Mente

Los Buenos Hábitos Ayudan a Combatir el Estrés

Autor: Jose Manuel Garrido

Una nueva investigación de la Universidad del Sur de California sugiere que cuando el estrés y el cansancio aturden los sentidos llegando a provocar un comportamiento desordenado y falto de control, las personas recurren a hábitos ya establecidos, algunos de los cuales pueden ser saludables.

El hallazgo es importante porque a menudo la teoría sostiene que el estrés y la fatiga afectan negativamente a nuestra capacidad de auto-regulación, lo que lleva a comer en exceso, comprar compulsivamente, fumar más de lo habitual, etc.

Los investigadores han llegado a la conclusión de que el desarrollo de hábitos positivos puede anular esta pérdida momentánea de la fuerza de voluntad y el autocontrol.

Se han utilizado cinco experimentos para dar un nuevo giro a la idea ya establecida de que tenemos recursos limitados para la autorregulación, lo que significa que es más difícil tomar el control de nuestras acciones cuando ya estamos estresados ​​o cansados.

En lugar de dejarnos llevar por los malos hábitos cuando nos encontramos en situación de estrés, los investigadores descubrieron que es igual de probable que recurramos por defecto a los hábitos positivos, como tomar un desayuno saludable o ir al gimnasio.

Según sus autores, los resultados del estudio muestran que la falta de control no significa automáticamente la indulgencia o el hedonismo, sino que es la rutina subyacente lo que realmente importa.

Así pues, los comportamientos automáticos que hacen posible que podamos funcionar todos los días, es decir los hábitos, persisten incluso cuando estamos cansados ​​o estresados y no tenemos la energía suficiente para ejercer auto-control. Los expertos tienen claro que estos hábitos aprendidos juegan un papel importante en nuestra salud.

Estas conductas automáticas  no requieren mucha fuerza de voluntad ni esfuerzo. Lo que sabemos sobre la formación de los hábitos es que normalmente tenemos la tendencia a realizar el comportamiento que nos resulta más fácil, por lo que las personas los repiten con frecuencia y se convierten así en parte de su rutina diaria.

Por lo tanto, la cuestión central debe ser cómo se pueden formar hábitos saludables y productivos, que en momentos de cansancio o estrés nos permitan poner el piloto automático y dejarnos llevar sin resistencia.

Fuente: University of Southern California

¡El Cerebro Humano No Es Una Computadora!

Robert Epstein, es el fundador del Centro de Estudios del Comportamiento de Cambridge, y está derrumbando, por medio de su teoría y conferencias, una de las suposiciones más populares de la ciencia: que es posible entender el cerebro si se compara con un ordenador (PC).

Sus argumentos, publicados en la revista Aeon, han puesto contra la pared incluso al físico Stephen Hawking, cuyas teorías más de una vez han partido de esa base. Epstein recuerda que el cerebro no procesa datos, que no tiene un dispositivo de memoria y que no produce simulaciones visuales de información. Lo más importante, sin embargo, es que si funcionara mediante un sistema binario basado en mecánica cuántica, como lo hace un computador, el humano sería un ser dominado exclusivamente por la lógica. Según Epstein, las humanidades y las artes probarían que esto último es imposible.

Para que puedas entender lo básico de su argumentación, he encontrado esta imagen que considero será muy didáctica y logrará que tu entendimiento se desintoxique de toda falacia científica actual.

¡Si te gusta, por favor, compártelo!

¡Gracias!

 

 

La Mente Humana: ¡Lo Más Elevado de Todo lo Creado!

“El pensamiento es extremadamente valioso. Uno puede de hecho crear cosas con la mente.

Por ello, vigila cuidadosamente tus pensamientos, pues cada uno de ellos puede crear, literalmente, algo vivo.

Ten en cuenta que cuanto más elevada sea una facultad, más lejos puede llegar. Es posible arrojar algo lejos pateándolo, pero llegará más alto si utilizas tu mano. Más lejos aún llegarás con tu voz, llamando a alguien que está muy lejos. El oído llega más lejos aún, pues puedes escuchar sonidos como el de un disparo desde una distancia muy grande. Tu vista llega más lejos aún, percibiendo lo que hay en el cielo. Sin embargo, lo más elevado de todo es la mente, que es capaz de penetrar las alturas más excelsas. Debes por lo tanto cuidar tu mente por sobre toda las cosas.”

 

(Sabiduría y Enseñanzas del Rabí Najmán de Breslov #46)

El Dr. Facundo Mannes y sus 6 Consejos Para Mantener Sano el Cerebro

El cerebro humano es la estructura más compleja del universo, tanto, que se propone el desafío de entenderse a sí mismo. Todo lo que hacemos depende de esta “máquina” casi perfecta, que contiene más neuronas que las estrellas que existen en nuestra galaxia.

La vida saludable nos ayuda en todos los aspectos de la vida. Evitar la obesidad, prevenir enfermedades,… pero también ayuda a tener en forma el cerebro. Aunque no nos lo hayamos planteado nunca, hay diferentes prácticas que ayudan a tener un cerebro sano, fundamental para hacer que el resto del cuerpo funcione como debe ser.

Encontré una nota en la que el neurólogo argentino Facundo Manes, afirma que es fundamental mantener el cerebro en forma. Existen varias conductas que sirven para mantener su salud. Aquí les comparto en forma sintética los 6 tips (consejos) que este especialista da para asegurar un cerebro sano y una mente activa:

 

1) Controlar el colesterol y la glucemia. Evitar el sobrepeso. Cuidar la presión. Comer verdura, fruta, pescado: hace bien al corazón, al sistema vascular y al cerebro.

 

2) Hacer ejercicio físico. porque genera nuevas conexiones cerebrales, es un buen ansiolítico y antidepresivo, y refuerza el pensamiento creativo.

 

3) Dormir bien. Con 8 horas es suficiente, y hacer la siesta. Es salud.

 

4) Combatir el estrés. Lo que nos pasa es inevitable, pero podemos mejorar cómo enfrentamos esa realidad. Uno puede estar en una playa en Jamaica, pero con el bocho aquí y no va. Y se puede estar en medio de la City porteña en paz.

 

5) Hacer vida social: la gente aislada, que no se conecta, se muere antes. Estar aislados socialmente tiene una mortalidad mayor que el tabaco y el alcoholismo. Hay que conectarse, ir a misa –no sólo por la misa sino para estar con gente–, ir a espectáculos gratuitos, reuniones, juntarse con los demás.

 

6) Encarar desafíos intelectuales. Hay que hacer algo que nos cueste: estudiar violín, otro idioma. Eso hace bien. Yo, por ejemplo, estoy estudiando economía.

 

Tomado de: Buen Vibra

Resiliencia: La Actitud Mesiánica Correcta

“… porque el justo cae siete veces; y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia”.

(Proverbios 24:16)

“Cuando caiga (el justo), no quedará derribado, porque el SEÑOR sostiene su mano“.

(Salmo 37:24)

En estas últimas tres lunas del calendario yahvista, el Espíritu de nuestro Abba me instó a animar a los santos en la certeza de que Pesaj, Conteo del Omer y Shavuot, son citas divinas que permiten al alma redimida entrenarse en la formación del carácter mesiánico. Esta capacitación permite el desarrollo de la imagen divina colocada en nosotros por creación y redención, fortaleciendo en nuestra mente una actitud semejante a la que hubo en Yeshúa, desarrollada por la resiliencia.

He enseñado en estos últimos meses que la resiliencia es esa capacidad con la que cuenta nuestra alma para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.

resiliencia

Cada vez que hablo de esta capacidad mental a mis seguidores, les insisto en que ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Sabemos muy bien que la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financiero serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Pero, aún así, los seres humanos han sido diseñado por el Eterno para lograr sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

Las Escrituras Sagradas enseñan en sus lineamientos que el camino que lleva a la resiliencia no es un tramo fácil de recorrer. Por el contrario la revelación de la Instrucción (Torah) asegura que esta peregrinación implica un considerable estrés y malestar emocional, a pesar del cual el alma humana saca la fuerza que les permite seguir con sus vida frente la adversidad o la tragedia. Ahora bien, la pregunta es: ¿cómo logra nuestra alma esto?

La resiliencia no es algo que un ser humano tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede y debe aprender y desarrollar. Como siempre lo aseguro, es una cuestión de actitud.

Para que podamos analizar si hemos o no desarrollado esta capacidad psíquica, los invito a considerar los siguiente ítems que permitirán una auto-evaluación certera.

Características de los Resilientes.

Los resilientes poseen tres características principales:

saben aceptar la realidad tal y como es;

tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido de propósito;

y tienen una inquebrantable capacidad para mejorar.

Las Habilidades de los Resilientes

Lo que más nos alienta de todo esto es saber que la resiliencia se edifica desde la zona luminosa del ser humano, desde sus fortalezas, asumiendo la potencialidad de cada individuo para desarrollarse. Esa potencialidad tomará como base a las características mencionadas  desarrollará las habilidades propias de los resilientes que detallo a continuación:

  • Son capaces de identificar de manera precisa las causas de los problemas para impedir que vuelvan a repetirse en el futuro.
  • Son capaces de controlar sus emociones, sobre todo ante la adversidad y pueden permanecer centrados en situaciones de crisis.
  • Saben controlar sus impulsos y su conducta en situaciones de alta presión.
  • Tienen un optimismo realista. Es decir, piensan que las cosas pueden ir bien, tienen una visión positiva del futuro y piensan que pueden controlar el curso de sus vidas, pero sin dejarse llevar por la irrealidad o las fantasías.
  • Se consideran competentes y confían en sus propias capacidades.
  • Son empáticos. Es decir, tienen una buena capacidad para leer las emociones de los demás y conectar con ellas.
  • Son capaces de buscar nuevas oportunidades, retos y relaciones para lograr más éxito y satisfacción en sus vidas.

Lo que más hemos valorado en este tiempo de pedagogía celestial es la bendición de saber que la resiliencia es esa capacidad mental que permite a nuestros pensamientos mantener la conciencia de que en medio de toda dificultad, hay una oportunidad divina para que el propósito eterno de su perfecta voluntad sea manifestado.

Por todo esto, me atrevo a compartirte una exhortación profética que Abba inspiró en mi mente y corazón para despertar a sus hijos:

resiliencia-nesher

¿Qué Ideas tienes ante la expresión SER SALUDABLE?… Aquí te comparto lo que NO ES…

Mientras más el Señor nos sumerge en los propósito y beneficios de Su Instrucción (Torah) más descubro el objetivo divino que hay en su redención de que sus hijos tengan salud.
Asimismo, he comprobado que son muchísimos los creyentes del cristianismo que andan por la vida muy confiados de sus hábitos y costumbres alimenticias, cuando la verdad es que no siempre se encuentra tan saludable como ellos piensan. No porque no se quiera, sino porque se ha hecho caso a cosas que se dicen por ahí sin cuestionarlas o reflexionar sobre ellas. También porque no se tiene la cosmovisión divina de la salud como algo integral, relacionado con el equilibrio de muchos factores.
Disfrutando del buen material que se puede encontrar en la web, descubrí esta imagen que Healthy Berry elaboró con siete ideas falsas que se tiene sobre ser saludable. Por lo tanto, te invito a que con un sano espíritu de autocrítica te atrevas a corregir estos aspectos en tu vida.
Recuerda hacer CLICK sobre la IMAGEN si quieres verla más grande.

 

6 Tips para Dominar la Ansiedad

“Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de vosotros. Sed de espíritu sobrio, estad alerta porque vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar.…”
(1 Pedro 5:6-8)
Es parte de mi vocación sacerdotal, conducir a mis seguidores a los estamentos claros de los lineamientos de Paz (Shalom) que nuestro Abba revela en Su Palabra escrita a fin de que sus santos aprendan a liberarse de toda limitación emocional que causa este alacrán llamado ansiedad.
Día a día debemos enfrentar la tentación de caer en las garras de la ansiedad, ese sentimiento de vértigo en el que todo pareciera resumirse en las expresiones: “Lo quiero ahora, ya, en este momento, no puedo esperar más“.

Ahora bien, es interesante descubrir que la ansiedad no hace que las cosas se aceleren. Al contrario: suele generar desequilibrios físicos, emocionales y espirituales, llevando irremediablemente a la perdida de la paz que tanto necesitamos para vivir en plenitud.

 

A continuación les dejo 6 consejos muy prácticos que la Heiddy Sulbarán (Life Coach) da para que ese flagelo del sistema actual de cosas, llamado ansiedad sea manejado y destruido en sus vidas.

La Mentalidad de La Biblia…

Por P.A. David Nesher

«Entonces, ¿cuál es la ventaja de ser judío? ¿Tiene algún valor la ceremonia de la circuncisión? Claro que sí, ¡tiene muchos beneficios! En primer lugar, a los judíos se les confió toda la
revelación de Dios
. Es cierto, algunos de ellos fueron infieles; ¿pero acaso eso significa que, porque ellos fueron infieles, Dios también será infiel?
¡Por supuesto que no! Aun cuando todos los demás sean mentirosos, Dios es veraz. Como dicen las Escrituras acerca de él: “Quedará demostrado que tienes razón en lo que dices, y ganarás tu caso en los tribunales”».
(Romanos 3:1-4 NTV)

Quizás usted es americano o europeo y está marcado por la cultura occidental. Sin embargo, debemos admitir que La Biblia fue escrita por israelitas y para israelitas. Decir que la Biblia fue escrita por israelitas es decir que fue producida por la pluma de orientales para orientales. La mentalidad oriental es muy similar a la latinoamericana original, es decir a la indígena, pero nuestros indígenas fueron occidentalizados, pues fueron forzosamente hispanizados al ser, lamentablemente, cristianizados.

Por todo esto, deberá coincidir conmigo en que no basta traducir literalmente la Palabra de Dios, sino más bien tenemos que saber qué quería decir eso que estamos traduciendo en la mentalidad con la que fue escrito. Incluso el Nuevo Testamento, aunque está escrito en griego, refleja la mentalidad hebrea para sus oyentes.

Desde esta planteo debemos quedar de acuerdo en un hecho innegable: la traducción de un Texto Bíblico es la “interpretación” que el traductor hace del mismo. No se puede evitar que la creencia del traductor influya en la manera como el texto será traducido. Obviamente el riesgo que se corre es que cualquiera que use esa traducción estará viendo el texto bíblico a través de los ojos del traductor en vez del autor original. Por eso es necesario estudiar el lenguaje Bíblico, para poder captar el texto en su estado original, ya que la mayoría de nosotros al leer la Biblia nos olvidamos que las Sagradas Escrituras son un Texto Antiguo escrito en su mayoría en idioma hebreo.

Sí, así es, el 78% de toda la Biblia fue escrita en hebreo y solamente tenemos 22% de ella en manuscritos griegos. Por otro lado, todos los evangelios que contienen aproximadamente el 50% de la escritura del Nuevo Testamento hasta Hechos 15, y al menos tres cartas, la 1ª Pedro, Santiago y Hebreos fueron escritos por judíos y para judíos, lo cual eleva a un 90% el trasfondo hebraico que tiene el “Nuevo Testamento” o mejor llamado Nuevo Pacto. El resto lo constituyen las epístolas de Pablo, cuyas copias en griego nos han llegado por más de 5.000 manuscritos diferentes, pero en dichas cartas, tenemos no menos de 167 citas del “Antiguo Testamento” o Antiguo Pacto, lo cual, si fuese retirado, elevaría a un 95% el total hebraico del “Nuevo Testamento”, dejando solamente
un 5% con características griegas.

Pero si además de todo esto recordamos que ese 5%  escrito en griego estaba traduciendo y expresando en griego conceptos hebreos, pues tiene como intención mostrar la verdad judía de la redención y de la salvación a una audiencia no judía; entonces el mensaje mismo, aunque vestido de griego, tiene un trasfondo hebraico que no debemos ignorar si queremos ser fieles al mensaje de la Biblia, pues como dijera el Mesías: «La salvación (Restauración/Liberación) viene de los judíos» (Juan 4:22).

Lamentablemente, en muchos círculos religiosos y teológicos, los hombres, se han pasado muchos años estudiando la Biblia, y sobre todo el documento conocido en Occidente como “Nuevo Testamento” con lentes de cosmovisión griegos, romanos, cristianos e incluso humanistas, y mirando con soslayo el trasfondo y el pensamiento hebreo que estos documentos tienen como cosmovisión y conforma la esencia de su mensaje.

De acuerdo con lo hasta aquí expuesto: ¿quiénes escribieron el “Nuevo Testamento”? ¿No fueron judíos?  Toda la Biblia es un documento judío, escrito por judíos y en el idioma de los judíos, y cuando encontremos que el documento conocido como “Nuevo Testamento” nos llegó en griego, no podemos olvidar que debajo de él subyace la mente, la cultura y la idiosincrasia judía como
expresión de la mentalidad hebrea.

Uno de los teólogos cristianos suizos más influyentes del siglo veinte, el Dr. Karl Barth dijo:
La Biblia es un libro judío. Es imposible entenderla bien excepto que nos acerquemos a ella apropiadamente. La Biblia no da sentido a nadie que no sea al menos espiritualmente, un semita.” (Barth, Karl, “Church Dogmatics”)

De acuerdo con este consejo, debemos aceptar como paradigma hermenéutico que las Sagradas Escrituras demanda per se un acercamiento correcto para desde esa actitud captar con excelencia el sentido de los códigos que allí expresan ideas divinas. “Felizmente, si usamos las herramientas correctas, podemos hoy volver a escuchar a Jesús como sus contemporáneos judíos del primer siglo le escucharon(Jesus, Rabi & Lord, Center for Judaic Studies, 1987).

¿Quiénes fueron los hebreos?
 
El primer ser humano a quien se llamó “hebreo” en las Sagradas Escrituras (Biblia) fue el patriarca Abraham:
Uno de los que habían escapado le informó todo esto a Abram el hebreo….”
(Génesis 14:13)
La palabra bíblica para “hebreo” es ivriy que viene de la raíz hebrea  avar que significa “cruzar”, “ir al otro lado”, es decir, un hebreo es uno que “cruzó al otro lado”. El patriarca Abraham, obediente al llamado divino, dejó la tierra de los caldeos y se dirigió a Canaán. Los habitantes de esta última región (cananitas) lo apodaron con esta expresión, por el hecho de que este varón había cruzado la región de los dos grandes ríos del Asia, Éufrates y Tigris, para habitar entre ellos como extranjero, esperando algo mejor (Hb. 11:8-10). Leyendo la genealogía del patriarca, descubrimos que uno de los ancestros de Abraham era Heber (Gn. 11:14,17) y este nombre viene también de la raíz hebrea “avar” haciendo posible que su ascendiente Heber  fuera también la razón por la que a Abraham se le llamara “hebreo.”
Toda la Escritura bíblica es el relato de la historia que realiza el Eterno Dios manteniendo relación de pacto con una línea ancestral de humanos con el fin de revelar Su propósito eterno. Es el detalle histórico de cómo Yahvéh trató el linaje genealógico humano a fin de que se manifestara el código sagrado por Él mismo anunciado en Edén: el Mesías Yeshúa (Gn. 3:15). Comenzando desde Adán y sus descendientes hasta Noé, continuando desde este último hasta Abraham, notamos como el Eterno toma las generaciones humanas y las conduce al cumplimiento perfecto de su oráculo. De ese modo desde la historia de Abraham vemos cómo su hijo Isaac, y luego Jacob y su descendencia se convirtieron en la nación de Israel, conocidos también como los “hebreos.” Desde esta nación, y por los detalles históricos de su redención, la expresión hebreo hará referencia a “uno que ha cruzado al otro lado” para tener una relación de pacto con el Eterno.

Eso último está señalando el apóstol Pablo cuando escribe lo señalado en los primeros versos del capítulo 3 de la epístola a los romanos. Israel, y por ese entonces, los judíos, eran la nación que guardaba el privilegio de custodiar la pedagogía de la Instrucción (Torah): “…a los judíos se les confió toda la revelación de Dios…”. Los judíos, tenían la autoridad divina de establecer el canon sagrado de lo escritural y debían custodiar la sana interpretación de la esencia de Su mensaje mesiánico para el mundo. Veamos  también lo dicho por Pablo:
«Ellos son el pueblo de Israel, elegidos para ser los hijos adoptivos de Dios. Él les reveló su gloria, hizo pactos con ellos y les entregó su Ley. Les dio el privilegio de adorarlo y de recibir sus promesas maravillosas». 
(Romanos 9:4 NTV)

No hay duda alguna, que es solamente Israel la poseedora de los privilegios escriturales que otorga la revelación divina. Y esto es verdad hasta el día de hoy, y no es cuestión de superioridad ni nada parecido, sino de llamado divino.  Israel es la responsable de instruir a los demás pueblos, es la nación sacerdotal que fue comisionada para ser luz a las naciones  (Is. 49:6),  pues ellos son los portadores y custodios de las Sagradas Escrituras. No olvidemos lo que también nos dicen las Escrituras: «Pues los dones de Dios y su llamado son irrevocables». (Romanos 11:29 NTV).

Con todo lo expuesto, necesitamos recapacitar para entender que la Biblia es un documento hebreo, escrito por hebreos y en el idioma hebreo para ser entendida por una mentalidad hebrea.

Debemos abrir nuestros corazones y liberamos de todos los prejuicios anti-semitas que el sistema babilónico programó en nosotros y que nos impiden conocer la verdad que nos hará libres.  Sin duda alguna, estudiar las Sagradas Escrituras desde una cosmovisión hebraica nos traerá mucha luz y bendición en todas las áreas de nuestras vidas.
Por último, considero muy importante agregar que conocer la teología, la cultura, la historia, y la filosofía hebrea que vibra en las Sagradas Escrituras, son aspectos importantes de la Fe que hemos recibido por medio de  Yeshúa. Pero, ninguna de estas cosas definen al creyente verdadero; lo que lo define, es que antes de hacer nada importante, el creyente se pregunta a si mismo: ¿Cual es la voluntad de Yah en este asunto? ¿Que esta escrito en su Torah (Su Instrucción)?

No perdamos la oportunidad de lanzarnos sin temor a descubrir los tesoros que el Eterno Dios está poniendo a nuestro alcance.

Solamente desde esta mentalidad lograremos experimentar lo que el sabio rey Salomón habla de la sabiduría del Eterno expresada en las Escrituras cuando dice:
«Sus caminos son caminos agradables y todas sus sendas, paz. Es árbol de vida para los que de ella echan mano, y felices son los que la abrazan».
(Proverbios 3:17-18).