Iglesia Anglicana

Ecumenismo: los últimos intentos de Babilonia de estar unida a sus hijas antes de caer.

 Benedicto XVI recibió al líder de la Iglesia anglicana

Se trata de Rowan Williams, arzobispo de Canterbury. El encuentro tuvo lugar en el Vaticano y se da después de que cinco obispos de esa religión anunciaran este mes que pasaban al catolicismo

El papa Benedicto XVI recibió este jueves en el Vaticano al líder de la iglesia anglicana, al arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, justo después de que cinco obispos de esa religión anunciaran este mes que pasaban al catolicismo. 
La audiencia fue organizada con ocasión del 50 aniversario de la creación del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.”Pese a los problemas y a las dificultades actuales, el diálogo ecuménico sigue siendo nuestro objetivo“, dijo el Papa ante los obispos que participaron a la audiencia.”La unidad de los cristianos es y sigue siendo la oración“, agregó.
La reunión del Papa y Williams se celebró también la víspera de que unos 200 cardenales y obispos de todo el mundo se reúnan en el palacio apostólico para debatir, entre otros temas, sobre la constitución “Anglicanorum Coetubus” a través de la cual se autorizó hace un año la entrada de cientos de anglicanos a la iglesia católica.
Con ese documento el Vaticano admitió la conversión colectiva de los tradicionalistas anglicanos decepcionados por la visión extremadamente progresista de su iglesia, sobre todo en temas como la apertura a la homosexualidad y la ordenación de mujeres obispos.

¡Babilonia sigue mostrando su copa llena de sus inmundicias!

Polémica en Inglaterra por obispos gay

El dirigente de la Iglesia Anglicana dijo que apoyaría el nombramiento de obispos homosexuales que no mantengan una vida sexual activa.
El arzobispo de Canterbury (Inglaterra), Rowan Williams, afirmó que no se opone al nombramiento de homosexuales como obispos si se comprometen a mantener el celibato.
En declaraciones que difundió hoy el diario The Times de Londres, el dirigente espiritual de la Iglesia Anglicana, dijo que podría apoyar en el futuro el nombramiento de obispos homosexuales, pero no si mantienen una vida sexual activa.
“Para ponerlo de una manera muy simple, no hay problema de que un homosexual sea obispo. Se trata del hecho de que existen normas tradicionales e históricas que se espera observe el clero. Entonces hay siempre interrogantes sobre la vida personal de los clérigos”, agregó.
El arzobispo ha afrontado acusaciones de incongruencia de parte de defensores de la igualdad debido a que no se considera al celibato obligatorio para los clérigos heterosexuales.
Las discrepancias por el ordenamiento de clérigos homosexuales han suscitado una controversia en el seno de la Comunión Anglicana, una asociación de iglesias con 80 millones de integrantes en unos 160 países.
En protesta, algunos anglicanos conservadores han abandonado la asociación, mientras que la Iglesia Episcopal de Estados Unidos -la filial de la Comunión Anglicana en ese país- ha ordenado desde el 2003 a dos obispos homosexuales.
En el 2009, El Vaticano presentó iniciativas para facilitar el ingreso en la Iglesia Católica de los anglicanos tradicionalistas inconformes por el ordenamiento de mujeres como sacerdotisas y de homosexuales como obispos. La Iglesia Católica considera pecaminosa en sus enseñanzas la actividad homosexual.

EL COLMO DE LA VERGÜENZA: ¡No piden perdón por miedo a perder plata!

Iglesia teme ola de juicios

Guy Harpigny, obispo de la ciudad belga de Tournai, en la comunidad francófona de Valonia, aseguró ayer que si la Iglesia de su país no pide abiertamente “perdón” a las víctimas de abusos sexuales, es porque la jerarquía teme una “ola” de peticiones de indemnización.
       El lunes, el cardenal primado de Bélgica, André-Joseph Leónard, hizo una tibia autocrítica por las casi 500 denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por sacerdotes belgas entre los años 60 y 80. No entonó, sin embargo, un claro “mea culpa” ni expresó su voluntad de reparar el daño. “Estaremos junto a las víctimas”, aseguró, al tiempo que prometió crear una organización, en el seno de la Iglesia, a la cual las víctimas de abusos sexuales puedan acudir. Ello decepcionó sobremanera a numerosas asociaciones de defensa de los derechos de las víctimas.

    “Reconozco, totalmente, que la Iglesia, como institución, debe asumir todo el mal que ha hecho y cuando digo esto, debo prestar mucha atención, porque si admito la responsabilidad moral de la Iglesia en relación a hechos ya pasados (y prescritos) se podría deducir muy rápido la responsabilidad jurídica (de la Iglesia) y la maquinaria judicial se pondrá en marcha para obtener indemnizaciones en todos los casos (de abusos)”, aseguró Harpigny.

Fuente: DPA

La primera obispo lesbiana ordenada por la Iglesia Anglicana

No queda ya duda alguna acerca del cumplimiento profético sobre el espíritu religioso. El profeta Juan de Patmos inspirado por el Espíritu de la profecía dejó documentado su característica principal: una copa llena de inmundicia que es bebida por los habitantes de la tierra hasta embriagarse (Ap. 17.1-2)

La Iglesia anglicana de Los Ángeles ha nombrado obispo a Mary Glasspool, quien mantiene abiertamente una relación  con una mujer desde hace 20 años.

Renovarse o morir. Es lo que debe de pensar la diócesis de Los Angeles de la Iglesia Episcopal estadounidense, que designó a la primera obispo abiertamente homosexual desde que esta institución levantara una prohibición que impedía a los gays y lesbianas acceder a la más alta jerarquía.

Reunidos en su convención anual, los miembros de la Iglesia Episcopal eligieron como obispo a la reverenda Mary Glasspool, de 55 años, quien desde 1988 mantiene una relación abierta con otra mujer.

Glasspool recibió 153 votos del clero y 203 votos de los miembros laicos de la institución, consiguiendo la mayoría requerida luego de que la Convención declarara que se había alcanzado el quórum necesario.

“Estoy muy emocionada por el futuro de toda la Iglesia Episcopal, y veo a la diócesis de Los Angeles mostrando el camino hacia ese futuro”, dijo Glasspool, nacida en Staten Island, Nueva York, y cuyo padre también fue párroco.

La recién electa obispo tendrá como tarea asistir al jerarca de la diócesis de Los Angeles, J. Jon Bruno en una región donde esta iglesia cuenta con 70.000 feligreses.

Bruno se refirió a Glasspool como una mujer “carismática” y “trabajadora” que aportará una valiosa experiencia de muchos años en este nuevo papel y resaltó que ha venido cumpliendo con sus deberes y preceptos de la Iglesia en Maryland desde 2001.

“Ella no tiene miedo a los conflictos y es una reconciliadora”, dijo Bruno al apuntar que Glasspool y su pareja, Becki Sanders, son un ejemplo de un servicio de amor y del oficio religioso.

En respuesta a la pregunta de un reportero sobre si Glasspool podría recibir los consentimientos necesarios de otras diócesis, Bruno dijo: “Eso sería una violación de los cánones de esta iglesia. En nuestra última Convención General, dijimos que no somos discriminatorios”.

Bruno recordó que su elección también pudo haber sido frenada “porque yo era un hombre divorciado (…)”. El religioso reconoció los rumores de un “esfuerzo concertado de no dar su consentimiento” para Glasspool porque es abiertamente gay, agregó en el comunicado divulgado en el sitio web de la Iglesia de Los Angeles.
“Quiero recordar a la Iglesia Episcopal y la Cámara de Obispos que tienen que hacer conciencia sobre el respeto de los cánones de la Iglesia y el pacto bautismal a respetar la dignidad de cada ser humano.

Fuente: PUBLICO.ES