familia perversa

¡Nuestros Hijos están Muriendo en sus Cuartos!

Autor ANÓNIMO

Antes perdíamos hijos en los ríos, en los matorrales, en los mares, con los vecinos… ¡Hoy los hemos perdido dentro de su habitación!

Cuando jugaban en los patios oíamos sus voces, escuchábamos sus fantasías y al oírlos, a la distancia, sabíamos lo que pasaba en sus mentes.

Cuando entraban en casa, no existía una TV en cada habitación, ni dispositivos electrónicos en sus manos.

Hoy no escuchamos sus voces, solo gritos; no oímos sus pensamientos. Los hijos están allí, dentro de sus habitaciones, y por eso pensamos que están seguros.

¡Cuánta inmadurez la nuestra!

Ahora se quedan con sus auriculares, encerrados en sus mundos, construyendo sus saberes sin que sepamos lo que es… Perdiendo literalmente la vida, aún vivos en cuerpos, pero muertos en sus relaciones con sus padres, encerrados en un mundo de Tecnología que en nada contribuye a la formación de niños seguros y fuertes para tomar decisiones moralmente correctas y de acuerdo con sus valores familiares.

Dentro de sus habitaciones perdemos a nuestros hijos con estos video juegos, conversando con gente que no conocen que los pueden inducir a relaciones tóxicas e inclusive a la pornografía, inmersos en un mundo totalmente de fantasía.

¡Muertos de su identidad familiar! … ¡que triste es!

Se convierten en una mezcla de todo aquello por lo que han sido influenciados y los padres no siempre saben lo que sus hijos son por que como padres aplicamos la típica “todos los niños lo hacen, estar en su cuarto.

¡Rescatar a nuestro hijos es un llamado urgente!

¡Por favor, no te acostumbres a tener un hijo aislado, vivo sí, pero muerto dentro de su habitación!

¡Saca a tu hijo de la habitación! ¡Mídele el uso de la tablet, del celular, del ordenador, del auricular, de los videojuegos!

Invítalo a la práctica de un deporte, de algún grupo juvenil, que haga algún apostolado. ¡Compra juegos de mesa, vean películas juntos, has planes con tu hijo o tu hija!

Juega, diviértete con ellos, escucha su voz, sus palabras, que piensa: tu hijo o hija está vivo (viva); ¡pertenece a tu hogar no a su cuarto!…

¡SÁCALO YA DE AHÍ!… ¡Vamos antes que se muera definitivamente!

Escuelas de Francia: Ya no se dirá “Mamá y Papá” para no ofender a niños con padres del mismo sexo

Por Leonardo Granadillo

Para algunos es una ley demasiado mente abierta, para otros es tal como se deben referir a los padres de cada niño, ya que hay algunos exactamente no son mamá y papá. Lo cierto es que en Francia de ahora en adelante se usarán las palabras ‘padre 1’ y ‘padre 2’.

Al menos ya el gobierno ha iniciado el proceso legal para ‘dejar de ofender’ a los padres de niños del mismo sexo, a quienes no les gusta mucho que se enseñe en el colegio que solamente existe una ‘mamá’ y un ‘papá’. Sin duda debe ser algo que genera confusión en los pequeños.

Pero a pesar de lo bien intencionada que puede llegar a ser la iniciativa que plantea se cambie ‘mamá’ y ‘papá’ por ‘Padre 1’ y ‘Padre 2’, en algunos sectores no ha sido nada bien recibida, incluso muy rechazada.

La medida ya pasó la primera lectura viendo como personajes políticos Valerie Petit diputada de la Asamblea Nacional Francesa la defendían, diciendo que es importante “anclar la diversidad de familias con niños en la ley”.

A pesar de que la ley va muy bien encaminada y se espera que sea aprobada, surgen algunas dudas y no es tanto por el hecho de quitar las palabras tradicionales con las que crecimos, sino porque podrían surgir diferencias entre los padres por quien sería el número 1.

Esta semana se espera se haga la segunda lectura sobre el tema, pero aparentemente solo falta algunos papeleos para que la medida, se empiece a aplicar. ¿Te parece buena esta idea?

Fuente: UPSOCL

Francia y sus 43 años de Experiencia con el Aborto que llaman a la Reflexión

Por: Ségolène du Closel*

 

La despenalización del aborto se votó en Francia en diciembre del 1974. La ley se equipó de protecciones y cautelas psicológicas: plazo de 10 semanas de embarazo, una charla previa obligatoria con un médico, un plazo de reflexión de una semana, entre los motivos por abortar se cita el desamparo de la mujer. Los médicos podrán oponer su objeción de conciencia. Además, se vota solo por 5 años. En 1979, veremos cómo seguir.

En la Asamblea Nacional francesa, Simone Veil, autora de la ley y entonces ministra de Salud, sobreviviente del campo de Auschwitz, se expresa así el 26 de noviembre 1974: “Hablo con toda la fuerza de mi propia convicción: el aborto debe ser una excepción, el último recurso para situaciones sin salidas. Pero ¿cómo tolerarlo sin que por eso pierda su carácter de excepción, sin que parezca que la sociedad lo apoya? Querría compartirles una convicción, en cuanto mujer: ninguna mujer acude con ganas al aborto. Basta con escucharlas a ellas”. ¿Qué ocurre en 1979, a los 5 años? La ley se vota como definitiva, y empieza una toma de conciencia: abortar se banaliza. La sociedad había cambiado.

Se pensaba, en 1974, que el número de abortos iba a disminuir, por la toma de anticonceptivos, legal desde 1969. Sin embargo, el número quedó estable desde entonces: 210 mil por año, por 800 mil nacimientos, a pesar de que Francia tenga un récord mundial de toma de anticonceptivos. Un estudio estatal revela que 72% de las mujeres que abortaron en 2010 estaban tomando un anticonceptivo cuando empezó el embarazo. Una realidad que no se anticipó y es el contrario de la deseada: el aborto se usa como anticoncepción de segunda mano. Así, desapareció de la cultura francesa el bebé sorpresa: el que no está programado se suprime.

En 2009, se descubre abruptamente otra consecuencia de la mentalidad anticonceptiva, en las adolescentes. Una estadística alarmó al Gobierno: entre 2002 y 2006, el aborto de las menores de edad creció de 25%, pasó de 9920 a 13.230 por año. Lo que hace decir al doctor Israël Nisand, ginecólogo famoso, a favor del aborto, responsable de realizar un informe sobre el embarazo adolescente: “Terminar su primera historia de amor por un aborto es un camino iniciático desolador y potencialmente traumático”.

Unos políticos, sin cuestionar el derecho al aborto, expresan también su preocupación. Así, Ségolène Royal, entonces ex ministra de Educación: “El desamparo y el drama humano que representa el aborto en chicas jóvenes merecen una acción valiente. Es una cuestión de salud pública y de justicia social”.

 Entonces, ¿por qué motivo abortan las mujeres francesas? “Presión” es la palabra que más veces resuena en las encuestas. Presión del compañero o marido: “Me dijo que eligiera entre el embarazo y él“. Presión del jefe en el trabajo, con miedo a perder su empleo. Presión de los padres. Lo que las mujeres acumularon fue sufrimiento. Sufren la pérdida de un ser que saben que depende de ella y hubiera llegado a ser su bebé. En casos, el alejamiento de su pareja. Sufren también una tensión interior: si costó tanto obtener la ley del aborto y es ahora un derecho, si tantas mujeres desamparadas acudieron a abortar, ¿qué derecho tiene una a sufrir y a expresar el sufrimiento? Así, el aborto se vuelve un tema tabú. Hasta tal punto que en un Congreso sobre el Aborto en París, el 7 de marzo 2011, la doctora Sophie Marinopoulos, psicóloga y psicoanalista, comprometida a favor del aborto, dice: “Ese dolor no se ve, no se oye, no es racional. Sin embargo, se expresa. Se somatiza, se nota en el comportamiento, en el modo de relacionarse, se ve en los dolores de panza, de cabeza, en lágrimas, o en una cierta irritabilidad. Las mujeres que sufren, a veces incluso mucho tiempo después del aborto, están tristes y se arrinconan. Es muy importante no banalizar esos síntomas, sino poner palabras a esos males“.

Unas encuestas profundizan esta cuestión del sufrimiento: 85% de ellas se declaran a favor del aborto y, sin embargo, unas preguntas más adelante 61% de ellas piensan: “Hay demasiados abortos en nuestro país”, y 83% de ellas expresan: “El aborto deja huellas psicológicas difíciles de vivir para las mujeres”. Además, 60% opina: “La sociedad tendría que ayudar a las mujeres a evitar el aborto” (IFOP, 2010).

Otro dato: el Misoprostol, pastilla que páginas web argentinas recomiendan para un aborto seguro, el mismo laboratorio que lo fabrica en Europa lo acaba de retirar de la venta en Francia, el 1 de marzo de 2018, por los daños que puede producir (ruptura uterina, hemorragias).

Otra voz está surgiendo en el país de parte de jóvenes: el sentimiento de ser sobrevivientes en una sociedad donde, desde hace 40 años, una de cada cinco personas es abortada: 800 mil nacimientos y 200 mil abortos anuales. Desde 1975, están faltando 8.400.000 franceses al país. Eso deja huellas en los hermanos de los que no nacieron, en su relación dañada con sus padres. “Si mis padres abortaron, pudiera haber sido de mí”. El síndrome del sobreviviente está así bien definido: culpabilidad por existir, angustia por existir, apego ansioso, desconfianza de los demás, falta de autoestima, culpabilidad ontológica, connivencia pseudo-secreta.

La ley del 1974 inició en Francia un proceso que tuvo como consecuencia la banalización. Las leyes siguientes quitaron toda cautela y equiparan el aborto a un derecho irrefragable. Una ley del 2016 cancela el plazo obligatorio de una semana para tomar la decisión de abortar y autoriza a las parteras a practicar el aborto con medicación. En 2014, una ley había suprimido la noción de desamparo diciendo que las mujeres abortan porque lo deciden.

Así, la propuesta de ley de despenalización del aborto en Argentina hace caso omiso de realidades complejas e íntimas. La mayor confusión de esta propuesta viene de la compasión que expresa acerca de las mujeres de los barrios vulnerables, que así “tendrán acceso seguro al aborto”. Lo que veo, en mi trabajo en un barrio carenciado del Gran Buenos Aires, son mujeres que necesitan que ciudadanos y políticos de su país se interesan por su vida, consideren las causas de tanta dificultad de vida, y piensen y pongan por obra medios que les permitan evitar el aborto, y en absoluto considerarlo como la única salida posible.

Argentina enfrenta uno de sus mayores desafíos, porque es antropológico y cultural. ¿Sabrá ofrecer a sus chicas y adolescentes otro horizonte que el que quebró la vida de tantas en otros lugares? El país tiene en sus manos la oportunidad de sacar experiencia de otros y de mandar al mundo un gesto de sana rebeldía respecto a corrientes internacionales que buscan imponer unas normas contrarias a la acogida del otro. La experiencia de Europa muestra que unas leyes dañan y entristecen la sociedad. Argentina puede ser un faro que mande al mundo la luz de un gesto de compromiso hacia el más frágil de la sociedad.

 

*La autora es bioeticista y doctoranda en Ciencias Sociales (USAL)

 

 

Fuente: Infobae

 

La Vida: Valor y Derecho Supremo

Sin duda alguna, el tema del aborto reaparece constantemente en el debate público occidental como una cuestión política que pretende superar y vencer toda reflexión ética. Por ello, es fundamentalmente un tema de constante debate parlamentario y jurídico. Esto se debe al gran avance de movimientos feministas y progresistas que buscan impulsarlo para que el mismo se considerado legal, quedando consagrado de esta manera, el derecho de toda mujer embarazada a decidir libremente sobre la vida del niño por nacer, es decir, sobre su propio hijo.

Lo cierto es que la “interrupción voluntaria del embarazo“, como estas ideologías postmodernas pretenden llamar al aborto, es un tema controvertido en todos los rincones del planeta, pero también el enfoque de esta cuestión varía según el contexto cultural de cada región.

La paradoja es que, si bien la mayoría de las personas están de acuerdo respecto a que la libertad individual no permite el asesinato, cuando se trata del aborto el tema gira en torno a la definición misma de cuándo comienza la vida. La respuesta a esta pregunta está influenciada por aspectos religiosos o ideológicos, y de esta manera, el tema del aborto de inmediato involucra las más sagradas creencias y opiniones que tienen las personas sobre Dios, el alma y la naturaleza de la existencia. Así pues, la forma de afrontar esta problemática por parte de un europeo católico o protestante difiere de la que puede tener un budista, un musulmán o un judío. Al parecer, y justificado en lo que he dicho en este párrafo, los grupos opuestos “a favor de la vida” y “a favor de la elección” estarán eternamente en pugna. Es que el tema del aborto tiende a generar fuertes emociones, tanto en los que están a favor como en los que están en contra. Sin embargo, las cuestiones éticas no pueden decidirse en base a argumentos emocionales, ni tampoco por consenso. Lo que debe debatirse es la naturaleza del embrión en gestación. Ése es el centro de esta cuestión. Por ello, vale la pena que hoy tomemos un tiempo para considerar el enfoque yahvista sobre el asunto, y de esa manera lograr una cosmovisión desde la fe de Abraham, Isaac y Jacob.

El Valor de la Vida.

Antes de sumergirme en el desafío de dicha tarea de fe, conviene hacer un racconto muy sintético acerca de la cosmovisión primigenia de la humanidad ante este tema. Comenzaré diciendo que la mayoría de los sistemas religiosos y legales en las culturas antiguas se oponían a inducir el aborto. De esta manera, encontramos evidencias documentadas de que tanto los asirios, como los hindúes y así como el antiguo Egipto, entre otros, se oponían a inducir el aborto. Así mismo, entre los antiguos griegos había diversas opiniones. En contraste, los romanos prohibieron el aborto y establecieron severos castigos para quienes lo realizaran.

Una actitud negativa hacia la inducción del aborto es también evidente en la mayor parte de los juramentos médicos conocidos. Incluso si la actitud negativa no está explícita, queda implícita como parte de la conducta ética general de los médicos. El famoso Juramento Hipocrático afirma:

“Nunca le daré una pócima a una mujer ni utilizaré ningún instrumento para inducir un aborto”; aunque otras escuelas griegas de medicina no se oponían al aborto…”

Ahora sí, metiéndonos de lleno en nuestra herencia espiritual (la emunah -Fe-), debo confesar que nuestra certeza en los códigos de la Luz concibe a la vida como un don de la divinidad misma, por lo que debe ser apreciado y valorado sin importar su dimensión temporal. Esa gracia divina tiene un valor intrínseco e infinito. Es por ello que siendo un regalo sagrado no está en el dominio de los hombres decidir su suerte. Este paradigma estaba bien arraigado en aquellos discípulos de Yeshúa que proclamaban el Reino de Dios a las naciones:

“…pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas…

Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos”

(Hechos 17:25, 28)

Sus profetas llamaban constantemente a los israelitas a no olvidar esta verdad, tal como el mensaje de Ezequiel lo anunciaba:

“He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía.”

(Ezequiel 18:4)

El rey David, como salmista experto en lo profético, hacia cantar a Israel así:

 “De Yahvéh es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él habitan”.

(Salmo 24:1)

Así mismo, el mismo salmista aseguraba en otro salmo que a los ojos del Eterno, la vida, y primordialmente la vida humana, es sagrada:

“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz.”

(Salmo 36:9)

También lo es la vida de la criatura que está en el vientre de su madre, el lugar que Yahvéh, como Creador diseñó para que los bebés estén protegidos durante su formación. El rey David, como profeta entendido en los códigos lumínicos del propósito eterno le cantó a Yahvéh:

Porque Tú formaste mis entrañas;
Me hiciste en el seno de mi madre...

Tus ojos vieron mi embrión,
Y en Tu Libro se escribieron todos
Los días que me fueron dados,
Cuando no existía ni uno solo de ellos.

(Salmo 139:13, 16)

Enfocado en esta cosmovisión, Job, el varón de fe, discípulo del Eterno en la “Escuela del Dolor”, llegó a expresar desde su sabias reflexiones:

“¡El mismo Dios nos dio vida en el vientre!
¡A ellos y a mí nos dio forma en la matriz!”

(Job 31: 15)

Con su mente lleno de esta verdad, el profeta Jeremías hace notar a sus oyentes el tierno interés que el Eterno siente por esa delicada vida que crece en la matriz:

“Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré, te puse por profeta a las naciones.”

(Jeremías 1:5)

La vida, según lo que revela la Instrucción divina resulta un bien indisponible a los seres humanos. Es por ello que nuestro bagaje cultural no permite el suicidio ni avala el asesinato piadoso (eutanasia). Ejemplo de ello lo tenemos cuando el rey David condenó al soldado que terminó con la vida del rey Saúl, que había intentado suicidarse y no lo logró, (dice el relato que cuando Saúl agonizando de dolor le pidió a su asistente que terminara con su vida). Se desprende de la condena de David que era considerado un delito al asesinar a alguien, aunque estaba sufriendo y agonizando y a punto de morir.

Así mismo, considerando esta cosmovisión yahvista la Instrucción (Torah) divina se opone al aborto ya que es contrario al desarrollo natural de las cosas. Se trata de un acto espiritual y físicamente dañino, que siguiendo los designios de la vida no debería realizarse.

Debemos saber, que el proceso de la concepción y embarazo corresponden en la revelación divina a los Tres Mundos Inferiores (“Tres Cielos” u Olamot), tal como lo revela el profeta Isaías (43:7). La concepción corresponde al mundo de la Creación (Briah), el período de 40 días desde la concepción corresponde al mundo de Formación (Yetzirah) y el nacimiento que tiene lugar luego del período subsecuente corresponde al mundo de la Acción (Asiah).

Desde sus comienzos las Sagradas Escrituras se refieren a estos tres momentos del embarazo: el momento de la concepción, de la formación y del nacimiento, que es el del completo desarrollo del feto en el útero. En hebreo este momento es llamado Asiah, también significa el “ser completo”. El feto está completo y ahora puede nacer al mundo y continuar creciendo. Así y según la Torah, la vida es un proceso que va adquiriendo con el tiempo mayor relevancia hasta considerarse una vida humana en plenitud mesiánica.

Por encima de estos tres mundos está la unión del padre y de la madre que corresponde al mundo de Atzilut, que es el nivel de la Conciencia Divina, total y absoluta unidad. Este da nacimiento a los tres mundos inferiores. La unión expresa la unión Divina. Si la semilla es concebida apropiadamente entonces tiene lugar el proceso Divino de procreación. Está absolutamente prohibido destruir este proceso divino que realmente comienza desde el momento de la concepción. Este es el secreto de la creación, como si fuera, ex-nihilo.

En suma, desde nuestra perspectiva de fe, vivir es una responsabilidad frente a Yahvéh, pero también con la sociedad, por cuanto todos estamos aquí como parte de un diseño en el que el amor al prójimo se expresa en poner a disposición las fuerzas propias al servicio del otro, a fin de que ese otro logre llegar a la plenitud de su propósito sin obstáculo alguno.

La Instrucción Divina para Proteger la Vida.

La emunah, como don celestial, nos permite aceptar que lo que Yahvéh piensa sobre la vida de un bebé no nacido se refleja, por un lado, en la Torah y por otro, en nuestra propia conciencia. Ahora bien, vamos a repasar las principales fuentes en la Torah que se señalan al aborto como un anti-diseño. Tres pasajes de la Torah se relacionan específicamente con el aborto.

La primera fuente es entendida por el Talmud como una prohibición del aborto para quienes cumplen las leyes de Noaj, lo cual luego es extendido por el Talmud aplicándose también para los hebreos, hijos de Abraham, que están bajo la Alianza divina. Antes de seguir, debemos recordar que las leyes de Noaj son la prohibición respecto a la práctica de la idolatría, el asesinato, el robo, las relaciones sexuales prohibidas, la blasfemia,  y el precepto positivo de establecer cortes de justicia para hacer cumplir las leyes, aún ejecutando la pena capital como castigo.

“El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.”

(Génesis 9:6)

Tanto el Talmud, como una gran cantidad de exégetas expertos en el hebreo, explican que este versículo se refiere al aborto:

Fue dicho en nombre de Rabi Ishmael:

Un hijo de Noaj debe ser condenado a muerte incluso por matar a un feto.

¿Cuál es la fuente de Rabi Ishmael?

Porque está escrito:

Al que derrame sangre humana por el hombre se derramará su propia sangre” [si lo leemos literalmente: el que derrama sangre de una persona dentro de otra persona, etc.].” (Bereshit 9:6).

¿Qué persona está dentro de otra persona?

Esto se refiere al feto en el útero de la madre.”

[Talmud Bavli (Talmud de Babilonia), Sanhedrín 57b]
La segunda fuente de la Torah prohibiendo el aborto es la prohibición general de matar en el Decálogo (mal llamado “Diez Mandamientos” por la teología cristiana):

“No matarás.” 

(Éxodo 20:13)

En verdad la expresión “Lo tirtzaj” debe ser traducida: “No asesinarás”. Ahora bien, ¿qué quiere decir el Eterno con esa frase? Entender esto es vital para poder comprender y apreciar el verdadero enfoque de la moralidad de la Torah.

En hebreo, la palabra que hace referencia a “matar” es “harigá”, que es un verbo completamente diferente. Hay un mundo de significados en esta elección de palabras. Cualquier diccionario nos informa las diferencias entre el asesinato y la muerte. Aunque el final para el difunto sea similar, las intenciones, motivos, modos, del perpetrador son diferentes sea si es matador o asesino.

Considerando esto así, entendemos que en la cosmovisión del Señor, asesinato, es tomar la vida de un ser inocente, y es un acto prohibido siempre. Sin embargo, matar, es tomar cualquier vida, que a veces es permitido y hasta podría llegar a ser una obligación. Por ello, en las Sagradas Escrituras existen situaciones en las cuales está permitido, e incluso puede resultar imperativo matar:

  • Aplicación de pena capital tras juicio justo, apelaciones, defensas, etc., en los casos extremos que era acorde a la ley su ejecución.
  • En defensa propia ante agresiones que pueden ser mortales.
  • Similar a la anterior pero en resguardo de la vida inocente ajena.

De lo anterior se deduce que matar en la guerra es un acto necesario, cuando lo fuera, aunque no deseable. Ejemplo escritural de esto lo encontramos en las guerras de Yehoshúa (Josué) que fueron parte de la estrategia divina para que los israelitas pudieran re-establecerse en las tierras que les fueron dispensadas por Yahvéh a Abraham, Itzjak y Yaakov. Estas guerras, dolorosas por cierto, son comprensibles con ese sentido. Y sus muertes, son parte de lo despreciable que tienen las guerras. Por causa de esta cosmovisión el ejército israelí se llama Tzvá Haganá LeIsrael que traducido es: Ejército de DEFENSA de Israel.

En cambio, asesinar, en todas su formas está prohibido por el Eterno. Esto incluye:

  • Crimen (ese al que la TV nos tiene tan lamentablemente habituados)
  • Eutanasia
  • Suicidio
  • Aborto (cuando no cuenta con consentimiento legal/médico)

La tercera fuente de la Torah que se refiere al aborto es en un caso en el cual hay dos personas que se encuentran en un combate mortal. La mujer embarazada de uno de los combatientes entra en la lucha para salvar a su marido. Accidentalmente, un golpe mortal dirigido al hombre, llega a la mujer, matándola a ella o al niño que está en su vientre. La Torah dice que en ambas instancias la ley es la siguiente:

“Y si algunos hombres luchan entre sí y golpean a una mujer encinta, y ella aborta, sin haber otro daño, ciertamente el culpable será multado según lo que el esposo de la mujer demande de él; y pagará según lo que los jueces decidan. Pero si hubiera algún otro daño, entonces pondrás como castigo, vida por vida,…”

(Éxodo 21:22, 23)

Esta es la ley que se aplicaba cuando dos hombres luchaban y accidentalmente se dañaba a una mujer embarazada, provocándole un aborto. Si no hay un daño fatal a la mujer, entonces la parte culpable debía pagar una pena monetaria. El esposo de la mujer debe efectuar la demanda, y la cantidad que se deberá pagar es determinada por las cortes. Los jueces primero tenían que evaluar las intenciones y circunstancias de cada caso. Sin embargo, si ocurría un daño fatal a la mujer, entonces debía pagar una compensación completa por su vida es decir, que era condenado a la pena capital. Así pues, el asesino pagaba la vida de la criatura con la suya propia (Números 35:22-24, 31).

Sin duda alguna, la Instrucción nos revela que la vida humana prenatal es un magnífico don de Yahvéh. El ideal del Eterno para los seres humanos establece la santidad de la vida humana, a imagen de Dios, y exige respeto por la vida prenatal. No obstante, las decisiones acerca de la vida deben ser tomadas en el contexto de un mundo caído. El aborto nunca es un acto de pequeñas consecuencias morales. De esta manera la vida prenatal no debe ser destruida irreflexivamente. El aborto debería ser practicado únicamente por razones muy serias.

Valorando la Vida en Potencia.

Para ir encontrando una conclusión a un tema tan extenso y profundo, diré que el término hebreo que se utiliza para hablar del aborto es hapalá  (הפלה) que proviene del verbo caer. Es decir, que en la mentalidad hebrea, el aborto es la caída de una vida potencial. Por otro lugar es importante destacar la importancia que la mentalidad hebrea de Israel le otorga a la procreación. El traer vida al mundo y poblar la tierra es el primer precepto que le es comandado al ser humano. Bajo estas consideraciones, se entiende que cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, la Torah considera su desintegración un delito en la fase que sea, cuando no hay ninguna razón lógica para efectuarlo. Un aborto representa la devaluación de la vida, ya que el varón y la mujer, al tomar una decisión que compete al Juez Supremo, trascienden su rol como humanos e interfieren en el designio divino. En ese sentido, el aborto para la Instrucción (Torah) divina es un delito que atenta contra uno de los más santos mandamientos de la humanidad que es la procreación, y así es parangonable a un homicidio.

Ahora bien, alguien cuestionará: ¿qué se puede decir de una niña que concibe un hijo sin estar casada y carece de toda preparación para ser madre? ¿Debería permitírsele traer un niño al mundo? Los sentimientos de Yahvéh por la criatura no cambian solo porque su madre haya obrado de una manera insensata e inmoral. El nacimiento del niño puede ayudar a la madre a darse cuenta de los resultados naturales de su inmoralidad y grabar en ella la sabiduría de la Instrucción (Torah) divina. Eliminar la consecuencia de su acto sexual ilícito puede dejar en ella un profundo sentimiento de culpa o tal vez alentarla a cometer más actos de inmoralidad.

Si no hay un padre con quien compartir la carga, criar un hijo no será fácil. No obstante, una estrecha relación con nuestro Padre celestial puede proporcionar a la madre la fuerza, el apoyo y la guía morales y emocionales para hacerlo. Además, Dios también ha provisto la congregación cristiana para ayudar a aligerar la carga de las madres solteras.

Entonces otro objetará: ¿y si es un médico quien anuncia que una mujer puede correr poner en peligro su vida si desea llevar a término su embarazo? Pues bien, encontré la opinión del Dr. Alan Guttmacher quien aseguró: “Hoy día, casi toda mujer embarazada puede sobrevivir a su estado de gestación a menos que padezca alguna enfermedad mortal, como el cáncer o la leucemia, y en ese caso, es improbable que el aborto pueda prolongar su vida, y mucho menos salvársela”. También La Enciclopedia Americana dice: “Como la mayoría de las mujeres pueden llevar a término su embarazo aun padeciendo graves problemas médicos, son pocos los abortos que necesitan practicarse para proteger la salud de la madre. La mayoría de los abortos son para evitar tener un hijo”. De modo que esas situaciones extremas se presentan muy pocas veces. Sin embargo, si efectivamente se plantease esa situación en el momento del parto, entonces serían los padres de la criatura quienes deberían decidir entre la vida de la madre o la del niño. Es decisión suya.

Tengamos siempre en cuenta que el médico, según la concepción de la Torah, es un enviado del Eterno para tratar a las personas en sus enfermedades, pero no tiene derecho alguno para usar sus conocimientos con el fin de acortar o quitar la vida. No tiene el médico más autoridad que otro para opinar sobre la vida y la muerte, porque eso es un asunto humano y no biológico. Podría dar un diagnóstico o expresar sus probabilidades, pero nunca puede esa información conllevar al homicidio. Es por ello por lo que el médico no tiene atribuciones para decidir la fatalidad humana.

Fuera de las situaciones límite en las que hay que elegir entre una vida y otra, demás está decir que nuestra fe ve en el nacimiento de cada niño una enorme e induplicable bendición y herencia divina. Por lo tanto, no sólo tenemos la responsabilidad de preocuparnos por la propagación de niños, sino que tenemos la obligación de apoyar una conducta social general que respeta la vida al máximo y que fomenta la natalidad.

Por otra parte, ¿no es natural que el Creador de la vida haya establecido pautas claras con respecto al uso de nuestras facultades reproductivas? A sus ojos, crear una vida que no se tenga la intención de cuidar constituye un pecado semejante al de quitar una vida.

Es indudable que el debate continuará hasta el fin de este sistema. Pero en lo que respecta al Creador de la vida, Yahvéh nuestro Dios, y a los que respetan sus leyes, la cuestión no ofrece la menor duda. La vida es preciosa, es una dádiva celestial que se ha de cuidar y atesorar desde su mismo comienzo.

 

Por último, y antes que abandones esta bitácora te invito a mirar esta imagen, y meditar en la curiosidad que la misma informa… ¡Si te animas deja tu comentario!

 

Bitácoras Relacionadas:

 

Mujer Pura… Instrumento Divino de Salvación

 

Ley de aborto no punible…¿La única opción?

 

La Industria del Aborto: Descubren en Corea del Sur Cápsulas hechas con Carne de Fetos

 

Vida y Salud: “Dimes y Diretes acerca del Aborto”

 

Los Artículos de San José: “el Aborto NO es ningún Derecho”

 

“In a Heartbeat”: “En un Latido”…para esperar el Fin.

In a Heartbeat” (“En un latido“). Este es el título de un corto de cuatro minutos que hoy descubrí en el muro de dos de mis hijos apostólicos que, indignados por el atropello contra el diseño original, denunciaron ante sus contactos estos planes siniestros del establishment reptiliano que hoy impera en las conciencias de las masas.

Sabemos bien, y hemos sido testigos, de como la industria del entretenimiento y el arte, en especial el cine, sigue siendo una de las plataformas predilectas para la agenda gay que los agentes luciferinos disfrutan utilizar para proclamar un anti-diseño que persigue maldecir generaciones. Ya es sabido como la empresa Disney se han rendido de lleno al movimiento homosexual, al punto de incluir una serie de animación, titulada “Star contra las fuerzas del mal” donde presenta una escena de un beso entre dos personas del mismo sexo.

Pero, lamentablemente también están apareciendo cineastas independientes que promueven la homosexualidad en los niños. Entre ellos Beth David y Esteban Bravo, dos estudiantes de cine del Ringling College of Art de Florida, Estados Unidos, que crearon este corto animado.

In a Heartbeat” cuenta una supuesta historia de amor de Sherwin, un niño estudiante de secundaria que se enamora locamente de Jonathan, el chico más popular de la escuela. Sherwin debe perseguir su propio corazón para evitar que sus verdaderos sentimientos sean revelados al objeto de su afecto y a todo el cuerpo estudiantil.

Lamentablemente,  esta propaganda anti-Dios, en sólo tres días se ha convertido en un éxito en Youtube, haciéndose viral entre nuestros legados jóvenes, y especialmente más pequeños. El mismo trata a un tema que las grandes productoras aún esquivan: el amor gay entre dos niños.

La producción y post-producción de este cortometraje de 4 minutos se costeó a través de una campaña de fundraising en Kickstarter, la plataforma que ayuda a emprendedores de todo el mundo. Recaudaron catorce mil dólares, cuatro veces más de la meta que se habían establecido.

La campaña comenzó en noviembre y, tras 9 meses, el corto se estrenó en YouTube. Su estreno y publicación en la plataforma data de este lunes 31 de julio, y luego de 24 horas el video ya suma más de 3 millones de visualizaciones. Ahora supera los 6 millones.

Nueve de cada diez jóvenes LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) han sufrido acoso escolar basado en su orientación o identidad sexual. Queremos lanzar un mensaje de amor y autoacepctación a todos los niños y jóvenes que luchan por identificarse LGTB“, declararon los directores al sitio Oveja Rosa.

Internautas de todo el mundo aseguran que el video está promoviendo la homosexualidad infantil, calificándolo por lo tanto de ‘aterrador’. Sin embargo, lamentablemente existe otro grupo numeroso que asegura que lo que se busca en esta producción es fomentar la igualdad. Lo cierto es que según sus creadores, “In a Heartbeat”  pretende demostrar que el amor no entiende de géneros.

Aquí les dejo el famoso corto con el objeto que puedan mirarlo y reflexionarlo con sus hijos a la Luz del diseño original revelado en la Torah (Instrucción) del Eterno:

 

Como podemos ver y reflexionar, la agresividad de la agenda gay está cada vez más fuerte, y acelera sus expansión en el colectivo humano. Debemos darnos cuenta que cada vez estaremos enfrentándonos con más material audiovisual como este,  y viendo que tristemente perjudican la ética de la sociedad, socavando su estructura primordial: la familia.

Por ello, animo a los padres que leen cotidianamente mis bitácoras, a que se atrevan a asumir su rol de educadores primordiales de sus hijos, conduciéndoles en el temor del Señor, a través de las enseñanzas de los códigos de Luz que contiene su Torah (Instrucción).

“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán.”

(Proverbios 22: 6 – NTV)

El Colegio Americano de Pediatras y la Ideología de Género

El Colegio Americano de Pediatras, encabezado por su presidenta, Michelle A. Cretella; su vicepresidente, Quentin Van Meter y con el apoyo de Paul McHugh, antiguo jefe de Psiquiatría del Hospital Clínico John Hopkins, ha realizado un estudio en el que se abordan los peligros de la transexualidad y de la ideología de género, haciendo especial hincapié en la transexualidad infantil.

 

El estudio final será publicado a finales de verano, sin embargo, los doctores han adelantado 8 de los puntos fundamentales en los que se basa el estudio. Bajo el título “La ideología de género perjudica a los niños”, el Colegio Americano de Pediatras desmonta, paso a paso, la transexualidad infantil, condenando la normalización de la transexualidad en los colegios y en política como si fuera algo bueno y saludable.

 

Este estudio se basa puramente en datos científicos y biológicos, dejando claro desde el principio del informe que las ideologías no caben en un documento científico. En este documento, se insta a los educadores y a los políticos a rechazar las políticas de adoctrinamiento que pretenden que los niños abracen de forma natural y saludable el cambio de sexo químico y quirúrgico.

 

A continuación, reproducimos la traducción íntegra del documento y los ocho puntos fundamentales que trata este estudio titulado ‘La Ideología de Género perjudica a los ninos‘:

 

La ideología de género perjudica a los niños.

1. La sexualidad humana es un rasgo binario, biológico y objetivo. Los genes ‘XY’ y XX son marcadores genéticos de la salud, no marcadores genéticos de un trastorno. Lo normal en el diseño genético humano es ser concebido macho o hembra. La sexualidad humana está diseñada de manera binaria con la intención evidente de la reproducción y multiplicidad de nuestra especie. Este principio es evidente por sí solo.

 

Los trastornos del desarrollo de la sexualidad (DSD) y su desviaciones, incluyendo la feminización testicular y la hiperplasia suprarrenal congénita, son médicamente identificables en la norma binaria sexual y es por ello por lo que se reconocen como trastornos del diseño humano.

 

2. Nadie nace con género. Todo ser humano nace con sexo biológico. El de género (la toma de conciencia y el sentirse masculino o femenino) es un concepto sociológico y psicológico, no una objetividad biológica. Nadie nace con la conciencia de sí mismo como hombre o mujer. Esta toma de conciencia se desarrolla con el tiempo y, como todos los procesos del desarrollo, puede ser descarrilado por las percepciones subjetivas de la infancia; las relaciones; y las experiencias negativas ocurridas desde la infancia. Las personas que se identifican con “la sensación de pertenecer al sexo opuesto” o “en algún punto intermedio”, no forman un tercer grupo sexual, siguen siendo hombres o mujeres biológicos.

 

3. La creencia de una persona de pertenecer o no a un determinado sexo es, en el mejor de los casos, un pensamiento confuso. Cuando un niño y una niña, biológicamente sanos, creen que son lo contrario a su sexo biológico, se produce un problema psicológico, no físico y, por tanto, debe ser tratado como tal. Estos niños sufren disforia de género. La disforia de género (GD) está reconocida como un trastorno mental en la reciente edición del Manual de Diagnósticos y Estadísticas de la Asociación Americana de Psiquiatría (DSM-V).

 

4. La pubertad no es una enfermedad, pero el bloqueo de las hormonas de la pubescencia puede ser muy peligroso. Bloquear este tipo de hormonas durante la pubertad induce un estado de enfermedad, es decir, provoca la ausencia de pubertad, inhibiendo el crecimiento y la fertilidad de un nino que, antes del proceso, era biológicamente sano.

5. Según el DSM-V, mencionado previamente, el 98% de los varones y el 86% de las mujeres que durante la infancia confunden su género, finalmente aceptan su sexo biológico tras pasar por la pubertad.

 

6. Los niños que utilizan bloqueadores de la pubertad para realizar un cambio de sexo, necesitarán hormonas del sexo opuesto durante una adolescencia tardía. La utilización de las hormonas sexuales como la testosterona  y los estrógenos del sexo opuesto conllevan riesgos peligrosos para la salud. La ingesta de hormonas puede provocar presión arterial disparada; coágulos de sangre; accidentes cerebrovasculares y cáncer.

 

7. Las tasas de suicidio son veinte veces mayores en los adultos que usan hormonas del sexo opuesto y/o se someten a una cirugía de cambio de sexo. Incluso en Suecia, que es uno de los países más a favor de la inclusión y normalización de la ideología de género, los suicidios se disparan. ¿Qué persona, compasiva y razonable, desearía condenar a niños pequeños a semejante destino, sabiendo que después de la pubertad, hasta el 88% de las niñas y el 98% de los niños con dudas sobre su género aceptan su realidad física y consigue un estado de bienestar físico y mental?

 

8. Condicionar la educación de los niños haciéndoles creer que la suplantación del sexo biológico mediante cirugías y productos químicos es algo normal y saludable es abuso infantil. Endosar la ideología de género de forma generalizada y a través de la educación pública y de los políticos confundirá tanto a niños como a padres, lo que provoca que cada vez más niños acudan a las “clínicas de género” para recibir medicamentos químicos que bloquean las hormonas pubescentes.

 

Muchos niños elegirán una vida llena de hormonas cancerígenas y de productos químicos tóxicos nada recomendables para la saluda y muchos de ellos elegirán la mutilación quirúrgica, innecesaria, de partes de su cuerpo perfectamente sanas en su juventud.

 

 

 

Bitácoras Relacionadas:

La Familia frente a la Multiparentalidad Gay

El llamado “Poliamor” (poligamia) está siendo legalizado en Brasil

Una empresaria y una dentista, de 32 años, y una gerente administrativa, de 34, acaban de oficializar su relación en una notaria de Río de Janeiro. Es el segundo trío registrado en Brasil, después de que en 2012 una cajera, una auxiliar administrativa y un arquitecto formasen en São Paulo la primera unión poliafectiva estable del país, el equivalente a la pareja de hecho que, desde 2003, rige las uniones civiles brasileñas.

La escritura firmada por las tres mujeres, que viven juntas desde hace tres años, las reconoce como familia, establece la separación de bienes y da potestad a cada una de ellas para decidir sobre posibles cuestiones médicas de sus cónyuges.

El trío, además, declaró en el documento su intención de que la empresaria tenga un hijo por inseminación artificial y que en el certificado de nacimiento del bebé se contemplen los apellidos de las tres. Las novias firmaron también tres testamentos en los que dividen sus bienes en caso de fallecimiento.

Somos una familia. Nuestra unión es fruto del amor. Voy a quedarme embarazada y estamos preparándonos para eso, incluso financieramente”, contó la empresaria al diario O Globo. “La legalización es una manera de que el bebé y ninguna de nosotras se quede desamparada. Queremos disfrutar de los derechos que todo el mundo tiene, como la licencia de maternidad”.

Es la segunda unión de tres personas reconocida ante la ley en Brasil, la primera entre tres personas del mismo sexo.

LA CUESTIÓN JURÍDICA Y SOCIAL

Los tribunales brasileños aún no han creado una jurisdicción específica para defender o anular este tipo de uniones, así que los argumentos a favor y en contra dependen de la interpretación de un abanico de sentencias de casos particulares.

El reconocimiento de la unión de estas tres mujeres, por ejemplo, se basó en los fundamentos del Tribunal Supremo para reconocer legalmente en 2011 a las parejas homosexuales, según Fernanda de Freitas Leitão, la notaria que casó a las tres novias. Desde el año 2000, mucho antes que los tribunales, Freitas ha reconocido la unión de multitud de parejas gays, y conmemoró públicamente el matrimonio a tres de São Paulo. Hacía años que esperaba “con ansia” poder amadrinar un trío en su propia notaría.

El pilar que sustenta cualquier relación de familia es el afecto. Y estas tres mujeres tienen todo para formar una familia: amor, una relación duradera, intención de tener hijos… En el derecho privado, además, lo que no está prohibido está permitido. No puedo garantizarles derechos inmediatos, tendrán que luchar en los tribunales para realizar la declaración de la renta conjunta o contratar un seguro médico, pero ahora están protegidas”, explica Freitas.

La polémica está servida una vez más y se cuestiona desde la validez de esa unión a la posibilidad de un niño tener tres madres. El Colegio de Notarios de Brasil, así como hizo en 2012, se desvincula de las decisiones individuales de sus colegiados y no faltan juristas que defienden que esa unión viola la Constitución. “Esa escritura no vale nada. La Constitución brasileña establece expresamente que la unión estable solo puede ser constituida por dos personas y el reconocimiento del Tribunal Supremo de las uniones homosexuales también se refiere específicamente a dos personas”, explica la abogada especialista en derecho familiar Regina Beatriz Tavares, que niega la posibilidad de que el futuro hijo de esas mujeres pueda tener tres madres registradas. “La poligamia en Brasil no tiene ningún soporte constitucional. No defiendo un único tipo de familia, pero el principio de unión está restringido siempre a relaciones monógamas, la sociedad brasileña no acepta matrimonios de tres personas, sean del sexo que sean”, defiende Tavares, también presidenta de la Asociación de Derecho de Familia y Sucesiones (ADFAS).
Fuente: Protestante Digital

NOTA PROFÉTICA ESCRITURAL

¿Aprueba Dios la poligamia?

Entendemos, por lo que las Sagradas Escrituras revelan, que el Eterno Dios permitió durante un tiempo que el hombre tuviera más de una esposa (Génesis 4:19; 16:1-4; 29:18-29). Sin embargo, él no dio origen a esta práctica, pues a Adán solo le dio una mujer, estableciendo así en el origen mismo de la humanidad el diseño de la monogamia.

Entonces, comprendemos que el Eterno había establecido que cada hombre tuviera una única esposa. Por eso, al manifestarse el Mesías, restauró su diseño original a través de Su Yugo (Juan 8:28). Respondiendo a una pregunta acerca del matrimonio, Jesús declaró: “El que los creó desde el principio los hizo macho y hembra y dijo: ‘Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y los dos serán una sola carne’” (Mateo 19:4, 5).

Más tarde, Dios inspiró a uno de los discípulos de Jesús, el maravilloso apóstol Pablo, para que escribiera: “Que cada hombre tenga su propia esposa y que cada mujer tenga su propio esposo” (1 Corintios 7:2). El mismo escribe en 1 Timoteo 3:2, 12 y en Tito 1:6 la expresión: “marido de una sola mujer” en una lista de requerimientos para el liderazgo espiritual.  La frase puede ser traducida literalmente “marido casado con una única esposa”. Ya sea que esta frase se refiera o no exclusivamente a la poligamia, de ninguna manera un polígamo puede ser considerado “marido de una sola mujer”. Mientras que estas cualidades son específicamente para ministerios de liderazgo espiritual, se entendía que éstas deben aplicarse por igual a todos los discípulos de Cristo.

Luego, el apóstol Pablo, en Efesios 5:22-33, hablando de la relación entre esposos y esposas, encontramos que cuando se refiere a un esposo (singular) siempre se refiere a una esposa (singular). “… el marido (singular) es cabeza de la mujer (singular) … “El que ama a su mujer, (singular) a sí mismo (singular)se ama.” … “Por esto dejará el hombre (singular) a su padre y a su madre y se unirá a su mujer (singular), y los dos serán una sola carne.” … “..cada uno de vosotros ame también a su mujer (singular) como a sí mismo, y la mujer respete a su marido (singular).

Como podemos ver la poligamia no fue la idea original de Dios. Dios parece haber permitido la poligamia para resolver un problema, pero Dios deseaba que el problema nunca hubiera ocurrido. Por ello, y debido al diseño bíblico matrimonial de “una sola carne”, la necesidad de singularidad y armonía en el matrimonio, y la falta de alguna necesidad real para la poligamia, es nuestra firme creencia que la poligamia no honra a Dios y no es su idea del matrimonio.

La Familia frente a la Multiparentalidad Gay

El relato puede llegar a convertirse en un caos mental, si no estás atento a los detalles del mismo. Un hombre desea tener una relación con un hombre. Los dos quieren “casarse”. Hasta allí, todo simple y sencillo de entender, tal y como la mente “Open Mind” post-moderna hoy lo plantea. Pero, esta pareja de “cónyuges” conoce a un tercero y sienten entonces unas ganas locas de ampliar la “familia”. Pero como el dicho popular asegura que “donde comen dos comen tres si hay comida para cuatro”, los tres conocen a una pareja de lesbianas y el deseo de  ampliar más la “familia” los posesiona. La pareja de lesbianas quieren también “casarse” y después quiere un hijo. Los cinco desean apasionadamente criar al niño.

 

Alguno de Uds., mientras lee está a esta altura pensando que yo no me siento bien, o algo que comí anoche me debe tener mal de salud, pues el relato ronda lo absurdo. Sin embargo, debe saber que en Holanda ya se está trabajando para que legalmente se reconozca lo que se conoce como la multiparentalidad gay, o también llamadas las plurifamilias homosexuales. El relato que inició mi bitácora es real y contiene nombres que lo protagonizan. Se trata de Jaco y Sjoerd, la pareja de homosexuales “casados”. Ellos tienen un amigo homosexual (muy íntimo) de nombre Sean. Jaco y Sjoerd quisieran casarse con Sean pero, desgraciadamente, dicen ellos, la poligamia, ya sea heterosexual u homosexual, no es legal en Holanda: “Jaco y yo estamos casados desde hace ocho años. Desgraciadamente no podemos casarnos con Sean a causa de la leyes injusta y discriminatorias de este país, si no ya lo habríamos hecho”.

 

plurifamilia-gay

Jaco, Sjoerd, Sean, Daantje y Dewi

 

 

Pero prosigamos, Daantje y Dewi son una pareja de lesbianas. También ellas “casadas”. Los cinco se conocen desde hace años. La pareja lésbica tendrá un hijo a través de una sexta persona. Pero ahora quieren que este hijo sea educado por todos, los cinco homosexuales (Jaco, Sjoerd, Sean, Daantje y Dewi).

 

 

Por tanto, los cinco, han ido al notario de su ciudad, para suscribir un contrato regular de educación multiparental gay. Por medio de él se estipula que “los cinco son padres del bebé que nacerá, con iguales derechos y deberes, divididos en dos familias“.

 

 

Necesito aclarar que para los Países Bajos este tipo de contrato no tiene aún valor legal. Pero dado que cinco cabezas homosexuales piensan mejor que una hetero, sobre todo cuando es la del político reptiliano-luciferino, las “dos familias” han encontrado una escapatoria que consideran creará el precedente para que muchos amigos suyos, que anhelan conformar plurifamilias, puedan presionar para que finalmente las leyes sean conducidas al reconocimientos de sus “deseos sacrosantos

En Holanda hay la posibilidad de que la madre biológica nombre, en sustitución del padre biológico o del cónyuge (también gay) a otro tutor legal. Así Jaco fue nombrado tutor legal en lugar de Dewi. “Lo hemos hecho de forma que hubiese un “padre” legal en las dos familias, para poder dividir también la educación”, dijo esta última.

 

 

Este relato solamente contribuye a confirmar el anuncio profético que vengo haciendo desde hace más de 10 años. Desde las bambalinas reptilianas se venía tejiendo una estrategia que atravesó todo el siglo XX para de repente manifestarse y así atacar el diseño divino clave para la salvación humana: la familia. Estamos viendo las consecuencias de la llamada revolución gender (teoría de los géneros sexuales). La misma ha provocado en la antropología y en el tejido familiar una confusión perfectamente pautada por la élite que está conduciendo a nuestras generaciones al caos ontológico. Detrás de todo esto, subyace una lógica tan demente como férrea que, aceptada, nos llevará en años más a la multi-homo-parentalidad.

 

 

Soy consciente que los medios de comunicación se prestarán a este juego diabólico elaborando las preguntas sofisticas de siempre, entre las cuales estarán: ¿por qué limitar el matrimonio a dos personas si el punto cardinal es el afecto? ¿Tres amigos que se quieren mucho no pueden desear contraer matrimonio?; si dos gays, son muy capaces de educar a un bebé, ¿por qué deben estar presentes en una misma familia?; si “familia” es también la compuesta por una pareja gay, ¿por qué no puede ser también la compuesta por cinco gays?; ¿si un hijo puede venir al mundo con la participación de cuatro o cinco personas, entre el padre y la madre biológicos, mujeres que ofrecen su útero y otros que “donan” el ADN mitocondrial ¿por qué razón entonces no puede ser educado por más personas? Cuánta más gente mejor, ¿no?  Y así, con este tipo de planteos, manipularán las mentes de nuestros jóvenes y niños para que se apropien de estas premisas, elaboren las conclusiones que la élite reptiliana desea, y puedan así activar estos paradigmas anti-Mesías en los distintos países.

 

 

La historia que les he contado, ocurrida en Holanda, encuentra su razón de ser una sola palabra: “deseo ilimitado”. Debes entender que el deseo por naturaleza se expande hacia el infinito. Si lo dejas correr libremente, ten por seguro que no volverá a casa, sino que cada vez irá más lejos, y te tirará con él a un destino anunciado por las Escrituras: la condenación eterna (Ap. 21:27).

 

Bitácoras Relacionadas:

 

El Colegio Americano de Pediatras y la ideología de género

 

Argentina: ¡que no saqueen tus valores!

Argentina luchando contra la descomposición social de sus generaciones.
 
P.A David Nesher
Mendoza, 10 de diciembre de 2013.
Cuatro imágenes causando el mismo efecto en mi corazón profético. Primero las fotos, subidas a Facebook, de aquel jovencito que orgulloso por haber saqueado el supermercado de su barrio mostraba airosamente su botín. Ésta fue una de las más llamativas. Una de las que provocaron en mí una santa ira profética. La segunda es aquella del robo a cara descubierta por parte del mismo vecino que el día anterior había intercambiado con el comerciante de la esquina saludos para su familia. La tercera imagen del terror es la de quienes intentaron quemar viviendas de sus vecinos porque sospechaban que fueron sus delatores ante la policía. Pero la peor de todas, la que más eleva los grados de indignación humana, es la aceptación, resignada y general, de que un policía puede, en reclamo de un salario mejor, dejar un barrio desprotegido, una ciudad ‘liberada’ y una provincia entera a la buena de Dios. Y es que en mi interior vibra enojada la justa idea de que no hay necesidad que justifique semejante decisión. Es la misma sensación de indignidad que surge cuando vemos que, en las líneas de la sanidad y salud, se abandona a un paciente, en medio de una operación a corazón abierto, para sumarse a una reivindicación salarial y laboral, por más justa y legítima que parezca. No queda duda alguna, a Argentina la saquearon, no de sus bienes materiales, sino de sus valores integrales. ¡Argentina fue saqueada de tal modo que hoy se ha quedado sin principios! ¡El país carece en sus “escaparates” principales (familia, escuela, gobierno, etc.) de basamentos para una moral íntegra y solidaria!
Hace ya un tiempo atrás, leí y me impactó lo que un cura párroco de una villa de emergencia contó acerca de los principios que albergaban en sus pensamientos los niños y jóvenes de aquel lugar. Tomaré aquello para ilustrar mi denuncia profética. Ese varón relató que cuando se les preguntaba a los chicos de esa villa qué les gustaría ser cuando fueran grandes, muchos respondían que querían ser “piqueteros”. Hoy, estoy convencido, de que es muy probable que alguno que otro conteste, ante la misma pregunta, que le anhela ser “dealer” o “narcotraficante”. Y es que en los últimos años ha sido tan grande la inserción del narcotráfico en distintos poblados pobres de buena parte del país, que el fenómeno está modificando los principios de vida y los hábitos de conducta de todos sus habitantes.
Para ejemplo de esto, mencionaré lo que un informe señala acerca de la existencia de unos 2.500 puntos de venta de droga sólo en la capital de la provincia de Córdoba. Esto equivale a 2.500 familias que viven de la venta de drogas ilegales. De repente, y ante este dato, me di cuenta que sólo con esas 2.500 familias organizadas y lanzadas a la calle se puede generar un caos en tan solo una noche.
Todo nos pasó en el transcurso de una semana, desde que estallaron la rebelión de Córdoba y el apogeo de los saqueos en esa provincia. Día tras día el efecto dominó, fue armando un diseño de un arte repugnante.  Se habla ya de siete muertos y decenas de heridos por los asaltos a los comercios. Una situación de tensión extrema se advierte hoy fácilmente en el rostro de casi todos los funcionarios con responsabilidades ejecutivas a lo largo del país. No queda duda alguna que el gobierno nacional fue un imprudente espectador en las primeras horas del drama cordobés.  Un solo pensamiento surge al observar todo esto: el poder está miope y soberbio.
El rencor social serpentea entre muchos argentinos. Los lazos sociales están rotos y la responsabilidad del ciudadano es hoy, en nuestra nación, una obligación arqueológica. Existen, desde hace mucho tiempo, sectores numerosos de la sociedad que viven en la miseria. Seres humanos que han perdido cualquier esperanza de ascenso social y que han sido programados por el sistema imperante a creer que acceder a un televisor LED sería la única revolución posible en sus vidas. Son incontables vidas humanas que cargan con la frustración de comprobar que aunque muchos trabajen todo el día, al final del año no les termina alcanzando ni para lo mínimo.
Los encargados de pensar políticas y modelos de transformación deberán primero aceptar que en nuestra nación aún hay deudas democráticas. Es verdad que hemos sido testigos de fuertes avances en estos treinta años de democracia, pero, sin embargo, los sectores que no tenían trabajo siguen igual porque continúan repitiéndose aquellas situaciones que le impiden a la gente dignificarse como seres humanos.
Se necesita comprender que la política tiene siempre resultados en la subjetividad, en lo que llevamos como bagaje de ideas, sentimientos y miradas. Desde esto será urgente aceptar que un modelo de rapiña que autoriza los saqueos de recursos naturales y que privilegia a las corporaciones multinacionales, genera siempre una subjetividad de rapiña, saqueo y privilegios. Desde dicha subjetividad todo el mundo cree que puede tomar lo del otro o hacer cualquier cosa para obtener lo que el otro legítimamente ha alcanzado en su esfuerzo previsor.
Para males se suma a todo esto el hecho real de que los medios son parte del problema y no de la solución porque son los hacedores de esa subjetividad. Ellos exacerban el consumo, y la violencia. Ellos hablan todo el tiempo de inseguridad generando así situaciones de miedo. Así, el espíritu de temor liberado desde los medios guía a muchas personas a encerrarse y apartarse de todos aquellos que, a su cosmovisión, son no confiables. Pero, a la misma vez, los medios empujan a otros humanos a no quedarse afuera de la rapiña, y a salvarse de cualquier modo. De esta forma, todo y todos pasan a formar parte de la misma mugre superestructural. La situación de fondo es idéntica y de descomposición en todos y cada uno de los sustratos sociales de la nación.
Ante todo esto observamos día a día impávidos el desarrollo de una etapa de fuerte descomposición de las relaciones sociales argentinas. Miramos atónitos e impotentes la descomposición de la convivencia en cada uno de las entidades fundamentales del país (familia, escuela, gobierno, policía, etc.). Desde el discurso presidencial se nos ha instado una y otra vez a entender que la democracia es el otro, pero eso en la práctica cotidiana no existe. Por el contrario solamente existe el sálvese quien pueda.
¿Y a quién le atribuiremos todo esto? Pues bien, primeramente a la política del gobierno. Porque ella misma fomenta el mismo tipo de vida en supervivencia: el plan social, la bolsa de comida de la provincia, el reparto de droga, o trabajar para la policía. Y muchas veces todo esto ocurre junto. El común denominador es que la vida ha pasado a no tener valor. Cualquiera se vende, se compra, se corrompe. Toda medida política solamente busca el efectismo. El tema central, y dónde el error radica, no es mejorar, ni mucho menos transformar, sino contener. La gestión errónea es solamente contener, armonizar, todo pegado con moco, pero que sí o sí continúe para adelante. Nadie piensa a gran escala. No se valora el considerar nuestras generaciones futuras. Nadie quiere visualizar lo que va a pasar de aquí a veinte años.
En segundo lugar, la responsabilidad cae sobre la voluntaria actitud de cada argentino de tender a la descomposición moral de sus generaciones. Es que lo único que se percibe a dónde quiera que la mirada apunte es una descomposición globalizada de lo humano. Justamente esta es la forma vil de sostener lo que hacen los gobiernos y corporaciones del mundo puestas al servicio de la élite luciferina gobernante.
Todos podemos caer en la descomposición, o elegir vivir y respirar un aire distinto. Un aire digno. Un aire no contaminado por estas cuestiones.  Aquellos que queramos hacer esto, seguiremos peregrinando en la misión de realizar actos llenos del amor perfecto. Lo otro es la pudrición, en el sentido más llano. Lo otro surge cuando se pudren los sentimientos, los sentidos, las virtudes y los principios de lo humano y de la vida. Es en este punto dónde hay que decidir si seguimos con la corriente o nos largamos unánimes a remar en contra de la corriente de descomposición que el Leviatán ha creado en el mundo.
Yo creo  firmemente en aquello que el Eterno me ha revelado. Él me mostró en Su Espíritu que los cambios se avecinan. Y ocurrirán desde ese mar de luces que nacen fuera de la superestructura que conforman hoy el Estado y el mercado. Son las luces que reman contra la corriente. Luces, encendidas en el Mesías, que  revelarán cómo salir de la descomposición y la decadencia que carcome hoy a la Argentina. Un mar de luces que producirán cantidades de situaciones diferentes, de construcción social, de cuidado ambiental y comunitario, de realización productiva, de defensa y ampliación de derechos.
Les dejo pensando en estos lineamientos, y para que el sello de su reflexión se efectivo les comparto este fragmento surgido del ingenio de un uruguayo maravilloso:

“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al cielo. A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.- El mundo es eso – reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con la luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay gente de fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas; algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende. “

Eduardo Galeano;
El Libro de los abrazos (fragmento)

Toda legislación determina cultura… las leyes de muerte determinan cultura de muerte

La vida humana, regalo maravilloso del Eterno, se muestra en muchos momentos tan frágil que merece nuestra atención para salirle al encuentro y abrazarla. Esto último debe darse sobre todo con la vida inocente, en el momento mismo de la concepción.
La fragilidad de la vida al que me refiero requiere de nosotros la manifestación del amor en su misión de servicio con ternura, compromiso, cuidado y atención. Por lo tanto, velar por la fragilidad de la vida es, y será por siempre, la misión primordial de cada ser humano que habita este bendito planeta. 
El Eterno nos demanda hoy a los argentinos  discernir y distinguir entre lo que es la realidad concreta, que hay que respetar, legislar y ordenar y la realidad deseada, o la que debería ser. Por ejemplo, en la realidad concreta existen una inseguridad muy grande debido a la existencia de ladrones. Tal realidad demanda que se legisle jurídicamente qué hacer con los ladrones y cómo se deberá reprimir al ladrón, pero no es la realidad deseada, no es lo que debería ser una sociedad. El planteo más concreto es: si hubiera una estadística que muestra que la cantidad de ladrones va en aumento, a nadie se le ocurriría pensar que la sociedad debe transformarse en una sociedad de ladrones y entonces legislar en favor de ello. Por lo tanto, necesitamos que nuestras legislaciones rijan los inconvenientes causados por seres humanos que atentan contra el Propósito mismo de nuestra sociedad, sin terminar dañando los valores que basamentan la misma.

Ante esto, nos urge hoy reconocer el hecho actual de que el aborto es, en muchos lugares del mundo, un crimen legalizado. Sabemos que cuando el Eterno nos dice “no matarás”, nos está demandando incluir y poner en primer lugar la vida inocente concebida en el vientre materno que, como dice Su Palabra, es como la hierba que por la mañana brota y por la tarde se seca.

Hoy, realmente estoy asombrado ante el espantoso imperio del espíritu de corrupción que está gobernando nuestra nación argentina. Principados, potestades y gobernadores de maldad que tienen entenebrecidas las mentes de nuestros representantes. Convengamos que la palabra “representantes” nunca ha encontrado mejor y más fiel representación que en esto. Ellos, son individuos que representan a la “familia argento” (modo de llamar al modelo que tipifica la familia argentina). Cada cargo político, elegido a lo largo y ancho del país y en sus distintos rangos y escalafones regionales, es ejercido por un representante elegido por sufragio universal y que revela una cultura. Dicha cultura se ha fundamentado durante siglos en principios ajenos a los del Eterno y Verdadero Dios. Una cultura llena de actitudes mentales basadas en tradiciones humanas que llenaron de moralina las conductas de los hogares argentinos pero vaciaron de valores a la moral de sus generaciones. Por ello, nos encontramos con estos políticos que fueron educados en familias que mantuvieron en alto la hipocrecía de una tradición religiosa que ha conducido la historia de nuestra nación a la práctica de este tipo de GENOCIDIO. En base a esto se fabricaron los principios de los anti-diseños que hoy se están haciendo ley en contra de todo lo que el corazón de cualquier humano sabe: LA VIDA ES VALIOSA y merita que todos la RESPETEMOS como un regalo providencial para las naciones. El aborto es una grave injusticia. Jamás deberá ser considerado un derecho humano. 

Ante lo que se avecina hago un llamado profético diciendo que es urgente que se reaccione y se comprenda que lo espiritual se encuentra activo detrás de todas las cosas visible. Una de estas cosas visible son la leyes. Toda legislación procede del mundo espiritual. Por lo tanto, necesitamos comprender que una vez que las leyes se plasman en lo natural, ellas determinan un destino cultural para las generaciones venideras. Por lo tanto, los argentinos necesitamos despertar al paradigma de que una legislación que no protege la vida favorece una cultura de la muerte que terminará aniquilando nuestro proyecto de país. Por lo tanto, es urgente que adoptemos leyes positivas que promocionen y protejan la vida de la madre y su niño en todos los casos De esta manera, los argentinos demostraremos que estamos a favor  del derecho a la vida humana por sobre toda cosa creada.

Se logra discernir en la atmósfera espiritual de nuestra nación el avance deliberado que pretende limitar y eliminar el valor supremo de la vida e ignorar los derechos de los niños por nacer. Necesitamos retener en nuestras conciencias que al hablar de una madre embarazada, estamos hablando de dos vidas. Y ambas deben ser preservadas y respetadas pues la vida es de un valor absoluto. Hoy hago una denuncia profética frente al abuso de la sociedad organizada y destructiva respecto a la vida inocente en el vientre materno y toco con mi palabras trompeta de guerra para que los argentinos reaccionen y se manifiesten como atalayas de la vida en su fragilidad. Necesitamos salir de todo relativismo individualista y disponernos a abrazar toda vida rechazada y desechada tan arbitrariamente.

La vida en toda su fragilidad está para ser acompañada. No la podemos eliminar, no la podemos ahogar sobreprotegiéndola. Estamos invitados a acompañar su desarrollo, su crecimiento siempre y desde sus inicios. Para esto, el don de la sabiduría viene a nuestro encuentro y Dios nos muestra los caminos por donde ir desandando el rumbo hacia dónde la vida tiende a potenciarse, a crecer, a hacerse más digna. ¡La vida humana fue hecha para acompañarla! ¡Este es el diseño original!

Por último necesito que escuchen a esta “hipócrita” legisladora, que usando FALACIAS para su discurso se presenta como una respuesta mesiánica para tantas supuestas “víctimas de 14 años!” Desde esta aparente defensa de la fragilidad de la vida, se viene la despenalización del aborto. Ella es la presidenta del bloque Nuevo Encuentro, Gabriela Cerruti, y estos fueron sus argumentos de defensa acerca de la Ley de procedimiento para la atención integral de los abortos no punibles en la sesión ordinaria celebrada en el día de ayer (27-9-2012) en la Legislatura Porteña. 

ENLACES RELACIONADOS:

  1. Los artículos de San José establecen que el aborto no es un derecho
  2. Carta abirta de la Madre Teresa de Calcuta a un médico abortista
  3. Dimes y diretes acerca del aborto
  4. El aborto de un niño es el comienzo del suicidio de la madre

Despenalización del Aborto: Las oraciones de los santos están en la brecha frenando a Moloc

La despenalización del aborto se atasca en Argentina

Un nuevo recuento de votos ha retrasado el debate sobre el contenido del proyecto de ley de Interrupción Legal del Embarazo.

Los esfuerzos para hacer avanzar en Argentina una legislación que
despenalice el aborto sufrieron esta semana un nuevo parón. Cuando
parecía que todo estaba finalmente encauzado y que las comisiones
pertinentes del Congreso empezarían a debatir el contenido del proyecto
de ley de Interrupción Legal del Embarazo, un nuevo recuento de votos
echó por tierra esa toma en consideración y todo el proceso deberá
empezar de nuevo, quizás el próximo año, si no da tiempo en las pocas
semanas que quedan antes de las vacaciones parlamentarias.

El proyecto, similar al defendido por la Campaña Nacional por el Derecho a un Aborto Legal, Seguro y Gratuito
y a los que se conocen en Europa como leyes de plazos, fue presentado
el pasado martes ante la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de
Diputados, que preside el diputado de Coalición Cívica (CC) Juan Carlos
Vega. Después de dos horas de discusión, el presidente anunció que el
proyecto reunía las firmas suficientes (la mitad más uno de los
diputados presentes) y que pasaría a su inmediato debate en las
comisiones de Salud y de Familia. Según sus cálculos, en la sala había
11 parlamentario y el dictamen había obtenido seis firmas. La noticia
fue acogida con alegría por los grupos feministas que se habían reunido
frente al Congreso y el dictamen fue calificado de histórico por las
diputadas impulsoras, de varios grupos diferentes.

Otros
diputados, sin embargo, apelaron inmediatamente la decisión, por
considerar que en la sala había 15 parlamentarios y que no se había
obtenido la mayoría suficiente. Dos días después, el presidente de la
Comisión admitió que se había producido un error y que “el despacho no
cumplió los requisitos del reglamento” de la Cámara.
Según el
relato de un diputado presente, la Comisión, que tiene 31 miembros,
comenzó sus trabajo con once, pero a lo largo de los debates se sumaron
otros cuatro, con lo que el aval hubiera necesitado ocho firmas. El
reglamento interno hubiera permitido que en las 48 horas siguientes se
hubieran adherido las otras firmas necesarias, pero finalmente algunos
diputados que se habían mostrado partidarios del proyecto decidieron no
sumarse. Fue el caso, por ejemplo, del diputado radical Ricardo Gil
Lavedra, que defendió el dictamen, pero que explicó que antes de votar a
favor tenía que consultar con su grupo, la Unión Cívica Radical.
En
medio de la polémica provocada por las idas y venidas del presidente de
la Comisión de Legislación Penal, que llegó a felicitar públicamente
por su éxito a las diputadas impulsoras de proyecto, los defensores de
la despenalización del aborto subrayaron que, en cualquier caso, y por
primera vez, se había podido discutir del tema en una sesión formal
parlamentaria y se comprometieron a reiniciar los trámites con urgencia
dado el poco tiempo que queda para que se interrumpan las sesiones del
congreso, hasta mediados de febrero próximo.
Toda América Latina
mira con atención las iniciativas en Argentina para despenalizar el
aborto y establecer una ley de plazos, que contrarrestaría las
legislaciones cada día más restrictivas que se imponen o intentan
abrirse paso en otros países latinoamericanos bajo la presión concertada
de las iglesias, tanto la Católica como las evangelistas. La atención
esta puesta también en la actitud que adopte la presidenta, Cristina
Fernández de Kirchner, que acaba de ser reelegida con más del 54% de los
votos y a la que se pide que deje libertad de voto a su grupo
parlamentario, aunque ella misma se haya declarado, personalmente, en
alguna ocasión, contraria a la despenalización.

Fuente: El País

El debate antes de las elecciones _ 1ª Parte



 
El debate antes de las elecciones _ 2ª Parte



Programa “Esta Noche” en canal C5N tratando el debate
   

 
A continuación comparto un informe hecho por Victor Hugo Morales con la triste posición proabortista.

 

Este informe es una llamado a la acción profética de la Iglesia Verdadera…

 En Argentina 260 mujeres asesinadas por violencia sexista en 2010

El Observatorio de Femicidios en Argentina de la Sociedad Civil Adriana Marisel Zambrano dio a conocer el Informe de Investigación de Femicidios en Argentina, que abarca el período 1º de Enero al 31 de Diciembre de 2010 y cuyo resultado escalofriante indica que 260 mujeres han sido asesinadas por la violencia de género.
Este informe fue realizado por Área de Investigación de La Asociación Civil La Casa del Encuentro, en base a la información de diarios de distribución nacional y provincial.
Aquí algunos de los datos:

Rango Vínculos

Esposos- Parejas- Novios 95
EX esposos- Parejas- Novios 72
Hermanos/ Hermanastros 1
Padres/ Padrastros 10
Otros familiares 16
Vecinos/ Conocidos 32
Sin vinculo aparente 34
Total 260

Rango Modalidad
Baleada 71
Golpeada 50
Apuñalada 49
Degollada 25
Estrangulada 25
Incinerada 11
Descuartizada 5
Ahogada 2
Envenenada 1
Asfixiada 5
Hacha / Machete 4
Causa desconocida 12
Total 260

Rango Edad de la Víctima
0 a 1 año 5
2 a 12 años 12
13 a 18 años 16
19 a 30 años 9
31 a 50 años 80
51 a 65 años 29
66 a 90 años 16
Sin edad registrada 8
Total 260

Rango Edad del femicida

13 a 18 años 4
19 a 30 años 8231 a 50 años 97
51 a 65 años 30
66 a 90 años 8
Sin edad registrada 39
Total 260