Conciencia Financiera

No puedo mantener otro hijo

Por Rav Aron Moss *

Pregunta:

Mi esposa quiere tener otro hijo. Estamos apretados financieramente, creo que es irresponsable añadir otra boca que alimentar en este momento. ¿No hay límites para el mandamiento “Sed fecundos y multiplicaos”?

Respuesta:

Usted está sugiriendo que las finanzas deben determinar el número de hijos que tenemos. Si no se lo puede permitir, no se tienen bebés. La cigüeña se acepta solamente contra reembolso. La deuda y los pañales no se mezclan. Suena razonable. Pero vamos a ver si tiene sentido.

Digamos que mi asesor financiero evalúa que puedo permitirme el lujo de tener cuatro hijos, y no más. Por lo tanto, los tenemos. Unos pocos años después, mi situación cambia drásticamente para peor, y ya no puedo pagar las cuentas para una familia de seis almas. Así que llamo a mi hijo menor y le digo: “Lo siento, hemos cometido un error de cálculo. Pensamos que podríamos pagar. Pero ya sabes cómo es impredecible el mercado en estos días. Vamos a tener que dejarte ir”.

¿Cómo se supone que medimos la cantidad de niños que podemos solventar? ¿Alguien puede predecir qué tamaño de familia podremos o no financiar en el futuro?

La familia no es un negocio. Se trata de personas y no de ganancias. Tener una gran familia significa tomar la decisión de que nuestra riqueza son nuestros hijos, y aunque no sabemos lo que depara el futuro, vamos a hacer todo lo posible para cubrir sus necesidades en todos los sentidos. Si eso significa tomar un poco menos de vacaciones o tener que comprar coches usados en lugar de nuevos, el sacrificio vale la pena.

De hecho, existen situaciones en las que la ley judía limita nuestro agente multiplicador. Si la salud emocional o física de los padres está en riesgo, o si la intensidad de su relación está en cuestión, pueden evitar tener hijos. Pero van a determinarlo junto con su mentor espiritual y su profesional de la salud, no con su contador.

He oído a menudo a la gente decir que desearía haber tenido más hijos. Nunca he oído a nadie decir que hubiera deseado tener menos. Cada nueva alma es una bendición para el mundo y una bendición para la familia. ¿Usted piensa que no puede permitirse el lujo de tener otro? Tal vez, no puede permitirse no hacerlo


*Acerca del Autor:
El rabino Aron Moss enseña Cábala, Talmud y Judaísmo en general en Sydney, Australia.

© Copyright, todos los derechos reservados. Si te ha gustado este artículo, te animamos a distribuirlo, siempre y cuando cumpla con la política de derechos de autor de Chabad.org.



“Las Peores Personas…” según Jack Ma

Jack Ma, fundador de Alibaba dijo en una entrevista lo siguiente:

“Las peores personas a las que les puedes servir son las personas con mentalidad de pobre”.

Dales algo gratis, y piensan que es una trampa. Diles que es una pequeña inversión, van a decir que no ganan mucho. Invítalas a entrar en grande, dirán que no tienen dinero. Invítalos a probar cosas nuevas, te dirán que no saben cómo hacerlo. Invítalos a un negocio tradicional, dirán que es difícil de hacer. Diles que es un nuevo modelo de negocio, van a decir que es una pirámide o estafa. Diles que administren una tienda, dirán que no hay libertad. Diles que corran un nuevo negocio, van a decir que no tienen experiencia.


Ellos tienen algunas cosas en común:
Ellos aman preguntar, “investigar” y escuchar a los amigos que están tan desesperados como ellos, piensan más que un filósofo y se mueven menos que un ciego guiando a otro ciego.


Sólo hay que preguntarles, ¿qué quieren hacer? Y nunca serán capaces de responder.

La Forma que Dios tiene para Dar Dinero a sus Hijos

Por P.A. David Nesher

 

“Porque no por salir hacia el oeste, ni del desierto a las montañas, porque Dios es el Juez, El humilla a uno y levanta a otro”

(Tehilím/Salmos 75:6- 7)

 

¿Cuál es el significado de estos versículos?

Antes que nada debo explicar que este tipo de texto pertenece al fruto literario de lo que se conoce como el movimiento sapiencial de Israel. El movimiento de la sabiduría (jokmah) o sapiencial en su triple dimensión, intelectual, moral y religiosa, influyó poderosamente en el pueblo. El mismo comenzó con David, continuó con Salomón y se diseminó como reguero por diferentes caminos humanos, entre ellos los profetas pre-exilicos. Su principal finalidad era orientar la vida práctica en consonancia con la fe, aplicando a las mil y una situaciones de la existencia humana las enseñanzas de la Instrucción (Torah) de Dios de modo que se asegure una vida dichosa, digna de ser vivida. El género sapiencial aparece en la TaNaK entrelazado con la poesía y constituye lo esencial de tres libros: Job, Proverbios y Eclesiastés, bien que en otros hallamos pasajes del mismo carácter en forma de máximas, refranes, acertijos, parábolas, etc. (Jue. 9:8-15; 14:14; 1 S. 24:13; 2 S. 12:1-6, entre otros).

En la sabiduría hebrea de Israel, a diferencia de la de otros pueblos orientales, se combina el conocimiento adquirido por la experiencia con la revelación que otorgan los códigos de la Luz Infinita, escritos en la Torah. Es una cualidad natural que se cultiva mediante la instrucción de padres a hijos, y de maestro a discípulos; pero también es un don de Yahvéh (Job 11:6, Pro 2:6 y ss.; Ec. 2:26), fruto de la acción inspiradora de su Espíritu (Job 32:8), y que solamente se adquiere por la fe verdadera (emunah).

Ahora sí, dicho esto, y respondiendo a la pregunta que inició esta bitácora, dire que estos versículos revelan que una persona no necesariamente se vuelve rica por viajar, por negocios de este a oeste, o por aventurarse a lugares distantes, tales como montañas y desiertos. Más bien, sí así ha sido ordenado, Dios despoja de dinero a una persona y provee para algún otro.

Por esta razón, aquellos que estamos redimidos en el Mesías debemos educar a nuestra conciencia para que no cometamos error alguno a la hora de conectarnos con el dinero. El Espíritu de Yahvéh, quien nos unge con su poder, también nos da la inteligencia para administrar los recursos financieros. La sabiduría te puede ayudar a prosperar mucho, pero la falta de ella te deja pobre. Shakespeare decía: “La gente que vive comprando bienes superfluos, llega a tener que vender los bienes necesarios.” Si sigues el camino de la sabiduría y el dominio propio, llegará el día que tendrás con que comprarte lo que quieras; pero si te apresuras, pronto te endeudarás.

Por esto, conviene mucho a nuestra salud integral conocer la cosmovisión que Israel adquirió por medio de lo que las palabras hebreas que usaba a la hora de hablar de dinero. Los nombres hebreos relativos a dinero indican su movilidad:

  • Nejasím, traducida como posesiones.La palabra nejasím indica que después del fallecimiento de una persona, sus pertenencias son sustraídas de ella, y entregadas a otro. (Nejasím está íntimamente relacionada a la raíz mejusé/ ellas son ocultadas de él)
  • Zuzím (un tipo de moneda) significa que aún cuando una persona está viva, su dinero cambia de manos, moviéndose de uno al otro. (Zuzím es derivado de la palabra raíz mover.)
  • Mamón: Mamón es una contracción de la expresión: “Ma ata mone”, que al traducirla queda: “¿Qué estáis contando? ¡Es realmente nada!”
  • Maot, traducido como dinero, significa realmente “ma laet” que se traduce: “¿Qué acerca del futuro?” Con ella se da a entender que el dinero no es una posesión eterna (como son  al Torah y sus mitzvot -mandamientos-), sino que permanece con una persona sólo por un cierto período ordenado por Yahvéh.

Todos estos términos para dinero enseñan a una persona con mentalidad hebrea que sus finanzas sirven a su propósito apropiado sólo si ella lo usa en el Servicio de Yahvéh. El dinero debe usarse de una manera que agrade a Dios (Lucas 16:9). Se debe emplear con responsabilidad y honradez (Hebreos 13:18).

Por ello, los textos sapienciales animaban a un israelita a mirar sus bienes como un medio de la materialidad que garantizaba la elevación de las generaciones en el conocimiento y la proclamación de los secretos celestiales revelados en la Instrucción (Torah) divina.

“La herencia del bueno alcanzará a los hijos de sus hijos, pero la riqueza del pecador está guardada para el justo.”

(Proverbios 13:22)

Yahvéh nos quiere bendecir tanto que podamos llegar a dejar herencia aún a nuestros nietos. Por ello, debemos hacer nuestros bienes en el orden que el Eterno establece.

“Prepara tus labores fuera, dispónlas en tus campos y edifica después tu casa.”

(Proverbios 24:27)

El orden que Yahvéh aquí nos enseña para hacer las riquezas es primero “en los campos”, es decir en un proyecto de destino bien planificado, después la “casa”, representando a aquellos bienes que a corto plazo el ritmo de vida mismo suele proponer, pero con no hacen al orden prioritario de la economía real.

La Trasferencia divina de riquezas.

La herencia del bueno alcanzará a los hijos de sus hijos, pero la riqueza del pecador está guardada para el justo. 

 

Dice la última parte del verso que la riqueza del pecador está guardada para el justo.”

En vedad, la sabiduría está señalando a un nivel alto de prosperidad que apunta a ese momento específico cuando un escogido ya no sólo trabaja para hacer las riquezas, sino también cuando las riquezas trabajan para él y su propósito. Las Sagradas Escrituras dicen en esta porción que el Eterno trasladará las riquezas de los pecadores al justo. La pregunta que cada uno debe hacerse es: “¿soy yo una persona productiva e íntegra en mi trabajo, para que el Eterno se agrade de mí y me entregue las riquezas de los impíos?

lo dice así:

“Porque, ¿quién comerá y quién se gozará sino uno mismo?

Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; pero al pecador le da el trabajo de recoger y amontonar, para dejárselo al que agrada a Dios.

También esto es vanidad y aflicción de espíritu.”

(Eclesiastés 2:25-26)

Cuando un redimido ha trabajado de una manera que agrada a Yahvéh, el mismo Dios tomará la riqueza de otros y la pondrá en las manos de aquel hijo que agrada Su corazón. En la parábola de los talentos, el amo ordenó que al siervo malo que no produjo lo echaran a las tinieblas, y que el talento que le tenía se lo dieran al que tenía diez talentos. Porque al que tiene se le dará más, y el que no tiene, aún lo que piensa tener, se le quitará (Mateo 25: 28-30). Así se cumplió el verso que dice que las riquezas de los impíos serán trasladadas a las manos de los justos. Es cómo si el Eterno dijera: “He encontrado un hombre que producirá conforme a mi voluntad, a las manos de él ordeno que pasen las riquezas de otros.”

¡Esto es maravilloso! Un redimido puede prosperar por su buen trabajo, y por el mal trabajo que otros hacen.

Bendito sea el Eterno por Su Instrucción que nos exhorta y anima a ser mejor cada día. Esto nos permite esforzarnos por salir adelante, y continuar a una mayor ascensión de consciencia. Por esto, bendice al Señor por las adversidades que tengas, ya que ellas te hacen cada día mejor, y te provocan a buscar más la presencia del Espíritu Santo y vivir en santidad.

Al observar las características de las comunidades mesiánicas del primer siglo, notamos que aquellos discípulos traían los bienes y las propiedades a los pies de los apóstoles. Y si a ellos les traían los bienes, era porque ellos podían producir una multiplicación en esa bendición. El Señor habló a mi espíritu respecto a esto y me reveló que a los apóstoles tenemos autoridad para bendecir la vida económica de los fieles a Su Yugo. Por eso, hoy quiero bendecirte, declarando que en todo lo que haces vas a ser una persona productiva, vas a poder hacer crecer primero tu negocio, y luego tu casa, y también tanto como para darle a otros sembrando en los centros de capacitación que enseñan a decodificar los secretos del Cielo revelados en la Torah. ¡Serás próspero en todas cosas!

Te declaro ¡Shalom!

 

Remedios Divinos para Evitar la Avaricia.

” Él te condujo a través del inmenso y terrible desierto, con sus serpientes abrasadoras y escorpiones, tierra sedienta donde no había agua; El sacó para ti agua de la roca de pedernal. En el desierto te alimentó con el maná que tus padres no habían conocido, para humillarte y probarte, y para finalmente hacerte bien. No sea que digas en tu corazón: “Mi poder y la fuerza de mi mano me han producido esta riqueza.” Mas acuérdate de Yahvéh tu Dios, porque Él es el que te da poder para hacer riquezas, a fin de confirmar su pacto, el cual juró a tus padres como en este día.”

(Devarim/Deut. 8:15-18)

 

Estudiando los códigos de la Torah, especialmente Devarim (Deuteronomio), nos hemos alegrado ante la revelación de que nuestro Abba santo está muy interesado en capacitar nuestra mente para que domine la materia, desarrollando así en plenitud el propósito mesiánico para nuestras vidas. Está escrituralmente establecido que Yahvéh, nuestro Dios, desea bendecir a sus hijos primogénitos con muchas riquezas materiales. Pero, también aceptábamos que, por causa de la tendencia pecaminosa del hombre, es muy fácil olvidarse del Eterno y Su Instrucción (Torah) cuando las riquezas aparecen y comienzan a multiplicarse.

Hoy nos toca ver cómo Moshé advierte sobre este peligro diciendo a los israelitas de la nueva generación que tengan mucho cuidado de no olvidar al Eterno en el momento de obtener muchas riquezas materiales.

He aquí el primero de los remedios contra esta desviación pecaminosa (avaricia): acordarse en todo tiempo del Eterno, haciendo caso a lo que la Torah dice al respecto. El que pone esta palabra de la Torah en su corazón toma todos los recaudos para no olvidar a Yahvéh a la hora de obtener riquezas, reconociendo todo el tiempo que es el Eterno, y sólo Él, quien nos da la capacidad para hacer riquezas y alabándolo entonces por ello, en todo lugar y tiempo.

El segundo remedio que ayuda al ser humano redimido a ser guardado de la avaricia, y así olvidarse del Eterno, es su fidelidad con la entrega de los diezmos. Las Sagradas Escrituras revelan que la generosidad practicada en esta disciplina guarda el corazón de la avaricia.

El tercer remedio que el Eterno tiene para guardar a sus redimidos del orgullo y la idolatría de las riquezas es hacerlos pasar por el desierto. La experiencia del desierto el método divino que otorga la mejor preparación para poder aguantar las bendiciones materiales sin volverse autosuficiente, orgulloso y conformista.

El propósito de Yahvéh de introducirnos y mantenernos en el desierto es humillarnos para finalmente hacernos bien como recompensa a la humildad adquirida. Al estudiar este método celestial debemos aceptar que a veces hay hijos primogénitos tan egocéntricos que deben pasar mucho tiempo en el desierto. Otros son tan orgullosos ante la voluntad de nuestro Abba, que deben soportar el proceso pasando por muchos desiertos, a lo largo de su peregrinar en la vida mesiánica. ¡Yahvéh sabe bien lo que cada uno necesita!

Por lo tanto, si hoy estás en un terrible desierto con serpientes, escorpiones, sequía y sed, te pido que no te alejes del Eterno. Por el contrario, te aconsejo que lo busques en tu angustia y confía en que Él es capaz de sacar agua de la roca para saciar tu sed y alimentarte de manera sobrenatural. A lo mejor no vas a tener en abundancia, pero te aseguro que no vas a perecer en el desierto. Tendrás suficiente para sobrevivir y para aprender a depender del Eterno, hasta que al fin puedas pisar la Tierra de Su Promisión destinada en Yeshúa sólo para ti.

Recuerda y acepta humildemente que tu Padre celestial es muy sabio. Él conoce tu corazón. Él sabe que, según las muchas bendiciones que te quiere dar, tendrás que permanecer en el desierto. Esto no lo hará para quitar tus derechos, sino para formar tu carácter y para entrenarte para el tiempo de la promoción material sobreabundante.

Así que, aprende a alabarlo porque te está dando lo suficiente para no morir en una situación humanamente imposible. Levanta tu corazón, tus ojos y tus manos al Cielo. Aprende a darle las gracias siempre por lo que recibes, sea poco o mucho. Ten en cuenta que una vez que hayas aprendido la lección, te espera mucha abundancia. Y luego de recibir esa abundancia en esta vida, ten también por certeza que el Eterno es bueno para continuar promocionándote en la vida venidera.

 

Kol tuv! (¡Toda Bendición!)

Condiciones para la Verdadera Prosperidad

“ Y como consecuencia de que escuchéis estos decretos (mishpatim) y los guardéis y los cumpláis, YHVH tu Dios guardará su pacto contigo y su misericordia que juró a tus padres. Y te amará, te bendecirá y te multiplicará; también bendecirá el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra, tu cereal, tu mosto, tu aceite, el aumento de tu ganado y las crías de tu rebaño en la tierra que Él juró a tus padres que te daría. Bendito serás más que todos los pueblos; no habrá varón ni hembra estéril en ti, ni en tu ganado. Y YHVH apartará de ti toda enfermedad; y no pondrá sobre ti ninguna de las enfermedades malignas de Egipto que has conocido, sino que las pondrá sobre los que te odian. Y destruirás a todos los pueblos que YHVH tu Dios te entregue.”

(Devarim/Deuteronomiio 7:12-16)

 

Al recorrer los versículos que sistematizan los códigos de la Torah (Instrucción), nuestra conciencia inmediatamente comprende que existen condiciones para que Yahvéh guarde (cumpla) el pacto que juró a los padres (Abrahán, Isaac, y Jacob), con los hijos primogénitos de Israel,. De este modo queda bien claro, que desde la cosmovisión divina existen consecuencias que se obtienen por la fidelidad de cada creyente al pacto del Eterno

Entonces, comprendemos según esta revelación que hay unas condiciones y unas consecuencias en la dinámica de la Alianza con el Eterno.

Las condiciones para la verdadera prosperidad, según la cosmovisión divina, son las siguientes:

✍🏼 Oír y obedecer (shamá) los mishpatim (leyes sociales).
✍🏼 Guardar (shamar) los mishpatim.
✍🏼 Cumplir (asá) los mishpatim.

Ahora bien, si has tomado nota en tu mente y corazón de de esta triada condicional, notarás que las consecuencias que Israel (y cada uno de sus integrantes) reciben son infinitamente asombrosas, y pueden sintetizarse en estas trece líneas:

YHVH guardará su pacto con Israel.
YHVH guardará su misericordia con Israel.
YHVH amará a Israel.
YHVH bendecirá a Israel.
YHVH multiplicará a Israel.
YHVH bendecirá los hijos de los israelitas.
YHVH bendecirá los productos agrícolas de los israelitas.
YHVH bendecirá la producción de los animales de los israelitas.
YHVH permitirá que cada integrante de Israel tenga más bienestar que otros pueblos.
YHVH no permitirá esterilidad en los hombres o en los animales israelitas.
YHVH no permitirá enfermedades entre los israelitas.
YHVH hará que las enfermedades alcanzarán los enemigos de Israel.
YHVH dará a Israel el poder para exterminar a las siete naciones.

Ahora bien, notamos en esta ascensión (aliyá) que la Torah permite a nuestra conciencia, que las condiciones para obtener los beneficios del pacto en primer lugar tienen que ver con la fidelidad a las leyes relacionadas con el amor al prójimo. La obediencia a los mishpatim, que son las leyes sociales, es una condición incondicional para poder recibir el amor de Yahvéh y sus recompensas. Esto nos enseña que el amor que el Eterno nos muestre cotidianamente, siempre estará relacionado con el amor que mostremos a nuestro prójimo. El mismo principio se encuentra en los Escritos Mesiánicos, donde vemos que el amor que mostramos hacia el prójimo es un reflejo del amor que tenemos hacia el Padre:

Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte… Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo Jesús, el Cristo, y nos amemos unos a otros como Él nos ha mandado… El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor… Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto.”

(1 Juan 3:14, 23; 4:8, 12, 20).

Por lo tanto, el Señor anhela que aceptemos humildemente ante Él que la relación entre nosotros y el prójimo determina nuestra relación con el Padre. Es imposible servir al Eterno sin amar a los hermanos. Es imposible recibir los beneficios del pacto sin estar bien con los demás.

Cinco Consejos para que Papá Maneje Mejor sus Finanzas Personales

 

La educación financiera se aprende en nuestros círculos más cercanos cuando somos pequeños.

En nuestro país, la mayoría de las personas no cuenta con una educación formal de finanzas personales, por lo que toma sus conocimientos de lo que ve de forma cotidiana.

Contar con una educación financiera es indispensable para manejar más eficientemente las finanzas personales”, advierte Alejandro Saracho, experto en finanzas personales.

Si estás en esta situación generacional, lo mejor es tomar acción. No importa en qué etapa te encuentres, lo importante es empezar a aprender a manejar tu dinero inteligentemente para darte tranquilidad y comenzar a vivir tus sueños.

Estos son cinco consejos para que papá maneje mejor sus finanzas personales.

1. Realiza un presupuesto mensual para tu familia, esto es de suma importancia porque tienes un mayor control en tus gastos, estás consciente de ellos y puedes distribuir los ingresos de la familia con base en sus necesidades, también de esta forma podrás ver dónde gastas más y dónde puedes recortar, por lo que viene el punto dos.

2. Simplifica gastos, es decir, reduce todos los gastos que no son necesarios para el día a día. Como por ejemplo darles dinero a tus hijos en vez de preparar un lunch en la casa, o tú mismo no llevarte un refrigerio para el trabajo y gastar en la tiendita.

3. Asegurar a tu familia es importante ya que un seguro te puede evitar gastar mucho dinero en caso de algún accidente o enfermedad y de esta forma tú y tu familia estarán tranquilos.

4. Ahorra e invierte. Sin una no existe la otra, el ahorro es simplemente la acumulación del dinero y cuando inviertes el dinero se multiplica, mantiene su valor en el tiempo y genera un patrimonio. Puedes hacerlo de forma individual o familiar y hasta enseñarle a los más pequeños de la casa cómo hacerlo, una buena idea es empezar con 100 pesos en cetesdirecto.com y cetes directo para niños, así generarás el hábito del ahorro y la inversión, además que cetes directo es la forma más confiable de hacerlo y más si eres primerizo. Puedes dividir tus inversiones en diferentes herramientas y plazos y para diferentes objetivos, por ejemplo: la universidad de tus hijos, tu retiro, un bien inmueble o un viaje.

5. Capacitarse y seguir aprendiendo es uno de los pasos más importantes ya que no tenemos una educación formal de finanzas personales es necesario buscar continuamente herramientas que nos ayuden a entender cómo manejar mejor nuestro dinero y con poco hacer mucho de forma inteligente. Para empezar, puedes leer Reconfiguración Financiera o asistir a la conferencia donde en cinco pasos podrás empezar a reconfigurar tu mente para hacer dinero.

 

Fuente: Forbes

Las Costumbres que Siembran Pobreza Mental

Por P.A. David Nesher

 

 

“Serán malditos tu cesta y el lugar donde amasas la harina.
Serán malditos tus hijos y tus cosechas y las crías de tus vacas, de tus ovejas y de todos los animales “.

(Deuteronomio 28: 17)

 

Las Sagradas Escrituras, revelan en este versículo lo que se conoce como MALDICIÓN DE LA POBREZAINSUFICIENCIA FINANCIERA COMPLETA.

 

La experiencia ministerial me ha conducido a notar que las costumbres cotidianas de muchos seres humanos influyen en su estado físico y emocional, programando así pensamientos que terminan marcando un comportamiento. Al final, esto es lo que acaba por definir un estilo de vida. Por estas costumbres, debo decir que lamentablemente la gran mayoría de esos varones y mujeres generan una forma de vida acorde a lo que la Torah enseñan en el versículo arriba citado.

 

Desde ese pasaje, y analizando una serie de costumbres negativas en muchos de las personas a quienes he aconsejado, he encontrado hábitos de los que sería mejor olvidarse y evitar a como dé lugar. Son hábitos que manifiestan costumbres que alimentan una mentalidad llena de pobreza.

 

Los invito a continuación a reflexionar conmigo en aquellos hábitos que considero causan pobreza en nuestras vidas y que por lo tanto urge erradicarlos:

 

1. La costumbre de autocompadecerse

El ex Secretario de Salud, Educación y Asistencia Social en USA,  John  Gardner, fue consultado acerca de la auto-compasión, después de pensar por un instante la respuesta, se refirió a ella así: “La lástima por uno mismo es uno de los narcóticos no farmacéuticos mas destructivos. Es adictiva, da placer en el corto plazo, pero separa a la victima de la realidad”.

autocompasion_positiva

Siempre enseño a mis discípulos que cuando nos autocompadecemos, no nos damos cuenta de que esta actitud es lo que precisamente más nos impide mejorar y buscar soluciones. Se trata de una actitud negativa que aprendimos en la infancia o adolescenciac cuando estábamos realmente indefensos, o cuando imitábamos algún adulto que nos sirvió de modelo en esto de la auto-compasión.

Las raíces de la pobreza tienen su oportunidad de aparición y crecimiento justamente cuando la auto-compasión se expresa y brotan, por y desde ella, las quejas acerca de lo “miserable” de tu vida. No tienes la figura que deseas, no tienes los ingresos que querrías, la educación que recibiste no es la que necesitabas, tu casa no es como la de la revista, el clima de hoy no te agrada, el vendedor en la tienda no te escuchó como debía, y todo, absolutamente todo a tu alrededor puede ser ese “motivo perfecto” para sentir lástima de ti mismo y quejarte de tu mala suerte. De esta manera, la autocompasión nos mantiene atrapados, sin que nos demos cuenta de ello y nos impide avanzar por la vida y disfrutar de la prosperidad que la misma tiene.

He notado que las personas que tienen la costumbre de autocompadecerse van perdiendo la simpatía de quienes los rodean. Y es que claro nadie quiere compadecerse eternamente de alguien así, con una vida llena de malas noticias. Nadie espera nada de un hipocondríaco crónico, se sabe que lo único que puede hacer es gimotear y por eso tampoco es común que se lo invite a nada ni se le tenga en cuenta. Para alguien así es muy difícil entablar relaciones personales que a su vez son muy importantes para forjar una carrera y conseguir un trabajo interesante. Autocompadecerse es la mejor manera de ganarse un sueldo miserable y tener una vida gris.

 

2. Costumbre de ahorrar en todo (tacañería)

Imaginemos a una persona en apariencia normal con empleo e ingresos recurrentes que jamás se va de vacaciones, si no es a casa de amigos y familiares; que apenas enciende la calefacción, incluso en los más crudos meses de invierno; que utiliza su teléfono celular sólo para provocar llamadas perdidas y esperar a que sea el otro quien le llame; que no sale a cenar ni al cine, si no es invitado; que en una hoja de cálculo (a la cual dedica casi una hora diaria) registra hasta los gastos más nimios y compara, mes a mes, si está logrando reducir suTacaño gasto mensual. ¿Estamos ante un tacaño o ante un ahorrador? ¿Cómo saber si la compulsión a no gastar es fruto de una sana decisión o se está rayando en lo maniático?

 

Ahora piensa en ti; si en la tienda siempre vas en busca de la sección de rebajas, si piensas que les pagan más a tus compañeros de trabajo aunque trabajen menos; si nunca le prestas nada a nadie, no dejas ni la más mínima propina a los camareros eso significa que la costumbre de la pobreza ya ha hecho nido en ti. Estos “ahorros” parecieran hacerte la vida feliz, pero en realidad no es así.

Los analistas dicen que intentar economizar en todo está lejos de ser signo de ahorro razonable y por el contrario es un síntoma de que la persona es incapaz de balancear sus gastos y sus ingresos. De hecho estudios realizados sobre este tema apuntan a que este desorden tiene un costo muy gravoso en lo emocional. Se ha comprobado que aquellas personas que escatiman el dinero son más propensas a sufrir estrés y ansiedad que quienes son más generosos. Pero lamentablemente los tacaños no sufren solos, sino que terminan por hacer la vida miserable a quienes los rodean, por ello los que viven cerca de un tacaño suelen llegar a sentir rechazo ya que lidiar día a día con este tipo de actitudes no es para nada fácil, aunque otros podrían aprenderla.

La tacañería como patología tiene su origen en el pasado, tanto psicológico como económico. Se sabe que el pasado económico explica la afición al dinero. Cuando una persona ha sufrido una niñez de privaciones materiales se instalará en su ánimo una tendencia mucho mayor al ahorro y la previsión exagerada que en otra que vivió en un entorno de abundancia.

Nosotros a esta actitud la debemos evitar teniendo en cuenta que la sabiduría de lo alto señala lo peligroso que es convivir con ella:

“Nunca comas con gente tacaña, ni dejes que sus platillos te despierten el apetito.”

(Proverbios 23: 6)

 “El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. También esto es vanidad.”

(Eclesiastés 5:10)

3. Costumbre de medir todo en dinero.

Cuando te pasas por lo menos ocho horas al día en el trabajo, tratando de ganar un ingreso decente para mantener a tu familia, proveer para sus necesidades, y lograr que quede algo para cumplir con algunos deseos, es fácil quedar atrapado en la trampa de creer que el dinero es de lo que se trata la vida.

He notado que sólo las personas en cuyas mentes crece la pobreza piensan que la única manera de ser feliz es tener un salario con gran cantidad de ceros y que no hay lugar para la alegría si no se tiene ropa cara, casa propia y un automóvil de alta gama.

Los sociólogos aseguran que al responder a la pregunta ¿qué necesitas para ser feliz? sólo aquellos con una mentalidad de pobreza empiezan enumerando los bienes materiales, mientras que aquellos con un punto de vista mejor enfocado mencionan el amor y la amistad en primer lugar. Lo interesante es que este último tipo de personas rara vez hablan de cuentas bancarias porque piensan que la riqueza se mide en la capacidad de generar ingresos y tener visión. Una persona verdaderamente exitosa no depende del tamaño de su saco de oro.

Con esta costumbre negativa se concibe el dinero como un arma de poder. Produce codicia. Se intenta comprar el amor y el reconocimiento de los demás con dinero.No se percibe el valor espiritual de la vida ni de las personas. Crea la necesidad de ganar más y más dinero para poder continuar gastándolo y derrochándolo. El estrés se hace inevitable y el vacío

Debes aceptar, y mentalizarte, que el dinero es una gran herramienta que necesitas para proporcionar una buena vida a tu familia.  Pero el dinero no es el principio y el final de la vida. El dinero es simplemente una herramienta que te ayudará a vivir un estilo de vida, pero no a crear la vida.

El dinero no puede comprar la familia, salud, felicidad, fe, paz, propósito, alegría, crecimiento personal, o el amor.

Por eso, la próxima vez que quedes atrapado en la trampa de medir todo en dinero, tómate unos minutos para recordar lo que en la vida es realmente importante. Tus seres queridos se alegrarán de que lo hayas hecho, y tú también. Entonces la pobreza te habrá abandonado.

Terminaré este punto ayudándote con estas dos frases:

“No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no cambiarías por dinero”. 

(Paulo Coelho)

“Quienes creen que el dinero lo hace todo terminan haciendo todo por dinero”. 

(Voltaire)

4. Costumbre de entrar en pánico cuando el dinero se acaba.

¿Estás pensando en cambiar de trabajo o incluso en empezar tu propio negocio pero te da miedo no encontrar nada, que no funcione bien y quedarte en una especie de “limbo económico

Este es un hábito originado por el hambre y la miseria que pudieron vivir nuestros antepasados (aunque obviamente no es un caso generalizado). Se trata de una paranoia que dice así: “el dinero se acabará y me quedaré sin nada“. Este pensamiento crea la necesidad de ser tacaños; produce miedo a dar y a gastar. No nos permite disfrutar haciéndonos regalos a nosotros mismos.Cada vez que se pagan las facturas se sufren ataques de angustia. Se cree que uno hace daño a la gente cuando le pagan dinero. Se vive con el pensamiento de que no es justo recibir todo el dinero que uno merece.

Me he encontrado con personas que tan sólo con pensar que se puede ser parte de la próxima oleada de despidos, su pulso se acelera y su tensión sube. Eso es justamente un síntoma de una mente programada para la pobreza.

¿Dejarías que el miedo te impidiera tener una nueva y mejor vida a partir de ahora?

¿Y si todo consistiera en dejar de pensar que puedes perder tu dinero de un momento a otro?

Cada vez que te encuentres pensando algo similar, replantéate la situación y piensa con cabeza fría. Nadie te lo va a quitar. Él no se va a ir por su propia cuenta. La verdad que debes aceptar es que el dinero es un fluido que va y viene.

En realidad, todo va a depender del manejo y la administración que le des en determinados instantes. De las decisiones que tomes.

La cuestión entonces se reduce al campo de aprender y refinar la habilidad de tomar decisiones correctas en el ámbito monetario y financiero, más que aumentar las preocupaciones por cuestiones realmente inexistentes.

Plantéate el reto de mejorar cada vez más y de adquirir los conocimientos necesarios para desvanecer ese miedo. Verás cómo cada vez más, podrás aprovechar el potencial ilimitado que te ofrece la vida para vivir en abundancia.

 

5. Costumbre de gastar más de lo que se gana.

 

El que gasta más de lo que gana, el que gasta antes de ganar, ese vive endeudado…ese es pobre. Para el pobre todo es gasto, todo es deudas.

ecodinero

Si trabajas en dos lugares pero aún así no te alcanza el dinero es hora de cambiar algo en tu vida. Si una persona no logra entender en qué se diferencia un crédito de otro lo más probable es que nunca llegue a conocer la estabilidad económica.

Muchas personas gastan más de lo que ganan, en ocasiones por no llevar un registro de gastos, en otras porque simplemente no saben controlarse o porque realmente necesitan lo que gastan. Aunque sea duro, hay que hacer todo lo posible por gastar menos de lo que se gana.

 

 

6. Costumbre de hacer lo que no te gusta.

 

Me encontrado con muchas personas que se aferran a esta expresión de vida: “¿Si no lo hago yo entonces quién lo hará?“, asegurando así, que el trabajo que realizan, si bien no les gusta, están obligados a hacerlo. Muchas personas en esta situación reconocen que hay que tomar una decisión complicada, pero por inercia, costumbre o ese sentido de la responsabilidad mal entendida, se sienten bloqueadas y esto nos impide llevarla a cabo, viviendo en un mar de sin sabores, que los hace infelices y llevadas al límite, llegan a enfermar.

Los psicólogos afirman que las personas cuyos empleos no les satisfacen están potencialmente programados para la pobreza y lo que podríamos llamar “mala suerte“. La razón está en los sentimientos que se despiertan en la persona al tener que ocuparse de asuntos que no le gustan.

Existen varios motivos por los cuales puedes estar en un trabajo que no te da la realización y satisfacción que tu quisieras. Entre esos muchos yo destaco:

  • Has olvidado lo que soñaste ser en algún punto de tu vida.
  • Te hace falta conocer realmente quien eres y para que eres bueno.
  • No has descubierto qué es lo que te apasiona.
  • No tienes una meta y claridad sobre qué hacer.
  • Hay un miedo muy fuerte al cambio y al fracaso.
  • No estás aprendiendo nada en tu trabajo.
  • Falta de relaciones positivas con tus compañeros o jefe.
  • Has puesto otros valores antes que tu felicidad (como el dinero, el estatus, la seguridad, la estabilidad, etc.).

Para desterrar esa costumbre negativa de hacer lo que no te gusta, es necesario que hagas no lo que alguien más necesita, sino lo que más te produzca satisfacción. Sólo en ese caso es posible ver resultados ”milagrosos“. Ya dicen por ahí, si vas a ser zapatero, debes ser el mejor; y con razón, si te gusta lo más probable es que acabes teniendo una zapatería.

Por lo tanto, aprende a enfrentar los problemas y tomar el toro por los cuernos. Al principio no será fácil. Muchas veces el miedo te paralizó y te acostumbraste a convivir con situaciones que te llevan a extremos, pero es mucho peor vivir así cuando la solución está en tus mano: simplemente se trata de decirte a ti mismo “no estoy dispuesto a continuar así”.

Por tanto sé valiente, y piensa que hay vida más allá; que tras una decisión complicada tu día a día se habrá librado de un peso que puede convertirse en una losa y a partir de ahí solo tendrás que mirar hacia delante.

Recuérdate día a día que la vida es demasiado corta y tiene cosas maravillosas que muchas veces has perdido por no saber tomar una decisión a tiempo.

 

7. Costumbre de no tener una buena relación con las personas de tu familia.

 

A lo largo de mis años ministeriales he notado que muchas veces la responsabilidad económica recae en un solo miembro de la familia, puede ser la madre, el padre, el hijo mayor que trabaja, etc. Y empieza una demanda irracional contra esta persona, sin considerar sus propias necesidades personales y sin pensar en el esfuerzo diario que hace por los demás. Los otros se colocan en una posición demandante sin aportar en nada a la economía familiar.

Aunque podría parecer que tener malas relaciones con los miembros de tu familia no es algo tan grave en realidad eso genera una especie de “tabú” mental y un malestar que podría llegar a convertirse en odio. El odio se convierte en amargura y la amargura en pobreza mental, que a su vez no permite ningún tipo de cambio ni perdón.

Es necesario poder observar la existencia de situaciones donde el uso del dinero sirve como un medio para agredir al grupo familiar o cómo este grupo descalifica a uno de sus miembros:

  • – Hombres y mujeres criticados por sus sueldos bajos.
  • – Situaciones imprevistas que hacen que la familia ataque al que no puede proveer.
  • – Mala organización de la economía familiar.
  • – Despidos inesperados por los cuales el familiar además de sentirse mal en lo personal carga con la culpa y la demanda de los demás.
  • – Problemas personales de uno de los miembros (ludopatía, adicciones, personalidad irresponsable, etc.).

Una de las cosas más importantes que una familia debe saber es en qué posición de afecto se encuentra cada uno, y cómo desde esa necesidad de cariño, de posesión, de frustración, de rabia o de comportamiento solidario va a relacionarse con la economía en casa. Si los miembros de la familia se quedan en la posición de que es “el otro el que tiene que resolver el problema” entonces la crisis se hará inminente y la parte económica terminará siendo el mejor vehículo para destrozar la familia colocándola debajo de la línea de pobreza.

 

 

 

Bitácora Relacionada y Recomendada:

DIFERENCIAS que marcan la DIFERENCIA

Liderazgo: Los secretos para lograr que las cosas se hagan

El mayor desafío con el que me he encontrado a lo largo de mi liderazgo es lograr que las cosas se hagan, en el tiempo y lugar oportunos.  También he notado en estos años que no fue solamente mi desafío sino el de muchos que de una u otra manera están día a día en la tarea de encabezar distintos tipos de empresas y negocios.

Me encontré con una nota de la BBC  que se basa en entrevistas realizadas por el experto en liderazgo Steve Tappin, para la serie”CEO Gurú“, producida por Neil Koenig. En ella el periodista le preguntó a algunos de los líderes de las compañías más importantes del mundo cuáles son su secretos para no empantanarse con los detalles.

A continuación les comparto resumidamente lo que ellos respondieron:

Jeff Immelt, presidente de General Electric

GE_Jeffrey-Immelt

Usted tiene realmente que evolucionar hacia un esquema mental en el que tenga asumido que sólo se hará responsable de las cosas que usted puede controlar. Si uno se echa al hombro todos los problemas del mundo, tendrá una muerte joven como CEO”.

“Si usted se va a plantear algo como ‘oh, Dios mío, ¿qué voy a hacer con la terrible economía francesa del momento?’, usted va a quedar entrampado. Usted no puede hacer ni una maldita cosa al respecto, así que se preocupe por eso. Sólo hay que hacerse responsable de las cosas sobre las cuales usted puede tener impacto personalmente y olvidarse del resto”.
Martin Gilbert, presidente de Aberdeen Asset Management

gilbert_104314c

Yo creo que o usted puede delegar o no puede, y todo mi modus operandi es conseguir que lo tengo en mi escritorio vaya a parar al escritorio de alguien más lo más rápido posible”.

“Es una muy buena política. Se lo recomiendo a cualquier jefe ejecutivo. Simplemente deshágase del email pasándoselo a otra persona si puede“.
Frits van Paasschen, presidente de Starwood Hotels.

Frits van Paasschen

“Se trata de administrar el tiempo y asegurarse de que tiene energía de sobra. Es muy difícil viajar por medio mundo, aterrizar, visitar 10 hoteles, y luego sentarse en la mesa de negociaciones estando al máximo de sus capacidades. Cuidarse a sí mismo y controlar el propio ritmo es realmente importante.

“No soy particularmente bueno diciendo que no. Si alguien siente que puedo ayudarlo en cualquier parte, mi primer impulso es tratar de llegar hasta allá, pero hay puntos en los que si trato de hacer demasiado, no voy a ser tan bueno en lo que realmente tengo que hacer”.
John Mackey, presidente de Whole Foods

john_mackey1

“Sólo podemos funcionar en un nivel óptimo durante 90 minutos. Es decir, podemos hacer un trabajo intenso durante unos 90 minutos y luego tenemos que hacer algo más.

“Y si usted trata de mantener la concentración se dará cuenta de que hay algunas reuniones largas, en las que la gente comienza a divagar, su atención no funciona y usted llega a ese punto real en el que el rendimiento decrece”

“Usted encontrará que puede hacer mejor su trabajo en este tipo de explosiones cortas en las que aparecen epifanías en las que usted dice ‘Oh, Dios mío’, y se le ocurren las ideas. Pero luego tiene que parar para renovarse.”
Allan Zeman, fundador del Grupo Lan Kwai Fong

Allan Zeman

“Lo más importante en la vida es tener equilibrio. Sólo ser gerente y sólo estar constantemente bajo presión y trabajando no le hace bien a nadie a fin de cuentas. Se quemará y se agotará rápidamente.

“Los chinos tienen un dicho. Dicen ‘yin yang’. Es equilibrio. Todo en la vida es equilibrio. Así que hay que equilibrar la vida. Lo hará más fuerte en las cosas que hace, lo va a hacer mejor en lo que usted hace.

“Siempre he creído que el ejercicio ayuda a limpiar el cuerpo, ayuda a despejar la mente. Entre más abusa de su cuerpo, más tensión le pone a su cuerpo. Eso le impedirá hacer buenos negocios o ser una buena persona. Así que trato de balancear las cosas que hago”.
Paul Walsh, presidente de Compass y expresidente ejecutivo de Diageo.

diageo-paul-walsh_2555669b

“Todo el mundo quiere cambiarle su agenda. Todo el mundo quiere un pedazo de su tiempo, tratar de persuadirlo de que lo que esa persona tiene que decirle es más importante que lo que usted está trabajando.

“Y lo que yo creo es que hay que ser increíblemente centrado. Hay que ser muy fiel a algunos puntos básicos que perseguirá sin descanso. Ahora bien, no se trata ponerse una camisa de fuerza que lo lleve a ignorar cuestiones que requieran su atención, pero tampoco puede permitirse el lujo de perder la cabeza por trivialidades”.

Oprah Winfrey y sus 10 lecciones para los negocios

La estrella y productora del talk show estadounidense El show de Oprah Winfrey, es un ejemplo de emprendimiento que ha conseguido convertirse en la CEO de su propia empresa, con un valor aproximado de u$2,7 millones.
Oprah en los negocios está considerada como una de las mujeres más influyentes del mundo.
Forbes hace un recuento de las 10 lecciones de Oprah en los negocios.
  1. Sé fiel a ti mismo.“No sabía que podía hacerme rica tan solo por ser tal y como soy, si no lo hubiera hecho mucho antes”.
  2. Responde a los prejuicios demostrando tu grandiosidad. Muchos productores no quisieron contratar a Oprah para sus programas. En un mundo de hombres blancos ella intentaba hacerse camino como mujer negra pero, como demostró su propia excelencia venció cualquier racismo o sexismo.
  3. Si nunca te has caído es que nunca lo has intentado. “Inténtalo, falla y cáete. Todo se ve diferente desde el suelo”.
  4. Eres responsable de ti mismo. “Somos los únicos responsables de lo que ocurre en nuestras vidas”.
  5. Si haces lo que te apasiona es fácil triunfar. Si haces lo que amas harás un trabajo mejor, “el camino del éxito se consigue cuando te das cuenta de que harías tu trabajo aunque no te pagaran”.
  6. Rodéate de personas que te hagan ser mejor. Escoge sabiamente a tus amistades, cuanto más éxito y dinero tienes se vuelve todavía más importante tener verdaderos amigos cerca.
  7. Haz tuyo este momento. Oprah tomó las riendas de su propio show y fundó su propia productora, Harpo Productions. Es imprescindible que intentes hacer las cosas por y para ti mismo.
  8. No hay grandes secretos de la vida. “El mayor secreto de la vida es que no hay mayor secreto. Si estás dispuesto a trabajar conseguirás todo aquello que te propongas”. 
  9. Crea tu propia suerte. “La suerte llega cuando la preparación y la oportunidad se encuentran”.
  10. Ayúdate a ti mismo ayudando a los demás. “La mejor manera de ayudarse a uno mismo es haciendo cosas buenas por el resto de personas”.

He aquí las 10 Familias Ricas que realmente gobiernan los Estados Unidos

La revista ‘Forbes‘ ha publicado la lista de las familias más adineradas de EE.UU. en el año 2015. Con esto se puede inferir que el mundo cambia día a día, nuevas tecnologías ocupan el lugar de ex-líderes del mercado, pero existen familias que a pesar de todas estas modificaciones siguen siendo las más ricas y dominan con fuerte influencia la economía de Estados Unidos.
Aquí les comparto los apellidos que ocupan los 10 primeros lugares.
La que ocupa el primer lugar es la familia Walton quienes por segundo año consecutivo se constituyen como la familia más rica de EE.UU. Son propietarios de Wal-Mart, fundada en 1962 y su fortuna se estima en 149.000 millones de dólares. La familia posee casi el 54% de las acciones de esa famosa cadena.
En el segundo lugar, les sigue la familia Koch, formada por dos hermanos: William y Frederick Koch. A ellos pertenece Koch Industries y el presupuesto de la segunda compañía más grande de EE.UU. se estima en 86.000 millones de dólares.  
El tercer lugar lo ocupa la familia Mars, propietaria de la empresa homónima, a la que pertenecen populares marcas como Bounty, Kitekat, Royal Canin y muchas otras. Se estima que la fortuna de la familia asciende a 82.000 millones de dólares
En el cuarto lugar se encuentra la familia Cargill-MacMillan. Les pertenece el 88% de las acciones de la compañía de alimentos Cargill. Su fortuna se estima en 45.000 millones de dólares.
En el quinto lugar se encuentran los propietarios de Cox Enterprises: una empresa líder en servicios de comunicaciones y de automoción fundada en 1898. Su presupuesto asciende a 34.500 millones de dólares.
Ostentando el sexto lugar les continúa la familia Hearts. Ellos son los fundadores de Hearst Corporation, una multinacional privada de medios de comunicación con sede en la torre homónima en Nueva York. Su fortuna asciende a 32.000 millones de dólares.
En el séptimo puesto se encuentran los Pritzkerm, familia a la que pertenecen los hoteles Hyatt. El presupuesto de los Pritzkerm se estima en 30.000 millones de dólares.
La familia S.C. Johnson se encuentra en el octavo lugar. Son los creadores de muchos productos de limpieza, entre ellos Ziploc, Windex, Glade y Shout. Su fortuna está calculada en 28.800 millones de dólares.

Les sigue en el noveno lugar, la familia de Edward Johnson, a quien pertenece el 49% de las acciones de la empresa Fidelity Investments, especializada en gestión de activos y fondos de pensiones. Su presupuesto asciende a 26.000 millones de dólares.
Concluyen la lista los Duncan. Esta familia se ocupa de tuberías energéticas. Su fortuna se estima en 22.400 millones de dólares.

¿Cómo pasar de las deudas al ahorro?

Ahorro-monedas 
También he considerado muy oportuno compartirles estos tips que encontré para realizar esta propuesta con excelencia:
1. Observe el panorama completo. En primera instancia, detalle todo aquello que se relaciona directamente con su dinero: cuáles y cuántos son sus ingresos. Cuáles y cuántos son sus gastos. Cuando tiene una visión general de cómo su capital se está moviendo, podrá saber cómo abordar los problemas. El consejo más importante en este caso es: no evada su responsabilidad y enfrente las dificultades.
2. Haga una lista. Así como hace una lista para ir al supermercado, haga lo mismo anotando cuáles son las deudas que tiene que pagar y las tácticas de cómo va a manejar esas obligaciones. Cuando delinea un plan real, es cuando puede empezar a ver cambios en sus finanzas.3.

3. La prioridad es el ahorro.
Quizás tuvo una emergencia que tuvo que solucionar a través de un préstamo y por la falta de dinero no ha podido hacer los pagos correspondientes. En este caso, las estrategias a aplicar son dos: por un lado, poner el ahorro por encima de cualquier otra cosa, y por el otro, comenzar a mejorar su historial crediticio.Las dos cosas se pueden hacer al mismo tiempo, indica un experto financiero en el artículo de US News. Así sea sumas pequeñas, vaya separando dinero poco a poco y, para mejorar su imagen ante el Veraz u otra institución crediticia, póngase al día con sus pagos tan pronto como pueda.
4. Sea paciente. Sea consciente de que el camino que deberá recorrer será largo. Se necesita tiempo para construir los nuevos hábitos financieros. No tome decisiones a la ligera, confíe y controle muy bien su presupuesto para poder ponerse al día, en vez de tomar un préstamo para pagar sus obligaciones. Esto lo terminará afectando aún más.

5. Que el miedo no lo controle.
Las emociones son un jugador muy negativo para su administración financiera. Si pasó por un divorcio, por una bancarrota o se quedó sin trabajo, es muy fácil que el miedo tome posesión de todos sus pensamientos. Nuevamente, en este caso lo importante es ir despacio. Hable con personas que puedan darle consejos y estrategias para actuar en esos momentos.Son cosas muy sencillas que usted puede comenzar a aplicar ahora mismo. Sin embargo, requiere de disciplina y de compromiso. Por último, a estos pasos que delineamos aquí queremos agregar unos más, que le serán de mucha utilidad. Éstos se encuentran en un documento especial que hemos preparado y que es contenido gratuito y exclusivo.

Entrenando a los hijos con consciencia financiera

Si quieres que tus hijos crezcan convirtiéndose en adultos responsables con sus recursos económicos, es esencial que, desde la más temprana edad, los ayudes a construir habilidades sólidas con respecto al manejo del dinero.
Es de vital importancia que los niños empiecen lo más temprano a aprender sobre educación financiera. Esto, porque la capacidad que esos hábitos se adquieran para siempre, es mayor a que si se aprenden a una edad más tardía.
¿Pero qué significa temprano? Para algunos autores lo ideal es partir de los 3 años con los conceptos más sencillos. Otros piensan que esperar a los 5 años podría ser una buena idea, dejando a los niños ser niños.

Para los padres debe ser clave el momento en que los niños empiecen a sentir curiosidad sobre temas relativos al dinero. Cuando comiencen a pedir que les compren ciertos juguetes o dulces, ese debe ser el llamado para empezar a hablar sobre estos temas. No esperen que aprenda en el camino, pues diversos estudios dicen que un niño aprende mejor sobre hábitos financieros cuando son impartidos por sus padres.

El error común de la mayoría de los padres es pensar que es demasiado pronto, pero los niños pueden empezar a aprender conceptos básicos desde muy párvulos. Lo importante de esto será adaptar las estrategias de enseñanza apropiadas para cada edad.

Lo primero: háblales de dinero.
En muchos hogares, el dinero es un tema apenas ocasional y casi nunca un tema de conversación familiar.
Pues no es necesario que les detalles tus finanzas a tus hijos, pero si intentarás transmitir les mensajes que los conduzca a la valoración de la mayordomía. Dichos diálogos procurarán temas como la importancia de ahorrar, de pensar en el futuro, de discutir los méritos necesarios antes de comprar algo, de pensar en el valor de lo que uno compra, de donar si es posible, de invertir, etc. La idea fundamental será transmitir a los hijos principios referidos al  dinero exponiéndolos así a la toma de buenas decisiones financieras.
Niños pequeños y en escuela primaria.

Anima a tus hijos a ahorrar para ciertas cosas utilizando técnicas como un sobre o un frasco donde puedan empezar a ahorrar. Puedes incluso poner una foto de su objetivo (como el juguete que quieren) para que puedan visualizar para qué están haciendo eso y que les sirva de motivación.
Asegúrate de que sea un proceso asequible en algunas semanas. Para los más pequeños, no tiene sentido tenerlos ahorrando por meses para un juguete.
Niños un poquito más grandes pueden tener metas más grandes y que requieran más tiempo porque ya merecen una mesada un poco mayor.
La idea es que ellos sientan desde un principio el entusiasmo de ganar dinero y de ver los beneficios del ahorro.
Pre-adolescentes.
Ellos están en edad de aprender lo básico sobre inversión y el poder del interés compuesto, y sobre los aspectos negativos de las deudas. 
Si tu hijo/a quiere algo y no tiene el dinero para comprarlo, si es posible, podrías prestarle dinero pero con intereses mínimos. De pronto puede funcionar como un adelanto de, por ejemplo, tres semanas de su mesada, la cual deberá devolver y que seguramente le tomará un par de semanas más hasta cancelar su deuda, porque deberá ahorrar sus próximas mesadas para  hacerlo.
Además pueden acordar una cláusula que diga que no debe comprar nada más hasta que haya cancelado enteramente su deuda. Puede ser una lección dura, pero seguramente no le quedarán muchas ganas de volver a pedir prestado.
Puedes también hablarle sobre las prioridades y cómo elegir en qué gastar de acuerdo a lo que es más importante. Anímalos a no gastar en cosas que no consideran importantes y recuérdales que si lo hacen, les tomará más tiempo ahorrar lo suficiente para comprar lo que realmente quieren.
Adolescentes
Puedes profundizar las lecciones sobre inversiones y sobre la importancia de planificar al largo plazo. Si quiere tener un trabajito de medio tiempo, puedes ir juntos a abrir una cuenta donde el pueda empezar a guardar sus ahorros, además de ayudarlo a elaborar su presupuesto y hacer un seguimiento de sus gastos.
Recuerda que los hijos observan y absorben mucho más de los padres de lo que crees. Si tus hábitos con el dinero son buenos, es decir, si procuras ahorrar, si evitas endeudarte, si llevas un control sobre tus finanzas, etc., lo más probable es que ellos imitarán esos hábitos.
Y tú, ¿cómo les inculcas buenas valores financieros a tus hijos?

Falacias sobre la deuda pública

Este artículo critica los argumentos
neoliberales que sostienen que la deuda pública es una carga para las próximas
generaciones, lo cual requiere -según las instituciones neoliberales (tales
como FEDEA)- que los estados recorten sus estados del bienestar para reducirla.
El artículo también señala alternativas que no son consideradas en los mayores
centros políticos y mediáticos, tanto de la Unión Europea como de España,
imbuidos del dogma neoliberal.
FALACIA Nº 1: LA DEUDA PÚBLICA ES UNA CARGA A LAS
PRÓXIMAS GENERACIONES.
La deuda pública es uno de los conceptos menos
entendidos y más utilizados para alarmar a la población. Uno de los argumentos
que se reproducen más frecuentemente en los medios neoliberales próximos a la
banca y a la gran patronal (tales como FEDEA) es acentuar el supuesto peligro
de una elevada deuda, sin nunca citar porque lo consideran peligroso. A lo
máximo que llegan es a decir que es inmoral dejarles a nuestros hijos mucha
deuda, cargándoles a ellos los gastos que hemos realizado ahora. En realidad, se
llegan incluso a utilizar imágenes que presentan a las generaciones presentes,
creadores de deuda de ahora, como egoístas e insensibles a las generaciones
venideras. Así, vemos que economistas neoliberales y conservadores sustituyen
la lucha de clases por la lucha de generaciones. Consideran que el conflicto de
clases ha dejado de ser relevante y en su lugar acentúan la lucha de los
ancianos y la población adulta frente a los jóvenes e infantes, que representan
el futuro. Acentúan en sus propuestas que el estado gasta demasiado en ancianos
(pensiones) y muy poco en adolescentes e infantes.
Esta postura, como la mayoría de posturas neoliberales, es una frivolidad,
carente de solidez. El futuro de nuestros hijos no depende en absoluto de la
deuda. Depende primordialmente de la evolución de la productividad y del
crecimiento económico. Y los gastos del Estado de ahora (tales como educación,
I+D, infraestructuras físicas, transporte y bienestar social) son una inversión
en un futuro mejor. Supongamos por ejemplo que la productividad de España
hubiera crecido de 1995 a 2010 un 2.6% (una cifra razonable), como consecuencia
de toda una serie de inversiones públicas. Esto habría significado que, hoy,
por cada hora de trabajo, obtendríamos 51.1% más output que en 1995, lo cual
significa que seríamos 51.1% más ricos que en 1995. No lo somos y ello se debe
a que no hubo una inversión pública que tuviera como objetivo el aumento de la
productividad. Los sucesivos gobiernos estaban muy orgullosos de no haber
aumentado el gasto público. En realidad, el presupuesto del estado alcanzó
superávit, y la deuda pública era muy baja, lo cual produjo gran satisfacción a
los gobiernos Aznar y Zapatero. No tenían motivo para ello pues, resultado de
esta austeridad de gasto público, España es en 2011 menos rica si se hubiera
hecho aquella inversión pública, creciendo la deuda. En resumen, el bienestar
de nuestros hijos no depende de la deuda sino del crecimiento económico y de la
riqueza que les dejemos.

Por otra parte, los poseedores de la deuda pública la pasarán a sus hijos: una
transferencia intergeneracional. Y los pagadores de la deuda serán los
sucesores de los pagadores de la deuda actual. Es decir, la relación
propietario/deudor será la misma entonces que ahora. Es un absurdo creer que
nosotros gastamos y ellos –nuestros hijos- pagan.

¿Cuál es el problema de la deuda, pues?

El único problema es lo que el estado tiene que pagar a los propietarios de la
deuda, lo cual depende primordialmente de los intereses de tal deuda, que ahora
son excesivos, debido al alarmismo creado por las agencias de valoración de
bonos que son meros instrumentos de la banca. El déficit del Estado (que es el
que genera la deuda pública) puede, en caso de pleno empleo, generar inflación
y subida de intereses bancarios como respuesta. Y ello puede reducir el
crecimiento económico. Pero ello ocurre sólo en una economía que esté a pleno
empleo, lo cual no es la situación actual, donde el desempleo es enorme. Por
otra parte, los intereses bancarios no los marcan los mercados financieros sino
el Estado, y en la Eurozona, el BCE, que en realidad no es un Banco Central
sino un lobby de la banca. De ahí que todo el argumentario promovido por los
neoliberales es pura propaganda ideológica al servicio de los intereses que les
sostienen, incluidos los bancos y la gran patronal. La deuda pública en sí no
es un problema. Lo es ahora por la manera como se está tratando, resultado del
excesivo poder de la banca en la UE, en la Eurozona y en España.

FALACIA Nº 2: EL PROBLEMA DE LA DEUDA PÚBLICA ES
SU TAMAÑO
En la presentación de lo que se ha querido llamar el problema de la deuda en
los países de la Eurozona, se exagera constantemente el tamaño de la deuda, en
parte porque no se utilizan los indicadores adecuados. Cuando se utiliza la
deuda como porcentaje del PIB hay que tener en cuenta que el denominador PIB
puede ir descendiendo, con lo cual el porcentaje de la deuda aumenta, aunque en
términos absolutos no haya subido significativamente. En realidad, la deuda
sobre el PIB promedio de los países de la Eurozona no ha cambiado mucho, y es
menor al existente en EEUU y en Gran Bretaña.
El problema con la deuda pública no es su tamaño,
sino su enorme variabilidad según los países, con una tasa de crecimiento muy
acentuada en los países periféricos, como Grecia, Portugal, Irlanda y España.
Digo tasa de crecimiento de la deuda, indicador distinto al tamaño de la deuda.
Pues bien, la tasa de crecimiento de la deuda en los países periféricos con
estados poco financiados (es decir, países que tienen bajos ingresos al estado,
como es el caso de los países periféricos), preocupa a los países del centro y
del norte de Europa, pues temen que no podrán pagar su deuda. El problema es
que no hay una estructura federal central –como existe en EEUU- que pueda
ayudar a estos países. Lo que se llama ayuda no es ayuda. Hay que aclarar esto
porque el término ayuda, que constantemente se utiliza para transmitir la idea
de que los impuestos del ciudadano alemán se gastan para pagar los servicios
públicos o las pensiones de, por ejemplo, los griegos, no es tal, y se debería
dejar de utilizar estos términos, pues estimulan tensiones entre países, que
son fácil presa de demagogos. No es ayuda, sino préstamos que se dan, a unos
intereses inferiores que en los mercados financieros, pero a unos intereses que
no son bajos, en realidad son altamente rentables siempre y cuando el país no
se declare en bancarrota.
La segunda observación que debe hacerse sobre la
mal llamada ayuda, es que el préstamo de dinero al estado griego, por ejemplo,
es, en parte, para que ese estado pueda pagar a los bancos y otros prestamistas
a unos intereses exorbitantes, generados por sus bonos. Es, así, una enorme
transferencia de fondos públicos a los prestamistas. Es esta transferencia de
fondos públicos la que imposibilita la recuperación de estas economías
periféricas que llegan a gastar cantidades desorbitadas –que van del 6 al 9%
del PIB- en sólo pagar los intereses de la deuda. Es imposible que estos países
puedan salir de la crisis.
Soluciones alternativas al supuesto problema de
la deuda pública

De ahí que se requieran otras soluciones a las que están siendo consideradas
por la Comisión Europea, por el BCE y por el FMI (lo que se llama la “troika”).
Una de ellas es la redefinición/flexibilización del Pacto de Estabilidad, cuyas
reglas son totalmente restrictivas. Así, que se instruya a los países a que
tengan un déficit no superior al 3% del PIB y una deuda no superior al 60% del
PIB es totalmente arbitrario (estos porcentajes eran los existentes en el
promedio de la Eurozona en 1990).

Otra opción es que el BCE compre deuda pública y
convierta la deuda pública en eurobonos, garantizados por el BCE tal como hace
el Banco Central de EEUU (el FRB) con los estados. Es más, el BCE debe imprimir
dinero y ayudar a los estados, no sólo a los bancos (como hace el FRB con los
estados). Si ello ocurriera, los intereses de la deuda pública griega podrían
bajar considerablemente, incluso a un 3%, lo cual significaría que, con una
inflación del 2%, el coste real de pagar la deuda al estado griego sería de un
1%, un coste muy asumible, sobre todo si se le permitiera pagar la deuda en
veinte años. La deuda de EEUU se pagó en cincuenta años después de la II Guerra
Mundial. De ahí que la deuda griega podría resolverse si hubiera voluntad
política.
Por otra parte, el estado griego debiera hacer
las reformas fiscales que permitieran aumentar sustancialmente los ingresos al
estado, alcanzando el promedio de la UE-15, una cantidad equivalente al 44% de
su PIB (ahora es sólo el 37%), resultado, en parte, de un enorme fraude fiscal.
Este aumento de los recursos del estado le permitiría no sólo pagar la deuda,
sino también endeudarse menos. Ahí está la solución. Que ocurra o no depende de
las relaciones de poder, y muy en especial, de las relaciones de poder de
clase, existentes en Grecia y en la UE.
Una última observación. Es necesario para
recuperar las economías europeas que el capital financiero juegue un papel
mucho menor en el desarrollo económico. Para ello es fundamental que se
graven  sus beneficios, se prevenga la especulación, y disminuya su
tamaño. El crecimiento del sector financiero y su carácter especulativo es
enormemente negativo para el bienestar de las poblaciones europeas.

Irlanda: Nación europea por dónde comenzará la caída del efecto dominó financiero

Irlanda, la tormenta perfecta

Autor: Rafael Ramos

 ‘Irlanda –proclamó la revista ‘The Economist’ hace tan sólo unos pocos años- es el mejor lugar para vivir del mundo, con una economía de bajos impuestos y elevado crecimiento, buen sistema educativo y gran belleza natural, un cóctel enviadiable que combina las ventajas de la modernidad –como el bajo índice de desempleo- con las de la tradición – una familia estable y un elevado sentido de comunidad-’. Su renta per capita era la cuarta mayor del mundo, por delante de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Pero seis años pueden ser una eternidad. Hoy el ‘tigre celta’ es un animal malcriado a punto de morir de glotonería, y el ‘Singapur de Europa’ es la Islandia de la UE, un país extraoficialmente en bancarrota. Irlanda se enriqueció todavía más rápido que la isla escandinava y en base al mismo modelo especulativo, y por tanto tiene problemas muy similares pero magnificados además por el mayor volúmen de su economía. Cuando alguna de las grandes empresas se hunde, el gobierno carece sencillamente de los recursos para sacarla a flote. El compromiso de respaldar todos los depósitos bancarios le ha costado el 250% de la producción anual, una cifra imposible de asumir sin ayuda de los organismos internacionales.
¿Tan mal están las cosas? 

Las cifras hablan por sí solas. Fué el primer miembro de la Unión Europea que entró oficialmente en recesión, la economía se ha contraido un 15%, el paro alcanza el 14%, los irlandeses vuelven a emigrar a Australia, Nueva Zelanda, Canadá y los Estados Unidos, el sistema bancario ha sido nacionalizo, la pertenencia al euro le priva de la posibilidad de estimular las exportaciones devaluando la moneda (como está haciendo Gran Bretaña), ha entrado en deflación (los precios han registrado el mayor descenso desde 1933), un tercio del valor de las viviendas se ha evaporado, hay 33.000 pisos a medio construir, los salarios bajan, el déficit presupuestario constituye un 10% del PIB, las empresas y trabajadores extranjeros se van, las agencias internacionales han rebajado el crédito del país, ha tenido que pedir un rescate de 90.000 millones de eruos a la UE y el Fondo Monetario Internacional…

Ante tan caótica situación, sucesivos primeros ministros han presentado presupuestos de emergencia con el objetivo no sólo de sanear a medio plazo las finanzas públicas sino también de recuperar una imagen de seriedad y solvencia económica que se ha evaporado, y atraer así nuevamente a los inversores extranjeros. Sin éxito, porque las medidas constituyen puro aceite de ricino para unos contribuyentes ya de por sí atribulados, con una fuerte subida de impuestos (sobre todo a las rentas de más de cien mil euros) y el descenso de la inversión pública a pesar del deterioro de los servicios sociales (sanidad y educación) en años recientes. Es la fórmula contraria a la norteamericana, por ejemplo, que consiste en reducir la carga fiscal y aumentar el gasto, a fin de estimular el consumo, un lujo que Irlanda ya no se puede permitir. El gobierno, obligado a echar lastre, ha ofrecido la jubilación anticipada a todos los funcionarios a partir de cincuenta años. Los recortes y la pérdida de poder adquisitivo son brutales. Mucha gente ha perdido sus casas. En Dublín el número de taxis ha pasado de dos mil a veinte mil.
‘Una década y media de boom –dice John O’Keefe, un ex banquero que ahora dirige la revista ‘Irish Entrepreneur- cambió por completo la sociedad, la cultura e incluso la religión-. Una nación de campesinos que cultivaban patatas se convirtió en otra de especuladores inmobiliarios que conducían Porsches y compraban apartamentos en Bucarest y Sofía a base de créditos que los bancos les concedían encantados’. Embadurnada de riqueza –buena parte de la cual se ha demostrado que era artificial, como en todas partes-, Irlanda se volvió egoísta y desarrolló toques de vulgaridad y xenofobia. Una tierra de emigrantes tomó medidas para limitar la entrada de extranjeros. Los divorcios se dispararon. Un conocido empresario celebró su cincuenta cumpleaños con una fiesta de cien mil euros que pretendía reconstruir el ambiente de la Francia de Luis XV, otro fletó un charter para llevar a todos sus amigos a casa de Pavarotti y que el tenor italiano cantara para ellos. Sencillamente no había límites a la ostentación y el despilfarro.
Las alarmas empezaron a sonar en el año 2000, cuando economistas muy serios advirtieron que el crecimeinto económico ya no estaba creando empleos sino tan sólo inflando aún más la burbuja. Para que continuase la fiesta, los bancos aumentaban un treinta por ciento anual la concesión de créditos –sobre todo a especuladoers inmobiliarios-, y el Anglo Irish (que ha tenido que ser nacionalizado) llegó a prestar a sus clientes el doble del conjunto de la deuda pública del estado. El valor de las casas se había multiplicado por diez desde el inicio del boom, y seguía aumentando. Ahora todo se ha venido abajo como un castillo de naipes, la trágica consecuencia de una riqueza mal invertida y mal administrada.
Irlanda está en medio de la tormenta económica perfecta, con los mismos problemas de liquidez y del sector inmobiliario que otros pero aún más graves si cabe, y ello unido al colapso de un modelo de crecimiento que se apoyó en impuestos bajos, incentivos a la inversión y la pertenencia al euro –dice el economista Stephen Kinsella-. Ahora los salarios han sido reducidos en un veinte por ciento más elevados porque eran artificialmente altos gracias a la burbuja de la construcción, los impuestos van a subir para sufragar la deuda pública, y nuestras exportaciones no resultan competitivas por la sobrevaluación de la divisa europea’.
El desolador panorama es evidente en cualquier Calle Mayor del país, de Waterford a Limerick y de Cork a Galway. Hoteles cerrados, comercios con los escaparates tapados con cartón madera y el correo acumulado a la puerta, carteles de ‘se vende’ en cada esquina, vagabundos que duermen en los soportales, veinte milñ caballos abandonados, aumento de la delincuencia y del consumo de droga (hace poco una banda de gangsters roció con gasolina y prendió fuego a los hijos de un individuo que le debía dinero). 

Cada tanto sale en los periódicos la noticia de un millonario que se ha suicidado al perder su fortuna. Casi cuatrocientos trabajadores son despedidos a diario. Ex banqueros y ejecutivos acuden a pedir trabajo a los McDonalds. La empresa de ordenadores ‘Dell’ ha trasladado sus operaciones a Polonia. ‘Guinness’ ha congelado sus planes de expansión. Ciento veinte mil personas han salido a las calles de Dublín para protestar por la gestión de la economía, el mayor acto de protesta en treinta años. La asistencia a los hipódromos ha descendido un 10%. El dinero que se ha gasta en apuestas –la gran pasión nacional-, un 18%.

Con unas cuantas pintas de cerveza, los dublineses intentan ponerle humor a la crisis en los bares del barrio de Temple Bar. ‘Cuál es la diferencia entre Islandia e Irlanda: Seis meses y un par de letras’; What is the capital of Ireland? Ummm, veinte euros!;‘Tengo una gotera en mi casa, empieza en el tejado, atraviesa el cuarto de la sirvienta, pasa por la habitación de matrimonio, baja al comedor, a la sala de billares y al cine, llega a la bodega y acaba en el segundo garaje’. ‘Cuando en Irlanda vas a sacar dinero y el cajero automático te dice que no hay fondos, no sabes si se refiere a tu cuenta o a todo el banco’. Pero en el fondo nadie se lo toma a broma. Hasta los invasores polacos se han ido, y ahora invitan a los parados de este país a buscar trabajo a las ferias de empleo de Varsovia y Cracovia, bajo el humillante eslógan de ‘Bienvenidos a la nueva Irlanda’.

La Bestia y su Nueva Red Económica

Facebook será tu banco en el futuro

¿Se convertirán los Facebook Credits en la moneda global del futuro? La expansión de esta ambiciosa empresa parece dirigirse al mercado del dinero virtual y de los pagos por internet, posiblemente sentando las bases para formar un banco global

Facebook encabeza lo que algunos han llamado la nueva burbuja del internet. Valuado en más de 50 mil millones de dólares después de la inversión del banco Goldman Sachs (con su mafioso toque de Midas) pese a que solamente ganó 2 mil millones de dólares en el 2010, la mayor red social se enfrenta al reto de monetizar su potencial imperio. 
Un artículo de la revista Business Insider considera que la  forma en la que Facebook se podría separar de gigantes digitales que cayeron, como AOL, Prodigy, MySpace, Second Life, etc., es consolidando una moneda y un sistema de pago por internet.
Las personas que usan juegos como FarmVille ya estarán familirizadas con los créditos de Facebook. Una moneda virtual en la que cada crédito cuesta 10 centavos de dólar (de dinero real) y puede ser intercambiado por regalos o puntos en estos juegos. El mercado de bienes virtuales llegará a 2.1 mil millones de dólares en el 2011 y la moneda de Facebook está empezando a volverse un actor real en ese mercado. Actualmente ya se puede comprar tarjetas de regalo para créditos de Facebook en Estados Unidos en tiendas como Wal Mart, Best Buy o Target.
Aunque parece lejano que Facebook expanda sus créditos a un sistema de pagos que funcione en todo el internet, e incluso pueda convertirse en un banco virtual -ya que enfrenta los obstáculos de la preocupación de los consumidores por su privacidad y las regulaciones financieras para manejar depositos e hipotecas- con el incremento del uso de smartphones en operaciones financieras esto puede cambiar.
El cofundador de Twitter, Jack Dorsey formó el start-up Square en el 2009 para ayudar a que los pequeños comercios en Estados Unidos aceptaran tarjetas de crédito con iPhones. AT&T, T-Mobile y Verizon han lanzado “carteras móviles” y American Express lanzó Serve en marzo 28, una aplicación que vincula cuentas de cheque, tarjetas de crédito y tarjetas de débito a los teléfonos y  a las computadoras. Todo este interés está movido por los cargos –miles de millones de dólares- que ahora fluyen a Visa, Master Card y American Express: cada vez que se pasa una tarjeta de crédito el comerciante tiene que pagar un pequeño porcentaje a las compañías de crédito. Si cambias el procesador de la tarjeta, todas estos cargos se podrían ir a otra parte.
Esto es justamente lo que hizo PayPal hace una década al idear una forma para que los usuarios de eBay transfirieran fondos de manera segura; ahora Pay Pal tiene 94 millones de cuentas activas y gana alrededor de 4 mil millones al año de un total de 92 mil millones de dólares en transacciones vía PayPal (gana más que Facebook actualmente, aunque vale mucho menos). Esto significa un 18% del total global de e-commerce.
Con  más de 500 millones de usuarios Facebook podría ser la competencia lógica de PayPal y robarle un buen pedazo de este creciente pastel. Facebook es la aplicación dominante en los smartphones, ya tiene una moneda (sus créditos), se ha expandido recientemente con sus sistema de Facebook Payments para pagar a los desarrolladores de aplicaciones y tiene con sus botones de “Me Gusta” la única verdadera utilidad en la red de evaluación de productos.
Si tan sólo 1 de cada 5 de los usuarios de Facebook adoptara Credits hoy Facebook ya serían tan grande como PayPal y una vez que sus usuarios estuvieran cómodos con sus  créditos, entonces se podría hacer la transición a un banco global tradicional.
Al encogerse el espacio para anuncios al tiempo que más usuarios migran a pantallas más pequeñas como la de los smartphones (si los anuncios no quieren ser muy invasivos)y supuestamente no pudiendo lucrar con la data de sus usarios (esto en teoría) Facebook podría a ofrecer a sus inversionistas un beneficio tangible con su esquema de créditos, el cual enfrenta pocos límites naturales. Utilizando Facebook Connect, el dinero de Facebook podría servir para hacer compras en todos los sitios asociados a esta aplicación, desde sitios como Amazon hasta un blog que venda camisetas. Antes Facebook evidentemente tendría que superar el problema de la privacidad y otorgarle confianza a sus usuarios para que suban su cuenta de cheques, pero de hacerlo Facebook podría asegurar su permanencia cuando se rompa la siguiente burbuja.
Facebook anunció hace un par de días que pagará a sus usarios con su moneda virtual por ver anuncios, descargar aplicaciones o interactuar con sitios que se publicitan. La iniciativa obedece justamente a hacer que sus usuarios se familiaricen con su moneda virtual y la empiecen a usar con mayor frecuencia. Si Facebook ya es el Big Brother perfecto (o la máquina de espionaje perfecta según Julian Assange) los conspiracionistas tendrán un día de campo con el proyecto de esta compañía de instaurar una especie de moneda global virtual.

La tentación financiera del materialismo consumista…

Los 10 pecados de las finanzas personales

Que tus finanzas no caigan en pecado… El fácil acceso al crédito y la falta de cultura financiera pueden hacerte caer en la tentación.

En el caso de las finanzas, los pecados son ‘puntos negros’ que afectan a la conducta del ahorrador y su reiteración puede terminar con las arcas de cualquier emprendedor.

A continuación te mostraremos los diez pecados financieros en que suelen caer:
1. La lujuria
 (Deuteronomio 24:20-22)

En el ámbito financiero, la lujuria puede traducirse como un consumo desenfrenado, lo que comúnmente se conoce como “comprar por puro placer”. El destino más habitual de este tipo de comportamientos suele ser la deuda y la quiebra. El antídoto contra la lujuria es una mezcla de planificación y control financiero que limite esos gastos hasta cierto punto compulsivos o que, por lo menos, nos permita ser conscientes de ellos y de su influencia en nuestras cuentas.

2. La gula

 (Proverbios 27:20)

Éste es el pecado de los consumidores compulsivos, a diferencia de que, en este caso, siempre se trata de un consumo que supera lo estrictamente necesario y las posibilidades económicas reales. Una vez más, el control y la planificación son las mejores armas para combatir este vicio y elaborar un presupuesto la mejor estrategia.

3. La avaricia
(Colosenses 3:5)

La avaricia vuelve a hacer referencia a los excesos, aunque en este caso sólo los que tienen que ver con la adquisición de riquezas. Hay que tener cuidado con ambicionar más de lo que cada uno puede afrontar.

En este punto ya no sirven la planificación y el control, sino fijarse metas realistas de acuerdo con las necesidades y recursos que poseemos. Desde un punto de vista inversor, la avaricia actúa de forma diferente y nos incita a cometer errores como dejar correr demasiado las ganancias y no cortar las pérdidas a tiempo.

4. La pereza

(Proverbios 26:10)

Es uno de los mayores enemigos de las finanzas personales pues se opone a una máxima para el buen control de tus finazas. Se debe dedicarle tiempo para formación y añadir el esfuerzo de investigación para saber en qué se gasta el dinero o en dónde invertir.

5. La ira

(Santiago 1:20)

Suele aparecer cuando los planes no se desarrollan según habíamos previsto o, más habitualmente, cuando no hemos sido capaces de controlar ciertos impulsos consumistas. Su mayor peligro puede ocurrir en el ámbito de la inversión bursátil, donde las decisiones precipitadas tienen grandes y espontáneas repercusiones.

6. La envidia

(Génesis 26:12-15; Salmo 73:1-3)

Es uno de los pecados más peligrosos para nuestras finanzas personales, que reciben ese nombre porque deben ajustarse a la economía de cada persona, no a la de sus ‘vecinos’. Sin embargo, es muy común ver cómo hay personas que viven por encima de sus posibilidades o llevan a cabo actos financieramente erróneos sólo por imitación. Un presupuesto rígido y bien ordenado puede ser la solución.

7. La soberbia

“La soberbia del hombre le acarrea humillación, pero al humilde de espíritu lo sustenta la honra.” (Proverbios 29:23)

Las posibles consecuencias de ser demasiado orgulloso en el ámbito financiero e inversor pueden ser nefastas. La soberbia puede hacer que no seamos capaces de admitir nuestros propios errores y que no acudamos en busca de ayuda de los especialistas para las inversiones y de amigos en momentos de apuro económico. En este caso, la mejor fórmula para combatir la soberbia son la información y la planificación, así como contar con un fondo de previsión por si cometes este pecado.

  8. La ignorancia

Teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18)

La ignorancia no sólo tiene que ver con educarse acerca del manejo de las finanzas personales, también se puede extender al desconocimiento de nuestros hábitos de consumo y de la manera en la que gastamos nuestro dinero.

9. La inconsistencia
“El hombre de doble ánimo es inconstante en sus caminos” (Santiago 1:8)
Muchos son los que empiezan el año realizando un control activo de su dinero y lo dejan en apenas dos meses, cansados del esfuerzo que supone. Es un pecado muy común.
“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.

1 Corintios 15:58
10. El ansia

El ansia se traduce en buscar conseguir resultados rápidos y de forma inmediata, algo que no siempre es posible. Esto puede llevarnos a estar enfadados y a tomar decisiones desacertadas, como abandonar la gestión que venías haciendo.

“Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas? …¿Por qué os afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo, cómo crecen. Ellos no trabajan ni hilan; … Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propio afán. Basta a cada día su propio mal.”
(Mateo 6:25-34)
 “Por nada estéis afanosos; más bien, presentad vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.  Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.”
 Filipenses 4:6-7