Rothschild

1º de Mayo: ¿Día del Trabajador o Día del Casamiento de Belcebú?…

Según la “versión oficial” del sistema de cosas que rige la mente de las masas, hoy, 1º de mayo se celebra la fiesta del movimiento obrero mundial. Es el “Día del Trabajador“, según se nos dice y programa desde la élite dominante. En este día suelen realizarse reivindicaciones sociales y laborales en honor a los “mártires de Chicago” en la revuelta de Haymarket, en la que sindicalistas anarquistas fueron ejecutados por luchar en la consecución de la reducción de la jornada laboral a 8 horas, argumentando que se podían dedicar 8 horas a dormir, 8 horas al trabajo y 8 horas al hogar, para un total de 24 horas que tiene el día.
Desde el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, el 1 de mayo es considerado festivo nacional en casi todos los países del mundo (solo en Canadá y Estados Unidos no se celebra esta conmemoración), ¿por qué será?
Algo de la Historia…
 Los hechos que dieron lugar a esta celebración están contextualizados en los albores de la revolución industrial en los Estados Unidos.
A fines del siglo XIX Chicago era la segunda ciudad en número de habitantes de EE.UU. Del Oeste y del Sudeste llegaban cada año por ferrocarril miles de ganaderos desocupados, creando las
primeras villas humildes que albergarían a cientos de miles de trabajadores. Además, estos centros urbanos acogieron a emigrantes venidos de todo el mundo a lo largo del siglo XIX.
En la primavera de 1886 los obreros de la ciudad se encontraban realizando protestas pacíficas en pro de mejoras salariales y condiciones laborales más justa. Es en este tiempo en el que llegarán a Chicago, desde Europa, los anarquistas, profesionales revolucionarios y terroristas, para convertir a esta protesta pacífica en una rebelión violenta, una manifestación armada. La élite bancaria mundial se hacía cargo de este modo de la situación generada en las bases.
El 1° de mayo de 1886, un grupo de aproximadamente 200.000 trabajadores, instados por esos líderes pagos de la élite, iniciaron la huelga.
El día 2 de mayo la policía había disuelto violentamente una manifestación de más de 50.000 personas y el día 3 se celebraba una concentración en frente sus puertas, cuando estaba en la tribuna el anarquista August Spies sonó la sirena de salida de un turno de rompehuelgas.
El 3 de mayo, 300 trabajadores chinos se rehusaron a participar en la huelga. Por esto fueron rodeados por una muchedumbre de 6.000 armados con barras de hierro y hachas, encabezada por  los agitadores anarquistas. Los concentrados se lanzaron sobre los scabs (como se les llamaba a los amarillos) comenzando una pelea campal.

Entonces, y en contra de esta tragedia, una compañía de policías intervino sin aviso alguno, procediendo a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo seis muertos y varias decenas de heridos . Los anarquistas empezaron a gritar y a llamar a la gente a una rebelión: “¡Venganza!  ¡Venganza! ¡A las armas los trabajadores!”, clamaban los letreros pegados en las paredes. “La policía, perros de caza de capitalismo, listos para matar” – instigaba la prensa anárquica.
Al día siguiente en la plaza Haymarket se produjo nuevo enfrentamiento. La policía trató romper la asamblea de los anarquistas. Alguien, que nunca fue descubierto quien, tiró una bomba en la fila de los funcionarios. En el día anterior los anarquistas predicaron un lema: “una libra de dinamita tiene una valor igual a un bushel de balas”.
Una explosión fuerte tiró al piso varios policías. Otros policías choqueados por la fuerte explosión y por la imagen de sus compañeros muertos y heridos empezaron disparar a ciegas en contra de los allí reunidos.
Hasta el momento de controlar la situación, once personas fueron muertas junto con siete policías. Luego de un año y medio y por la sentencia del juzgado, fueron ahorcados  cuatro anarquistas, partícipes activos de rebelión. Él quinto sentenciado se suicidó por medio de una bomba fabricada  en su celda.
Estos sangrantes enfrentamientos de Chicago tenían lugar el 3 y el 4 de mayo.
La Prensa estadounidense, en manos de la élite luciferina, reclamaba por todo esto un juicio sumario por parte de la Corte Suprema, y responsabilizando a ocho anarquistas y a todas las figuras prominentes del movimiento obrero.
El 21 de junio de 1886, se inició la causa contra 31 responsables, que luego quedaron en 8. Las irregularidades en juicio fueron muchas violándose todas las normas procesales de forma y de fondo, tanto que ha llegado a ser calificado de juicio farsa.
A pesar de ello, el jurado actuó influido por el prejuicio de que aquellos hombres que eran juzgados eran anarquistas, es decir, enemigos del Estado, y sin prueba alguna que los relacionara con el artefacto que había causado la muerte de varios policías, firmaron sentencia de muerte para cinco de ellos y cadena perpetua para los otros tres.
Un año después de aquel acto que había concentrado a 15.000 personas, el día 11 de noviembre de 1887, los anarquistas condenados en aquella farsa morían ejecutados en la horca. Uno de ellos había muerto antes de su ejecución optando por quitarse la vida él mismo.
Desde ese momento los ahorcados como consecuencia de aquel turbio incidente pasaron a ser conocidos en todo el mundo como los «mártires de Chicago».
Las ejecuciones provocaron una reacción de protesta a nivel internacional. Cuando años después el caso fue nuevamente investigado como consecuencia de la reacción internacional que se había desencadenado, John A. Itgel, gobernador de Illinois, llegó a la conclusión de que ninguna prueba había sido presentada que demostrase la culpabilidad de los ejecutados, y que muy por el contrario, la exhaustiva investigación realizada en aquella ocasión demostraba la inocencia de todos ellos.
Será así como en la asamblea de las organizaciones zurdas fue fijado el día 1 de mayo como  “la fiesta de trabajo” en la memoria de los acontecimientos en Chicago.  Y como objetivo de la memoria, sería una acción fallida de un pogróm racista y un atentado terrorista exitoso.
En la actualidad, muchos países rememoran el Primero de Mayo como el origen del Movimiento Obrero moderno. Hay algunos que no lo hacen, siendo en general países de colonización británica,
como Estados Unidos de Norteamérica y Canadá, que celebran el Labor Day (Día del Trabajo) el primer lunes de septiembre; Nueva Zelanda, el cuarto lunes de octubre. En Australia, cada estado federal decide la fecha de celebración: el primer lunes de octubre en el Territorio de la Capital Australiana, Nueva Gales del Sur y Australia Meridional; el segundo lunes de marzo, en Victoria y Tasmania; el primer lunes de marzo, en Australia Occidental; y el primero de mayo en Queensland y el Territorio del Norte.
El trasfondo espiritual de este día…
Lo cierto de todo esto es que esta decisión de tomar el 1º de Mayo como fecha que celebra al Obrero no tiene ningún sentido con la fecha real de los acontecimientos vividos en Chicago.
En verdad, se trata de otro sentido. Según algunos investigadores se trata de una rebelión más de la masonería en contra de civilización cristiana. Una fecha marcada por la élite Illuminati para celebrar a las divinidades del inframundo que inspiran sus ideas de poder y dominio sobre las naciones.
Interesante es conocer que en 1954 el papa católico Pío XII, acérrimo enemigo de la masonería-illuminati, y conociendo esta estrategia, apoyó tácitamente esta jornada de memoria colectiva al declararla como la festividad de San José Obrero. Esto no debería causar ninguna sensación, ni asombro en nosotros, ya que sabemos muy bien que la Iglesia de Roma siempre mantiene su práctica predilecta de exorcizar  y “bautizar” las fiestas paganas con apariencias de piedad y nombres de “santos”.

Pero, lo más interesante de todo esto es que ese San José que la Iglesia Católica venera, en la religión yoruba (creencia africana) o la santería afrobrsileña es el dios Obatalá. Esta divinidad afroamericana es el padre bondadoso de todos los orishas y de la humanidad, es el dueño de todas las cabezas y de todas las mentes, es la fuente de todo lo puro, sabio, apacible y compasivo, no obstante, él tiene un aspecto guerrero a través del cual impone justicia en el mundo. Esta divinidad, desde esto conceptos y en el sincretismo africano originario del panteón egipcio, corresponde al dios Osiris, morador del inframundo (el infierno).
Osiris es considerado y venerado por la masonería como el gran Maestro de los masones, el Gran Constructor (de  pirámides y obeliscos) o Gran Arquitecto del Universo (G.A.D.U.).Esta divinidad masónica es el rector del mover financiero mundial.
Belcebú y su fiesta de control económico.
Comenzaré diciendo que el 1º de Mayo tiene un significado especial para los esotéricos y satanistas del mundo en todas sus categorías.
Lo que sucede es que en este día, según el calendario pagano celta, era el comienzo del verano. En la noche anterior se apagaban todas las hogueras, en el mundo salían las fuerzas de las tinieblas, volvía el periodo del caos primitivo.
La noche entre 30 de abril y 1 de mayo  es el tiempo de las prácticas ocultas para los satánicos, el tiempo de las orgías. En esta noche, llamada la Noche de Valpurgia o Beltane, se convocaban las brujas a las reuniones sabáticas. Hoy, eso es una de ocho fiestas del Movimiento de las Brujas (Wicca) en los países anglosajones.

La fiesta comienza con un baile, luego se enciende una enorme hoguera y retumban los tambores. Se le da la bienvenida a quien traerá consigo la salud y la fecundidad, a la sucesora de todas las brujas malas: la Reina de Mayo. Se pone sal en el umbral de la puerta.

En el pasado, los fuegos de la “Walpurgisnacht” eran encendidos precisamente para protegerse de las temidas brujerías.

Los obispos católicos alemanes,  con el objetivo de camuflar esta festividad demoníaca, nombraron el 1 de mayo como el día de Santa Walpurgis (una santa inventada), a la que identificaron como la patrona de las campesinas y sirvientas y considerada protectora del arte de la prestidigitación.

Pese a ese sincretismo, no los líderes del cristianismo no lograron evitar los matices satánicos de este día dedicado al Oponente y las fuerzas del Otro Lado. Las puertas estaban adornadas con crucifijos y ramos de hierbas, y escobas que eran colocadas con las hebras hacia arriba. Se hacían sonar de noche las campanas de las iglesias. Los hombres solteros caminaban dando latigazos en torno a las casas y, para proteger al ganado, se colocaba sal en el umbral de los cobertizos.

Beltane es la tercera de las cuatro grandes fiestas religiosas del año celta y marca el comienzo de la estación luminosa. Beltane está después de Imbolc, que marca el fin del alejamiento del sol y anuncia su regreso y está en oposición con Samhain (Halloween), que da nacimiento al año celta y que marca el fin de la estación luminosa y el comienzo de la estación oscura.

El nombre “Beltane” deriva directamente de la palabra “Beltene” del viejo idioma irlandés, que significa “fuego brillante”, “resplandeciente”. Beltane está en relación con el dios Belenos. En la mitología celta Belenos (Belenus) es comparable a Apolo del panteón clásico y a Baldr de la mitología germánica. Es un dios luminoso cuyo nombre significa “brillante”, “resplandeciente. Se le atribuían poderes curativos y sus funciones principales son la medicina y las artes. El equivalente arameo de esta divina es Baal-Zabú o Belcebú.

Esta celebración pagana, extendida por toda Europa, fundamentalmente adora a una divinidad femenina a través de ritos de fertilidad relacionados con el fuego. Según cuentan en esta fecha el Dios Joven (Belenos) y la Diosa tienen sexo y a través de su cópula en el tálamo de la luz in crescendo se cimenta el camino hacia el esplendor del verano donde los frutos brillarán como el sol.

La Noche de Walpurgis, por la influencia cristiana, es vista como el Sabbath de las Brujas, donde estas mujeres entran en comercio carnal con el diablo. Justamente en su obra “Fausto”, Goethe (integrante de sectas esotéricas conectadas a estas fiestas) le dedica un capítulo a la “Walpurgisnacht” (nombre en alemán), en el que el Dr. Fausto presencia una especie de festín diabólico en una montaña llena de fuegos fatuos. En esta escena es en el único momento en el que aparece Satán. Sin embargo, como sabemos este tipo de prohibiciones de la sexualidad pagana son comunes por parte de la Iglesia que re mitifica las tradiciones secretas a conveniencia.
Esa noche, según los esotéricos y alquimistas, de la tierra emanan fuerzas y corrientes telúricas de las que valen los magos y las brujas para gozar de una sobreprotección especial y hacer de las suyas a su antojo.
Es fecha  para la celebración de aquelarres; y en algunos rincones de la Vieja Europa se susurra que durante la Noche de Walpurgis los demonios arrancan a los muertos de sus tumbas para danzar y beber hasta la salida del sol.
Es la noche durante la cual los muertos despiertan y se celebra una gran bacanal en la que participan todos los seres maléficos de la tierra, del aire y de las aguas.
Nada es casual.
Beltane es la época propicia para la adivinación, los ritos de protección de casas y propiedades diversas, para la recolección de plantas, en particular las ortigas. Los saltos sobre el fuego durante los festejos estaban destinados a asegurar la prosperidad y la fertilidad.
La noche de Beltane la gente evitaba los lugares frecuentados por los duendes, las hadas y los espíritus naturales, puesto que se suponía que el velo entre el mundo sobrenatural y natural era particularmente leve.Interesante es aportar que la
boda de Kate Middleton y del príncipe William de Inglaterra se haya celebró un viernes coincidente el rito de fertilidad subyacente y relacionado con la celebración de Beltane, o de la virgen María (May-day, es también el día de María) como se lo llama en Gran Bretaña.
También llama mucho la atención que se canonizara a tres días de la noche de Walpurgis, donde se celebra a Baal, a los papas Juan XXIII y Juan Pablo II.
Belcebú dominando la Religión, la Política y la Economía del Mundo.
Con toda explicación por fin llego a contarles que el 1 de mayo de 1776, el satánico y jesuita Adam Weishaupt, profesor de la Universidad de Ingolstadt,fundó la logia masónica de los Iluminados de Baviera, originalmente llamada la Orden de los Perfectibilistas y hoy conocidos como los Illuminatis.
El propósito de esta orden, en palabras del mismo Weishaupt, que había nacido judío y que tomaría el nombre del “Hermano Spartacus”, era: “la iluminación, alumbrar el entendimiento a través del sol de la razón, que dispersará las nubes de la superstición y el prejuicio”. Otros de los propósitos de la orden de los Illuminatis, continuando el camino de “Los Alumbrados”, era acabar con los achaques históricos del pensamiento religioso y la influencia de la Iglesia en general.
Meses después de su fundación -casualidad o causalidad- se gestó la Independencia de Estados Unidos y algunos años después la Revolución Francesa. Thomas Jefferson escribió que los planes de Weishaupt eran “el perfeccionamiento del ser humano” y “la reinstauración de la religión natural” (expresión que usan las sectas esotéricas para referirse a sus obsesionado deseo de restituir y restaurar en la humanidad la adoración politeísta de los antiguos).

Weishaupt eligió “” para fundar su orden, donde la luz, el fuego y la iluminación son tan importantes y en la que existe un claro motivo de gestación y fertilidad, para dar a luz. En 1779, Weishaupt le escribió a su discípulo Cato-Zwack: “”, la “”, o la “”.

Weishaupt eligió “Mayday- Walpurgisnacht” para fundar su orden, donde la luz, el fuego y la iluminación son tan importantes y en la que existe un claro motivo de gestación y fertilidad, para dar a luz. En 1779, Weishaupt le escribió a su discípulo Cato-Zwack: “La Orden, en sus grados superiores, será llamada de nuevo: el “Culto del Fuego”, la “Orden del Fuego”, o la “Orden de los Parses”.
Como verán no es casualidad que el cumpleaños de la sociedad secreta favorita de la conspiración luciferina y la fiesta pagana más temida y aborrecida por la Iglesia Católica sucedan el mismo día: la fecha  en que tradicionalmente se celebra en Alemania la fiesta de Walpurgisnacht. La Noche de los aquelarres de las brujas unidas a Lucifer en la que la luz de las hogueras arde en las montañas y en el ojo de la mente de los que adoran a Mamón (nombre griego de Belcebú).
¡Hace 238 años, se fundó la sociedad secreta de los Iluminati!De cualquier modo esto suena raro para las personas que reconocen a los políticos izquierdistas como los representantes de las ideologías ateas comunistas y socialistas, pero dentro de los radicales zurdos del siglo XIX había muchos ocultistas, masones y sectarios. Él mismo gurú de los socialistas Carlos Marx fue un masón satánico igual al precursor del anarquismo Mikhail Bakunin, también miembro de la logia masónica. Algunas organizaciones subversivas revolucionarias tenían carácter de las sectas religiosas. En fin, uno de los blancos principales  fue la derrota de la Iglesia Católica: en esta “obra” fueron aliados todos sus enemigos: ateos, ocultistas, satanistas y los herejes.

Los Rothschild, la élite y el MH370: Los necesarios daños colaterales de un negocio luciferino.

Debo confesar que desde que el vuelo MH370 de Malaysia Airlines y sus 239 ocupantes desapareció, mi mente buscó las profundidades del mundo espiritual a fin de encontrar proféticamente la explicación de tal hecho. Desde lo más profundo de esa dimensiones un voz decía: “es un complot de la élite que conspira contra el propósito de Dios en la humanidad”. Desde esto sabía que debía esperara pacientemente la información exacta que sacara luz al respecto.
A medida que los días fueron pasando, desde los distintos medios de comunicación, escuché una serie innumerable de teorías que intentaban explicar este extraño hecho. Hablaron de ciberguerra, meteoro, el Triángulo de las Bermudas y otro tipo de teorías desconcertantes para ofrecer nuevas ‘pistas’ que justificaran la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines.
Mientras tanto, y desde hace tres días, aviones y barcos reanudaron la búsqueda en el Mar de Andamán entre la India y Tailandia, sobre áreas que ya habían sido barridas exhaustivamente para hallar alguna pista sobre uno de los misterios más inexplicables en la aviación moderna. Mi mente continuaba expectante a lo que el Espíritu de Dios revelara al respecto. 

Investigando acerca de las vidas humanas, y sus correspondientes historias, que viajaban en este vuelo, encuentro los siguientes nombres:

Peidong Wang, (Sozhou, China),
Zhijun Chen, (Suzhou, China),
Zhijong Cheng (Suzhou, China),
Li Ying, (Suzhou, China)
Estos cuatro varones chinos coinciden en algo muy interesante: están conectados con un negocio en común. Por ahora, dejemos aquí esta parte del relato.
Simultáneamente, uno de mis lectores y colaboradores voluntarios, me brindó la información de que cuatro días después de que el vuelo MH370 desapareciese, una patente de semiconductores fue aprobada por la oficina de patentes de EE.UU. Lo interesante de eso es que dicha patente se divide en partes de un 20% entre sus cinco titulares. Uno de los titulares es la propia empresa, Freescale Semiconductor, de Austin, Texas (EE.UU.), y los otros cuatro titulares son empleados chinos de la compañía: Peidong Wang, Zhijun Chen, Zhijong Cheng y Li Ying. ¡Sí, exactamente, los mismos nombres de los pasajeros del avión de Malaysia Airlines desaparecido el 8 de marzo! Aquellos cuatro que encolumnados más arriba son los mismos cuatro titulares de esa extraña sociedad. 

Lo más impactante de todo esto es detenernos a considerar las clausulas del contrato establecido en esta sociedad. Allí se estipula que si uno de los titulares de la patente muere, los demás compartirán equitativamente los dividendos de la persona fallecida, siempre y cuando no se dispute en su testamento. Pero lo más interesante es que si cuatro de los cinco titulares de la patente mueren, entonces el titular de la patente que queda con vida consigue el 100% de la patente. Hoy, a la altura de los acontecimientos, y teniendo en cuenta a estos cuatro varones chinos desaparecidos con el avión, el único titular de la patente que queda es la empresa Freescale Semiconductor.
Si me permiten ayudarlos a entender el por qué de esta bitácora, me es necesario a esta altura realizar una pregunta que seguramente varios de Uds. se están haciendo: ¿a quién pertenece Freescale Semiconductor? La respuesta es: a Jacob Rothschild. Sí, el multimillonario británico heredero de la familia mentora de la élite luciferina que lidera el control del sistema actual, es el propietario de la empresa Blackstone, la cual a su vez posee la compañía Freescale.
De repente, a cuatro días de sentirse en el mundo el dolor y la angustia de los familiares de los pasajeros desaparecidos, este señor, siervo de Lucifer, se hacía propietario del 100 % de los derechos sobre una patente de semiconductores aprobada por United States Patent and Trademark Office (Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos).

Desde que los Rothschild llegaron a controlar el Banco de Inglaterra alrededor del año 1815, han estado apoderándose de los bancos de todo el mundo. Su método consistía, según el medio electrónico, en hacer que los políticos corruptos del país aceptasen un préstamo importante que nunca podrían pagar y de este modo dejarlos endeudados con el sistema bancario de la familia. Si este método no funcionaba, recurrían a otros instrumentos para conseguir sus objetivos, a una invasión, por ejemplo, que finalmente permitía establecer en la nación un banco que obedeciese las reglas establecidas por la todopoderosa familia.

De acuerdo con American Free Press, este clan de banqueros británicos controla el Banco de Inglaterra, la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco de Pagos Internacionales. Desde esta situación se estima que los Rothschild poseen más de la mitad de las riquezas del planeta: su fortuna se calcula en 231 billones de dólares, según la compañía de servicios financieros Credit Suisse.

La circunstancia del dato de la patetente de semiconductores otorgada por Estados Unidos y el vuelo desaparecido ha originado la gestación de varias suposiciones a lo largo de la red. Algunos solamente insisten en afirmar que esto es una mera casualidad. Otros, más osados y encendidos en el discernimiento espiritual, se atreven a asegurar que esto es el inicio de hechos internacionales que justificarán las guerras y las caídas de algunas economías específicas.