idolatría

Limpiándose de la Idolatría para un Futuro Seguro

Por P.A. David Nesher

 

Vayomer Ya’akov el-beyto ve’el kol-asher imo hasiru et-elohey hanechar asher betochechem vehitaharu vehachalifu simloteychem. Vayitnu el-Ya’akov et kol-elohey hanechar asher beyadam ve’et-hanezamim asher be’ozneyhem vayitmon otam Ya’akov tachat ha’elah asher im-Shchem.

“Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban:
Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos. Y levantémonos, y subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo en el camino que he andado. Así dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos, y los zarcillos que estaban en sus orejas; y Jacob los escondió debajo de una encina que estaba junto a Siquem.”

(Bereshit/Génesis 35: 2-4)

Después de los tristes acontecimientos de Siquem, Yaakov, con su alma embargada por la tristeza y decepción que le habían causado sus hijos, sabía que no podía permanecer allí, y así se dispuso a partir para Betel, lugar del que conservaba gratos recuerdos, y al que no quiso ir a vivir cuando el Eterno se lo ordenó. Entendamos y aceptemos que el atroz incidente de Siquem, fue porque Yaakov fue a Siquem, en lugar de Betel, donde se suponía que debía estar. Así, y sin darse cuenta, la familia de Jacob había sido espiritualmente devastada por vivir durante diez años en la ciudad cananea de Siquem. Por encima de todo esto era cierto que sus hijos, eran especialmente vulnerables durante sus años de adolescencia.

Nosotros, de igual modo, a menudo terminamos en grandes problemas que traen mucha dificultad para los que nos rodean, por no ir a donde Yahvéh nos dice que vayamos. Lo mismo que le ocurrió a Yaakov con sus hijos, nos sucede con nuestros hijos hoy. Incluso si los llevamos a la congregación cada semana, la vida de la mundanalidad, durante seis días puede ser demasiado poderosa para contrarrestar cualquier cosa que suceda durante el séptimo día.

Ahora bien, la Torah (Instrucción) revela que la única cura para la mundanalidad es separarse de ella. Por ello, Yaakov tuvo que salir de Siquem e ir a Betel. Este lugar estaba a unos 24 kilómetros al sur de Siquem (hebreo Shejem), pero su elevación es 305 metros más alta. Se hace esta referencia al igual que para Jerusalén, en el Brit Chadashah. Debido a que su elevación es de unos 762 metros sobre el nivel del mar, no importa la dirección en que usted se aproxime, la Biblia dice siempre: subir a Jerusalén, y Betel, está a 3.2 kilómetros al norte de Jerusalén.

Como Yaakov avinu sabia que Yahvéh lo enviaba allí a fin de hacer una acto profético que garantizaría protección de los pueblos vecinos, el patriarca comenzó por preparar espiritualmente a toda su gente.

Yaakov manda a su familia deshacerse de todo material de idolatría, pues luego de tomar el botín de Shejem, no habían destruido los objetos idolátricos que habían capturado con el botín. Cuando habla de “ropas” o “vestidos”, se está refiriendo a ropa decorada con estampas idólatras (Torah Rashí). [Importante es tener en cuenta esto a la hora de considerar qué  tipo de ilustraciones y/o leyendas tienen las ropas que usan nuestros hijos]. Recordemos, por lo ya estudiado, que desde tiempos muy remotos, las prendas simbolizan el carácter de quien las porta. Por eso, en las Sagradas Escrituras, la vida interior de los no regenerados se compara con una vestimenta contaminada (Judas 23).  En cambio, el texto sagrado revela que el cambio de ropa simboliza la renovación interior (Efesios 4:22-24).

El Targum del maestro Yonatán indica que los aretes no eran simples adornos, sino que constituían amuletos y talismanes con los que se invocaban deidades, y se hacían conjuros (Oseas 2:13).

Todo estaba bien claro: ¡si el Eterno iba a bendecirlos de nuevo, si iban a tener un nuevo comienzo, entonces los dioses extranjeros deben ser todos quitados!

Debido a que se dieron cuenta que estaban en grave peligro de ataque desde otras ciudades cananeas, tenían miedo, y así todos se rindieron a las instrucciones de Yaakov. Del mismo modo, hay que entregarse a Dios antes de que Él nos pueda bendecir. Hay algunas cosas que hay que enterrar y dejar atrás porque posiblemente no pueden ser dedicadas al servicio de Dios.

El Eterno se muestra siempre celoso de su honor, y no admite compañía en el culto que se le ofrece a Su Nombre. A través de este relato se nos revela que lo más difícil de implantar en Israel no fue el culto de Yahvéh, el Dios de Avraham, Itzjak y Yaakov, sino la exclusión de todo otro culto. Era muy difícil admitir para los antiguos la la unicidad de Dios. Yaakov enterró todos los ídolos y amuletos de las joyas y pendientes de su clan bajo la encina de Siquem, sin duda la misma de Moré donde había estado Avraham (Gén. 12:6). La encina de Moré era un árbol o un pequeño bosque que servia como lugar de culto para los habitantes de Siquem y los pueblos vecinos que hasta allí peregrinaban. Años más tarde, en la época de la conquista de la tierra, Josué dirá también a los escuadrones de la nación israelita, bajo esta misma encina:

“Ahora pues, quitad los dioses extranjeros que están en medio de vosotros, e inclinad vuestro corazón al SEÑOR, Dios de Israel.”

(Josué 24:23)

 

Notamos que Yaakov no quema los objetos idolátricos porque quería que subsistieran para perpetuar el recuerdo del pecado de idolatría que habían cometido. Pero, él no tuvo en cuenta que el instrumento del pecado siempre sigue ejerciendo una acción maléfica en tanto que no es destruido totalmente. En efecto, muchos siglos más tarde, los samaritanos descubrieron un ídolo que tenía la forma de una paloma en lo alto del Monte Guerizim donde habían construido su Templo; la cogieron y se pusieron a adorarla. El caso es que este ídolo era uno de los que Yaakov había enterrado bajo la encina. Por eso, por favor, observe bien esto. La Escritura parece indicar que no se puede desviar las cosas de Satanás para utilizarlas para el servicio al Eterno. Usted necesita deshacerse de ellas (Hechos 19:19). Tenemos que recordar que todo lo que nos estorba en nuestro viaje espiritual no sirve para nada, no importa lo valioso que parezca para el mundo (Hebreos 12:1). ¡Es importante para todo el mundo hacer un balance de lo que puede tener en su casa que es impío y rápidamente deshacerse de esas cosas!

Es prioritario es entender que si no quitamos los ídolos de nuestra vida, pueden arruinar nuestra fe. ¿Qué ídolos hay en tu vida y en tu familia? Un ídolo es cualquier cosa creada que ponemos ante el Eterno. Estos no tienen que ser solamente objetos físicos, sino que pueden ser también seres humanos (queridos y cercanos), tanto como pensamientos, proyectos o deseos. Por eso, al igual que nuestro padre Yaakov, debemos ser muy tajantes y expeditivos, eliminando incondicionalmente de nuestras vidas, todo aquello que interrumpe nuestra comunión con el Espíritu de Yahvéh, nos obstaculiza las bendiciones del Olam Havá (Mundo Venidero).

Luego, después de la purificación de ellos, partieron hacia un nivel de mayor altura (Bet-El).

Interesante es notar como el texto recalca la proximidad de Shejem (v. 4). Esta codificación la podremos comprender mejor a la luz de lo que acabamos de explicar. Shejem, en efecto, era el lugar predestinado a las desgracias; fue allí donde violaron a Dinah; donde más tarde venderían a Yosef; pasando los siglos sería también ese lugar donde se escondió el reino de David, huyendo de su hijo Absalón.

Vida Humana en Corto Circuito (el Pecado del Becerro de Oro)

Por P.A. David Nesher

“Mas viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se allegaron entonces a Aarón, y le dijeron:
Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, aquel varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. 
“Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, y de vuestros hijos, y de vuestras hijas, y traédmelos.
Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y lo trajeron a Aarón. El cual los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición.
Entonces dijeron:
Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.
Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo:
Mañana será fiesta a Yahvéh.
Y el día siguiente madrugaron y ofrecieron holocaustos, y presentaron pacíficos: y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantaron a regocijarse.

(Éxodo 32:1-6)

El tema principal de la porción (parashá) de la Instrucción (Torah) de esta semana, llamado Ki Tisá, es el pecado del becerro de oro (en hebreo: Jet HaEguel), el cual es considerado como la máxima transgresión del pueblo de Israel hacia el Eterno. Por eso es importante entender de qué se trata y cómo se relaciona con nosotros.

Primeramente, debemos aceptar que la grandeza de la denominada “Generación del Desierto” no puede ser subestimada en ningún aspecto.

Esto se debe a que los hebreos, después de pronunciar “naasé venishmá” (“haremos y escucharemos“), sus vidas se revistieron de inmortalidad, llegando sus cuerpos a glorificarse, recuperando así, el nivel de Adam HaRishón (primer Adán) antes de que pecara, tal como lo explica proféticamente el rey David en el salterio (Salmo 119:1).

Es decir que el Eterno les reveló la Luz de Bilá HaMávet LaNétsaj (la eliminación total del dolor, el sufrimiento y la muerte) o libertad del Ángel de la Muerte. De este modo habían quedado transformados por Yahvéh, en un abrir y cerrar de ojos, y así estar libres del ángel de la muerte. Así pues, por causa del ejercicio de su emunah (fe) ellos se transformaron en tzadikim (justos), contando con un espíritu fuerte que lograba controlar el yetzer hará (“la inclinación al mal“).

Siendo todo así, habiendo alcanzado pues los hebreos este nivel existencial, ¿por qué tropezaron en el Jet HaEguel (“Pecado del Becerro de Oro“)?

Algunos comentaristas explican que el pueblo en realidad no intentó crear un substituto de Dios, sino que más bien sustituyeron a Moshé por un falso líder, el becerro, creyendo erróneamente que aquel los había abandonado. Por lo tanto el pecado arquetípico del pueblo como un todo es ir detrás de un falso liderazgo. Otros sabios aseguran que Israel pretendió representar al Eterno en ese becerro de oro.

Es muy importante saber que desde Abraham avinu, hasta Moisés la humanidad vivió un proceso de acercamiento a Dios en forma progresiva y colectiva, por eso el pecado del becerro de oro se asocia con idolatría.

Entonces en concreto el pecado del becerro de oro significa el deseo de reemplazar al Eterno y a Moshé su Ungido, es decir al ver que Moshé no aparecía, el pueblo dudó a pesar de todo lo que presenciaron desde su salida de Egipto y pensaron en reemplazarlo. Esta duda rompió el eslabón que por siete generaciones los patriarcas habían formado y que terminaría de ser completado con la revelación de la Torah escrita, del monte Sinaí, por eso fue tan grave.

Entonces, el becerro no era un simple ídolo de un becerro. Era más bien un símbolo de un sistema de culto y creencias que tarde o temprano penetraría a Israel y destruir el sistema litúrgico de adoración, dividiéndolos en dos Reinos (Casa de Efraín y Casa de Judá).

El becerro de oro es por lo tanto un código que indica el retroceso que la humanidad hizo en su separación con el Creador, por lo cual se destruyeron estas primeras tablas.

Los Tres Pecados del Eguel

Como ya habrás observado, la expresión becerro en hebreo se escribe Eguel (עגל). Esta palabra está compuesta de tres letras (Ayin, Gimel, Lamed). Dichas letras convierten a la expresión Eguel en el acrónimo de tres pecados muy fuertes que son los que conducen a que una vida justa caiga en las aberraciones de las tinieblas a través de la idolatría.

Considerando pues a Eguel como un acrónimo, entendemos que el becerro de oro significa lo siguiente:

  • Ayin: Ayin Hará (עַיִן הָרַע‎- Mal de ojo), es decir, la envidia.
  • Guimel: Gilui Arayot (גילוי עריות- Uniones prohibidas), es decir, desperdiciar la energía sexual a través de la lujuria.
  • Lamed: Lashón Hará (לשון הרע- Hablar mal de otros)

Estas tres cualidades (midot) negativas son las causantes que una vida humana, y también toda una comunidad, queden por muchos años estancados, dando vueltas alrededor de la misma estructura errónea de pensamiento, sin la posibilidad de trascender (Deuteronomio 1:&). Veamos atentamente cómo es esto.

Eguel, también quiere decir “redondo“, pues viene de la raíz gilgul que significa cíclico o periódico. Entonces el “Pecado del Becerro de Oro” estaría relacionado con mantenerse preso de los impulsos instintivos, recibiendo los golpes de “los ciclos naturales” que nos dominan siendo incapaces de mantener el equilibrio en nuestras vidas. La redondez es un fenómeno neutro que puede ser positivo o negativo. La redondez negativa es cuando una persona sigue los ciclos de la naturaleza, sin reconocer la Providencia Divina en el mundo. La palabra hebrea para “naturaleza” es teváh, también es circular y significa “anillo”. Lo Divino y el camino de la Torah es rectitud. Si una persona está inmersa sólo en los ciclos de la naturaleza, siempre estará dando vueltas y nunca penetrará los confines del círculo. Este también puede ser un círculo político negativo.

Por eso, otra palabra con la raíz ain-guimel-lamed es agalá, que significa “carro”. Al ser un cierto tipo de vehículo, la conexión obvia con la redondez son sus ruedas giratorias. En hebreo, hay siete sinónimos para el concepto “camino”. El séptimo es maagal, “circuito”, cuya raíz también es agalá. La aparición más importante de la palabra maagal la encontramos en el Salmo 23: “maaglei tzedek” (sendas de justicia), en el cual el rey David le implora a Yahvéh que lo guíe por caminos justos circulares. La palabra tzedek (“justicia”), siempre aparece en conjunción con maljut (“reinado”). Siendo que maagal es el séptimo sinónimo de “camino”, entendemos que también corresponde a reino. Por lo tanto, el reinado rectificado es el sendero circular rectificado. El reinado debe penetrar los ciclos y rectificarlos.

La conclusión entonces de este shiur (lección) es sencilla pero muy profunda: quien lleva a cabo estas tres malas midot está adorando al becerro de oro y todas las bendiciones celestiales son obstruidas. Por eso, quien comete el pecado del becerro de oro no tiene acceso a la Torah y se encuentra bloqueado espiritualmente dando su vida vuelta siempre en el mismo “puntito”, sin la posibilidad de trascender la “redondez” de la vida física, para ascender a mayores dimensionalidades cíclicas en Yeshúa.


Bitácoras Relacionadas:

Cuando el Águila de Roma se posó sobre el Templo de Jerusalén

Por P.A. David Nesher

Estuve investigando la historia previa y contemporánea a nuestro Señor Yeshúa y me encontré con este relato de héroes de la fe que mucho no se cuenta en los documentos históricos comunes. Se trata de la vida de cuarenta y dos mártires que priorizaron la santidad de la Torah por sobre todas las cosas. Esos varones de fe perecieron antes los ojos del infame rey idumeo Herodes el Grande, quien reinaba sobre la nación del Eterno, por corrupta relación con Roma.

Para el rey Herodes el Grande el “águila imperial” de Roma era donde residía el poder supremo del orbe. Por ello, había ordenado a levantar en muchos puntos de Jerusalén imágenes de este símbolo con el objeto de despertar la admiración por el poder imperial reinante. No satisfecho con esto mandó a colocar un águila de oro sobre la Gran Puerta de entrada del Templo del Eterno, simbolizando el poder de Roma, por sobre el Dios de Israel.

Para los judíos eran tan humillante verse obligado a pasar bajo el “águila imperial” para entrar en la casa de su Dios, ya que esto encerraba un doble escándalo: por un lado ellos veían un ídolo instalado delante del Lugar Santo; y por otro lado, ellos tenían que ser testigo del culto que le tributaban los soldados romanos, ya que esta águila de oro, verdadera obra maestra del arte, presidias las legiones a través de un estandarte.

En el años 4 a. C., poco antes de la muerte de Herodes el Grande, estalló una revuelta popular en contra de este ídolo en la puerta del Templo. Habitaban por ese entonces en Jerusalén, dos varones, doctores de la ley, probablemente fariseos, que gozaban de una fama muy destacada en todo el pueblo. Sus nombres: Judas, hijo de Sarifeo, y Matías, hijo de Margalo (Flavio Josefo, “Guerra de los Judíos” -Tomo I – pg. 648).

Por ese entonces, la expectativa por la aparición del Mesías era tan grande que había una gran efervescencia de estudios bíblicos, dominados por los grandes maestros Hillel y Shamai. Los mencionados doctores, Judas y Matías, animaron a sus discípulos a que arrancaran y la derribaran, junto con ellos, el águila de la puerta del Templo, aún en el caso de que esta acción entrañara el riesgo de perder la vida. La propuesta logró inspirar con tal entusiasmo a los numerosos seguidores, que no solamente fue arrancada la de la Gran Puerta, sino que se derribaron todos los simulacros de esta ave imperial diseminados por toda la ciudad.

Mientras estos varones aún se encontraban haciendo pedazos el ídolo derribado de la Puerta del Templo, las tropas del rey llegaron y lograron disuadir a un gran números de los “revoltosos” judíos, salvo a cuarenta de los más fieles discípulos de estos insignes doctores de la Torah. Así fue como Herodes el Grande, detuvo a los cuarenta jóvenes, autores del hecho, junto con sus maestros, y los mandó quemar vivos, en el anfiteatro que él había construido en la ciudad de Jericó. El crimen era recordado todavía después de la muerte de Herodes el Grande, y junto a la entrada del Templo se tenía la costumbre de llora a estos cuarenta y dos “mártires”. Por eso, probablemente Yeshúa oyó hablar de ellos en Jerusalén cada vez que subía al Templo a adorar.

Sólo me basta decir que la motivación de estos doctores y sus jóvenes discípulos respondía a una señal propia de la emuná (fe) conocida como “el celo por la casa del SEÑOR” (Salmo 68: 9), que había movido a los Macabeos, y que, según los Evangelios, inflamó el alma de Yeshúa HaMashiaj, cuando expulsó a los mercaderes del Templo.

Anhelo que estas líneas implante en cada uno de ustedes el celo profundo por la Torah y las cosas que pertenecen al Reino de nuestro amado Abba.

Shalom!

(Autor de la ImagenJavier Martínez Tallada)


Bitácoras Relacionadas:

Moloc y nuestros Niños

Por P.A. David Nesher

“Yo pondré mi rostro contra ese hombre y lo cortaré de entre su pueblo, porque ha dado de sus hijos a Moloc, contaminando así mi santuario y profanando mi santo nombre. Pero si el pueblo de la tierra cierra sus ojos con respecto a ese hombre, cuando él ofrezca alguno de sus hijos a Moloc, para no darle muerte, entonces yo mismo pondré mi rostro contra ese hombre y contra su familia; y lo cortaré de entre su pueblo, a él y a todos los que con él se prostituyan, fornicando en pos de Moloc.” 

(Levítico/Vayikrá 20: 3-5)

Hoy he posteado en mi cuenta Twitter el siguiente paradigma:

“Los niños no necesitan entender los misterios del Universo para creer en Dios, no les hace falta”.

Esto surgió en mi mente ante el hecho de estar en estos días sumergidos en la tarea decodificadora de la Instrucción divina revelada en las líneas del libro de Vayikrá (Levítico).Así, he descubierto que el llamamiento divino vibrante en las líneas de este rollo tiene que ver con el anhelo del Eterno de tener hijos con la actitud de niños. Pero ¡cuidado! no estoy hablando que debemos ser personas inmaduras, con hipersensibilidad infantil, como la mayoría de los occidentales de nuestros días. No, el libro es bien claro en la necesidad de que el alma humana que se acerca al Altísimo lo haga confiando con la sencillez y la pureza de un niño. Es decir que dejemos que el Eterno sea quien nos guíe, tal y como un niño se deja conducir por la instrucción de sus padres. En esos momentos, no había tantas preguntas racionales que pretendieran respuestas del lugar dónde se pretendía llegar. Simplemente con dicha sencillez y llenos de pureza, extendíamos nuestras manos, para que las de nuestra paternidad nos la tomaran fuerte y nos condujeran a un lugar mejor.

Si leemos con cuidado los versículos citados, notaremos que la gran mayoría de los mandamientos de la Torah persiguen el objetivo divino de desarraigar la idolatría del pueblo santo, y de ese modo sacarlos de la esclavitud reptiliana que provoca el materialismo práctico que gobierna al resto de las naciones. Claro, sé que para muchos de ustedes, que se han criado con un concepto monoteísta, es difícil imaginarse cómo era la influencia y la ideología del politeísmo en esos tiempos y esas culturas y los alcances malévolos con los que afectaban a las generaciones. De todos modos, si nos atrevemos a realizar una análisis profundo, discerniremos que los paradigmas diabólicos de la cultura idolátrica aún vibran en nuestros días por medio de la Gran Babilonia que se sienta sobre la gran masa de gente.

En este pasaje, la Instrucción divina deja en claro que quien entrega su hijo a un dios pagano profana el Nombre de YHVH. El Eterno quiere que nuestra descendencia sea para él (cf. Malaquías 2:15). Ese es el propósito suyo con el matrimonio. Al dar uno de los hijos a un demonio escondido detrás de un ídolo, se está yendo en contra total del propósito de la creación del hombre y así se profana el Nombre Santo.

El sacrificio de niños para apaciguar la ira los dioses era una práctica común e todas las religiones antiguas. Para los amonitas, pueblo habitante de Canaán, dar un hijo a Moloc implicaba quemarlo vivo en honor a ese dios falso. Este era considerado el sacrificio más valioso que se podía ofrecer para mantener alejado el mal de sus cosechas y ganados.

La adoración del terrible ídolo Moloc fue mencionado en Levítico 18:21. Moloc era adorado por medio de calentar una estatua de metal el cual representaba al dios, hasta que se ponía al rojo vivo, luego se colocaba un niño vivo en las manos extendidas de la estatua, mientras se tocaban tambores los cuales ahogaban los gritos del niño hasta que moría quemado. Dar un hijo a Moloc implicaba quemarlo vivo en honor a ese dios falso, y desde ese rito sentir seguridad en el destino material.

La pena por adorar a Moloc era la muerte y si la sentencia no era llevada a cabo por Israel, Yahvéh declaró que pondría su rostro contra aquel varón y contra su familia. Él mismo lo enjuiciaría si el sistema legal de Israel fracasaba en hacerlo.

El Eterno tenía que tomar medidas disciplinarias de pena de muerte para cortar por lo sano toda esa oscuridad. Una persona influenciada por los espíritus engañadores que producen la idolatría está emocionalmente ligada a esas costumbres malignas y lo único que puede liberarla es que las palabras de la Torah entren en su corazón con el fuego del Espíritu del Eterno.

El Eterno reveló a Su Pueblo que este tipo de práctica era detestable. Por ello, Yahvéh tenía que tomar medidas disciplinarias de pena de muerte para cortar por lo sano toda esa oscuridad. Una persona influenciada por los espíritus engañadores que producen la idolatría está emocionalmente ligada a esas costumbres malignas y lo único que puede liberarla es que las palabras de la Torah entren en su corazón con el fuego del Espíritu del Eterno.

Con estos mandamientos, Israel comprendía tres aspectos fundamentales del Eterno.

  • 1º_ Yahvéh, a diferencia de los dioses paganos, es esencialmente Amor y no necesita ser aplacado (Éxodo 34:6);
  • 2º_  Yahvéh es el Dios de la Vida, por lo que prohíbe el asesinato, y promueve toda práctica saludable que fortalezca y promocione la felicidad de estar vivo (Deuteronomio 30:15-16); y por sobre todo,
  • 3º_ Yahvéh es el Dios de los débiles y muestra especial interés por los niños (Salmo 72:4).

Ahora bien, considerando las características de la cosmovisión pagana, los invito a realizarse estas preguntas:

  • ¿Estamos nosotros practicando o dando nuestra aprobación a los que practican la idolatría de alguna u otra forma?
  • Aunque la idolatría no sea tan salvaje como estamos viendo en este versículo ¿puede haber comportamientos semejantes en la cultura que nos rodea y nos ha formado desde pequeños?
  • ¿Estamos siguiendo ideas de idolatría formadas por el paganismo?
  • ¿Odiamos las prácticas paganas o las aceptamos?
  • ¿Puede el aborto ser semejante a la entrega de un hijo a Moloc?
  • ¿Puede la entrega de los hijos en manos de educadores en guarderías y escuelas que no comparten nuestros valores ser semejante a sacrificar un hijo a un ídolo?
  • Sacrificar un hijo en el fuego de pequeño o darle una educación que no le instruye en la Torah y en el Mesías para que finalmente corra el riesgo de ser quemado en el lago de fuego ¿qué diferencia hay?
  • Si permitimos que nuestros hijos sean influenciados por juegos, juguetes y libros místicos, música con inspiración satánica, juegos virtuales llenos de espíritus malignos y películas llenas de violencia, sexo y magia ¿no estamos arriesgando que sus almas se pierdan para siempre?

Al respondernos sinceramente, y desde la verdad, cada una de estas preguntas, descubrimos que este Moloc sigue siendo hoy tan real como en aquel entonces, ya que representa la perversión por la que erigimos en ídolo lo que no es más que una abominación ante Yahvéh: nuestro amor a las riquezas y obsesión por el placer por placer mismo. Ese Moloc sigue presente hasta el día de hoy y millones lo tienen por dios. Es el materialismo, esa miope noción de que no hay más realidad que lo que puedo ver y tocar.  Lo que puedo tener y acumular. Ese Moloc es el hedonismo, que no permite contrincantes ni competidores en su hegemonía sobre la posesión de nuestras facultades. Ese Moloc es el ego, que se encumbra por encima de todo y de todos, supeditando cualquier norma a su voluntad, y acepta como válida y “absoluta” cualquier opinión relativa surgida en la mente de cada individuo que camina por nuestro planeta.

Meditando sinceramente en la verdad de esta lección, clamemos juntos para que el Eterno nos dé mucha sabiduría y firmeza para que ninguno de nuestros hijos se pierdan. Esforcémonos diariamente en nuestra fe para que podamos presentarnos en el día del juicio diciendo:

 

He aquí, yo y los hijos que el SEÑOR me ha dado ”

(Isa 8:18)

y

“Cuando estaba con ellos, los guardaba en tu nombre, el nombre que me diste; y los guardé y ninguno se perdió

(Juan 17:12)

Apreciado lector, estimada lectora, si hoy tu hijo está en mal camino, ayuna, ora y haz lo que está escrito por mano del profeta Jeremías:

“Levántate, da voces en la noche al comenzar las vigilias; derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor; alza hacia El tus manos por la vida de tus pequeños”

(Lamentaciones 2:19)

¡Que no se pierda ninguno de nuestros hijos! ¡Recuerda que eres el secreto mesiánico para salvaguardar generaciones!

 

Shavuá Tov!

 

El Becerro de Oro: Cuando el Amor Propio materializa a la Divinidad

Por P.A. David Nesher

“Al ver el pueblo que Moisés tardaba en bajar del monte, fueron a ver a Aarón y le dijeron:
«Anda, haznos unos dioses que vayan delante de nosotros, porque a este Moisés, que nos sacó de Egipto, no sabemos qué pudo haberle sucedido.»
Aarón les dijo:
«Aparten los zarcillos de oro que sus mujeres, sus hijos y sus hijas llevan en las orejas, y tráiganmelos.»
Todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que llevaban en las orejas, y se los llevaron a Aarón. Éste los recibió de sus manos, y con un buril les dio forma, hasta hacer de ellos un becerro de oro fundido. Y ellos dijeron entonces:
«Israel, ¡éstos son los dioses que te sacaron de Egipto!»
Cuando Aarón vio esto, levantó un altar delante del becerro y proclamó:
«¡Mañana celebraremos una fiesta en honor del Señor!»
Al día siguiente todos madrugaron, y ofrecieron holocaustos y presentaron ofrendas de paz, y el pueblo se sentó a comer y a beber, y comenzó a divertirse.

(Éxodo 32:1-6 _ RVC)

¡Que gran contraste encontramos en el libro de Shemot (Éxodo)! Por un lado, una vivencia celestial en la cumbre; por otro lado, un resultado inframundano a los pies del mismo Monte. Esa es la síntesis del mensaje de esta shiur (lección). Para el pueblo de Israel, Moisés se demoraba en el Monte y eso le hacía perder su confianza (emuná). Sus percepciones sensoriales prevalecieron sobre toda certeza extrasensorial. El líder no regresaba, quizás había fallecido. En ausencia de Moisés, el pueblo se intranquilizó. Sin su líder, quedaron abandonados a sus propios recursos.

Es cierto que Moisés tardaba, pero Dios tenía un propósito maravilloso por la tardanza de Moisés, y muy pronto terminaría. El Eterno quería que los Benei Israel comprendieran que su relación con Él ya era directa, pues ya contaban con Su Instrucción en sus mentes y corazones. Este don celestial les permitía a cada uno ejercer un sacerdocio muy especial que les concedía el consultar a Yahvéh sin la mediación de hombre alguno. Todo lo que ellos necesitaban era ser pacientes un día más y la preciada Torah sería de ellos para reparar o rectificar (tikún) el mundo entero.  Pero, debido a que el pueblo no pudo ver la razón de la tardanza, ellos permitieron que esto les fuera de tropiezo.

Entendamos pues que el cómo manejamos los “retrasos de Yahvéh”, nuestro Dios, es una buena medida de nuestra madurez espiritual. Si permitimos que las aparentes tardanzas divinas nos hagan caer en el pecado o tengamos un lapso de resignación en la fe, entonces reaccionamos de una manera mal a Sus tardanzas dispuestas con propósito para que se cumpla plenamente Su voluntad. Pero si permitimos que dichos tiempos hagan nuestra perseverancia en seguir al Eterno aún más profunda, comprenderemos la importancia que tienen dichas “tardanzas” del Señor. ¡No te impacientes con Yahvéh! ¡Ello conduce al pecado!

Entonces Aharón, actuó a instancias del pueblo, que volvió a un sistema de culto que entendía, o que había penetrado su sociedad en tiempos anteriores.

Lo primero que necesito que entendamos es que la realización del becerro de fundición fue a  partir del símbolo de los aros, que llevaban en sus orejas. Los aros representan el amor propio exacerbado, es decir, el orgullo o altivez (por favor leer: Isaías 3: 16, 19-20). Por eso, los israelitas aquí se referían a estos como dioses. Eran los dioses que los sacaron de Egipto. Este texto es presentado en el singular por los escribas en Nehemías (a saber Este es tu dios) ya que se refiere a un solo becerro (Neh. 9:16). Sin embargo estaba en plural, dado a que los dioses estaban representados en los aros y estaban también representados en el becerro.

¿Por qué hicieron un becerro? ¿Por qué no hicieron un león, oso o un antílope? ¿Por qué fue un becerro y no un toro o una vaca?

Las respuestas se encuentran en el simbolismo religioso de las deidades veneradas. Estamos tratando con el ídolo que representaba al dios-luna, quien era simbolizado por los cuernos hacia arriba del becerro. Estos cuernos hacia arriba del becerro no se encuentran, por regla general, en los animales maduros y bien criados porque son seccionados. Se encuentran en el becerro y representan la luna creciente en el horizonte, así como aparece un período después de la verdadera fase de conjunción. Este creciente también se llevaba en las orejas y era un círculo redondo completo, que representaba al mismo tiempo el sol y la luna y la Estrella de la Mañana (planeta Venus)  en su esplendor, como parte del sistema de “tríada” venerada en Egipto y en la Mesopotamia norte, o lo que fue luego entendido como el fundamento espiritual de todo el sistema babilónico.

Los israelitas, incitados y guiados por los erev rav (la multitud mezclada) se levantaron temprano con el objetivo de saludar al sol naciente y también ofrecieron sacrificio, tal y como habían visto en Egipto.

 “Y Aarón les dijo:
Quitad los pendientes de oro de las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos…. 
Y él los tomó de sus manos y les dio forma con buril, e hizo de ellos un becerro de fundición. Y ellos dijeron:
Estos son tus dioses, Israel, que te han sacado de la tierra de Egipto.”
(Éxodo 32: 2-4)

Israel, en Egipto, se había acostumbrado a convivir con la idolatría. Su servidumbre había programado las mentes de los israelitas a la cosmovisión materialista o idolatría. Esa cultura de ídolos que habían visto en Egipto es la que ahora, en medio de su ansiosa desesperación, provocó que cayeran porque no se habían desconectado completamente de lo que dicho sistema ofrecía para ser feliz. 

Sin lugar a duda, el pueblo de Israel al estar en Egipto vio cosas prohibidas practicadas por lo egipcios, y esas imágenes seguían estando ante sus ojos,. Por eso, dichos recuerdos fueron los que provocaron que pecaran con la fabricación del becerro en el momento en el cual esas imágenes prohibidas que habían visto en Egipto subieron a su memoria.

Entonces, influenciado por los erev rav, (grupo compuesto por los egipcios y la multitud de otros pueblos que habían salido con ellos de Egipto) hablaron no solamente de un dios sino de varios (31:1) donde el verbo también aparece en plural. Y así, al hacer un becerro de oro, cometieron la ofensa más grande a todas las esferas celestiales. ¡La Novia Celestial cometió adulterio en su tiempo del Desposorio! Dicha ofensa consistía en tratar a ese becerro como si fuera el Eterno, diciendo que él los había sacado de Egipto. Cambiaron la gloria del Eterno por una cosa creada, lo cual es la raíz de toda idolatría, como está escrito:

“… y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; porque cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, quien es bendito por los siglos. Amén.”

(Romanos 1:23-25)

“Cuando Aarón vio esto, edificó un altar delante del becerro. Y Aarón hizo una proclama, diciendo:
¡Mañana será fiesta para Yahvéh!”
(Shemot/Éxodo 32:5)

Aceptémoslo: la afrenta mayor es llamar a este ídolo Yahvéh. A eso se lo conoce con el nombre de sincretismo religioso.

El sincretismo religioso es muy ofensivo para el Eterno. Evidentemente ellos no negaron a Dios, sino que creyeron equivocadamente que necesitaban que algún ser los representara ante Dios y que les transmitiera Sus enseñanzas y bondad. Pero, lamentablemente, tomar las prácticas y las fiestas paganas y cambiar sus nombres y llamarlos como si fueran fiestas del Eterno, es una abominación para Yahvéh, nuestro Abba.

Eso es lo que lamentablemente se ha hecho a lo largo de los siglos, y hasta nuestros días, desde el cristianismo, con la celebración del domingo, la navidad, la pascua florida o semana santa, el día de los enamorados y otras fiestas paganas. En lugar de seguir el orden establecido por el Eterno en la Torah, tomaron las fiestas del mundo y las llamaron santas.

  • El día del dios sol fue honrado como el día del Señor.
  • La fiesta del nacimiento del dios sol fue cambiada por la celebración del nacimiento de Cristo.
  • La fiesta babilónica de Ishtar fue llamada semana santa.
  • La fiesta romana de Lupercalia fue cambiada en “San Valentín”, etc.

Hoy, en las filas del cristianismo, hay millones de creyentes que queriendo hacer lo correcto, queriendo buscar y adorar al Dios verdadero, fabrican una relación basada en la fe personal, una relación basada en lo material, es decir, materializan lo espiritual desde su propia opinión, celebrando fiestas que no pertenecen al Eterno, y que terminan conduciéndolo a la degradación moral.

La IDOLATRÍA como Matriz del Adulterio.

Y al día siguiente se levantaron temprano y ofrecieron holocaustos y trajeron ofrendas de paz; y el pueblo se sentó a comer y a beber, y se levantó a regocijarse.
(Éxodo 32:6)

Este texto fue citado por el apóstol Pablo cuando escribió:

No seáis, pues, idólatras, como fueron algunos de ellos, según está escrito: EL PUEBLO SE SENTÓ A COMER Y A BEBER, Y SE LEVANTO A JUGAR.
(1 Corintios 10: 7)

El verbo que aquí ha sido traducido a ‘regocijarse’ es sajaq y significa “borrachera“, “orgías” y “juegos sexuales inmorales“. Un diccionario hebreo, para traducir este verbo, usa la frase “caricias conyugales”, (como también se encuentra en Génesis 26:8, 39:14 y 39:17). Por lo tanto debemos entender que hubo orgías y borracheras en medio del campamento de Israel, tal y como los israelitas habían observado que se practicaba en Egipto.

Esto demuestra que la idolatría está íntimamente ligada a la infidelidad y la inmoralidad sexual, expresiones propias del hedonismo. La infidelidad espiritual produce infidelidad relacional y sexual. Una cosa se deriva de la otra. La idolatría es adulterio espiritual.

El Becerro de Oro hoy.

Sé que cuando leemos esta historia, nos parece imposible que, tan pronto, después de recibir tal sublime revelación, Israel pudiera caer tan bajo; pero, si somos sinceros con la verdad revelada, debemos reconocer que hoy, en el mundillo cristiano se experimenta muy a menudo lo mismo. Al igual que el pueblo de Israel hizo de un becerro de oro su dios, adorándolo, en estos últimos tiempos somos testigos de una nueva apostasía (negación de la verdadera fe). Millones de los denominados cristianos se encuentran adorando a un nuevo becerro de oro.

El pueblo de Israel, a los pies del Monte Sinaí, dejándose dominar por la impiedad se olvidaron prontamente del Eterno y de su origen de propósito en Él. Despreciaron la libertad recibida por Su gracia, entregándose a una danza frenética alrededor del becerro; un becerro que en el presente se muestra a través de la acumulación de dinero, autos, placeres, viajes, mujeres (hombres) como también de toda cosa que satisfaga al espíritu del ser humano sin Dios. Por cierto, una satisfacción siempre pasajera. Hacer eso, determina que esos seres humanos hagan un culto de sí mismos, a su ego (el becerro de oro proveniente de los aretes y zarcillos). Desde aquí, la humanidad comienza a transitar el camino de la inmoralidad, praxis misma de toda apostasía.

En verdad, el becerro de oro no fue un acto de rebelión contra Dios, sino una forma alternativa de adorarlo. El problema es que crearon una imagen totalmente falsa de Él, es decir, se hicieron un “Dios a su manera. Por eso, podemos decir, que el culto al «becerro de oro» domina ya todos los campos, desde el político hasta el comercial, desde los deportes hasta la religión. Dondequiera tiene adeptos, fieles seguidores capaces de dar su vida para obtener su “favor”. 

El episodio del becerro de oro se repite hoy mismo porque representa el moderno afán por adorar a un dios a nuestro gusto y sujeto a nuestra cómoda manera de experimentar la espiritualidad, sin hacer verdadera adoración al Dios único y verdadero, tal y como Él lo revela en Su Instrucción.

La tentación más grande con la que las creencias de la cristiandad lazan sus dogmas es la subliminal propuesta de querer moldear a Dios a nuestra manera, hacerlo fácil de obedecer o de ignorar. Millones de los que sa autodenominan “creyentes en Cristo” tratan diariamente de hacer a Dios a su imagen, moldeándolo para que se conforme sus expectativas, deseos y circunstancias. En pocas palabras: ¡Los que integran la masa fabrican a un Dios a su imagen, para obligarlo a convertirse a su semejanza!

Cuán distinta sin embargo es el destino de aquellos que hemos optado por permanecer con las creencias de los patriarcas, Moisés y los profetas; de aquellos que indagando por sí mismos hemos corroborado que Yeshúa es el Mesías. Esto es lo que nos concede seguridad en el presente. Nos permite gozar de la autentica libertad, tal como lo enseñó Yeshúa:

«Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres»
(Juan 8: 32).

Qué dolor debe causar al Eterno observar a la mayor parte de la humanidad rendida ante un ídolo que muchos creen quedó destruido en el desierto, mientras que sus brazos paternales ofrecen su amor y salvación eterna y pocos son los que responden a su llamado. ¡Muy pocos son los que quieren retornar a Él!

Ahora te pregunta a ti (mi lector o lectora): ¿Cuál es la imagen que tienes de Dios? ¿Es escritural? ¿Está en acuerdo con la Torah? ¿Es correcta?… ¿Será posible que necesites destruirla para que verdaderamente adores al Eterno que te liberó del la servidumbre de la matrix reptiliana?

Espero que las respuestas las elabores en tu corazón y se las eleves al Creador del Universo, nuestro Abba.

Shalom y bendiciones!

También puedes LEER esta BITÁCORA:


¿Cuándo comenzó la veneración de los santos?

Por: Nathan Busenitz (Ph.D.)

Como profesor de historia de la iglesia, a veces me preguntan cómo es que ciertas prácticas se desarrollaron en la historia de la iglesia. Por ejemplo: ¿Cuándo fue que el catolicismo romano (o en la iglesia ortodoxa) comenzó a enfatizar la oración a santos y la veneración de reliquias e iconos?

La respuesta directa la encontré en un libro obscuro pero extremadamente útil escrito por Juan Calvino.

En su obra, Tratado de las reliquias, Calvino utiliza su conocimiento extensivo de la historia de la iglesia para demostrar que la oración a los santos, la oración a los muertos, la veneración de reliquias, el utilizar velas en homenaje a santos y la veneración de iconos religiosos están arraigados en el paganismo romano. Tales practicas se infiltraron en la iglesia cristiana después de que el cristianismo se convirtiera en la religión oficial en el imperio romano en el siglo cuarto.

Estas son las palabras de Juan Calvino al resumir su tesis:

El culto heroico es innato a la naturaleza humana y fundamentado en algunos de los sentimientos más nobles como la gratitud, el amor y la adoración, los cuales, como cualquier otro sentimiento, si no son controlados por principios y la razón, pueden convertirse fácilmente en exageraciones salvajes y guiar a consecuencias peligrosas. Fue por causa de la exageración de estos sentimientos nobles que el paganismo romano llenó Olimpo de dioses y semidioses al elevar a este nivel hombres los cuales normalmente merecían el agradecimiento de sus semejantes por algún servicio presentado a la comunidad, o la admiración por algún hecho que haya requerido un grado inusual de poder mental o físico.

De la misma manera, los mártires cristianos acapararon el agradecimiento y la admiración de otros cristianos hasta que finalmente los convirtieron en un tipo de semidioses. Esto sucedió particularmente durante el tiempo cuando la iglesia comenzó a corromperse al dar lugar al paganismo [durante el 4to y 5to siglo], pues al ser bautizado sin haber sido convertido, introdujo rápidamente en la iglesia cristiana no sólo muchos ritos y ceremonias, sino que también introdujo el politeísmo, con la única diferencia que ahora las deidades griegas y romanas serían reemplazadas por santos cristianos, muchos de los cuales recibieron el oficio de algún antecesor pagano.

Al comienzo la iglesia toleró estos abusos como un mal temporal, pero tan fuerte se convirtieron, particularmente durante la ignorancia imperante de la edad media, que la iglesia no pudo quitarlos y por lo tanto terminó legalizando, por medio de decretos, aquello que hecho por mínimo al comienzo“.

En una nota al pie de página, Calvino ofrece ejemplos específicos de cómo es que santos cristianos simplemente se convirtieron en sustitutos de alguna deidad pagana.

 

… así fue como San Antonio de Padua, al igual que Mercurio, recupera bienes robados; San Huberto, como Diana, es el santo patrón de los deportistas; San Cosme, al igual que Asclepio, es para los médicos, etc. De hecho, casi toda profesión y todo oficio, así como todo lugar, tiene su santo patrón especial; los cuales, al igual que la tutela divina de los paganos, reciben regalos particulares de sus discípulos“.

Esta obra de Calvino incluye una reseña histórica, citas de los padres de la iglesia e incluso citas de los eruditos católicos romanos del siglo XVI. El resultado final de su obra presenta un caso convincente por el verdadero origen de muchas de las prácticas católicas. La conclusión de Calvino es que tales prácticas no son más que supersticiones idólatras, arraigadas en el antiguo paganismo romano.

Hoy en día, cinco siglos más tarde, su obra todavía sirve como una advertencia necesaria para aquellos que persisten en la idolatría. De ahí su frase final: “Ahora, aquellos que caen en este error deben hacerlo voluntariamente, ya que de aquí en adelante nadie puede alegar ignorancia sobre el tema como excusa.”

****

Nathan Busenitz (Ph.D.) es profesor de teología histórica en The Master’s Seminary. Después de haber servido como asistente personal de John MacArthur, Nathan llegó a formar parte del profesorado de TMS en el 2009. Él y su familia viven en Los Ángeles, California.

Publicado originalmente en ingles aquí.

Ahora existe una Mezquita Árabe dedicada a la Virgen María… ¡Otra señal más del Ecumenismo Illuminati bogando por un Sola Religión!

La Agencia de Noticias Árabe Siria (SANA) informa que el sábado 6 de junio se inauguró una mezquita sin precedentes en el mundo islámico: situada en la ciudad costera siria de Tartous, está dedicada nada menos que a la Virgen María, Madre de Jesucristo.

Secgún Mohammad Abdul-Sattar al-Sayyed, Ministro sirio para los Bienes Religiosos, esta novedad representa el verdadero sentido de la mezquita: invitar a los fieles a la fraternidad.
El Patriarcado Maronita de Tartous y Lattakia alabó la iniciativa y ha declarado que subraya que comparte un mensaje sublime de amor y de paz por parte de cristianos y musulmanes.
María es reconocida por el islam como madre del profeta Jesús, y su nombre aparece 34 veces en el Corán, más que cualquier miembro de la familia del profeta Mahoma. Además, es la única  mujer que da nombre a una sura (capítulo) del Corán: la sura 19 se llama de hecho Maryam, María en árabe.
Los católicos aseguran con este hecho, que una vez más, como tantas veces en el curso de la historia, María es mediadora entre los hombres para que finalmente se pueda llegar a la paz y la unidad de la fe de las naciones, una evidencia más del movimiento sigiloso de la serpiente procurando la aparición de una religión única en el mundo que proclame a la bestia (el anticristo).
Vean esta noticia relatada en el siguiente video:

El Enlace de Mammón y la Fe TBN

“… y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”.
(1Pedro 2:3)
Por favor, si Ud. se encuentra entre los llamados a despertar sus conciencias al verdadero y Eterno Dios y abrir su mente a Sus grandes cosas, le solicito que mire este video, lo reflexiones y saque conclusiones libre de todo prejuicio.

La “Oración del Delegado” (“El Chavez nuestro”) es la evidencia de que Venezuela colmó la paciencia divina

El chavismo actual sigue avanzando en la mitificación del fallecido presidente Hugo Chávez y su creatividad ya no encuentra límites. Ayer presentaron la versión partidaria del Padre Nuestro católico, llamada “Oración del delegado“, que comienza con la aberrante frase “Chávez nuestro que estás en el cielo“.
El presidente Nicolás Maduro participó este lunes, de un encuentro de líderes del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, en el cual reiteró su idea de impulsar una “revolución dentro de la revolución“.
Uno de los momentos que llamó la atención en la reunión, fue el lanzamiento de la versión chavista de la oración del Padre Nuestro católico. Maduro explicó que hoy en día el chavismo debe fortalecerse con los valores que dejó el fallecido líder venezolano. El mandatario venezolano hará el anuncio esta tarde, en lo que ha llamado el “sacudón revolucionario“, que equivale a una serie de medidas que apuntan a renovar el Estado venezolano, que atraviesa por una profunda crisis políticas y económica.
Los participantes en el “I taller para el diseño del sistema de formación socialista” del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela lanzaron hoy la “Oración del delegado”, versión chavista del Padre Nuestro católico que incluso se inicia con la frase “Chávez nuestro que estás en el cielo“.
Chávez nuestro que estas en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá“, dice la primera parte de la oración leída por la delegada psuvista María Uribe.
Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez”, finaliza la plegaria.
El taller, que se inició el jueves pasado y culminó hoy, cerró con la lectura de la oración, así como con la participación de cantantes y poetas que dedicaron sus piezas al fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y a la llamada revolución bolivariana que propugnó.
En el evento de clausura estuvo presente Maduro junto con buena parte de su gabinete ministerial, gobernadores chavistas y otros funcionarios y ofreció un discurso en el que señaló que la revolución se encuentra en una fase que “exige cada vez más formación de valores”.
Cuando nos preguntamos qué valores debemos formar, y cuando nos preguntamos dónde debemos formar esos valores, tiene una sola respuesta: debemos formarnos en los valores de Chávez en el combate diario en la calle, creando, construyendo revolución, haciendo revolución“, dijo Maduro, quien hoy dará importantes anuncios sobre su gobierno.

Esto es la evidencia que los acontecimientos políticos y sociales de este país convergerán rápidamente a hechos muy dolorosos. Las distintas regiones serán invadidas por tal calidad de vaciedad espiritual que la carencia material se manifestará en las familias al punto que empujaran a cientos de miles a huir masivamente de esa nación.

Así, y hasta que los líderes de este territorio no se vuelvan al Altísimo el suelo venezolano será blanco del rigor celestial que llama a los hombres a regresar a Su Fuente verdadera, Yahvéh el Señor.

“Más”: El Número de la Muerte

Autor: Benjamín Blech
Yo solía pensar que el objetivo principal de las empresas era hacer feliz a la gente. Crear nuevos productos para que los consumidores tuvieran una mejor calidad de vida. Modernizar las tecnologías existentes para ofrecerles a los usuarios una experiencia más satisfactoria.
Yo pensaba que el objetivo era la felicidad, pero la verdad es justamente lo opuesto: gastan miles de millones de dólares para averiguar cómo hacernos infelices. Y a menos que entendamos la motivación secreta que hay detrás del deseo de los especialistas de la mercadotecnia para hacernos sentir descontentos con lo que tenemos, terminaremos siendo víctimas de un ciclo interminable de infelicidad.
Me di cuenta de esto hace poco, cuando escuché a un amigo quejándose de su suerte. Poco tiempo atrás —aunque en términos de innovación tecnológica pareciera haber sido en otra época—, él se compró el nuevo iPod. Estaba eufórico. Pero el sentimiento no duró por mucho tiempo. Fue un duro golpe descubrir que ahora había un modelo más nuevo y mejor en el mercado. Su anteriormente amado iPod era ahora una antigua reliquia. ¿Cómo podría ser feliz con él?
Dado que nuevo siempre es mejor, hay una muy breve ventana de tiempo para que alguien se sienta satisfecho con lo que tiene. Para asegurarse que la satisfacción de los consumidores se acabe con rapidez, hay una industria billonaria cuyo objetivo es exclusivamente la propagación de la infelicidad: la publicidad. Su objetivo, como lo admite su gurú, B. Earl Puckett, queda resumido en su breve credo: “Es nuestro trabajo que las personas se sientan infelices con lo que tienen”.
El juego de crear infelicidad es una industria multifacética. Y quizás la mejor forma de apreciarla es en el mundo de la moda.

Oscar Wilde dijo en una ocasión: “La moda es una forma de fealdad tan intolerable que tenemos que cambiarla cada seis meses”. ¿Por qué las modas cambian con tanta rapidez? Una semana, si no tienes un cierto tipo de zapatillas eres un marginado social. A la semana siguiente, si no cambiaste a otra marca eres un bicho raro. ¿Por qué debes tener siempre algo diferente?
La respuesta es sencilla y profunda: porque las grandes empresas necesitan consumidores, y por lo tanto, convencen a los consumidores y nos hacen creer que necesitamos algo más; algo más nuevo, mejor, algo que finalmente nos hará felices cuando lo obtengamos.
Pero obviamente cuando lo compramos, el ciclo vuelve a comenzar.
¿Por qué seguimos siendo parte de esto? ¿Por qué caemos en un ciclo que, dado que siempre habrá algo más nuevo que aún no tenemos, nos garantiza que siempre seremos infelices?
Porque hemos caído en la creencia de que la felicidad viene de tener más, en lugar de seguir la brillante idea de los sabios que expresa: “¿Quién es rico? El que está contento con su porción”.
Más, nunca es la respuesta. Más, no tiene límites. Más, nos seduce con la promesa tácita de hacernos felices cuando su premisa básica es que no puedes ser feliz con lo que ya tienes. Si el objetivo es tener más, ¿cuándo puedes decir que lo has logrado? Más allá de lo que tengas en la vida, siempre habrá más para tener; la filosofía de que serás feliz con algo que no tienes implica que, siempre que haya cosas que aún no poseas, es imposible que seas feliz.
¿Cuál es tu número?
En la antigua película Key Largo, Edward G. Robinson, en el rol que lo definió, actúa como un gánster cuya vida está llena de violencia y engaño. En la película tiene como rehén a una familia. Alguien la pregunta qué es lo que lo hace vivir este tipo de vida y, a pesar de intentar responder, Robinson no logra hacerlo. Entonces, uno de los rehenes, personificado por Humphrey Bogart, sugiere una respuesta: “Sé lo que quieres. Quieres más”. La cara de Robinson se ilumina y dice: “¡Sí! ¡Es eso! Eso es lo que quiero, quiero más”.
En la película “Wall Street: El dinero nunca duerme“, de Oliver Stone, la cual captura lo que motiva a quienes están dispuestos a destruir a sus amigos y familias en su búsqueda por obtener riqueza ilimitada. En un encuentro entre el joven Jake (Shia LaBeouf) y el megalómano Bretton James (Josh Brolin), Jake le pregunta a Bretton, quien ya había causado el suicidio de un competidor y la destrucción de otra firma con rumores falsos: “Entonces, ¿cuál es tu número?”.
Cuando ve que Bretton no entendió la pregunta, Jake le explica que todo el mundo tiene un número muy exagerado de lo que representa el éxito máximo, la posibilidad de salirse de la carrera sabiendo que él es el ganador. “Entonces, ¿cuál es tu número?”, repite Jake. Bretton piensa y, después de unos momentos de silencio, responde con una palabra: “Más”.
El deseo de tener más es nuestro ídolo contemporáneo, y al adorarlo nos ponemos en riesgo a nosotros mismos.
Lamentablemente también hemos traspasado a nuestras vidas privadas esta idea de que sólo algo más nuevo y diferente nos traerá alegría.
Muchos estudios han demostrado que el secreto para un matrimonio feliz es la capacidad de sentirse satisfecho con la pareja a pesar de su falta de perfección. El amor verdadero no viene de encontrar a la persona perfecta, sino que viene de aprender a ver a una persona imperfecta como perfecta. Mi padre le decía a la gente que él tenía la esposa más hermosa, la mejor cocinera del mundo, la mejor madre para sus hijos. ¿Creía realmente que mi madre era la mujer más sobresaliente del mundo? Sí, lo creía, porque eligió ignorar sus defectos y enfatizar sus virtudes. No le interesaba tener más; sabía que la mujer con la que se había casado era un regalo de Dios.
La tasa actual de divorcio es una prueba de las consecuencias de idolatrar a más. “¿Por qué debería estar satisfecho con esta persona si puede que haya alguien más nuevo o mejor? Podría tener más que lo que tengo ahora”.
Creer que más lleva automáticamente a la alegría nos condena a una persecución infinita, mientras ignoramos los aspectos de la vida que realmente le dan significado y alegría.
Pero podemos dejar de ser los creadores de nuestra infelicidad si reemplazamos nuestra demanda insaciable de más por la consciencia de que tenemos más que suficiente.
Kurt Vonnegut y el novelista Joseph Heller estaban en una ocasión conversando en una fiesta que era brindada por un millonario director de un fondo de inversiones. Vonnegut señaló que su rico anfitrión había ganado más dinero en un día que la suma de todas las ganancias que había tenido Heller gracias a su celebrada novela Trampa-22.
Heller respondió: “Sí, pero yo tengo algo que él nunca tendrá: suficiente”.

200 PALABRAS POR QUÉ NO SOY CATÓLICO ROMANO.


Por NATHAN BUSENIT

Si alguien me preguntara por qué yo no soy católico,
éste sería mi respuesta en 200 palabras o menos:
Creo que la Iglesia Católica Romana ha errado
gravemente en tres áreas fundamentales: en su acercamiento a Dios, la Biblia, y
la Salvación.
1) En su acercamiento a Dios, el catolicismo romano
aprueba la veneración de (es decir, postrándose ante) las imágenes y reliquias,
anima a orar a los santos, y promueve a María a un estado semi-divino. Todos
ellos constituyen diferentes formas de idolatría, que la Escritura condena (cf.
Ex 20:4-5; Lev 26:1, Hechos 10:25-26; Apocalipsis 22:8-9).
2) En su acercamiento a la Biblia, el catolicismo
romano eleva la tradición de la iglesia a un lugar de autoridad igual a (y en
la práctica mayor que) la Escritura. El Señor Jesús condenó el judaísmo del
primer siglo como apóstata porque igualmente elevó las tradiciones de los
hombres por encima de la Palabra de Dios (Marcos 7:6-8).
3) En su enfoque de la salvación, el catolicismo
romano añade varias obras sacramentales al evangelio de la gracia. De manera
similar, el apóstol Pablo condenó los judaizantes porque añaden obras de
justicia propia al Evangelio (cf. Hechos 15:1-11; Rom 11:6 ; Gal 1:6-9 ).
Estas cuestiones fundamentales, además de una serie
de otros problemas doctrinales (por ejemplo, el purgatorio, el papado, el
celibato sacerdotal, las indulgencias, los apócrifos, etc.) me llevan a
rechazar el catolicismo romano.

Católicos de Estados Unidos peregrinan para venerar la sangre de Juan Pablo II

Los católicos romanos en la ciudad de Nueva York están venerando un frasco de sangre extraída del fallecido Papa Juan Pablo II. La reacción no se ha hecho esperar muchas personas han expresado su preocupación por la idolatría que genera este tipo de prácticas.

El recorrido de la reliquia fue anunciado recientemente por los Caballeros de Columbus, donde se celebra regularmente el vial en el Santuario Nacional de San Juan Pablo II en Washington, D. C.
No habido mayor defensor de los derechos humanos en nuestra vida que Juan Pablo II, quien nos recordó que los derechos comienzan con la libertad religiosa y los derechos de la conciencia”, dijo Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Columbus.
Lo hizo más memorable en el primer año de su papado, cuando regresó a Polonia y llevó allí la esperanza de la libertad, y de nuevo cuando habló tan claramente a favor de la libertad religiosa en la ONU en Nueva York”.
La reliquia, que está decorada con doce piedras de color rojo que representan a los doce apóstoles de Jesús y la imagen del ex Papa, hizo su arribo en Boston el mes pasado en la catedral de la Santa Cruz.
El Papa Francisco presentó la reliquia el pasado abril durante una ceremonia en la que declaró la santidad de Juan Pablo II, decretando que iba “a ser venerado como [un santo] por el conjunto [Católica Romana] de la Iglesia”.

Pero otros están preocupados por la práctica de la veneración en sí, declarando que es anti-bíblico. Mike Gendron de Ministerios Proclamando el Evangelio en Plano, Texas dijo que estas prácticas tienen sus raíces en el paganismo.
La Iglesia Católica es conocida por algunas prácticas bizarras, el envío de un frasco de sangre de un Papa muerto es un tour de los más extraños”, explicó. “¿Por qué los católicos vienen a venerar la sangre de un hombre muerto?, porque el culto a los muertos se practica y se ordenó en el catolicismo. Cada altar católico debe tener una reliquia de un santo muerto, que puede ser sangre, piel o fragmentos de huesos de su cuerpo. A esto le llaman reliquias que consideran sagradas”.
Esta es la nigromancia pagana, que la Biblia prohíbe terminantemente. En el Antiguo Testamento cualquier persona que entraba en contacto con una persona muerta o un sepulcro era considerada impura y no podía tomar parte en el culto (Números 19:16; Levítico 21:01). De acuerdo con la Palabra de Dios, la consulta de los muertos está prohibido en las Escrituras (Deuteronomio 18:10-12)”.
Me parece preocupante que los católicos nieguen la eficacia de la sangre de Cristo que fue derramada para redimir a la iglesia, sin embargo, veneran la sangre de un Papa muerto que abrazó un evangelio falso y fatal”, agregó. “La Palabra de Dios enseña claramente que” la sangre de Jesús nos limpia de todo pecado “(1 Juan 1:7)”.
Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Christian News

A continuación comparto un video realizado por un canal de noticias católico, en el que relata cómo se llegó a esta aberración idolátrica:

Isaías 65 
El Eterno Dios dijo:

«Yo he salido al encuentro
de gente que no me buscaba;
a un pueblo que no me había llamado,
yo le dije: “Aquí estoy”.
2 Siempre he estado dispuesto
a recibir a ese pueblo rebelde,
que va por malos caminos
y sigue sus propios caprichos.
3 Ese pueblo siempre me ofende:
ofrece sacrificios a los ídolos
y quema incienso sobre unos ladrillos.

4 »Este pueblo se sienta en los sepulcros
y pasa la noche en las cuevas
para rendirles culto a sus muertos;
hasta come carne de cerdo
y llena sus ollas con el caldo
que ha ofrecido a los ídolos.

5 »Este pueblo anda diciendo:

“No se metan con nosotros;
somos un pueblo elegido por Dios”.

»Pero son un pueblo tan molesto
como el humo en las narices,
como un fuego que arde todo el día.
6 Por eso llevo la cuenta
de todo lo que hace,
y no me quedaré callado,
sino que le daré su merecido.

7 »Castigaré a este pueblo
por todos los crímenes que ha cometido.
Me ofendió grandemente
al quemar incienso a los ídolos
sobre los montes y las colinas.
Por eso, ajustaremos cuentas,
y le daré su merecido.
Les juro que así será».

Tamuz y la idolatría de la Cruz

Cuando hablamos de cruz, automáticamente nos viene a la mente la imagen de una línea vertical atravesada en su parte superior por una línea horizontal. Es interesante comenzar diciendo que este signo no es extraño a numerosas deidades mitológicas tales comoTammuz, Krishna, Osiris, Hermes, etc.; en general asociado a la condición de divinidades solares o de hijos del Sol (entiéndase divinidad principal en todas las religiones).
Para entender mejor el origen de este culto remontémonos a los comienzos de la nueva humanidad aparecida después del Diluvio. Noé engendró a Cam, Cam a Cus, y Cus a Nimrod o Ninus (según la expresión acadia).
Nimrod fue quien fundó Babel y la estableció como el centro político-religioso de su Nuevo Orden Mundial. La ciudad de Nínive también fue fundada por Nimrod. Me resulta interesante compartirles que el nombre Nínive significa “habitación de Ninus”).
La trinidad pagana de la adoración al Sol, símbolo de la Serpiente primigenia o Satanás la formaban los dioses: Baal (Señor, título dado a Ninus), Astarté y Tamuz.
La mitología dice que Ninus, quien tenía una esposa llamada Samárides, fue asesinado y su alma inmortal fue a residir al Sol. Allí se convirtió en BaalShaman, dios de los cielos. Después su espíritu regresó a la Tierra a través de un rayo, que encarnó en el seno de su esposa. De esta concepción milagrosa, ella dio a luz un hijo a quien llamó Tamuz, quien nació el 25 de diciembre.
Todos notarán que los dogmas babilónicos siempre aceptaron la idea de la inmortalidad del alma, y que además pensaban que al morir, iban a un planeta o estrella.
Se dice que el alma de Samárides o Semirámis al morir fue a la Luna, y desde esa morada celestial fue adorada como Ishtar o Astarté, que significa “la Benévola” o “la llena de vergüenza”, respectivamente.
El mito cuenta que cuando Tamuz murió, su alma fue a la estrella de oriente, Venus. Por eso se ha relacionado siempre el símbolo pagano de la cruz con el planeta Venus.
Los paganos durante sus romerías, acostumbraban a tomar unas maderas y las ponían forma de T, cruz Tau, que simbolizaban a Tamuz, ya que su nombre empezaba por T.
A Tamuz, dios del fuego, le ofrecían todo lo primero, la primera cosecha, el hijo primogénito, etc…Colocando al hijo o la ofrenda, lo quemaban ofreciéndolo al Sol. Este es el origen de la cruz y desde el principio estuvo asociada con Venus.

La crucifixión de Jesús precisamente en una cruz era pues el mayor insulto.Y es que antes de que viviera Jesús, el signo de la cruz ya existía y era un símbolo mágico y pagano conectado con el mundo de las Tinieblas.Recomiendo tomarse un tiempo especial para considerar con el espíritu y la mente bien abiertos esta enseñanza que determinará una nueva temporada espiritual en sus vidas:

 Los invito a que tomen de un buen tiempo, y con lapicera y papel tomen nota de todo lo que en esta conferencia he compartido con discípulos ávidos del conocimiento espiritual de todos los tiempos:

 

Las bandas de heavy metal cristiano son en su mayoría ateas

 Leyendo una página web con noticias de la cristiandad, mis ojos se abrieron asombrados ante las letras de un titular que anunciaba que el cantante de una banda de heavy metal (rock pesado), quien fue declarado culpable de intentar contratar a un sicario para asesinar a su ex esposa. Lo más fuerte de toda esta desagradable noticia fue leer que este varón admitió que engañó a los aficionados y fans haciéndoles creer que era cristiano con el fin de vender su música.

Sinceramente, yo soy ateo“, dijo Tim Lambesis, vocalista y fundador de As I Lay Dying, en una reciente entrevista al medio Alternative Press. “En realidad no fui el primero del grupo que dejó de ser cristiano. De hecho, creo que era el tercero. Los dos que permanecieron, estoy bastante seguro que también cayeron“, dijo muy seguro de cada aseveración.

La publicación señaló que su esposa, Meggan, había revelado, durante los trámites de divorcio, que Lambesis se había convertido en ateo. De ese modo, y así de descubierto, Lambesis, se vio obligado a admitir su ateísmo, exponiendo que se alejó del cristianismo cuando realizó estudios para especializarse en asuntos religiosos a través de un programa de larga distancia.
En el proceso de tratar de defender mi fe, empecé a pensar que el otro punto de vista era el más fuerte“, dijo.

Lo sorprendente de esta desfachatez fue su afirmación de que continuaron con la banda haciendo creer que eran cristianos, como lo hicieron los demás del grupo, con el sólo fin de vender discos a los aficionados de música de rock cristiano.

También dijo que durante su permanencia en As I Lay Dying, se dio cuenta que muchas bandas que profesaban ser cristianas estaban fingiendo su fe tal como ellos.”Hicimos una gira con más “bandas cristianas” que en realidad no eran cristianas“, dijo Lambesis. Al mismo tiempo afirmó que… “en 12 años de gira con As I Lay Dying, yo diría quizás uno de cada diez bandas cristianas con las que recorrimos era realmente una banda cristiana“.

Muchos de los padres cristianos pueden comprar un CD del grupo, porque creen que es una banda cristiana. Pero ni siquiera piensan en comprobar realmente el contenido de las letras“, declaró Lambesis.

Todas estas declaraciones movilizaron mi alma al poder de la meditación en el Espíritu de la Torah y desde mi corazón decidí arremeter contra toda potestad de tinieblas que hasta ahora ha logrado cautivar a millones de jóvenes sobre el planeta bajo las falacias de este género musical.

Cada uno de los años ministeriales que llevó recorridos en el Camino coinciden en un denominador común: la empatía que tengo con los jóvenes y sus planteos existenciales. Esto es lo que más satisfacción me da a la hora de agradecerle a Abba Su llamado. Y entre los temas que más disfruto exponer se encuentra el del poder espiritual de la música.

Siempre lo he dicho (y aún continuaré reafirmándolo) que la música es el poder más espiritual que existe en todo el Universo y aún en el cielo de los cielos.

Ya el filósofo griego Platón (427-347 AC) dice en su obra “La República” que Dios creó en el hombre la predisposición a combinar sonidos no de una manera aleatoria cualquiera, sino copiando las armonías del mundo espiritual. Su discípulo Aristóteles (384-322 AC) señala la importancia de la música en la educación de los jóvenes. En su obra “La Política” dice: “la influencia de la música es tan grande que sus distintas formas y géneros pueden clasificarse de acuerdo a sus efectos sobre el carácter del ser humano.”

A todo esto me gustaría agregar lo que expresó M.S. Bothius, un musicólogo del siglo VI, cuando escribió: “La música es parte de nuestro ser: puede enaltecerlo o actuar negativamente sobre su conducta.” También me ayuda mucho destacar lo que A.W. Tozer dice: “Si escuchas y te gusta la mala música, tu vida interior va a languidecer hasta morir” (The Closing of the American Mind, New York, Simon & Schuster, 1987, págs. 68-81).

Cada una de las expresiones compartidas simplemente sirven para confirmar lo que los hombres pensantes han captado en sus reflexiones iluminadas por la Verdad que inspiró los códigos de las Sagradas Escrituras. Es justamente la Biblia, la que al fin de cuentas tendrá el peso de la Verdad sobre nosotros referente a este tema.
Encontramos que el Eterno Señor le preguntaba a Job lo siguiente:
¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra, alababan las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?”
(Job 38,7)

El cuestionamiento divino aquí planteado evidencia que la música cumplió una especial misión en el momento en que el Eterno originaba nuestro planeta desde su poder creativo. Y es que la música es el idioma del corazón del Creador.Un acompañamiento melódico musical acompañó desde siempre la oración y el servicio a Dios (Gen. 4:21,31:27; Isa. 32:18; Jue. 11:34; Ecl. 2:8). El rey David, que vivió mil años antes de Cristo y fue bendecido por Dios con un talento poético muy especial, compuso sus inspirados himnos – salmos acompañándose con el laúd. David, ya coronado rey de Israel, introdujo el canto de salmos en los oficios sacerdotales e instauró oficialmente el rol y la participación de cantores y músicos en el Templo de Jerusalén. Su gran éxito se tradujo en el uso de los salmos en las celebraciones tanto del Antiguo Pacto como en los de las comunidades primigenias del pacto renovado en el Mesías, Hijo de David. Hasta hoy día, los salmos de David embellecen los encuentros de celebración de las distintas expresiones de adoración cristiana.

Será para mí también muy importante dejar en claro que la Biblia en ninguna parte condena algún estilo de música en particular. Las Sagradas Escrituras en ninguna parte declaran que alguna forma de instrumentación musical sea profana o del diablo. La Biblia menciona numerosas clases de instrumentos de cuerda e instrumentos de viento. Aunque las Escrituras no mencionan específicamente los tambores, si menciona otros instrumentos de percusión (Salmo 68:25; Esdras 3:10). Casi todas las formas de música moderna son variaciones y/o combinaciones de los mismos tipos de instrumentos musicales, tocados a diferentes velocidades o con un mayor énfasis. No existen bases bíblicas para declarar algún estilo de música en particular, como profano o fuera de la voluntad de Dios. Lo que sí será necesario considerar será el nacimiento histórico de cada estilo y su propósito original para desde allí elaborar el juicio correcto en su uso a fin de evitar todo abuso espiritual.

Es un hecho que cualquier cosa que una persona permita que ocupe su mente, tarde o temprano influirá en su forma de hablar y en sus acciones. Esta es la premisa detrás de Filipenses 4:8 y Colosenses 3:2,5 para establecer patrones saludables para la mente. Segunda de Corintios 10:5 dice que debemos hacerlo “llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” Estas Escrituras nos dan una clara imagen de la clase de música que no debemos escuchar.

Ante esto y analizando lo expresado en la noticia que encabeza esta bitácora, estamos obligados a responder las siguiente preguntas: ¿Qué es el Rock? ¿Cómo se define? Será importante decir en primer lugar que los mismos promotores de él, encuentran difícil presentar una definición que exprese con certeza lo que es el Rock, o particularmente, el Heavy Metal.

Todos los compositores de rock están de acuerdo en que su música tiene una enorme influencia sobre las emociones y las mentes de sus fanáticos.

En lugar de definir el concepto, los mismos músicos, afirman que en realidad el Rock representa a cierto grupo de personas, o hechos, o actitudes; y las definen como una “generación perdida de gente que no encaja con ningún tipo de comunidad que se defina por leyes” (importante será tener muy en cuenta esta expresión). Ellos dicen que el Rock representa a los “chicos rechazados”, y que, las ideas espirituales de este ritmo son: “alterar”, “imponer anarquía”, “hacer a tus padres orinarse de miedo, pensando en lo que sus hijos pueden estar o no haciendo”.   Luego, y según las palabras de los representantes de esta música, el rock es violencia, distorsión, desenfreno y caos.

Todas las declaraciones de los músicos sobre lo que es el rock, de entrada, nos va marcando la pauta para discernir y juzgar dicha música a la luz de la Palabra de Dios.  De  acuerdo a todo esto me es necesario plantear el siguiente cuestionamiento: ¿es conveniente que el joven escogido de Yahwéh escuche música, en la que la idea central de es la distorsión, la violencia, el desenfreno, y toda clase de filosofías y prácticas ocultistas?

Para que tu respuesta puedas elaborarla objetivamente desde tu interioridad, te propongo considerar aquí las palabras de los músicos mismos:

David Bowie en la revista Rolling Stone, sorprendió al mundo de la música, cuando declaró: “…El Rock siempre ha sido la música del diablo… creo que el rock and roll es peligroso… Me siento sólo, estamos anunciando algo aún más oscuro que nosotros mismos.” (12 de febrero de 1976).

Vuelvo a hacer énfasis en que la Biblia no habla de “rock” ni de Heavy Metal, sin embargo, los distintos dichos y hechos de sus íconos y fans lo pone en evidencia como un fenómeno netamente carnal. Desde allí sí podemos llegar a entender que las Escrituras dicen: “…Manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas. En cuanto a esto, os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios…” (Gálatas 5:19-21) . Por contenido y forma, es evidente que el rock, en sus orígenes y en sus formas es carnal. ¿Cómo sabemos esto? Porque el rock promueve la fornicación, la inmundicia, la lujuria, la idolatría, la hechicería, las enemistades, los pleitos, celos, iras, contiendas y disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías y cosas semejantes. Es un estilo musical que promueve los deseos de la carne, trabajando de manera bien influyente para arrastrar a sus oyentes a ofender al Eterno Dios con todas esas ideas vanas y huecas filosofías contrarias a Su voluntad. Por ello es que todo joven escogido debe alejarse de tal clase de música, así como todo joven que, tomando contacto con esta bitácora, ame su vida y su destino.

Obviamente, la mejor clase de música que podemos escuchar es aquella que alaba y glorifica al Eterno Dios. Hay muchos músicos talentosos en casi cualquier género de música, con un rango que va desde lo clásico, hasta el rock, rap y aún el reggae. No hay nada inherentemente malo con ningún estilo de música en especial. Es la letra la que determina si una canción es “aceptable” para que un escogido de Yahvéh la escuche. Pero si un estilo de música secular, ya sea en la música misma o en la letra, te lleva a pensar en, o te involucra en algo que no glorifique al Eterno Dios, debe ser evitada.

La Trezidavomartiofobia: el miedo al Martes 13

Por P.A. David Nesher
Hoy Martes 13 podría ser un día cualquiera, sin embargo muchas persona, a lo largo del planeta, creen que este día tiene carácter de mala suerte. Específicamente los cautivos del espíritu babilónico consideran que hoy no es un día común y corriente. Es que para ellos el nº 13 se une al martes y constituyen así un binomio perfecto para activar la superstición y generar ligaduras de miedo en el alma.
En días como hoy muchos no pasarán por debajo de una escalera, se echarán a temblar si se cruzasen con un gato negro y mucho menos ni se casarán, ni se embarcarán.Existe en el mundo mucha gente con fobia a este día. La enfermedad tiene un nombre científico y se llama trezidavomartiofobia. Los que la padecen no viajan a ningún lado en este día por superstición, e incluso llegan a pedirse un día de vacaciones para no tener que coger ningún medio de transporte. La fobia al número 13 se traslada también a los aviones, ya que muchas aerolíneas prescinden de esa fila porque se supone que los pasajeros no la comprarían. En Inglaterra, algunos de los edificios más antiguos pasan del piso 12 al 14.
¿Cómo Nació esta Superstición en la Historia?
Para explicar de dónde viene esta leyenda es necesario volver en el tiempo y analizar varias culturas.
Se trata de un fenómeno que une dos tradiciones: la del miedo al martes en la cultura griega, que tiene que ver con el dios de la guerra Marte y la del miedo al número 13 en la cultura cristiana, porque se trata del número del capítulo del Apocalipsis en el que aparece la bestia: “que sube del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos; y sobre sus cuernos diez diademas; y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia”. Otra de las historias viene del cristianismo que cuenta que en la última cena realizada por Jesucristo, el invitado número 13 era Judas, quien lo traicionaría al venderlo por unos centavos.
También se suma a esta superstición la leyenda vikinga, la creencia de la cultura nórdica aseguraba que el invitado número 13 a la cena en el Valhalla era Loki, dios del mal  y
espíritu de la muerte.

El día martes debe su nombre al planeta Marte que era el dios de la guerra para los romanos. Pasaba lo mismo con los griegos y  su dios Ares.

Sin embargo no existe un origen único del mito, sólo que tal vez sea asociado a la mala suerte por ser uno más que 12, número altamente compuesto que muchas culturas utilizan. Casi todas esas leyendas y mitos se inspiran en el tronco común a todas las culturas postdiluvianas: Babel. Según la astrología de los caldeos, son 12 las casas y los signos del universo, por lo que un número más implicaría inestabilidad y desequilibrio, creencia también considerada por los hindúes, que hablan de 12 experiencias vitales del ser humano. La decimotercera experiencia supondría una gran alteración en el individuo. Estas “hipótesis esotérica” surge de la inspiración que dejaran Nimrod y luego la casta sacerdotal que difundió sus doctrinas al servicio de Semíramis su viuda y madre. 

En América Latina se ha vuelto popular el dicho “martes no te cases ni te embarques”, lo que significa que para las personas se ha vuelto importante este día.

Sin embargo, el miedo al martes 13 puede llegar a convertirse en una verdadera fobia llamada Trezidavomartiofobia, miedo irrefrenable a esta fecha y que hace que quienes la padecen intenten por todos los medios no salir de sus casas en esta fecha.

 

La Fuente de esta Superstición.
En general, la humanidad ha vivido plagada de temores: temor a la muerte, a lo desconocido, al más allá, por nombrar solo algunos. Todo esto como consecuencia de haber aceptado la propuesta satánica del fruto del árbol de la ciencia del bien y el mal.
En su empeño por esclavizar a la gente, Satanás, el rebelde enemigo de Dios, ha alimentado dichos temores con mentiras maliciosas (Juan 8:44; Revelación [Apocalipsis] 12:9). Pero el diablo no está solo en sus intentos de apartar del Eterno Dios a la gente, pues la Biblia lo llama “el gobernante de los demonios” (Mateo 12:24-27). ¿Quiénes son los demonios? Son ángeles que en tiempo de Noé apoyaron a Satanás en su rebelión contra Dios. Desde entonces han procurado ejercer su influencia sobre la mente de los hombres sirviéndose de instrumentos como la superstición (Génesis 6:1, 2; Lucas 8:2, 30; Judas 6).

La superstición tiene su base en una mentira satánica, a saber, la creencia de que un ente invisible sobrevive a la muerte del cuerpo y puede influir en los vivos. Contrario a ello, la Biblia declara: “En cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto”. Asimismo añade que después de la muerte “no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría” (Eclesiastés 9:5, 10).

 

No son pocas las personas que han optado por creer las mentiras de Satanás. Muchos años atrás, Dios dio estas claras instrucciones a su pueblo Israel: “No debería hallarse en ti nadie que […] emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. Porque todo el que hace estas cosas es algo detestable a Yahvéh” (Deuteronomio 18:10-12).

 

Lamentablemente, los israelitas no siempre hicieron caso de esta advertencia. En los días del profeta Isaías, por ejemplo, algunos creían que una buena cosecha dependía de congraciarse con el “dios de la Buena Suerte”. Esta creencia supersticiosa les trajo consecuencias funestas, pues perdieron el favor y la bendición de Yahvéh (Isaías 65:11, 12).

La llegada de la fe mesiánica no alteró el punto de vista del Eterno sobre la superstición. El apóstol Pablo instó a los supersticiosos habitantes de Listra a que dejaran “estas cosas vanas” (o “vanas supersticiones”) y se volvieran “al Dios vivo, que hizo el cielo y la tierra y el mar y todas las cosas que hay en ellos” (Hechos 14:15).Ante todo esto debemos afirmar y sostener que la superstición es la deformación de la fe auténtica y la manifestación de sincretismo religioso. Es la cara del decaimiento de la plena confianza en Dios.

 

Teniendo en cuenta todo esto, les comparto aquí tres textos escriturales claves que les ayudarán a salir de todo lazo de muerte que traen las prácticas y creencias supersticiosas:

puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe.”
Hebreos 12:2
“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.”
1 Juan 4:18
“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.”
Juan 8:36

El Halloween y sus “Inocentes” Ritos Religiosos

Comparto a continuación un estudio desarrollado de una investigación profusa acerca de esta fiesta norteamericana hoy tan propagada por el espíritu comercial de Babilonia la Grande.

Venezolanos han hecho de Hugo Chavéz un dios a su imagen y semejanza

Sólo han pasado seis meses de la muerte del líder bolivariano Hugo Chávez. Sin embargo, la superstición que caracteriza a los pueblos programados por siglos en la mentalidad de la Gran Ramera, ha conducido hoy a los venezolanos a recordarlo de una manera totalmente anti-Reino: en los altares, como un “santo” católico, con su imagen convertida en figura de yeso  y siendo adorado como un co-redentor de una especie de “izquierda mesiánica” que desde el Cielo custodia los destinos venezolanos.
Todo esto se debe a que el Gobierno actual de Venezuela, encabezado por Nicolás Maduro, ha convertido al fallecido presidente en “comandante supremo” e interlocutor de Dios.
Justamente, y casi a diario, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, a quien Chávez escogió como su sucesor cuatro meses antes de morir, insiste en sus discursos en que el propulsor de la revolución venezolana fue una suerte de nuevo Jesús.
El 13 de marzo pasado, con motivo del anuncio de que el cardenal argentino Jorge Bergoglio era el nuevo papa, Maduro, entonces presidente encargado de Venezuela, dijo que Chávez que “está frente a Cristo” debió influir para que se eligiera a un sumo pontífice suramericano.
Si creen que esto es una exageración, los invito a considerar con discernimiento cada una de las palabras que expresan dicha idea: “Nosotros sabemos que nuestro comandante ascendió hacia esas alturas y está frente a frente a Cristo, alguna cosa influyó para que se convoque a un papa suramericano, alguna mano nueva llegó y Cristo le dijo ‘bueno llegó la hora de América del Sur’, así nos parece“, comentó Maduro.
Al cumplirse cinco meses de su partida, el 5 de agosto pasado, Maduro comparó a Chávez con Cristo redentor y afirmó que el líder, al igual que el llamado hijo de Dios, “vino a proteger a los que nada han tenido“.
Cristo redentor se hizo carne, se hizo nervio, se hizo verdad en Chávez“, dijo Maduro desde el Cuartel de la Montaña en el oeste de Caracas, donde reposan los restos del comandante.
Al parecer, la mayoría de los venezolanos creen que, incluso sin el apoyo de la Iglesia Católica, Chávez, se convirtió en “santo”. Seis meses después de su muerte, se han creado pequeños altares en hogares para rendir culto al fallecido presidente con el show del gobierno que de que Chávez es un interlocutor ante Dios.
El fallecido líder protagoniza hoy las oraciones de sus fanáticos. El mismo Ministerio de Cultura de la nación ha lanzado un concurso llamado el “Chávez nuestro”. Esta expresión sería el inicio de varios rezos que serían premiados como el mejor poema, la mejor canción y el mejor mural dedicado al “comandante supremo y eterno”, así llamado por el Gobierno actual.
Resulta aberrante saber también que el “Chávez nuestro que estás en los cielos” es, además, una serie de cortos animados del canal estatal VTV en la que se presenta al líder bolivariano desde un lecho de nubes hablando con Simón Bolívar, el guerrillero Ernesto Ché Guevara y otros ídolos de la izquierda venezolana.
Todas las tiendas en Caracas, al servicio de las tinieblas y especializadas en venta de artículos religiosos ofrecen la imagen de Chávez hecha en yeso de cuerpo completo, en busto mediano y en busto pequeño a precios que varían, según el tamaño, de 950 bolívares (150 dólares) a 80 bolívares (13 dólares). Noticias Efe, informa como Albert Madrid, un empleado de la tienda El Príncipe de los Arcángeles (una de las cuevas satánicas más conocidas), dijo que empezaron a vender la figura del mandatario ante la insistencia de los clientes; “lo pedían casi desde que se murió, desde hace meses”, aseguró el vendedor.
El pequeño “es lo que más se vende”, explica Yusmari, vendedora de la tienda El Cristo II, diciendo que las imágenes del “santo”, sin uniforme militar ya se han agotado. En los estantes de estas tiendas está la figura de Chávez, la cual está al lado de figuras de “dioses” de la religión yoruba de origen africano, y parte del sincretismo religioso venezolano. Equivalente a los Orishas en Brasil. También aparece María Lionza, héroe de la independencia de Simón Bolívar y Pedro Camejo, a los cuales muchos venezolanos también le rezan.
El líder bolivariano, devenido hoy en mito religioso, incluso tiene su propia capilla. La misma fue levantada un día de Semana Santa. Está repleta de flores, velones y estampas rodeando a su figura en papel maché.
“Las velas le ayudan a elevarse hacia el cielo y las flores sirven para que vaya más rápido”, relató Eva García, miembro comunal del barrio revolucionario del 23 de Enero, que junto al colectivo violento de La Piedrita y al Comando Simón Bolívar han levantado este lugar de oración a 300 metros del cuartel caraqueño donde se exhibe el féretro con los restos del Mandatario venezolano.
La nueva iglesia “creada” en Venezuela tiene su propio “Mesías de los Olvidados” y un apóstol principal, Nicolás Maduro. Éste mismo ha llegado a decir: “soy el apóstol de Hugo Chávez, junto a muchos apóstoles de la causa. Nos vamos a convertir en los protectores de los necesitados”. Según sus adeptos la religión del “santo” Hugo Chávez también tiene un fariseo principal (Henrique Capriles, candidato opositor) y su propio Judas (Henri Falcón, jefe de la campaña de Capriles y gobernador exchavista de Lara, uno de los más populares del país que abandonó en 2010 las filas revolucionarias).

Se sumó un “GOMA” más: ¡Se operó 90 veces para parecerse a Ken!… ¿Será Obsesión?…

Es conocido que mucha gente está inconforme con su físico, que si hiciéramos una encuesta en cualquier grupo social preguntando qué aspecto no le gusta de sí mismos, por lo menos mencionarían una característica que no les agrada.
Hay una insistencia de querer tener un mejor cuerpo, y un mejor rostro. Aún cuando sabemos que cada individuo es único e irrepetible frecuentemente nos comparamos con los demás, de aspirar parecernos o ser igual a quienes consideramos mejores que nosotras. Esto sucede a cualquier edad, pero es más frecuente en la juventud.
Obsesión o vocación, en realidad no sabríamos a que atribuirlo,  y si pensabas que solo para las  mujeres la cirugía estética y las modificaciones se convierten en una opción estaban equivocados.  ¿Pensaron que después de ver a la barbie humana ya lo habían visto todo? Lamentablemente, se equivocan.
Tras el caso de Dakota Rose, conocida como “la Barbie humana”, apareció un trastornado más. Esta vez un varón. Se trata de un neoyorkino de 32 años que invirtió unos 100 mil dólares “a cambio de un cuerpo perfecto”, según sus propias palabras lo expresan.
Justin-Jedlica-el-Ken-humano-mas-famoso-del-momento-1
Primero fue Dakota Rose, más conocida como Kota Koti, ququien acumuló miles de seguidores en la web por su parecido con la Barbie. Luego apareció su competencia, la ucraniana Valeria Lukyanova, quien redobló la apuesta por las numerosas cirugías a las que se sometió y llamó la atención no sólo por la similitud con la muñeca, sino también por la delgadez extrema de su cintura. El último grito había sido de Anastasya Shpagina, quien arrasó en su cuenta de YouTube por su transformación en un personaje de animé.
Ahora, el estadounidense Justin Jedlica irrumpió en los medios. “Yo adoro transformarme y cuanto más extrema es la cirugía, mejor“, sentenció en una reciente entrevista en un programa sobre transformaciones extremas de la cadena ABC News. Antes de continuar con la bitácora, los invito a mirar cómo era antes y compararlo cómo es hoy:
La lista de operaciones a las que se sometió este neoyorkino de 32 años parece no terminar jamás. Estima que fueron unas 90 cirugías, aunque no tiene certezas. Entre ellas, se implantó silicona en su trasero y en sus pectorales, y se “retocó” el abdomen y sus brazos. Da la impresión de que se trata de un fisicoculturista, pero sus músculos no son reales. Él mismo se encarga de aclarar que el gimnasio “no es un lugar glamuroso”, por lo que no hace ejercicio.
Su obsesión por lo estético viene de pequeño. Le molestaba su nariz. Se operó una, dos… cinco veces. Cree que está cerca de lo que llama la “perfección”, pero aún dice que le faltan algunas intervenciones.
-ken_560

Los 250 mil dólares que lleva “invertidos” no son el costo más preocupante de su adicción por las cirugías. Sus médicos le han advertido que la acumulación de silicona es peligrosa. Él se defiende aduciendo: “Es un precio bajo a pagar a cambio de un cuerpo perfecto”. Y lo peor aún, es que sus cirugías no son únicamente en su rostro, también se ha hecho implantes de bíceps, tríceps, pectorales, glúteos, músculos en las piernas y todo lo necesario para lucir como un verdadero muñeco de plástico.

Su más reciente cirugía, la hizo para ponerse alas, el médico que lo atendió manifiesta ante las cámaras del reality show “Botched Presents: Perfect“, del canal E!: “la razón por la que él me encontró es porque yo estaba dispuesto a tratar algo que no se ha realizado hasta ahora”.  El cirujano añadió que él conoce bien la anatomía de la espalda y sabe qué podría salir mal en la operación. Los implantes, diseñados por el joven, están “escondidos” debajo de la piel, para crear la ilusión de que son alas y están diseñadas con la anatomía del muñeco Ken en mente. En esta última intervención se retiró las venas pronunciadas de la frente.

Al preguntarle si algún día dejaría de visitar el quirófano, su respuesta fue contundente: “¡Cuando sea 100% de plástico!“, respondió con una plástica sonrisa.

kent-humano
Al considerar este caso exagerado de baja-autoestima, te pido que tengas en cuenta que cuando un ser humano no está conforme con su aspecto físico, está reflejando su inseguridad nacida del compararse, o bien, que alguien más lo haya comparado, con otras personas que según ellos son mejores y más bonitas. Así qué hay que dejar de comparar, porque el físico no está relacionado con la aceptación social y mucho menos con el éxito. No asocies belleza con felicidad, no creas que por cambiar tu apariencia eso te haría mejor persona.
Hay personas que consideras guapas, atractivas por su físico y aún así sufren baja autoestima; por otro lado, hay personas consideradas no tan agraciadas en su apariencia, y sin embargo destacan por su seguridad, carisma y éxito en lo que hacen.
Entonces qué tu autoestima y felicidad no sea regida por la apariencia física, acéptate tal y cómo eres. El Eterno Dios escogió el momento exacto para que la semilla de papá y mamá se unieran con su historial genético para hacerte exactamente como eres.
Es más, en el diseño del Monte Santo de Dios, sabemos que antes de que fueras concebido por tus padres, y más allá, antes de la fundación del mundo, ya estabas en la mente del Etrno Dios. Si hubiera querido hacerte diferente lo hace y ya, pero no. Él te diseñó así con tu físico, tus talentos, habilidades, temperamento y todo lo que eres y posees. ¡Valora lo importante que eres para tu Creador y la identidad que tienes en Él!

Considera que la belleza física no es garantía de felicidad, si fuera así, todos los de rostro y cuerpo perfecto serían inmensamente felices y exitosos. La realidad es que no, eso, depende más del amor a ti mism@ y hacia los demás, de tu fe y confianza en Dios para hacer cumplir el propósito en tu vida.

Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable!

Salmo 139:14

Madre saca ojos a su hijo de 5 años en un ritual satánico

Un niño de 5 años sufrió la extirpación de sus ojos durante un supuesto ritual realizado por familiares, entre ellos su mamá, en una municipalidad en las afueras de la ciudad de México, informaron el jueves autoridades estatales.
El fiscal que investiga el caso señaló que presuntamente fue la propia madre quien sacó los ojos del menor, al parecer con sus propias manos, y con la ayuda de una tía del menor que lo sostuvo.
Ocho personas permanecen detenidas, dijo en la cadena Televisa Isaac Acevedo, fiscal regional en la municipalidad de Nezahualcóyotl, en el Estado de México, que bordea la capital del país. La policía había reportado la detención de siete personas.
El subdirector operativo de la Policía de Nezahualcóyotl, Samuel Cuevas Monroy, dijo a periodistas que la abuela del niño declaró que desde el lunes había citado a sus familiares para ayunar y orar “porque el mundo se iba a acabar“.
Cuevas añadió que la mujer les había pedido que cerraran los ojos, pero el niño no lo hizo y “se los sacaron para limpiárselos“.

Hace unas semanas, en el estado norteño de Sonora, los miembros de una familia fueron acusados del asesinato de dos niños de 10 años y una mujer de 55 años durante un ritual de ofrecimiento al culto de la “Santa Muerte”.

El vocero del gobierno de Nezahualcóyotl, Fernando Chávez, dijo a The Associated Press que no se habían encontrado indicios de que la agresión contra el niño fuera un ritual al culto de la “Santa Muerte”.
El gobierno municipal dijo en un comunicado que los familiares al parecer estaban bajo efectos de alguna droga.
Policías que circulaban en una patrulla fueron requeridos por un hombre que les dijo que había un niño lesionado dentro de una vivienda.
Al entrar al lugar vieron a la madre, identificada como Carmen Ríos García, de 23 años, que abrazaba al niño, quien “no tenía glóbulos oculares“, señaló el gobierno local.
El niño fue trasladado a un hospital en Nezahualcóyotl y debido a su gravedad fue llevado por helicóptero a otro en la ciudad de México y luego por tierra a un tercer nosocomio, especializado en pediatría.
La Secretaría de Salud del gobierno de la ciudad de México señaló en un parte médico enviado a la AP que el menor se reportaba “estable pero delicado”.
El niño también presentaba mordidas en el brazo izquierdo y en la oreja derecha, además de golpes en el cuerpo.
Las autoridades dijeron que entre los detenidos se encuentran los abuelos del menor y dos hermanos de la mamá.
El fiscal dijo que el papá del pequeño no se encontraba en el lugar ni “estaba al tanto” de lo que había sucedido.


Otros menores presentes

La Fiscalía del Estado de México ha abierto una investigación sobre los hechos y por ahora se desconoce si alguno de los adultos que se encontraban presentes en el momento de la ceremonia será procesado.
Además de los arrestados, un menor de 8 años y un bebé de nueve meses fueron rescatados en el inmueble donde sucedió el aparente ritual.
Sobre el estado de salud de Fernando, fuentes de la Secretaría de Salud del Distrito Federal dijeron a Efe que se encuentra sedado, fuera de peligro, pero con “un traumatismo severo en ojos que le provoca la lesión irreversible” y le ha dejado ciego de por vida.
El parte médico al que tuvo acceso Efe señala que “después de un encierro de cuatro días, la madre seguramente no lo soportó y en un acto de histeria o desesperación se lanzó contra niño de 5 años”, al que provocó lesiones fatales con sus propios dedos.
El pequeño también presenta mordiscos en un brazo y una oreja, agregó la misma fuente.

NOTA PROFÉTICA:


Anuncio de los tiempos finales
“También debes saber que en los tiempos últimos vendrán días difíciles. 
Los hombres serán egoístas, amantes del dinero, orgullosos y vanidosos. Hablarán en contra de Dios, desobedecerán a sus padres, serán ingratos y no respetarán la religión. 
 No tendrán cariño ni compasión, andarán con chismes, no podrán dominar sus pasiones, serán crueles y enemigos de todo lo bueno. 
 Serán traidores y atrevidos, estarán llenos de vanidad y buscarán sus propios placeres en vez de buscar a Dios.
  Aparentarán una gran religiosidad, pero con sus hechos negarán el verdadero poder de la religión.
Apártate de esa clase de gente.”
2 Timoteo 3: 1-5