Inundaciones

EL AGUA SERÁ EL AZOTE PROTAGONISTA DEL AÑO

Australia lucha contra inundaciones de “dimensiones bíblicas”

Sydney/Singapur,  (dpa) – En el histórico hotel Fitzroy, en la australiana Rockhampton, el agua subía hoy por los escalones, pero el propietario Tony Higgings estaba preparado. Aunque esta ciudad de la costa este tuviera que ser cerrada debido a las ingentes lluvias, él tiene almadenadas provisiones y sigue sirviendo cerveza.
“En las grandes ciudades, la gente paga sumas astronómicas por un establecimiento cerca del agua”, bromeaba con los reporteros. En realidad, su hotel está situado a dos calles del río Fitzroy y es uno de los lugares puestos a disposición de las víctimas de las inundaciones. “Somos una comunidad muy estoica, todos nos ayudamos unos a otros”, señaló Higgins.

“Rocky”, como sus 75.000 habitantes llaman cariñosamente a la ciudad, fue declarada hoy en estado de alarma. “La situación es grave”, advirtió el alcalde, Brad Carter. “La autopista dirección norte aún estaba abierta para quienes quisieran salir de la ciudad, pero el resto de las comunicaciones fueron cerradas. El aeropuerto, la estación de tren y otras carreteras están inundadas. En algunos lugares, el nivel del agua se eleva medio metro.

“Hemos dejado todo en la planta de arriba y ahora estamos en casa de unos amigos, un poco más alejada”, cuenta Kevin Martin a los reporteros desde las afueras de Rockhampton. “Tenemos miedo de los saqueadores”. En su barrio, el agua llega hasta la cintura. Los vecinos salen a la calle calzados con botas de agua y muchos cargan en cajas sobre la cabeza sus pertenencias más valiosas mientras se alejan de las zonas más inundadas.

En el centro de “Rocky”, varios voluntarios reunieron sacos de arena para proteger lo que aún puede protegerse. El río Fitzroy, a su paso por el centro urbano, ya no puede contenerse. El cauce arrastra los restos de los destrozos causados por el agua estas Navidades. Las calles fueron inundándose una tras otra y, según las autoridades, las inundaciones alcanzan el 40 por ciento de la ciudad. Quienes en el hotel Fitzroy hacen una pausa de las tareas de rescate discuten sobre la catástrofe, tratando de averiguar si supera el nivel de las inundaciones de 1918 y 1954.

Y es que la tragedia, que según un político alcanza “dimensiones bíblicas”, queda patente a través de las imágenes de televisión tomadas con helicópteros. Allá donde llega la vista hay agua, y en los barrios de algunas ciudades apenas asoman los tejados. Las vacas se refugian en algunas colinas que se recortan en el paisaje, pero muchos ganaderos han perdido cientos de reses.

Una veintena de ciudades del estado de Queensland se encuentran aisladas debido a estas inundaciones que han costado la vida al menos a una persona, una mujer de 41 años cuyo coche fue arrastrado por la corriente. Se busca también a otro hombre que desapareció en su vehículo.

En algunas zonas de Rockhampton y Brisbane el agua remite lentamente. Pero Condamine, al sur de Rockhampton, tuvo que ser completamente desalojada. Su alcalde, Ray Brown, fue el primero en regresar. “Nadie ha muerto, esa era nuestra principal preocupación”, dijo. Según afirmó, 50 viviendas quedaron destrozadas en las peores inundaciones desde 1892. También en Emerald, un poco más al oeste, comenzaron las tareas de limpieza. Allí, mil viviendas y 200 comercios estuvieron temporalmente bajo el agua. “Volvemos a tener parcialmente electricidad y la gente empieza poco a poco a quitar las moquetas”, dijo el alcalde Peter Maguire.

Las inundaciones han destrozado numerosos cultivos de cereal y plantaciones de algodón. Las autoridades declararon un área de un millón de kilómetros cuadrados como zona de catástrofe. Algunas minas de carbón tuvieron que cerrar y grupos mineros como BHP Billiton y Rio Tinto hablan de un desastre “muy violento”. Eso les permite retrasar las entregas pendientes.

2010: AÑO MARCADO POR EL RÉCORD DE CATÁSTROFES NATURALES

Este fue el año en que la Tierra tronó. Terremotos, olas de calor, inundaciones, volcanes, super tifones, aludes, heladas y sequías mataron a un cuarto de millón de personas en todo el mundo en el 2010, el año más mortífero en más de una generación . Más personas murieron por desastres naturales este año que las que han muerto en ataques terroristas en los últimos 40. Y, dicen científicos, la culpa es mayormente nuestra. Lo que en definitiva habla esencialmente de una gran irresponsabilidad política de los Estados .
La mano del hombre hizo que las catástrofes naturales resultaran más mortíferas y costosas . Malas construcciones contribuyen a hacer los terremotos más fatales de lo que debieran ser. Más personas viven en la pobreza en edificios vulnerables en ciudades atestadas. Eso significa que cuando la tierra tiembla o los ríos se desbordan más gente muere.
Desastres geológicos como terremotos y volcanes “son básicamente una constante’’, dijo Andreas Schraft, vicepresidente de peligros catastróficos para el gigante de seguros Swiss Re, basado en Ginebra. “ Todo lo que cambia es obra del hombre ’’, sentenció.
El terremoto de enero que mató –según cifras oficiales– a más de 220.000 personas en Haití (en realidad se estima que los muertos serían 300 mil) es un ejemplo perfecto. Puerto Príncipe tiene casi el triple de habitantes que hace 25 años, muchos de ellos en extrema pobreza, que viven en barrios marginales. Si el sismo hubiese ocurrido en 1985 en lugar de 2010, el total de muertes probablemente habría rondado los 80.000, dijo Richard Olson, director de reducción de riesgos de desastres en la Universidad Internacional de Florida.
En febrero, un terremoto 500 veces más poderoso que el que azotó Haití sacudió un área en Chile que es menos poblada, tiene mejores construcciones y menos pobreza. El sismo causó menos de 1.000 muertes en el país trasandino.
Científicos climatológicos dicen que el clima de la Tierra está cambiando por el calentamiento global generado por la actividad humana, que ha causado fenómenos extremos como masivas inundaciones y calcinantes olas de calor .
A mitad de año, en el verano boreal, un sistema climático causó una intensa ola de calor en Rusia, mientras que más al sur generó inundaciones en Pakistán que anegaron 160.500 km cuadrados.
Ese sistema de calor y tormentas mató casi a 17.000 personas, más que todos los accidentes aéreos en el mundo en los últimos 15 años .
La excesiva cantidad de fenómenos climáticos extremos registrada en el 2010 es un claro ejemplo del calentamiento global del que advierten los científicos. Expertos calculan que la mortal ola de calor rusa –que fijó un récord nacional con temperaturas de 43,8– habría ocurrido una vez cada 100.000 años sin el calentamiento global .
Datos preliminares muestran que 18 países registraron las temperaturas más altas de su historia. “Esos eventos no habrían ocurrido sin el calentamiento global’’, afirma Kevin Trenberth, jefe de análisis climático del Centro Nacional de Estudios Atmosféricos en Boulder, Estados Unidos
.
Por eso las personas que estudian los desastres dicen que sería equivocado achacar lo sucedido en 2010 a simplemente otro mal año . Aunque el terremoto haitiano, la ola de calor en Rusia y las inundaciones en Pakistán fueron los desastres más mortíferos, no fueron lo único sucedido. Sismos brutales sacudieron también Chile, Turquía, China e Indonesia, en uno de los años más activos geológicamente en décadas .
Hasta septiembre habían ocurrido 20 terremotos de magnitud de 7 o más , comparado con los 16 usuales. Inundaciones mataron a más de 6.300 personas en 59 países hasta septiembre, de acuerdo con la OMS.
EE.UU., China, Italia, India, Colombia y Chad se vieron también azotados por inundaciones. El super tifón Megi, con vientos de más de 320 kilómetros por hora, devastó Filipinas y partes de China .
Hasta el 30 de noviembre casi 260.000 personas habían muerto en desastres naturales en 2010 , comparado con 15.000 en 2009, de acuerdo con Swiss Re. En comparación, las muertes por terrorismo desde 1968 hasta el 2009 fueron menos de 115.000, según el Departamento de Estado norteamericano y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore.
La organización caritativa Oxfam dice que 21.000 de las muertes por desastres naturales ocurridas este año estuvieron relacionadas con el clima . Y el año podría terminar siendo el más caliente en la historia , o al menos entre los tres primeros, según la Organización Meteorológica Mundial.
El asesor científico de la Casa Blanca John Holdren dijo que o hacemos algo acerca del cambio climático o nos acostumbramos a los desastres naturales. “La ciencia nos dice claramente que podemos esperar más y más de ese tipo de eventos dañinos hasta que las emisiones de gases de invernadero por la sociedad sean radicalmente reducidas’’, advirtió.

MÉXICO: ¡Esta semana comienza su tiempo de PROCESOS DIVINOS!

Decenas de pueblos siguen bajo agua en México y temen más inundaciones
Decenas de pueblos permanecen anegados en el este y sur de México, donde las lluvias sin precedentes dejan casi un millón de afectados, especialmente en los estados de Veracruz y Tabasco, cuya capital fue rodeada de un dique de sacos de arena ante la amenaza de inundación.

Miembros del cuerpo de socorro estatal Protección Civil, del Ejército y la Marina, mantenían un puente aéreo apoyado por helicópteros para llevar alimentos y provisiones a los refugios habilitados en escuelas y otras instalaciones oficiales.

Las inundaciones afectan especialmente a los estados sobre el golfo de México pero también el sur de la costa sobre el Pacífico como en Oaxaca. Allí el presidente Felipe Calderón sobrevoló el viernes áreas anegadas y se reunió en la ciudad de Ixtepec con alcaldes de la región.

Calderón reiteró que la emergencia es consecuencia a una temporada lluviosa sin antecedentes. “Es el mayor registro de lluvias en la historia de México, es decir, 2010 quedará registrado como el año más lluvioso desde que se tenga registro en el país”, anotó.

El estado de Veracruz concentra más de la mitad de los 974.000 afectados contabilizados hasta el viernes en todo el país por los organismos de socorro.

Según el gobierno de ese estado, unas 500.000 personas resultaron afectadas por las lluvias, que han inundado más de 72 de sus 210 municipios y causaron al menos 10 muertes en la última semana.

“Llevamos cuatro días sin lluvias pero los ríos Papaloapan y Coatzacoalcos siguen desbordadados y se espera que incrementen sus niveles entre el viernes y el sábado”, dijo a periodistas Isidro Cano, director de un organismo de socorro local.

Las inundaciones en Veracruz han obligado a evacuar pueblos enteros como Tlacotalpan, declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1998, y Minatitlán, un centro de producción petrolera.

“Nos dicen que el agua va a crecer dos metros más la inundación. No podemos creerlo, no podemos estar peor”, dijo a periodistas en Minatitlán Felipe Rodríguez, un herrero de 50 años cuyo negocio quedó bajo el agua, según transmitió la televisión local.

En tanto, el gobernador de Tabasco, Andrés Granier, señaló que “hay que pensar incluso en el traslado de (comunidades) en zonas enteras que son inundadas año tras año, y terminar los obras hidráulicas prometidas tras la última emergencia”, registrada en 2007.

La capital de Tabasco, Villahermosa, amaneció rodeada por un dique de casi 50 km de sacos de arena y piedras, construido por sus habitantes con la colaboración de militares a lo largo del río Carrizal.

El Carrizal y varios ríos de la cuenca de esa ciudad de 650.000 habitantes han aumentado su nivel tras la apertura de compuertas en la represa Peñitas en las montañas del vecino estado de Chiapas, en el sur de México, dijo Granier.

El viernes el servicio meteorológico estatal pronosticó lluvias intensas el fin de semana en 18 de los 31 estados mexicanos.

Nota Profética:

Hace tiempo vengo anunciándole a los escogidos de esta nación que los cielos mexicanos están llenos del clamor de la sangre inocente que se ha derramado en las últimas décadas y que pide venganza divina. 
A ello se le suma la iniquidad de sangre inocente derramada durante siglos por uno u otro lineamiento diabólico. 
El Señor ha decretado Justicia Perfecta obrando en esta tierra. Él quiere que todos los mexicanos procedan a arrepentimiento y sólo clamen a Él como Padre y Proveedor de la Vida para esa nación. Desde esta semana los acontecimientos naturales no detendrán sus azotes en esta región, hasta que cada mexicano deje su mal camino. El D.F. especialmente será visitado por el Carro de Guerra del Eterno y las contrataciones hechiceras hechas en esa ciudad por la élite del poder serán deshechas en el poder de Jesucristo. 
¡Un nuevo tiempo viene para la Iglesia de Cristo que ha sufrido persecución en ese país!
¡Él se ha determinado a traer el corazón de cada mexicano a su corazón y arrancarlo así del altar de la Reina del Cielo!
¡México este es tu tiempo clama a Dios en el nombre de Jesucristo y abandona la adoración a Asera!