La “Oración del Delegado” (“El Chavez nuestro”) es la evidencia de que Venezuela colmó la paciencia divina

Léelo en 4 min
0