hinduismo

Inedia: otra disciplina religiosa contra la Vida y el Propósito Eterno

Se denomina inedia (palabra procedente del latín in «no» y edo «comer») que define una abstinencia de alimentos, pero como fenómeno místico se suele emplear como referencia al supuesto ayuno absoluto de muchos santos durante un tiempo superior al que podría resistir el cuerpo humano.
Los términos respiracionismo o inedia pueden referirse también a una filosofía practicada como un estilo de vida, en lugar de la dieta habitual; esta práctica es extremadamente peligrosa para la salud: sin que se haya podido comprobar en condiciones de observación científica, ha producido al menos 4 muertes en los últimos 20 años.
Concepto en la antigüedad
Era considerada en la Antigua Grecia, así como en Roma como un método de suicidio de personas de alto rango. 
En la antigüedad ya se conocía que una persona sin comer y beber no podía sobrevivir más de siete días.
Concepto en las religiones.
En algunos casos, como el de la estigmatizada alemana Teresa Neumann, sus seguidores declaraban que al principio solo tomaba unas gotas de agua en una cucharilla; más tarde, ni siquiera eso. Sin embargo, estas comprobaciones nunca estuvieron a cargo de investigadores escépticos.
En la India

Un concepto relacionado es el respiracionismo en la que los creyentes afirman que los alimentos y el agua posiblemente no sean necesarios, y que los humanos pueden sostenerse exclusivamente por el prana (el aire inspirado, que según los creyentes hinduistas contiene una fuerza vital), o según algunos autores mediante la energía de la luz solar.
Durante los años noventa, la precursora más famosa del respiracionismo fue Jasmuheen (nacida como Ellen Greve).
Prahlad Jani


El indio Prahlad Jani, conocido también como Mataji (madrecita) porque en su juventud se vestía como mujer para adorar a la diosa Amba es el actual profeta de esta disciplina de adoración a la serpiente antigua.

Prahlad Jani, vestido de mujer (Mataji)

Jani asegura que pasó los últimos 74 de sus 83 años de vida sin comer ni beber. 

Jani abandonó su casa a los siete años, y a partir de ahí llevó una vida nómada hasta hoy, a sus 83 años de edad. Según declara no come ni bebe hace setenta años, y él explica esto como un don divino. Sin embargo. La Defence Research Development Organisation de la India tiene dudas respecto a sus declaraciones, y está observándolo de cerca.

La investigación estuvo a cargo de Sudhir Shah, del Ministerio de Defensa indio y presidente de la asociación paracientífica y religiosa de médicos Jain (religión que profesa el hombre que realiza el supuesto ayuno), que buscó determinar si Jani tiene cualidades especiales y puede “vivir del aire“; y determinó que no se trata de un “fraude”.
Jani aseguró haber sido bendecido por la naturaleza a los 8 años y desde entonces no ingirió alimentos ni agua porque tiene un agujero en su paladar, por donde, según él, se filtran gotas de agua.
Críticas
Tanto las afirmaciones de Jani como la metodología del doctor Shah han sido criticadas y los resultados del estudio no han sido publicados en ninguna publicación científica. La investigación es una repetición de otra llevada a cabo en 2003 por Urman Dhruv, asociado del doctor Shah. Ni en aquella ocasión ni en 2008 se permitió que personal independiente comprobara la veracidad de las aseveraciones del fakir. Los resultados de 2003 tampoco fueron publicados en ninguna revista científica y los únicos trabajos de Sudhir Shah se han dirigido únicamente al estudio del jainismo y sus aseveraciones.
Aunque no se le permitió estar presente en el experimento, Sanal Edamaruki, de la Asociación Racionalista India, ha sido capaz de evidenciar varios defectos del trabajo que habrían permitido a Jani alimentarse a escondidas.11 Así, las cámaras de vigilancia tienen puntos ciegos, a los que Jani se dirige en repetidas ocasiones, se le permite recibir visitas de sus seguidores, puede abandonar la habitación para tomar baños de sol y sus sesiones de baño y gárgaras no eran suficientemente vigiladas.

Tan sucio como su madre… ¡Otro hijo loco de la Gran P…!

Aquí les presento a Kailash Singh, un varón de la India,de 65 años y padre de 7 hijas. 
Lo interesante de su vida es que no se baña desde 1974, es decir, que ya lleva 38 años sin pasar por la ducha.
La razón por la cual este hombre tiene el récord del hombre más sucio y oloroso del mundo es porque un sacerdote le profetizo que tendría un hijo varón, siempre y cuando cumpliera la promesa de no bañarse.

Y así lo hizo, a la espera de que se cumpla la profecía, Kailash sigue acumulando cada vez más mugre…  Tampoco ha cortado su cabello ni el cual mide en la actualidad cerca de dos metros de largo.

Mientras tanto, el indio sólo se da “baños de fuego” por las noches, danzando alrededor de una fogata en su hogar. De todas maneras, la higiene no está del todo exenta en el cuerpo de Singh, ya que sí se lava los dientes y las manos para evitar enfermedades.

¡El tema que las noticias no dejan en claro es que si este varón ha encontrado la mujer que esté dispuesta a meterse en la cama con él!

¡¿SE MURIÓ DIOS? ó ¿SE CAYÓ OTRO ABSURDO BABILÓNICO?!

A los 84 años, murió Sai Baba
El popular y controvertido gurú indio falleció en Puttaparthi, su ciudad natal. Llevaba dos meses internado por afecciones cardíacas. Tenía millones de seguidores en todo el mundo. Era conocido por sus supuestos milagros y afrontó denuncias por fraude y abuso sexual.
Millones de sus seguidores en la India y en el mundo lloran hoy la muerte de Sathya Sai Baba, el popular y controvertido gurú que conquistó a empresarios, políticos y famosos. Tenía 84 años y murió de un paro cardíaco en Puttaparthi, su ciudad natal.

“Sathya Sai Baba ya no está con nosotros. Ha muerto a las 7.40horas (23.10 del sábado, hora argentina), como cualquier otro paciente humano“, el médico que lo atendía, A. N. Safaya. Estaba internado desde hacía dos meses como consecuencia de sus problemas coronarios.

El gurú, que se había autoproclamado dios, y cuyo verdadero nombre es Sathyanarayana Raju, había anunciado que moriría a los 96 años y que ocho años después nacería su sucesor. Cuenta con millones de seguidores en el mundo entre los que hay influyentes políticos, deportistas y actores de cine, quienes lo consideraban una encarnación de la trinidad hindú formada por Brahma, Vishnúy Shiva.

Nacido en 1926 en el interior de una familia pobre, a los catorce años el gurú dijo tener naturaleza divina y predicó durante tres días bajo un árbol de Puttaparthi, donde luego levantó su centro religioso, el “Prashanti Nilayam” o “Morada de la Paz”.

Tiempo más tarde se hizo famoso por sus supuestos milagros, habilidades místicas con las que producía ceniza o comida de la nada, o se sacaba de la boca joyas, bolas de oro y relojes, unas prácticas denunciadas como prácticas fraudulentas por diversas asociaciones.

Otros ex seguidores lo acusaron a él y a miembros de su organización en 2000 de abusos sexuales contra niños y adultos varones, hechos que él siempre negó y por los que nunca fue acusado formalmente.

Sai Baba, conocido por su melena estilo “afro” y su larga túnica naranja, se hizo popular en Occidente en los setenta, en gran parte gracias al movimiento hippie, y actualmente cuenta con seguidores en más de 100 países de todo el mundo. Su centro religioso es lugar de peregrinación para muchas personalidades indias, al punto que tanto la presidenta, Pratibha Patil, como el primer ministro, Manmohan Singh, acudieron asu último cumpleaños.

“Sathya Sai Baba era un líder espiritual que inspiró a millones de personas, sin renunciar a su propia religión, llevar una vida moral, siguiendo las ideas de verdad, conducta adecuada, paz, amor yno violencia”, se lamentó hoy el premier en un comunicado.

En los últimos años, y tras las acusaciones de fraude, Raju había abandonado sus milagros, y se había centrado en las ayudas sociales, apoyado en un Consejo que gestiona, según el ministerio de Economía indio, más de 9.000 millones de dólares en donaciones. El gobierno será el encargado de decidir quiénes lo sucederán al frente de la organización, cuyo valor se estima en 10.000 millones de dólares.

Conocida la noticia de su muerte, frente al hospital en el que había pasado los últimos dos meses miles de sus seguidores estallaron en llanto. La policía dispuso un amplio operativo de seguridad para contener a la multitud.

El cuerpo del gurú estará expuesto durante dos días, para que sus fieles puedan verlo antes de su funeral previsto para el miércoles en Puttaparthi y hasta donde se prevé se movilizarán cientos de miles de fieles.

Fuente: (EFE, DPA)  Clarín