Jóvenes de Cambio

La Masturbación “santa”

Por Moisés Franco

“…La religión es el opio del pueblo. Se necesita la abolición de la religión entendida como felicidad ilusoria del pueblo para que pueda darse su felicidad real…”

Karl Marx 1

Quise empezar este texto con una de las frases más polémicas del polémico filósofo alemán porque -más allá de las múltiples interpretaciones que ha tenido- creo que ilustra muy claramente el espíritu de este artículo.

La masturbación, también mal definida como onanismo, ha sido difundida como una práctica pecaminosa por parte del cristianismo sin una explicación clara de por qué lo es. Así, los dogmas han alimentado mitos casi cómicos como “te van a salir pelos en las manos” o “se te va a caer el pene” entre otros extraños dichos que buscan lo mismo que toda religión: alimentar el miedo en base a la ignorancia.

La masturbación se encuentra dentro de las tantas acciones englobadas en el concepto hebreo de “zera levatalá”, traducido como derramamiento de semen en vano. Para entender mejor esta idea y sacarla del dogmatismo religioso quisiera mencionar lo expuesto sobre el tema por el rabino Noson Weis en su estudio “La represa de Noaj”2.

Él explica que la causa del diluvio universal fue principalmente el derramamiento de semen en vano y el robo. Weis comenta que existe una energía creativa que renueva el universo constantemente y que “… (el) recipiente sobre el cual es vertida constantemente esta energía de creación es el ser humano mismo”.

Pero para que esa energía pueda ser bien recibida por el recipiente sin que se derrame y ocasione destrucción debe éste estar en posición correcta. Dicha posición es el amor en el matrimonio que busca permitir que el Eterno traiga más vasijas al mundo donde depositar su benevolencia (energía creativa).

Esta autoridad judía explica que el placer y la alegría propia del acto sexual son una clara representación de la inmensa alegría y placer que tiene el Eterno al dar vida. Entendiendo esto, quedarse con el goce de la relación sexual sin tener la intención de promover la vida humana es un acto de robo, tanto a YHVH porque le impedimos derramar más benevolencia, como para la humanidad entera porque la privamos de recibir más de dicha cualidad divina.

Este tema sin duda merece un tratamiento mucho más profundo que el que puede darse en este texto, pero lo traigo a colación para dejar en claro por qué es pecado la masturbación.

Ahora bien, ¿por qué el título de este escrito? Porque existe otra práctica pecaminosa que es comparable a la masturbación pero que pasa mucho más desapercibida.

Comenzamos citando a Marx quien hace una analogía entre el opio y la religión. Básicamente porque esa droga tiene una función analgésica poderosa, es decir que distrae y calma el dolor. De la misma forma la mentalidad religiosa busca ser un calmante para los dolores ónticos y

materiales del ser humano y, al igual que el opio, genera imágenes fantasiosas en la mente permitiendo evadirse de la realidad.

Muchas veces en el ámbito donde me desenvuelvo se suele pensar en religión en términos de instituciones formales (catolicismo, evangelicalismo, budismo, judaísmo, islamismo y otros ismos).

Sin embargo, así como la masturbación busca sólo el placer individual pero no tiene interés en traer hijos al mundo, del mismo modo una persona puede ejercer una masturbación “santa”. Me refiero a tener una búsqueda espiritual, la cual por ejemplo puede usar el nombre bendito del Mesías, del Eterno, de la torah y las enseñanzas de un mentor espiritual a fin de sólo satisfacer su placer egóico.

Quien practica esta suerte de masturbación “santa” (entiéndase el encomillado como ironía) busca sentir el placer de creerse santo y cercano al Creador, pero no tiene la intención genuina de traer nuevos hijos a la familia de Dios (Efesios 2:19).

Es decir, la religión personal busca por un lado generar un placer almático egoísta (como el onanismo) y es un instrumento para evadirse de los conflictos y traumas internos, para aliviar lo doloroso de la realidad presente (como el opio).

No tiene una intención real de transformar el mundo, sino que después de su práctica ritual (sea cual sea) se siente descansado y tranquilo, como quien acaba de masturbarse.

En cambio, vemos a nuestros patriarcas Abraham, Isaac y Jacob, quienes buscaban una intimidad con el Bendito, pero para ser parte activa de la promesa de restauración de la humanidad.

Así llegamos a Jesús (en adelante preferiré usar su nombre en hebreo, Yeshúa, para diferenciarlo de la masturbación espiritual promovida por el cristianismo usando el nombre griego).

El verdadero Mesías, no el distorsionado facilitador de opio promovido por la religión, tenía una relación tan íntima con su Papá que eran uno (Jn. 17:11). Pero no anhelaba esa unidad para “sentirse bien”, sino que de esa relación obtenía poder para sanar enfermos, echar fuera demonios, multiplicar alimentos y sobre todo para enseñar con autoridad la torah (instrucción divina) a fin de que su entorno creyera en la benevolencia del Eterno y quisiera “nacer de nuevo” como hijo del Altísimo.

La verdadera adoración, la que es en Espíritu y verdad, acerca al ser humano al amor de YHVH pero no se queda ahí, sino que en base a esa cercanía dispone de todos y cada uno de sus recursos para dar a conocer a otros a la vida eterna.

Por eso, Yeshúa les encargó a sus herederos ministeriales que “vayan, pues, y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado…” (Mt. 28:19, NBLH).

Entonces, si tu vida de oración y estudio de las Escrituras Sagradas no produce evidencias de fe que traigan nuevos discípulos, porque tal vez ni siquiera lo intentas, entonces lejos estás de tener intimidad con el Creador.

En un mundo cada vez más degradado y con la maldad tan activa la pasividad no es una opción para un verdadero hijo del Eterno. El desafío es salir de la propia religión, la personal, de la comodidad de estar “tranquilo” en la masturbación almática para dejar que Su Espíritu Santo nos insemine vida a fin de compartir con nuestro entorno y elevarlo hacia YHVH.


“Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.”
(1 Ped. 2:9| NVI)


CITAS

1- “Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel”, Karl Marx, Deutsh-Französischen Jahrbücher, Alemania, 1844. Traducciones compiladas.

2- “La represa de Noaj”, Noson Weis, publicado en AishLatino.com y tomado el 30/11/19 a las 19:15 bajo el siguiente enlace: www.aishlatino.com/tp/i/mayanot/La-Represa-de-Noaj.html?mobile=yes

“La Curiosidad Mató al Gato”… ¡Y a Dina la Deshonró!

Por P.A. David Nesher

Resulta que Dináh, hija de Leáh, que ella diera a luz para Yaakov, salió a conocer a las chicas del lugar. Y la vio Shejem, hijo de Jamor el jivita, príncipe de la tierra, que la tomó, se acostó con ella y la violó. Y él se prendó de Dináh, hija de Yaakov, y amó a la joven y le habló tiernamente.  Entonces Shejem habló a su padre Hamor, diciendo: Consígueme a esta muchacha por mujer”

(Génesis/Bereshit 34:1-4)

La Torah de repente expande su relato y nos lleva a conocer uno de los episodios más dolorosos en la vida de Yaakov avinu y su casa.

La Torah nos cuenta que en el tiempo que Yaakov y su familia viajaron desde Padan- Aram a Canaan, compro un lote de tierra a Jamor, rey de Shejem (Siquem). Una vez instalados allí, resulta que Dináh, la hija de Yaakov y Leá, salió de su mundo de moral alta para flirtear con un mundo de moral baja. Ella decidió ir sola a ver cómo era la vida en Siquem. Esta curiosidad le causo muchos problemas a ella y a su familia. Su errada actitud la marcó abortando así su propósito, y determinando un destino ajeno a lo que el Eterno había diseñado para ella.

El relato al decir que Dináh se fue a ver a las hijas de la tierra, da a entender que su corazón no se mantenía firme a las enseñanzas de su casa y por ende su comportamiento abrió la puerta para que un joven pagano se la llevara y se acostara con ella y la tratara denigrantemente. Sin embargo, lo triste de esta historia es que ella no huyó de él, sino que por el contrario, ella decidió convivir con él en su casa formando así una pareja en estado de fornicación.

Debo aquí recordarles que el Eterno prohíbe tener relaciones sexuales fuera de la alianza matrimonial que el diseñó para la promoción del alma humana. Además, necesito remarcar aquí que este mandamiento no es solamente para Israel, sino para todos los descendientes de Noaj, pues aquello que escribió el mismo Adam HaRishón, continúa hasta hoy vigente:

“…dejará el hombre a su padre y su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
(Gén. 2:24).

Eso significa que aquel que no ha anunciado formalmente en su comunidad que ahora deja su padre y su madre, en un acto público, no puede ser una sola carne con una mujer. El que no se ha unido a una mujer en un acto público de matrimonio establecido por las normas de las autoridades del país, no tiene el derecho de tener relaciones sexuales con ella. Aquel que no ha adquirido una mujer de la cual se puede decir que es “su mujer” mediante las normas establecidas para el matrimonio, no puede unirse físicamente, ni vivir junto con ella. Los juicios celestiales están contra esa pareja y su descendencia.

Los invito a regresar ahora al relato para observar detalles en la conducta de Dináh que conviene tener en cuenta a la hora de valorar la esencia de una mujer.

“Salir” ¿a qué?

Dicen los relatos midráshicos que los habitantes de ese lugar estaban celebrando una fiesta y Dináh no pudo resistirse a su curiosidad y deseos juveniles. Ella se encaminó a la ciudad de Shejem (Siquem) a mirar especialmente los atavíos de las mujeres. Así Dináh, única mujer entre los hijos de Yaakov, que debía ser el adorno de la corona del patriarca, se convertiría en tristeza y vergüenza de la familia. Para algunos sabios, fue tal vez un error de su madre Leah permitir a Dináh ir de paseo a aquel lugar desconocido. Así pues, apartándose Dinah de las buenas costumbres y la decencia familiar, sale de su casa. Sin duda, fue una imprudencia muy costosa, ya que fue raptada y violada por Shejem, el príncipe de la ciudad, hijo del rey Jamor. Terrible lección la que hoy leemos y, que primordialmente enseña a la mujer (particularmente si es bella y virgen), a cuidarse, y de cómo la curiosidad y la falta de sensatez pueden llevarla al precipicio de la indignidad humana.

Los sabios enseñan que Dináh era una joven curiosa que quería ver a las mujeres jóvenes de este nuevo país y entender sus prácticas. No hubo provocación ni falta de modestia; el texto declara claramente que estaba interesada en “las doncellas”, no en “los muchachos”. Los invito a considerar lo expresado por el rabino Malbim (1809 – 1879), experto en hebreo torájico, al explicar este episodio:

‘Y él la vio’. No pienses que ella lo sedujo, porque el texto especifica que él fue quien la vio primero. ‘Y la tomó’ por la fuerza y nadie pudo salvarla, dado que era el príncipe de la tierra. Su crimen tuvo tres partes:
(A) La secuestró, esto es robar.
(B) Se acostó con ella; esto es violarla, particularmente siendo que no estaba circunciso.
(C) ‘Y la atormentó’ dado que fue violación y ella no consintió, y eso es violarla personalmente

(Malbim, Génesis 34:2)

Por lo que también comentan otros expertos, parece que el texto da a entender que Shejem, el hijo de Jamor, era un príncipe muy malcriado acostumbrado a obtener todo lo que su corazón deseaba. Creía que merecía todo, que era todopoderoso y que ninguna gratificación necesitaba ser postergada. Apenas deseaba algo, su anhelo era satisfecho de inmediato. Cuando llegó a la ciudad la nueva familia, cuyo padre era conocido en la región por ser poderoso y bendecido con muchas posesiones y grandes hijos, Shejem debe haberse molestado. Debe haberse enamorado de Dina por su belleza, pero no en menor medida porque era la “hija de Yaakov”. Entonces los sabios aseguran que el texto muestra que Shejem quería superar a Yaakov y aplastarlo, para que no hubiera dudas respecto a quién mandaba en esa ciudad.

Por esto, los sabios comentan que Shejem ideó una forma para que Dináh saliera y ella, cediendo ante la curiosidad natural de una joven en un nuevo entorno, cayó en la trampa. Fue inmediatamente secuestrada y violada.

Muchos de los comentaristas parecen bastante convencidos de que Dináh no tuvo ninguna culpa por el comportamiento de Shejem. Desde este punto de vista, hasta el hecho de “salir” se lo atribuyen a la perversión de Shejem. Consideremos lo que dice este comentarista:

La hija de Yaakov se sentó en su tienda y no salía. ¿Qué hizo Shejem, el hijo de Jamor? Trajo muchachas afuera de su tienda para que jugaran y tocaran instrumentos musicales. Dina salió a verlas tocar y él la agarró y la violó

(Pirkei deRabí Eliezer 38)

En este relato pareciera que Shejem planeó su crimen con premeditación. ¿Qué hizo que se enamore tanto para tomarla, violarla y luego apegarse a ella aún más?

Si no hubiera sabido que era la hija de Yaakov, quien era mundialmente famoso y tenía buena reputación por sus hijos, nunca hubiera hecho lo que hizo.”

(Or HaJaim, Génesis 34:2)

Podremos entender mejor todo esto si consideramos que el verbo hebreo que se traduce “salir” o mejor, “solía salir”, está en el tiempo imperfecto, lo cual indica acción continua que estableció un hábito. Por esto este verbo en el mismo tiempo se vierte también, según el marco de circunstancias, “con regularidad salía” y “comúnmente subía” (c.f. 1 Samuel 18:13; 1 Reyes 10:29). De modo que la aventura de Dináh no resultó de su primer paseo. Ella aparentemente quería “ver” a sus vecinos de la ciudad, familiarizarse mejor con ellos, y así tomó el hábito de asociarse con ellos participando en sus fiestas. Entonces está bien claro que no esta mal sentir curiosidad acerca del mundo que nos rodea. Para ello, el Eterno nos dio atributos mentales para pensar con criterio y quiere que los usemos. Lo que sí es incorrecto es ponernos nosotros y a los demás en peligro sólo por satisfacer nuestra curiosidad creando hábitos inconvenientes para el propósito eterno de Dios en nuestras vidas.

El Peligro de Entrar a Curiosear el Ambiente de Otros.

Posiblemente, al principio ni Shejem ni Dináh pensaban en las relaciones sexuales, pero a medida que los encantos de aquella doncella curiosa despertaron la pasión de él, quien carecía de todo límite moral piadoso, él hizo lo que la mayoría de los varones cananeos hubieran considerado natural. Después de todo, ¡ella había entrado en el ambiente de él! Cuando Dina evidentemente se opuso a “ir tan lejos”, él simplemente la dominó. Ciertamente la violación es algo grotesco y una gran afrenta a la mujer.  Pero debemos entender que en la cultura de los cananeos, eso era aceptable. Esto no lo digo para excusar a Shejem (porque no tiene excusa), sino para hacer entender el contexto cultural en el que eso sucedió. Las mujeres jóvenes sin compromiso eran consideradas caza legal en las ciudades de aquel tiempo. La promiscuidad no solo era común sino que era parte del mismo sistema religioso que ellos practicaban

En la cultura cananea era aceptable que los hombres tomaran a las mujeres que les gustaban. Ellos las tomaban y las hacían suyas. Si los padres no querían que esto les pasara a sus hijas, las protegían y no les permitían salir solas.

Dejar la Cobertura del Padre Atrae la Amargura del Mundo.

Lo que sí vemos en esta historia es que aun si no hubo ninguna medida de consentimiento por parte de Dináh, ella todavía era en parte responsable de perder su virginidad. Aunque ella solo visitaba a “las hijas del país”, quiero que te imagines el tipo de moral que ellas tenían. El hecho de que las esposas jivitas (o cananeas) de Esav eran “fuente de amargura de espíritu” para los piadosos Itzjak (Isaac) y Rivkáh (Rebeca) es ciertamente una indicación de la maldad que ya era manifiesta entre “las hijas del país” (Génesis 26:34, 35; 27:46).

Recordemos que la inmoralidad sexual, incluso el incesto, la homosexualidad, la sodomía y la bestialidad, con el tiempo llegó a ser parte de “la manera que hacía la tierra de Canaán” (Levítico 18:2-25). De modo que, ¿de qué hablaba Dináh durante aquellas visitas? ¿Creía ella realmente que podía evitar la compañía de los hermanos y los amigos de las muchachas?

El que una mujer se mezclara, aparentemente sola, con gente tan inmoral era buscarse problemas. Dináh sabía lo que había ocurrido a sus antecesoras Saráh y Rivkáh mientras estaban en Canaán. A los ojos de los depravados hombres de Canaán, Dináh llegó a ser una víctima lógica. Ella decidió colocarse en una situación comprometedora y pagó por ello con la pérdida de su virginidad, a pesar de cualquier resistencia de última hora. (Génesis 20:2, 3; 26:7).

La salida y curiosidad de Dináh por conocer personas “del mundo” nos muestra el peligro de estar por fuera de la cobertura del padre, apartados de la Instrucción divina. Está perfectamente revelado que hacer algo contrario a la Palabra de Dios nos conduce siempre a tener problemas y desde allí seguramente a un desastre. Por esto el apóstol Juan escribí a los seguidores de Yeshúa lo siguiente:

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.
(1 Juan 2:15-17)

Las Tristes Consecuencias del Apegarse al Hedonismo

Leemos en este relato que después de este triste suceso, Shejem retuvo a Dináh en su hogar y “siguió hablándole persuasivamente”, por decirlo así, ‘a su corazón’. El padre de él dijo: “Su alma se ha apegado a Dináh” (v.8). Estas palabras demuestran que es poco probable que dicho apego ardiente se hubiera desarrollado simplemente como resultado de un solo encuentro.

Shejem sentía un amor almático por Dina, no un amor espiritual y piadoso. Con esto quiero decir que la amaba por lo que podía ser y lo que le podía dar, no por lo que él podía ser y darle a ella. Su corazón egoísta se denota en las palabras: “Tómame por mujer a esta joven”. Era un amor del alma tipo “consígueme”, “quiero recibirlo sólo para mí“. Con esto la Torah revela que es posible que un varón sea atraído a una mujer y que sea amable con ella por razones que tienen poco o nada que ver con el amor verdadero y perfecto. Lo triste de esto, es que, en su deseo de conectarse de manera romántica con un varón, muchas veces a las mujeres se les olvida esto.

Él aparentemente había notado las buenas cualidades de ella antes, quizás durante las frecuentes visitas de ella. Ahora quería casarse con ella. Puede que él y su padre también hayan creído que la propuesta de matrimonio expiaría de alguna manera el acto del hijo y arreglaría la situación, de modo que mantuvieran relaciones pacíficas con la próspera casa de Yaakov. (Génesis 34:3, 8).

Lo cierto y triste de todo este episodio es que terminó con la matanza de Siquem, su padre y todos los varones de la ciudad, por parte de los hijos de Yaakov. Esto ocasionó ostracismo a la casa de Yaakov y llevó a que él condenara severamente la cólera de sus hijos muchos años después (Génesis 34:30; 49:5-7). ¡Qué horrenda cadena de sucesos, y todo porque Dináh no vigiló como mujer sus asociaciones! Este episodio del registro inspirado es una advertencia para las jóvenes de mentalidad hebrea de hoy que tal vez, por curiosidad, se sientan tentadas a mezclarse socialmente con los que no son siervos de Dios. Es importante tener en cuenta el consejo del sabio rey Shlomo:

El que anda con sabios, sabio será;
Mas el que se junta con necios será quebrantado.

(Proverbios 13:20).

Cada jovencita y muchacho que está leyendo estas líneas debe aceptar que en el Israel del Santo y bendito sea, no se puede cometer fornicación. Los que son verdaderos israelitas se cuidan mucho del pecado de fornicación, porque ninguno que vive practicando fornicación puede heredar el Olam HaVá (Mundo venidero). Por eso, en las comunidades de discípulos de Yeshúa del primer siglo se procuraba todo el tiempo que este tema estuviera vibrando en las consciencias de los redimidos:

Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo.
(1 Corintios 6:18)

Sabéis esto, que ningún fornicario o inmundo o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos.”
(Efesios 5:5-7_ RVR 1995)

Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas.”
(Colosenses 3:5-6)

Pero los perros estarán afuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y practica la mentira.” (Revelación 22:15 – RV 1995)

Si alguno de ustedes ha practicado fornicación, lo invito a regresar a la Fuente, nuestro Abba, tomando la decisión de no volver a hacerlo. Pídele perdón al Eterno para que puedas ser limpiado por la sangre del Mesías Yeshúa que es efectivo en todos los que abandonan el pecado.

Y por último, esta historia nos da una gran de lección a los que ya somos padres. El Eterno quiere que aceptemos que debemos aprender a tener cuidado de nuestros hijos, guardándolos de no exponerlos demasiado al sistema reptiliano y sus propuestas hedonistas.

Anhelo que todo esto sirva para vuestra edificación.

Shalom!

¡Deja de dar vueltas!,… ¡No seas cabrón!

Por Moisés Franco.

Meditando en los primeros capítulos de Devarim (Deuteronomio), me llamó la atención que Israel haya estado tanto tiempo dando vueltas entorno al monte Seír, al punto que el mismo Eterno le dijera: “…ya anduvieron suficiente alrededor de este monte” (Dev. 2:2 | Torat Emet)

En lo particular, siento que he pasado mucho tiempo de mi vida dando vueltas en un mismo monte.

En el lenguaje de la Torah, monte se refiere además del elemento geográfico a sistemas de gobierno los cuales y a modos de adoración (1) . Por ende, el Espíritu del Señor nos está hablando de algo más que un relato histórico, sino que también nos habla a nosotros hoy, quienes somos injertados a Israel gracias a Yeshúa (Romanos 11).

El término Seír significa según el diccionario Strong “áspero”, y viene de la raíz hebrea “sáir”, que se puede traducir como “macho cabrío”, “cabrón” y “demonio”.

Indagué sobre las características de las cabras (2) , cuyo macho se denomina macho cabrío, cabrón, chivo, entre otras y encontré algunas que considero tienen un paralelismo con actitudes del alma humana que producen estancamiento. A continuación, las comparto para que reflexionemos juntos.

• Comer cualquier hierba

Según Cuiosfera, la cabra “se contenta con la poca hierba que puede encontrar entre las piedras, los senderos y las acequias”. Esto tiene que ver con la mediocridad, con el conformismo. Principalmente en la actitud pasiva hacia el mundo espiritual, a conformarse con el nivel obtenido y no esforzarse por ascender hacia los delicados pastos donde el buen pastor nos quiere llevar a apacentar (Sal. 23:1-2).

Este conformismo puede verse en una actitud pasiva a la hora de congregarnos, donde no se busca aprehender para transformar, no se estudia a fin de profundizar en nuestros corazones y llevar nuestra vida y entorno a mayor luz; sino que sólo vamos en una rutina de asistencia, en tomar apuntes que no se revisan y en simplemente leer las aliyot diarias.

• Independiente

Según la RAE esto, “dicho de una persona: que sostiene sus derechos u opiniones sin admitir intervención ajena”. Una cosa es mantener los principios y creencias fundadas en la verdadera fe, la reflejada en la Torah, y otra muy distinta es cerrarse en los propios conceptos y creencias infundadas, las cuales constituyen una propia religión. El vivir en comunidad implica aceptar el consejo de los siervos que el Eterno ha puesto para la edificación de los santos, y eso implícitamente también demanda una actitud consultiva en cada uno (Heb. 13:17).

Es decir, el consultar al liderazgo si el proceder es correcto, si la forma de llevar la vida íntima está acorde a la sana doctrina, obviamente sin caer en “extremos exhibicionistas” ni siendo pastor-dependientes. Es simplemente abrirse a que un tercero con autoridad espiritual verifique la correcta vivencia del yugo mesiánico.

• Solitaria

De la mano de lo anterior, la cabra tiende a ser solitaria más allá de que pueda habitar en rebaño. En las asambleas suele ocurrir que hay personas que simplemente comparte un espacio físico por un momento específico (una celebración o convocatoria) pero no tienen la mínima intención de socializar con sus hermanos luego. Esto puede parecer inofensivo, una mera preferencia personal, pero no lo es, porque lesiona la comunión del cuerpo. (Gen. 2:18/Salmos 68:5-6).

La persona solitaria es egoísta quizás sin saberlo, porque priva a los demás de toda la luz que el Eterno ha puesto en su interior, y a su vez, se priva a sí misma y a sus generaciones de toda la riqueza que el fraternizar en hermandad puede darle. Así mismo, quien tiende a la soledad también suele encerrarse en sus problemas, a intentar sobrellevarlos solos, ignorando que el Eterno hace que nos perfeccionemos en la vinculación con los demás (Prov. 27:17); por eso esta actitud hace al individuo más vulnerable a ataques del enemigo que promueven la depresión.

• Vagabunda

Considerando las características anteriores, no es de extrañar que la cabra tienda a buscar sus propios caminos y muchas veces perderse.

A veces se cree que el vagabundo es sólo aquel que vive en situación de calle, pero la acción de vagabundear es: “andar vagando por los sitios sin una finalidad ni un destino determinado” según una definición web.

Confieso que he pasado una buena parte de mi vida con esta actitud. Trabajando, estudiando una carrera, sirviendo a la asamblea, pero sin enfocarme en un destino o una finalidad específica. Esto es señal de maldición (Gén. 4:12) y por ende YHVH nos llama a salir de allí y volver a su propósito, a su voluntad porque podemos tener un oficio pastoral, servir activamente, hacer admirables reflexiones pero estar errante. Creo que constantemente este sistema materialista busca nuestra distracción, promueve que hagamos mucho pero sin saber bien para qué. Una vez, un líder de mi congregación me dijo: “no es lo mismo ser un activista que estar activo”, refiriéndose a que uno puede hacer muchas cosas “para el Señor”, pero aún así estar desenfocado de su voluntad, de lo que el Espíritu Santo quiere decir y hacer en mi interior y desde ahí hacia mi entorno.

Cada vez que se estudia la Torah sin saber para qué, que se asiste y toma apuntes pero no se repasa, que se ora por el mero hecho de que “Dios no me maldiga” y tantos otros ejemplos más, estamos dando vueltas en Seír y malgastando el tiempo que, como diría el profeta Yosef González, es un recurso no renovable.

Debemos estudiar la Torah no sólo para conocer secretos, sino para poder vivirla y transformar el mundo.

Por eso, el Espíritu de la Profecía nos llama a salir de ese estado errante y volver a Él como una esposa que abraza a su esposo luego de un largo tiempo sin verlo


¿Hasta cuándo vagarás, mi hija descarriada? Pues el Señor hará que algo nuevo suceda: Israel abrazará a su Dios
(Jer. 31:22 | NTV)


Todas estas características traen como consecuencia un estancamiento e impiden que sigamos recibiendo el caudal de luz que el Eterno quiere darnos para transformar este mundo.

Hemos venido a esta tierra a cultivar y guardar nuestro entorno (Gén. 2:15), si no lo hacemos en verdad estamos de vagos aunque trabajemos, nos congreguemos y sirvamos en muchas actividades eclesiásticas. El mandato divino es que el justo coma de la obra de sus manos (Is. 3:10), y por ende quien no obra adecuadamente le escaseará su alimento, pero el versículo no se refiere a los intercambios comerciales solamente, sino primordialmente a la acción de reparar el mundo a través de la luz divina recibida en y desde Yeshúa, quien nos ordenó: “…id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…” (Mt.28:19-20)

Por ende, si hay estancamiento en tu vida ministerial, vincular, física y económica, es tiempo de escuchar la voz divina y levantar campamento en busca de Su presencia.

REFERENCIAS:
(1) – https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200003125
(2)- https://www.curiosfera.com/cabra/

Nick Vujicic revela versículo que le explicó por qué nació sin brazos ni piernas

Nick Vujicic reveló cuál es el versículo de la Biblia que le hizo aceptar su discapacidad y le llevó a creer que Dios lo podía utilizar para proclamar el Evangelio y ayudar a las personas a poner su fe en Jesús el Cristo.

Vujicic cuenta que se pasó siete años preguntándose: ¿Por qué Dios permitió que naciera de esta manera? Entonces encontró la respuesta en el libro de Juan, capítulo 9, versículo 3, que dice:

Respondió Jesús:
No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él“.

Nick, después de leer la historia, entregó su vida a Jesús aceptándolo como el Dueño de su vida.

Nadie sabía por qué había nacido de esta manera. Así que leí y el versículo 3 del capítulo 9, donde Jesús dice que aquello había acontecido para que la Obra de Dios fueran reveladas por medio de él. Me quedé sorprendido y dije: “Dios, si tuviste un plan para el ciego, también puedes tener un plan para mí“, dijo Vujicic.

Ese fue el comienzo de mi relación personal con Jesús“, comentó. Nick, recordando cómo todo cambió y que las oportunidades para predicar el Evangelio se abrieron de una manera increíble. “Los grupos de jóvenes comenzaron a llamarme, las iglesias comenzaron a llamarme, las oportunidades se estaban abriendo en todas partes para que yo pudiera compartir mi testimonio“, dijo.

Vijucic recuerda cuando en una oportunidad habló ante a un grupo de estudiantes de secundaria, donde una experiencia extraordinaria con una niña en medio de la multitud cambió su vida. “Estaba hablando frente a 300 estudiantes de segundo año, eran estudiantes adolescentes. Tres minutos después, la mitad de las chicas estaban llorando. Una de ellas levantó la mano y me dijo: “Lamento interrumpir, ¿puedo ir a darte un abrazo?”. Ella se acercó, me abrazó y llorando me dijo al oído: “Nadie me dijo que me amaba“.

No podía creerlo, cambió mi vida. En ese momento supe que Dios la estaba ministrando a través de mí. No fue por lo que dije o por mi poder, sino por Dios. Mi corazón se encendió con pasión, y fue un día maravilloso para ver cómo un alma era transformada para siempre. Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba llamado a ser un evangelista mundial“.

Nick ha viajado a cientos de países y ha predicado a cientos de miles de personas.

Nick Vujicic y su esposa Kanae Miyahara con sus cuatro hijos.

En febrero de 2012 contrajo matrimonio con Kanae Miyahara, una joven de padre japonés y madre mexicana. El primer hijo del matrimonio, Kiyoshi, nació en febrero de 2013 completamente sano, al igual que los menores, Dejan, nacido en agosto de 2015, y las gemelas Olivia y Ellie nacidas en diciembre de 2017.

¿Qué Esperas para Estudiar la Mejor Carrera?

Por Lic. Moisés Franco

“No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre echan a perder las cosas y donde los ladrones roban. ¡Háganse tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que puedan corromper, ni ladrones que les roben!, pues donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón”

(Mateo 6:19-21 | NBV)

 

Para comenzar esta meditación quisiera compartirles una secuencia común.

Llega el momento de presentar la tesis, es tu momento, lo que has esperado por años, lo que te ha costado tanto esfuerzo, noches de desvelo y hasta lágrimas…¡Aprobaste!, te tiran huevos, te celebran, fotos, muchas fotos, festejo, trasnochar…8 am del siguiente día: no sabes qué hacer con tu vida, angustia, estás más perdido que San Martín en la Guerra de las Galaxias.

Este relato se repite una y otra vez con quienes egresan de una carrera terciaria/universitaria, ¿por qué? Porque este sistema nos inculca desde mucho antes que podamos tomar consciencia de ello que nuestro fin, nuestra máxima meta es acumular tesoros en la Tierra y a menudo las carreras son un perfecto lazo para creer esa mentira.

No estoy diciendo que estudiar “sea del diablo”, como lastimosamente se decía en la religión en otras generaciones. Tampoco lo digo desde un prejuicio sino desde la vivencia, ya que tengo (después entenderán por qué destaco este verbo) un título de grado y otro de posgrado y lo he vivido.

Existe una mentalidad propia de la lógica empirista griega que implanta, sin que lo percibamos racionalmente, algunas ideas como las siguientes:

  • Necesitas un título para ser alguien
  • Tu carrera es el propósito de tu vida
  • La carrera que elegiste es la mejor
  • Un título te garantiza el éxito, o al menos la supervivencia segura

Si miramos estos paradigmas al reverso diríamos: sin título no soy nadie, no tengo propósito en la vida, me pierdo lo mejor y estoy destinado al fracaso.

¿Crees que exagero? Imaginemos una mesa de café donde hay tres amigos con título y llega un amigo de uno de ellos, el cual no tiene formación superior. Uno se presenta diciendo “soy abogado”, otro “soy docente” y se sabe que el que lo introdujo en la mesa “es” ingeniero. Más allá de que no se lo pregunten, el recién llegado estará posiblemente tentado a pensar “y yo soy…nadie”.

Seguramente muchos dirán, “ya sé que una carrera no me hace más que nadie”, pero por algo este sistema hace que la gente diga “yo soy” al hablar de su profesión u oficio.

La primera carta de Pedro, capítulo 2 versículo 9 dice:

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable” (NVI)

Ese es justamente el propósito de todo aquel que haya nacido de nuevo en el verdadero Mesías, en Yeshúa, ejercer un sacerdocio santo que reconcilia y promueva toda la creación (empezando por la humanidad) a fin de unirla al Eterno para que sea plena.

Ese es tu propósito si estás en la Luz admirable: reconciliar al mundo con YHVH.

En ese inmenso y maravilloso propósito necesitaremos de todos nuestros recursos al servicio del Señor, por eso dice Devarim (Deuteronomio) 6:5 nos indica que debemos amarlo con todo lo que somos y tenemos (a eso se refiere con “fuerzas”).

Vuelvo a destacar el verbo tener, porque eso es un oficio o una formación académica, una herramienta, un recurso que tenemos, no que somos, uno de tantos para servir al propósito eterno de nuestro Dios.

¿Es valioso? Sí, por supuesto, porque al estudiar se amplía el conocimiento y se piensan cosas nuevas. Es sumamente importante si y sólo si las herramientas que nos brindó una carrera las disponemos al servicio del amor perfecto; en cambio, si sólo sirven a nuestros fines individualistas, no son nada. Porque de hecho en el mundo venidero sólo quedarán las obras que hayamos realizado aquí, y conforme a ellas será la recompensa que tengamos.

Por eso, como dice el profeta Tony González en base a Devarim 32, “nuestra herencia es la Torah” (1). Porque sólo viviéndola en plenitud gracias a la obra de Yeshúa el Mesías, la Torah encarnada, podremos acumular los “tesoros en los cielos” que nos anunció Él como maestro.

Los bendigo en Su nombre y espero que estas palabras puedan servirte para darle la justa importancia a tu estudio o trabajo, ni el extremo de la dejadez o mediocridad, ni la idolatría del becerro de oro.

En amor Moisés Franco, hijo de YHVH.

Con una licenciatura en Comunicación Social

Nota:

(1) El Aleteo del Nesher

Jóvenes y Necrofilia

Por Moisés Franco

En Juan 11:26 Yeshúa (Jesús en hebreo) dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá”. Ahora bien, ¿cómo puede “creer” en alguien un muerto? En Efesios 2:1 el Espíritu Santo nos dice que no hace falta dejar de respirar para estar en muerte, sino que: “en otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados”.

En Juan 3:16 el Mesías nos dice que: “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna”. Eso quiere decir que el elemento fundamental para tener vida verdadera, la que va más allá de sólo respirar es creer en Yeshúa (Jesús). Pero hay muchos que creen en él y de igual modo están muertos espiritualmente (un ejemplo de esto es que las cárceles están llenas de creyentes, todas).

El Espíritu a través del apóstol Pablo nos da la clave en Gálatas 2.20: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí”.

Es decir, que solamente se puede decir que se está vivo si hemos decidido ya no vivir a nuestra manera sino dejar que Cristo, nos gobierne (por eso dice “ya no vivo yo”).

Todas las demás personas, aunque sean solidarias y simpáticas, están muertas, aunque crean en Cristo e incluso vayan a una iglesia.

Sobre gustos sí hay algo escrito.

Habiendo entendido lo anterior, pasamos a explicar el título de este artículo. La necrofilia es definida por la RAE como:

Perversión sexual de quien trata de obtener el placer erótico con cadáveres.

Es decir que, lo creas o no, hay gente que obtiene un placer sexual en contacto con cadáveres humanos. Si llevamos esto al plano espiritual, cuando nos sentimos atraídos emocional y sexualmente por una persona que no ha nacido de nuevo en el Mesías, estamos practicando necrofilia espiritual.

Es duro pero simple ( y verdadero). Si en verdad has conocido la vida eterna dejando que Yeshúa ha Mashía (Jesús el Cristo) sea tu dueño y muriendo al pecado; entonces has vivido y por lo tanto no debería atraerte lo muerto.

La necrofilia física puede producir infecciones graves en el practicante, que incluso pueden llevarlo a…(adivinen), la muerte, obvio. ¿Y qué creen que pasará en lo espiritual?

2 Corintios 6:14 dice: “No se asocien íntimamente con los que son incrédulos. ¿Cómo puede la justicia asociarse con la maldad? ¿Cómo puede la luz vivir con las tinieblas?” (NTV).

A todos nos ha pasado de sentir una atracción por alguien que no está en Cristo, eso no es malo, somos seres humanos y los deseos sexuales son un regalo del Eterno. El tema, es cuando damos rienda suelta a un deseo permitiéndonos ir contra la instrucción de nuestro Papá. Allí, pecamos y como dice Romanos 6:23: “la paga del pecado es la muerte”. 

¿Qué hago si ya me gusta un muertito/a?

Bueno, si has meditado en lo antes expuesto y te has dado cuenta de tu pecado y no sólo eso, sino que estás dispuesto a rectificarte; ¡felicidades! has hecho teshuvá (arrepentimiento que busca transformar positivamente).

La respuesta concreta a la pregunta varía en cuánto has avanzado hacia el o la muertito/a. Si es sólo algo que se te ha pasado por la cabeza pero no has involucrado aún a la otra persona, entonces te aconsejo meditar en:

  • Con Cristo, ustedes fueron resucitados de la muerte, por eso busquen las cosas del cielo, donde él está sentado a la derecha de Dios. Concéntrense en las cosas celestiales y no en las terrenales” Col 3:1-2
  • 2 Cor. 10:4-5 “Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo”.

 

Es decir, sujeta tus pensamientos al gobierno de Cristo.

En caso de que hayas avanzado en una relación más profunda, lo primero que te recomiendo es que además de meditar en lo anterior, te definas si vas decidir vivir para Cristo o para el sistema. Las dos no se puede, ya que a los tibios el Eterno los vomita de su boca.

Si decides por la vida, proclámale el evangelio del reino a esa persona y llévala a que se defina, si ella se determina por la muerte; tu decisión…bueno, creo que se sobreentiende qué deberías hacer.

En todos los casos, intercede por las personas que te rodean, ya sea que sientas algo positivo por ellas o no, y proclama el evangelio a toda criatura (Mt. 28:18-20).

Y en cuanto a tus relaciones sentimentales, recuerda aplicar a diario Mateo 6:33: “Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas” (DHH). Vos encárgate de cumplir con Su propósito en tu vida, tu cónyuge, el correcto será añadido.

 

 

Cuando Muera quisiera que haya Aplausos.

[metaslider id=11714]Autor: Moisés Franco

(ACLARACIÓN: SI LO VAS A LEER, QUE SEA HASTA EL FINAL, SI NO HAY RIESGO DE MALA INTERPRETACIÓN).

Cuando muera quisiera que haya aplausos. Cuando muera quisiera, aunque no lo pueda ver,que la gente aplaudiera.

No es un complejo de inferioridad exacerbado, no es una culpa carcomiendo mi alma la que me hace pensar esto. Todo lo contrario, es uno de los sueños que más he anhelado.

No te confundas, no quiero mi muerte, pero tampoco le temo a ella. La considero una meta, un punto más en la vida al que seguramente lleguemos.

De hecho no le temo a la muerte porque la elegí y la elijo cada día. Sí, elijo morir desde que conocí la vida. Cuando renuncio a mis placeres efímeros por una causa más noble, una parte ajena a mí pero apegada a mi alma muere, y brota como agua desde mi interior una vida más despierta que un corazón de recién nacido dando su primer y enérgico grito de bienvenida a la creación.

No hablo de ser un altruista poético que termina siendo víctima de su propia libertad. Porque de hecho sólo me considero libre para ser esclavo, esclavo de mi misión.

Misión que no me autoasigné sino que desde un principio, desde antes que las estrellas iluminaran los cielos que esta noche ves, ya estaba.

Había algo denominado “propósito” que vibraba en la eternidad y dijo mi nombre. Un tiempo después, sólo el Eterno sabe con exactitud cuánto, él mismo volvió a susurrar ese inmenso código repleto de aventura y motivado por el Amor perfecto y lo sopló en el vientre de mi madre.

En medio de la profunda oscuridad del útero recientemente amado por mi padre, brilló la luz creadora, la misma que en un principio marcó la separación con las tinieblas, y en medio de un soplo tan elocuente como silencioso me dio existencia.

Desde ese momento, sin que yo tomara consciencia hasta muchos años después, se asentó su propósito en mí y se me dio una misión.

Más de trece años después, en los primeros días de febrero, el reconocimiento de esa luz me hizo despertar a la verdad, a la vida, y el propósito renació en mí. Había estado, como una semilla aguardando paciente, hasta que por fin la vida lo hizo emerger, atravesando mis circunstancias, todas ellas, había estado tranquilo esperando mi despertar.

Luego de eso una tormenta fuerte volteó al árbol recién nacido, y tardé años en permitirle y permitirme levantarlo. Pero Él, mi Papá por adopción, el que me impartió Su soplo, nunca se rindió, porque sabía que el propósito seguía existiendo, independientemente de mi obstinación por obviarlo. Y poco a poco, fue reordenando todo…

El saberse parte de un propósito mayor, eterno, perfecto, divino, resplandeciente e infinitamente bello, nos maravilla, nos enciende, nos da fuerzas y esperanzas.

Pero también nos compromete, nos moviliza, nos conflictúa, nos entrecruza, nos hace llorar, nos duele…Porque el despertar a la verdad nos hace reaccionar de que es mentira que nuestras decisiones sólo afectan nuestras vidas, al ser parte de un inmenso diseño todos tenemos una función en el mismo (y no con esto me hago amigo de los intelectuales adictos al status quo social) pero digo, somos más que individuos nacidos para golpearnos constantemente en la prueba y error del vivir “a nuestra manera”.

Día a día, al renunciar a mis voluntades individualistas, esas que este entorno confuso y retorcido me inculcó, subo un paso más en la escalera, mis raíces se hacen más profundas, me siento más vivo…

Por eso, el día en que muera quisiera que aplaudan abajo en la tierra y arriba en el cielo, sean audibles o no, realmente no me interesa mientras haya aplausos, fuertes y alegres, que digan sin palabras: “no ha sido en vano, su propósito ha cumplido”.

Si eso pasa, sólo si eso pasa, yo sé, y lo sé bien, que aunque este cascarón deje de respirar, mi esencia, lo que hice, dije y viví, latirá, latirá en generaciones que tal vez jamás conozca, pero latirá, burlando a la muerte y diciendo: “Sigue vivo porque supo vivir para morir”.

Creo que este mensaje, es lo único que a mis casi 25 años puedo legarle a mis generaciones, esas que aún no nacen pero que ya han sido vistas, en Su propósito. Lo que verdaderamente puedo darles, lo más valioso, es inculcarles un profundo deseo por buscar fervientemente descubrir para qué han sido traídos a este mundo por el Eterno. Para ello deberán saber que sólo hay un camino, ya no vivir nosotros sino Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida, en nuestras vidas.

Legarles el anhelo de que cuando mueran -si es que mueren- haya aplausos…Pero ojo, quiero aclarar y no es menor el dato, los aplausos, como dije al principio no los podré escuchar, por eso y porque verdaderamente es Él quien se lo merece, los aplausos son para mi Creador.

YHVH es su nombre y es el único que en verdad debe recibir esos y todos los aplausos y júbilos, porque ante una obra de arte maravillosa no se la aplaude a ella sino al artista que le trajo a existencia.

El Dios verdadero tiene una particularidad, que su obra tiene capacidad de decisión, por eso no siempre dan ganas de aplaudir todas las vidas, porque se alejan del diseño del artista. Pero cuando uno se deja moldear acorde a la intención del diseñador, ahí sí se hace admirable, pero una vez más aunque la obra sea admirable, los aplausos son para el Hacedor.

“Y ya sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien, a los que conforme al Propósito son llamados (a ser santos)”.

Romanos 8.28 (versión OSO).

¿Qué quiere Dios que yo haga antes de casarme?

Por Moisés Franco*

Muchas personas se hacen la cabeza cotidianamente pensando, preguntándose o sufriendo por la persona con la cual el Eterno ya ha determinado que forme un hogar. Ya sea que estés enamorado/a de alguien y pienses en él/ella todo el tiempo, que le pidas constantemente al Señor una confirmación de si es o no es tal persona, o que sufras con la idea recurrente de que tal vez nunca llegue y que el tiempo se te pase; mi hermano/a esta palabra provista por el Eterno a mi vida es también para vos.

Si leemos Proverbios 24:27 el Señor nos dice: Prepara tus labores fuera, Y disponlas en tus campos, Y después edificarás tu casa” (RV 1960).

Hay una idea simple pero sumamente profunda que Papá nos quiere comunicar. Primeramente, tenemos que entender que hay dos grandes líneas de acción: por un lado preparar las labores y disponerlas en los campos, y por el otro “edificarás tu casa”.

En segundo lugar, vemos que hay un orden cronológico que separa estos dos lineamientos porque dice “y después” entre una instrucción y otra. Es decir, que hay pasos a respetar entre una cosa y otra y que no da lo mismo seguirlos o no.

Pero por ahora ahondemos más en la primera línea de acción. Si miramos la palabra que se traduce como “prepara”, ésta viene del hebreo “kun”( כּוּן ) y según el Diccionario hebreo-griego-español Strong, significa entre otras cosas: levantar, preparar, asegurar, robustecer, consolidar, perfecto y prosperar.

 

El siguiente término que analizaremos es labores, que viene del hebreo “melaká” ( מְלָאכָה ) y tiene por significado: ministerio, arte, oficio, labor, trabajo, negocio, etc.

 

Hasta acá ya tenemos una primera idea del mensaje que nos quiere dar YAHVÉH como padre: asegura, consolida, perfecciona (kun) tu ministerio, arte, oficio, trabajo, negocio (melaká).

Esto es muy importante, yo me he criado en iglesia y he visto muchas personas que han recibido promesas del Señor y profecías (de hecho todos las hemos recibido por medio del pacto que el Eterno hizo con Abraham y confirmó con Yeshúa); pero lamentablemente nunca las ven cumplirse. ¿Acaso mintió quien prometió? No, porque si en verdad era una promesa del Dios Verdadero Él “no es hombre para mentir” (Nm. 23:19).

 

Lo que pasa es que hay un error y es creer pero no accionar entorno a la promesa, cuando eso pasa se vive de ilusiones y se utiliza una fe vana, como la describe el apóstol Santiago, una fe sin obras, sin acciones concretas que demuestran la certeza que se tiene.

 

Hay personas que quieren mucho, de hecho quieren todo lo que el Señor promete, pero no están dispuestas a hacer todo lo que “kun” representa. Por eso suelen descreer del Eterno y hasta enojarse con Él, con esto no quiero decir que se deba hacer el trabajo de Dios para luego angustiarnos si no podemos en nuestras fuerzas, hay que tener un sabio equilibrio, una fe que nos permita esperar en Él pero también accionar correctamente y en tiempo oportuno.

 

Cabe destacar algo más antes de pasar a la segunda línea de acción de Proverbios 24:27, y es que uno de los significados de melaká es “ministerio”. Para eso también tenemos que prepararnos, y no me refiero exclusivamente a si el Señor nos ha llamado a ejercer un oficio específico conforme a Efesios 4 (apóstol, profeta, pastor maestro o evangelista) si no a cualquier acción de servicio en amor a Dios y al prójimo, tanto dentro del ámbito eclesiástico como -y especialmente- en la comunidad en general.

 

Un ministerio que todo nacido de nuevo en Cristo tiene es el de la reconciliación, no sólo entre hermanos, sino también (y primordialmente) reconciliar a nuestro entorno con el Dios Vivo mediante la proclamación del evangelio del reino (Mt. 28:19-20).

 

Ahora sí, habiendo realizado todo lo anterior en nuestras vidas vendría el “y después edificarás tu casa”. La palabra edificar allí utilizada es en hebreo “baná” ( בָּנָה ) y quiere decir: poner cimientos, edificar, tener hijo, maestro, restaurar, entre otras acepciones.

 

Edificar una casa, más allá del sentido literal de construir una vivienda física, se refiere a formar un hogar, a constituir una familia. Si prestamos atención a la lista de significados anterior quizás crean que algunos no tienen relación entre sí, pero el Eterno no hace nada sin propósito.

He aquí que formar una casa implica mucho más para un varón de Dios que firmar un documento legal y hacer un acto religioso, tiene que ver con saber dar fundamentos de vida sólidos como los cimientos de una edificación natural.

A eso se refiere el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo cuando dice en Efesios 5:22-23 “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador”. Por años la religión convirtió este pasaje en una justificación machista para cientos de atrocidades dentro del matrimonio, pero lo que Papá quiere revelar es que cuando un varón está sujeto a Cristo, este es “cabeza” porque sabe bajarle a su esposa los mismos lineamientos que el Mesías le da a Él, porque es un hombre que tiene la mentalidad mesiánica que el Eterno quiere para la humanidad. Por eso más adelante en ese mismo capítulo se dice: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella” (v.25, RV60).

Es sólo así que podrán los varones ser buenos maestros para sus hijos instruyéndolos para que sean justos como el Señor marca en las Sagradas Escrituras y ayuden a restaurar esta Tierra.

Un dato curioso es que la palabra “bayit” ( בַּיִת) además de significar casa, también denota familia y templo. Una clara muestra de que quien edifica casa en Cristo, lo hace para que esta sea una familia de adoradores, sean un templo donde Él habite.

Para ir cerrando ideas, lo que El Dios que nos ama nos está diciendo en Proverbios 24:27 es que en lugar de preocupemos por buscar a la persona con la cual vamos a edificar una casa, primeramente nos perfeccionemos en nuestros oficios/profesiones y en paralelo salgamos “fuera” (como dice el pasaje) a servir a la comunidad desde nuestro ministerio.

Debemos ocuparnos diligentemente de prepararnos espiritualmente (mediante oración y palabra) y también en las habilidades técnicas y/o manuales para salir a servir al mundo (y la iglesia, por supuesto).

Al estar sirviendo adecuadamente en todas las áreas de nuestra vida en el afuera (y no encerrado exclusivamente en las cuatro paredes de un lugar religioso) estaremos cumpliendo con “buscad primeramente el reinado de Dios y su justicia” (Mt.6:33). Al hacerlo “todas estas cosas les serán añadidas”, es decir que la persona con la cual formaremos una familia será “añadida” sin que la busquemos y así podremos realmente edificar una casa como El Eterno quiere.

Todo aquel varón que esté presuroso por encontrar a “su amada” o, si cree tenerla, de casarse con ella, debe tener en cuenta lo anterior y preguntarse “¿puedo ser alguien que brinde principios y fundamentos conforme a la mente de Cristo teniendo en cuenta mi vida espiritual actual?” Aclaro que con esto no me refiero a no pecar jamás ni tenerlas “todas sabidas” (porque eso en realidad no ocurrirá hasta después del milenio en que seamos uno con el Eterno). Me refiero a al menos poder brindar una cobertura espiritual aprobada por el Eterno.

Y en el caso de las mujeres, además de la consideración del perfeccionamiento ministerial/laboral, la pregunta es doble: ¿el varón que tengo en vista representa a Cristo y me baja principios espirituales en la actualidad? y también ¿estoy buscando sabiduría para como la mujer de Proverbios 31 ser diligente en las tareas domésticas y también para administrar correctamente los principios espirituales que ese varón me dará?

Para concluir, debemos perfeccionarnos adecuadamente para servir al prójimo en el “afuera” tanto desde nuestra profesión u oficio como desde lo espiritual, cuando ya nos hayamos perfeccionado en eso por medio de Cristo Jesús, allí podremos considerar el formar un hogar donde el Señor pueda habitar como templo.

Porque si tu profesión/oficio al igual que tu ministerio no está robustecido ni perfeccionado ¿para qué estar tan apurado por formar casa?

 

*Diácono en el Ministerio Monte Santo Argentina.

Te invito a visitar este ENLACE relacionado: Si te Si te vas a casar… estás obligado a formularte estas siete preguntas…

Si te vas a casar… estás obligado a formularte estas siete preguntas…

(Tip: Para poder visualizar mejor esta info en tu pantalla de PC puedes hacer click con el cursor sobre ella y obtendrás mayor resolución)

7 preguntas obligatorias antes de casarte

Por Rav Dov Heller

Enlace Relacionado¿Qué quiere Dios que yo haga antes de casarme?

¡El Circo de la Fe Evolucionó!… ¡Ahora es: La Cristoteca del 666!

¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Elohim?

¡Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Elohim!

(Santiago 4:4)

Los lobos se disfrazaron de ovejas… Luego a sus aullidos los convirtieron en música disfrazada de adoración… Por último, lograron su cometido: el hedonismo del árbol de la ciencia (gnosis) del bien y el mal se implantó en las mentes y corazones de los jóvenes evangélicos a tal punto que hoy la propuesta es hacer asambleas sensuales que permitan al espíritu de Tamuz (potestad anti-Mesías) posesionarse de la vida de los incautos que aún creen que todo esto invoca a YHVH, el verdadero Dios.

Hemos observado en los últimos años, como una de las estrategias que usan muchas “iglesias” evangélicas han establecido para atraer jóvenes es el entretenimiento al más puro estilo del sistema reptiliano. Un ejemplo de esto es lo que hace el “apóstol” evangélico Cash Luna, en su Templo Casa de Dios, en Guatemala. Y es que el lugar se convirtió en una disco “cristiana” (“cristoteca” como ridículamente lo llaman), donde hicieron un espectáculo de música electrónica similar al que hace las grandes marcas de alcohol en el mundo.

La excusa fue convocar a los jóvenes a ese lugar a fin de que no celebren Hallowen en otros lugares musicales, lo que da a entender que hay plena conciencia que la juventud de este palacio religioso lleva doble vida: un día asiste a los cultos y en otro momento acuden a las discotecas de dicha ciudad. Lo cierto es que bajo el lema: LumiNATION 2015, lanzaron la segunda edición de un evento que esta vez sobrepasó las expectativas materialistas que el anterior. En este primer video podrán observar las imágenes publicitarias de este evento

 

Solo hay que ver el siguiente video donde se puede apreciar a jóvenes dándole rienda suelta a la carne dentro del templo a ritmo de la música electrónica. Jóvenes que se lanzaban al público, otros gritaban como locos y otros saltaban y se movían al mejor ritmo carnal dentro de una local donde se supone se predica el evangelio (¿?).

 

En uno de los videos de esta fiesta, un joven, al ser entrevistado, comentó lo siguiente:

Lo bíblico como que ya paso de moda para muchos de nosotros. Yo fui DJ y conozco este mundo, no es para traer el mundo a la congregación, sino apartar la congregación y hacer la diferencia. ¿Para que nos queremos parecer mas al mundo?

Pues bien, algún joven ungido, de esos que son da atraer día a día la Luz Infinita del Eterno, debería proclamarle a estos jóvenes adormecidos bajo las polleras de la Gran P… que se diferente no pasa por tomar las estructuras de cautividad del sistema y traerlas dentro de un santuario evangélico para decir que no es del mundo. Teniendo esa mentalidad, pronto seremos testigos de “cristotíbulos” (prostíbulos evangélicos), “kioskos-cristonarcos” (para proveer una “droga celestial” a los jóvenes redimidos)… y así un sin fin de ideas tan satánicas como las mismas estructuras originales de las tinieblas que los inspiren.

El ministerio pastoral de nuestros días ha hecho alianza con la filosofía del mercadeo y esta revolución ha sido la prole monstruosa de tal unión. El argumento racionalista y mundano es que: Uno tiene que presentarles la religión, a las masas, de una manera creativa y visualSegún esta premisa pragmática, casi todo es considerado apropiado: clásicos de rock and roll, rock pesado, rap, música bailable y discoteca, comedia, payasos, mimos y hasta actos de magia son cosas que se han convertido en parte del repertorio ministerial evangélico, sin considerar profundamente si estas cosas contribuyen al llamado prioritario de nuestro Mesías: la teshuvá.

De hecho, y de acuerdo a lo expresado por el joven de la entrevista, una de las cosas que se juzga fuera de lugar en la Iglesia en estos días es la predicación clara y vehemente de los códigos escriturales. Las personas se han vuelto soberanas y no el mensaje de la Instrucción divina. Por ello, hoy se está ofreciendo entretenimiento, se está rindiendo tributo al gran dios del placer, en su lineamiento doctrinal del hedonismo.

Ésta es la situación de la Iglesia Cristiana Evangélica actual. Una iglesia en la que los números cuentan prioritariamente , pero no la calidad espiritual. Es lo que el papado llamó en la Edad Media Cristiandad en expansión pero no discipulado de Cristo trayendo transformación… Y la historia se repite, la expansión de la Cristiandad se dio y se seguirá dando a costa de la pureza del Evangelio del Reino de Elohim y del orden y la vida de verdaderos redimidos. Bajo el pretexto del movimiento llamado cristiandad, la Iglesia quedó infestada de creencias y prácticas paganas, y su teología se caracteriza por el sincretismo… grandes segmentos de población evangélica latinoamericana han aceptado una mezcla peligrosa de cristianismo y paganismo.

Hoy, pululan los “profetas” que preconizan que la Iglesia Cristiana está disfrutando de un gran avivamiento espiritual; pero por lo que discernimos y nuestros ojos ven, admitimos más bien que la Iglesia se encuentra en una desastrosa mundanalidad. ¿Qué harán los cristianos que por la gracia y misericordia de Dios perciben esta lamentable situación? ¿Cuál es el rol de la Iglesia fiel frente a esta real apostasía?

 

NOTA PROFÉTICA:

Cuando vi esto, entendí porque mi espíritu ha estado inquieto desde que un grupo de jóvenes a quienes pastoreo, me solicitaron permiso para participar del Campamento Juvenil Beraca (2016) que se realiza desde hace muchos años en Uruguay. Averiguando, supe que los dos hijos de Cash Luna, figuran como principales expositores de este evento juvenil. Luego, cuando supe de este diseño anti-Mesías que ellos inspiran, organizan y promueven, entendí porque el Espíritu de Yahvéh, me llevo a sentir constricción: los esquemas mentales anti-Torah ya han sido trazados entre estos falsos apóstoles de Guatemala y su idéntico co-líder uruguayo: se implantará esta idea para propagarla por toda América del Sur.

Por ello, les ruego, en el bendito Nombre de Yeshúa que todos los que han pensado asistir a finales de enero a dicho campamento reconsideren a la Luz profética de sus almas dicha decisión y la conviertan a la voluntad de nuestro Abba que siempre es buena, agradable y perfecta (Ro. 12:3)

La Iglesia Fiel al Mesías está enfrentando hoy una gran tormenta de apostasía. Eso es una realidad insoslayable. Es mucho más de lo que se ve y se dice. Según las Sagradas Escrituras, sabemos que esta situación irá cada vez de mal en peor, antes que pueda tener lugar el encuentro de la Iglesia fiel con su Esposo (2 Tesalonicenses 2:3-6). Entretanto, la Iglesia de Mesías tiene que seguir predicando sin descanso y combatiendo con denuedo (Judas 3). Tiene que asumir su rol (Filipenses 1:27), depender del Eterno Dios, y posesionada de la verdad bíblica, vivir separada del pecado, consecuente con lo que predica. (2 Corintios 6:14-7:1).

El mensaje de Mesías para la Iglesia de Filadelfia es pertinente hoy para nosotros:

“Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo”

(Revelación 3:8, 10-12).

¡Esto Sí que es Saber Entresacar lo Precioso de lo Vil!

Cateura es el nombre de una pequeña ciudad de Paraguay construida en torno a un gran vertedero que recibe la basura de la capital de esa nación. En este lugar los residuos son el sustento de los habitantes, que dedican gran parte de sus vidas a hurgar entre los escombros para rescatar los objetos que puedan ser reutilizados, reciclados y vendidos.

Sin embargo, y muy asombrosamente, este lugar alberga hoy a una orquesta conformada por instrumentos fabricados a partir de materiales de desecho. La orquesta es la creación de Fabio Chávez, un trabajador de estos vertederos y músico paraguayo. La misma está conformada por 20 jóvenes que viven en este espacio, uno de los vertederos más grandes del país, donde sus familias recolectan basura.

Con objetos como latas, platos de aluminio y utensilios rescatados entre montones de chatarra estos ingeniosos individuos han logrado transformar su realidad en música.

Los instrumentos que ejecutan los miembros de esta orquesta imitan a violines, violas, cellos, contrabajos, guitarras, flautas, saxofones e instrumentos de percusión, pero construidos con basura. Entre su repertorio ejecutan música clásica, música folklórica, música paraguaya, música latinoamericana, música de los Beatles, de Frank Sinatra, entre otros.

Mientras miraba este video reflexionaba en cuántas las veces que los seres humanos están con la mano extendida esperando un subsidio pudiendo producir nuevos niveles de realización permitiendo que la belleza sembrada por el Eterno Dios en nosotros germine a través de ideas creativas que produzcan transformación en toda la Creación.

¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien!

(Salmos 139:14)

 

Saber Entresacar lo Precioso de lo VilCuántas veces estamos con la mano extendida esperando que nos den un subsidio pudiendo producir nuevos niveles de realización permitiendo que la belleza sembrada por el Eterno Dios en nosotros germine a través de ideas creativas que produzcan transformación en toda la Creación.”¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien!” (Salmos 139:14)

Posted by Mcms Web on Domingo, 30 de noviembre de 2014

¡No tengan miedo de ir contracorriente!… (Gen.E.S.)

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que esta en los cielos”.

Mateo 5:16

Vivimos en un contexto donde los conceptos anti-Torah son los que se imponen, al grado tal de legalizarse y de tener el respaldo de muchos gobiernos.

Es de esperarse que todo seguidor de Yeshúa que se oponga a estas practicas abominables, sera aborrecido y blanco de toda oposición; pero la verdad es que no se puede dejar de obedecer al Eterno Dios aunque los hombres lo impongan…

Entonces…
¿A quien obedeceremos?
¿A Dios o a los hombres?
Al igual que Pedro hemos de decir: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hechos 5:29).

¡Ustedes jóvenes son los primeros que deben ir contracorriente! ¡Adelante, sean valientes y vayan contracorriente!

Ya se inventó la Bicicleta Anti-Robo

Más de 106.000 bicicletas son robadas en Santiago de Chile al año, por ello tres jóvenes chilenos llamados Cristobal Cabello, Andres Roi Eggers y Juan Jose Monsalve lograron diseñar una bicicleta cuyo candado o cerradura forma parte de la estructura de la misma y, a no ser que los ladrones decidan partirla a la mitad, no van a poder llevársela de ninguna manera.

La bicicleta es en sí misma una herramienta de seguridad, solo se necesita una base segura y fija, por ejemplo, un poste poder armarla.

La bicicleta es en sí misma una herramienta de seguridad, solo se necesita una base segura y fija, por ejemplo, un poste o farola para poder armarla. Los creadores de dicho diseño afirman que solo tarda 10 segundos en armar la medida de seguridad, donde explican que parte del eje central de la bicicleta se divide en dos, y queda nuevamente unido por el sillín, extrayéndose del sitio habitual para dar forma a un circuito cerrado que funciona como candado y de esta manera, poder aparcarla.

Bicicleta_Chile2

 

Llevas en tu corazón el ambiente dónde vives

Un joven llegó a la estrada de un pueblo y acercándose a un anciano le preguntó: “¿Qué clase de persona vive en este lugar?”.
“¿Qué clase de persona vive en el lugar de donde tú vienes?”, preguntó a su vez el anciano.
“Bueno, un grupo de egoístas y malvados, replicó el joven, estoy feliz de haberme ido de allí”.
El anciano contestó: “Lo mismo vas a encontrar aquí”.
Ese mismo día, otro joven se acercó al anciano, preguntó:
“¿Qué clase de personas viven en este lugar?”.
El viejo respondió con la misma pregunta:
“¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?”.
“Gente magnífica, honesta, amigable, hospitalaria, me duele mucho haberlos dejado”.
“Lo mismo encontrarás aquí”, respondió el anciano.
Un hombre que había oído ambas conversaciones preguntó al viejo:
“¿Cómo es posible dar dos respuestas diferentes a la misma pregunta?”.
A lo cual el viejo respondió:
Cada cual lleva en su corazón el medio ambiente donde vive.
Aquel que no encontró nada nuevo en los lugares donde estuvo, no podrá encontrar otra cosa aquí.
Aquel que encontró amigos allá, podrá encontrar también amigos aquí, porque la actitud y tu forma de actuar es lo que te garantiza que vas a conseguir a tu alrededor.

Lo que siembra eso cosecha

Por el fruto se conoce al árbol

“Estaré loca, pero prefiero quedar en la historia por ir contra la corriente que dejarme llevar por tanta agua turbia llena de lo mismo… 
El árbol da frutos de propósito cuando no esta encerrado, 
RESPIRA y se alimenta plantado junto a aguas que nadie se atreve a beber por cobardía.”

  

Autora: Daniela Smith
(Monte Santo Tucumán – Argentina)

En
estos días me di cuenta que no todo es tan lineal. Que tengo que saber
esperar, y el silencio es el mejor ejercicio para poder escuchar la voz
de mi fuente.

Me di cuenta que los que realmente entienden su
propósito no vuelven atrás, ni siguen estancados, ni se empeñan en hacer
las cosas a su manera. Me di cuenta que las renuncias son necesarias,
siempre y cuando tengan que ver con morir a mi ego, de lo contrario uno
nunca podría madurar… Renunciar a mi comodidad, renunciar a mis
sentimientos y poner por prioridad lo que EL quiere de mi no es tarea
fácil. Renunciar a costumbres, sensaciones, paradigmas y emociones hace
que nada te confunda, que nada te someta, que nada te engañe, y que nada
te pueda más que vivir completamente abandonado a EL.
El punto es
que si decimos haber entendido nuestro propósito, porque volvemos a lo
mismo? Porque volver atrás después de haber visto la luz? Porque
sostener formatos que nosotros mismos hemos repudiado más de una vez?
 Muchos dirán que tantas preguntas solo traen dudas, pero si
verdaderamente sos respuesta la duda simplemente no existe.
Adoración y Justicia
han sido las palabras que vienen taladrando literalmente mi forma de
ver todo.  Es sentir que si antes EL demandaba mucho de mí, hoy no se
conforma con eso, quiere todo, hasta el más mínimo detalle.  
Hace unos días recordé una canción que me llevo a darme cuenta del “porque” de muchas cosas que hasta el día de hoy no entendía.
Parte de la canción dice “he
estado sentada aquí haciendo humo a lo lejos, creando señales con palos
y otras pequeñas cosas, pero aun no hay signos de una llama.
Impostores
han estado pasando, ofreciéndome cosas que hacen sentir bien solo por
un momento, pero me mantengo esperando en lo que tú eres; un fuego
intenso que quema hasta los huesos.
Algunos me incitan a no sentir pasión, pero ser tibia no es suficiente.
Porque yo quiero apasionarme contigo por eso te estoy entregando mi corazón
Así que estoy de pie, repartiendo antorchas hablando palabras que son lámparas a sus pies
Hasta el tiempo en que tú vengas y este completa y seamos todos uno, y el fuego en mi esté completo.
Algunos me dicen que sea moderada, pero ser tibia no es suficiente”

Estas
palabras me recordaron varias cosas, entre ellas, mi principio. Fue
como revivir la pasión que hacía de mi vida un día tras día de abandono
absoluto y total. Fue recordar quien realmente era y para que vivía.
“Conozco tus obras; tienes fama de estar vivo, pero en realidad estás muerto.2 ¡Despierta! Reaviva lo que aún es rescatable,[b] pues no he encontrado que tus obras sean perfectas delante de mi Dios.3 Así
que recuerda lo que has recibido y oído; obedécelo y *arrepiéntete. Si
no te mantienes despierto, cuando menos lo esperes caeré sobre ti como
un ladrón.” 
 (Revelaciones 3:7)
Esta
palabra logro confrontarme al punto de revivir en mi todo lo que estaba
dormido. Tantas veces me deje entretener en cosas que solo me lastimaron
y me llevaron a ocuparme solo en dar explicaciones mientras
silenciosamente dejaba que el fuego en mi se apagara. Tantas veces dije
saber quién era, pero ante la mínima amenaza me sentaba cansada de
luchar y solo esperaba que todo, inclusive yo terminara.
A
veces uno cree que “volver a lo mismo” se trata de volver a las mismas
cosas que hacías antes de nacer en la verdad, creemos que se trata de
hábitos, “pecados típicos”, pero no nos damos cuenta que por más que ya
no seamos iguales ni practiquemos las mismas cosas que antes, muchas
veces volvemos a la mentalidad que teníamos. Detalles como creer que lo
que existió siempre es así, y debe mantenerse así, o cada vez que el
otro nos hace algo salir con los tapones de punta a “confrontar” y
exponer la verdad porque no podemos dejar pasar que hablen de nosotros.
Tampoco  podemos esperar y creemos que si callamos nos involucramos en
la frase “yo dejo las cosas para Dios” creyendo que eso es solo un manto
de piedad hipócrita. Pensando en esto me dije, cuando viste que Jesús
fuera mediático y respondiera a tantas estupideces que decían de Él? Fue
ahí cuando me di cuenta que valen más mis actitudes de propósito que
mil palabras que pueda decir para demostrar que vivo en la verdad. Fue
ahí cuando recordé la frase “La gente puede dudar de lo que tú dices,
pero siempre creerán en lo que tú haces, porque por el fruto se conoce
al árbol” entonces porque ocuparme de lo que dicen o dejan de decir? Más
bien debo enfocarme en lo que tengo que hacer y no volver atrás. Debo
consumirme en un fuego intenso que quema hasta los huesos. Debo repartir
antorchas y cada mañana al mirarme en el espejo repetirme “Si deseas
que tu vida impacte, ENFÓCALA! Ya deja de titubear. No trates de hacerlo
todo. Haz menos. Hay que deshacerse de buenas actividades y
concentrarse en hacer lo más importante. Nunca confundir ACTIVIDAD con
PRODUCTIVIDAD. Puedes estar ocupado sin PROPÓSITO, y de que sirve?.
Pablo dijo: “Aquellos que queremos todo lo que Dios tiene, mantengámonos enfocados en la meta”.
Hay
muchas cosas por hacer y el principio de todo es entender que una
revolución siempre comienza desestabilizando todo lo estable, aceptable y
cómodo. Eso se trata de romper toda idea preexistente y el pensamiento
de creer que si siempre fue así, ahora también debe continuar así.

No
dejo de recordar un sueño que últimamente se volvió recurrente, ver un
gran terremoto a modo de zarandeo girando todo y una voz diciendo “Voy a
dar un vuelco a todo lo conocido”. Debo ser leal a mi principio y decir
que existe algo mucho más intenso, mucho más profundo, mucho más
extenso y sobre todo mucho más loco de todo lo que la humanidad hasta
hoy ah visto. Para verlo completamente solo debemos sacar de nuestros
ojos las imágenes que toda la vida hemos visto. Qué es? No lo sé con
exactitud, pero lo poco que eh visto ah provocado en mi un despertar tan
grande que me llevo al punto extremo de decidirme a traer justicia para
mi tierra sin importar que tanto tenga que hacer. De esto estoy segura,
Dios se está encargando de que esta tarea comiencen a verla muchos de
sus hijos, pero a cada uno se le mostrará una parte, así inevitablemente
tendrán que ser equipo y lograr desarrollar lo que hasta aún la
creación gime día a día por ver manifestado en la tierra.
Debo
aclarar que esto no se trata de ministerios, congregaciones, ni irse de
tal o cual lugar por lo que según “yo” veo, se trata de ser lo
extremadamente valientes para meternos de lleno y de una buena vez en
aquel que lo llena todo por completo. Si no sabes o no entiendes,
entonces no decidas absolutamente nada determinante en tu vida, de lo
contrario solo te alejaras cada vez mas de tu propósito.
También
debo aclarar que no es “mi visión” simplemente es el llamado a una
desesperación por su gloria y así juntos traer la revolución que tanto
deseamos ver.

Por último tengo la necesidad de recordar cada día de mi vida esta carta:
FAITH + LOVE + HOPE
Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no soy amor, no soy mas que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.
Si
tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios, y poseo todo
el conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me
falta el amor, no soy nada.
Si reparto entre los pobres todo lo
que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero
no soy amor, nada gano con eso.
El amor no se rinde. El amor se ocupa más por los demás que por uno mismo.
No es envidioso ni jactancioso, ni orgulloso. No es egoísta. No se enoja fácilmente, no guarda rencor.
El amor no se deleita con la maldad, sino que se regocija con la verdad.
Todo lo perdona, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor nunca falla.
Cuando
yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño;
cuando llegué a ser adulto, dejé tras las cosas de niño.
Estas tres cosas permaneces: la FE, la ESPERANZA, y el AMOR. Pero el mayor de ellos es el AMOR.