Lobos-Ovejas

Benny Hinn y su Nueva Dimensión de Favor Divino al modesto valor de 1.000 dólares.

“Así como hubo falsos profetas en el pueblo de Israel, también entre ustedes habrá falsos maestros. Introducirán novedades dañinas, pero sin tardar se perderán por renegar del Maestro que los rescató.


Muchos imitarán sus vicios, y por su culpa será desprestigiado el camino de la verdad.



Los inspirará el amor al dinero, y se aprovecharán de ustedes con palabras engañosas. Pero ya fue dictada su condenación, y su destrucción es inminente…
“Han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad”

(2 Pedro 2 : 1-3; 15)

Uno de los perversos lobos babilónicos más conocido es sin duda alguna el conocido predicador illuminati Benny Hinn quien ha pedido, en estos días, a sus seguidores intensificar “la donación de la semilla” (como él la denomina) con un aporte de 1.000 dólares a su ministerio, con la promesa de entrar en una “nueva dimensión de favor y aumento“, como lo hizo el profesor de finanzas Todd Coontz.

Hinn, cuyos seguidores ya son más de 1,7 millones en Facebook y Twitter, menciona a Coontz como inspiración para dar la semilla al más alto nivel, en un boletín enviado por correo electrónico a sus seguidores durante el fin de semana, según publica Christian Post.
Yo he creído en la semilla de fe dando desde hace décadas, y he visto que funciona una y otra vez, pero ¿de dónde sacas esta enseñanza de los 1,000 dólares?” Hinn dice que Coontz le hizo esta pregunta durante una conferencia en Dallas. “Me enseñó la Biblia cómo Salomón ofreció mil animales a Dios. Él me dijo que hay algo muy especial en el número 1.000 y los milagros que suceden cuando la gente cruza esa línea en dar“.
Después que Coontz probó “la enseñanza de los 1.000 dólares“, Hinn afirma que Coontz recibió de Dios los resultados “rápidos” que eran “casi un milagro, y le cambio totalmente la vida!“.
Por lo que he oído, y en respuesta a su desafío, entró en una nueva dimensión de favor y aumento“, añade Hinn.
Hinn continúo citando Lucas 6:38 y 2 Corintios 9:6, versísulos populares entre los predicadores de la prosperidad, sobre recibir o “cosechar” en proporción a la propia entrega, o “siembra“, afirmando: “Dad a Dios más de tu trabajo. Espere más. Mayor fe libera la unción!”.
En su solicitud a sus seguidores a “ascender a un nivel superior“, el tele-evangelista explica por qué la cifra de 1000 tiene un significado en la Biblia: “De hecho, la palabra mil se registra en la versión King James de la Biblia 521 veces, por lo que es, obviamente, un número que es importante para el reino de Dios“.
Hinn concluye su pedido mediante el fomento a los partidarios de “sembrar una generosa donación de $ 1.000 o lo que sea que Dios ponga en tu corazón hoy“.
Es interesante mencionar el dato, no menor, de que el predicador ha acumulado una fortuna de más de 45 millones de dólares. Para explicarse y justificarse ante este “detalle numérico“, Hinn reporta tener varios ministerios de alcance, tales como orfanatos y hospitales en lugares como Asia y México, y que justamente depende de donaciones para mantener dichas obras de bondad. Lo cierto de todos esos lugares filantrópicos es que casi nadie saben su localización geográfica. Así mismo, aduce necesitar muchos dígitos monetarios que les permitan financiar sus fraudulentas “cruzadas milagrosas” nacionales e internacionales y reuniones de evangelización, para “difundir el Evangelio en todo el mundo”. Con todas estas explicaciones el ministro sigue siendo polémico para cada más miembros de la comunidad cristiana por la enseñanza del mensaje de la prosperidad y la suntuosa vida que lleva.

No cabe ya la menor duda que este varón es uno de los tantos que permitieron que sus vidas fueran adoptadas por el espíritu de Balaam. Hinn se ha desviado, ya hace mucho tiempo, de el Camino y ha preferido el camino que bien paga el mal.

Sería muy importante que aquellos que aún continúan admirando y defendiendo a este hombre, enceguecidos en paradigmas con apariencia de piedad, vuelvan sus miradas a las Escrituras y relean: 

“Raíz de todos los males es el amor al dinero” 



(1 Timoteo 6:10).
“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora” 
(Hebreos 13:5)