aborto

El Parlamento de Europa ha declarado que el aborto un derecho universal

El Parlamento Europeo ha dado el visto bueno al informe para instar a los países miembros a eliminar cualquier obstáculo en el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y considerarlo como un «derecho humano». El denominado ‘Proyecto Matic‘ sobre «la situación de la salud y los derechos sexuales y reproductivos en la UE,  en el marco de la salud de la mujer» pretende además que esta práctica sea garantizada por la sanidad pública de los países miembros, aunque ello suponga menoscabar el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.

En el debate, la europarlamentaria balear del PP, Rosa Estaràs, expresó el rechazo de su formación a que el Parlamento Europeo pueda considerar el aborto como un derecho humano, como recoge la actual versión de un informe sobre salud reproductiva de las mujeres en la Unión que votará esta semana la Eurocámara.

«El aborto no es un derecho humano, puede ser un derecho jurídico recogido en algunos Códigos pero no es un derecho humano. Sólo son derechos humanos los que están en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, como la objeción de conciencia», ha declarado Estarás durante el debate previo al voto de ese documento.

Según la eurodiputada, el planteamiento del informe «no empodera a la mujer ni refuerza la democracia en Europa». Estaràs ha criticado que los grupos de izquierda de la Eurocámara pretendan «repartir cartas de derechos, ser adictos a tener razón, imponer y vencer en lugar de convencer y pactar, o ideologizar los derechos humanos». Estaràs también ha expresado el rechazo del PP al artículo que recoge la denegación del aborto como una violación de los derechos humanos y una forma de violencia contra las mujeres.

Igualmente ha criticado que el artículo 37 de este informe intente establecer que la objeción de conciencia de los médicos supone una violación de los derechos de las mujeres y una denegación de la atención médica.

«Jamás deberíamos haber llegado hasta aquí», ha protestado la eurodiputada popular, que ha subrayado que el texto actual del informe «no tiene ninguna lógica jurídica y supone un mazazo» a la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Fuente:

abc sociedad

Un Ex masón responde: ¿La Masonería promueve leyes de aborto, matrimonio gay y eutanasia?

Un ex alto funcionario del gobierno de Francia que perteneció a la masonería durante 24 años y llegó a ocupar un alto rango, decidió revelar no solo las raíces espirituales e ideológicas anticristianas de la masonería, sino su impacto en la vida política a través de la promoción de leyes en favor del aborto, eutanasia o el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.

El National Catholic Register entrevistó en 2020 al arquitecto Serge Abad Gallardo, de 66 años, que durante su juventud se unió a la masonería con la convicción de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, 24 años después, regresó a la Iglesia Católica convencido de que había estado sirviendo a la causa equivocada y, sobre todo, al maestro equivocado.

Abad ha sido un “venerable maestro” y miembro de los altos rangos de la orden masónica global Le Droit Humain, que dejó en 2012 después de experimentar una conversión repentina en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

Desde entonces, ha dedicado su tiempo a compartir su larga experiencia en la masonería, informando en toda Francia sobre los mecanismos y peligros potenciales de dicha institución.

Cuando se le preguntó si los masones realmente se encuentran en el origen de leyes sociales como las de aborto, eutanasia o “matrimonio” entre personas del mismo sexo, lo admitió.

No es absolutamente ninguna teoría de conspiración decir que la masonería tiene un fuerte poder político sobre la sociedad. Hay pruebas sólidas. En Francia, por ejemplo, la ley que permite la píldora anticonceptiva (1967) fue iniciada por Lucien Neuwirth, que era masón. Además, la ley francesa sobre el aborto (1975) fue promovida por Simone Veil. No sé si ella misma era masón, pero al menos abiertamente estaba muy cerca de los ideales masónicos ya que recibió vibrantes tributos de las más grandes logias masónicas francesas a su muerte en 2017”, relató Abad.

Además, Abad dijo que “el primer político que intentó introducir la legalización de la eutanasia en Francia fue el masón y senador francés Henri Caillavet en 1978”.

“Del mismo modo, la ley del “matrimonio” entre personas del mismo sexo (2013) fue promovida por la política francesa Christiane Taubira, a quien conocí en Guyana, donde trabajé durante algunos años, y que es francmasona”, agregó.

Abad afirma que en su último libro publicado en 2019, “Secret maçonnique ou verité catholique” (Secreto masónico o verdad católica), da cifras de la cantidad de masones que integran el Senado y la Asamblea Nacional de Francia.

Los masones representan alrededor del 0.03% de la población francesa y, sin embargo, el 35% de los diputados y senadores de Francia son masones. Es 120 veces más probable que un masón se convierta en diputado o senador que alguien que no lo es”, explicó.

También contó sobre la existencia de la llamada “Fraternelle parlementaire”, una organización informal que reúne a funcionarios electos en los niveles políticos más altos. “Son de todas las ramas masónicas, incluidas algunas que no son necesariamente aliadas. La Fraternelle está presidida sucesivamente por personas de izquierda y derecha. No es casualidad que los ciudadanos franceses ya no sepan a quién votar”, comentó Abad.

Luego, recordó que el expresidente de esta asociación, Bernard Saugey, senador de los republicanos –partido político de centroderecha y al que calificó de “francmasón”–, dijo una vez: “Si desempeño bien mi papel, los parlamentarios de izquierda y derecha votarán juntos sobre problemas sociales”.

Abad, comentó al respecto: “Y ahora tenemos una nueva prueba de eso, con la ley sobre reproducción médicamente asistida (recientemente aprobada por el Senado, aunque predominantemente conservadora)”.

Una solución a esta grave amenaza para la democracia sería abolir el secreto y obligar a los políticos a decir públicamente que son masones. Al menos los ciudadanos sabrían claramente a quién votan”, aconseja el exmasón.

En otro momento de la entrevista, cuando se le preguntó por qué el cristianismo es incompatible con la masonería, Abad respondió que no se puede pensar “en un Dios que se hizo carne” y “murió en la cruz para salvarnos”, y por otro lado “considerar, como creen los masones, que Dios es algo abstracto, una fuerza indefinida llamada El Gran Arquitecto del Universo, que es similar a una fuerza cósmica, a una especie de naturalismo”.

Esas dos cosas son doctrinalmente demasiado diferentes para ser compatibles. Algunos masones creen en el Dios cristiano y piensan que es compatible con su actividad masónica, pero es un error teológico profundo”, señaló.

También indicó que existe una segunda incompatibilidad fundamental: “No se puede buscar la verdad a través del esoterismo, recurriendo a rituales y procesos ‘mágicos’, a algunos elementos cósmicos que no son necesariamente divinos, y al mismo tiempo recurriendo al poder de Dios para caminar hacia la Verdad”.

Estos son dos caminos muy incompatibles y opuestos. Tal conflicto es cierto para la masonería mundial, incluida la que se encuentra en América o Europa”, acotó.

Más adelante, comentó la relación que existe entre el demonio y las organizaciones masónicas.

Un día, cuando era oficial en la logia de Le Droit Humain, escuché un ritual de primer grado que nunca antes había escuchado y que rinde homenaje a Lucifer. También es parte del rito escocés antiguo y aceptado. Escuché al venerable maestro decir: ‘Debemos agradecer a Lucifer por traer luz a los hombres’, etc. Me sorprendió bastante”, contó.

Abad explica que aquel ritual, y la masonería en general, “consideran que las religiones, y el catolicismo en particular, ocultan la verdad a los creyentes y se la guardan para sí mismos, mientras que la masonería proporciona claves a los seres humanos para que puedan liberarse por completo”.

Además, en mis dos últimos libros, cité extractos de un documento que es accesible solo para miembros de alto grado, por lo que las llamadas ‘logias azules’ [que reúnen a los nuevos miembros] no tienen acceso a él. Está tomado de Paroles Plurielles, una publicación emitida por mi orden masónica, en la que se compilan los mejores textos escritos sobre temas sociales o rituales masónicos y que se exhiben en las logias. En este documento de tres o cuatro páginas, hay un texto que alaba la transgresión, y el que lo permitió: Lucifer. Vale la pena señalar que los masones generalmente mencionan a Lucifer en lugar de Satanás”, añadió el exmasón.

Además de su libro más reciente, publicado en 2019, Abad ha ayudado a difundir su mensaje sobre la masonería con otros dos libros, entre los que se incluyen Je servais Lucifer sans le savoir (Estaba sirviendo a Lucifer sin saberlo, del 2016) y La Franc-maçonnerie démasquée (Exponiendo la masonería, de 2017).

Su último trabajo, Secret maçonnique ou verité catholique, aborda el secreto en la masonería, especialmente sus consecuencias en las sociedades y la democracia.

Fuente:

aciprensa

Para combatir el Cambio Climático, Bernie Sanders prometió financiar el aborto en países pobres si llega a la presidencia de los Estados Unidos…

Financiar abortos en países pobres, fue la solución que propuso el precandidato a la presidencia de los EE. UU., Bernie Sanders, para revertir la supuesta sobrepoblación mundial y así solucionar el cambio climático. La propuesta la elevó en el marco del debate sobre el cambio climático —en medio de la gira de los precandidatos— en el que fue aplaudido por los votantes demócratas.

Durante un programa de la CNN en el cual los diez pre-candidatos demócratas a la presidencia de EE.UU tuvieron la oportunidad de presentar sus propuestas para luchar contra el cambio climáticoBernie Sanders abogó por reforzar el control de la población, especialmente en los países más pobres, que son los que suelen tener índices de natalidad más elevados.

Al ser preguntado por una pesona de la audiencia sobre el tema, Sanders hizo referencia a una política conocida como Ciudad de México, que impide que EE.UU financie campañas de anticoncepción y aborto fuera de sus fronteras.

Sanders indicó que dicha política, que «niega la ayuda estadounidense a aquellas organizaciones de todo el mundo que permiten que las mujeres aborten y se involucren en el control de la natalidad, para mí es totalmente absurda».

Y añadió:

«Pienso especialmente en los países pobres de todo el mundo, donde las mujeres no quieren tener, necesariamente un gran número de bebés y donde pueden tener la oportunidad a través del control de la natalidad de limitar el número de hijos que tienen. Algo que yo apoyo muy, muy claramente»

Sus palabras provocaron la innmediata reacción de grupos provida, que han calificado el discurso de Sander como despreciable, paternalista, eugenésico y repugnante.

¿Cómo Pudimos Llegar a Esto?

Por Ptr. Carlos Velis.

 

No sé quién “ganará” mañana, hay quienes dicen que “estará peleado”, o que “el NO ya tiene los votos suficientes”, o el “SI sale seguro”.

Estamos tan desorientados que ya ni sabemos de qué se trata la vida, hemos perdido la cordura de una manera tal que discutimos en qué semana “somos persona”, hemos perdido la esencia de “ser” humanos, hemos sido tan reduccionistas que algo tan sagrado como lo es la vida misma es representada por dos miserables pañuelos.

¿Acaso no nos damos cuenta que cualquiera sea el resultado las vidas se seguirán perdiendo? Ya sea en la legalidad o en la clandestinidad, alguien deberá morir. Somos tan irreverentes que ahora discutimos plácidamente con cuál pañuelo “morirán menos personas”, ya no nos importa la vida, nos importa matar menos.

Lo triste es que habrá un bando que festejará con alegría, como si se hubiese resuelto el problema. Estamos tan mal como sociedad que a pesar de saber que ninguna de las dos opciones resuelve esta triste realidad, seguimos empecinados en “obtener una victoria” para festejar lo que seguirá siendo una autentica miseria: seguirán muriendo bebés y madres.

Estamos tan entenebrecidos que pensamos que “meterse en el útero”, el lugar donde se inicia la vida, va a solucionar el problema. Estamos tan empobrecidos que creemos que prohibirlo, salvaremos al menos “algunas vidas”. Nunca olvidemos que cualquier ley que implique perder vidas, no sirve, y no vale la pena festejarla ni por un instante, cualquiera sea el pañuelo que la represente.

Y pensar que un tal Jesús se dejó colgar en una cruz y murió por esta raza miserable que hoy quiere decidir qué vida vale menos, cual sigue, cual desaparece.

Cuando pienso en esto, que siendo lo que somos Jesús dio su vida por nosotros, nace en mí una profunda esperanza que un día el corazón humano sea transformado por nuestro Salvador y entendamos que el vino “para que tengamos vida, y para que la tengamos en abundancia.” (Juan 14:10).

Si hasta me parece escucharte nuevamente decir:

“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.

(Lucas 23:34).

Sálvanos de nosotros mismos.

 

Autor: Ptr. Carlos Velis.
Profesor en Ciencias de la Educación. Pastor de la Iglesia Adventista en la provincia de San Juan (Argentina)

Mata a su Hijo y Pierde el Útero, el Ovario y una Trompa al Ingerir Misoprostol

Según ha denunciado la organización Unidad Provida de Argentina, una joven de 28 años perdió el útero, un ovario y una trompa de Falopio al ingerir misoprostol para provocar el aborto del hijo que vivía en su seno.

Al parecer se trataba de un aborto amparado por la ley Argentina, bajo el supuesto de peligro para la salud de la madre. La nación lleva desde hace semanas debatiendo la aprobación de una norma que permita provocar la muerte del ser humano prenatal a petición. Tras ser sancionada en el Congreso por un estrecho margen, ahora se encuentra en la fase de debate en el Senado.

Recientemente, el gabinete del presidente Mauricio Macri ha confirmado que no vetará la ley de ser aprobada en el Senado, pese a que se comprometió en campaña a que no se modificaría la legislación sobre aborto y se declaró provida.

El caso se produjo el pasado 7 de julio en el Hospital Iturraspe de Santa Fe donde, según denuncia la organización provida, “le suministraron misoprostol para acabar con su bebé de 18 semanas, sin atender que esta droga está contraindicada para mujeres con cesáreas”.

Tal y como recoge Diario Popular Unidad Provida anunció que va a llevar el caso ante la justicia “por mala praxis y por fraguar los motivos legales” a los que se acogió para la práctica del aborto.

Según denuncia la organización, la dirección del Hospital Iturraspe tuvo que recurrir a los servicios de una ginecóloga del Hospital Eva Perón dado que los facultativos del primer nosocomio se han declarado objetores de conciencia ante la práctica del aborto.

Unidad Provida denuncia que “según consta en los documentos del hospital” a la joven le fueron suministradas tres dosis de misoprostol, sin tener en cuenta que se le habían practicado dos cesáreas con anterioridad.

Dado que el bebé se encontraba atravesado en el vientre, la inducción al aborto por misoprotol provocó un sangrado y contracciones en la zona abdominal que desembocaron, junto con los movimientos desesperados del feto y las maniobras médicas, la doble perforación del útero, una trompa y un ovario”, reseñan desde Unidad Provida.

Fuente: Actuall

Francia y sus 43 años de Experiencia con el Aborto que llaman a la Reflexión

Por: Ségolène du Closel*

 

La despenalización del aborto se votó en Francia en diciembre del 1974. La ley se equipó de protecciones y cautelas psicológicas: plazo de 10 semanas de embarazo, una charla previa obligatoria con un médico, un plazo de reflexión de una semana, entre los motivos por abortar se cita el desamparo de la mujer. Los médicos podrán oponer su objeción de conciencia. Además, se vota solo por 5 años. En 1979, veremos cómo seguir.

En la Asamblea Nacional francesa, Simone Veil, autora de la ley y entonces ministra de Salud, sobreviviente del campo de Auschwitz, se expresa así el 26 de noviembre 1974: “Hablo con toda la fuerza de mi propia convicción: el aborto debe ser una excepción, el último recurso para situaciones sin salidas. Pero ¿cómo tolerarlo sin que por eso pierda su carácter de excepción, sin que parezca que la sociedad lo apoya? Querría compartirles una convicción, en cuanto mujer: ninguna mujer acude con ganas al aborto. Basta con escucharlas a ellas”. ¿Qué ocurre en 1979, a los 5 años? La ley se vota como definitiva, y empieza una toma de conciencia: abortar se banaliza. La sociedad había cambiado.

Se pensaba, en 1974, que el número de abortos iba a disminuir, por la toma de anticonceptivos, legal desde 1969. Sin embargo, el número quedó estable desde entonces: 210 mil por año, por 800 mil nacimientos, a pesar de que Francia tenga un récord mundial de toma de anticonceptivos. Un estudio estatal revela que 72% de las mujeres que abortaron en 2010 estaban tomando un anticonceptivo cuando empezó el embarazo. Una realidad que no se anticipó y es el contrario de la deseada: el aborto se usa como anticoncepción de segunda mano. Así, desapareció de la cultura francesa el bebé sorpresa: el que no está programado se suprime.

En 2009, se descubre abruptamente otra consecuencia de la mentalidad anticonceptiva, en las adolescentes. Una estadística alarmó al Gobierno: entre 2002 y 2006, el aborto de las menores de edad creció de 25%, pasó de 9920 a 13.230 por año. Lo que hace decir al doctor Israël Nisand, ginecólogo famoso, a favor del aborto, responsable de realizar un informe sobre el embarazo adolescente: “Terminar su primera historia de amor por un aborto es un camino iniciático desolador y potencialmente traumático”.

Unos políticos, sin cuestionar el derecho al aborto, expresan también su preocupación. Así, Ségolène Royal, entonces ex ministra de Educación: “El desamparo y el drama humano que representa el aborto en chicas jóvenes merecen una acción valiente. Es una cuestión de salud pública y de justicia social”.

 Entonces, ¿por qué motivo abortan las mujeres francesas? “Presión” es la palabra que más veces resuena en las encuestas. Presión del compañero o marido: “Me dijo que eligiera entre el embarazo y él“. Presión del jefe en el trabajo, con miedo a perder su empleo. Presión de los padres. Lo que las mujeres acumularon fue sufrimiento. Sufren la pérdida de un ser que saben que depende de ella y hubiera llegado a ser su bebé. En casos, el alejamiento de su pareja. Sufren también una tensión interior: si costó tanto obtener la ley del aborto y es ahora un derecho, si tantas mujeres desamparadas acudieron a abortar, ¿qué derecho tiene una a sufrir y a expresar el sufrimiento? Así, el aborto se vuelve un tema tabú. Hasta tal punto que en un Congreso sobre el Aborto en París, el 7 de marzo 2011, la doctora Sophie Marinopoulos, psicóloga y psicoanalista, comprometida a favor del aborto, dice: “Ese dolor no se ve, no se oye, no es racional. Sin embargo, se expresa. Se somatiza, se nota en el comportamiento, en el modo de relacionarse, se ve en los dolores de panza, de cabeza, en lágrimas, o en una cierta irritabilidad. Las mujeres que sufren, a veces incluso mucho tiempo después del aborto, están tristes y se arrinconan. Es muy importante no banalizar esos síntomas, sino poner palabras a esos males“.

Unas encuestas profundizan esta cuestión del sufrimiento: 85% de ellas se declaran a favor del aborto y, sin embargo, unas preguntas más adelante 61% de ellas piensan: “Hay demasiados abortos en nuestro país”, y 83% de ellas expresan: “El aborto deja huellas psicológicas difíciles de vivir para las mujeres”. Además, 60% opina: “La sociedad tendría que ayudar a las mujeres a evitar el aborto” (IFOP, 2010).

Otro dato: el Misoprostol, pastilla que páginas web argentinas recomiendan para un aborto seguro, el mismo laboratorio que lo fabrica en Europa lo acaba de retirar de la venta en Francia, el 1 de marzo de 2018, por los daños que puede producir (ruptura uterina, hemorragias).

Otra voz está surgiendo en el país de parte de jóvenes: el sentimiento de ser sobrevivientes en una sociedad donde, desde hace 40 años, una de cada cinco personas es abortada: 800 mil nacimientos y 200 mil abortos anuales. Desde 1975, están faltando 8.400.000 franceses al país. Eso deja huellas en los hermanos de los que no nacieron, en su relación dañada con sus padres. “Si mis padres abortaron, pudiera haber sido de mí”. El síndrome del sobreviviente está así bien definido: culpabilidad por existir, angustia por existir, apego ansioso, desconfianza de los demás, falta de autoestima, culpabilidad ontológica, connivencia pseudo-secreta.

La ley del 1974 inició en Francia un proceso que tuvo como consecuencia la banalización. Las leyes siguientes quitaron toda cautela y equiparan el aborto a un derecho irrefragable. Una ley del 2016 cancela el plazo obligatorio de una semana para tomar la decisión de abortar y autoriza a las parteras a practicar el aborto con medicación. En 2014, una ley había suprimido la noción de desamparo diciendo que las mujeres abortan porque lo deciden.

Así, la propuesta de ley de despenalización del aborto en Argentina hace caso omiso de realidades complejas e íntimas. La mayor confusión de esta propuesta viene de la compasión que expresa acerca de las mujeres de los barrios vulnerables, que así “tendrán acceso seguro al aborto”. Lo que veo, en mi trabajo en un barrio carenciado del Gran Buenos Aires, son mujeres que necesitan que ciudadanos y políticos de su país se interesan por su vida, consideren las causas de tanta dificultad de vida, y piensen y pongan por obra medios que les permitan evitar el aborto, y en absoluto considerarlo como la única salida posible.

Argentina enfrenta uno de sus mayores desafíos, porque es antropológico y cultural. ¿Sabrá ofrecer a sus chicas y adolescentes otro horizonte que el que quebró la vida de tantas en otros lugares? El país tiene en sus manos la oportunidad de sacar experiencia de otros y de mandar al mundo un gesto de sana rebeldía respecto a corrientes internacionales que buscan imponer unas normas contrarias a la acogida del otro. La experiencia de Europa muestra que unas leyes dañan y entristecen la sociedad. Argentina puede ser un faro que mande al mundo la luz de un gesto de compromiso hacia el más frágil de la sociedad.

 

*La autora es bioeticista y doctoranda en Ciencias Sociales (USAL)

 

 

Fuente: Infobae

 

La Vida: Valor y Derecho Supremo

Sin duda alguna, el tema del aborto reaparece constantemente en el debate público occidental como una cuestión política que pretende superar y vencer toda reflexión ética. Por ello, es fundamentalmente un tema de constante debate parlamentario y jurídico. Esto se debe al gran avance de movimientos feministas y progresistas que buscan impulsarlo para que el mismo se considerado legal, quedando consagrado de esta manera, el derecho de toda mujer embarazada a decidir libremente sobre la vida del niño por nacer, es decir, sobre su propio hijo.

Lo cierto es que la “interrupción voluntaria del embarazo“, como estas ideologías postmodernas pretenden llamar al aborto, es un tema controvertido en todos los rincones del planeta, pero también el enfoque de esta cuestión varía según el contexto cultural de cada región.

La paradoja es que, si bien la mayoría de las personas están de acuerdo respecto a que la libertad individual no permite el asesinato, cuando se trata del aborto el tema gira en torno a la definición misma de cuándo comienza la vida. La respuesta a esta pregunta está influenciada por aspectos religiosos o ideológicos, y de esta manera, el tema del aborto de inmediato involucra las más sagradas creencias y opiniones que tienen las personas sobre Dios, el alma y la naturaleza de la existencia. Así pues, la forma de afrontar esta problemática por parte de un europeo católico o protestante difiere de la que puede tener un budista, un musulmán o un judío. Al parecer, y justificado en lo que he dicho en este párrafo, los grupos opuestos “a favor de la vida” y “a favor de la elección” estarán eternamente en pugna. Es que el tema del aborto tiende a generar fuertes emociones, tanto en los que están a favor como en los que están en contra. Sin embargo, las cuestiones éticas no pueden decidirse en base a argumentos emocionales, ni tampoco por consenso. Lo que debe debatirse es la naturaleza del embrión en gestación. Ése es el centro de esta cuestión. Por ello, vale la pena que hoy tomemos un tiempo para considerar el enfoque yahvista sobre el asunto, y de esa manera lograr una cosmovisión desde la fe de Abraham, Isaac y Jacob.

El Valor de la Vida.

Antes de sumergirme en el desafío de dicha tarea de fe, conviene hacer un racconto muy sintético acerca de la cosmovisión primigenia de la humanidad ante este tema. Comenzaré diciendo que la mayoría de los sistemas religiosos y legales en las culturas antiguas se oponían a inducir el aborto. De esta manera, encontramos evidencias documentadas de que tanto los asirios, como los hindúes y así como el antiguo Egipto, entre otros, se oponían a inducir el aborto. Así mismo, entre los antiguos griegos había diversas opiniones. En contraste, los romanos prohibieron el aborto y establecieron severos castigos para quienes lo realizaran.

Una actitud negativa hacia la inducción del aborto es también evidente en la mayor parte de los juramentos médicos conocidos. Incluso si la actitud negativa no está explícita, queda implícita como parte de la conducta ética general de los médicos. El famoso Juramento Hipocrático afirma:

“Nunca le daré una pócima a una mujer ni utilizaré ningún instrumento para inducir un aborto”; aunque otras escuelas griegas de medicina no se oponían al aborto…”

Ahora sí, metiéndonos de lleno en nuestra herencia espiritual (la emunah -Fe-), debo confesar que nuestra certeza en los códigos de la Luz concibe a la vida como un don de la divinidad misma, por lo que debe ser apreciado y valorado sin importar su dimensión temporal. Esa gracia divina tiene un valor intrínseco e infinito. Es por ello que siendo un regalo sagrado no está en el dominio de los hombres decidir su suerte. Este paradigma estaba bien arraigado en aquellos discípulos de Yeshúa que proclamaban el Reino de Dios a las naciones:

“…pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas…

Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos”

(Hechos 17:25, 28)

Sus profetas llamaban constantemente a los israelitas a no olvidar esta verdad, tal como el mensaje de Ezequiel lo anunciaba:

“He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía.”

(Ezequiel 18:4)

El rey David, como salmista experto en lo profético, hacia cantar a Israel así:

 “De Yahvéh es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan”.

(Salmo 24:1)

Así mismo, el mismo salmista aseguraba en otro salmo que a los ojos del Eterno, la vida, y primordialmente la vida humana, es sagrada:

“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz.”

(Salmo 36:9)

También lo es la vida de la criatura que está en el vientre de su madre, el lugar que Yahvéh, como Creador diseñó para que los bebés estén protegidos durante su formación. El rey David, como profeta entendido en los códigos lumínicos del propósito eterno le cantó a Yahvéh:

Porque Tú formaste mis entrañas;
Me hiciste en el seno de mi madre...

Tus ojos vieron mi embrión,
Y en Tu Libro se escribieron todos
Los días que me fueron dados,
Cuando no existía ni uno solo de ellos.

(Salmo 139:13, 16)

Enfocado en esta cosmovisión, Job, el varón de fe, discípulo del Eterno en la “Escuela del Dolor”, llegó a expresar desde su sabias reflexiones:

“¡El mismo Dios nos dio vida en el vientre!
¡A ellos y a mí nos dio forma en la matriz!”

(Job 31: 15)

Con su mente lleno de esta verdad, el profeta Jeremías hace notar a sus oyentes el tierno interés que el Eterno siente por esa delicada vida que crece en la matriz:

“Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré, te puse por profeta a las naciones.”

(Jeremías 1:5)

La vida, según lo que revela la Instrucción divina resulta un bien indisponible a los seres humanos. Es por ello que nuestro bagaje cultural no permite el suicidio ni avala el asesinato piadoso (eutanasia). Ejemplo de ello lo tenemos cuando el rey David condenó al soldado que terminó con la vida del rey Saúl, que había intentado suicidarse y no lo logró, (dice el relato que cuando Saúl agonizando de dolor le pidió a su asistente que terminara con su vida). Se desprende de la condena de David que era considerado un delito al asesinar a alguien, aunque estaba sufriendo y agonizando y a punto de morir.

Así mismo, considerando esta cosmovisión yahvista la Instrucción (Torah) divina se opone al aborto ya que es contrario al desarrollo natural de las cosas. Se trata de un acto espiritual y físicamente dañino, que siguiendo los designios de la vida no debería realizarse.

Debemos saber, que el proceso de la concepción y embarazo corresponden en la revelación divina a los Tres Mundos Inferiores (“Tres Cielos” u Olamot), tal como lo revela el profeta Isaías (43:7). La concepción corresponde al mundo de la Creación (Briah), el período de 40 días desde la concepción corresponde al mundo de Formación (Yetzirah) y el nacimiento que tiene lugar luego del período subsecuente corresponde al mundo de la Acción (Asiah).

Desde sus comienzos las Sagradas Escrituras se refieren a estos tres momentos del embarazo: el momento de la concepción, de la formación y del nacimiento, que es el del completo desarrollo del feto en el útero. En hebreo este momento es llamado Asiah, también significa el “ser completo”. El feto está completo y ahora puede nacer al mundo y continuar creciendo. Así y según la Torah, la vida es un proceso que va adquiriendo con el tiempo mayor relevancia hasta considerarse una vida humana en plenitud mesiánica.

Por encima de estos tres mundos está la unión del padre y de la madre que corresponde al mundo de Atzilut, que es el nivel de la Conciencia Divina, total y absoluta unidad. Este da nacimiento a los tres mundos inferiores. La unión expresa la unión Divina. Si la semilla es concebida apropiadamente entonces tiene lugar el proceso Divino de procreación. Está absolutamente prohibido destruir este proceso divino que realmente comienza desde el momento de la concepción. Este es el secreto de la creación, como si fuera, ex-nihilo.

En suma, desde nuestra perspectiva de fe, vivir es una responsabilidad frente a Yahvéh, pero también con la sociedad, por cuanto todos estamos aquí como parte de un diseño en el que el amor al prójimo se expresa en poner a disposición las fuerzas propias al servicio del otro, a fin de que ese otro logre llegar a la plenitud de su propósito sin obstáculo alguno.

La Instrucción Divina para Proteger la Vida.

La emunah, como don celestial, nos permite aceptar que lo que Yahvéh piensa sobre la vida de un bebé no nacido se refleja, por un lado, en la Torah y por otro, en nuestra propia conciencia. Ahora bien, vamos a repasar las principales fuentes en la Torah que se señalan al aborto como un anti-diseño. Tres pasajes de la Torah se relacionan específicamente con el aborto.

La primera fuente es entendida por el Talmud como una prohibición del aborto para quienes cumplen las leyes de Noaj, lo cual luego es extendido por el Talmud aplicándose también para los hebreos, hijos de Abraham, que están bajo la Alianza divina. Antes de seguir, debemos recordar que las leyes de Noaj son la prohibición respecto a la práctica de la idolatría, el asesinato, el robo, las relaciones sexuales prohibidas, la blasfemia,  y el precepto positivo de establecer cortes de justicia para hacer cumplir las leyes, aún ejecutando la pena capital como castigo.

“El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.”

(Génesis 9:6)

Tanto el Talmud, como una gran cantidad de exégetas expertos en el hebreo, explican que este versículo se refiere al aborto:

Fue dicho en nombre de Rabi Ishmael:

Un hijo de Noaj debe ser condenado a muerte incluso por matar a un feto.

¿Cuál es la fuente de Rabi Ishmael?

Porque está escrito:

Al que derrame sangre humana por el hombre se derramará su propia sangre” [si lo leemos literalmente: el que derrama sangre de una persona dentro de otra persona, etc.].” (Bereshit 9:6).

¿Qué persona está dentro de otra persona?

Esto se refiere al feto en el útero de la madre.”

[Talmud Bavli (Talmud de Babilonia), Sanhedrín 57b]
La segunda fuente de la Torah prohibiendo el aborto es la prohibición general de matar en el Decálogo (mal llamado “Diez Mandamientos” por la teología cristiana):

“No matarás.” 

(Éxodo 20:13)

En verdad la expresión “Lo tirtzaj” debe ser traducida: “No asesinarás”. Ahora bien, ¿qué quiere decir el Eterno con esa frase? Entender esto es vital para poder comprender y apreciar el verdadero enfoque de la moralidad de la Torah.

En hebreo, la palabra que hace referencia a “matar” es “harigá”, que es un verbo completamente diferente. Hay un mundo de significados en esta elección de palabras. Cualquier diccionario nos informa las diferencias entre el asesinato y la muerte. Aunque el final para el difunto sea similar, las intenciones, motivos, modos, del perpetrador son diferentes sea si es matador o asesino.

Considerando esto así, entendemos que en la cosmovisión del Señor, asesinato, es tomar la vida de un ser inocente, y es un acto prohibido siempre. Sin embargo, matar, es tomar cualquier vida, que a veces es permitido y hasta podría llegar a ser una obligación. Por ello, en las Sagradas Escrituras existen situaciones en las cuales está permitido, e incluso puede resultar imperativo matar:

  • Aplicación de pena capital tras juicio justo, apelaciones, defensas, etc., en los casos extremos que era acorde a la ley su ejecución.
  • En defensa propia ante agresiones que pueden ser mortales.
  • Similar a la anterior pero en resguardo de la vida inocente ajena.

De lo anterior se deduce que matar en la guerra es un acto necesario, cuando lo fuera, aunque no deseable. Ejemplo escritural de esto lo encontramos en las guerras de Yehoshúa (Josué) que fueron parte de la estrategia divina para que los israelitas pudieran re-establecerse en las tierras que les fueron dispensadas por Yahvéh a Abraham, Itzjak y Yaakov. Estas guerras, dolorosas por cierto, son comprensibles con ese sentido. Y sus muertes, son parte de lo despreciable que tienen las guerras. Por causa de esta cosmovisión el ejército israelí se llama Tzvá Haganá LeIsrael que traducido es: Ejército de DEFENSA de Israel.

En cambio, asesinar, en todas su formas está prohibido por el Eterno. Esto incluye:

  • Crimen (ese al que la TV nos tiene tan lamentablemente habituados)
  • Eutanasia
  • Suicidio
  • Aborto (cuando no cuenta con consentimiento legal/médico)

La tercera fuente de la Torah que se refiere al aborto es en un caso en el cual hay dos personas que se encuentran en un combate mortal. La mujer embarazada de uno de los combatientes entra en la lucha para salvar a su marido. Accidentalmente, un golpe mortal dirigido al hombre, llega a la mujer, matándola a ella o al niño que está en su vientre. La Torah dice que en ambas instancias la ley es la siguiente:

“Y si algunos hombres luchan entre sí y golpean a una mujer encinta, y ella aborta, sin haber otro daño, ciertamente el culpable será multado según lo que el esposo de la mujer demande de él; y pagará según lo que los jueces decidan. Pero si hubiera algún otro daño, entonces pondrás como castigo, vida por vida,…”

(Éxodo 21:22, 23)

Esta es la ley que se aplicaba cuando dos hombres luchaban y accidentalmente se dañaba a una mujer embarazada, provocándole un aborto. Si no hay un daño fatal a la mujer, entonces la parte culpable debía pagar una pena monetaria. El esposo de la mujer debe efectuar la demanda, y la cantidad que se deberá pagar es determinada por las cortes. Los jueces primero tenían que evaluar las intenciones y circunstancias de cada caso. Sin embargo, si ocurría un daño fatal a la mujer, entonces debía pagar una compensación completa por su vida es decir, que era condenado a la pena capital. Así pues, el asesino pagaba la vida de la criatura con la suya propia (Números 35:22-24, 31).

Sin duda alguna, la Instrucción nos revela que la vida humana prenatal es un magnífico don de Yahvéh. El ideal del Eterno para los seres humanos establece la santidad de la vida humana, a imagen de Dios, y exige respeto por la vida prenatal. No obstante, las decisiones acerca de la vida deben ser tomadas en el contexto de un mundo caído. El aborto nunca es un acto de pequeñas consecuencias morales. De esta manera la vida prenatal no debe ser destruida irreflexivamente. El aborto debería ser practicado únicamente por razones muy serias.

Valorando la Vida en Potencia.

Para ir encontrando una conclusión a un tema tan extenso y profundo, diré que el término hebreo que se utiliza para hablar del aborto es hapalá  (הפלה) que proviene del verbo caer. Es decir, que en la mentalidad hebrea, el aborto es la caída de una vida potencial. Por otro lugar es importante destacar la importancia que la mentalidad hebrea de Israel le otorga a la procreación. El traer vida al mundo y poblar la tierra es el primer precepto que le es comandado al ser humano. Bajo estas consideraciones, se entiende que cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, la Torah considera su desintegración un delito en la fase que sea, cuando no hay ninguna razón lógica para efectuarlo. Un aborto representa la devaluación de la vida, ya que el varón y la mujer, al tomar una decisión que compete al Juez Supremo, trascienden su rol como humanos e interfieren en el designio divino. En ese sentido, el aborto para la Instrucción (Torah) divina es un delito que atenta contra uno de los más santos mandamientos de la humanidad que es la procreación, y así es parangonable a un homicidio.

Ahora bien, alguien cuestionará: ¿qué se puede decir de una niña que concibe un hijo sin estar casada y carece de toda preparación para ser madre? ¿Debería permitírsele traer un niño al mundo? Los sentimientos de Yahvéh por la criatura no cambian solo porque su madre haya obrado de una manera insensata e inmoral. El nacimiento del niño puede ayudar a la madre a darse cuenta de los resultados naturales de su inmoralidad y grabar en ella la sabiduría de la Instrucción (Torah) divina. Eliminar la consecuencia de su acto sexual ilícito puede dejar en ella un profundo sentimiento de culpa o tal vez alentarla a cometer más actos de inmoralidad.

Si no hay un padre con quien compartir la carga, criar un hijo no será fácil. No obstante, una estrecha relación con nuestro Padre celestial puede proporcionar a la madre la fuerza, el apoyo y la guía morales y emocionales para hacerlo. Además, Dios también ha provisto la congregación cristiana para ayudar a aligerar la carga de las madres solteras.

Entonces otro objetará: ¿y si es un médico quien anuncia que una mujer puede correr poner en peligro su vida si desea llevar a término su embarazo? Pues bien, encontré la opinión del Dr. Alan Guttmacher quien aseguró: “Hoy día, casi toda mujer embarazada puede sobrevivir a su estado de gestación a menos que padezca alguna enfermedad mortal, como el cáncer o la leucemia, y en ese caso, es improbable que el aborto pueda prolongar su vida, y mucho menos salvársela”. También La Enciclopedia Americana dice: “Como la mayoría de las mujeres pueden llevar a término su embarazo aun padeciendo graves problemas médicos, son pocos los abortos que necesitan practicarse para proteger la salud de la madre. La mayoría de los abortos son para evitar tener un hijo”. De modo que esas situaciones extremas se presentan muy pocas veces. Sin embargo, si efectivamente se plantease esa situación en el momento del parto, entonces serían los padres de la criatura quienes deberían decidir entre la vida de la madre o la del niño. Es decisión suya.

Tengamos siempre en cuenta que el médico, según la concepción de la Torah, es un enviado del Eterno para tratar a las personas en sus enfermedades, pero no tiene derecho alguno para usar sus conocimientos con el fin de acortar o quitar la vida. No tiene el médico más autoridad que otro para opinar sobre la vida y la muerte, porque eso es un asunto humano y no biológico. Podría dar un diagnóstico o expresar sus probabilidades, pero nunca puede esa información conllevar al homicidio. Es por ello por lo que el médico no tiene atribuciones para decidir la fatalidad humana.

Fuera de las situaciones límite en las que hay que elegir entre una vida y otra, demás está decir que nuestra fe ve en el nacimiento de cada niño una enorme e induplicable bendición y herencia divina. Por lo tanto, no sólo tenemos la responsabilidad de preocuparnos por la propagación de niños, sino que tenemos la obligación de apoyar una conducta social general que respeta la vida al máximo y que fomenta la natalidad.

Por otra parte, ¿no es natural que el Creador de la vida haya establecido pautas claras con respecto al uso de nuestras facultades reproductivas? A sus ojos, crear una vida que no se tenga la intención de cuidar constituye un pecado semejante al de quitar una vida.

Es indudable que el debate continuará hasta el fin de este sistema. Pero en lo que respecta al Creador de la vida, Yahvéh nuestro Dios, y a los que respetan sus leyes, la cuestión no ofrece la menor duda. La vida es preciosa, es una dádiva celestial que se ha de cuidar y atesorar desde su mismo comienzo.

 

Por último, y antes que abandones esta bitácora te invito a mirar esta imagen, y meditar en la curiosidad que la misma informa… ¡Si te animas deja tu comentario!

 

Bitácoras Relacionadas:

 

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación

 

Ley de aborto no punible…¿La única opción?

 

La Industria del Aborto: Descubren en Corea del Sur Cápsulas hechas con Carne de Fetos

 

Vida y Salud: “Dimes y Diretes acerca del Aborto”

 

Los Artículos de San José: “el Aborto NO es ningún Derecho”

 

Moloc y nuestros Niños

Por P.A. David Nesher

“Yo pondré mi rostro contra ese hombre y lo cortaré de entre su pueblo, porque ha dado de sus hijos a Moloc, contaminando así mi santuario y profanando mi santo nombre. Pero si el pueblo de la tierra cierra sus ojos con respecto a ese hombre, cuando él ofrezca alguno de sus hijos a Moloc, para no darle muerte, entonces yo mismo pondré mi rostro contra ese hombre y contra su familia; y lo cortaré de entre su pueblo, a él y a todos los que con él se prostituyan, fornicando en pos de Moloc.” 

(Levítico/Vayikrá 20: 3-5)

Hoy he posteado en mi cuenta Twitter el siguiente paradigma:

“Los niños no necesitan entender los misterios del Universo para creer en Dios, no les hace falta”.

Esto surgió en mi mente ante el hecho de estar en estos días sumergidos en la tarea decodificadora de la Instrucción divina revelada en las líneas del libro de Vayikrá (Levítico).Así, he descubierto que el llamamiento divino vibrante en las líneas de este rollo tiene que ver con el anhelo del Eterno de tener hijos con la actitud de niños. Pero ¡cuidado! no estoy hablando que debemos ser personas inmaduras, con hipersensibilidad infantil, como la mayoría de los occidentales de nuestros días. No, el libro es bien claro en la necesidad de que el alma humana que se acerca al Altísimo lo haga confiando con la sencillez y la pureza de un niño. Es decir que dejemos que el Eterno sea quien nos guíe, tal y como un niño se deja conducir por la instrucción de sus padres. En esos momentos, no había tantas preguntas racionales que pretendieran respuestas del lugar dónde se pretendía llegar. Simplemente con dicha sencillez y llenos de pureza, extendíamos nuestras manos, para que las de nuestra paternidad nos la tomaran fuerte y nos condujeran a un lugar mejor.

Si leemos con cuidado los versículos citados, notaremos que la gran mayoría de los mandamientos de la Torah persiguen el objetivo divino de desarraigar la idolatría del pueblo santo, y de ese modo sacarlos de la esclavitud reptiliana que provoca el materialismo práctico que gobierna al resto de las naciones. Claro, sé que para muchos de ustedes, que se han criado con un concepto monoteísta, es difícil imaginarse cómo era la influencia y la ideología del politeísmo en esos tiempos y esas culturas y los alcances malévolos con los que afectaban a las generaciones. De todos modos, si nos atrevemos a realizar una análisis profundo, discerniremos que los paradigmas diabólicos de la cultura idolátrica aún vibran en nuestros días por medio de la Gran Babilonia que se sienta sobre la gran masa de gente.

En este pasaje, la Instrucción divina deja en claro que quien entrega su hijo a un dios pagano profana el Nombre de YHVH. El Eterno quiere que nuestra descendencia sea para él (cf. Malaquías 2:15). Ese es el propósito suyo con el matrimonio. Al dar uno de los hijos a un demonio escondido detrás de un ídolo, se está yendo en contra total del propósito de la creación del hombre y así se profana el Nombre Santo.

El sacrificio de niños para apaciguar la ira los dioses era una práctica común e todas las religiones antiguas. Para los amonitas, pueblo habitante de Canaán, dar un hijo a Moloc implicaba quemarlo vivo en honor a ese dios falso. Este era considerado el sacrificio más valioso que se podía ofrecer para mantener alejado el mal de sus cosechas y ganados.

La adoración del terrible ídolo Moloc fue mencionado en Levítico 18:21. Moloc era adorado por medio de calentar una estatua de metal el cual representaba al dios, hasta que se ponía al rojo vivo, luego se colocaba un niño vivo en las manos extendidas de la estatua, mientras se tocaban tambores los cuales ahogaban los gritos del niño hasta que moría quemado. Dar un hijo a Moloc implicaba quemarlo vivo en honor a ese dios falso, y desde ese rito sentir seguridad en el destino material.

La pena por adorar a Moloc era la muerte y si la sentencia no era llevada a cabo por Israel, Yahvéh declaró que pondría su rostro contra aquel varón y contra su familia. Él mismo lo enjuiciaría si el sistema legal de Israel fracasaba en hacerlo.

El Eterno tenía que tomar medidas disciplinarias de pena de muerte para cortar por lo sano toda esa oscuridad. Una persona influenciada por los espíritus engañadores que producen la idolatría está emocionalmente ligada a esas costumbres malignas y lo único que puede liberarla es que las palabras de la Torah entren en su corazón con el fuego del Espíritu del Eterno.

El Eterno reveló a Su Pueblo que este tipo de práctica era detestable. Por ello, Yahvéh tenía que tomar medidas disciplinarias de pena de muerte para cortar por lo sano toda esa oscuridad. Una persona influenciada por los espíritus engañadores que producen la idolatría está emocionalmente ligada a esas costumbres malignas y lo único que puede liberarla es que las palabras de la Torah entren en su corazón con el fuego del Espíritu del Eterno.

Con estos mandamientos, Israel comprendía tres aspectos fundamentales del Eterno.

  • 1º_ Yahvéh, a diferencia de los dioses paganos, es esencialmente Amor y no necesita ser aplacado (Éxodo 34:6);
  • 2º_  Yahvéh es el Dios de la Vida, por lo que prohíbe el asesinato, y promueve toda práctica saludable que fortalezca y promocione la felicidad de estar vivo (Deuteronomio 30:15-16); y por sobre todo,
  • 3º_ Yahvéh es el Dios de los débiles y muestra especial interés por los niños (Salmo 72:4).

Ahora bien, considerando las características de la cosmovisión pagana, los invito a realizarse estas preguntas:

  • ¿Estamos nosotros practicando o dando nuestra aprobación a los que practican la idolatría de alguna u otra forma?
  • Aunque la idolatría no sea tan salvaje como estamos viendo en este versículo ¿puede haber comportamientos semejantes en la cultura que nos rodea y nos ha formado desde pequeños?
  • ¿Estamos siguiendo ideas de idolatría formadas por el paganismo?
  • ¿Odiamos las prácticas paganas o las aceptamos?
  • ¿Puede el aborto ser semejante a la entrega de un hijo a Moloc?
  • ¿Puede la entrega de los hijos en manos de educadores en guarderías y escuelas que no comparten nuestros valores ser semejante a sacrificar un hijo a un ídolo?
  • Sacrificar un hijo en el fuego de pequeño o darle una educación que no le instruye en la Torah y en el Mesías para que finalmente corra el riesgo de ser quemado en el lago de fuego ¿qué diferencia hay?
  • Si permitimos que nuestros hijos sean influenciados por juegos, juguetes y libros místicos, música con inspiración satánica, juegos virtuales llenos de espíritus malignos y películas llenas de violencia, sexo y magia ¿no estamos arriesgando que sus almas se pierdan para siempre?

Al respondernos sinceramente, y desde la verdad, cada una de estas preguntas, descubrimos que este Moloc sigue siendo hoy tan real como en aquel entonces, ya que representa la perversión por la que erigimos en ídolo lo que no es más que una abominación ante Yahvéh: nuestro amor a las riquezas y obsesión por el placer por placer mismo. Ese Moloc sigue presente hasta el día de hoy y millones lo tienen por dios. Es el materialismo, esa miope noción de que no hay más realidad que lo que puedo ver y tocar.  Lo que puedo tener y acumular. Ese Moloc es el hedonismo, que no permite contrincantes ni competidores en su hegemonía sobre la posesión de nuestras facultades. Ese Moloc es el ego, que se encumbra por encima de todo y de todos, supeditando cualquier norma a su voluntad, y acepta como válida y “absoluta” cualquier opinión relativa surgida en la mente de cada individuo que camina por nuestro planeta.

Meditando sinceramente en la verdad de esta lección, clamemos juntos para que el Eterno nos dé mucha sabiduría y firmeza para que ninguno de nuestros hijos se pierdan. Esforcémonos diariamente en nuestra fe para que podamos presentarnos en el día del juicio diciendo:

 

He aquí, yo y los hijos que el SEÑOR me ha dado ”

(Isa 8:18)

y

“Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió

(Juan 17:12)

Apreciado lector, estimada lectora, si hoy tu hijo está en mal camino, ayuna, ora y haz lo que está escrito por mano del profeta Jeremías:

“Levántate, da voces en la noche al comenzar las vigilias; derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; alza hacia El tus manos por la vida de tus pequeños”

(Lamentaciones 2:19)

¡Que no se pierda ninguno de nuestros hijos! ¡Recuerda que eres el secreto mesiánico para salvaguardar generaciones!

 

Shavuá Tov!

 

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación…

“Habló Yahvéh a Moisés, diciendo:
Habla a los hijos de Israel y diles:
La mujer cuando conciba y dé a luz varón, será inmunda siete días; conforme a los días de su menstruación será inmunda.
Y al octavo día se circuncidará al niño.”

(Vayikrá/Levítico 12: 1-3)

 

La Torah comienza aquí la pedagogía de las leyes del parto y, especialmente, los detalles que incluyen las leyes de “pureza e impureza” (tumáh y taharáh), importantísimas para la excelente comunicación en una familia, con el Eterno y con los componentes de la misma.

Antes de sumergirnos en esta magnífica enseñanza del Eterno, debemos aceptar que la traducción de la Torah a los distintos idiomas ha sido una de las grandes dificultades que enfrentamos cotidianamente. Ello impide entender a cabalidad conceptos fundamentales de nuestra fe. Muchas de las palabras no tienen definición precisa al español porque expresan ideas espirituales que no tienen paralelo en nuestra cultura latina; ejemplo de ellos son los vocablos “Taharáh” y “Tumáh“, sistemas que recibirán un tratamiento prominente en este capítulo. Los grandes exégetas de Israel coinciden en que los vocablos “Taharáh” (puro), y “Tumáh” (impureza), generalmente traducidos como pureza e impurificación, no son criterios médicos, sino conceptos de carácter moral y en relación con lo sagrado. Los invito entonces a considerar la significaciones hebreas de estos términos, y sus implicancias en el alma creyente.

¿Qué es Puro dentro de los parámetros de la Revelación de la Torah?
  • Puro es todo aquello que favorece o promueve la vida (hbr. Tahor).
  • Impuro es lo relativo a la cesación de vida (hbr. Tamhé).

Recordemos que, por medio de la codificación del libro de Vayikrá, los israelitas recibieron el secreto de la reverencia. Ésta es la actitud que permite valorar el propósito de la vida humana, y estimula a cada individuo a buscar el perfeccionamiento y la plenitud de la misma. La reverencia se convierte en un instrumento psíquico-emocional que permite un acercamiento correcto al Creador, y establece una comunión que promueve de esclavos del Eterno a amigos de Dios.

Teniendo en cuenta lo expresado hasta aquí, es importante entonces aceptar que las expresiones hebreas “Tahor” (puro) y “Tamhé” (impuro) son conceptos que refieren a un estado espiritual y no a aspectos físicos, emocionales, sociales o mentales, tal como los parámetros errados de la religión lo ha expresado en sus dogmas. Puede resultar difícil de comprenderlos, pues muy frecuentemente han sido traducidos como “limpio” y “sucio” respectivamente, o ideas similares que llevan a asociar la impureza con algo manchado, echado a perder, mugriento o inmundo.

Por ello, la más acertada definición de “puro” que podemos ofrecer sería “lo que está conectado con la Fuente de la Vida”. En tanto que “impuro” es lo que en algún grado está desconectado de la Fuente de Vida, y ha comenzado a errar su blanco. Éste precisamente es su desequilibrio, que repito, no es un pecado, ni una enfermedad ni una suciedad. Es una situación o posición espiritual. “Tahor” (puro) y “Tamhé” (impuro) son conceptos que refieren a un estado espiritual y no a aspectos físicos, emocionales, sociales o mentales. Insisto: puede resultar difícil de comprenderlos, pues muy frecuentemente han sido traducidos como “limpio” y “sucio” respectivamente, o ideas similares que llevan a asociar la impureza con algo manchado, echado a perder, mugriento o inmundo, que merece exclusión condenatoria. Debes entenderlo perfectamente: puro no significa bueno, como impuro no significa malo. Eso debe estar claro en tu mente. Tampoco puro es algo limpio, ni impuro es algo sucio. Tenlo presente.

Impuro (Tamhé) es lo que arremete contra los designios del Eterno. Es decir, que algo en el sistema espiritual del impuro está en desbalance a causa de la influencia de la serpiente y su sistema de cosas. En cambio, puro es aquel que está en sintonía excelente con la Divina Voluntad.

En el capítulo anterior (Vayikrá 11:47) se nos enseña que por impuro se debe entender aquello que hace creer (la ilusión de) que no hay un plano espiritual que rige sobre el plano físico. Como cuando se ve un cadáver, que es algo inerte, frío, vacío de sentido. Como cuando se ve en el ciclo menstrual un mero proceso físico, que no tiene relación con la vida.

Cuando se hace “algo” a un “alguien” se está en estado de impureza.

Para entenderlo mejor, vamos a considerar a cómo los sabios lo han comprendido a lo largo de los tiempos. Ellos dicen que en un principio todo fue creado en pureza a través de dos sistema o polaridad de la Luz (lo masculino y lo femenino). Uno de esos sistemas tiende a conectarse con la limitación y el caos, mientras que el otro está en conexión con lo infinito, y debe esforzarse a tender hacia esas alturas.

Expliquemos esto aplicándolo a nuestra vida personal: cuando deseamos algo solo para nosotros mismos nos convertimos en finitos, o en especies de “agujeros negros” que atraen todo hacia sí; esto significa que estamos conectados con la impureza. El sistema de la pureza es lo contrario, es una conexión con el Creador; con lo infinito; este tipo de “deseo” (o sistema), crea continuidad y un vínculo con la luz del Eterno.

Visto así, descubrimos que la pureza y la impureza no son una cuestión religiosa, sino un asunto de conciencia que se manifestará en pensamientos y acciones. Por causa de la caída de Adam HaRashon y  su esposa Javáh, los dos sistemas se han mezclado con los demás en nuestro mundo pero tenemos libre albedrío para decidir qué camino queremos recorrer, el de la pureza o el opuesto y cada camino que elijamos tendrán su propia historia.

La Mujer: Vasija conectora con el Pecado e Instrumento Profético de la Salvación.

Entonces, comprendiendo las definiciones de qué es puro y qué impuro. Procederemos a analizar y meditar en este texto.

La Instrucción divina deja en claro que después del parto de un hijo varón, la mujer queda en un estado de impureza ritual (en hebreo tamhé), tal como en el tiempo de su menstruación. La palabra hebrea que ha sido traducida como “menstruación” es nidá, que significa “impureza”, “menstruación”, y viene de la raíz nadad, que significa “vagar”, “errar”, “huir”, “alejarse”, “mover”. La idea es que el tiempo de la nidá es un tiempo ideal en el que la mujer debe alejarse de su marido para sanarse de su herida interna (físico-emocional). Según la Torah, este periodo es de siete días (cf. Levítico 15:19). Después del periodo de nidá, ella se sumerge en aguas purificadoras para poder unirse de nuevo a su marido.

En el caso del nacimiento de un varón, la madre se queda en un estado de nidá durante los primeros siete días después del parto. El día del parto es contado como el primer día, aunque sólo quedara una hora o menos hasta la caída del sol. Al final del séptimo día se sumerge en una mikvé (bautismo) para purificarse. Según la enseñanza farisea, luego podrá unirse con su marido. Los saduceos y los karaítas no están de acuerdo con la interpretación farisea, y enseñan que la mujer no podrá unirse a su marido hasta después de los restantes 33 días. En verdad, esta última interpretación parecería estar más cerca de lo que la Torah establece en los preceptos respectivos.

La expresión hebrea “qui tazríah” ha sido traducida aquí como “conciba y dé a luz” o “engendrare”. Pero en el rigor mismo de la significación literal, la palabra deriva de “zerah“, que quiere decir “semilla“. Los exégetas concluyen de aquí, que esta expresión (qui tazríah) hace referencia no solamente a un nacimiento normal, sino que afecta también a aquella mujer que no hubiera concluido felizmente su embarazo.

Considerando pues todos estos detalles rituales, se descubre que en este pasaje, el Eterno quiere conducir a cada familia hebrea a reconocer que tanto la concepción, como el nacimiento de un ser humano, es un proceso que califica como verdadero milagro de Yahvéh, que se conecta con una realidad impura: la humanidad caída en pecado. El Eterno envía vida humana al mundo para que se mantenga en sintonía con Él, pero la madre le produce estado de impureza desde el vientre (Salmo 51: 5).

Una mujer que desea engendrar un hijo, primeramente se purifica y después se unirá a su marido. Entonces se asociará un óvulo por ella producido a un espermatozoide emitido por su marido. A través de ello comenzará a gestarse su hijo.

Antes bien, después de purificarse y gestar al embrión, la madre deberá esperar que sucedan numerosos milagros con el fruto de su vientre hasta que se produzca el gran milagro: el nacimiento.

Con este precepto, cada israelita podía meditar en la gran bondad del Eterno especialmente con aquellos que aún no han nacido. El espíritu que se obtenía al cumplir con este precepto, permitía valorar la vida intrauterina, llenando el alma hebrea de gratitud al Creador por proteger la vida humana, incluso desde esos momentos.

Además, los padres del recién nacido reflexionaban en la verdad de que en un mundo perfecto e ideal, no hay dolor, no hay duelo.  Así sería la vida humana en el Edén primordial. Sin embargo, en este mundo caído, cada parto nos recuerda el pecado y el castigo de Adam y Javá.  Vivimos en un mundo limitado por la mortalidad, y somos forzados a darnos cuenta que el niño que nació está destinado a morir.  Esto explica la separación que sigue al parto, la cual es comparada a un duelo. Los padres hebreos, especialmente la mujer-madre, aceptaban que la separación después del parto es duelo, entonces sometían sus almas a una teshuvá por la necesidad del proceso de parto y por la mortalidad del niño nacido en este proceso.  La lógica al requerir un sacrificio por el pecado ahora se hace visible: el parto está tan relacionado con el pecado de Javá, que se identifica totalmente con él, y resulta de él que un sacrificio por el pecado a la culminación de este proceso parece completamente natural.

Una razón por la cual la madre es “Tamhé” es porque cuando da a luz, en ese mismo instante, en su estructura psíquica, se genera un cierto grado de vacío espiritual por la partida de la vida adicional que llevaba dentro, es decir, su bebé. Entonces, el Eterno la llama a “purificarse” a fin de superar esa sensación negativa, y no quedar esclava de ella de por vida, ocasionándole la ilusión de creerse la dueña del destino de ese hijo, y generando obsesiones manipuladoras sobre el mismo.

En realidad, el propósito de esto es hacer que las mujeres, especialmente, se ocupen de estar más interesadas en conocer y respetar las leyes de la “Pureza de la Familia” (Tahorat HaMishpajá). Éstas incluyen códigos de vida como el digno trato entre los cónyuges, la educación en valores de los hijos, el recato en la conducta y vestimenta, el esfuerzo por sostener una familia unida bajo las alas protectoras del Eterno. Eso es lo que el apóstol Pablo recordará al decir:

Pero la mujer se salvará si cumple sus deberes como madre, y si con buen juicio se mantiene en la fe, el amor y la santidad.

(1Timoteo 2: 15)

También te invito a LEER estás BITÁCORAS RELACIONADAS con este Tema:

El Papa Francisco autoriza perdonar a las mujeres que hayan abortado

Según la fe católica, el aborto es un pecado tan grave que quienes lo facilitan o lo realizan incurren en la excomunión automática de esa institución religiosa. Sin embargo, Jorge Bergoglio, el argentino devenido en falso profeta bajo el título de Papa Francisco, ha encontrado la manera de que este pecado sea debilitado y sacado de la conciencia de las masas como tal ya que permitirá a todos los sacerdotes perdonar formalmente a las mujeres que hayan abortado y pidan su absolución durante el próximo Año Santo católico. Muchos aseguran que este es el último de los pasos del pontífice argentino hacia una iglesia más abierta e integradora. Yo, como profeta del Eterno, les aseguro que este varón llegó con esto a sus últimos pasos por este planeta.

La medida se aplicará durante el Año Jubileo, que comenzará desde el próximo 8 de diciembre y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016. El pontífice señaló en una carta que los sacerdotes se deben preparar para esta gran tarea, ya que el perdón,  solamente podrá ser concedido durante el Jubileo de la Misericordia o Año Santo, es decir entre los días comprendidas en las fechas señaladas.

El Año Santo es una celebración católica en la que se celebra la remisión de los pecados cada año en el que el 25 de julio cae en domingo. En este caso, se trata de un Año Santo Extraordinario, convocado por Francisco y llamado Jubileo de la Misericordia. La apertura del próximo Jubileo tendrá lugar en el 50º aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, ocurrida en 1965. Evidentemente se trata de una celebración que vaticina nuevos cambios dogmáticos en la sede romana de Babilonia. Además, el rito inicial del jubileo es la apertura de la Puerta Santa. Se trata de una puerta que se abre solamente durante el Año Santo, mientas el resto de años permanece sellada. Tienen una Puerta Santa las cuatro basílicas mayores de Roma: San Pedro, San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y Santa María Mayor. Las cuatro serán abierta este próximo 8 de diciembre como un acto mágico que profetizará la abertura de los portales de los cuatro puntos cardinales a fin de que todas las naciones den la bienvenida al Nuevo Orden Mundial que Vaticano propondrá.

La carta fue publicada por el Vaticano este martes. En ella Francisco describió la “dura prueba existencial y moral” que afrontan las mujeres que han interrumpido su embarazo y dijo que había “conocido a muchas mujeres que cargan en su corazón con la herida de esta dolorosa y angustiosa decisión“.

Considerando lo que asegura la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que comporta excomunión y un sacerdote sólo lo puede absolver por orden de un obispo o del pontífice. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que la decisión del papa «no es una atenuación de la gravedad del pecado (del aborto)», así como «no quiere de ninguna manera minimizar la gravedad de ello». Sin embargo, muchos de aquellos que tenemos el don de discernimiento de espíritus, intuimos que esto último no es verdad, sino todo lo contrario, ya que se pretende minimizar a tal punto la gravedad de esto que permitirá un movimiento demoníaco que acelerará la legalización de esta práctica en innumerables naciones. El dios Moloc de los cananeos será llevado a sus altares tal y como la élite reptiliana lo había trazado.

pope-francis-and-women

Ante esta noticia que demuestra que el espíritu del anticristo está sutilmente propagándose por nuestro planeta desde este falso profeta, necesitamos decir algunas cosas que están claramente reveladas por las Sagradas Escrituras.

Primeramente, es importante proclamar que en ninguna parte de la Biblia se asegura como doctrina el concepto de la confesión de pecados a un sacerdote. Todos los libros neotestamentarios enseñan que no debe haber una división de sacerdotes y laicos en el Nuevo Pacto. En su lugar, las Escrituras del Nuevo Pacto enseñan que todos los creyentes son sacerdotes. El apóstol Pedro (supuesto primer papa del catolicismo romano) describe a los creyentes como “real sacerdocio” y “nación santa” (1 Pedro 2:5-9) . Luego notamos que en los finales del primer siglos las comunidades joaninas (supervisadas por el apóstol Juan) describen a los creyentes como “reyes y sacerdotes” (Apocalipsis 1:6 y 5:10) .

La mayoría de nosotros sabemos que en el Antiguo Pacto, los fieles tenían que aproximarse a Dios a través de los sacerdotes. Éstos eran los mediadores entre el Eterno y el pueblo. Los sacerdotes ofrecían sacrificios a Dios en nombre de la gente. Todo esto era sombra y figura de Aquel que habría de venir. Por eso esto, bajo la Nueva Alianza, ya no es necesario porque por el sacrificio de Jesucristo, podemos aproximarnos al trono de Dios confiadamente (Hebreos 4:16). Con la muerte de Yeshúa, el velo del templo se rasgó por la mitad, destruyendo así el símbolo de la pared divisoria que había entre Dios y la humanidad. Hoy, podemos acercarnos al Eterno directamente por nosotros mismos, sin el uso de un mediador humano. ¿Por qué? Porque Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote (Hebreos 4:14-15; 10:21), y el único mediador entre Dios y nosotros (1 Timoteo 2:15).

¿Pero qué se puede hacer ante el aborto? ¿Puede Dios perdonar tal pecado?

Para los hijos primogénitos del Eterno, el aborto es un pecado grave que atenta contra el quinto mandamiento de la Torah. Es equivalente al homicidio directo y voluntario. Por eso, los médicos y otras personas involucradas en este crimen son ‘cooperadores’ de un asesinato que conduce a la condenación eterna. Es irónico y hasta paradójico que hasta el mismo catecismo católico asegura que el aborto directo, es un pecado grave porque “el ser humano hasta su concebimiento, debe ser respetado y protegido” en su integridad.

Por lo tanto, para comenzar a responder estas preguntas primeramente citaré este oráculo del Señor:

Yo, yo soy el que borro tus transgresiones por amor a mí mismo, y no recordaré tus pecados“.

(Isaías 43:25)

Según la Biblia, la CONFESIÓN DE LOS PECADOS es a DIOS solamente. Cuando el rey David se arrepintió de su adulterio confesó su pecado directamente a Dios. Sin sacerdote. Sin ritual. Sin sacramento. Sólo un hombre traspasado de dolor confesando su pecado ante su Hacedor.

” Pero te confesé sin reserva mi pecado y mi maldad; decidí confesarte mis pecados, y tú, Señor, los perdonaste”.

( Salmo 32:5).

La confesión directamente al Eterno Dios fue también la experiencia de Nehemías ( Neh. 1:4-11), de Daniel ( Dan. 9:3-19), y Esdras ( Esd. 9:5-10). A pesar de que Esdras mismo era un sacerdote levítico, él dijo al pueblo de Dios que se confesara “ante el Señor y Dios de sus padres” ( Esdras 10: 11).

Los verdaderos hijos de Dios, no vamos a un ser humano, sino al Padre con Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, al lado nuestro: “Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan pecado. Aunque si alguno comete pecado, tenemos ante el Padre un defensor, que es Jesucristo, y él es justo ” ( 1 Juan 2,1). Acudimos al Eterno Abba confiados en que él nos oirá: “Acerquémonos, pues, con confianza al trono de nuestro Dios amoroso, para que él tenga misericordia de nosotros y en su bondad nos ayude en la hora de la necesidad” (Hebreos 4,16). Nos acercamos confiadamente con la promesa de Dios de que él nos perdonará: “pero si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios, que es justo, nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad” (1 Juan 1,9 ).

Independientemente de que se esté consciente o no que el aborto se trata de dar muerte a una vida humana; Dios por su misericordia, sí lo perdona. La buena noticia es que nuestro Abba, el Eterno, te ama y desea perdonarte por tu aborto, hayas sabido o no lo que estabas haciendo. Pero antes de poder apreciar la buena noticia, hay que conocer la mala noticia. La mala noticia es que hay una culpa moral real y todos somos culpables de muchos delitos morales en contra de Dios, de los que el aborto es solo uno. “...por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios” (Romanos 3:23).  El aborto es solo una de las tantas formas en que la humanidad demuestra su lejanía de la Torah (Instrucción) de Dios.

Pecar es no estar a la altura de los estándares santos de Dios. Nos separa de una relación con Dios (Isaías 59:2). El pecado nos engaña, haciéndonos creer que lo malo es bueno y lo bueno es malo (Proverbios 14:12). “Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6:23).

¡La solución, entonces es acercarse a Jesucristo, el Hijo de Dios, como nuestro Dueño y Salvador!

Pablo lo afirma claramente «Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús señor nuestro» (Romanos 6: 23). Y tambien Juan en una de sus cartas dice «Si confesamos nuestro pecado, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de nuestra maldad» (1 Juan 1: 9).

Muchas mujeres han experimentado este perdón y este cambio. Sus vidas han sido cambiadas a tal grado que hoy muchas de ellas son grandes agentes de cambios que aconsejan a otras mujeres en pro de la vida. Estos testimonio son poderosos y cautivantes y han salvado muchas vidas tanto de mujeres como de niños. Jesús vino a buscar a los perdidos de este mundo, ocultar nuestras culpas no resuelve nada, solo reconociendo nuestros pecados delante del Hijo de Dios podemos obtener perdón y restauración.

Jesucristo, el Hijo de Dios, nos amó tanto que se convirtió en un miembro de la raza humana para liberarnos de nuestro problema del pecado (Juan 3:16). Se identificó con nosotros en nuestra debilidad, sin ser contaminado por nuestro pecado (Hebreos 2:17-18; 4:15-16). Jesús murió en la cruz como el único digno de pagar el castigo por nuestros pecados que demanda la santidad de Dios (2 Corintios 5:21). Y se levantó de la tumba, venciendo el pecado y conquistando de la muerte (1 Corintios 15:3-4, 54-57).

Cuando Cristo murió en la cruz por nosotros, dijo: “Consumado es” (Juan 19:30). La palabra griega traducida como “consumado es” es la misma escrita en certificados de deuda cuando eran canceladas. Significaba “pagado en su totalidad”. Cristo murió para pagar en totalidad nuestra deuda.

La salvación es un regalo: “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2: 8-9). No se puede trabajar para ganar ni alcanzar este regalo. No depende de nuestros méritos o esfuerzo; depende únicamente del sacrificio de Cristo por nosotros.

El aborto es un pecado contra Dios y contra ti misma. Reconoce tu pecado ante Dios, tu Padre. Él te ha perdonado. Él envió a su Hijo amado a cargar con tu pecado y tu culpa. Jesús pagó el precio por tus pecados al ser el inocente Cordero de Dios, al ser sacrificado para no tomar en cuenta tu pecado.

“Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, humillado. Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados. Todos andábamos perdidos, como ovejas, cada uno seguía su propio camino, pero el Señor hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros”.

(Isaías 53:4-6)

Enfoca tu atención hacia la cruz de tu Salvador y contempla lo maravilloso que son el amor y la misericordia de Dios hacia TI. Cree en su promesa preciosa de perdón.

Aborto

Oración para sanar el dolor del aborto.

Oh Dios, reconozco mis pecados.

Lloro mucho mi pena.

Sé cuánto Te he ofendido y cuánto mi pecado ha herido también a otros hijos tuyos.

Perdóname.

Te pido fortaleza para seguir.

Te pido que me ayudes a perdonarme.

Oh Señor mío y Dios mío, no permitas que me aparte de Ti, no dejes que el dolor y la desesperación obstaculicen mis pasos hacia Tu camino.

Dame la fuerza que necesito para cambiar.

Ayúdame a confiar en Ti.

Quiero confiar en Tu misericordia, oh Dios.

Quiero confiar todo mi ser a Ti.

Sin Ti no soy nada.

Enséñame a conocerme.

Desde ahora en adelante me comprometo a dar lo mejor de mí, a ofrecerte mis sufrimientos, mi trabajo, mis logros para la protección de toda vida humana.

Te pido por otras mujeres y hombres que al igual que yo están en la oscuridad de este sufrimiento.

Haz que todos los que sufren las consecuencias del aborto provocado se acerquen a Ti y Te pidan perdón para que así salgan renovados en Tu amor y misericordia.

Te lo pido, mi amado Dios, mi única esperanza y fortaleza.

Haz de mí una mejor persona y ayúdame a remediar el daño que he causado.

Quiero hacer desde ahora lo que esté a mi alcance por la defensa de la vida humana.

Guárdame de todo mal y dame discernimiento, sabiduría y AMOR para poder llegar a a Ti“.

Amén

Satanás contra los Estados Unidos… ¡el satanismo impone el aborto!

Templo Satánico insta a mujeres convertirse al satanismo para tener derecho al aborto. 
Un grupo conocido como El Templo Satánico reapareció en los medios estadounidenses esta semana. Ellos aseguran tener unos 10.000 miembros, ya han logrado el reconocimiento de su existencia como una religión por el Estado. Extrañamente, tienen los mismos beneficios legales que las iglesias, aunque no se consideran una religión.
Para sus fundadores, Satanás no existe, es sólo un “símbolo de la rebelión contra las creencias filosóficas religiosas”.
Con sede en Nueva York, se las han arreglado para construir una estatua del Diablo al lado de un monumento dedicado a los Diez Mandamientos en Oklahoma. También obtuvieron permiso para realizar una “misa negra” con el sacrificio de animales dentro de la famosa Universidad de Harvard, fundada por evangélicos en Boston.
Ahora, ellos han recurrido a la justicia para que la Corte Suprema de los EE.UU. cambie su decisión en cuanto al aborto ya que un grupo de cristianos logró que antes de someterse a un aborto, la mujer tenga instrucciones detalladas sobre la práctica del aborto, sus posibles riesgos y complicaciones. Tal acción persuadiría a las mujeres a no abortar y así salvar vidas.
La victoria se logró en los tribunales con la ayuda del grupo de Hobby Lobby, una empresa, de Steve Green, un multimillonario que ha usado su riqueza para promover los valores bíblicos en la sociedad. Green dijo que no quería “imponer el cristianismo”, pero cree que el futuro de su país está en riesgo debido a la falta de conocimiento de la Palabra de Dios.
El Templo Satánico se ha opuesto a tal medida y quiere que cada ciudadano tenga la libertad de hacer lo que quiera con su cuerpo sin tener que justificar sus acciones a nadie. Esto incluye el tratamiento del aborto como método anticonceptivo y resolver el “problema de salud”, sin implicaciones morales.
Los satanistas abogan que las mujeres pudieran argumentar jurídicamente con la presentación de una carta que diga que son miembros del grupo y que sus “creencias religiosas” están siendo violadas por la decisión de la Corte Suprema. En otras palabras, todas las mujeres que quieran abortar pueden asegurar ser satanista (sin tener que serlo).
Robert Destro, un profesor de derecho en la Universidad Católica de América, dijo que los satanistas están erróneamente utilizando las leyes de libertad religiosa en EE.UU. Este es un tema complicado, con muchos desarrollos legales en el futuro.
Jex Blackmore, que se presenta como un portavoz del Templo Satánico, dijo que esto es sólo un paso más hacia el logro de su objetivo final que es eliminar todas las leyes que se basan en un precepto religioso.

El informe Estrela dejará a Europa al borde del Caos

Mañana martes 10 de diciembre las puertas del Hades volverán a investir contra las generaciones europeas. Y es que volverá a ser votado el informe Estrela que persigue repartir preservativos a los niños; la práctica el aborto libre y gratuito para los adolescentes; el rechazo al propio sexo desde la infancia y una educación sexual ideológica de género.
Estas directrices sexuales marcarán la actuación pedagógica futura de las escuelas de la Unión Europea si la propuesta se aprueba mañana en Estrasburgo.
Para aquellos que no están al tanto de esto, será importante que sepan que el pasado mes de octubre los detractores de la educación paterna que promueven la ideología de género con la maquinaria estatal, trataron de aprobar esta proposición de ley que consiguió ser parada gracias a la rápida respuesta de la ciudadanía. Pero después de rechazar el Informe Estrela, en votación europarlamentaria, éste sólo ha tardado un mes en volver a la carga.
El lobby gay y la industria del aborto no han parado de presionar para que se repita la votación y La “Propuesta de Resolución sobre Salud Sexual y Reproductiva y Derechos Afines“, conocida como ‘Informe Estrela‘,  vuelve al Orden del Día de la sesión plenaria de la Eurocámara prevista para este martes, 10 de diciembre.
El informe Estrela pretende fabricar la idea de que el aborto es “un asunto de aborto concerniente a los derechos humanos” que en los Estados debería ser “legal, segura y accesible a todos”. Ahora bien, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sido claro sobre el derecho a la vida, estableciendo que el embrión humano merece protección legal desde el primer momento de su existencia. Por otra parte, la Declaración de la ONU de los Derechos del Niño establece que cada niño tiene el derecho a la protección jurídica tanto antes como después del nacimiento.
Lo cierto es que estr controvertido Informe Estrela continúa avanzando, no precisamente por el apoyo que recibe sino más bien por las maquinaciones y manipulaciones que se están llevando a cabo tras el telón.  Según diversas fuentes del Parlamento Europeo, hay indicios de que toda su tramitación está siendo manipulada al estar incumpliendo los impulsores del Informe las normas de procedimiento del propio Parlamento Europeo, haciendo todo lo posible para dejar sistemáticamente a un lado las objeciones y evitando un debate abierto sobre el texto.

La Historia de Gianna Jessen: Una Sobreviviente al Peor de los Genocidios… el Aborto

Hay quien dice que es un “aborto fracasado”, el resultado de un trabajo mal hecho. Ella proclama hoy el amor a la vida y a Jesús, el Cristo (Yeshúa HaMashíaj). Leamos sus palabras:

Soy adoptada. Tanto mi madre como mi padre biológicos tenían 17 años de edad. Ella tenía siete meses y medio de gestación cuando decidió acudir a la Federación Internacional de Paternidad Planificada (IPPF), que es la proveedora de abortos más grande del mundo, y allí le aconsejaron someterse a un aborto de término tardío de solución salina. Esta solución se inyecta en el vientre de la madre. El bebe traga la solución que le quema por dentro y por fuera. Entonces la madre da a luz a un bebé muerto en el plazo de 24 horas.
Pero para la sorpresa y el shock de todos, no nací muerta sino viva el 6 de abril de 1977, en una clínica abortista en el condado de Los Ángeles.
Lo fantástico de todo esto, del momento perfectamente oportuno de mi nacimiento, es que el abortista todavía no empezaba su tarea, así que ni siquiera tuvo la oportunidad de continuar con sus planes respecto a mi vida, es decir, la muerte.”
Son las palabras de Gianna Jessen, una joven norteamericana que sobrevivió a un aborto, en una conferencia testimonial que ofreció en Australia en el año 2008.

Vale la pena escuchar todo su testimonio en este video y reflexionarlo para evitar que este flagelo de Moloc logre la posición que desea en las naciones.

 

 

Bitácoras Relacionadas:

La Vida: Valor y Derecho Supremo

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación

La Industria del Aborto: Descubren en Corea del Sur Cápsulas hechas con Carne de Fetos

Los Artículos de San José: “el Aborto NO es ningún Derecho”

 

Los abortistas de Texas lanzarán un juego que enseña a matar bebés en gestación

En el mes de julio, Texas prohibió los abortos a partir de la semana 20 de gestación y aprobó una normativa de salud e higiene más estricta con los abortorios, así como tener que localizarse a menos de 40 kilómetros de un hospital, con el fin de poder atender, lo más pronto posible, las urgencias por los daños que el aborto provoca también a las madres.
Sin embargo, intentar mejorar la salud de las mujeres no es del gusto de los defensores del ‘derecho’ a matar en Texas. Con el fin de conducir a las mujeres al aborto han ideado un juego de ficción interactivo gratuito, que estará disponible en octubre, para aleccionar sobre cómo conseguir el aborto. El videojuego ‘Choice: Texas’ presenta cinco tipos de mujeres a las que enseña lo que hay que hacer para lograr en todos los casos la muerte de sus hijos, salvando “los obstáculos”. Entre los personajes se encuentran desde una adolescente que no desea que sus padres se enteren de su embarazo, hasta una ejecutiva que no quiere dar a luz a su hijo.
La idea fue desarrollada por las abortistas Allyson Whipple y Carly Kocurek. “Ninguno de los personajes del juego lo tiene fácil porque incluso si usted tiene el privilegio de tener dinero y días de enfermedad pagados en el trabajo, aún hay otros obstáculos a los que se tiene que enfrentar“, explicó Whipple en una reciente entrevista.
Texas, junto con otros estados, ha empezado a restringir el aborto este año cuando se cumplen 40 años de la ley ‘Roe vs Wade’  que le ha costado la vida a casi 56 millones de niños no nacidos. Nuevos científicos han demostrado que los bebés sufren cuando se les mata; han saltado a la luz pública los infanticidios cometidos en algunos abortorios; y nuevos casos de mujeres víctimas del crimen y de la falacia del “aborto legal y seguro”.

Fuente: Lifenews.com

El Aborto y su “Evolución Histórica” en el Mundo… (¿o “Involución”?)

 Autor:  José María Manrique
A continuación quiero compartirles una síntesis histórica que les permitirá analizar cómo este flagelo del Seol pudo ir caminando las naciones aprovechándose de los millones de ciudadanos adormecidos en los discursos políticos de los gobiernos anti-Dios que los manipulan.

El primer país en legalizar esta práctica fue la República Federal de Suiza en 1916. Siguieron Checoslovaquia en 1925, la Unión Soviética en 1926 y el Imperio de Japón en 1929.

 

 

Alemania lo hizo en 1933 y 1935, con una ley que, en sí misma, era una disposición racista que pretendía “la prevención de nacimientos con taras hereditarias (y) la transmisión de enfermedades hereditarias”; de la misma el PSOE copió, medio siglo después y casi literalmente, el supuesto relativo a las “graves dolencias físicas o psíquicas” y la expresión “Interrupción del Embarazo” (Schwangerschaftunterbrechung).
Islandia lo hizo en 1935.
Durante la Segunda República, Cataluña se convirtió en pionera de Europa, con la ley más progresista en ese momento; fue la Ley de Reforma Eugenésica del Aborto, aprobada por decreto en diciembre de 1936 y publicada en enero de 1937 en el Diario Oficial de la Generalitat; José Tarradellas, como “Conseller en Cap”.
Suecia lo hizo en 1938, Dinamarca en 1939, y Finlandia y Noruega en 1950 y 1960 respectivamente.
En 1967 se aprobó en Inglaterra, luego en Canadá (1969) y Estados Unidos (la mayoría de los Estados en 1973, tras la famosa sentencia Roe vs Wade).
En 1973 existían 44 países en los que el aborto era legal, de los cuales 19 sólo lo permitían por razones médicas, 6 incluían además razones morales y 19 más por otros tipos de razones.
En la República Popular China se aprobó en 1975 una ampliación, año de su legalización en Francia y Austria; la República Federal Alemana siguió en 1976, Nueva Zelanda en1977, Italia en 1978 (veremos su caso más adelante) y los Países Bajosen 1984.
Por entonces los países de más honda influencia católica (Portugal, España Irlanda) no tenían liberalizado ningún supuesto. En 1983 se aprobó el nuevo Código de Derecho Canónico. En 1985 lo hizo España, dando el testigo a Bélgica (1990), donde el rey Balduino hizo el artificio legal, que no católico ni moral, de abdicar por un día.
Recientemente Colombia (en el año 2006) y Ciudad de México, junto con Portugal (2007) y otras naciones, han legalizado el aborto.
A día de hoy (2011) el aborto, con distintos grados, se ha impuesto prácticamente en todo el mundo y avanza para eliminar todo tipo de barreras, de forma que solo Chile, El Salvador, Honduras, Malta y el Vaticano tienen absolutamente prohibido el aborto quirúrgico; en 2006 Chile autorizó la distribución gratuita de la píldora abortivas (PDD), aunque en 2008 el Tribunal Constitucional chileno lo prohibió. Aunque empiece a desmoronarse, la herencia católica que dejó España en las naciones hispanas sigue siendo un reducto contra el aborto; la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica (1969) establece, en su artículo 4.1, que el derecho a la vida debe ser respetado y garantizado “desde el momento de la concepción”.
Como se puede apreciar, primero el comunismo y luego el protestantismo, entre otras “filosofías”, introdujeron y difundieron el parricidio legal.
En los países que antes de la revolución francesa fueron católicos costó más la legalización, por los restos de catolicismo aun imperantes; de ahí que Francia, Austria y Alemania (RFA) no lo admitieran hasta mediados los años setenta del siglo pasado.
Autor:José María Manrique (coronel de Artillería y colaborador de AD, diplomado de Estado Mayor, autor de varios libros sobre temas de historia militar española moderna: ‘Las armas de la guerra civil’, ‘La guerra 1936-39 en Sigüenza’, ‘Sáhara Español, una historia de traiciones’, ‘Sangriento combate en Edchera’, ‘CETME’, ‘Las Armas de Destrucción Masiva y la Protección Civil en España’, entre otros muchos).

Ley de aborto no punible…¿La única opción?

Por Franco D’Amelio

Desde el aparato político y mediático se ha instaurado la idea en la mente del común de la sociedad que no existen alternativas viables de ningún tipo a la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo desde distintos actores sociales han surgido propuestas legales coherentes y completas que defienden no sólo los derechos del niño por nacer sino también promueven la ayuda a mujeres cuya integridad haya sido vulnerada en una violación.

Después de la Segunda Guerra Mundial la ONU proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos; partiendo de esa base en 1989 se realiza la primera convención por los derechos del niño, y en ella se declara –sin mediación religiosa alguna- el derecho del niño como ser pleno de derechos desde su concepción. Así también la Argentina se encuentra adherida al Pacto San José de Costa Rica que establece los derechos del niño desde la concepción; ambos casos por tratarse de acuerdos internacionales, tienen el mismo peso que una ley nacional en nuestro país. Estas son dos de los tantos argumentos  que encuentra  el Colegio de Abogados de Tucumán  para oponerse al  protocolo de aborto no punible que se promueve desde el gobierno nacional para actuar sobre las mujeres que se encuentren embarazadas como fruto de un acto sexual contra su voluntad, el cual vulnera los anteriores derechos.

Dicho protocolo permite que ante un caso de violación la mujer realice una declaración jurada en la cual declare haber sido abusada sexualmente para que se le practique un aborto en cualquier hospital del país. No obstante si la solicitante no realiza una denuncia al violador este quedará libre sin una investigación previa ya que desde el fallo de la Corte Suprema de Justicia “se aconseja no judicializar la cuestión” según lo expresó el citado Colegio de Abogados de la provincia norteña.

Esta medida no contempla el hecho de que según estadísticas de entes gubernamentales el 80% de las violaciones ocurren en el ámbito familiar por lo que de aprobarse en todo el país dicho protocolo, se promovería el abuso sexual sistemático de aquellas mujeres que conviven con el violador en su hogar al mismo tiempo que este quedaría impune. Así lo han evaluado los especialistas de Frente Joven, una coalición civil presente en distintas provincias, que ha presentado dos alternativas legales al protocolo promovido desde el gobierno nacional.

En la provincia de Mendoza presentaron en la Legislatura provincial las propuestas de la Ley de Protección Integral de embarazadas y del niño por nacer y la ley 62.903 prevención, asistencia y  compensación de las mujeres víctimas de violación seguida de embarazo según lo informó Bárbara Bajda, vocera de la institución. Ambas buscan darle un tratamiento más abarcativo al tema y recalcan la necesidad de proteger integralmente tanto los derechos de la mujer como del niño en su vientre sin necesidad de oponerlos.

Durante el fin de semana pasado se realizaron en toda la provincia cuyana movilizaciones a favor de la aprobación de estas leyes y en contra del protocolo no punible organizadas por la sede mendocina de Frente Joven. En las mismas participaron distintos actores sociales del rubro de la salud, jurídico y de distintas ong’s que incluían a representantes de los padres en pos de la adopción.

Para finalizar esa seguidilla de movilizaciones  a nivel provincial (pacíficas todas),  el día lunes  22 se organizó una mo-vida –como la denominaron los referentes de la coalición- frente a la Legislatura mendocina que convocó a más de quinientas personas. Se contó con la presencia de distintas organizaciones civiles como Red de Familias Solidarias entre otras y de distintos profesionales de la salud. Entre ellos se destacan como oradores el Dr. Fernando Saraví quien transmitió su experiencia profesional en el tema. También expuso en el acto el Dr. Abel Albino  presidente de la Fundación CONIN, una ong reconocida internacionalmente por su lucha contra la desnutrición infantil,  quien junto a Saravi y los médicos del público renovaron ante todos los presentes su juramento hipocrático garantizando defender la vida humana desde su profesión.

La semana próxima se efectuará la discusión de ambos proyectos de ley en la Legislatura de Mendoza según informaron fuentes cercanas al caso. De aprobarse estas leyes constituirían un antecedente para que se aplique en el resto del país y de esa manera comenzar a resolver una temática tan profunda como presente en nuestra realidad nacional.

Bitácoras Relacionadas:

 

La Vida: Valor y Derecho Supremo

 

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación

 

La Industria del Aborto: Descubren en Corea del Sur Cápsulas hechas con Carne de Fetos

 

Los Artículos de San José: “el Aborto NO es ningún Derecho”

 

La Historia de Gianna Jessen: Una Sobreviviente al Peor de los Genocidios… el Aborto

 

Un atleta pensó en abortar a su hija… ¡Hoy corre maratones con ella!

Heath White, un atleta, piloto graduado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y agente del FBI, que creía tenerlo todo, pensó en abortar a su hija Paisley por tener síndrome de Down. Ahora corre maratones con ella y cuenta la historia que le dio luz a su vida.

Desde 2008, poco antes de que su pequeña cumpliera su primer año, White corre todo tipo de maratones llevándola en su auto, buscando formar conciencia sobre la dignidad de la vida de las personas con Síndrome de Down, y dando testimonio de su amor de padre.

En el programa E:60, conducido por Tom Rinaldi, del canal deportivo ESPN, se reveló la historia de White, quien estaba obsesionado por la perfección, y que esperaba que su primera hija fuera, en palabras de su esposa, Jennifer, “perfecto, como lo era él”.

Y Pepper White, que nació en 2005 cumplía los estándares esperados por los esposos White.

Sin embargo, un año después, al revelarse que Jennifer estaba embarazada por segunda vez, las pruebas prenatales revelaron que su segunda hija tendría Síndrome de Down.

Jennifer White confesó a Rinaldi que temía que su esposo “se fuera, que se escapara”.

Lo peor es que sabía que él probablemente querría que la aborte, porque sabía que sus convicciones no eran tan fuertes como las mías”, recordó.

En efecto, Heath White intentó denodadamente convencer a su esposa para abortar a su bebé, por temor a “lo que la gente pensaría de mí”.

Jennifer White recordó que durante el embarazo, su esposo, a quien confiesa amar “más que a la vida”, no era grosero o desagradable sino que “estaba ausente. Él simplemente no estaba ahí emocionalmente, en lo absoluto”.

Tuve que pensar ‘¿Y si lo hago? ¿Qué pasa si la aborto, si me deshago de ella? Y recuerdo una pequeña voz en mi cabeza diciendo ‘No hay manera, no sucederá. Imposible’. Me refiero a que pensé en eso quizás por una hora. Él lo hizo durante meses”.

White sintió que le daban “un bebé roto” y se preguntaba una y otra vez “¿por qué yo?”.
En una carta que Heath White escribe a su hija Paisley, y que actúa como hilo conductor del reportaje, le confiesa que “antes de que tú nacieras sólo me preocupaba de cómo tu discapacidad se reflejaba en mí. Ahora no hay mejor espejo en el mundo. Tú eres mi luz en la oscuridad, y es un privilegio ser tu papá. Te ama siempre, papi”.
La carta, que Heath White comenzó a escribir cuando Paisley tenía 18 meses, es “solamente mi forma de repetir. Las posibilidades apuntan a que ella nunca hubiera sabido la forma en la que me sentí antes de que ella naciera. Ese hubiera sido mi secreto sucio que guardaría para siempre. Pero no quería que sea un secreto, quería que ella sepa que lo es todo para mí”.
Heath recordó que cuando Paisley nació, en marzo de 2007, su madre le dijo que su pequeña se veía como si no tuviera Síndrome de Down. Él, incómodo, dijo “ella está mintiendo. Puedes definitivamente ver que ella tiene Síndrome de Down”.
Su esposa recordó en el reportaje, entre sollozos y con la voz entrecortada, que sintió como si “hubiera perdido un bebé, a pesar de que tenía una sentada justo frente a mí”.
Creo que fue después de que comencé a alimentarla que dije ‘ella está bien, es perfecta, vamos a estar bien”.
Para Heath, sin embargo, aceptar a su hija le tomó muchos meses. Sin embargo, llegó el día, un “momento crucial”, en que mientras jugaba con Paisley y le hacía cosquillas, ella se reía y lo empujaba.
“En ese momento me di cuenta de que ella era como cualquier otra niña, ella es mi niña”.
Desde entonces, Heath White sintió la necesidad de mostrarle al mundo a su hija, por lo que decidió correr en maratones una vez más, luego dejarlo por varios meses, pero esta vez llevando delante a Paisley, en su coche.
Heath dijo que quería que “todo el mundo viera que estaba orgulloso de ella”.
Nadie sabía cómo me sentía antes de que ella naciera, y si puedo evitar que una familia, una persona viva con la culpa de casi cometer el error que yo casi cometí, va a valer el dolor que Paisley sentirá más adelante en su vida cuando sepa cómo me sentí”.
Heath reveló que su temor es que “un día, alguien la llame ‘retrasada’, que alguien use esa palabra en su presencia, o se burle de ella porque es diferente, y tener que explicarle sobre la sociedad, y tener que construirle un respaldo de autoestima para que sepa cuánto la amo”.
Todo lo que he hecho, todo lo que he tratado de lograr, nunca iba a ser perfecto. Pero mi amor por Paisley es perfecto. Siempre voy a estar ahí para asegurarme de que ella llegue a la meta”, aseguró. 

Vean el informe de este testimonio en ESPN

Carta abierta de la Madre Teresa a un”doctor abortista”

 Estimado Dr. Morgentaler:
Jesús dijo:
“El que recibe a un niño en mi nombre, me recibe a Mi” (Lucas 9,48). Les aseguro que todo lo que hicieran por el más pequeño de mis hermanos, eso habréis hecho por Mí”
(Mateo 25: 40).
Fue un pequeño niño aún por nacer, quien saltó en el vientre de Isabel…ante la presencia de Jesús en el vientre de María, su madre (Lucas 1: 41-44)
Estoy luchando contra el aborto a través de la adopción. Miles de preciosos niños libaneses, hindúes, etc. Han sido rescatados y han traído amor, júbilo y unión, a numerosas familias que de otro modo no hubieran podido tener un hijo. Yo nunca le doy un niño a una familia que ha hecho algo para no tener hijos.
Me he unido a la lucha contra el aborto porque considero que el niño aún por nacer es el más pobre entre los pobres hoy en día, el menos amado, el más menospreciado, el ser “desechable”  de la sociedad. En cuanto a nuestros votos ante Dios, nosotras, las Misioneras de la caridad, nos hemos comprometido a servir gratuita y fervientemente a los más pobres entre los pobres.
El aborto se ha convertido en el mayor destructor del amor y de la paz en nuestros días. He conocido muchas mujeres que se han hecho practicar un aborto hace muchos años. Cada vez que ven un niño de la misma edad que el suyo hubiera tenido, recuerdan lo que hubiera sido el suyo.
Pero usted, Dr. Morgentaler, aconseja a la gente que no comparta mi punto de vista con respecto al aborto. Yo sé que no está de acuerdo con su opinión y siento tristeza por usted, porque un día, cuando usted, vaya a su hogar final ante Dios, me pregunto: ¿Qué respuesta le dará usted a Él?
Cuando el le pregunte: ¿”Dónde están todos los preciosos niños que Yo había creado para que hicieran grandes cosas, para amar y ser amados, dónde están”? Usted teme alimentar tener que alimentar un niño más, educar un niño más. Sus padres no tuvieron temor, ellos no lo abortaron a usted; al contrario, lo amaron, le dieron la alegría de vivir.
Tengo miles y miles de niños de todas partes del mundo y sin embrago ninguno de ellos, ni uno solo se ha sentido indeseado, ha carecido de cuidado.
He experimentado un hermoso milagro del tierno amor de Dios por el niño.
Un hombre vino a mí y me dijo: “Mi único hijo se está muriendo y el médico ha recetado esta medicina que no se puede conseguir en la India”.
Justo mientras estábamos hablando, se nos acercó un hombre con un canasta lleno de medicinas usadas a medias, y precisamente encima de todas ellas encontré la medicina que necesitábamos. La miré una y otra vez, pensando asombrada en los millones y millones de niños en el mundo, y en la preocupación tierna que tiene Dios por los pequeños de las barriadas más pobres de Calcuta. No salía de mi asombro ante la compasión y el dulce amor de Dios por aquel pequeño.
Ojalá que pueda usted un día experimentar la alegría de amar a Dios y de compartirlo con todos aquellos con quienes se encuentre, especialmente con su familia y con la gente con quien trabaja.
Estoy orando por usted, que Dios lo bendiga.

 Madre Teresa de Calcuta
Misioneras de la Caridad

La píldora del día después “causa la eliminación de un embrión aún no implantado”

El pasado 10 de septiembre, el semanario de referencia para los farmacéuticos españoles, Correo Farmacéutico, publicaba una entrevista a Emilio Jesús Alegre del Rey, farmacéutico especialista en Farmacia Hospitalaria en el Centro de Información de Medicamentos del Hospital Universitario de Puerto Real (Cádiz), en la que este experto venía a concluir “con seguridad” que la llamada píldora del día siguiente (PDS) “tiene efecto abortivo”.
Sí, entendiendo por abortivo lo que comúnmente se entiende: que causa la eliminación de un ser humano antes de nacer. En este caso, se puede causar la eliminación de un embrión aún no implantado”, advertía.
En el ‘Informe sobre la píldora del día siguiente’, publicado en julio de 2012, Alegre del Rey muestra diez puntos a modo de conclusiones en los que advierte sobre los efectos del uso de la PDS: “es abortiva, no disminuye la tasa de embarazo imprevisto ni la de aborto provocado, y supone riesgos para las usuarias”, sobre todo “en adolescentes”.
“La novedad de este informe es que incorpora los resultados de las últimas revisiones sistemáticas” que “permiten conocer por fin, con mayor precisión, la magnitud del efecto total del levonorgestrel postcoital” (PDS), subraya el especialista farmacéutico en la entrevista. “Y lo mismo puede decirse, por cierto, del acetato de ulipristal (EllaOne (R))”, agrega.
“Desinformaciones que crean falsa seguridad”

Hagan click en la imagen y lean los detalles de los males de esta píldora
El experto destaca en la entrevista que lo primero que hay que hacer es “dejar de dar mensajes basados en estudios en ratas o sin análisis estadístico, para asegurar que la píldora del día siguiente no es abortiva”.
“Por el contrario, todo parece indicar que al menos un 30%, y probablemente un 50% de los embarazos que evita, son atribuibles a un mecanismo posterior a la concepción”, indica.
Además, circulan otras desinformaciones que crean una falsa seguridad y pueden potenciar su uso. Por ejemplo, el programa ‘Sexo con seso’ de Cruz Roja asegura que esta píldora evita el 95% de los embarazos si se toma el primer día tras la relación. Ese dato sabemos que está muy sesgado. Hay que tener cuidado para que los programas formativos sean, al menos, independientes de la industria que comercializa los productos”, advierte.
En cuanto a la eficacia del producto, Alegre del Rey considera que “la reducción de la probabilidad de embarazo tras la toma de este producto parece situarse entre el 65% y el 80%. Pero se produce una paradoja, y es que, en las mujeres a las que se facilita el acceso a la píldora del día siguiente, no disminuye nada la probabilidad de tener un embarazo imprevisto”.
Pienso que disponer de lo que algunos llaman un ‘plan B’ no ayuda a las jóvenes a decir ‘no’ ante relaciones sexuales de riesgo”, alerta.
Aunque la desinformación ante la opinión pública lleva a asegurar que facilitar la PDS reduciría los embarazos imprevistos y hasta los abortos en la población, “la evidencia científica de más de veinte estudios coincidentes demuestra desde hace años que no es así”.
El experto concluye su entrevista con otra advertencia sobre la PDS: “como todo producto hormonal a dosis altas, sabemos que tiene sus riesgos, siendo los más frecuentes y conocidos las alteraciones del ciclo menstrual, dolor mamario y abdominal, fatiga, dolor de cabeza, etc. […] Los riesgos aumentarán […] con su uso en adolescentes, o en administraciones repetidas. Y se teme que puede causar trombosis o embarazo ectópico”.
Fuente: Forum Libertas