evangelio de marcos

¡No Todo es Trabajar!

Por P.A. David Nesher

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
“El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.”
Dijo también:
“¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.” Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

(Marcos 4:26-34)

Yeshúa revela que la semilla tiene un crecimiento irresistible que depende de las leyes misteriosas que rigen el mismo. Con esta parábola el Maestro revoluciona la mente de sus oyentes, y especialmente de sus discípulos, al hacerles comprender que la ley fundamental del Reino de Dios, es que el ser humano no trabaje por su destino, sino más bien que acoja el potencial que en su interioridad marca su vida con significado en el propósito eterno de Dios.

Te invito a escuchar esta catequesis que permitirá ir contra el “síndrome de la inmanencia” que la humanidad post-moderna sufre hoy: