagas no tuvieron como único fin castigar a Egipto. Ellas más bien apuntaban a quebrar el antagonismo de los egipcios hacia YHVH. Esto se debía a que la cosmovisión del mundo imperante en Egipto era que el Altísimo no tiene influencia ni dominio sobre la realidad actual de la existencia. Sus creencias sostenían, que una vez creado, el Universo dependía de manera absoluta de las fuerzas de la naturaleza, y no del Eterno. El Eterno quebró este pensamiento por medio de las plagas. Cada una de ellas destruyó un aspecto específico de la ideología egipcia. Como prólogo general a las plagas y a los conceptos que expresaban, vino el milagro de tragar a los bastones.

Entonces, lo que aquí la Torah intenta demostrar es que Moshé y Aharón son mucho más poderosos que los magos de la corte del faraón, porque tenían el respaldo de la autoridad divina que los enviaba a la corte egipcia. Estos eran capaces de poner una serpiente real en erección vertical rígida, dando la sensación de ser un auténtico cayado, pues bien, Moshé y su hermano son capaces de convertir un cayado de madera en una serpiente real, cosa que no pueden hacer jamás los magos egipcios. Así queda demostrada y realizada al máximo la fuerza del portavoz divino. Con estas apreciaciones el escritor sagrado pretende garantizar que Yahvéh es mucho más fuerte que toda la magia egipcia.

Nos resultará interesante la siguiente curiosidad. Éste no fue exactamente el mismo milagro que Moshé experimentó en el Monte Sinaí y el cual ejecuto ante los ancianos de Israel (Éxodo 4:2-5 y 4:29-30). Se vio a la vara de Moshé convertirse en una culebra, pero la palabra hebrea usada aquí es diferente.

La expresión hebrea utilizada aquí para serpiente, en la que se convirtió la vara de Aharón, no es la de uso más general en las Sagradas Escrituras, sino que lleva un significado más específico, con un mensaje de peso celestial.

Cuando Moshé fue llamado a cumplir su misión especial, el término para serpiente que aparece en ese relato es najash (Éxodo 4: 3,4). Dicha expresión certificaba el uso de la vara de Moshé, ya que con ella, el caudillo acreditaría su vocación mesiánica y profética ante el pueblo de Israel.

En cambio, el término hebreo usado aquí para serpiente o culebra, es tannin. Esta expresión era usada especialmente por los conjuradores egipcios, y que en otras partes bíblicas se refiere a un monstruo marino (la versión griega lo traduce “dragón” o “cocodrilo“).

Ellos, los magos egipcios, utilizaban esta palabra en todo ritual egipcio (Tanem) como símbolo del monstruo serpiente que representaba el poderoso origen de este gran imperio humano. La serpiente (Tanem) era el símbolo mismo de Mitzraim (Egipto), y la invocaban con este nombre como la serpiente primordial, de quien decía devenía todo el cosmos. Para ellos, representaba el principio de antagonismo contra la luz y la vida, que dicho imperio estaba llamado a custodiar en el orden cósmico que el Faraón supuestamente garantizaba con sus conjuros y holocaustos. Por esto, es que la expresión tannim (dragón) se usa en los escritos proféticos, haciendo referencia a Egipto (Salmo 74:13; Isaías 27:1; 51:9). Teniendo esta idea, vemos que el profeta Iehezkel, denomina a Parhoh (Faraón) “el monstruo grande el que yace en medio de sus arroyos” (Ezequiel 29:3; 32:2); esta frase se traduce del hebreo התנים הגול “HaTanim haGadol”.

Ahora prestemos atención a lo que realmente las Sagradas Escrituras dicen:

“… más la vara de Aharón devoró las varas de ellos,…”

(Éxodo 7:12)

Si hemos leído con atención, notaremos que no dice que fue la serpiente de Aharón que devoró las serpientes de ellos. De allí el Talmud y el Midrash [Shemot Rabá 9:7; Shabat 97a; Rashí] enseñan que después de haberse convertido otra vez en vara, devoró las varas de los magos egipcios. Evidentemente, para esto, ellos no estaban preparados, y su derrota apareció en la pérdida de sus varas, las cuales eran probablemente serpientes verdaderas. Esto muestra la superioridad del poder del Eterno sobre el poder mágico que viene de los demonios.

Aharón simboliza en esta puja el lado de la kedushá (santidad), y su bastón representa la fuerza divina que emana de la santidad. La serpiente simbolizaba a Egipto (en hebreo Mitzraim). Los  magos del Faraón presentaron una posición opuesta, mostrando que sus propios bastones se convertían en serpientes. Con eso replicaron que Egipto posee fuentes propias de poder y no necesita depender sólo de la santidad divina. Por eso, con el hecho de que el bastón se transformó en serpiente, Aharón le demostró al Faraón, que la misma existencia de la serpiente proviene del bastón, o sea que todo lo que era Egipto en ese momento, en realidad emanaba de la santidad del Eterno y, por lo tanto, no posee existencia propia.

Cuando la vara de Aharón se tragó a las serpientes de los egipcios, el acontecimiento predijo un desastre para el Faraón, y todo su poderío imperial reptiliano. La vara representativa de la kedushá del Dios de Israel había derrotado a uno de los símbolos nacionales de Egipto, la serpiente, un animal considerado sagrado en el bajo Egipto donde sucedió el enfrentamiento de Moshé con el Faraón.

Con esto Yahvéh les dejó en claro, que todas las fuentes de fuerza del otro lado, denominado en hebreo la “sitrá ajrá” (el opuesto a la santidad y  a la verdadera Divinidad) son sólo una ilusión. Por lo tanto, no poseen sustancia y existencia verdadera frente a la santidad (kedushá).

La señal fue usada por Yahvéh para revelar al Faraón y sus filósofos reptilianos, que no poseían fuerza propia alguna y que el dominio absoluto del Altísimo se extiende también sobre ellos. Ésta fue la introducción que generó un quiebre general del eje central de la cosmovisión egipcia, a continuación vinieron las diez plagas que destruyeron uno a uno los diez niveles que había en la impureza egipcia.

Este portento develó el enigma de todos los hechos que acontecerían después. El Faraón se asemejaba a un tronco seco. Empero, por medio de estos dos hombres Justos (Moshé y Aharón) él será “englutido” y desaparecerá de su lugar y de su imperio.

¿Podemos Confiar Sólo en los Milagros?

Todo esto enseña que en este sistema reptiliano todo argumento de Luz que disguste a los hombres, porque se opone a su orgullo y lujuria, tarde o temprano los convencerá. Pero, si es fácil hacerlos creer que son ciertos los mensajes que les anuncian las cosas que desean, el Eterno manda siempre con Su Palabra pruebas concluyentes de su autoridad divina. Pero cuando los hombres se inclinan a la desobediencia, y quieren poner objeciones, Él permite a menudo que se ponga ante ellos una trampa donde ellos mismos quedan atrapados.  Nadie ayuda más a destruir pecadores que aquellos que resisten la verdad distrayendo a los hombres con algo parecido a la verdad, pero falso (léase falacia). Debemos estar vigilantes y velar, ya que el HaSatán (el Adversario) es un enemigo peligroso especialmente cuando se disfraza ángel de luz (2 Corintios 11:4).

Al finalizar, y reflexionar en los hechos relatados aquí, podemos decir que aunque los milagros nos pueden ayudar a creer, es muy peligroso basar nuestra fe solamente en ellos. HaSatán, nuestro enemigo, puede imitar algunas partes de la obra del Eterno y lograr que la gente se descarríe (2 Tesal. 2: 9, 10). Esto significa que los milagros pueden probar que algo es sobrenatural, pero no pueden probar que algo sea verdad. El faraón se fijó únicamente en los milagros e ignoró el mensaje profético del Señor. Nosotros podemos evitar este error, si nos proponemos basar nuestra fe únicamente en la Instrucción divina. Grabemos bien esto en nuestras mentes: ningún milagro que proviene de Yahvéh apoyará un mensaje contrario a las enseñanzas reveladas en Su bendita Torah (Instrucción).

En amistad y servicio David Nesher

Día de los Muertos: El Halloween de los Aztecas que tiene a México bajo juicios divinos

“Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.  También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol

(Eclesiastés 9:5-6)

El Día de Muertos es considerado la tradición más representativa de la cultura mexicana. La celebración se lleva a cabo en dos días: el 1 de noviembre es dedicado al alma de los niños y el 2 de noviembre a la de los adultos. En el caso de que no se pueda visitar la tumba, ya sea por que ya no existe la tumba del difunto, o porque la familia está muy lejos para ir a visitarla, también se elaboran detallados altares en las casas, donde se ponen las ofrendas, que pueden ser platillos de comida, el pan de muerto, vasos de agua, mezcal, tequila, pulque o atole, cigarros e incluso juguetes para las almas de los niños. Todo esto se coloca junto al retrato de los difuntos rodeados de veladoras.

El origen del Día de Muertos tiene antecedentes relacionados con el mestizaje. Comprende rasgos culturales indígenas y españoles que al mezclarse dieron lugar a todos los ritos y ceremonias que se realizan alrededor de la festividad. Los orígenes son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

Aunque la celebración anglosajona de Halloween se ha popularizado entre la población, en la mayoría de los hogares mexicanos la tradición perdura y se colocan ofrendas con elementos muy particulares. A continuación te mostramos cinco de los principales aspectos de esta festividad.

 

En el Día de los Muertos, cada celebrante que invoca las almas de los difuntos se involucra en un pecado abominable y sin sentido por completo (Deuteronomio 18:10-12). La Palabra de Dios nos advierte que no consultemos a espíritus y adivinos, por ello leemos en Isaías 8:19: “¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?” También en Deuteronomio 18:10-11 El Eterno nos dice que aquellos que consultan a los muertos son “abominables” delante del Señor.

Debemos entender que sólo Uno es digno y lo suficientemente poderoso como para llamar a los muertos; Él llamará a estos a la resurrección de condenación (Juan 5: 28-29). Los que han muerto en Cristo, no están realmente muertos, ya que pasan inmediatamente a la presencia del Señor; la Biblia dice que “duermen.” La muerte es sin duda gravosa a los que no tienen esperanza, que están sin Cristo (1 Tesalonicenses 4:13). No obstante, al que conoce al Señor se siente alentado por el conocimiento que así como Jesús murió y resucitó, así también, a través de Jesús, también traerá Dios con Jesús a los que duermen. Porque el mismo Señor Jesús “descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. “(1 Tesalonicenses 4:16-18).

El Día de los Muertos está en contraste con el evangelio de verdad que se encuentra en las Escrituras. Como tal, se lo debe evitar como una manifestación más de las mentiras de Satanás, que ronda “como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8).

muertos-mexico

JAR (Jesús Adrián Romero) asegura que está bien celebrar Halloween

Encontré en YouTube un video filmado en la Iglesia Vástago Epicentro Monterrey. Dicha congregación es pastoreada por el famoso cantante ecuménico y pro-católico Jesús Adrián Romero (JAR). En el mismo pueden ver a este canta-autor, devenido en falso profeta, instando a celebrar Halloween.  En la defensa que presente de dicha festividad satánica, él llama “conspiradores” a los cristianos que se oponen a la misma, porque en vez de unirse a ella y evangelizar con su simpatía a sus vecinos, se ponen a distribuir folletos evangelísticos en contra de ella, contaminando las mentes de los inconversos.

Primeramente los invito a ver el video amateur filmado en el momento que este varón anti-Reino de Yahvéh enseñaba lo que sus discípulos desean escuchar:

 

(Nota del 21/10/2015) Lamentablemente, este material ha sido sacado de YouTube por artimaña de la empresa illuminati que patrocina a este falso profeta. He encontrado en otro canal de la web el siguiente video que anhelo que estos conspiradores de la fe no eliminen:


Jesus Adrian Romero invita a los cristianos a… por esaumejia

Si prestaron atención a lo expuestos, habrán notado que primeramente JAR explica que cuando el cristianismo llegó al norte de Europa se encontraron que las personas celebraban esta fiesta pagana, así que decidieron “redimir” esta fecha, pasando la fiesta con un nuevo nombre (el Día de los Santos) -realizada hasta aquel momento en mayo- al 31 de octubre.

Según el cantante Halloween significa “todos los santos o la noche de los santos” y no “Víspera de muertos” o “noche de brujas”. Con esto los cristianos de esos tiempo lo que querían era quitar la superstición de los demonios, es decir “cristianizar” la fiesta, dice JAR. El cantante reconoció que su esposa Pecos, que nació en EE.UU., desde niña se vestía para Halloween y salía a buscar dulces al igual que otros amigos del salmista que celebran esta fiesta pagana, pero esto no los hace satanistas ni endemoniados.

Romero afirma que los padres que celebran Halloween con sus hijos, no se reúnen para decirles a sus niños que es una noche del cumpleaños de Satanás y que muchos demonios los van acompañar y que van a salir a adorarlo por las calles, para el cantante eso es ilógico “pero los cristianos hemos entrado en una de esas conspiraciones, ¡oooh el diablo!”, cuestiona muy sarcásticamente.

Si realmente queremos pensar en noches que hacen daños, calculemos las muertes que hay en la noche de Halloween y las muerte que hay en Navidad o Año Nuevo, el día de San Valentín o el 16 de septiembre, no hay comparación, pero la iglesia como no nos gusta la diversión, buscamos algo para rechazarlo, no tenemos qué rechazar ese tipo de cosas”. Romero reveló que cuando se congregaba en una iglesia con su familia, allí no celebraban Halloween, sin embargo, ellos como padres les permitían a sus hijos que celebran la fiesta, porque no tenían razón de porqué prohibírselos.

Como pastor Romero, aconsejó a su congregación que celebre Halloween, que comparta dulces con los vecinos, que los conozcan, porque los cristianos son mal vistos durante estas fiestas porque andan repartiendo folletos evangelísticos de Chick Publications, según el cantante, hacer eso “es contaminar la mente de la gente”, porque “si nos ponemos a pensar en fechas que son, que tienen origen pagano, casi todas nuestras fechas tienen origen pagano, Navidad tiene origen pagano pero se ha redimido, los días de las semanas tienen que ver con dioses paganos, los meses del año tienen que ver con dioses paganos, imagínate, yo no le voy a decir a los meses de esa manera, le voy a poner un nombre cristiano a los meses, no podemos hacer esas cosas, vivimos en el mundo, seamos luz”.

Ante todo esto lo único que tengo para decir es que me gustaría que este varón mal venido en su propósito me respondiera qué hacemos con los siguientes textos de las Escrituras que el Espíritu de nuestro Señor inspiró para el buen cumplimiento de Su propósito eterno en nosotros:

“Cuando entres a la tierra que YHVH tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.

No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

Porque es abominación para con YHVH cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones YHVH tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

Perfecto serás delante deYHVH tu Dios.

Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto YHVH tu Dios”.

(Deuteronomio 18: 9-12)

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos”.

(Oseas 4:6)

“Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas”

(Efesios 5:11)

“Abstenerse de toda especie de mal”.

(1 Tesalonicenses 5:22)

Será muy importante cerrar esta bitácora destacando la misión primordial que tienen aquellos que pastoreamos la grey del Señor:

“Y enseñarán a mi pueblo a hacer diferencia entre lo santo y lo profano, y les enseñarán a discernir entre lo limpio y lo no limpio”.

(Ezequiel 44:23)

También les recomiendo mirar este otro video en el que a la enseñanza apóstata de JAR se ha adicionado uno con la enseñanza del pastor Armando Alducín en el que revela el origen que hay detrás de disfrazar a los niños en Halloween y los espíritus que se activan con esta práctica:


Pastor Armando Alducín le responde a Jesús… por esaumejia

jaroween

NOTA PROFÉTICA:

Respecto a este tema recomiendo que se acceda al siguiente estudio: El Halloween y sus inocentes ritos religiosos

El día en que los brujos de todo el mundo se reunieron en Colombia

En Bogotá, cuatro décadas atrás, se reunían los hechiceros de todo el planeta para celebrar lo que por entonces se conoció como el primer Congreso Mundial de Brujería. Esta es la razón por la que a partir de este año esta nación comenzará a cosechar los juicios divinos que he anunciado.

Hace 40 años, en la capital colombiana de Bogotá, cuna del Realismo Mágico, se celebró el primer Congreso Mundial de Brujería, al que asistieron hechiceros, curanderos, curiosos y charlatanes de todo el mundo. El 27 de agosto de 1975, durante la inauguración oficial, el organizador Simón González aseguraba que, durante las deliberaciones del congreso, el hombre habría de “encontrar su verdadero poder y saber, científicamente, explotando sus condiciones humanas como no ha ocurrido”. También conocido como “Brother Simón”, o “el brujo Simón”, González fue un político y escritor colombiano, muy aficionado a las ciencias ocultas.

Simón González, el organizador, sacaba pecho en la inauguración del 27 de agosto de 1975. Decía que durante las deliberaciones del Congreso el hombre iba a “encontrar su verdadero poder y saber, científicamente, explotar sus condiciones humanas como no ha ocurrido“. González (“Brother Simón” o “el brujo Simón”) era un político y escritor colombiano, muy aficionado a las ciencias ocultas.

Se estima que más de 2.500 participantes arribaron a la capital colombiana, conformando un colorido aquelarre esotérico, que iba desde homeópatas hasta cultores del vudú. A instancias del primer Congreso Mundial de Brujería se desarrolló un gigantesco mercado de pócimas, pomadas, bolas de cristal, naipes mágicos, talismanes y frascos milagrosos. Además, periodistas de todas partes del mundo viajaron a Bogotá para dar cobertura a semejante evento.
Entre las varias anécdotas recogidas, se destaca la del célebre médico de terapias alternativas Andrew Weil, que debió retirarse con custodia, mientras era abucheado por la multitud. Sucedió que, en plena capital mundial del café, seguramente mal asesorado, el homeópata no tuvo mejor idea que exponer acerca de lo malo que, según él, resulta su ingesta: “es un alucinógeno más poderoso que la marihuana, porque genera vicio”, llegó a decir.
Mientras tanto, la gente se fascinaba con los 32 brujos haitianos que llegaron a Bogotá con pasaporte diplomático para mostrar toda clase de ritos vudú. Poseídos por los espíritus, los brujos se frotaban antorchas encendidas por la cara, sin quemarse, y bailaban al son de los tambores mientras masticaban vidrio y recibían severos latigazos.
Con todo, la gran estrella del congreso, sin lugar a dudas, fue el ilusionista Uri Geller, un israelita que doblaba cucharas tan sólo con su mente. A tal punto causó sensación entre el público, que la gente desesperaba por llevarse una cucharita doblada por la mirada del poderoso mentalista. Ni lerdo ni perezoso, un empresario se apuró a comprar cientos de cucharas de café para improvisar un pequeño taller de herrería en el patio de su casa, en donde puso a todos los chicos del barrio a doblar cucharitas. Unas horas más tarde, canasta en brazo, comenzó la venta: “¡A 50 pesos la cucharita doblada por el maestro!, gritaba a viva voz. Hacia el mediodía del primer día de ventas, todas las cucharitas habían sido vendidas.

También, ese primer Congreso Mundial de Brujería fue un gigantesco mercado donde se vendían pócimas, pomadas, talismanes y naipes mágicos. O bolas de cristal y frascos milagrosos. Periodistas de todo el mundo se acercaron a la capital colombiana para presenciar semejante junta. Si hasta Roberto Gómez Bolaños publicitó este Congreso en sus guiones para El Chavo, con Don Ramón burlándose de su némesis, la Bruja del 71, por su viaje a la capital colombiana. Esto también demuestra que tipo de cobertura tenía este actor mexicano y el por qué su rotundo éxito.

El Halloween y sus “Inocentes” Ritos Religiosos

Comparto a continuación un estudio desarrollado de una investigación profusa acerca de esta fiesta norteamericana hoy tan propagada por el espíritu comercial de Babilonia la Grande.

La Navidad: Paganismo + Sincretismo + Ecumenismo = Cristianismo Materialista

“Oíd la palabra que ha hablado YHVH acerca de vosotros, oh casa de Israel. Así ha dicho YHVH:
“No aprendáis el camino de las naciones, ni tengáis temor de las señales del cielo, aunque las naciones las teman. 
Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: Cortan un árbol del bosque, y las manos del escultor lo labran con la azuela. Lo adornan con plata y oro; lo afirman con clavos y martillo para que no se tambalee. Son como un espantapájaros en un huerto de pepinos. 
No hablan; son llevados, porque no pueden dar un paso. No tengáis temor de ellos, porque no pueden hacer daño ni tampoco tienen poder para hacer bien.”

(Jeremías 10:1) 

Las naciones paganas estaban acostumbradas a la adoración de los árboles tal como lo dice este texto, donde el Todopoderoso le ordena a su pueblo a no mezclarse con estas practicas, que nada tienen que ver con su Palabra. En nuestro caso, como creyentes y miembros del Pueblo de YHVH, el Israel del Eterno , debemos abandonar toda costumbre y práctica, que no provenga desde las Escrituras, y así alejarnos de toda idolatría abominable ante el Creador.

He visto en esta semana a todo el mundo se desesperándose por las compras acorde a estas fechas. Todos se llenarán de deudas. Otros se dedicarán en estos días para vivir en placer y en lujuria. En contraposición se nos demanda desde la Instrucción de Abba a comportarnos como sus hijos, que andamos en luz y no en los placeres del mundo, ni conforme a los deseos de la carne.

Si usted quiere compartir en familia, pues hágalo para eso tenemos 365 días del año, y no necesariamente tiene que ser el 25 de Diciembre. Le aconsejo que participe con su familia y adore al Eterno, todos los días del año, especialmente los que él requiere en la Escritura que se le sirva. Lo estimulo a que cambie las fiesta paganas por las Fiestas que YHWH creo para la dicha de su pueblo.

No participe de ninguna de estas fiestas que están llenas de sincretismo religioso pagano que es abominable ante los ojos del puro de Israel.

Para que quede claro que no es solamente el Ministerio Monte Santo quien esto cree y practica, les recomiendo aprender muy atentamente desde esta exposición del Espíritu de la Profecía utilizando la vida del apóstol Sergio Enríquez de la Iglesia Ebenezer Honduras:

La Llorona: Superstición Espiritista y Atadura de Intimidación.

A lo largo de todo México y gran parte de países de habla hispana se cuenta la historia de una mujer cuya alma se encuentra en pena vagando por todo el mundo en búsqueda de sus tres hijos asesinados emitiendo un lamento tan penetrante que podría erizar la piel de la persona más valiente.

 

Probablemente la leyenda se remonte a la época de la colonia en México donde una hermosa mujer indígena se había enamorado de un noble español, su amor no era bien visto por la sociedad de aquel entonces, pero aun así la pareja tuvo tres hijos, la madre siempre atendía a sus hijos con gran amor sin embargo cuando ella quiso formalizar su relación el hombre la abandonó sin despedirse y regresó a España para contraer nupcias con una dama de alta sociedad. Aun creyendo que la persona que ella amaba regresaría lo espero por un tiempo, hasta que se enteró del matrimonio de su ex pareja , completamente dolida, enojada y desquiciada la mujer tomó a sus tres hijos y los llevó a la orilla de un río para posteriormente ahogarlos.

 

Después de haber cometido tal acto de crueldad “La llorona” decide quitarse la vida porque la culpa era tan grande que no podía cargar con ella, se cree que al morir llego a las puertas del cielo y al
preguntarle por sus hijos no dio respuesta alguna, así se le adjudica el castigo de buscarlos para siempre “hasta que encuentres a tus hijos ganaras el descanso eterno”.

 

Es descrita como una mujer delgada parecida un cadáver viviente, de cabellos largos de los que escurren sangre, ojos rojos y penetrantes, viste de color blanco y carga entre sus brazos lo que parece ser un recién nacido.

 

La mayor parte de los avistamientos son cercanos a ríos y lagos, también se dice que durante las noches en carreteras poco transitadas se escucha a lo lejos una voz que perdura aun transcurridos varios kilómetros, diciendo: “¡Hay mis hijos!, ¿Dónde están mis hijos?“.

 

Se cree que se le aparece a los hombres que tratan mal a sus esposas, o a los hijos que desobedecen a sus madres, los perros se comportan de manera extraña previa a su aparición.

 

Esta historia puede tener gran similitud con el mito griego de Lamia quien fuera una reina de Libia y con quien Zeus tuvo 2 hijos, se dice que la reina al no poder a tener al dios Zeus para ella sola, optó por quitarles la vida a sus hijos que reflejaban el fruto de su amor hacia el dios, Hera la esposa legítima de Zeus se entera de tal atrocidad y la transforma en un monstruo mitad serpiente, se le condena a no poder cerrar sus ojos de modo que la imagen de la muerte de sus hijos se mantuviera siempre en su mente. Lamia sentía mucha envidia hacia otras madres y al ver pasar a un chiquillo lo devoraba.

 

Después de haber transcurrido más de 450 años del origen de la llorona aun hay personas que creen haber tenido algún tipo de contacto con este mítico ser, ¿una fantasía mas de nuestra mente? ¿O un alma en pena condenada a vagar hasta el fin de los tiempos?