Caribe

Megaterremoto en el Caribe: ¿Un Instrumento Celestial a Manifestarse?

Por P.A. David Nesher

Hoy desperté con una sensación profética en mi espíritu: “El Caribe está en mi Rigor”, fue la frase que vibró en mi interior. Entonces, decidí investigar para conseguir evidencias que sustentaran esto. Así fue que me enteré que de un tiempo a esta parte muchos organismos muchos organismos multilaterales están preocupados por lo que pueda ocurrir en el Caribe, no sólo porque es la ruta favorita de los huracanes, que cada vez son más fuertes y destructores, sino por evidencias sísmicas que asustan.

Sucede que en esta región puede ocurrir un terremoto de grandes dimensiones que en la historia jamás se ha registrado. Las evidencias científicas lo vienen demostrando así desde hace dos años.

Por esto, se han dispuesto de cuantiosos recursos para asistir a las islas caribeñas, especialmente la República Dominicana y Puerto Rico.

De igual modo se están haciendo distintos tipos de simulacros para prevenir tsunamis que podrías afectar simultáneamente a cientos de países. Se asegura que si esto llegara a concretarse las aguas del Océano Atlántico inundarían las costas de varios países, entre ellos Venezuela, Colombia, Guyana, Estados Unidos, Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana, las Antillas y otros.

El geólogo Edgar Joaquín Carrillo Lombana, master en Geomorfología, de la Universidad de Ledin, Holanda, quien ha trabajado por 25 años para el Servicio Geológico de Colombia, ha advertido sobre un posible tsunami en las costas del caribe colombiano.

El geólogo advierte que hay evidencias de que el triángulo de las tres fallas que forma el sistema de la Sierra Nevada de Santa Marta tiene actividad tectónica reciente. “La falla de Bucaramanga-Santa Marta está acumulando energía. No la libera para acomodar las fuerzas. Es una falla que, cuando se active, el daño que hará será mucho más grande, porque liberará más energía”, dijo el experto.

Ahora bien, siempre se ha dicho que la falla geológica conocida como ´la falla de Bucaramanga-Santa Marta´, es como un león dormido. En cualquier momento puede despertarse y ese sacudón es impredecible y de insospechables consecuencias.

Sucede que la zona del Caribe, incluyendo Puerto Rico, la Española, Jamaica, las Antillas Menores, un pedazo de Cuba y varios países de Centroamérica al sur de México, flotan en la placa tectónica, llamada la Placa del Caribe. Esta placa tiene un área de más de 3 millones de kilómetros cuadrados.

Es decir, el peligro de un tsunami o de un sismo que lo provoque no solo es en el Pacífico, sino también en el Caribe, por lo cual las naciones de sus islas deben también prepararse.

Sobre las eventualidades geológicas, el geólogo dice que “hay registros de evidencias de que en el Caribe sí se han producido tsunamis que han dejado huellas geológicas y aunque solo miramos el Pacifico. Esto no quiere decir que en este litoral no se pueda producir un fenómeno de ese tipo”.

Así mismo, la responsable del Centro de Investigación Sísmica de la Universidad de las Indias Occidentales (UWI) en Trinidad, Joan Lutchman, viene realizando, desde 2018, un llamado para que el Caribe se prepare para un “gran terremoto“, ya que se han registrado en los últimos años varios movimientos telúricos que permiten predecirlo.

Ante estos anuncios, y con el fin de generar prevención, se creó el Observatorio del Caribe Colombiano, que busca definir la situación geológica actual de la región y diseñar un mapa con las alertas que encabeza el propio Carrillo Lombana.

Un evento que se recuerda en estos días es el terremoto en Haití ocurrido el 12 de enero de 2010, que pone en evidencia que algo peor puede ocurrir en el Caribe.

Este fenómeno que provocó la muerte de cientos de personas se produjo en la zona que limita dos placas tectónicas, la placa del Caribe y la placa Norteamericana.

Los expertos han explicado que la placa del Caribe se está moviendo 20 mm aproximadamente cada año hacia la placa Norteamericana, “movimiento que produce la deformación de la corteza y la generación de grandes fallas sísmicas de desgarre orientadas principalmente este-oeste”.

La isla de la Española, que acoge a República Dominicana y Haití, es atravesada por dos grandes fallas de desgarre: la Falla Septentrional al norte, y la Falla de Enriquillo al sur.

Se consigna que entre los años 1943 y 1953 se han producido hasta cuatro terremotos destructivos de magnitud mayor de 7 asociados a la Falla Septentrional. Los resultados preliminares de la localización del epicentro en Haití, su profundidad y su modelo de ruptura, indican que el evento registrado en enero del 2012 está asociado con un movimiento de la Falla de Enriquillo.

En esta otra falla, relativamente más tranquila desde el punto de vista sísmico, no se habían producido terremotos importantes en las últimas décadas, aunque podría haber sido la causante de varios de los grandes terremotos históricos.

Hace ya un tiempo que José Luis Granja Bruña, especializado en geología del Caribe, planteó que “el terremoto de Haití cuestiona los mapas previos de peligrosidad sísmica de la región, que no la señalaban como extremadamente peligrosa, debido a que no ha producido terremotos destructivos durante los dos últimos siglos“.

La Falla de Enriquillo acomoda un desplazamiento de 7 mm/año, de los 20 mm totales del movimiento entre la placa del Caribe y la Norteamericana. Hacia el este de Haití, esta falla desaparece en la República Dominicana, mientras que hacia el oeste continua en el mar.

También se establece que el análisis de la prolongación de esta falla en el mar es uno de los objetivos del grupo de investigadores liderado por Andrés Carbó Gorosabel, de la Universidad Complutense de Madrid, quien dirige un equipo de de geólogos y físicos, que desde hace una más de una década está estudiando la geología del noreste del Caribe y trabajando activamente con varias instituciones de la República Dominicana y con el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Científicos han establecido que al norte la Falla de La Hispaniola dentro del mar que es el borde de placa antiguo donde está ubicada la Trinchera de Puerto Rico (Fosa de Milwaukee) y la Falla Septentrional, borde de placa activo en el norte, que penetra a la isla por la Bahía de Manzanillo y continua en la parte sur de la Cordillera Septentrional, saliendo por la Bahía de Samaná, con una longitud superior a los 300kms. Esta falla es similar a la de San Francisco en California Estados Unidos de América.

El otro sistema está situado al Sur de la Isla, el cual penetra por el sur de Haití continuando por San Juan y Ocoa, llegando al Mar Caribe hasta la Fosa de los Muertos, al Sur de Santo Domingo, San Pedro de Macorís y La Romana.

Carbó ha explicado que: “la tectónica de esta zona del Caribe es extremadamente compleja, pero gracias a los resultados de las investigaciones realizadas en los últimos años, ahora entendemos mucho mejor su geología“.

En cuanto a la llamada Trinchera de Puerto Rico, al norte de la Isla, esta define uno de los bordes entre la Placa del Caribe y la Placa de Norteamérica. Estas se mueven en dirección opuesta en este punto, lo que crea terremotos frecuentes, incluyendo el devastador terremoto de Haití.

Al este de Puerto Rico, en la zona de las Antillas Menores, se halla una zona de convergencia entre placas litosféricas. Esta convergencia es responsable de los volcanes en Guadalupe, Monserrate, Dominica, Martinica y otras islas cercanas.

Hasta no hace mucho, los geólogos no habían observado divergencia tectónica cerca de Puerto Rico. En años recientes, sin embargo, con el desarrollo de mediciones geográficas de posición con satélites (GPS, Global Positioning Systems, por sus siglas en inglés), se ha descubierto que la placa del Caribe podría estar dividida en placas más pequeñas, llamadas microplacas.

Daniel A. Laó Dávila en un trabajo titulado Placas tectónicas, terremotos y maremotos, publicado en (http://www.cienciapr.orgestablece) asegura que Puerto Rico, junto a La Española y Jamaica, se encuentra en el borde entre las placas del Caribe y de Norteamérica. En este borde de placa las rocas chocan entre sí, en vez de moverse de lado a lado. Por consecuencia, Puerto Rico se encuentra en una zona donde más rompimientos de rocas ocurren debido a estos movimientos de placas.

Y en el mismo escrito, Laó Dávila anota: “No hay que tener miedo a los terremotos y a los maremotos. Sólo hay que estar listos y preparados, en caso que ocurra. Cada vez que sintamos las vibraciones ocasionadas por un terremoto y ver que estamos sanos y salvos, podemos entonces apreciar que estamos sintiendo el continuo movimiento de las placas tectónicas en la Tierra”.

Lo verdadero de todo esto es que hay Alguien que soberanamente tiene el control de todo, y Él se encarga que toda circunstancia ayude al bien de su propósito eterno cumpliéndose en las naciones por medio de la manifestación de sus hijos. Por lo tanto, debemos sencillamente estar alertas y velando en oración a fin de que cuando esto acontezca podamos proclamar a todos los seres humanos que el Eterno está llamándolos a palpar el maravilloso uso de la herramienta pre-existencial llamada teshuvá (arrepentimiento). Así serán muchas las almas humanas que regresaran al diseño original mesiánico que el Boré Olam (Creador del Mundo) colocara en cada criatura humana para representarlo aquí en la Tierra.

¡El Señor Viene Pronto!

¿Estás listo para recibirlo?

Haití: En la mira de las Tinieblas

ONU advierte que 500.000 haitianos podrían ser afectados por tormenta Tomas
La ONU decidió este lunes el envío de alimentos y otros suministros de emergencia a las zonas de Haití amenazadas por la tormenta tropical Tomas, mientras las agencias de ayuda humanitaria siguen luchando con la recuperación del terremoto y la epidemia de cólera.
Hasta 500.000 personas podrían verse afectadas por Tomas, que se espera impacte el ya castigado país como huracán el próximo viernes, según las agencias de la ONU.
Estas agencias han estado enviando suministros a campamentos en todo Haití, en algunos casos haciendo llegar suficiente combustible para siete días en anticipación de que las rutas se corten por el huracán, dijo en un comunicado la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.
Las agencias de ayuda están “exigidas al límite”, dijo el coordinador de actividades humanitarias en Haití, Nigel Fisher.
La ONU dijo necesitar 150.000 lonas, 90.000 jabones, 90.000 kits de higiene, 200.000 sobres de sales rehidratantes para tratar el cólera y 200 tiendas de campaña para centros de tratamiento de emergencia del cólera.

Más noticias sobre los azotes celestiales

El huracán Danielle pierde fuerza y la tormenta Earl se fortalece

El huracán “Danielle” comenzó hoy a perder fuerza hasta reducir su intensidad a un ciclón de categoría dos en aguas abiertas del Atlántico, mientras la tormenta “Earl” tiende a fortalecerse, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

“Danielle” ha pasado de ser un poderoso huracán de categoría cuatro a dos en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, y seguirá en las próximas 48 horas su proceso de degradación cuando se adentre más en las aguas más frías del Atlántico Norte.

El ojo del huracán pasará muy al este de Bermuda en la noche del sábado y se mueve a 15 kilómetros por horas con vientos máximos de 175 kilómetros por hora.

El servicio de meteorología de las Bermudas emitió una vigilancia de tormenta tropical (paso del sistema en 48 horas).


Además de las precipitaciones en Bermuda durante hoy y mañana, el CNH advirtió de que se pueden producir en algunas zonas de la costa este de Estados Unidos fuertes oleajes y condiciones “peligrosas” por el efecto de las corrientes.

Conforme ha comenzado el proceso de pérdida de intensidad de “Danielle”, la tormenta “Earl” se aproxima a las Antillas menores con tendencia a convertirse en huracán en las próximas 12 a 24 horas.

Una tormenta tropical se transforma en huracán cuando la velocidad de sus vientos alcanza los 119 kilómetros por hora.

En su boletín de las 12.00 GMT de hoy, el CNH informó de que “Earl” arrastra vientos de 95 kilómetros por hora y se mueve en dirección oeste a 33 kilómetros por hora.

Se pronostica un cambio de trayectoria hacia el oeste-noroeste en los dos próximos días y el centro del ciclón se acercará al norte de las Antillas menores en la noche del domingo.

“Earl”, la quinta tormenta de la temporada de huracanes del Atlántico, se encontraba a 1.290 kilómetros al este del norte de las Antillas menores, en la latitud 15,8 grados norte y longitud 51.2 grados oeste.

El CNH explicó que se ha emitido un aviso de tormenta tropical para las islas de San Martin, San Bartolomé, Antigua, Barbuda, Monserrat, San Kitts y Anguilla.

Se han formado cinco tormentas tropicales y dos huracanes desde que comenzó la temporada ciclónica del Atlántico el pasado 1 de junio y que finaliza el 30 de noviembre.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU (NOAA, por su sigla en inglés) actualizó su pronóstico y vaticinó la formación de entre 14 y 20 tormentas y de 8 a 12 huracanes que pueden afectar a EEUU, el Caribe, Centroamérica y el Golfo de México.

Los meteorólogos vaticinaron que será una temporada “muy activa” porque, de esos huracanes, entre cuatro y seis podrían ser de gran intensidad, con vientos superiores a 177 kilómetros por hora.

La Casa Blanca dijo que hay que preparase para lo peor frente al derrame de petróleo

El derrame de petróleo en el Golfo de México podría seguir hasta agosto y el Gobierno de Estados Unidos ya se está “preparando para lo peor”, a pesar de que la empresa BP anunció hoy un nuevo plan para intentar frenar la pérdida de crudo.

“Podría haber petróleo saliendo hasta agosto, cuando los pozos de alivio estén terminados”, dijo Carol Browner, asesora de energía del presidente, Barack Obama en declaraciones para el programa “Face The Nation” de la cadena de televisión CBS.
“Estamos preparados para lo peor. Lo hemos estado desde el principio”, añadió Browner.
El pozo dañado es operado por la gigante energética BP, que ayer anunció que el primer procedimiento que ideó para frenar el vertido del crudo fracasó.
BP, en tanto, anunció un nuevo plan para contener el derrame de petróleo. El gigante energético ahora intentará capturar el petróleo, después de que fracasar su compleja maniobra “top kill” para sellar el pozo dañado.
El último plan está diseñado para capturar buena parte del petróleo en el lecho marino y canalizarlo hacia la superficie para ser recuperado.
“Creo que la ingeniería de esto es más simple que la iniciativa ´top kill´ (…) Será una operación de entre cuatro a siete días”, dijo el director de gestión de la firma, Bob Dudley al programa “Meet the Press” de la cadena NBC.
Dudley indicó que la probabilidad de que el plan de BP funcione es mejor que el intento anterior y agregó que la compañía sabrá si obtiene buenos resultados para fines de la semana próxima.
“Estos tipos que están trabajando a mar abierto están increíblemente capacitados en esto. Les estamos pidiendo hacer el equivalente a una cirugía a corazón abierto en televisión”, declaró.
Inicialmente, el presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, había dado entre un 60 y 70 por ciento de posibilidad de éxito a la maniobra “top kill”.
Consultado sobre la posición en que se encuentra Hayward, Dudley también afirmó que no cree que deba renunciar a su cargo una vez que el flujo de crudo haya sido contenido.