espíritu religioso

Hace 1.684 años moría el Emperador Pagano que fundó la Iglesia Católica

Por: Vidal Mario [22 de Mayo de 2021Historiador y escritor]

¿Fundó Jesús, quien nunca estuvo en Roma, la Iglesia Católica Apostólica Romana?

La fidedigna historia cuenta que en realidad el fundador del catolicismo fue el emperador romano Constantino I, quien por eso es “San Constantino” para las iglesias ortodoxas orientales y también para la iglesia católica bizantina griega.

La Iglesia siempre mantuvo en silencio las circunstancias de su creación, como si se avergonzara de que su fundador haya sido un emperador romano pagano.

Constantino, hijo de una mujer hoy conocida como Santa Elena, nació en el año 274 en Naissus, en la actual Serbia.

La creación de la referida religión fue una de las consecuencias directas del resultado de la batalla del puente Milvio, librada el 28 de octubre del año 312 entre los ejércitos de Constantino y Majencio, por el control de la totalidad del Imperio romano.

El triunfo correspondió a Constantino, devoto de Mitra, un dios que siglos antes los soldados romanos habían traído de Persia.

Su biógrafo personal, Eusebio de Cesárea, autor de los libros Vida de Constantino e Historia de la Iglesia, aseguró que “por revelación divina” él ya sabía que saldría victorioso en aquella batalla.

En el primero de esos libros, señaló que cuando Constantino marchaba a enfrentarse con Majencio en determinado momento miró hacia el cielo y vio sobre el sol una cruz rodeada por la leyenda “In hoc signo vinces” (“Con éste signo vencerás”).

Mitos aparte, la cuestión es que un año después encaró algo espectacular: crear una nueva religión.

En un antiguo escrito elaborado por los jesuitas, la propia Iglesia católica reconoce que su fundador fue Constantino:

“Acaba de triunfar Constantino el Grande de su enemigo Majencio y el emperador devolvió la paz a la Iglesia, la cual pudo salir a la luz del día y dejar la oscuridad de las catacumbas a que se hallaba condenada por las crueldades de los impíos perseguidores de los cristianos. Queriendo el Señor dar paz a su Iglesia, convirtió milagrosamente al emperador Constantino, el cual quedó tan trocado en su corazón que en agradecimiento de tan gran merced no solamente dio licencia para que se edificasen templos por todos los dominios en los cuales Cristo fuese glorificado. El mismo Constantino en su imperial palacio lateranense mandó labrar un templo suntuoso en honor a nuestro Salvador”, dice en ese escrito.

El objetivo del emperador de armar una nueva religión con él a la cabeza fue puramente político porque él siguió siendo devoto de Mitra, el “Dios Sol”. Por eso armó su Iglesia según el modelo del sacerdocio mitraísta, que hasta entonces era la religión oficial de Roma.

La iglesia nunca abandonó ese origen pagano. Hasta el bonete alto y apuntado que en las grandes ceremonias usan las máximas jerarquías eclesiásticas se llama mitra, o “toca persa”.

El Edicto de Milán

El proyecto de creación de la nueva religión empezó a armarse en el año 313, a través del Edicto de Milán:

En uno de sus párrafos de ese documento, Constantino expresaba: “Hemos decidido anular completamente disposiciones respecto al nombre de los cristianos, que nos parecían hostiles y poco propias de nuestra clemencia, y permitir de ahora en adelante a todos los que quieran observar la religión cristiana hacerlo libremente sin que esto les suponga ninguna clase de inquietud, malestar y molestia”.

Luego señalaba: “Hemos otorgado a los cristianos plena y libre facultad de practicar su religión, y hemos decidido que les sean devueltos los locales en donde antes solían reunirse, ya sean propiedad de nuestro fisco o hayan sido comprados por particulares, y que los cristianos no tengan que pagar por ellos ningún dinero de ninguna clase de indemnización. Los que hayan recibido estos locales como donación deben devolverlos inmediatamente a los cristianos. Todos estos locales deben ser entregados inmediatamente, sin ninguna clase de demora, a la comunidad de los cristianos”.

Fusionando creencias de los judíos, de los mitraístas y de los cristianos, Constantino y “los primeros padres de la Iglesia” fueron dando forma a la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Adoptaron como símbolo de la nueva religión lo que hoy se conoce como cruz, presentada como una letra T, aunque no hay escritos que especifiquen que dicho instrumento de ejecución haya tenido esa forma o fue un simple madero.

Una leyenda católica indica que en el año 326 “Santa Elena” viajó a Jerusalén y allí Jesús le mostró la cruz en forma de T en la que los romanos lo habían clavado.

Le fueron adjudicando a la flamante religión títulos tales como “esposa de Cristo” y “nuevo Israel de Dios”. También se lanzó la teoría de que “los antiguos privilegios de Israel” habían pasado a la Iglesia debido a que los judíos mataron a Jesús y, consecuentemente, el Viejo Testamento ya no tenía validez.

Dijeron que, consecuentemente, era necesario un nuevo testamento que rigiera la relación entre Dios y éste supuesto nuevo pueblo suyo. Así que se pasaron los siguientes doce años elaborando un “libro de la Nueva Alianza”, que hoy es conocido como “Nuevo Testamento”.

El Concilio Fundacional

Entre los días 20 de mayo al 25 de junio del 325, en el palacio de verano de Constantino en Nicea (hoy Iznik, Turquía) se desarrolló el famoso Concilio de Nicea, convocado por ese emperador. Participaron del mismo casi 320 obispos que representaban a las diversas facciones en que estaba dividido el cristianismo.

En ese cónclave, de trámite por momentos turbulento y hasta escandaloso por las distintas posiciones en pugna, se lanzó una fantasiosa declaración según la cual tras ser muerto y sepultado Jesús bajó a los infiernos, al tercer día resucitó y subió a los cielos, donde se encuentra sentado en un trono, a la derecha de Dios.

En ese mismo encuentro, aunque con votos negativos como el del disidente obispo Arrio, se estableció que Jesús es Dios. Se resolvió que Jesús es “Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero”, que el cristianismo en general sigue sosteniendo.

Los cuatro evangelios y todos los dogmas en los cuales hasta hoy creen los católicos (luego copiados por los protestantes y sectas cristianas en general) fueron oficialmente establecidos en aquel renombrado concilio convocado por Constantino.

Éste emperador se dio a sí mismo títulos como “Pontifex Máximus” (Máximo Pontífice), “Episkopos ton Ektos” (Obispo Para Asuntos Exteriores), “Vicarius Christi” (Representante de Cristo) y “Nostrum Númen” (Nuestra Divinidad).

También mandó que su palacio fuese considerado “domus divina” (templo) y dispuso que a su muerte sea enterrado con honores de décimo tercer apóstol.

Además, se referían a él como “obispo de todos, nombrado por todos”, “ejemplo de vida en el temor de Dios”, y “luz que ilumina el mundo”. El haber fundado una religión le dio más títulos y titulares que su propia jerarquía de emperador.

En su carácter de máximo pontífice, estableció como día festivo obligatorio el “dies solis” dedicado al “Señor Resucitado”. Éste obligatorio día semanal de descanso se convirtió después en “dies dominicus”, es decir, nuestro actual día domingo.

De la misma manera, pasó a consagrar el 25 de diciembre de cada año (fecha anual en que se celebraba el “natali” del Rey Sol Mitra) como fecha del nacimiento de Cristo.

Asimismo, cambió la identidad de los responsables de la crucifixión de Jesús. Siempre se había sabido que fueron las autoridades romanas de Judea los autores. Pero ahora que la iglesia era “romana” no podían seguir diciendo que los romanos fueron los culpables. Así que pasaron a acusar a los judíos de haber sido los “matadores de Dios”.

El pagano que murió como santo

En el 330, Constantino trasladó la capital del imperio a Bizancio, que pasó a llamarse Constantinopla en su homenaje. Se trata de la actual ciudad de Estambul, capital de Turquía.

Siete años después, el 22 de mayo del año 337, murió en la ciudad turca de Izmik.

Como quedó señalado, lo extraño de éste personaje fue que siendo fundador de una nueva religión hasta el final le siguió siendo fiel al dios Mitra. Recién se convirtió y se bautizó cuando presintió que sus días ya estaban próximos a terminar.

Respecto de ese tardío bautismo suyo, el filósofo francés Voltaire dijo: “Constantino encontró la fórmula para vivir como un criminal y morir como un santo”.

Muchos años después de estos acontecimientos, en el año 380, los emperadores Teodosio y Valentiniano II firmaron un edicto que ratificaba al cristianismo como religión oficial del Imperio romano.


Fuente: Infobae.com

Biólogo aconseja acabar con la Religión y sus Adeptos por el Bien de la Humanidad

Según el biólogo estadounidense Edward Osborne Wilson, la Tierra está sufriendo «una muerte a través de mil heridas» a causa de la religión y que ésta debería desaparecer en beneficio del progreso humano.

A Wilson se le conoce como el «padre de la sociobiología», obteniendo un premio Pulitzer por su trabajo. Justamente en una entrevista a Edward O. Wilson por Penny Sarchet a causa de la publicación de su nuevo libro “El significado de la existencia humana”, este biólogo abordó un asunto de enorme trascendencia.

Wilson opina en su libro que la gente aún no se ha dado cuenta de que la «estructura tribal» ha destruido el planeta a través de “mil heridas”.

En esta entrevista Wilson explicó que su libro examina el futuro de los humanos y la Tierra.

El biólogo dijo:

Todas las ideologías y las religiones tienen sus propias respuestas a las grandes preguntas, pero, por lo general, están vinculadas como dogma a algún tipo de tribu”.
Las religiones, en particular, presentan elementos sobrenaturales que otras tribus -otras religiones- no pueden aceptar. Y cada tribu, no importa cuán generosa, benigna, amorosa y caritativa, menosprecia a todas las otras tribus”.

Edward Osborne Wilson

Wilson, quien fue criado como bautista en Alabama, dijo que se «alejó» del cristianismo. No obstante, no se refiere a sí mismo como ateo.

Lo que nos arrastra es la fe religiosa. Lo que nos está haciendo hundirnos es la fe religiosa. La búsqueda trascendente ha sido secuestrada por las religiones tribales”.

Así que yo diría que, en aras del progreso humano, lo mejor que podríamos hacer sería disminuir, hasta el punto de eliminar, las creencias religiosas”, sugirió.

Wilson argumenta que el humano tiende a buscar respuestas en la religión, sin embargo, son guiados por caminos erróneos.

A pesar de los calificativos que ha recibido debido a sus controversiales afirmaciones, Wilson dice que no es ateo. “Soy un científico”.

Aunque para muchos creyentes, lo único que consideran de este premio Pulitzer, es que se trata de una herejía.

¿Qué opina usted? Deje su comentario a continuación.

Entre los Evangélicos y Trump: la Redención a través del Pecado.

Mensajes como este circularán en las redes sociales mas específicamente en inglés entre los evangélicos blancos, pero de alguna manera se han convertido también en el mismo mensaje repetitivo entre muchos evangélicos hispanos en los Estados Unidos, especialmente de lineamientos pentecostales:

– Dijeron que destruiría la economía … la economía creció y el desempleo bajo a récords históricos.
– Dijeron que deportaría a todos los ilegales … deportó menos que Bush y Obama juntos.
– Dijeron que incitaría más terrorismo islámico con su retórica “islamofóbica” … extirpó ISIS y facilitó el cesamiento de la horrible guerra civil siria.
– Dijeron que comenzaría la III Guerra Mundial … bueno, se convirtió en el primer presidente de Estados Unidos en ingresar a Corea del Norte, negociar Acuerdos de Paz en Oriente Medio que 71 años de conflicto no había hecho y es el único presidente en reciente historia en no iniciar una nueva guerra o llevar a cabo un golpe de estado.

Hollywood lo amaba, la Prensa lo amaba, los liberales lo amaban, demócratas y republicanos lo amaban, la farándula y Wall-Street lo amaban … repentinamente, cuando se postuló para presidente hace 4 años, se volvió el hombre más odiado del mundo … la encarnación del mal. ¿Por qué?
Sencillo: comenzó a defender valores conservadores. Un presidente que no se avergüenza de mencionar a DIOS y honrar el patrimonio cristiano de Estados Unidos; un presidente que hace todo lo posible para acabar con la industria del aborto (aunque eso está más en manos de la Corte Suprema o el Congreso); un hombre que ama su nación, y que después de hacer sus millones en el mercado, solo el primer año de su presidencia perdió más de $700 millones al poner los intereses del país y su gente antes que la de su familia y su negocio; un negociador, que quiere negociar, no guerrear … el hombre en sí, no es perfecto, lejos de eso, bien conocemos su historia y sus fallas morales están presentes ante nuestros ojos. Pero en Trump, hoy en medio del nuevo siglo, tenemos una clara demostración que para DIOS, ciertamente no hay acepción de personas: la gloria no es del hombre, es de DIOS quién escoge y prepara.

¿Ganará Trump de nuevo esta semana, para continuar otros 4 años en la Casa Blanca? No sé, solo DIOS, quien es soberano sobre todo asunto humano sabe. Pero en cuánto a mí, yo bendigo al presidente Donald Trump, yo bendigo al pueblo estadounidense que le apoya, y yo bendigo a todos aquellos que no se dejan engañar por los Medios de Comunicación masivos cuyo objetivo se ha vuelto demonizar, caricaturizar y marginar a todos aquellos que se atreven a defender valores conservadores y cristianos, los mismo valores que hacen a cualquier nación que los abrace realmente grande.

(* Del muro de Joshua Enior Jiménez).

_________

Ahora unimos un ensayo hecho por un teólogo pentecostal africano para el análisis del “Mesianismo” de Trump y los evangélicos en los Estados Unidos.

Entre los evangélicos y Trump: la redención a través del pecado.

Por: Nimi Wariboko (Teólogo Pentecostal Africano)

Cualquiera que haya estado observando la historia de amor de los evangélicos con el presidente Donald Trump en los últimos cuatro años habría llegado a la conclusión legítima de que no lo abandonarán en las elecciones de noviembre. Para este grupo de estadounidenses, Trump no es solo un candidato presidencial; él es un Mesías. Él no es solo un Mesías que guiará a sus seguidores a la redención piadosa, sino que también es el único que, a través del pecado, logrará la redención tanto para ellos como para toda América.

Los estudiosos y los analistas de noticias se han quedado perplejos por el hecho de que los evangélicos lo han apoyado sólidamente a pesar de sus conocidos errores éticos o de lo que en los círculos evangélicos se llama claramente “pecados”. Ya sea que los evangélicos se mantuvieran a su lado mientras se jactaba de agarrar a las mujeres por sus pudendas, o miraban para otro lado cuando Trump violó la ética cristiana del amor al prójimo al poner a los niños en jaulas en los centros de migración, o incluso la reciente revelación de sus travesuras fiscales, los evangélicos lo han apoyado resueltamente. Por tanto, muchos observadores han llegado a la conclusión de que los evangélicos se han vuelto locos.

No, no se han vuelto locos. Los analistas solo han fracasado en comprender dónde se encuentran los evangélicos actualmente, teológicamente. Que consideren a Trump como el Mesías no significa que esperen santidad de él. De hecho, su mesianismo se puede lograr a través de los pecados: pecados audaces, imprudentes y que desafían la Biblia. En la historia judeocristiana existe algo parecido a la redención por el pecado. Es decir, una persona es considerada mesías porque esa persona es un gran pecador. Cuanto más pecado comete, más afirma la opinión de sus seguidores de él como enviado de Dios. El pecado, incluso en forma de asesinato en la Quinta Avenida, es el pasaporte piadoso para la redención.

Esta teoría de la redención a través del pecado, según Gershom Scholem, encontró su momento canónico cuando Sabbatai Zevi (1626-1676) emergió como un Mesías famoso en 1666. Aproximadamente de un tercio a la mitad de la población judía en el mundo en el siglo XVII creía que Zevi era su Mesías. Enseñó que sus creyentes podían alcanzar la salvación a través de audaces actos de pecado, como desobedecer deliberada y descaradamente el código de santidad mosaico. Zevi, que estuvo casado tres veces, argumentó que las observancias ritualistas, el código de santidad, las leyes dietéticas, el ayuno y el mantenimiento de los límites sexuales ya no eran necesarios —de hecho, habían sido abrogados— con la llegada de la época mesiánica. Sus seguidores promovieron orgías sexuales, incesto y otras formas de comportamientos licenciosos para recordar que el Mesías decide la excepción al código de santidad. Creían que todos los códigos, normas, tabúes y leyes existentes tenían que ser transgredidos para lograr y probar su inserción en la era mesiánica.

Zevi incluso llevó su teoría de la redención por el pecado al extremo al convertirse al Islam. El autoproclamado Mesías judío se convirtió en apóstata, musulmán. Incluso con esto, algunos de sus seguidores todavía creían que estaba haciendo la voluntad de Dios y desarrollando el plan de su mesianismo. Teologizaron que con su conversión al Islam, simbólicamente estaba descendiendo al infierno, a los lugares más pecaminosos para reparar el mundo, para recoger las chispas divinas esparcidas de Yahweh. Al final, resultó que el eclecticismo de Zevi era una enfermedad mental. Era un hombre enfermo, atormentado por el trastorno bipolar de la personalidad y por increíbles cambios de humor.

Uno de los primeros facilitadores de Zevi fue Nathan de Gaza. Natán viajó por Europa en 1665 anunciando a los judíos que había encontrado al Mesías tan esperado. Natán se convirtió en su profeta y lo veneraba como el santo Mesías. Natán le dio un codazo al carismático Zevi para que creyera en sí mismo como el Mesías. Hoy en día, conocemos a muchos pastores evangélicos y pentecostales que actúan como nathan para Trump. Estos pastores también profetizaron a sus seguidores que Trump fue el elegido por Dios para Estados Unidos para un tiempo como este. Al igual que los seguidores de Zevi, los evangélicos que siguen a Trump creen que la salvación de Estados Unidos debe pasar por el camino del pecado, es decir, la revocación de las normas y leyes aceptadas de este país. Ahora que el Mesías político está aquí, razonan, podemos aceptar el antinomianismo. Los comportamientos políticos prohibidos ahora están permitidos y los permitidos ahora están prohibidos. Por lo tanto, todos los actos extraños de Trump y los giros y vueltas del sistema moral de los evangélicos para acomodar sus excesos y apoyar su presidencia se consideran parte del proyecto de reparar el mundo estadounidense “infernal”. De hecho, si alguien está en la época mesiánica de Trump, es un cristiano renovado. Las viejas normas democráticas pluralistas han desaparecido; he aquí todas son hechas nuevas. El pecado es la nueva santidad. La apatía hacia los pobres y los marginados ahora se celebra como compasión cristiana.

Hay, al menos, cuatro lecciones que podemos extraer para la América contemporánea, ya que la teología del Mesías Zevi suplanta a la de Jesucristo. Primero, los partidarios de Trump no lo abandonarán en las elecciones presidenciales de 2020. Creen que están haciendo la voluntad de Dios, y la teología de que Dios usa a los pecadores para lograr su propósito ahora significa que el propósito divino se cumplirá a través de los pecados del presidente.

En segundo lugar, incluso si Trump pierde las elecciones (todavía se están contando los votos y es probable que haya desafíos legales), no sería el fin del trumpismo. Aproximadamente 100 años después de la muerte de Zevi, un cabalista Jacob Franka se levantó para decir que era la reencarnación de Zevi y llevó sus ideas a extremos ridículos. Habrá muchos más triunfos en los años venideros y los evangélicos volverán a alinearse.

En tercer lugar, para ellos, el éxito político de Trump no se trata de que un hombre llegue a la Oficina Oval. Es la entronización de una teología política particular en las alturas dominantes del imaginario social evangélico. La lógica de la ética política de los evangélicos que Trump hace legible para nuestro tiempo se puede leer en 2 Corintios 5:21. Para ellos, Dios ha hecho que los evangélicos sin pecado se conviertan en pecadores, al apoyar a Trump, pero su autosacrificio finalmente llevará a que Estados Unidos se convierta una vez más en la nación justa de Dios. Aquellos que estén familiarizados con la Biblia reconocerán en esta descripción de la ética política evangélica algo sobre Jesús el Mesías. El evangelicalismo fundado en el mesianismo de Yeshua y que también persiguió el mesianismo político durante décadas ha producido ahora adeptos que se consideran mesías dispuestos a morir por Estados Unidos. Entonces, cuando Trump se paró ante la iglesia de Washington, con la Biblia en la mano derecha levantada, presentándose como un mesías perseguido, su acto resonó en ellos porque simbolizaba la profunda psique de los evangélicos estadounidenses. No solo era un signo del imaginario político evangélico distorsionado, sino que también participaba de su poder. En esta desordenada imaginación teoética, también se le percibe como el Katechon, el poder divino que restringe el pecado en América.

Por último, los estadounidenses deben aprender de los rabinos judíos del siglo XVII que se opusieron con vehemencia a las pseudodoctrinas de Zevi y sus discípulos. Estados Unidos necesita sus almas valientes, liberales y conservadoras, que puedan apartar a esta nación de la teología política de la redención a través del pecado. La redención o la grandeza de Estados Unidos no puede ser por el pecado de pisotear la ética y la democracia y la decencia común. Ese camino solo conduce más hacia el caos y el colapso moral. El verdadero camino, y que Jesús mismo reconocería, es el que lucha contra todos los males que frustran el florecimiento humano.


Fuente: Political Teology


Nimi Wariboko es profesor de ética social en la Universidad de Boston. Sus muchos libros incluyen The Split God: Pentecostalism and Critical Theory (SUNY Press, 2018); Economía en espíritu y verdad: una filosofía moral de las finanzas  (Palgrave Macmillan, 2014); y su más reciente, The Split Economy: Saint Paul Goes to Wall Street (SUNY Press, 2020).

Pastor Bautista Predica “Volando” (¿Lleno de la “unción Pink?)

Cada día aumentan los mensajes que muchos de ustedes me envían por Whatsapp compartiéndome evidencias de la agonía que está sufriendo el “circo babilónico”. Hoy me llegó por parte de uno de vosotros este video que muestra a un pastor evangélico de Estados Unidos se ha transformado en protagonista en redes sociales luego de entrar “volando” a su iglesia para realizar su esperada prédica.

El hecho fue captado por uno de sus fieles de la iglesia bautista de Mississipi, donde no fueron pocos los que se rieron del triunfal ingreso de Bartolomé Orr, como es conocido el pastor, colgado de una grúa y haciendo como si volara mientras aclaraba que la llegada de Jesucristo está próxima. “Los cielos se abrirán y Jesús llegará al final, para que todos los ojos lo vean”, señaló el líder religioso mientras se deslizaba suspendido hasta el frente de la iglesia.

¡La locura de la gran ramera ya no tiene límites!

¡El “Circo de la Fe” está desesperado para que el público no abandone sus butacas!

La Otra Ideología… (El Pariente de la Ideología de Género dentro de la Iglesia Pseudo-Evangélica)

Autor: Prof. Jaime Luis Flores Flores*

“Todo el que se desvía y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios…”

2 Juan 1

 

La ideología de género según el experto politólogo argentino, Agustín Laje, es el “totalitarismo del siglo XXI y no estar al tanto de qué es la ideología de género ni cuáles son sus peligros es no estar al tanto de la política actual”. (Acsiprensa, párr.2, 2018)

El experto en el tema nos ilustra con lujo de detalles al decir que la ideología de género defiende que el sexo no es una realidad biológica dada por la naturaleza sino que es una construcción sociocultural y viene de las entrañas del neo marxismo cultural y cuyo propósito es destruir la familia que nuestro Señor nos demanda defender.

Pertenece a la agenda global, es uno de los ejes principales del nuevo orden mundial cuyo propósito fundamental es el control poblacional porque se dice que los recursos naturales así como la agricultura, la ganadería, etc hace rato que está en crisis a nivel mundial. Por lo tanto, una política global del control de la natalidad es inevitable. ¿Cómo hacerlo?, no es casualidad que en todos los países donde se enquistó dicha agenda con la ayuda de políticos mediocres y egoístas, el estado mismo y fundamentalmente la prensa mediática, se insiste enfermizamente en leyes a favor del aborto, la unión civil de personas del mismo sexo y una supuesta política de salud sexual responsable.

Es verdad, es inevitable el aumento de la población humana, pero también es verdad que la riqueza está en manos de un pequeño club de super ricos ajenos al dolor, el hambre y el sufrimiento de la gran mayoría. Tienen la mejor educación, la mejor comida, el mejor sistema de salud y están hace rato en la búsqueda de la inmortalidad. Viven lejos de las grandes ciudades, en islas secretas, y son anónimos. Son los dueños del mundo y se reúnen en secreto periódicamente.

Tienen un enemigo común, se llama la Iglesia del Señor Jesucristo, su objetivo es exterminarlo de la faz de la tierra porque es la única fuerza con la que jamás pudieron, es más, siempre obstaculizó sus planes y su agenda global.

Durante siglos han maquinado como destruirlo y tenemos argumentos sólidos para afirmar categóricamente que hoy, tienen la mayor oportunidad de hacerlo porque lograron infiltrarse dentro de la misma y su diseño fue elaborado con mucha paciencia, astucia y con ciertas ventajas. Centraron el liderazgo en el pastor, pero se dieron cuenta que necesitaban contundencia y filtraron un concepto errado de apóstol contrario al fundamento bíblico pero atractivo, elitista y ecuménico. Construyeron el servicio de culto minimizando el mensaje bíblico auténtico y lo reemplazaron por el entretenimiento como la promoción de discotecas cristianas.

Lograron desterrar la lectura bíblica generando la ociosidad y escasez de hábitos de lectura. La capacidad de pensamiento crítico, discernimiento y el escrudiñamieto de las sagradas escrituras. Todo es emoción, salvo honrosas excepciones.

Resumen sus ideas en una teología de la avaricia, veamos.

‪-El pacto de Abraham (Génesis 12, 15, 17, 22) es una de las bases teológicas del evangelio financiero. Kenneth Copeland en su libro “The Laws of Prosperity” (Las leyes de la prosperidad) dijo: ”Como el pacto de Dios ha sido establecido, y la prosperidad es una provisión de este pacto, ¡usted tiene que tomar conciencia de que la prosperidad ahora le pertenece!”. No es casualidad ver a los neo apóstoles soñando con aviones privados, según ellos para orar mejor cerca de Dios en las alturas.‬

– “El falso tele-evangelista dice tendenciosamente que el principio básico de la vida cristiana es saber que Dios ha puesto nuestro pecado, malestar, enfermedad, tristeza, angustia y pobreza sobre Jesús en el Calvario y la riqueza del mundo nos pertenece”. Lo que no nos dice que el mismo apóstol Pablo insta a los corintios a dar sus riquezas por los hermanos necesitados, escribiendo: “En el momento actual la abundancia de ustedes suple la necesidad de ellos”, (2 Corintios 8:14).

– Pero el gurú es Robert Tilton, es el ideólogo de la “teología de la compensación”. supuestamente basada en Marcos 10:30, los cristianos deben dar generosamente a los demás, porque cuando lo hacen, Dios les devuelve más a cambio. Es conocido por muchos que la ex bruja mexicana Ana Méndez llega al extremo de afirmar que el “billete habla”, pero no es la única, la secta brasileña “Pare de Sufrir” entrena a sus pastores para el histrionismo y lograr sacar la mayor cantidad de dinero a los incautos analfabetos bíblicos y muchos con título profesional.

– El cristianismo como doctrina auténtica sabe que la fe es la confianza total en la persona de Jesucristo, pero los herejes del evangelio financiero añaden diciendo que la fe es una fuerza, energía y un poder espiritual logrando que las leyes del mundo espiritual funcionen”, Aquello justifica que las cosas materiales se obtienen en el mundo espiritual activando la fe, el padre de esta herejía es el farsante Sur koreano Yonggi Cho.

– Los promotores del evangelio de la prosperidad dicen que “no tenemos porque no pedimos” desvirtuando el texto de Santiago 4:2. Una de sus defensoras dice que “Cuando oramos, creyendo que ya hemos recibido lo que estamos orando, Dios no tiene más remedio que hacer que nuestras oraciones se cumplan…”, es una clave para conseguir resultados como cristiano. Según ellos todo se resuelve con decretos, confesiones, etc. Sus frases son algo así: “Yo decreto en el nombre de Jesús que tendrás una casa, un carro, etc”.

Dicha teología parece que pretenden convertir al Dios auténtico en una especie de “Mayordomo Cósmico” que debe estar dispuesto a atender todas nuestras necesidades aún sean egoístas y nada cristianas.

Por lo expuesto tenemos por un lado a la ideología de género que afecta a la familia, la iglesia y la misma sociedad, pero también tenemos una falsa teología que promueve un evangelio financiero que al haberse enquistado en la Iglesia se ha convertido también en una ideología al que llamaremos “Ideología religiosa pseudoevangélica”.

Ambas son totalitarias y perversas, la primera necesita del aparato del estado para obligar a todos a aceptarla y si no lo haces pagarás las consecuencias. Aquello es una pesadilla en muchos países Europeos y de América como el Canadá y recientemente en Chile y ahora está con todo su apogeo en el Perú.

La segunda tiene cautivos a cientos de miles, quizás millones de creyentes amenazados a ser expulsados, maldecidos cuyas consecuencias son tristes. Son comunes frases como: No juzgues, no critiques, no toques al ungido, te vendrá maldición, etc.

Así como los promotores de la ideología de género pretender obligarnos vía leyes para que aceptemos a alguien como mujer siendo un hombre y viceversa y si nos negamos pagaremos hasta con cárcel por una supuesta homofobia, discriminación y un fundamentalismo religioso, cuando la explicación es 100% biológica y científica. También los promotores de la “Ideología religiosa pseudo evangélica” pretenden obligarnos dentro de la Iglesia a aceptar la falsa autopercepción del líder como el ungido, el escogido, el que recibe órdenes de Dios mismo, etc. como el apóstol, doctor, embajador, rey y pronto dios. De allí se valen para decir frases como: “Dios me ha dicho“, “El Señor mientras caminaba me reveló que voy a ser Presidente de la República, voy a servir y no ha ser servido” y aquellas aberraciones genera movimientos políticos con nombre propio y frases rimbombantes tales como: “Nacidos para gobernar“.

Si no estás con ellos, eres expulsado, difamado, burlado, etc . Ellos exigen en sus miembros obediencia, sumisión, integridad, y fundamentalmente una cobertura espiritual de una autoridad mayor. Sin embargo aquello es lo que menos hacen porque no rinden cuentas a nadie, tienen guardaespaldas, cobran decenas de miles de dólares, tienen carros, casas, propiedades, algunos tienen doble vida. Es triste ver a muchos hermanos que se apartan de las iglesias por diversas razones y forman su propia denominación con nobles intenciones pero siguen exactamente los mismos pasos, es simple, por falta de conocimiento.

En conclusión, hoy tenemos dos ideologías anticristianas, lejos de la verdad de Dios, la primera pretendiendo reducir el crecimiento poblacional con métodos antihumanos y la segunda paradójicamente pretendiendo aumentar exponencialmente el crecimiento poblacional de nuevas ovejas en las congregaciones con el único propósito de trasquilarlas y luego abandonarlas a su suerte para ser devorados por las fieras de una sociedad perversa que marcha a su perdición.

Cuando leemos el evangelio de Juan 21, 1. 15-19

“Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?,

El le respondió: “Sí, Señor, Tú sabes que te quiero”.

Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”.

Le volvió a decir por segunda vez: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”

Él le respondió: “Sí, Señor, sabes que te quiero”.

Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas”.

Le preguntó por tercera vez: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?”

Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntara si lo quería, y le dijo:

“Señor, Tú lo sabes todo; sabes que te quiero”.

Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Lo que podemos sentir es temor y temblor y se hace más intenso cuando leemos Mateo 18:5,6.

“…Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino delas que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar”.

Entonces somos conscientes que lo único que nos mantiene fortalecidos es nuestra confianza puesta en el verdadero y único Señor de Señores, Jesucristo el que vive para siempre, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

 

* Mg. Jaime Luis Flores Flores (Cohen University USA) es Profesor de Investigación Científica, Diseño y Desarrollo de Tesis.Escuela de Post Grado. Universidad Católica SS. Lima Perú.

1.356 Páginas de Espanto (Los Curas en Pensilvania y sus Abusos a Menores)

Las 1.356 páginas del informe de un gran jurado de Pensilvania sobre los abusos sexuales de clérigos a más 1.000 menores de edad están repletas de descripciones escalofriantes y de crudos ejemplos de impunidad. La investigación revela que durante siete décadas la cúpula eclesiástica católica encubrió y toleró muchos de los abusos perpetrados por más de 300 sacerdotes. Por ejemplo, en la diócesis de Erie un cura confesó haber cometido en los años ochenta violaciones anales y orales a al menos 15 chicos, uno de ellos de solo siete años. Cuando se reunió con el depredador sexual, el obispo de la diócesis, Donald W. Trautman, lo elogió por ser una “persona cándida y sincera” y por los “avances” logrados en controlar su “adicción”. Y cuando finalmente el cura fue expulsado, el obispo declinó explicar los motivos. “Nada más debe indicarse”, escribió.

Las pesquisas destapan una maquinaria despiadada de tolerancia a la pederastia en 54 de los 67 condados de Pensilvania, en algunos con la connivencia de la Fiscalía. Sin embargo, la mayoría de los abusos han prescrito por haberse cometido hace tiempo o sus autores ya están muertos. Solo dos de los casos en el informe han derivado actualmente en imputaciones delictivas, aunque las revelaciones también salpican a cargos actuales, como Donald Wuerl, el cardenal de Washington que entre 1988 y 2006 lo fue de Pittsburgh. “Pese a algunas reformas institucionales, en general los líderes individuales de la Iglesia han evitado una rendición de cuentas pública. Los curas estaban violando a pequeños niños y niñas, y los hombres de Dios que eran responsables de ellos no solo no hicieron nada sino que lo ocultaron todo”, reza la conclusión de la investigación.
Abundan los ejemplos escabrosos. Un cura violó a una niña de siete años cuando fue a visitarla al hospital después de que la operaran de amígdalas. Otro dio a un chico una bebida que hizo que no se acordara de qué había pasado la noche anterior cuando fue violado analmente. Un sacerdote obligó a un chico de nueve años a practicarle sexo oral para luego decirle que le limpiaba la boca con agua bendita. También hubo un religioso que acabó dimitiendo tras años de acusaciones pero eso no impidió que la iglesia le hiciera una carta de recomendación para su siguiente empleo: en el complejo Walt Disney World.

Los investigadores policiales que testificaron ante el gran jurado describieron un patrón de prácticas en las iglesias de Pensilvania. Una suerte de “manual para ocultar la verdad” consistente de siete principios. Utilizar eufemismos para describir los abusos sexuales en los documentos de la diócesis, por ejemplo en vez de hablar de “violación” mejor usar “contacto inapropiado”. Si se inicia una investigación que la lleven a cabo personas sin experiencia, como otros clérigos. En busca de credibilidad, enviar a curas a “evaluar” cómo están los depredadores sexuales en los centros psiquiátricos religiosos donde han sido trasladados y a recabar solo la versión del acusado.

Si la diócesis determina que el escándalo es de tal calado que debe echar al cura abusador, evitar explicar el por qué: mejor definirlo como una “baja médica” o “fatiga nerviosa”. Sin embargo, si la comunidad descubre los abusos, la mejor solución es trasladar a ese sacerdote a otra iglesia, donde nadie sabrá que es un pedófilo. Aunque sea conocido que un religioso ha abusado de menores, mejor mantenerle el sueldo y las ayudas para su vivienda. Y finalmente, siempre es mejor no avisar a la policía de nada.

Por ejemplo, en la diócesis de Erie el obispo descubrió en 1986 que un reverendo había masturbado a un adolescente varias veces en la anterior década con el pretexto de enseñar a la víctima sobre cómo descubrir posibles signos de cáncer. Cuando el padre de uno de los niños abusados se quejó, la respuesta que recibió fue pedirle “discreción” y que evitara buscar nueva información porque sería “dañino e innecesario”. “Es obvio en este momento que no está pendiente o se está considerando ninguna acción legal”, escribió Glen Whitman, jefe de la oficina de personal religioso de la diócesis.

En Harrisburg, un cura abusó de cinco hermanas y recolectó muestras de su orina y sangre menstrual. La iglesia no actuó pese a las denuncias de la familia hasta que años después el religioso confesó cuando la policía lo investigaba.

Y en Pittsburgh, la diócesis desestimó las quejas de abuso a un chico de 15 años porque el menor había “buscado” al sacerdote y le “sedujo” para iniciar una relación. El cura acabó siendo detenido pero, en su evaluación interna, la iglesia destacó que, aunque había admitido haber llevado a cabo actividades “sadomasoquistas” con varios niños, esas eran “suaves”. También en esa ciudad existió una red de curas que se coordinaban entre ellos para utilizar “látigos, violencia y sadismo al violar a sus víctimas”, según detalla el informe.

Los investigadores se quejan de no haber recibido documentación reciente. Aún así, las pesquisas sugieren que, pese a las reformas prometidas por la cúpula eclesiástica estadounidense desde el escándalo de abusos descubierto en Boston en 2002, los patrones de encubrimiento no han desaparecido del todo. Y, según el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, “se alargan en algunos casos hasta el Vaticano”. Por ejemplo, la diócesis de Allentown recibió en 2009 una queja de abusos sexuales cometidos en los años ochenta por parte de un sacerdote, que había tocado los genitales de un chico de 13 años. La diócesis le pidió explicaciones al cura, que por entonces ya estaba retirado, y él alegó que fue accidental. Como resultado, en diciembre de 2014, el obispo de Allentown comunicó al Vaticano que no expulsaría al cura del sacerdocio. El religioso murió al año siguiente.

 

Fuente: El País

¡Cuidado con el Ser Humano que Asegure Tener la Verdad!

Autor Anónimo.

 

Tener la verdad” es poseer un gran poder, pues implica la capacidad de influenciar a las millones de personas que buscan la verdad, sin lograr aun encontrarla. Es que, demasiado poder, puede corromper al mas humilde de todos los hombres. ¡Peor que eso! En manos de un líder sagaz, que ha perdido ya sus escrúpulos, “tener la verdad” puede convertirse en una poderosa excusa para justificar el culto a la personalidad humana, la altivez, la opresión, la injusticia, la discriminación racial, y toda suerte de perversión ética y moral.

 

¡Cuidado con cualquier movimiento (sea Judío, Cristiano, Islámico, etc.) cuya prioridad sea seguir ciegamente el dogma (o la doctrina teológica) de un fuerte líder, y no el compromiso con la vida ética y moral que demanda el Eterno de aquellos que reclaman ser su pueblo. Quien tal hace, renuncia a su propia vida, como en el pasado han demostrado los incidentes acaecidos en Masada (Israel), en Wacco (Texas), en Jonestown (Guyana), y en San Diego (California).

 

Cuidado con cualquier organización de carácter político, religioso, o aun científico, que prohíba cuestionar la moralidad de su ideología (esta es la definición de lo que significa ser una “secta“). Quien se somete ciegamente a alguna de estas organizaciones, corre el peligro de cometer “suicidio intelectual“. Y, el “suicidio intelectual”, es siempre la triste antesala al suicidio físico

 

¡Cuidado con los falsos Mesías, y con quienes los veneran como a un ídolo! El hombre de carne, que sigue ciegamente a otro hombre de carne (y no al incorpóreo Creador del Universo), esta bajo maldición; y, quien tal hace, se arriesga a arder en Gehinnom, donde comerá su propia carne.

 

Es que, en el ultimo análisis, “tener la verdad” no es llevar dentro de nuestras cabezas la teología correcta; es llevar dentro de nuestro corazón la actitud correcta: la de hacer justicia, amar la práctica de la misericordia, y caminar de manera humilde ante el Eterno (Miqueas 6:8).

 

Ekev: Las Consecuencias de Andar sin el Mesías.

Por P.A. David Nesher

Y como consecuencia de que ustedes obedezcan estas leyes, salvaguardándolas y cumpliéndolas, Yahéh, tu Dios, recordará el pacto y el amor con que hizo un juramento a tus padres.”

(Devarim/Deuteronomio 7: 12)

Ekev es el nombre de la parashá (porción) de la Torah que el Espíritu del Eterno nos ha propuesto meditar durante esta semana. Me ha parecido importante, considerar los códigos de la Luz Infinita revelados en este término hebreo (ekev).

La sección de Ekev de la Torah abre con las palabras de Moshé a los hijos de Israel: “Y como consecuencia de que ustedes obedezcan estas leyes…”

El nombre Ekev, traducido en esto contexto “como consecuencia”, puede también ser traducido como “talón”. Uniendo estos dos significados nos daremos cuenta de que la parashá alude a que cuando se trata de la observancia de las normas de vida descriptas en la Torah, que son las que le dan sentido a nuestra existencia en Yeshúa, debemos involucrarnos íntegramente, no sólo a nivel de las capacidades espirituales y psíquicas, sino también a nivel físico: incluso a nivel del talón del pie, el miembro más bajo, elemental y vulnerable de nuestra existencia física.

Para comprender la palabra ekev nos remitiremos a la primera vez que ella aparece en la Torah (Instrucción). Para ello, concentraremos nuestra atención en las palabras del Eterno a la serpiente: “él (el ser humano – Adam-) herirá tu cabeza, y tú le herirás el talón” (Génesis 3: 15). Entendemos que en el cuerpo humano, la cabeza y el tronco se encuentran protegidas, pero el talón, el final, es la parte vulnerable del ser humano a todo lo que encuentre en su andar. Al leer este capítulo de Bereshit (Génesis) sabemos que el Eterno no se está hablando con una serpiente animal, sino con la serpiente primigenia (en hebreo najash hakadmoní) que es el símbolo mismo de HaSatán inyectando en la humanidad el yetser hará (inclinación al mal), fascinador y terrible.

¿Cuál es esta inclinación especial que acecha nuestro talón? ¿Qué mensaje codificado hay en esta palabra (ekev)?

Cuando el hombre se levanta y hace una buena acción, tiene fuerza para dominar a la serpiente. Pero la serpiente acecha y espera con paciencia hasta al final de la acción buena. Entonces, cuando el hombre termina de hacer la acción buena, se inclina y reposa para contentarse de sí mismo, observando el fruto de su buena obra. Es aquí cuando la serpiente lo muerde y llena al hombre con la toxina del orgullo de sus buenas obras, conduciéndolo a decir: “¡yo hice esto,… y quién hay como yo…!” Es entonces cuando la cabeza de la serpiente (su manera de pensar) domina desde el talón del hombre (su acción buena), la mente del mismo, conduciéndolo a pensar en sintonía con la iniquidad que originó la existencia del mal. Interesante es saber que la palabra hebrea para mal es ra (רע). Como notaran las dos letras de rá (mal) son resh, inicial de rosh (cabeza) y ayin,inicial de ekev, (talón). El mensaje codificado de esto es sorprendente: ¡por su orgullo el ser humano será “piso de sus propios talones”!  Este es el sentido de la expresión que Yahvéh dice a Adam:

“Porque polvo eres, y al polvo volverás.”

(Génesis/Bereshit 3: 19)

Es decir, que la humanidad, por haber escuchado la enseñanza de la serpiente, comenzaría intentar cumplir su propósito sin Dios, por medio de las obras buenas. Esto será el espíritu que inspirará los fundamentos de la religión. El ser humano haciendo buenas obras según su propia opinión, sin importar la Instrucción del Eterno. Desde esta actitud, solamente comenzará a resbalar.

La idea que Moshé estará dando a la nueva generación es que no es suficiente que la mente entienda. Ni tampoco que el corazón sienta y las manos hagan. La persona entera debe estar “permeada” de los Mitzvot (mandamientos) inoculados por el Espíritu Santo, cada vez que recepcionamos la Instrucción en la mente y el corazón por obra mesiánica del Eterno, manifestándose como Abba en nuestros corazones.

Dicho diseño de una vida humana escondida en el Mesías, vibra con tanto poder que los propios talones avanzan en el peregrinar de la vida como si oyesen y escuchasen la Torah. Entonces el andar se sujeta a lo que nuestra Rosh (Cabeza), es decir el Mesías Yeshúa, nos ordena. Solamente así, la vida se convierte en justa y de excelencia.

Sacerdotes y Serpientes Mágicas… Los “Milagros” Reptilianos de Egipto

Por P.A. David Nesher

Éxodo capítulo 7

Muchas veces, mientras estudiamos las Sagradas Escrituras, notamos que ellas, relatan acontecimientos muy particulares, que contienen una enseñanza muy importante, sin detenerse a explicar cómo sucedieron, y el por qué de sus razones. Un ejemplo de esto ocurre cuando, al estudiar el libro de Shemot (Éxodo), llegamos al séptimo capítulo.  

Este texto relata que cuando Moshé y Aharón se disponían a ir del Faraón, el Eterno le dijo a Moshé que si el Faraón les solicitara “muestra una maravilla” deberá indicarle a Aharón tirar su bastón frente al Faraón, y el cayado se convertirá en una serpiente.

Aharón hizo exactamente eso. Pero el pasaje también relata revela que los magos y hechiceros egipcios imitaron la transformación que Aarón realizó con su vara que quedó convertida en una serpiente. Vemos que ellos (los magos) instados por el pedido del faraón, “mediante sus artes secretas” lograron emular lo que Moshé y Aharón hicieron (v. 11). Esto podría significar que emplearon poderes sobrenaturales y que verdaderamente transformarán varas en serpientes. No obstante, las Escrituras Sagradas no declara explícitamente si agentes sobrenaturales, ya sea divinos (Números 22: 21 ss.) o demoníacos (Deuteronomio 18: 10-11; Job 2:7), estuvieron involucrados.

Todo este episodio de lanzar los bastones y transformarlos en serpientes requiere una explicación, que demandará de cada uno de ustedes reflexión y meditación.

¿Qué es un Mago en la cosmovisión egipcia?… ¿Quién podía llegar a este rango?

Para entender este pasaje, primeramente, debemos saber que la magia estuvo presente en el Antiguo Egipto desde sus comienzos como civilización.

En realidad era un fenómeno muy extendido entre toda la sociedad, desde el faraón a las clases más humildes. Todos trataban de actuar y de protegerse contra las adversidades normales de la vida cotidiana. Las enfermedades, las actuaciones de los enemigos, o los ataques de los animales dañinos, eran las preocupaciones más exigentes y perentorias a las que el hombre egipcio debía hacer frente. Finalmente, la superación de la muerte y la posibilidad de regresar al mundo de los vivos desde el denominado “Más allá” o “Mundo de los Muertos“, eran otras de sus mayores obsesiones.

Por todas estas causas, y a fin de estar protegidos (para conseguir sus fines), los egipcios utilizaron la magia. Pero esta magia era algo derivado del mundo esotérico que había tenido su nacimiento en el propio origen de lo religioso, de su relación con las fuerza del Sitrá ArjRá (“Otro Lado”) a quienes los egipcios invocaban como dioses.

La cercana relación entre la religión y la vida cotidiana hacía que en muchos oficios, que aparentemente tenían un desarrollo ordinario, sus cargos estuvieran desempeñados por sacerdotes. Así no era de extrañar que un simple escultor fuera sacerdote del dios Ptah (uno de los dioses creadores más importantes de todo Egipto) y un juez lo fuera de la diosa Maat (la diosa de la verdad y del orden cósmico).

Con la explicación hasta aquí dada, debo decir que el término mago’, puede que no sea el más idóneo para identificar a los conocedores de la antigua sabiduría que desempeñaron en Egipto un papel tan trascendente en el desarrollo de su proceso civilizador.

En realidad deberíamos hablar de los ‘sacerdotes lectores’ del antiguo Egipto, o como se los denominaba: los “servidores de la divinidad” (jem necher). Pero hemos de partir de la proximidad en el lenguaje, ya que las palabras y su forma de ser expresadas son esenciales para dar vida a lo que se quiere exponer.

Entre nosotros, poca gente ha oído hablar de los segundos y los terceros, pero, sin embargo, casi todos hemos quedado alguna vez atrapados en el misterio de los primeros, los magos de Egipto.

Según los griegos la palabra ‘mago’ procedía de Persia ( donde se decía magoi), y se utilizaba para referirse vagamente a los sacerdotes astrólogos, sabios e intérpretes de los sueños. Pero tanto a los griegos, como a los romanos, el mundo egipcio con sus monumentales templos y sus escritos llenos de embrujo y misterio, siempre les pareció íntimamente vinculado con la alta magia y, por tanto, los magos egipcios fueron para ellos los más importantes y prestigiosos de todo el mundo de la antigüedad. Pero, en realidad, parece que el mundo grecorromano tampoco estuvo demasiado bien informado sobre la auténtica naturaleza de lo que simplemente definían como una casta sacerdotal integrada por la clase de personajes a los que nos hemos referido antes. En consecuencia, la palabra ‘magia’ para el mundo clásico venía a significar algo parecido a ‘la religión de los magos’ (sacerdotes astrales).

En el caso escritural que estamos considerando aquí, tanto como en toda la TaNaK (mal llamado Antiguo Testamento), se transmite la idea de que la magia era el arte de obrar cosas maravillosas, desproporcionadas por su grandeza a los medios empleados, bajo la guía de dimensiones infrahumanas. Por ello es que tales prácticas estaban absolutamente prohibidas a los israelitas, bajo pena de muerte. Ellos conocieron de su existencia a través de sus contactos históricos con el pueblo egipcio y con otros de las regiones del Eúfrates y el Tigris, tales como los babilonios o los persas.

En los textos bíblicos la palabra ‘mago’ siempre se utiliza vinculada habitualmente a los términos ‘encantador’, ‘adivinador’, ‘hechicero’, ‘sabio’…..en suma, a una serie de conceptos que, de algún modo, trataban de sintetizar las cualidades que configuraban, según la experiencia del pueblo hebreo, la personalidad del ‘mago egipcio’.

El mago egipcio….personaje de alto conocimiento, era el sabio celestial entre los hombres, que poseía respuesta para todo lo que los simples mortales no lograran explicar. Por ello, el mago egipcio era el que conocía el arte de la interpretación de los sueños. Así se acreditó José, ante el faraón, quien, para desentrañar el significado de su sueño de las siete espigas y las siete vacas, ‘hizo llamar a todos los adivinos y a todos los sabios de Egipto…’(Génesis 41, 8.).

 ¿Qué era un mago?… ¿quién podía convertirse en uno?

Está claro que al hablar de los magos egipcios lo estamos haciendo de algo muy distinto a lo que hoy concebimos como tal. No se trataba de un ilusionista, no pretendía sorprender con sus conocimientos a otros individuos. Realmente era una especie de funcionario estatal cuya labor se exponía siempre en función de la religión. Para la mentalidad egipcia, la magia – denominada la heka, no poseía componente de tipo sobrenatural. Ella estaba unida a su vida diaria, como lo estaba la religión, y por este motivo los magos no eran divinizados. Se trataba de una labor estatal más.

En realidad los magos eran una figura semejante a la de los sacerdotes egipcios, pero que pertenecían al clero de los monasterios consagrados al dios Heka, nombre utilizado tanto para hablar de la magia en sí como de la divinidad específica referente a esta facultad.

Es evidente que no todos los individuos podían alcanzar los conocimientos que tenía un mago ni la capacidad para poder practicar la magia. De ahí que existieran una especie de escuela en la que aprendían aquellos que en un futuro podrían desarrollarla. Eran conocidas como “Casas de la Vida”(“per anj”) .

Estas academias estaban unidas a los templos y aquellos formados en ellas eran seleccionados según diversos criterios, y desde el momento del nacimiento e incluso con anterioridad al mismo. Dichos criterios podían variar desde sueños inspiradores de quienes estaban encargados de hacer la selección, hasta simples motivos de ascendencia familiar.

El ingreso en estas escuelas de esoterismo se hacía a muy pequeña edad. Toda familia que pudiera pagar la educación de su hijo, fuera de la condición social que fuera, era admitido en el templo bajo una recia disciplina. A partir de este momento comenzaba una larga carrera en donde el niño emprendía el estudio de las “medu necher” (es decur “las palabras divinas”) del dios con cabeza de ibis Thot (forma egipcia de llamar a Cus, el padre de Nimrod). Este espíritu demoníaco formaba al iniciado en el poder de mediunidad que poseía la lengua egipcia La enseñanza del egipcio se centraba principalmente en el aprendizaje del hierático, jeroglífico cursivo de trazos ligeros mucho más cómodo y rápido de escribir, con el que se podía hacer conjuros.

Así, rodeados de un halo de magia y poder, la clase sacerdotal vivía recluida en el templo, en donde, siguiendo un extraño ciclo de autorreciclaje, formaban continuamente nuevos iniciados que al cabo de los años les pudieran sustituir.

En estas escuelas de magia, la diosa egipcia Sekhmet era adorada por  medio de rituales mágicos. Así se esperaba que ella ayudase a los magos a renacer entre los muertos, y les concediese los atributos de su poder para ser dignos Hekau (magos), ya que la curación mágica era una especialidad de éstos sacerdotes que servían a dicha deidad.

Entonces, el ya iniciado el los misterios de la religión egipcia, podía acabar desempeñando multitud de oficios. Dependiendo de la habilidad de cada uno y, cómo no, de las intrigas de las que fuera capaz, un iniciado podía quedarse estancado en ser un simple sacerdote de bajo rango o aspirar a ser un profeta importante del dios.

En este mundo antiguo los magos también tenían niveles como los que recibían el nombre de encantadores de escorpiones o aquellos que utilizaban la magia para eliminar a los reptiles e insectos venenosos en una determinada área, ofreciendo sus dotes mágicas para la protección. Interesante para nosotros es conocer que a las matronas y las enfermeras también se las consideraba como magas, por haber desarrollado la capacidad de predecir la llegada de un bebe, así como también eran consultadas para que a través de sus artes, pudieran evaluar si un fantasma o la deidad estaba causando un problema personal al recién nacido.

En pocas palabras los jem necher (“servidores de la divinidad”), hacían de puerta entre las fuerzas incontroladas de la naturaleza y los hombres.

El mago egipcio, que también obraba el poder de transmutar, de cambiar las cosas aparentemente inanimadas en seres vivos y terribles: ‘…hizo llamar también el faraón a sus sabios y encantadores. Y los magos de Egipto realizaron también por sus sortilegios el mismo prodigio. Y echaron cada uno su báculo, que se convirtieron en serpientes….’ (Éxodo 7, 11-12).

El mago egipcio, era aquel que había sido iniciado en las fórmulas secretas utilizadas para combatir el daño producido contra alguien:

‘…..Yahvé dijo a Moisés:

Dí a Aarón: toma el cayado y tiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus canales, sobre sus estanques y sobre todos sus depósitos de aguas, todas se convertirán en sangre……pero los magos de Egipto hicieron otro tanto con sus encantamientos, y el corazón del faraón se endureció……’

(Éxodo, 7, 19-22)

Estas eran las nociones que el mundo bíblico transmitió respecto de este grupo de sacerdotes que hicieron del estudio del mundo creado y del conocimiento de las energías sutiles que lo rodean, el objeto de su investigación y práctica diarias.

Debo decir aquí que, en nuestros días, la mayoría de los estudiosos biblistas, usando la lógica de la crítica bíblica, creen que los egipcios usaron simplemente trucos para respaldar su fama. En esta ocasión, ellos afirman que estamos ante un acto de prestidigitación.

El fundamento de esta hipótesis, parte del hecho de que a lo largo y a lo ancho del mundo antiguo, los sacerdotes paganos regularmente engañaban a personas ingenuas (por ejemplo un sacerdote podía esconderse en un ídolo grande y hueco y hablar por el dios). De este modo, los egipcios pudieron haber usado la prestidigitación, de modo similar a los magos de escenario moderno que realizan trucos con animales, asombrando a los niños de hoy. La evidencia también revela que los egipcios regularmente practicaban un método de encantamiento de serpientes que les permitía poner a estos animales en un tipo de catalepsia, Por lo cual permanecían tan rígidas como un palo hasta que despertaban. Este truco todavía se practica en Egipto actualmente.

 ¿Cuál era el Propósito Divino de esta Señal?

“… más la vara (bastón) de Aarón devoró las varas (serpientes) de ellos,…”
(Éxodo 7:12)

Debemos saber que la monarquía egipcia tenía como símbolos principales el bastón o (vara mágica) y la serpiente. En los relieves y dibujos antiguos del Faraón se los suele ver con el bastón en su mano y con su gorro adornado con una cobra, animal que expresaba todos los misterios de las divinidades egipcias, especialmente los del Mundo de los los Muertos con quien el Faraón supuestamente se conectaba diariamente. Por esto, es útil reconocer que el propósito de este texto bíblico no era desenmascarar a los magos egipcios, sino mostrar que el poder del Dios de Israel era más grande que cualquier poder que Egipto poseyera.

Debemos entender que la descripción de la Torah hace de los hechos, se logra ver que las maravillas y plagas no tuvieron como único fin castigar a Egipto. Ellas más bien apuntaban a quebrar el antagonismo de los egipcios hacia YHVH. Esto se debía a que la cosmovisión del mundo imperante en Egipto era que el Altísimo no tiene influencia ni dominio sobre la realidad actual de la existencia. Sus creencias sostenían, que una vez creado, el Universo dependía de manera absoluta de las fuerzas de la naturaleza, y no del Eterno. El Eterno quebró este pensamiento por medio de las plagas. Cada una de ellas destruyó un aspecto específico de la ideología egipcia. Como prólogo general a las plagas y a los conceptos que expresaban, vino el milagro de tragar a los bastones.

Entonces, lo que aquí la Torah intenta demostrar es que Moshé y Aharón son mucho más poderosos que los magos de la corte del faraón, porque tenían el respaldo de la autoridad divina que los enviaba a la corte egipcia. Estos eran capaces de poner una serpiente real en erección vertical rígida, dando la sensación de ser un auténtico cayado, pues bien, Moshé y su hermano son capaces de convertir un cayado de madera en una serpiente real, cosa que no pueden hacer jamás los magos egipcios. Así queda demostrada y realizada al máximo la fuerza del portavoz divino. Con estas apreciaciones el escritor sagrado pretende garantizar que Yahvéh es mucho más fuerte que toda la magia egipcia.

Nos resultará interesante la siguiente curiosidad. Éste no fue exactamente el mismo milagro que Moshé experimentó en el Monte Sinaí y el cual ejecuto ante los ancianos de Israel (Éxodo 4:2-5 y 4:29-30). Se vio a la vara de Moshé convertirse en una culebra, pero la palabra hebrea usada aquí es diferente.

La expresión hebrea utilizada aquí para serpiente, en la que se convirtió la vara de Aharón, no es la de uso más general en las Sagradas Escrituras, sino que lleva un significado más específico, con un mensaje de peso celestial.

Cuando Moshé fue llamado a cumplir su misión especial, el término para serpiente que aparece en ese relato es najash (Éxodo 4: 3,4). Dicha expresión certificaba el uso de la vara de Moshé, ya que con ella, el caudillo acreditaría su vocación mesiánica y profética ante el pueblo de Israel.

En cambio, el término hebreo usado aquí para serpiente o culebra, es tannin. Esta expresión era usada especialmente por los conjuradores egipcios, y que en otras partes bíblicas se refiere a un monstruo marino (la versión griega lo traduce “dragón” o “cocodrilo“).

Ellos, los magos egipcios, utilizaban esta palabra en todo ritual egipcio (Tanem) como símbolo del monstruo serpiente que representaba el poderoso origen de este gran imperio humano. La serpiente (Tanem) era el símbolo mismo de Mitzraim (Egipto), y la invocaban con este nombre como la serpiente primordial, de quien decía devenía todo el cosmos. Para ellos, representaba el principio de antagonismo contra la luz y la vida, que dicho imperio estaba llamado a custodiar en el orden cósmico que el Faraón supuestamente garantizaba con sus conjuros y holocaustos. Por esto, es que la expresión tannim (dragón) se usa en los escritos proféticos, haciendo referencia a Egipto (Salmo 74:13; Isaías 27:1; 51:9). Teniendo esta idea, vemos que el profeta Iehezkel, denomina a Parhoh (Faraón) “el monstruo grande el que yace en medio de sus arroyos” (Ezequiel 29:3; 32:2); esta frase se traduce del hebreo התנים הגול “HaTanim haGadol”.

Ahora prestemos atención a lo que realmente las Sagradas Escrituras dicen:

“… más la vara de Aharón devoró las varas de ellos,…”

(Éxodo 7:12)

Si hemos leído con atención, notaremos que no dice que fue la serpiente de Aharón que devoró las serpientes de ellos. De allí el Talmud y el Midrash [Shemot Rabá 9:7; Shabat 97a; Rashí] enseñan que después de haberse convertido otra vez en vara, devoró las varas de los magos egipcios. Evidentemente, para esto, ellos no estaban preparados, y su derrota apareció en la pérdida de sus varas, las cuales eran probablemente serpientes verdaderas. Esto muestra la superioridad del poder del Eterno sobre el poder mágico que viene de los demonios.

Aharón simboliza en esta puja el lado de la kedushá (santidad), y su bastón representa la fuerza divina que emana de la santidad. La serpiente simbolizaba a Egipto (en hebreo Mitzraim). Los  magos del Faraón presentaron una posición opuesta, mostrando que sus propios bastones se convertían en serpientes. Con eso replicaron que Egipto posee fuentes propias de poder y no necesita depender sólo de la santidad divina. Por eso, con el hecho de que el bastón se transformó en serpiente, Aharón le demostró al Faraón, que la misma existencia de la serpiente proviene del bastón, o sea que todo lo que era Egipto en ese momento, en realidad emanaba de la santidad del Eterno y, por lo tanto, no posee existencia propia.

Cuando la vara de Aharón se tragó a las serpientes de los egipcios, el acontecimiento predijo un desastre para el Faraón, y todo su poderío imperial reptiliano. La vara representativa de la kedushá del Dios de Israel había derrotado a uno de los símbolos nacionales de Egipto, la serpiente, un animal considerado sagrado en el bajo Egipto donde sucedió el enfrentamiento de Moshé con el Faraón.

Con esto Yahvéh les dejó en claro, que todas las fuentes de fuerza del otro lado, denominado en hebreo la “sitrá ajrá” (el opuesto a la santidad y  a la verdadera Divinidad) son sólo una ilusión. Por lo tanto, no poseen sustancia y existencia verdadera frente a la santidad (kedushá).

La señal fue usada por Yahvéh para revelar al Faraón y sus filósofos reptilianos, que no poseían fuerza propia alguna y que el dominio absoluto del Altísimo se extiende también sobre ellos. Ésta fue la introducción que generó un quiebre general del eje central de la cosmovisión egipcia, a continuación vinieron las diez plagas que destruyeron uno a uno los diez niveles que había en la impureza egipcia.

Este portento develó el enigma de todos los hechos que acontecerían después. El Faraón se asemejaba a un tronco seco. Empero, por medio de estos dos hombres Justos (Moshé y Aharón) él será “englutido” y desaparecerá de su lugar y de su imperio.

¿Podemos Confiar Sólo en los Milagros?

Todo esto enseña que en este sistema reptiliano todo argumento de Luz que disguste a los hombres, porque se opone a su orgullo y lujuria, tarde o temprano los convencerá. Pero, si es fácil hacerlos creer que son ciertos los mensajes que les anuncian las cosas que desean, el Eterno manda siempre con Su Palabra pruebas concluyentes de su autoridad divina. Pero cuando los hombres se inclinan a la desobediencia, y quieren poner objeciones, Él permite a menudo que se ponga ante ellos una trampa donde ellos mismos quedan atrapados.  Nadie ayuda más a destruir pecadores que aquellos que resisten la verdad distrayendo a los hombres con algo parecido a la verdad, pero falso (léase falacia). Debemos estar vigilantes y velar, ya que el HaSatán (el Adversario) es un enemigo peligroso especialmente cuando se disfraza ángel de luz (2 Corintios 11:4).

Al finalizar, y reflexionar en los hechos relatados aquí, podemos decir que aunque los milagros nos pueden ayudar a creer, es muy peligroso basar nuestra fe solamente en ellos. HaSatán, nuestro enemigo, puede imitar algunas partes de la obra del Eterno y lograr que la gente se descarríe (2 Tesal. 2: 9, 10). Esto significa que los milagros pueden probar que algo es sobrenatural, pero no pueden probar que algo sea verdad. El faraón se fijó únicamente en los milagros e ignoró el mensaje profético del Señor. Nosotros podemos evitar este error, si nos proponemos basar nuestra fe únicamente en la Instrucción divina. Grabemos bien esto en nuestras mentes: ningún milagro que proviene de Yahvéh apoyará un mensaje contrario a las enseñanzas reveladas en Su bendita Torah (Instrucción).

En amistad y servicio David Nesher

Los 25 Eufemismos de los Religiosos de la Gran P…

Un eufemismo es una palabra o una expresión utilizada para sustituir una palabra que socialmente se considera ofensiva o de mal gusto. Pueden sustituir términos de diversos tipos, por ejemplo en palabras que pueden resultar groseras, escatológicas u obscenas. Se refiere a un concepto que sirve para reemplazar a otro más ofensivo, vulgar o hasta tabú; se considera que el utilizado es el adecuado por ser políticamente correcto. Esto significa que la utilización de un eufemismo impide chocar con el interlocutor al decirle algo que, de otra forma, podría ser intolerable para él.

En el mundillo religioso de los últimos veinte años se ha hecho hábito el usar eufemismos para que el idioma “evangelicoide” permita un merchandinsing que garantice el éxito de cada negociado religioso.

Aquí les comparto los 25 eufemismos más utilizados:

 

  1.  Al que quiere vivir en santidad tal como la Instrucción lo enseña lo llaman legalista.
  2. Al que quiere seguir a Yeshúa fielmente, amando la Torah, lo llaman fanático o judaizante.
  3.  Al que se aparta del mundo lo llaman religioso….
  4. Al libertinaje lo llaman ser libre de la religiosidad.
  5. Al caerse al suelo y temblar lo llaman mover de Dios.
  6. Al llenar estadios le llaman avivamiento.
  7. A la palabrería llena de augurios la llaman palabra profética.
  8. Al deseo de poder lo llaman tener una visión grande.
  9. Al robo descarado usando los medios de comunicación lo llaman pactar con Dios o sembrar en el reino.
  10. A los que denuncian el pecado los llaman fariseos modernos.
  11. A las falsas doctrinas las llaman revelaciones apostólicas.
  12. A los antros disfrazados de iglesia las llaman reunión de jóvenes cristianos.
  13. A lobos rapaces los llaman apóstoles.
  14. A las congregaciones que no instauran el G-12 las llaman grupos sin visión.
  15. A la metafísica la llaman confesión positiva.
  16. Al orgullo lo llaman hacer las cosas con excelencia “para Dios”.
  17. A las fábulas las llaman atar el espíritu de adulterio, alcoholismo y narcotráfico.
  18. A hacerse rico a costa de los cristianos le llaman concierto “para la gloria de Dios”.
  19.  A cobrar la entrada a una reunión cristiana le llaman gastos de recuperación.
  20. A cobrar un caché por cantar o predicar en un Congreso le llaman “el obrero es digno de su salario”.
  21. A reprender el pecado y las conductas erradas le llaman murmuración.
  22. A la impunidad eclesiástica la llaman “no toquéis al ungido”.
  23. Al materialismo lo llaman prosperidad divina.
  24. Al show milagrero lo llaman manifestación del poder de Dios.
  25. A una jauría de lobos rapaces la llaman cumbre de apóstoles y profetas.

2.000 Rabinos Ortodoxos firmaron Documento a favor de Unidad con el Cristianismo

Por primera vez al cabo de dos mil años de hostilidad, los rabinos ortodoxos reconocen teológicamente que el cristianismo es parte del plan de Dios para la humanidad ya que «Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».

El histórico documento, redactado por 25 destacados rabinos ortodoxos de Israel, Estados Unidos y Europa, ha recogido en sólo una semana la firma de más de dos mil rabinos ortodoxos.

El breve documento, que lleva por título «Hacer la voluntad de nuestro Padre en el cielo: hacia una asociación entre judíos y cristianos», cita autores clásicos como Maimónides o Yehudah Halevi, para los cuales «al separar el judaísmo y el cristianismo, Dios quería una separación entre socios, no una separación entre enemigos».

Los rabinos ortodoxos afirman que «ambos, judíos y cristianos, tiene una misión común, basada en el pacto de la Alianza, para perfeccionar el mundo bajo la soberanía del Todopoderoso. Ninguno de nosotros puede llevar a cabo la misión de Dios en este mundo por separado».

El texto deja muy claro que «nuestra asociación no minimiza de ninguna manera las diferencias entre las dos comunidades y las dos religiones. Creemos que Dios emplea muchos mensajeros para revelar su verdad».

Subraya también, que ambas comunidades comparten la Revelación de la Torah judía y concluye presentando un programa común: «Imitando a Dios, judíos y cristianos deben ofrecer modelos de servicio, amor incondicional y santidad. Hemos sido creados a imagen de Dios. Judíos y cristianos seguimos dedicados a la Alianza jugando un papel activo juntos para redimir el mundo».

En una conferencia en Roma el Rabino Rosen destacó la importancia de que esta iniciativa haya partido de rabinos ortodoxos, y esté siendo aceptada con gran rapidez entre ellos, «porque el gran desafío es que se sumen los ortodoxos».

Efectivamente, muchos rabinos del judaísmo liberal miran ya con aprecio a los cristianos, pero el eje doctrinal del judaísmo rabínico, corriente que permanece desde la destrucción del Templo de Jerusalén, son precisamente los ortodoxos.

Rosen quitó importancia al desinterés de los judíos jasídicos, que son pocos y «viven en aislamiento» respecto al resto de la comunidad judía, pero consideró positivo que el documento «haya sido criticado por el ala de la extrema derecha dentro de la ortodoxia. Significa que están en el centro».

El nuevo documento, de carácter teológico, es un gran paso respecto al «Dabru Emet» del año 2000, que hacía notar la gran cantidad de puntos comunes y declaraba que el nazismo no era cristiano sino anticristiano.

El documento recuerda que, al margen de la hostilidad externa de las sinagogas oficiales contra los primeros cristianos, la Iglesia primitiva estuvo formada por cristianos judíos y cristianos gentiles, cada uno con sus costumbres, durante los primeros tres siglos.

Recuerda también la condena a Marción, por haber afirmado en el siglo II que las Escrituras del Nuevo Testamento reemplazaban y anulaban las del Antiguo.
Fuente: Protestante Digital

¡Navidad NO es Jesús…!

Al investigar en las Sagradas Escrituras, notamos que no existe mención alguna sobre una fiesta que pueda asemejarse a la Navidad. En ninguna de sus líneas se insinúa que los hebreos fieles al Eterno o las iglesias del primer siglo conmemoraran celebración semejante.

 

 

La única conmemoración que vemos instituida en la Biblia como señal características de la Nueva Alianza fue la relacionada con la muerte de Jesús, no con su nacimiento. Estoy refiriéndome a la Cena del Señor o Eucaristía, establecida en la ocasión del Pesaj (Pascua), y en la que nuestro Mesías Salvador afirmó que el pan y el vino eran símbolos de Su cuerpo y Su sangre entregados por nosotros (Mateo 26:26-28). Él dijo: “haced esto en memoria de Mí” (Lucas 22:19). Dando a comprender que la única manera que el deseaba que se lo recordara estarías relacionada con su muerte redentora, y no con su nacimiento astrológico. Es más, la costumbre de conmemorar el nacimiento existía solo entre los paganos.

 

 

Para que esto quede claro los invito a escuchar esta pequeña catequesis al respecto:

 

Cómo surge el ISIS, cómo se financia, … el crecimiento y las injerencias

eldiario.es

 

 Los inicios de lo que después sería el ISISLos antecedentes que dieron lugar al ISIS surgen en el contexto de la ocupación de Irak. Tras la toma del país por las tropas británicas y estadounidenses (y españolas hasta 2004), se formaron diversos grupos armados para luchar contra los invasores.

Entre ellos aparece la autodenominada organización de la base yihadista en Mesopotamia (procedente de Jamaa al Tawhid wal-Jihad, nacida en 1999), conocida en la prensa como Al Qaeda en Irak. Posteriormente se uniría a otros grupos bajo el nombre primero de Consejo de Muyaidines y después, en 2006, Estado Islámico de Irak.

El contexto en IrakMiles de iraquíes fueron detenidos en cárceles secretas estadounidenses, donde recibieron torturas diarias. Algunos arrestados desaparecían para siempre. Otros reaparecían años después devastados por las torturas, y con una sobrevenida, inquebrantable y extremista fe religiosa.

Tras la ocupación EEUU desarticuló inmediatamente las Fuerzas Armadas iraquíes, criminalizó el partido Baaz e integró a milicias sectarias en las nuevas fuerzas de seguridad iraquíes para luchar contra la resistencia. Fomentó las divisiones y entrenó a integrantes de milicias policiales que sembraron el terror.

Fue lo que se llamó los escuadrones de la muerte, comandos que arrestaron a miles de jóvenes suníes, muchos de los cuales aparecían semanas después muertos en las calles de ciudades como Bagdad, con orificios de bala en la cabeza, pies o pulmones, con huesos rotos, cráneos aplastados, piel quemada o arrancada, signos de descargas eléctricas u ojos fuera de sus órbitas.

Cientos de miles de familias huyeron del país. En tan solo unos meses más de cinco millones de iraquíes se convirtieron en refugiados. Dos millones y medio de ellos se instalaron en Siria.

En poco tiempo Irak, que había sido un país donde muchos chiíes y suníes convivían juntos, donde un elevado porcentaje de los matrimonios eran mixtos, donde no había grandes tensiones sectarias, se convirtió en un infierno. Muchos antiguos integrantes de las Fuerzas Armadas desmanteladas compartieron celda con miembros de grupos religiosos que iban radicalizándose a medida que aumentaba la violencia y la represión.

El grupo de la cárcel de Camp BuccaAbu Baker Al Bagdadi, que se convertiría en 2010 en el líder del Estado Islámico de Irak, fue arrestado por los estadounidenses en 2004 en la ciudad de Faluya, duramente golpeada por las fuerzas de ocupación, que bombardearon viviendas, mercados, escuelas, hospitales y emplearon fósforo blanco, un armamento letal que abrasa la piel de sus víctimas. El dolor provocado en aquella ciudad es recordado hasta día de hoy por sus habitantes.

Al Bagdadi fue enviado a la cárcel de Camp Bucca, donde las torturas estaban a la orden del día. Algunos se empaparon allí de las doctrinas más extremistas y desvirtuadas del Islam, como el wahabismo. De aquella prisión saldrían muchos hombres listos para integrar las filas del Estado Islámico (ISIS o Daesh).

Las revueltas en IrakEn 2010, en un Irak totalmente roto, irrumpió un movimiento pacífico de protesta contra el gobierno central, que tomó fuerza tras el estallido de las revueltas en Túnez o Egipto en 2011.

Entrevisté por aquél entonces a uno de los organizadores de aquellas manifestaciones iraquíes, Udai Al Zaidi, hermano del famoso periodista que arrojó un zapato a George Bush y fue encarcelado por ello. Al Zaidi, chií, se manifestaba en Irak con miles de suníes y chiíes más, contra un gobierno al que tachaban de corrupto y sectario.

El gobierno de Al Maliki, aferrado al poder, reprimió aquellas multitudinarias protestas empleando balas contra los manifestantes, y apoyado por el Ejército estadounidense. Murieron cientos de personas y miles fueron encarceladas.

Manifestantes iraquíes en 2011 tratando de derribar un muro de la Zona Verde controlada por EEUU. En la misma época en Siria estallaban las revueltas

El ‘Estado Islámico’ en SiriaLa represión gubernamental iraquí contra todo tipo de queja o protesta aumentó y llevó al extremismo a algunos sectores de la oposición.

Lo mismo ocurrió en Siria, donde las revueltas habían estallado en marzo de 2011. El ‘Estado Islámico’ de Irak envió una delegación a Siria en agosto de 2011, cuando la guerra civil siria ya estaba en marcha, tras el aplastamiento de las revueltas por Bashar al Assad.

El líder del ‘Estado Islámico’ de Irak, el clérigo Al Bagdadi, formateado tras su paso por la cárcel de Camp Bucca y la guerra, anunció en 2013 la creación del ‘Estado Islámico’ de Irak y Levante (Siria).

El auge del ISISEn 2014 el ‘Estado Islámico’ se hizo fuerte en Siria e Irak. Miles de hombres del ISIS, armados y protegidos con humvees y tanques, tomaron varias ciudades iraquíes sin apenas resistencia.

Contacté entonces con algunos antiguos efectivos de las fuerzas armadas iraquíes desmanteladas por EEUU y de varios grupos de la resistencia iraquí. En un momento en el que ellos mismos habían ganado posiciones en territorio iraquí, se hacían la siguiente pregunta:

¿Interrumpimos nuestra lucha contra nuestro enemigo, el gobierno de Al Maliki [apoyado por EEUU], para luchar contra el Estado Islámico, superior en número y fuerza a nosotros, o nos unimos al Daesh, a pesar de nuestras diferencias, para evitar ser derrotados?

La respuesta elegida por muchos fue la segunda. Prefirieron ser cómplices que enemigos.

Quién les iba a decir a algunos oficiales de las fuerzas del laico Baaz iraquí en 2003 que años después combatirían mano a mano con yihadistas extremos que proclamaban un Califato y dictaban las normas más violentas y medievales en nombre de un distorsionado e instrumentalizado Islam.

Abu Baker Al Bagdadi se convirtió en líder del Daesh (ISIS) en 2010. Iraquí arrestado en Faluya e internado en Camp Buca

La toma de más territorioGrupos suníes de diversa procedencia, solo unidos por un enemigo común, terminaron integrando las filas del Daesh. Tomaron varias ciudades iraquíes y llegaron muy cerca de Bagdad. Apenas encontraron resistencia por parte del ejército iraquí, marcado por la corrupción:

“Los militares se fueron corriendo, no había aviones, no había nada que los parara. Para ser sincero, los únicos que hicieron algo para detener [al Daesh] fueron los militares iraníes y las milicias chiíes”, confesaba recientemente el exministro de Defensa iraquí Ali Allawi en un documental de Al Jazeera.

Desvincular Irak como contexto y desarrollo del Daesh sería hacer un análisis cojo de su evolución. En 2014, tras la toma de un amplio territorio en Irak, el Daesh proclamó el Califato del Estado Islámico de Irak y Siria, controlando un espacio similar al de Jordania. A sus filas se unieron chechenos, musulmanes procedentes de los Balcanes, del norte de África y de Asia.

En agosto de 2014 llegó la respuesta internacional. Obama prometió acabar con el Daesh, y una alianza militar integrada por EEUU, Arabia Saudí, Emiratos o Jordania empezó a bombardear focos supuestamente controlados por el grupo terrorista.

La vista gorda y la financiaciónEl Daesh ha sido visto por algunos actores regionales -Israel, Turquía, Arabia Saudí, etc- como un arma potencial contra Irán. Ha mantenido débil al régimen chií de Irak y ha tenido ocupados a grupos enemigos de Israel, como Hezbolá, que lucha en Siria contra diversos grupos de la oposición, entre ellos el Daesh.

Turquía ha hecho la vista gorda ante el Daesh. El primer ministro Erdogan ha querido ver en movimientos islamistas radicales una forma de detener tanto la influencia chií en la zona como a los kurdos. Ha permitido el paso de yihadistas por su frontera, ha bombardeado a las YPG kurdas -unidades de protección popular- cuando se suponía que esos ataques tenían que dirigirse al Daesh, y ha permitido el flujo de camiones que cruzan la frontera cargados de petróleo procedente de los campos sirios controlados por el ISIS.

De ese modo cree evitar la posibilidad de una soberanía de los kurdos -que están luchando contra el Daesh- junto a su territorio.

La compra de petróleo en el mercado negro turco ha sido uno de los modos más eficaces de financiación para el Daesh, junto con el cobro de grandes sumas de dinero por el rescate de algunos secuestrados.

También recibe apoyo económico de individuos saudíes ante los que el régimen de Riad hace la vista gorda. Esas personas entregan dinero al Daesh y hacen lobby por él, presionando para que otros lo apoyen.

La guerra contra el terrorLos aliados de EEUU en Siria en la coalición que bombardea el país han sido entre otros la monarquía absolutista de Arabia Saudí, que sigue consintiendo el apoyo al Daesh desde su país.

Washington y los saudíes también operan juntos, con Emiratos, en la coalición que bombardea Yemen, donde están creando más caldo de cultivo para el terrorismo con ataques como el que el pasado septiembre mató a 131 personas e hirió a cientos más.

Las matanzas como la de París son habituales en Oriente Próximo y Medio, ya sea por ejércitos o por grupos terroristas. La llamada guerra contra el terror, la estrategia de las bombas y las intervenciones, se ha mostrado ineficaz: lejos de menguar, el terrorismo y la violencia crecen.

François Hollande decía el sábado que la masacre de París es un acto de guerra. En realidad Occidente participa en una contienda desde que se involucró en Afganistán armando a los muyaidines que devinieron en los talibanes. Luego llegarían Irak, Libia, Siria, Yemen… Pero al ser guerras que se libran lejos de nuestras fronteras, solo nos acordamos de ellas cuando algún macabro eco llega a nuestros territorios.

El paso al frente de Francia

Dijo Hollande que la masacre de París es un acto de guerra, pero lo cierto es que Francia lleva participando en guerras desde hace tiempo.

En los últimos años nuestro país vecino ha querido situarse en primera fila de la geopolítica, en busca de una mayor influencia internacional. Para ello abanderó la defensa de la intervención militar en Libia, de la mano del filósofo Bernard-Henri Levy, quien ayer mismo pedía, en una huida hacia adelante, más tropas en el terreno sirio y más guerra.

Con la excusa de liberar una ciudad de las garras del ejército de Gadafi, una coalición militar liderada por Francia y Reino Unido -con compañeros de dudosa reputación- armó en 2011 a grupos yihadistas y a individuos que antes habían participado en la guerra contra EEUU en Afganistán.

Aquella operación prosiguió durante meses y no paró hasta que Francia y EEUU asesinaron extrajudicialmente a Gadafi. Fue llamativo que ambos países se disputaran, cual botín, la autoría de un asesinato que violaba la ley internacional.

“Llegamos, vimos, murió”Libia quedó fragmentada y dividida en milicias armadas por Occidente, algunas de ellas extremistas. No importó. Hillary Clinton no pudo evitar aquello de “llegamos, vimos y murió”, comentando el asesinato de Gadafi. El salvaje oeste volvía a ser reivindicado. ¿Para qué hay cárceles y tribunales cuando se puede ejecutar a alguien sin más?

Libia se convirtió en arsenal de yihadistas armados que participarían en el horror actual que vive tanto ese país como Siria.

Francia también impulsó una intervención militar en Malí en 2013, enviando tropas galas al terreno.

Los papeles en SiriaDesde 2011 varios servicios secretos occidentales, así como unidades especiales de EEUU, estuvieron presentes en Siria, estudiando a qué grupos de la oposición apoyar y armar.

Ya en 2012 escribí en el libro “Yo muero hoy. Las revueltas en el mundo árabe” cómo Francia o Reino Unido, así como Arabia Saudí, Emiratos o Qatar, estaban ofreciendo apoyo logístico, militar o de inteligencia a diversos grupos “rebeldes”, algunos de ellos yihadistas.

La apuesta de Obama fue la estrategia del desgaste: dejar que los bandos implicados se debilitaran entre ellos, apoyando a determinados grupos de la oposición pero sin facilitar armamento pesado y evitando un desenlace.

En 2014 comenzó una campaña de bombardeos aéreos por EEUU y aliados del Golfo y en septiembre de este año se unió Francia. No es la primera vez por tanto que aviones franceses atacaban posiciones del Daesh.

Irán y Rusia estuvieron presentes respaldando al régimen de Bashar al Assad, que no dudó en golpear duro en sus bombardeos sobre zonas urbanas en un intento por acabar con la oposición, a costa de muerte y destrucción, lo que contribuyó al aumento del extremismo.

El Daesh en SiriaCon la llegada a Siria de una delegación del “Estado Islámico” de Irak en agosto de 2011 se puso en marcha el “Estado Islámico” de Irak y Siria, que se asentó en varias áreas suníes del país, algunas de ellas cercanas a la frontera de Turquía, donde han operado los servicios secretos turcos, que han hecho la vista gorda ante las idas y venidas de los yihadistas. Como apuntaba en la primera parte de este artículo, varios actores regionales se han beneficiado de la existencia del ISIS.

En 2013, tras la toma de algunas ciudades importantes de Irak, el ISIS se hizo fuerte y popular entre algunos sectores de jóvenes musulmanes marcados por la guerra o por la desafección. A ello ha contribuido su sofisticada campaña propagandística a través de Internet.

Sykes-PicotEl ISIS ha proclamado en un vídeo que Sykes-Picot se ha acabado, y muchos en la región opinan que estamos ante un segundo Sykes-Picot.

El acuerdo de Sykes-Picot, llamado así por el apellido de sus dos valedores, fue suscrito de forma secreta en 1916, en la I Guerra Mundial, entre Francia y Reino Unido. A través de él ambas potencias se repartían el control de Oriente Medio en caso de una victoria militar: Francia ejercería su influencia sobre los actuales Siria y Líbano, y Reino Unido sobre Transjordania (la actual Jordania y Cisjordania), Palestina e Irak.

Así lo acordaron y así se hizo, a pesar de que sus promesas a la población local habían sido otras. La independencia ansiada por los árabes cayó en saco roto. Sykes-Picot convirtió antiguas provincias del Imperio otomano en países, dibujó fronteras a su antojo y repartió un suculento pastel entre París y Londres.

Estado-Islamico-2-ABC

El papel de Francia en la zonaDesde 1920 y hasta la década de los 40 Francia ejerció su control sobre la Gran Siria, que comprendía lo que hoy conocemos como Líbano y Siria. En Líbano se impuso un sistema de reparto de poder en función de la confesión religiosa fomentado por París, interesado en beneficiar a los cristianos.

Ese sistema estableció la presencia en el Parlamento de seis cristianos por cada cinco musulmanes, a pesar de que estos eran mayoría en el país. Aquello estableció una división de facto entre las diferentes religiones.

En Siria Francia también ejerció su mandato imponiendo sus intereses, violando la independencia que el rey Faisal I había declarado en 1920 y declarando Siria como su “colonia”.El oficial francés Goraud comandó sus tropas hasta Damasco, ocupó la ciudad y aplastó una revuelta popular contra el mandato de París, en la batalla de Maysalum. Tras ello, Goraud se dirigió a la tumba de Saladino, la pateó y, según se le atribuye hasta hoy, dijo:

“Despierta, Saladino. Hemos regresado. Mi presencia aquí consagra la victoria de la Cruz sobre la Media Luna”.

A pesar de la represión francesa, en los siguientes años se sucedieron varias revueltas en Siria y Líbano en contra de la dominación extranjera. Es importante tener en cuenta cómo esta lleva siendo percibida desde hace décadas.

Las injerenciasEn 1948, en territorio vecino a Siria, nacería el Estado de Israel, auspiciado por la ONU, las potencias occidentales y la URSS y con la oposición de los países árabes de la zona, que veían peligrar sus propios territorios.

Cuatro años antes, cuando dos rabinos habían ido a la Casa Blanca pidiendo un Estado judío en Palestina al presidente Roosvelt, este dijo: “Pensando en ello, dos hombres, dos hombres sagrados, vienen aquí a pedirme que permita que millones de personas sean asesinadas en una yihad”.

También entonces Hannah Arendt explicó su oposición al sionismo alegando que las políticas judías en Palestina dependerían de la protección de las grandes potencias. Y así ha sido. Occidente ha seguido desde entonces tomando partido por la ocupación israelí, que sigue en Cisjordania, Jerusalén Este, Gaza y los Altos del Golán de Siria.

La permisividad de Occidente con semejantes políticas, en comparación con sus castigos a los árabes, tiene sin duda consecuencias que habría que valorar.

La era colonial en Oriente Próximo y las injerencias -como el golpe de Estado de la CIA y Reino Unido contra el gobierno democrático iraní de Mossadeq- desembocaron en la creación de organizaciones árabes de resistencia armada o, en el caso iraní, en la revolución islámica del 79.

En los años setenta los movimientos árabes seculares dominaban la escena, pero empezaron a crecer algunos grupos religiosos islámicos, impulsados y apoyados por regímenes conservadores que querían menguar la influencia de ese nacionalismo árabe laico predominante hasta entonces.

El punto de inflexiónY llegamos de nuevo al punto de inflexión: la guerra de Afganistán y los integristas islámicos que recibieron armas y financiación de EEUU o Arabia Saudí para combatir a la URSS en suelo afgano.

Al mismo tiempo Israel invadía Líbano, lo que provocó la creación de Hezbolá, que en 1983 perpetró un enorme atentado suicida contra el cuartel de los marines estadounidenses en Beirut y contra un puesto de mando francés.

A la vez en Palestina estallaba la primera Intifada y, al calor de la represión israelí, surgió la oganización de resistencia armada palestina Hamás. También nacían la Yihad Islámica y grupos extremistas egipcios.

Pocos años después en Argelia, excolonia francesa, se producía un golpe de Estado para impedir que el Frente Islámico de Salvación, que había ganado las elecciones en primera vuelta, pudiera gobernar. De ese modo nació el GIA, Grupo Islámico Armado, que protagonizó uno de los primeros atentados yihadistas registrados en Francia.

Todo aquello supuso la consolidación del islamismo y el extremismo en los grupos armados que luchaban o por la independencia, o contra la ocupación, o simplemente ya por la yihad. El remate final lo pusieron la invasión de Afganistán en 2011, la ocupación de Irak en 2003 y el infierno que provocaron.

En 2006 nuevamente Occidente no quiso reconocer al ganador de unas elecciones democráticas cuando Hamás arrasó en los territorios palestinos. Posteriormente en 2013 en Egipto un golpe de Estado respaldado por sectores occidentales derrocó al gobierno de los Hermanos Musulmanes elegido en las urnas e instauró una fuerte represión, lo que ha provocado que algunos jóvenes egipcios, radicalizados, hayan viajado a Siria para unirse a la guerra.

Lo mismo ha ocurrido en Siria, donde la guerra y la represión solo han engendrado fanatismo y dolor.

Con cada intervención…El exgeneral estadounidense Wesley Clark dijo hace unos meses que “EEUU usó el Islam radical para luchar contra los soviéticos en Afganistán. Rogamos a los saudíes que pusieran dinero; y lo hicieron”.

También este año un antiguo enviado especial de la ONU, Lakdar Brahimi, que trabajó en Irak y Afganistán, atribuyó la emergencia del ISIS a la invasión de Irak:

“No había justificación para la guerra de Irak y todos pagamos las consecuencias”.

Las guerras en las que Occidente lleva años involucrado no solo no han parado el terrorismo, sino que este ha aumentado.

Con cada bomba sobre determinadas zonas de Siria, con cada discurso desafiante, con cada retórica racista, el ISIS ganará nuevos adeptos no solo en Oriente Próximo, sino también en barrios deprimidos de Europa como en el que vivía uno de los terroristas de París.

Este escrito es un simple repaso, poco completo porque este formato lo impide, pero suficiente para mostrar que, a pesar de lo que algunos insinúan en programas y tertulias, el extremismo violento que se ejerce en nombre del Islam no procede de ningún ADN connatural a una religión o a una etnia; que no surge por ciencia infusa de la nada; que todo tiene un contexto político e histórico; que para buscar soluciones a los problemas hay que analizar sus causas.

FuenteElDiario.es

 

Las Universidad de Francia, Inglaterra y Estados Unidos al servicio del Islam

Estamos terminando el año 2015 y el Café de Flore, conocido como la meca de los intelectuales franceses, se postra delante de fanáticos barbudos, al igual que hace treinta años se arrodilló ante Stalin. Sucede que hace unos días, el presidente de la Sorbona, Philippe Boutry, firmó un acuerdo con el fiscal general del estado de Qatar. En dicho acuerdo se establece que en los próximos tres años, la monarquía islámica financiará los estudios de cientos de inmigrantes sirios en la joya académica parisina. La Sorbona ha aceptado 1,8 millones de euros por año durante tres años, de ese modo este prestigioso palacio del saber europeo queda a merced de sus nuevos “dueños”, los árabes. El objetivo de esta suculenta suma de ‘petroeuros’ es la financiación de matrículas y del alojamiento de cientos de estudiantes refugiados en la capital francesa. La gloriosa academia francesa se está convirtiendo en un campo de refugiados islámico. Dicen los historiadores que la intelectualidad francesa siempre se arrodilla ante el ganador, o lo que ve como futuro ganador, y aquí podemos ver que eso es totalmente cierto.

Sorbona

La razón principal de esta aparente solidaridad árabe trasciende la apariencia de piedad que este acto presenta a simple vista. Sucede que Europa se ha convertido en el destino principal de los inmigrantes y, a golpe de talonario, países como Qatar se aseguran de que éstos no se les ocurra viajar hacia Oriente Próximo, pensando vivir en su territorio. Por eso, mientras Arabia Saudí financia el levantamiento de mezquitas en Alemania para los sirios establecidos allí, los qataríes pagan a los jóvenes sirios sus estudios en Francia, obviamente en las mejores academias de dicho país.

Lo iniciativa no ha sido recibida con agrado por todos los sectores estudiantiles. El sindicato Unión Nacional Interuniversitario, por ejemplo, se ha quejado de la acogida de los refugiados sirios en las aulas mientras otros estudiantes franceses ”con méritos se han quedado sin plaza por falta de espacio”.

Pero lo que más quiero compartirles en esta bitácora es que Francia no es el único país europeo al que los estados árabes han regalado dinero. He leído también que las Universidades de Oxford y Cambridge han aumentado su solvencia gracias a la financiación de Arabia Saudí, convirtiéndose este país en el mecenas principal de la educación en el Reino Unido. Eso sí el objetivo de la mayoría de estos fondos están destinados únicamente al estudio del Islam, Oriente Medio y la literatura Árabe.

Para que cuenten con datos precisos y no supongan que esto es una invención humana anti-árabe, les comparto que en el año 2008, el príncipe saudí Alwaleed bin Talal donó 8 millones de euros a universidades de Cambridge y a Edimburgo. Ya antes, en el 2005, este príncipe, apodado ‘Sultán‘, fue un poco menos generoso y pagó 2 millones al Museo Ashmolean, dependiente de Oxford. Así mismo, podríamos rescatar a otros muchos donantes que financian a las universidades británicas. El sultán de Omán, Qaboos bin Said, concedió 3,1 millones euros a Cambridge para financiar dos puestos, incluyendo el de un catedrático de árabe. Así, una larga lista de naciones como Emiratos Árabes Unidos –5 millones a la Universidad de Exeter– o Abu Dhabi– a la Universidad de Gales, etc.
En EEUU ocurre algo similar: 20 millones de dólares fueron donados al Centro de Estudios de Oriente Medio en la Universidad de Arkansas; 5 millones de dólares para el Centro de Estudios de Oriente Medio en Berkeley, en California; 11 millones a la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York y medio millón de dólares a la Universidad de Texas (la séptima universidad, en orden de tamaño, en los Estados Unidos); 1 millón a Princeton; 5 millones de dólares a la Universidad de Rutgers.

Una generosidad que parece no conocer límites pero con un objetivo común, el estudio y enseñanza del Islam. ¿Qué pretenden los países del Golfo Pérsico con semejantes donaciones?

Siendo joven, en mis días de ateísmo, leí al filósofo Nietzsche quien citando a Zaratustra expresó en su obra: “… el desierto crece en Europa“; hoy, siendo adulto y presenciando estos hechos históricos, puede decir que fue quizás un augurio de la obra del Islam en el viejo continente.

¡Nuevos vientos soplan sobre la Historia de la Humanidad! ¡Será necesario no quedarse dormido ante ellos!

El Islam Hoy

El Islam es actualmente la religión de más rápido crecimiento en el mundo. Las últimas estadísticas facilitadas por fuentes islámicas afirman que la religión fundada por Mahoma cuenta actualmente con 1.300 millones de fieles. Asia tiene 670 millones. Oriente Medio y países del Magreb, 330 millones. En África viven 260 millones de musulmanes, 25 millones en Europa, contando los países de la Europa oriental y la Europa occidental, y 15 millones en América.

El país asiático con mayor número de musulmanes es Indonesia, 170 millones en una población de 190. Por lo que respecta a Europa, sólo Francia tiene 4.200.000 musulmanes. Hay también comunidades millonarias en Alemania, especialmente turcos, y en Inglaterra, donde son mayoría los indopaquistanies. Se ha dicho que dentro de 20 años habrá en Gran Bretaña más musulmanes en las mezquitas que anglicanos en sus templos. Esto será debido a que los anglicanos cada vez van menos a sus iglesias y en cambio los musulmanes son fieles practicantes.

Por lo que respecta a América, si bien en las repúblicas de América Latina hay grandes comunidades de musulmanes, son especialmente fuertes y están creciendo a ritmo acelerado en los Estados Unidos. No sólo entre la población negra. Norteamericanos rubios, de ojos azules, criados en las enseñanzas de la Biblia, se están convirtiendo al Islam.

Algo parecido está ocurriendo con la comunidad latina de Estados Unidos. El periódico “Los Ángeles Times” decía recientemente que en los Estados Unidos de Norteamérica hay unos 15.000 hispanos musulmanes, la mayoría de los cuales han abandonado la Iglesia católica, desilusionados de su clero y de sus doctrinas. El verano pasado se fundó en el sur de California el Movimiento Latino-Musulmán, con el fin de convertir a los 30 millones de hispanos que viven en Estados Unidos. En Nueva York, un grupo de puertorriqueños convertidos al Islam ha abierto en el corazón de East Harlem la llamada Alianza Islámica, que ha puesto su mira en la conversión de los dos millones de puertorriqueños que viven en Nueva York.

Munawar Ahmad Anees, uno de los principales pensadores musulmanes, ha dicho que dentro de poco el Islam superará al Cristianismo en número de fieles. “El despertar del Islam proporciona hoy a la gente un sentido de identidad y un rumbo en la vida“, añade Hassan al Turabí, jefe espiritual del Gobierno militar islámico de Sudán.

Los cristianos harían bien en no minimizar el valor de esas declaraciones. El mundo del Islam, aunque políticamente muy dividido, no puede ser reducido a una horda de fanáticos y terroristas violentos. Pensar así es un ultraje moral a la civilización islámica.

Es preciso poner atención al esfuerzo de la propaganda islámica, muy considerable y con una gran gama de material educativo y didáctico: videos, casetes, literatura, etc. El Islam se presenta en los países cristianos de Occidente como respuesta a los problemas sociales, a las crisis de valores, a los conflictos morales y a los desajustes políticos y económicos. También como una religión capaz de ofrecer a los individuos lo que el catolicismo y el protestantismo no han sabido darles.

Fuente: Protestante Digital

A continuación los animo a mirar este VIDEO a fin de tomar conciencia de esta situación profética que le está tocando vivir al mundo entero:

A toda esta información necesito sumar lo expresado por el abogado y clérigo radical islámico Anjem Choudary, quien declaró en una entrevista concedida al semanario polaco Do Rzeczy que, dentro de muy poco tiempo, “toda Gran Bretaña y Europa será musulmana“.

Paquistaní nacido en Inglaterra, el religioso fue investigado por la policía británica por “actividades relacionadas con el terrorismo“. Basa su argumento clerigo-musulmanen algo tan constatable como la demografía: “Nosotros podemos tener varias mujeres. Algún amigo ha llegado a tener veintiún hijos“. “Su sociedad se despuebla porque sólo desea tener un hijo y un pez de colores o un perro. No se sorprenda, pues, si dentro de pocas generaciones ya somos mayoría aquí. No es ningún fantasma. Es la realidad“, añade.

 

Choudary cree que “el islamismo juega en el siglo XXI el papel que el comunismo o el nazismo jugaron en el siglo XX“. Desea imponer la sharia en Gran Bretaña y recuerda que “una buena parte de Europa vivió” bajo esta doctrina islámica, “y esta situación se puede repetir“. Así mismo agregó que considera que “los cristianos son enemigos de los musulmanes” porque rechazan “a Dios y al Profeta”.

El viernes 13 y las “razones supersticiosas” de su mala suerte

En muchas naciones existen seres humanos, cautivos de la Gran Ramera, que creen muy fervientemente en la mala suerte de un viernes 13 a tal punto que no les gusta ni salir de su casa cuando este día acontece. Hay otros que se hacen llamar escépticos y sin embargo cualquier altercado durante este día se lo adjudican inmediatamente a la fecha.

¿De dónde viene el mito supersticioso del Martes 13? ¿Por qué en los países anglosajones se convierte en Viernes 13?

La leyenda del viernes 13 comenzó a crecer durante la edad media. La de las historias imputa su origen al rey Felipe IV de Francia, quien con el apoyo del papa Clemente V, ordenó las redadas para detener a todos los Templarios del país el viernes 13 de octubre de 1307. Ese día fue arrestado Jacques DeMolay, uno de los líderes principales de los caballeros templarios. Inicialmente Jacques fue a ver al rey Felipe con la intención de establecer un diálogo pero al contrario de ellos recibió junto a sus soldados crueles torturas para obtener información, muchos de los templarios fueron asesinados. Jacques DeMolay también fue ejecutado pero antes de morir pronunció una maldición, dijo que el Papa y el propio rey Felipe morirían antes de cumplirse un año, dicha maldición se cumplió y ambos murieron ese mismo año desde entonces los seguidores de los caballeros templarios proclamaron el viernes 13 como un día maldito. De este modo, el asalto a los templarios alcanzó una gran notoriedad a causa de las escabrosas acusaciones que se les imputaron y la tortura a los que los sometieron los inquisidores.

Otras creencias paganas atribuyen el viernes 13 a la leyenda de origen nórdico sobre la muerte de Balder. Según este mito nórdico 12 dioses estaban cenando en el Valhalla (el cielo de la mitología nórdica). Se dice que en medio de una cena entre dioses nórdicos el dios de la mentira y las travesuras “Loki” asistió a dicha cena sin que nadie lo hubiera invitado así completó el número de comensales a 13.
Durante la cena el dios nº 13, no invitado, Loki convence a Hoder, el dios ciego de la oscuridad, para que dispare a Balder el Hermoso, dios de la alegría y la reconciliación, con una flecha con la punta de muérdago que le cayó justo en el pecho. . Balder murió y la Tierra fue invadida por la oscuridad. Fue un día de mala suerte. De dicha leyenda nació otro mito que indica que si 13 personas se sientan en una mesa a cenar una de ellas morirá. De este modo, en la tradición de los Wiccan, el número 13 es el elegido para formar una especie de círculo sumado a las antiguas tradiciones nórdicas.

Otros historiadores sugieren que el origen de la superstición es cristiano y se remonta a la Última Cena, que tuvo trece comensales (Jesús y sus doce discípulos), y tras la cual se produjo lugar la crucifixión de Jesús, precisamente en viernes. (Nosotros sabemos que el verdadero Mesías no murió un día viernes).

Curiosamente, el viernes es el día de la semana que más veces ha coincidido en día 13 a lo largo de la historia. Según el calendario gregoriano, cada 4.800 meses el día 13 ha caído 688 veces en viernes, frente a 685 en lunes o martes, por ejemplo.

Aclaro en esta explicación que el martes y 13 no tiene nada que ver con el viernes y 13. Una muestra clara de todo esto es que cuando se presentó a afamada película de terror ‘Friday the 13th’ (‘Viernes 13’), tuvo, para su estreno en Latinoamérica y España, que cambiársele el título por Martes 13, debido como hemos dicho a la diferencia de pareceres sobre este día específico. En los países de habla hispana, el día que según la superstición se considera de “mala suerte” es el martes 13 y no el viernes 13. Aunque no existen evidencias 100% plausibles al respecto, se dice que en la Antigua Grecia, también se consideraba el día martes 13 como el de las desgracias.